Pabellon auricular conducto auditivo externo malformaciones



Descargar 131.75 Kb.
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño131.75 Kb.
UNIDAD 6

PABELLON AURICULAR

CONDUCTO AUDITIVO EXTERNO
MALFORMACIONES
Las anormalidades del oído externo pueden ocurrir en forma aislada, o pueden estar asociadas con anormalidades del oído medio e interno, o pueden ser parte de uno o más síndromes.
ANOTIA
La anotia es la ausencia de la oreja, la cual puede ser reemplazada por uno o dos pequeños tubérculos (apéndices) rudimentarios, o puede no haber evidencia externa de ningún tejido.

El conducto auditivo externo usualmente está ausente o es remplazado por un saco en fondo ciego o por una fistula.

La anotia es una anormalidad rara e inducida por la talidomida.
MICROTIA
Es una oreja más pequeña de lo normal la cual usualmente desaparece dependiendo del grado de malformación.

Se asocia con atresia o estenosis del conducto auditivo externo y frecuentemente presenta anormalidades osiculares. La mayoría de los casos son aislados o esporádicos aunque se ha reportado un patrón familiar.


Se reconocen tres grupos de acuerdo al grado de severidad:
a) Microtia grado I. La cual la oreja es más pequeña de lo normal, pero permanece generalmente con característica de una aurícula normal.
b) Microtia grado II. Oreja rudimentaria cilíndrico curva hacia el cráneo, correspondiente al hélix.
c) Microtia grado III: Es una deformidad más severa un nódulo malformado y el resto de la oreja esta ausente (cercana a la clasificación de anotia).
MACROTIA
Es una aurícula muy larga o grande pero tienen una configuración anatómica normal.

El gran tamaño puede ser cosméticamente inaceptable y puede ser reducido por una escisión de la piel y el cartílago.


POLIOTIA
La 2 orejas bien formadas en un mismo lado de la cabeza y en el otro lado una oreja normal.
SINOTIA Y MELOTIA


  • Con la Sinotía la aurícula está colocada posteriormente en la región cervical del cuello.




  • En la Melotia la oreja esta localizada por delante de la mejilla.


ANOMALÍAS DEL LÓBULO
El lóbulo es la última parte en desarrollarse de la aurícula este puede estar alargada o ausente. Está ocasionalmente adherido al lado de la cabeza o puede estar separado.
ANOMALÍAS DEL HELIX


  • En las orejas de gato la aurícula esta plegada hacia adelante y hacia abajo en diversos grados.




  • En las orejas en taza o teléfono está tiene un antihélix mas prominente que el hélix.




  • La oreja de morsa tiene un antihélix alargado que se continúa con el hélix.


ANOMALÍAS DEL MEATO


  • Estenosis meatal típicamente ocurre en la unión del canal óseo y cartilaginoso, donde el lumen puede estar reducido a un pequeño agujero.




  • Atresia congénita frecuentemente está asociada con anomalías del oído externo y medio.

La atresia meatal congénita se divide en tres grupos de acuerdo a la severidad:




  1. Grado I. (Leve): Parte del conducto externo está presente pero hipoplásico, la membrana timpánica está presente pero más pequeña de lo normal, la cavidad del oído medio usualmente es de tamaño normal pero puede ser más pequeña.



  1. Grado II (Moderada): El conducto externo está completamente ausente, la cavidad timpánica esta disminuida en tamaño y la cadena osicular esta malformada.




  1. Grado III (Severa): el conducto auditivo externo está completamente ausente y la cavidad del oído medio esta más pequeña o completamente ausente.

COLOBOMA AURIS
Es un trayecto fistuloso desde la piel de la región preauricular hacia un fondo de saco ciego. En algunos casos cursa con infección de la región perauricular y auricular con dolor.
El tratamiento consiste en resolver la infección y luego la cirugía correctiva del saco ciego.
La causa se debe a una fala en la fusión de los primordios.
http://img.webme.com/pic/o/orlgabrielvolcan/12colobomaauris.jpg

TRAUMATISMOS
Por su situación anatómica, los traumatismos son bastante frecuentes. Son causados por instrumentos cortantes, golpes, heridas, etc.

Por su rica vascularización es conveniente realizar una cuidadosa sutura, previo drenaje y antisepsia, para evitar la infección y prevenir la condritis con todas sus consecuencias.

Dentro de los traumatismos del pabellón debemos destacar por su frecuencia, el otohematoma. El cartílago se nutre por imbibición de su pericondrio, por lo que un golpe tangencial sobre la piel del pabellón que esta íntimamente adherida al pericondrio, puede separar a este del cartílago, formando una colección hemática que impide su nutrición llevándolo a la necrosis con la consiguiente deformación estética.

El paciente presenta una tumefacción roja o rojo violácea en el pabellón auricular de tamaño variable. Ante su presunción se debe realizar una incisión evacuadora con la colocación de un drenaje y vendaje compresivo, prescribiéndose antibióticos, antiinflamatorio. Se debe remarcar que ante todo hematoma de pabellón debe drenarse tempranamente y efectuar vendaje compresivo, con cobertura antibiótica para evitar la necrosis. Si hay arrancamiento total de la oreja se debe traer el fragmento en hielo para luego proceder a su reimplantación con cirugía microvascular.




HEMATOMA

Es secundario a la ruptura de vasos entre el cartílago y el pericondrio, generalmente en la cara externa del pabellón. Casi siempre son secundarios a traumatismos (boxeadores), pero pueden ser espontáneos. Dejado evolucionar se puede producir la reabsorción del cartílago produciendo una deformación característica llamada oreja de "coliflor".
Tratamiento

Drenar el hematoma, si es pequeño con punción y si es grande con incisión. Posteriormente aplicar compresión con vendaje externo que adose la piel al cartílago subyacente


Quemaduras
Se clasifican en tres grados:

  • 1º grado hay eritema y prurito.

  • 2º grado hay vesículas con contenido líquido.

  • 3º grado aparece necrosis tisular.


Tratamiento



  • 1er. grado se trata con cremas grasas.

  • 2º grado se evacua el líquido y antibióticos para evitar una sobreinfección.

  • 3º grado se extirpa el tejido necrótico y se realiza una reconstrucción de la zona extirpada.



INFECCIONES DE OIDO EXTERNO
Causas

Bacterias y hongos puede causar otitis externa; la bacteria estafilococo suele producir furúnculos. Ciertas personas, como las que padecen alergias, psoriasis, eccema o dermatitis del cuero cabelludo, son particularmente propensas a contraer otitis externa.

Las lesiones que se producen en el canal auditivo al limpiarlo o bien por causa de entrada de agua o de irritantes como el spray de cabello o el tinte, suelen producir una otitis externa.
El canal auditivo se limpia por sí mismo desplazando las células cutáneas muertas desde el tímpano hasta el exterior, como si estuviesen en una cinta transportadora. El hecho de intentar limpiar el canal con cotonete interrumpe este mecanismo de autolimpieza y puede empujar el material de desecho hacia el tímpano, donde se acumula. Los desechos acumulados y la cera tienden a retener el agua que entra en el canal cuando la persona se ducha o nada. Como resultado final, la piel mojada y blanda del canal auditivo contrae infecciones bacterianas o fúngicas con más facilidad.

Síntomas

Los síntomas son picor, dolor y una secreción maloliente. Por lo general, el canal se resiente y duele si se tira del oído externo (oreja) o si se ejerce presión sobre el pliegue de piel que se encuentra frente al canal. Cuando se observa el interior del canal auditivo a través de un otoscopio, se ve que la piel del canal está roja, hinchada y cubierta de pus y desechos.

Los furúnculos producen mucho dolor. Cuando se rompen, es posible que salga del oído una pequeña cantidad de sangre y de pus.

Tratamiento

Eliminar el material de desecho infectado que se encuentra en el canal mediante aspiración o con hisopos. Instilacion de gotas de antibiótico. Algunas gotas óticas también contienen un corticosteroide para reducir la inflamación. Los analgésicos como la codeína pueden ayudar a reducir el dolor durante las primeras 24 a 48 horas, hasta que la inflamación comience a remitir. Si la infección se ha extendido más allá del canal auditivo (celulitis) se puede tratar con un antibiótico via oral.

Se deja que los furúnculos drenen por sí solos porque el hecho de abrirlos puede diseminar la infección. Las gotas óticas con antibiótico no son eficaces.


Otitis externas bacterianas
Las otitis externas producidas por bacterias pueden afectar tanto al pabellón auricular como al CAE. Se clasifican en:
- Pabellón – dermatitis y pericondritis del pabellón

- CAE – otitis externas local, difusas y otitis externa maligna.


Pericondritis del pabellón auricular
Es la inflamación del pericondrio que recubre el cartílago del pabellón auricular, que suele estar producidad por Pseudomona aeruginosa. Habitualmente suele haber un antecedente traumático, otohematona, cirugía, picadura de insecto, infecciones (forúnculo). En el caso de la pericondritis por erisipela es resultado de una enfermedad post streptococcica (Streptococo b hemolítico epidermidis).
En la pericondritis la oreja aparece enrojecida, tumefacta, caliente y dolorosa. Si la infección progresa, se acumula pus entre el pericondrio y el cartílago, y este puede quedarse sin nutrición y producirse la oreja en coliflor, en la que hay una necrosis del cartílago.
Tratamiento

Consiste en la evacuación de la colección purulenta acumulada,

utilización de drenajes y vendaje compresivo, además de la administración de antibióticos sistémicos sensibles a pseudomona.
Quiste sebaceo

Los quistes sebáceos son acumulaciones protuberantes, en forma de saco, de células cutáneas muertas y aceites producidos por las glándulas sebáceas en la piel.

Estos quistes generalmente se presentan:


  • Detrás del oído

  • En el conducto auditivo externo

  • En el lóbulo de la oreja

La causa exacta se desconoce, pero los quistes pueden aparecer cuando la producción de aceites en una glándula cutánea es más rápida que su excreción de dicha glándula.

Síntomas

Los síntomas de los quistes abarcan:



  • Dolor (si los quistes están en el conducto auditivo externo o se infectan)

  • Protuberancias pequeñas y suaves de la piel sobre o en la parte posterior o anterior del oído

Tratamiento

Si un quiste se vuelve doloroso, es posible que esté infectado. El tratamiento puede incluir antibióticos o extirpación del mismo.




Tapones de cerumen - Tapones epidérmicos
La cera que segregan las glándulas ceruminosas es beneficiosa para la piel del CAE ya que actúa manteniendo el pH adecuado, y produce una película que ayuda a proteger el oído externo de infecciones. Por ello no es adecuada una limpieza excesiva del CAE ya que elimina la cera que es beneficiosa, solamente en el caso de una producción excesiva y la formación de un tapón se debe eliminar.

En el caso de los tapones epidérmicos, se produce una descamación excesiva de la piel del CAE y acaba formando tapones.


La cera del oído (cerumen) puede obstruir el canal auditivo y causar picor, dolor y una pérdida de la audición temporal. El médico puede eliminar la cera lavando suavemente el canal con agua caliente (irrigación).

Sin embargo, en caso de secreción anterior por el oído, de tímpano perforado, o de infecciones recurrentes en el oído externo, no se utiliza el sistema de irrigación. Cuando el tímpano está perforado, el agua puede entrar en el oído medio y empeorar una infección crónica. En estas situaciones, el médico puede eliminar la cera con un instrumento sin punta, un instrumento con un extremo curvado o un dispositivo de vacío. Estos procedimientos son menos complicados y más cómodos que la irrigación.

Los niños pueden llegar a colocarse toda clase de objetos extraños en el canal auditivo, particularmente bolitas, gomas de borrar y semillas. Por lo general, el médico extrae estos elementos con una especie de gancho sin punta.
Los objetos que penetran en el canal son más difíciles de sacar debido al riesgo de lesionar el tímpano y los huesecillos del oído medio. En ocasiones, las bolitas de vidrio o de metal pueden ser extraídas mediante irrigación, pero el agua hace que algunos objetos, como las semillas, se hinchen, volviendo así más difícil su extracción. Cuando el niño no coopera o la extracción resulta particularmente difícil se usa anestesia general.

Algunos insectos pueden entrar en el canal auditivo. Llenar el canal con aceite mineral mata al insecto y el alivio es inmediato, al mismo tiempo que facilita su extracción.





http://a248.e.akamai.net/7/248/847/20120627145526/www.msd.es/publicaciones/mmerck_hogar/seccion_19/images/seccion_19_04.gif

Cuerpos extraños


Se observan en niños y adultos, a veces son un hallazgo ya que los niños no tienen conciencia de su introducción.

Pueden ser inanimados o animados, si es un insecto lo cual molesta mucho, se debe colocar gotas de aceite.

Los CE vegetales se hinchan con el pasar de las horas. Si no sale el CE con un simple lavado no intentar sacarlo, ya que es común ver daños del CAE y perforaciones timpánicas por maniobras inadecuadas por no tener la experiencia, ni el instrumental adecuado.

Muchas veces en niños es necesario realizar este procedimiento bajo anestesia general, y en adultos, administrar anestesia local. En casos extremos se requiere de una cirugía por vía retroauricular bajo anestesia general.


MICOSIS DEL OÍDO EXTERNO
Las micosis del oído externo son otitis externas producidas por hongos que afectan al conducto auditivo externo (CAE). Los más frecuentes son Candida albicans y Aspergillus niger. Son más frecuentes en inmunosupresivos o inmunodeficientes, diabéticos, alérgicos, estrés, en el verano por la acción del sudor o los baños, que debido a la humedad y al calor favorecen las infecciones por hongos. A veces también son sobreinfecciones de otitis externas bacterianas.

Se produce una inflamación de la piel del CAE. Los síntomas que produce son picor y otorrea serosa o sero-sanguinolenta en ocasiones.

Se diagnostica por otoscopia, en la que podemos observar formaciones algodonosas que pueden ser blanquecinas en el caso de infección por candida o negruzcas por aspergillus.

El tratamiento consiste en la limpieza del CAE para eliminar restos de supuración o detritus, y administrar sustancias antimicóticas por vía tópica en gotas, como miconazol, e incluso la administración complementaria con iodopovidona. Es recomendable no mojarse los oídos mientras dura la infección.


Otitis externa local (Staphilococo)
La otitis externa es una infección del canal auditivo.

La infección puede afectar a todo el canal, como en la otitis externa generalizada o sólo una zona reducida, como por ejemplo un furúnculo. La otitis externa, comúnmente llamada mal del nadador, es más frecuente durante el verano, cuando se practica natación.


Es una otitis externa localizada a un punto concreto del CAE y produce un forúnculo por una infección de un folículo piloso. El germen causante es Stafilococus aureus, y suele ser frecuente cuando ha habido una maniobra previa de rascado.

Los síntomas son otalgia y un dato característico de este tipo de otitis, es el signo del trago, que es dolor a la presión en estrago, y también puede haber dolor a la movilización del pabellón.

El diagnóstico se realiza por otoscopia, en la que a veces es difícil ver el forúnculo y se observa una inflamación del CAE, y el paciente tiene dolor a la introducción del otoscopio.

El tratamiento se realiza con antibióticos sistémicos sensibles a stafilococus, fármacos con acción analgésica y antiinflamatoria, y es aconsejable no mojar el oído mientras dure la infección.



Otitis externa difusa (Pseudomona)

Es una inflamación del CAE producida por pseudomona aeurginosa. Se produce una infección de la piel del CAE dando lugar a una inflamación difusa de la misma.

Son más frecuentes en verano debido a los baños, ya que el agua que entra en los conductos y la humedad repetida favorece este tipo de infección, también son más frecuentes en personas que tienen más sudoración, o también aquellos que tienen una limpieza excesiva de los oídos que ocasiona una escasez de cerumen que actúa como protector frente a las infecciones, manteniendo el pH adecuado de la piel.

Los síntomas que ocasiona son otalgia y otorrea seropurulenta. A la otoscopia observamos una inflamación de las paredes del CAE que impide a veces introducir el otoscopio, y secreción seropurulenta.

El tratamiento se realiza con gotas antibióticas, el más frecuente utilizado es la ciprofloxacina. Existen preparados farmacológicos que asocian el ciprofloxacina con corticoide, y son muy útiles para aliviar la inflamación. Si son otitis severas, conviene añadir antibióticos y antiinflamatorios por vía sistémica. Es conveniente, al igual que en todas las otitis, no mojar los oídos.
Sindrome de Ramsay-Hunt (Herpes Zoster)
Se trata de una infección herpética del ganglio geniculado o también denominado herpes zóster ótico. Es una enfermedad que se produce fundamentalmente en adultos, causada por la reactivación del virus herpes zóster-varicela acantonado en el ganglio geniculado del VII par tras una primoinfección (varicela) ocurrida en la infancia.

Se produce una afectación cutánea del CAE con lesiones vesiculosas epidérmicas de contenido claro, que en pocos días se rompen y drenan un líquido claro. Clínicamente cursa con otalgia intensa y suele aparecer parálisis facial y a veces adenopatía cervical. En algunos casos se produce también una hipoacusia neurosensorial por afectación del VIII par.

El tratamiento debe hacerse simultáneamente con aciclovir y corticoides. La aplicación de antisépticos locales sobre las vesículas ayuda a evitar sobreinfecciones, e incluso puede ayudar la aplicación de aciclovir tópico.

El pronóstico es variable, pero en muchas ocasiones la parálisis facial es irreversible.



Otitis externa maligna (Pseudomona)
Esta infección consiste en una infección del oído externo producida por Pseudomona aeruginosa, que se extiende a los tejidos blandos adyacentes al temporal y ocasiona osteomielitis de la base del cráneo, y puede producir afectación de pares craneales y complicaciones a nivel endocraneal.

Suele producirse en pacientes inmunodeprimidos y diabéticos y es una infección grave.


Los síntomas iniciales son los mismos que los de una otitis externa difusa, después se acentúa el dolor y la otorrea, siendo mayores que los de una otitis externa convencional. Por otoscopia vemos un CAE edematoso, doloroso al tacto, con una secreción espesa verdosa, además podemos ver en el suelo del CAE unas granulaciones y áreas ulceradas. Si sigue progresando puede haber parálisis facial y afectación de pares craneales bajos.
El tratamiento requiere ingreso hospitalario y administración endovenosa de ciprofloxacino. Además se realiza un tratamiento local del oído externo con ciprofloxacino tópico y limpieza exhaustiva.
El pronóstico es grave debe saltar la alarma en un paciente anciano, diabético o inmunodeprimido, con una otitis externa que evoluciona mal.
Otitis externa por Herpes simple
Puede haber una afectación cutánea con vesículas del oído externo por virus herpes simple, que no debe confundirse con el herpes zoster. Puede aparecer también en los labios que es la localización más frecuente, y suele ocurrir cuando hay episodios de fiebre o stress. Es de evolución autolimitada y puede tratarse con aciclovir tópico.

Miringitis bullosa
Se trata de una infección en la que aparecen vesículas hemorrágicas dolorosas en la cara externa del tímpano. El motivo de incluirla en las otitis externas es porque, aunque el oído externo está compuesto por el pabellón auricular y el CAE, también se incluye la capa externa epidérmica de la membrana timpánica. Suele ocurrir en el transcurso de una infección vírica, como catarro común. Se relaciona con rinovirus, virus influenza,… Además también otra de las posibles causas puede ser infección por Mycoplasma pneumoniae.
Cursa con otalgia, y se produce una serosidad sanguinolenta cuando se rompen las bullas.
Tratamiento con antibióticos antiinflamatorios y analgésicos.

Dermatitis seborreica

Es una dolencia cutánea, inflamatoria y común que hace que se formen escamas, que van de blancas a amarillentas, en áreas grasosas como el cuero cabelludo o dentro del oído.

Costra láctea es el término que se utiliza cuando la dermatitis seborreica afecta el cuero cabelludo de los bebés.

Se lo conoce tambien como Caspa o Eccema seborreico.



Causas

Se cree que la dermatitis seborreica se debe a una combinación de sobreproducción de grasa en la piel e irritación a causa de un hongo llamado Malassezia.

La dermatitis seborreica parece transmitirse de padres a hijos. El estrés, la fatiga, los climas extremos, la piel grasosa, la limpieza de la piel y los champúes, el uso de lociones que contienen alcohol, trastornos de la piel (como el acné) o la obesidad pueden incrementar el riesgo de padecerla.

Las afecciones neurológicas, como la enfermedad de Parkinson, traumatismo craneal y ACV estan asociadas con la dermatitis seborreica. El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) también ha estado asociado con un aumento de los casos de dermatitis seborreica.



Síntomas

La dermatitis seborreica puede ocurrir en muchas áreas diferentes del cuerpo y, por lo regular, se forma donde la piel es aceitosa o grasosa. Las áreas comúnmente afectadas abarcan el cuero cabelludo, las cejas, las pestañas, los párpados, los pliegues nasolabiales, los labios, detrás de las orejas, en el oído externo y en la mitad del pecho.

La dermatitis seborreica en bebés, también llamada costra láctea, es una afección inofensiva y temporal. Aparece en el cuero cabelludo del niño en forma de escamas cafés o amarillas, gruesas y costrosas. También se pueden encontrar escamas similares en los párpados, los oídos, alrededor de la nariz y en la ingle. La costra láctea se puede observar en recién nacidos y niños pequeños hasta los 3 años.

La costra láctea no es contagiosa, ni tampoco es causada por falta de higiene. No es una alergia ni es peligrosa. Puede o no ocasionar picazón. Si se presenta con picazón, el rascado excesivo del área puede ocasionar inflamación adicional y las grietas en la piel pueden provocar infecciones leves o sangrado.



Tratamiento

Derivar al especialista en dermatología.

La dermatitis seborreica puede mejorar en el verano, especialmente después de actividades al aire libre.

Expectativas (pronóstico)

La dermatitis seborreica es una afección crónica (de por vida) que puede controlarse con tratamiento y que, a menudo, tiene períodos inactivos extensos seguidos de nuevos brotes.



Complicaciones

  • Sufrimiento psicológico, autoestima baja y vergüenza

  • Infecciones bacterianas o micóticas secundarias

ECCEMA
Se trata de una dermatitis de la piel del CAE en la que se produce primero una fase eritematosa y vesiculosa, con secreción serosa, que denominamos eccema húmedo; y una fase posterior en la que se forma una costra y hay una descamación, que denominamos eccema seco.

El paciente suele notar prurito como síntoma predominante. Es conveniente tener precaución con la entrada de agua ya que puede producir infecciones sobreañadidas. El tratamiento consiste en pomadas con corticoides.



TUMORES DEL OÍDO EXTERNO
La mayoria de los tumores del oído externo son tumores de la piel del pabellón auricular. Se clasifican en tumores benignos y malignos.
Tumores benignos
Osteoma

Es un tumor de formación osea que se producen en la porción ósea del CAE, y pueden ser múltiples.

Los síntomas son hipoacusia y malestar en el oído.

El tratamiento consiste en la extracción quirúrgica y es importante porque suelen obliterar la luz del CAE y dificultar la movilización de detritus


Exostosis

Son los tumores más frecuentes del CAE. Son raros en niños y mucho más frecuente en hombres que en mujeres. Suelen ser bilaterales.

El factor etiológico está muy relacionado con exposición por largo tiempo con agua muy fría y es por esta razón que se ve muy frecuentemente en nadadores.

Se ven lesiones redondeadas multiples en el CAE, muy duras, cubierta de piel normal.

Los síntomas dependen del tamaño, al inicio asintomáticos, luego hipoacusia de conducción, produce dificultad para la limpieza. Se trata quirugicamente.
http://www.encolombia.com/images/revistas/avanvol212000-pagina19-fig13.jpg

Adenomas: tumor de glándulas sebáceas.

Ceruminoma: tumor de glándulas sudoríparas.

Otros: condroma, hemangioma, lipoma, fibroma, linfangioma, papiloma, neurilemoma.

Tumores malignos



  • Carcinoma basocelular

Se produce en el pabellón auricular de personas de edad avanzada. Suele ser una lesión nodular, a veces ulcerada, de bordes bien definidos.


El tratamiento consiste en extirpar la lesión. Tienen buen pronóstico y son excepcionales la aparición de adenopatias y metástasis a distancia.


  • Carcinoma espinocelular o epidermoide

Se presenta como una lesión ulcerada de límites irregulares, cuyo lugar más frecuente es el hélix. Tienen más tendencia a infiltrar en profundidad que los basocelulares, y pueden dar metástasis ganglionares con más frecuencia.


El tratamiento es la extirpación.



  • Melanoma

Puede aparecer sobre lesiones previas como léntigo o nevus. Es más agresivo que los tumores anteriores.



UNIDAD 7
PATOLOGIAS DEL OIDO MEDIO
Disfuncion Tubarica

El sistema osteo – mio – articular del cuello conjuntamente con la inflamacion del tejido peritubario provocan un edema por aumento de la presion en los vasos de la trompa y una estasis del plexo linfatico peritubarico. Esta situacion ocaciona una disfuncion tubarica que determina un transtorno del transporte mucociliar y bioquimicos de la mucosa del oído medio.


Miringitis bullosa

El paciente consulta por otalgia de aparición brusca. En la otoscopia se observan vesículas a tensión de contenido serohemático en la membrana timpánica. Las vesículas distorsionan generalmente la visión del tímpano por lo que nos suele impresionar de gravedad. El dolor se alivia cuando se rompe la vesícula, apareciendo otorragia que suele alarmar al paciente. El origen es vírico y aparece en el contexto de epidemias de gripe. El paciente suele referir síntomas gripales en los días previos.


El tratamiento consiste exclusivamente en analgesia, antibiótico tópico.

Otitis media aguda (OMA)

Se presentar en niños como síntomas inespecíficos de irritabilidad, fiebre, rinorrea, llanto nocturno, e incluso vómitos. El diagnóstico se confirma cuando en la otoscopia nos encontramos con abombamiento e hiperemia timpánica, nivel hidroaéreo tras la membrana u otorrea.



Causas

La trompa de Eustaquio va desde el oído medio hasta la parte posterior de la garganta. Esta trompa drena líquido que normalmente se produce en el oído medio. Si la trompa de Eustaquio resulta bloqueada, se puede acumular líquido, lo cual puede causar una infección.



  • Alergias

  • Resfriados e infecciones sinusales

  • Exceso de moco y de saliva producidos durante la dentición

  • Infección o agrandamiento de adenoides

  • Humo del tabaco u otros irritantes

Las infecciones agudas del oído se presentan con más frecuencia durante el invierno. Uno no puede contraer una infección del oído de alguien más, pero un resfriado puede propagarse entre los niños y hacer que algunos de ellos contraigan este tipo de infecciones.

Los factores de riesgo para las infecciones agudas del oído abarcan los siguientes:



  • Asistir a guarderías (especialmente aquéllas con más de 6 niños)

  • Cambios de altitud o de clima

  • Clima frío

  • Exposición al humo

  • Alergia respiratoria

  • No ser amamantado

  • Uso de biberones

Germenes involucrados

  • Streptococcus pneumoniae.

  • Haemophilus influenzae.

  • Neumococo, Pseudomonas aeruginosa, , Moraxela catarrhalis



  • Virus sincitial respiratorio (VSR).

  • Adenovirus, Rinovirus y Coronavirus.

Síntomas


El signo más claro en los bebés a menudo es la irritabilidad frecuente y el llanto inconsolable. Muchos bebés y niños con una infección aguda del oído presentan fiebre o tienen problemas para dormir. Tocarse la oreja no siempre es un signo de que el niño tiene una infección del oído.

Los síntomas de una infección aguda del oído en niños mayores o adultos abarcan:



  • Dolor de oídos u otalgia

  • Llenura en el oído

  • Sensación de malestar general

  • Vómitos

  • Diarrea

  • Hipoacusia en el oído afectado

La infección del oído puede comenzar poco después de haber tenido un resfriado. La secreción súbita de un líquido amarillo o verde del oído puede significar que hay ruptura del tímpano.

Pruebas y exámenes


Otoscopia puede mostrar:

  • Áreas de enrojecimiento

  • Burbujas de aire o líquido detrás del tímpano

  • Líquido con sangre o pus dentro del oído medio

  • Un agujero (perforación) en el tímpano


Tratamiento


El tratamiento se resuelven con antibiótico en 7-14 días. El antibiótico de elección sigue siendo la amoxicilina.
Como antibióticos de segunda línea en caso de OMA refractaria o persistente se utiliza amoxicilina-clavulánico a dosis altas, cefotaxima o ceftriaxona. En pacientes alérgicos a betalactámicos se utilizarán macrólidos.

No preocuparse por la perforación espontánea del tímpano, pues suele cicatrizar sin secuelas. Se debe indicar evitar mojarse el oído afecto hasta comprobar que ha cicatrizado.



Cirugia

Si una infección no desaparece con tratamiento médico normal o si un niño tiene muchas infecciones durante un corto período de tiempo, el médico puede recomendar la colocación de tubos de timpanostomía.

Si las vegetaciones adenoides están agrandadas y hay infección de amígdalas a repetición (2 o mas al año), se puede considerar su extirpación quirúrgica como indicación profiláctica o preventiva de infecciones de oído medio.

Posibles complicaciones


Generalmente, una infección de oído es un problema médico menor que mejora sin complicaciones. La mayoría de los niños desarrollará una pérdida auditiva menor y de corta duración durante y justo después de una infección del oído. Esto se debe al líquido que permanece en el oído.

En raras ocasiones, se puede desarrollar una infección más seria, como:



  • Mastoiditis (una infección de los huesos alrededor del cráneo)

  • Meningitis (una infección del cerebro)

Otras complicaciones potenciales comprenden:

  • Tímpano roto o perforado.

  • Infecciones crónicas y recurrentes del oído.

  • Formación de un quiste llamado colesteatoma, debido a infecciones crónicas y recurrentes del oído.

  • Retraso en el desarrollo del lenguaje o del habla en un niño que padece hipoacusia prolongada a causa de infecciones auditivas múltiples y recurrentes.

OTITIS MEDIA CRÓNICA 

 

DEFINICIÓN

 

Es aquella que persiste mas allá del tiempo esperado para la resolución de los síntomas o aquella infección del oído medio que se presenta frecuentemente y de larga data.



 

 

FACTORES CAUSALES DE LA CRONICIDAD.

 

1.- Disfunción de la trompa de Eustaquio.



2.- Perforación de la membrana timpánica

3.- Afección del oído medio con metaplasia escamosa

4.-Obstrucción  persistente  de la ventilación del oído medio o de la mastoides debido a una mucosa del oído engrosada, pólipos, tejido de granulación o timpanosclerosis.

5.- Areas de secuestro óseo en la mastoides.

6.- Alergia respiratoria.

7.- Adenoiditis, sinusitis cronica, rinitis crónica, amigdalitis crónica.

 

ETIOLOGÍA (OMC)

 

1º- Pseudomona aeruginosa



2º- Klebsiella, E. Coli

3º- Estafilococo aureus


ETIOLOGÍA (OMA)
1º- Streptococcus pneumoniae.

2º- Haemophilus influenzae.

3º- Neumococo

4º- Pseudomonas aeruginosa, , Moraxela catarrhali

5º- Virus sincitial respiratorio (VSR), Adenovirus, Rinovirus y Coronavirus.
DIAGNOSTICO
SIGNOS Y SÍNTOMAS

 

Otoscopia: membrana timpánica con perforación  central o subtotal, mucosa de caja seca o húmeda (con secreción mucohialina en caja). Otorrea mucopurulenta

  

 A la otoscopia con microscopio: perforación timpánica mucosa de caja engrosada e hiperémica, y produce una secreción mucopurulenta. En ocasiones se observa tejido de granulación o pólipo que protruye atraves de la perforación.



 

 

PRUEBAS AUDIOLOGICAS

 

Audiometría: hipoacusia de conducción.



 

IMAGEN

 

Estudios radiologicos de Shuller y Stenverg.



Tomografía  computada

Resonancia magnética

 

COMPLICACIONES

 


    1. OTOLOGICAS




  • Mastoiditis no colesteatomatosa

  • Mastoiditis Colesteatoma

  • Absceso subperiostico

  • Parálisis facial

  • Fístula laberíntica

  • Laberintitis serosa o purulenta

 


    1. INTRACRANEALES

 

  • Absceso epidural, subdural o cerebral

  • Meningitis otógena

  • Tromboflebitis del seno lateral

 

TRATAMIENTO

 
En oido seco:


1.- Cuidados de oído (no permitir la entrada de agua)

2.- Vigilancia

  

En el proceso infeccioso:
1. Aseo frecuente del oído con aspiración de secreciones

2. Aplicación de gotas óticas de secreciones

3. Antibióticos sistémicos de amplio espectro (o basados en antibiograma)

4. Si hay tejido de granulación o pólipos: cauterización con ácido tricloroacético.

5. Vigilancia

 

QUIRURGICO

 


  • Timpanoplastía

  • Mastoidectomia



  • El colesteatoma se define como el crecimiento en oído medio de “piel” con producción de queratina que ocasiona una osteítis que se va a traducir en una erosión ósea progresiva, con el consiguiente riesgo de lesionar estructuras colindantes como los conductos semicirculares o afectar a las propias meninges. El tratamiento es quirúrgico.


Otitis media serosa


El oído medio está lleno de aire pero si tiene una inflamación, se puede acumular líquido y mucosidad en el mismo. La trompa de Eustaquio conecta el oído medio con la porción final de la nariz, cerca de las coana, cuando estas se obstruyen (obtruccion tubaria) se porduce la acumulación de secreción mucoserosa en la caja timpánica.
 

Síntomas


A diferencia de una infección del oído medio (otitis media aguda) en la que a menudo se presenta dolor de oído, fiebre y otros signos de enfermedad, con la otitis media secretora no se quejará de algún síntoma. El principal problema es la pérdida de la audición y una sensación de que el oído está “taponado”.

Como resultado de la deficiencia en la audición en los niños se pueden tener problemas para prestar atención o interactuar con otros, además de problemas con el habla y el lenguaje, también puede tener problemas con el equilibrio.


 

Causas


  • Los niños menores de seis años de edad porque sus trompas de Eustaquio son más cortas y más horizontales.

  • Alergia nasal. La inflamación hace que la trompa de Eustaquio se hinche y se obstruya más fácilmente.

  • Agrandamiento de las adenoides.  

  • Fumar en la casa o en el auto.

  • Resfriados frecuentes e infecciones en la garganta.

  • Contacto con otros niños, por ejemplo en una guardería.

  • Paladar hendido o labio leporino.

 

Diagnóstico


  • Anannesis

  • Otoscopio para mirar el tímpano.

  • Examen físico de la nariz y garganta.

  • Rx. Lateral de cavum.

  • Audiometría.  


Tratamiento


Medicamentosos:

  • ATB, ATI, ATH

  • Mucoliticos y descongestivos.

Una vez que pase la posibilidad de infección del oído y disminuyan las secreciones nasales, existen algunas pruebas de que una técnica llamada “autoinflación” puede ayudar a niños con otitis media secretora. El niño debe tomar agua con la nariz tapada, usa frecuentemente goma de mascar, inflar globos, inflar la nariz, todo esto aumenta la presión en la nariz y puede ayudar a abrir la trompa de Eustaquio. El objetivo es dejar que entre aire en el oído medio para permitir el drenaje del líquido hacia el exterior.

Cirugía

Después de monitorear cuidadosamente la afección durante tres a seis meses el médico puede sugerir una cirugía si tienen una pérdida grave de la audición.


 
La cirugía puede involucrar un procedimiento llamado miringotomía en el cual se realiza una pequeña incisión en el tímpano de su hijo para permitir el drenaje del líquido hacia el exterior. También se pueden insertar tubos de ventilación llamados drenajes transtimpánicos o tubos de ventilacion.
  
Una cirugía para extraerle las adenoides, amígdalas, cornetes, sinusectomia, etc.

La mayoría de las otitis serosas se resuelven de manera espontánea. Si pasados 3-6 meses persiste hay que plantearse tratamiento quirúrgico con drenajes transtimpánicos.



Otitis media tuberculosa

La Otitis media tuberculosa es una entidad poco frecuente.

Los pacientes suelen tener perforación timpánica y otorrea con pérdida profunda y progresiva de audición. El diagnóstico de sospecha se basa en un paciente con otitis

media crónica que no responde al tratamiento habitual y con antecedentes de tos nocturna, perdida de peso, astenia, decaimiento, fiebre nocturna. Rx. Positiva TBC

El tratamiento con antituberculosos es casi siempre efectivo.

















Perforación timpánica traumática

Por un cotonete o un “guantazo”. La otorragia suele ser leve. Habitualmente cicatriza espontáneamente en pocas semanas. No precisa tratamiento específico. Puede ir acompañado de vértigo, acufeno e hipoacusia transitoria.



Otitis media cronica adhesiva

Se caracteriza anatomopatológicamente por proliferación de tejido fibroso en la mucosa del oído medio y mastoides. La membrana mucosa es gruesa y los espacios parcialmente neumatizados contienen densas fibras conectivas que puede dificultar la movilidad de los huesesillos o fijarlos definitivamente.

Clínicamente es un estado que parece coexistir con la otitis media secretora crónica, puede ir o no asociada a perforación de membrana timpánica, esta última en general está retraida de manera importante hay reabsorción de los huesecillos y depósitos de colágeno hialinizado. Puede existir en la membrana timpánica y en la caja timpánica un proceso anátomopatológico llamado timpanoesclerosis. Tratamiento quirurgico de timpanoplastia.

Timpanoesclerosis

Se trata de una secuela cicatricial inactiva que se produce por degeneración hialina de las fibras de la capa media del tímpano con calcificación secundaria, generalmente tras otitis supuradas. Se visualizan como placas blanquecinas en el tímpano. No tienen significación patológica, salvo que condicionan una falta de elasticidad del tímpano y por lo tanto pueden suponer una pérdida de audición.

Tratamiento consiste en la cirugía de la membrana timpánica reemplazando por una nueva (miringoplastia).

Barotrauma

El barotrauma es el daño al cuerpo provocado por cambios barométricos (del aire) o del agua. Un tipo común de barotrauma es el de oído que es producido por un cambio de altitud y puede provocar dolor. Esto puede suceder cuando viaja en avión, va en coche por las montañas o bucea. Los buceadores también pueden sufrir de enfermedad por descompresión que afecta todo el cuerpo.



Los síntomas más comunes del barotrauma incluyen:

  • Dolor

  • Sensación de taponamiento de los oídos

  • Pérdida de la audición

  • Mareo

El tratamiento para el barotrauma de oído incluye masticar goma de mascar y bostezar. Algunos medicamentos, como los descongestivos, pueden ayudar.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal