Palacio del Conde de Buenavista Museo de San Carlos



Descargar 8.41 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño8.41 Kb.
Palacio del Conde de Buenavista - Museo de San Carlos
La construcción del Palacio del Conde de Buenavista se llevó a cabo entre 1798 y 1805. Se sabe que el inmueble fue encargado por la marquesa de Selva Nevada para su hijo, el conde de Buenavista, quien murió antes de terminada la obra.

El arquitecto a cargo de la construcción fue el valenciano Manuel Tolsá, quien fuera director del área de escultura en la Academia de San Carlos. Con el transcurrir del tiempo el palacio recibió distintos nombres, de acuerdo con sus habitantes: Casa del Conde de Buenavista, Casa de Pinillos o Casa de Pérez Gálvez. Se sabe que el palacio fue rentado en 1840 al conde de Regla para fundar en él un Museo de Historia Natural y un Jardín Botánico en el parque y que, posteriormente, fue adquirido por el emperador Maximiliano de Habsburgo. Durante el denominado Segundo Imperio se llevó a cabo el enlace matrimonial del mariscal Bazaine con la señorita Josefa Peña y Azcárate, joven de escasa fortuna. A dicha boda asistió Maximiliano de Habsburgo, quien dio a Bazaine la siguiente carta:


Mi querido Mariscal Bazaine,
Queriendo daros una prueba de amistad y asimismo de agradecimiento por los servicios personales prestados a nuestra patria y aprovechando para ello, la ocasión de vuestro matrimonio, damos a la mariscala el Palacio de Buenavista, comprendiendo en él los jardines y los muebles, bajo la condición de que el día que regreséis a Europa o que por cualquiera otro motivo no queráis conservar la posesión de ese palacio para la mariscala, la nación volverá a recibirlo y entonces el gobierno se compromete a darle en calidad de dote la suma de cien mil pesos.
Vuestro afectísimo, Maximiliano
José Luis Blasio (1905) señala que la nación, efectivamente, volvió a recibir el Palacio de Buenavista, pero que “la infortunada mariscala nunca recibió un peso del gobierno y murió en una casa de salud de Tlalpan, desamparada y pobre”.

En el inmueble también residieron el general Antonio López de Santa Anna, José Rincón Gallardo y José Iturbe, quien lotificó los terrenos colindantes hacia el sur y el poniente.

Durante el siglo XX el inmueble fue ocupado por la Tabacalera Mexicana, por la Lotería Nacional y por la Secretaría de Comunicación y Obras Públicas. En 1953 el inmueble pasó a manos de la Beneficencia Pública y fue arrendado a la UNAM para fungir como la Escuela Nacional Preparatoria número 4.

En 1968 la Secretaría de Salubridad y Asistencia inició su restauración para destinarlo a la Escuela de Salud Pública; sin embargo, el palacio fue cedido al INBA, el cual lo destinó para el Museo de San Carlos.


Fuentes recomendadas:

Blasio, José Luis (1905). Maximiliano íntimo. El emperador Maximiliano y su corte. Memorias de un secretario particular. México: Librería de la Viuda de Bouret. Recuperado de: http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080028691/1080028691_MA.PDF (19 de diciembre de 2016).

Calderón de la Barca, Madame (2006). La vida en México durante una residencia de dos años en ese país. México: Porrúa.

Escontria, Alfredo (1986). Una lección neoclásica. La arquitectura de Manuel Tolsá en la Nueva España. Valencia: Artes Gráficas Soler.

INAH (1988). Catálogo nacional de monumentos históricos del Centro Histórico de la Ciudad de México. Patrimonio de la Humanidad. Delegación Cuauhtémoc. México: Coordinación de Monumentos Históricos.

INAH (s.f.), Archivo Geográfico de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, exp. Museo de San Carlos, leg. I, 1930-2002, Del. Cuauhtémoc.



Ortiz Macedo, Luis (1994). Los palacios nobiliarios de la Nueva España. México: Seminario de Cultura Mexicana.

Pinoncelly, Salvador (1998). Manuel Tolsá, arquitecto. México: Conaculta.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal