Pachuca de soto, hgo



Descargar 86.85 Kb.
Fecha de conversión03.05.2018
Tamaño86.85 Kb.



SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA DE HIDALGO

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN BÁSICA

ESCUELA SECUNDARIA GENERAL NO.1

PACHUCA DE SOTO, HGO
PLANEACIÓN CICLO ESCOLAR 2012-2013


ESCUELA SECUNDARIA GENERAL

GRADO: 1°

GRUPOS:

NOMBRE DEL PROFESOR PRACTICANTE:



ASIGNATURA: CIENCIAS I: CON ÉNFASIS EN BIOLOGÍA

PROPÓSITOS DE LA ASIGNATURA:

-Participen de manera activa, responsable e informada en la promoción de su salud, con base en el estudio del funcionamiento integral del cuerpo humano y de la cultura de la prevención.

-Integren y apliquen sus conocimientos, habilidades y actitudes para proponer soluciones a situaciones problemáticas de la vida cotidiana.


Bloque II. La nutrición como base para la salud y la vida


ÁMBITO CIENTÍFICO: Desarrollo humano y cuidado de la salud

Este ámbito resalta la promoción de la salud y la cultura de la prevención, entendida como un conjunto de conocimientos, habilidades, valores y actitudes en torno a la seguridad, las situaciones de riesgo y la participación. El fortalecimiento de hábitos y actitudes saludables se impulsa a partir de los principales determinantes de la salud en la población mexicana infantil y adolescente: alimentación correcta, para la creación de entornos seguros y saludables.



TEMA 1: Importancia de la nutrición para la salud.

ESTANDARES:

Explica la relación entre los procesos de nutrición y respiración en la obtención de energía para el funcionamiento del cuerpo humano.

Explica la importancia de la dieta correcta, el consumo de agua simple potable y de la actividad física para prevenir enfermedades y trastornos asociados con la nutrición.

Manifiesta responsabilidad al tomar decisiones informadas para cuidar su salud.



CONTENIDO DISCIPLINAR 2.1.2

Valoración de los beneficios de contar con la diversidad de alimentos mexicanos de alto aporte nutrimental.



APRENDIZAJES ESPERADOS:

Explica cómo beneficia a la salud incluir la gran diversidad de alimentos nacionales con alto valor nutrimental, en especial: pescados, mariscos, maíz, nopales y chile.



APRENDIZAJES ESPERADOS: Explica los beneficios que representa el incluir alimentos mexicanos en su dieta.


COMPETENCIA GENERAL:

Toma de decisiones informadas para el cuidado del ambiente y la promoción de la salud orientadas a la cultura de la prevención.

MODALIDAD DE TRABAJO:

SECUENCIA DIDÁCTICA




SESIONES


MOMENTOS DE ORGANIZACIÓN DE ACTIVIDADES

RECURSOS DIDÁCTICOS

ORIENTACIONES PARA LA EVALUACIÓN




ACTIVIDADES DE INICIO:

  1. Como parte de la recuperación de sus conocimientos previos sobre el valor nutrimental de los alimentos mexicanos les plantearé en unos frisos las siguientes preguntas que deberán contestar en su libreta:

¿Cuántas veces a la semana consumes nopales en tu alimentación?

¿Cuántas veces comes frijoles a la semana?

¿Qué alimento crees que es más nutritivo: un hot dog o unos frijoles refritos con salsa y tortillas?

¿Por qué creen que la gente ha dejado de comer de manera sana y prefieren la comida rápida?


2. En plenaria se recuperarán las respuestas más significativas y realizaré una breve introducción sobre el consumo de alimentos de origen nacional, como el maíz, el fríjol, el chile, el nopal y los alimentos no convencionales, como insectos en las dietas cotidianas.
3. En gran grupo los apoyaré para realizar la lectura del anexo de apoyo “¿Qué comemos los mexicanos?” donde se explican la historia algunos de los alimentos nacionales.
4. Posterior a la lectura, se les apoyará para que resuelvan algunas preguntas sobre la base de la nutrición mexicana: maíz, nopales, pescado, mariscos, chile, aguacate.
5. Se les indicará que en la presentación en diapositivas observan la diversidad de alimentos de la gastronomía de México, donde se utilizan los alimentos ya analizados, de los cuales deberán anotar las características más significativas para que utilicen esos referentes para hacer la actividad 8.
6. Como trabajo extraclase se les solicitará a los alumnos que realicen una investigación sobre platillos o comidas que se realicen con alimentos de origen nacional. Se les indicará que deberán escribir las recetas de los platillos investigados, ingredientes, forma de elaboración.
7. Con sus trabajos investigados, organizados en equipos elaborarán un recetario sobre dichas comidas, resaltando las que tengan más valor nutricional para ellos.
8. En el salón de clase, los estudiantes elaborarán en equipo, en un tiempo no mayor de 20 minutos, un recetario resaltando las que tengan más valor nutricional para ellos. Al terminar realizarán una exposición para sus compañeros explicando su valor nutrimental.
9. En equipos, se les indicará que se coevaluen mediante una hoja para cada equipo en los siguientes aspectos.

Responsabilidad: revisar que cada estudiante haya traído consigo alguna receta.

Participación: de cada alumno al elaborar el recetario, cada uno resaltará su valor.

Limpieza y cumplimiento: cómo trabaja y cumple con lo que el equipo le indicó.






Nombre


Responsabilidad en la receta


Participación al trabajar en equipo


Limpieza y cumplimiento







































ACTIVIDADES DE CIERRE

10. Se les indicará que lean el texto de apoyo sobre la comida chatarra, mismo que les servirá para que comparen los platillos mexicanos con los de diferentes países.

11. Se les indicará que elaboren un resumen donde recuperen los beneficios de los alimentos mexicanos, mismo que darán lectura en plenaria.
12. Con todas las actividades realizadas de les solicitará que de forma individual, realicen un breve escrito con el título “que me conviene comer”.


1 Friso con las preguntas.

2 Pintarrón, plumo gis.

3 Copias de la lectura

4 Cuestionario

5 Diapositivas, lap top, proyector.
6 Internet, libros, cuaderno,

lápiz

7 y 8 Formato de evaluación, ejemplo de recetario.




ACTITUDES

Cuidaré que los alumnos participen con acierto, pidiendo su turno, y escuchando a los que en ese momento están tomando la palabra.

Así como los resultados de la coevaluación que se realizará en el formato que les entregue.


PROCEDIMENTALES

Los alumnos deberán; investigar a través de la lectura en libros de texto u otras fuentes para, seleccionar, discriminar y sintetizar información, acerca de la importancia de la cocina mexicana e integración de su recetario.



CONCEPTUALES
Los alumnos al trabajar en equipo, en su libretas se evaluará:

  • Manifiesta su sentido reflexivo.

  • Realiza la observación de manera sistemática.

  • Realiza su análisis.




  • Demuestra conocimiento, procedimiento y actitudes en la elaboración de su ensayo.

Productos finales: Recetario, elaboración de escritos tanto en equipo como la reflexión final “que me conviene comer”.

Observaciones previas y situaciones externas que alteran la dinámicas de la clase: Preparar la sala de medios y obtener la autorización para su uso.


Vo. Bo ASESOR FIRMA TUTOR


MTRO. MIGUEL ÁNGEL ORTEGA SÁNCHEZ PROFR

FUNDAMENTO CONCEPTUAL DEL TEMA

ANEXO.

¿QUÉ COMEMOS LOS MEXICANOS?

En la República Mexicana existe gran variedad de alimentos, pues nuestro territorio se localiza en un área geográfica que favorece la distribución de diversidad de organismos, muchos de los cuales son comestibles. Además, la cocina mexicana en los diferentes estados es principalmente una combinación de costumbres indígenas y españolas.


Si hacemos un recorrido gastronómico, tanto en la Ciudad de México como en otros lugares del país, se pueden visitar algunos de los mercados para conocer la variedad de frutas, hierbas, flores y productos de origen animal que son parte de la alimentación de cada región. Se puede observar que en la cocina mexicana se prefieren los alimentos frescos. El maíz, chile, frijol, calabaza, nopales, tomate, aguacate, vainilla y chocolate son productos que México ha dado al mundo.
Todavía puede encontrarse comida con raíces prehispánicas preparada con flores, insectos, piezas de guajolote o conejo aderezadas con hojas de plantas aromáticas. En Hidalgo, por ejemplo, se comen gusanos de maguey en salsa borracha y escamoles, que son huevecillos de hormiga. En Campeche se consume una bebida que se tomaba desde la época prehispánica, el tanchuacán, una mezcla de maíz y cacao. Entre los alimentos más representativos de México están:
Chile
Características: Fruto picante de la familia de las solanáceas, originario de México, Centroamérica y Sudamérica, del que existen variedades de muchos tamaños, formas y colores. Las que crecen en plantas herbáceas o subarbustivas anuales se denominan Capsicum annunm, y las que crecen en arbustos perennes, Capsicum frutescens. Se consumen frescos y secos, y dependiendo de su preparación se emplean como verdura o como condimento. Es un ingrediente indispensable en los guisos de México; de hecho, se dice que es el chile el que define, caracteriza y hace único el sabor de la cocina mexicana. Por ello es también llamado el Rey de la Cocina Mexicana.
En el México prehispánico, el chile fue llamado chilli en náhuatl. Conjuntamente con el maíz y el fríjol, formó parte de la dieta diaria de los antiguos mexicanos. Rastros arqueológicos demuestran que el cultivo del chile fue anterior al del jitomate y el maíz. Desde entonces, México ha producido mayor volumen y variedad de chiles que cualquier otro país.
La gran mayoría de los chiles se comen frescos y secos, con usos gastronómicos normalmente diferentes; frescos tienen un nombre y secos otro. El chile poblano se convierte en ancho, el jalapeño en chipotle, el chilaca en pasilla y el bola en cascabel, entre otros ejemplos.
Cada región de México se distingue por algún chile en su cocina, e incluso algunos estados tienen algún chile al que se le podría llamar representativo. En los estados del norte, predomina el chile verde del norte, en sus formas, seco del norte, chile pasado y chile colorado. El los estados del centro de país se ocupan ampliamente el chile poblano, el ancho, el chile chilaca, el pasilla, el jalapeño, el chipotle, el verde, el chile de árbol y el guajillo, aunque estos chiles abarcan una gran porción territorial que incluye estados que están al norte y al sur, y son muy comunes en todo el país. Oaxaca es tal vez uno de los estados que más chiles únicos tiene, entre ellos, chilhuacle, negro, rojo y amarillo, el chiscotle, el chile de agua y el pasilla oaxaqueño. En Chiapas, entre otros chiles típicos están el simojobel y el pico de paloma. En Tabasco encontramos el chile amaxito; en Yucatán y otros estados de aquella península, el chile habanero, el xcatic, el chile seco yucateco y el chile dulce.
El chile se encuentra presente en los guisos más representativos e importantes de México: es base de todos los moles verdes, poblanos, rojos, amarillos y negros, además de adobos, salsas crudas y cocidas, pipianes, chileatoles, caldos, sopas, guisos para pescados y mariscos y muchísimos otros.
Fríjol: Nombre científico: Phaseolus (Fabáceas)
Características: Planta herbácea más o menos trepadora cuyo fruto es una vaina o ejote que, al madurar y secarse, las semillas de la vaina reciben el nombre de frijoles. El fríjol es originario de América, se domesticó en Mesoamérica hace siete mil años y fue un alimento muy importante desde la época prehispánica, al grado que los mexicas lo exigían como tributo a los pueblos que conquistaban.
Actualmente existen unas 470 razas, entre híbridos, tipos, ecotipos y variedades que se cultivan o se encuentran en forma silvestre a lo largo de todo el país, con vainas y semillas de diversos colores, formas y tamaños. Entre los más comunes están los llamados frijoles bayos o flor de mayo, negros, pintos, amarillos, manchados, moros y blancos; pero en general los más utilizados son los bayos y los negros.
El fríjol es un alimento muy importante en la cocina mexicana actual. Dependiendo de la preparación, puede emplearse como guarnición de un guiso o un plato de carne asada, tomarse como sopa o incluso servir de plato fuerte. Pero tal vez su uso más generalizado sea como acompañante de otro platillo.
Existen diversas preparaciones, todas ellas muy famosas: frijoles cocidos, hervidos, caldosos, fritos y refritos, chinos, guisados, colados, borrachos, con puerco, con chipilín, puercos, charros, maneados, etc. Todo eso, sin mencionar el sinnúmero de platillos preparados que incluyen frijol como ingrediente secundario; y para muestra tenemos una gran cantidad de antojitos como los tlacoyos, gorditas, sopes, enfrijoladas, tostadas, tortas, tamales, entre otros, el fríjol es esencial. También se prepara finalmente, el dulce de fríjol.
Maíz: Nombre científico: Zea mays (Gramíneas)
Características: El maíz es una planta muy evolucionada productora de una mazorca perfecta, sin paralelo en otro vegetal, cuyo origen ha recibido mucha atención en los últimos cien años y ha dado lugar a debates entre los científicos. El maíz es la planta más domesticada y evolucionada del reino vegetal. Se dice que tal vez ocupa una posición equiparable a la que tiene el hombre en el reino animal. El origen del maíz ha sido un misterio porque ha llegado a nosotros altamente evolucionado, sin conocerse formas intermedias. Todas las plantas se reproducen solas en la naturaleza, pero el maíz está tan altamente domesticado que necesita la intervención del hombre para su sobrevivencia. La ausencia del maíz en estado silvestre se explica por esta incapacidad de la planta para reproducirse en forma natural. La mazorca, que concentra ordenadamente las semillas y las protege con una cobertura para beneficio de los hombres, impide que el maíz pueda dispersar naturalmente sus semillas para preservarse; son cientos de semillas tan apretadas que si germinaran al mismo tiempo competirían entre sí hasta aniquilarse. Sin el trabajo humano, que separa y dispersa las semillas, el maíz desaparecería en corto tiempo.
La utilización de este cereal en la cocina mexicana es infinita, pues se trata en realidad de uno de los pilares de las culturas que habitaron nuestro territorio antes de la conquista, y también de la alimentación de los mexicanos de hoy. Se emplea para hacer tortillas, tamales, sopes, huaraches, memelas, peneques, picadas, salbutes, panuchos, molotes, quesadillas, tostadas, tacos, tlacoyos o cualquier clase de antojitos similares. También se hacen con la masa bolitas que se añaden a sopas, caldos de frijol y guisos diversos, como el mole de olla y el mole amarillo de Oaxaca. Antes de ello, sin embargo, el maíz debe pasar por el proceso de nixtamalización (esencial para que el maíz sea más nutritivo para el consumo humano, y por ello, esencial para el desarrollo a largo plazo de nuestras civilizaciones) y luego hacerse harina o masa.
El maíz cocido entero, por su parte se emplea en el pozole o en los menudos; los granos cocidos y molidos se usan en bebidas como el pozol, tejate y atole. Los granos tostados y molidos se convierten en pinole, y fermentados se emplean para hacer bebidas alcohólicas como el tesgüino. También se obtienen otros productos del maíz como aceite y fécula.
Nopal: Nombre científico: Opuntia ssp. y Nopalea ssp (cactáceas)
Los nopales son originarios del continente Americano; hoy en día, además de las variedades silvestres, existen otras cultivadas y hibridas. Fue un alimento importante para diversas culturas mesoamericanas, y asimismo una planta sagrada que aparece en la leyenda de la fundación de México Tenochtitlán; en ella se posó el águila que devoraba a la serpiente, signo que los aztecas buscaban para fundar su ciudad. Hoy la imagen es parte del escudo nacional.
El extenso cultivo del nopal en todas las regiones del país ha derivado en una extraordinaria variedad de empleos de la planta; ser un componente esencial en la dieta mexicana es, por supuesto, el de mayor importancia: se han registrado más de 240 platillos y productos derivados, por ejemplo: Mole de nopalitos, pizza de nopal, nopales en salsa de queso, espagueti con nopalitos o en su crema, frijoles puercos con nopal, gelatina, mermelada, ate y pastel de nopal, tamales de nopales con sesos, xoconostles en almíbar, galletas de nopal con canela, nopales rellenos de frijoles, ensalada de nopales, nopales rellenos, entre muchos otros.
La lista de los productos mexicanos sigue y sigue, es inmensa, sin embargo, los aquí mencionados cuentan con una relevancia sumamente significativa, tan importantes para los mexicanos desde siempre, y para muchas otras culturas desde hace algunos siglos. Mucho se ha hablado de la importancia de unos y la necesidad de otros, sin embargo, lo cierto es que todos y cada uno de ellos ha jugado un papel clave a través de la historia en el desarrollo de lo que hoy conocemos como Cocina Mexicana, que posee una riqueza tan basta para ser considerada como una de las mejores del mundo.
La infinidad de ingredientes únicos con que contamos coloca a nuestra cocina en un lugar irremplazable, sin olvidar, claro, las aportaciones que ha hecho a la gastronomía mundial tanto en platillos, algunos de ellos tan exóticos como deliciosos y otros tan comunes como necesarios, como en los más inimaginables productos. Hoy por hoy resulta difícil imaginarse al mundo sin maíz, o por lo menos a México, o al mundo sin chocolate, o sin productos tan elementales como el nopal, que aunque posiblemente para muchos de nosotros, no tiene nada de extraordinario, la gran mayoría de turistas extranjeros que nos visitan no dejan de asombrarse al conocer las muy variadas formas en que aquí se consume esta cactácea, y que por ejemplo el aguacate es sumamente apreciado en países como Japón y Estados Unidos, por mencionar algunos ejemplos.
Las culturas indígenas del México antiguo desarrollaron un vasto conocimiento basado en la observación de los ciclos biológicos de su entorno y la posible vinculación entre algunos de ellos y ciertos fenómenos cósmicos que buscaron interpretar.
La lucha por la supervivencia, a lo largo del tiempo, les permitió optimizar los recursos vegetales, animales y minerales que la naturaleza ponía a su disposición en cada región de asentamiento. En épocas prehistóricas su dieta estuvo basada exclusivamente en productos de la caza, pesca y recolección de plantas y frutos apropiados.
En México el desarrollo de la agricultura no produjo, como en otras zonas del mundo, una reducción en la salud nutricional de su población por mayor dependencia de una fuente alimenticia preponderante. Tal vez porque se mantuvo allí la costumbre de utilizar una gran variedad de aprovisionamientos alternativos, como animales de caza, peces y otros productos acuáticos, frutos y vegetales silvestres, flores, raíces, gusanos e incluso insectos.Por otra parte, también en México se domesticaron otros vegetales como el amaranto, el chile, el frijol y la calabaza.
La utilización desde tan remota época de la combinación del maíz, el frijol y la calabaza, como parte de la dieta esencial, ha sido fundamental para el desarrollo saludable de las poblaciones indígenas.
En efecto, todos los análisis científicos concuerdan en que la ingesta conjunta del maíz el frijol y la calabaza es incluso más beneficiosa nutricionalmente que su incorporación por separado. Sus nutrientes se complementan muy bien.
Además, la ductilidad de los jitomates, que pueden comerse tanto crudos como cocidos, unidos a la variedad de chiles que con mayor o menor grado de picante también pueden ingerirse tanto frescos como secos o molidos, crudos o cocidos, contribuyeron a la elaboración sazonada de toda clase de aves silvestres, carnes de caza y pescados.
Las evidencias arqueológicas y otros estudios científicos ponen en evidencia que cada una de las civilizaciones prehispánicas que florecieron en México manifestó características culturales propias. Dada la variedad de suelos y climas en que ellas se desarrollaron es seguro que sus pautas alimentarias estuvieron adaptadas a los recursos naturales propios de cada región.
Sin embargo, la zona de influencia de algunas de estas civilizaciones, como la olmeca, teotihuacana, zapoteca, maya o mexica (azteca) abarcó en algunos casos amplísimos territorios. Esta difusión originó un vasto comercio y la necesidad de abastecimiento de recursos alimenticios para pobladas metrópolis gestó en ellas el intercambio de productos en grandes mercados o “tianguis”.
Existen múltiples evidencias en este sentido del transporte de mercaderías a largas distancias. Tanto la arqueología como la documentación histórica al momento de la conquista española, demuestran la importancia que la práctica del pago de tributos en alimentos por parte de las etnias sometidas, había adquirido para la consolidación del poder central azteca.
El mercado central de Tenochtitlán, el “tianguis” de Tlatelolco, era de dimensiones colosales para la experiencia europea de la época y causó la admiración de los españoles por su organización interna y la extraordinaria variedad de productos ofrecidos.
LA IMPORTANCIA DEL MAÍZ
Así como la domesticación del trigo en la Mesopotamia y la del arroz en India y China sentaron las bases para la revolución neolítica en Europa y Asia, la domesticación del maíz transformó el desarrollo cultural de todas las civilizaciones americanas posteriores.
El maíz es muy versátil, sus granos tiernos pueden consumirse tostados o cocidos.

Cuando están secos se transforman fácilmente en masa para tortillas o tamales.


Su cultivo no requiere de arados ni animales de tiro. Para la siembra basta un bastón de madera dura (la coa) con el cual cavar el hoyo donde irá la semilla. Progresa sin necesidad de irrigación ni mayores cuidados. No requiere de suelos planos ni especialmente preparados. Crece tanto en altura como a nivel del mar y puede darse tanto en climas tropicales como en zonas frías de llanura o de montaña. Sus granos se almacenan fácilmente y pueden utilizarse mucho tiempo después de la cosecha.
Constituye un excelente alimento tanto para los humanos como para aves y animales domésticos. Las hojas de la planta y la de la mazorca pueden usarse para envolver y cocinar diversos platillos. Los olotes (marlos) secos y sin granos se utilizan como combustible. Las cañas secas sirven para construir muros y techos. Finalmente los residuos o barbechos constituyen un excelente abono.
Todo esto explica que se convirtiera en la base de la alimentación de quienes aprendieron a cultivarlo. Además, los antiguos mexicanos descubrieron una forma realmente exitosa para que su ingesta fuera aún más digerible y saludable. Este proceso conocido como “nixtamal” del maíz consiste en el cocimiento lento de los granos en agua alcalina (con tequesquite, ceniza o cal), permitiendo el desprendimiento de la cutícula u hollejo indigesto. Esto produce, entre otros beneficios, que el nivel de calcio de las tortillas aumente veinte veces.
Las tortillas han constituido desde tiempos inmemoriales el sustento básico de las poblaciones mexicanas. Nadie puede probar a ciencia cierta cuando aparecieron pero se supone que existen casi desde la domesticación del maíz, ya que en yacimientos arqueológicos muy antiguos se encuentran metates y comales, los instrumentos culinarios imprescindibles para producirlas.
Es muy probable que la producción de tortillas haya constituido la principal ocupación de las mujeres mexicanas a lo largo de milenios. Esta siempre fue una tarea hogareña femenina y se ha calculado que una mujer europea de una cultura triguera precisaba emplear unas tres o cuatro horas a la semana para fabricar el pan necesario para su familia, mientras una mujer mexicana necesitaba de treinta y cinco a cuarenta horas para producir tortillas, que sólo pueden consumirse siempre calientes y recién hechas.
TIPOS DE ALIMENTOS
Maíz: tortillas (panes circulares y planos), tamales (rellenos con carnes, pescados, mariscos, frijol, semillas, solo de masa, dulces), tlacoyos y otros antojitos, chocolate (agua, cacao tostado y masa), atole y pinole, todos ellos se elaboraban con masa de nixtamal. Las palomitas (granos secos tostados), elotes cocidos (mazorca tierna), elotes asados, miel de caña, hojas para envolver los tamales, espigas para hacer panes, hojas de la mazorca para tamales, cabellos de la mazorca para infusiones, esquites (granos tiernos cocidos con sal y chile) y pozole (guisado con maíz, carne de ave y frijoles).
Frijol: cocido en caldo, como harina, como relleno de tamales y tacos, con chile, hervido con sal y epazote (hierba aromática).
Semillas de Amaranto o alegría (huautli en náhuatl): molido hasta hacer una harina muy fina que luego se amasaba con maíz y miel (“tzoalli” en náhuatl) para hacer panes o figurillas de dioses y montañas que luego de ser adoradas se sacrificaban y consumían en ceremonias y rituales; tostado y apelmazado con miel de maguey; tostado y molido como harina para hacer tortillas y tamales.
Semillas de Calabaza: para moles, salsas, guisados y tamales, en pasta para bebida, o simplemente tostadas.
Otras semillas: chía o salvia (harina, bebida, aceite), cacahuate (maní), piñón, teocinte o maíz silvestre y otras.
Verduras: chiles (gran variedad, frescos o secos), quelites (distintas plantas de hojas y tallos verdes), acuyo, chaya, chipilín, acedera, flores (calabaza, biznaga, yuca, maguey, frijol, colorín, entre otras), hojas carnosas de nopal y maguey, vainas, chayotes, calabacitas, calabaza, camotes (batatas), yuca, jícama, distintas raíces y bulbos, algas, hongos, tomate verde, jitomate (tomate rojo), una especie de cebolla americana (xonácatl), y otras.
Carnes: venado, conejos, liebres, tapir, perros (xoloitzcuintli), pecarí, armadillo, tuzas, topos, ardillas, guajolote (pavo), faisán, codorniz, patos, garzas, grullas, gansos, iguana, ranas, tortuga (de mar y de tierra, carne y huevos), culebras, lagartigas, serpientes, gusanos, insectos varios y sus huevos (los más apreciados chapulines y langostas), larvas, hormigas, peces de agua dulce y de mar (bagre, trucha, pescado blanco, tiburón, robalo, mantarraya, mojarra, sierra, y otros) y mariscos (cangrejos, mejillones, ostras, acamayas, pulpos, camarón, y otros).
Frutos: tunas, zapotes, zarzamora, ciruela americana de carozo grande, guanábana, mamey, papaya, tejocote, capulín o cereza de tierra, nanche, guayaba, piña, aguacate (palta), papaya, y otros.
Dulces: se elaboraban con mieles diversas (de abeja, de maguey, de caña, de palmas y raíces, de hormigas, de avispas) y semillas o frutos.
Bebidas fermentadas: la más famosa es el pulque (del maguey). También las elaboraban con jugos de frutas y con miel y corteza de árbol.


Noticia: Comida Chatarra Reduce Expectativa de Vida

 
21 Agosto 2007



Periodista: Heidi Rodríguez Reynoso
El Diario de Chihuahua

 
El elevado consumo de alimentos “chatarra” entre los niños ocasionará que dentro de poco la expectativa de vida de la población se reduzca de 75 a 50 años, alertó el coordinador de Nutrición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Miguel ángel Rincón.

  
Además de los malos hábitos de alimentación, la falta de actividad física ocasiona que cada vez más infantes sufran de obesidad o sobrepeso, cuyas consecuencias en el deterioro de su salud se verán en 20 años, señaló. “Cuando sean adultos tendrán altas probabilidades de desarrollar diabetes mellitus, hipertensión arterial o cardiopatías y quizá apenas en la cuarta década de su vida requieran hemodiálisis por daño renal debido a los trastornos de la glucosa”, resaltó.

 
Aseguró que de continuar con esos hábitos de vida, se predice que la esperanza de vida, que actualmente es de 75 años en nuestro país para los hombres y de 76 para las mujeres, en lugar de incrementarse disminuirá a 50. “Los niños que ahora son obesos y no modifiquen sus hábitos van a estar muriendo cerca o poco más de la cuarta década de su vida”, advirtió el coordinador.

 
Puntualizó que los menores deben cuidar su alimentación desde temprano para empatarla a la familia y escuela, así como la práctica del ejercicio, para que las secuelas proyectadas actualmente puedan revertirse.
“La escuela es clave en la promoción de una alimentación saludable y el ejercicio en niños, porque además de que ahí consumen su lunch, es donde muchos compran su refrigerio, por lo que es el lugar ideal para empezar a cambiar sus hábitos de consumo proporcionándoles productos que los nutran y no sólo les aporten calorías”, subrayó.
También comentó que pueden impulsar deportes como voleibol, basquetbol o futbol, que abarcan dos aspectos: la actividad física y que el niño aprenda a socializar y a convivir con otros de su edad. De igual forma, dijo que con la “Guía para el Cuidado de la Salud de Prevenimss” para niños de 0 a 9 años de edad, el Seguro Social orienta sobre las enfermedades más frecuentes a lo largo de esta etapa de la vida y la manera en que pueden detectarlas y atenderlas oportunamente.
 
Finalmente, indicó que la mejor alternativa para los niños es consumir alimentos naturales frescos como manzanas, naranjas y peras porque tienen mucha fibra y calorías de buena calidad, en lugar de la comida “chatarra”.


¿Qué es la Comida Chatarra?

La "Comida Chatarra" (en Inglés "Junk Food") es un término comúnmente utilizado para referirse a los alimentos que no aportan una buena nutrición y no aportan fibra ni micronutrientes pero aportan demasiadas calorías. Además los pocos nutrientes que proporcionan son de mala calidad, por ejemplo, grasas polisaturadas, sustancias químicas artificiales o sintéticas no asimilables por el organismo, incluso algunas de ellas se están investigando por tener riesgo de ser cancerígenas. Los tipos más comunes de alimentos chatarra son las "frituras", los "dulces" o golosinas, y los postres. Esta es sólo una lista de comidas chatarra que encontramos todos los días en tiendas de abarrotes o autoservicios:

Caramelos y paletas hechos principalmente de azúcar: proporcionan muchas calorías "vacías", y en absoluto nada de nutrición, cero fibras, cero vitaminas, cero minerales, sólo azúcar, y últimamente otras variaciones aún más peligrosas como la dextrosa o sucralosa. También contiene saborizantes y colorantes artificiales que son potencialmente peligrosos para la salud.

Frituras: cualquier alimento que sea frito en aceite, absorbe aceite en grandes cantidades, sean papas, chicharrones, o cualquier otro alimento, al freírse absorbe demasiado aceite. Además, está demostrado que el aceite, al calentarse desata reacciones químicas que crean acrilamidas, componentes potencialmente cancerígenos. El aceite que consumimos se convierte directamente en grasa corporal. Este fenómeno sucede porque el aceite "refinado" es una grasa "aislada" de los demás nutrientes. No se ve esto en los alimentos naturales como las verduras o frutas, donde el aceite no refinado es digerido por el organismo de manera sana.

Pasteles o pastelillos (tortas): Su ingrediente principal es la harina blanca este no es un alimento sano: todo lo contrario, fomenta la acumulación de grasa corporal. También llevan mucha azúcar, y en ocasiones crema o betún, ingredientes cargados con grasas dañinas para nuestro cuerpo. Son un verdadero festín "chatarra", una bomba engordante. Si usted quisiera hacer engordar a alguien, o peor aún, hacerlo enfermar, podría darle de comer diariamente pasteles, donas, frituras y caramelos.

Refrescos (sodas o gaseosas): Su ingrediente fundamental es el azúcar, y demasiada para ser exactos. Puesto que lleva saborizantes artificiales y ácidos artificiales, requiere más azúcar para que el paladar lo perciba "balanceado" o "agridulce". Los demás ingredientes son sólo colorantes artificiales y agua carbonatada (se le inyecta monóxido de carbono al agua natural). Inclusive los refrescos "de dieta" son muy dañinos, hay indicios de que el aspartame y otros endulzantes "falsos" son cancerígenos y aún si no lo fueran, estamos metiendo a nuestro sistema digestivo sólo colorantes, endulzantes y saborizantes artificiales con gas, un gran concierto de ingredientes "chatarra".

Hay otros alimentos que no se perciben comúnmente como alimentos dañinos o "chatarra" pero que también están en la lista de comida que hace engordar rápidamente y daña la salud a mediano y largo plazo, ocasionando ataques cardiacos, diabetes, hipertensión, insuficiencia renal, y muchas otras enfermedades.

La comida chatarra provoca alteraciones psicológicas en los menores

Problemas de déficit de atención, ansiedad, individualismo, falta de comunicación y frustración en los niños pueden ser provocados por el exceso en el consumo de productos industrializados con altas cantidades de azucares, aditivos y grasas insaturadas, inducidos por el bombardeo que se hace a través de los medios de mensajes publicitarios, principalmente dirigidos a este sector de la población, advirtieron psicólogas y representantes de la organización Poder del Consumidor.

Al igual que ha quedado demostrado cómo la Enfermedad Celíaca afecta este tipo de comportamientos, durante la exposición de este lunes de parte del Poder del Consumidor quedó de manifiesto que la asociación de azúcares, grasas y aditivos en los alimentos industrializados afectan considerablemente a la población.

De aquí la importancia de que la sociedad en pleno asuma una actitud pro-activa hacia este tipo de problemas y una esfuerzos para trabajar en pro de una legislación que proteja los derechos de estos sectores poblacionales.

Durante la conferencia de prensa, las psicólogas Lucila Lozoya Iden y María Alejandra de la Garza, sostuvieron que ha quedado comprobado, después de estudios en escuelas primarias, fundamentalmente, que ante el consumo de productos como chocolates, dulces, helados, y todo tipo de comida rápida, como hamburguesas, hot dogs, papas fritas, etcétera, los niños manifiestan mayor inestabilidad emocional y cambios importantes en su psicología.

Cuando estos productos son retirados de su alimentación y, por el contrario se les administra comida de origen natural, su transformación es evidente y el aprovechamiento es mayor.

Por ello demandaron mayor atención y conciencia de parte de los padres de familia, en la casa, y de los profesores en las escuelas, para ayudar a los niños a cambiar sus hábitos alimenticios y a las autoridades a regular la publicidad dirigida hacia ellos, para evitar que estas condiciones alimenticias sigan trastornando el organismo de los infantes en nuestro país.

La Maestra, especialista en Ciencias de Alimentos, Guiomar Melgar, explicó que productos como las hamburguesas, los cereales comerciales de marca, y la mayoría de las golosinas, provocan una ingesta mucho mayor a establecida como máximo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ello deriva, además de los trastornos ya mencionados, en un incremento de la obesidad en los niños, lo que lleva al desarrollo de otras enfermedades como la diabetes, las caries dentales e incluso de algunos cánceres.

Demandó de los padres de familia mayor atención en la alimentación de sus hijos y proporcionales una cantidad más adecuada de frutas y verduras, en lugar de mandarlos a la escuela con su frutsi, su chocolate y su pan.

Es necesario adecuar su dieta para evitar esas actitudes que deterioran el organismo, además de que causan problemas sociales de importancia, que muchas ocasiones derivan en violencia.

El director del Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo, demandó de las autoridades y de los legisladores mayor control sobre los mensajes publicitarios y aseguró que el resultado de estos análisis de comportamiento serán enviados a la Secretaría de Salud, para coadyuvar a evaluación que realizarán en los próximos días al Programa de Autorregulación en Publicidad de Alimentos y Bebidas Infantiles, que fue elaborado por las empresas  procesadoras de alimentos y que entró en vigor el primero de enero del presente año.

Criticó a diputados, como el presidente de la Comisión de Salud, quien cree que el problema de la mala alimentación de los niños se remite exclusivamente a los padres de familia y que considera que no es necesario legislar sobre la materia.

Dijo que los grandes intereses comerciales impiden que se pueda contrarrestar las campañas publicitarias, principalmente en las televisoras, ante quienes hay que actuar ya. Ese, dijo será el próximo reto, trabajar para que los medios de comunicación electrónica disminuyan el “bombardeo” publicitario hacia los niños.

Llamó la atención hacia programas como “En Familia con Chabelo”, donde dijo, es inconcebible que en tres horas haya tal cantidad de anuncios publicitarios, que tanto daño hacen a los niños de México.

Es importante destacar que Celíacos de México ha establecido pláticas, principalmente con la maestra Guiomar, quien coincide en que la Enfermedad Celíaca debe ser atendida de manera prioritaria por las autoridades, más cuando vemos que estudios como los presentados ahora, van de la mano con los síntomas de este padecimiento que, insistimos puede afectar hasta el 2.6% de los mexicanos.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal