Parlamento europeo



Descargar 32.97 Kb.
Fecha de conversión05.12.2018
Tamaño32.97 Kb.










PARLAMENTO EUROPEO

2009 - 2014


Documento de sesión

{08/12/2010}8.12.2010 B7 0699/2010

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN

tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento

sobre el futuro de la Estrategia Conjunta África-UE en vísperas de la tercera Cumbre UE-África

Gabriele Zimmer, Nikolaos Chountis, Marie-Christine Vergiat, Elie Hoarau, Jacky Hénin, Jean-Luc Mélenchon

{GUE}en nombre del Grupo GUE/NGL



B7 0699/2010

Resolución del Parlamento Europeo sobre el futuro de la Estrategia Conjunta África-UE en vísperas de la tercera Cumbre UE-África



El Parlamento Europeo,

– Vistos la Estrategia Conjunta África-UE («la Estrategia Conjunta») y el primer Plan de Acción (2008-2010) para la Aplicación de la Asociación Estratégica África-UE, adoptados por los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y de África reunidos en Lisboa el 8 y el 9 diciembre 2007,

– Visto el Acuerdo de Asociación entre los miembros del grupo de Estados de África, del Caribe y del Pacífico (ACP), por una parte, y la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por otra, firmado en Cotonú el 23 de junio de 2000, según ha sido modificado por el Acuerdo por el que se modifica el Acuerdo de Asociación firmado en Luxemburgo el 25 de junio de 2005 («el Acuerdo de Cotonú»),

– Vista la Nota de 16 de febrero de 2009 de la Comisión ad hoc del Parlamento Panafricano para las relaciones con el Parlamento Europeo y de la Delegación ad hoc del Parlamento Europeo para las relaciones con el Parlamento Panafricano dirigida a las Presidencias en ejercicio y a las Comisiones de la Unión Africana (UA) y la UE sobre el papel de los Parlamentos Panafricano y Europeo en la ejecución y el control de la Estrategia Conjunta,

– Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 24 de marzo de 2009, sobre «Un año después de Lisboa: la Asociación África-UE en marcha»,

– Vista la revisión intermedia conjunta de la Estrategia Conjunta África-UE,

– Visto el Plan estratégico de la UA 2009-2012,

– Visto el Informe de la Comisión de Desarrollo sobre la segunda revisión del Acuerdo de Asociación ACP-CE (2009/2165),

– Vista su Resolución, de 25 de octubre de 2007, sobre la situación actual de las relaciones UE-África,

– Vista su Resolución, de 17 de noviembre de 2005, sobre una estrategia de desarrollo para África,

– Visto el Reglamento (CE) nº 1905/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, por el que se establece un Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo,

– Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que la Estrategia Conjunta África-UE solamente podrá alcanzar sus nobles ambiciones si se abordan adecuadamente determinadas cuestiones cruciales para el desarrollo de África,

B. Considerando que la seguridad alimentaria es la base de todo desarrollo, pero más de la cuarta parte de los africanos están subalimentados,

C. Considerando que en el África subsahariana la morbilidad es más elevada, la mortalidad materna tiene una prevalencia mayor, el acceso a la planificación familiar es escaso y la escolarización en la enseñanza primaria es inferior a la de cualquier otra región del mundo,

D. Considerando que las mujeres, las minorías, las personas con discapacidad y otros grupos vulnerables son los más gravemente afectados por el subdesarrollo,

E. Considerando que la fuga de capitales ilegal y la evasión fiscal cuestan miles de millones de dólares al año a las naciones africanas en ingresos perdidos,

F. Considerando que, desde 1980, la deuda pública externa africana a largo plazo (es decir, la deuda contraída o garantizada por las autoridades públicas) ha aumentado constantemente de manera pronunciada; considerando que es indiscutible que la lógica impuesta por las organizaciones internacionales, en particular el FMI y el Banco Mundial, y, a través de ellas, por los acreedores más poderosos, está llevando a África y al mundo a un callejón sin salida y es un serio obstáculo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio,

G. Considerando que se ha llevado a la práctica con éxito la arquitectura institucional de la Estrategia, pero siguen ausentes los resultados tangibles y el valor añadido y el compromiso político sigue siendo escaso por ambas partes,

H. Considerando que África está infrarrepresentada en las organizaciones internacionales y los foros multilaterales que deciden sobre muchos de los asuntos que afectan al futuro del continente,

I. Considerando que los dos Parlamentos continentales son ahora formalmente agentes de pleno derecho en la Estrategia, pero que la dimensión parlamentaria aún tiene que extenderse a la Estrategia en su conjunto,

J. Considerando que, sin unas disposiciones financieras claras, será difícil que la Estrategia realice todo su potencial,

1. Pide a la UE que ponga en el centro de la Estrategia Conjunta África-UE el desarrollo social y económico autodeterminado de África, la erradicación del hambre, la lucha contra la pobreza y la protección de los recursos naturales, y que la Estrategia aborde las causas estructurales de la pobreza ante las recientes crisis, el cambio climático, el aumento de los precios del petróleo y de los alimentos y la crisis financiera;

2. Pide, como mínimo absoluto, la inmediata suspensión de los reembolsos de la deuda de los países del Sur (y la congelación de los intereses); pide que se someta a auditoría esta deuda y que se condone su parte ilegítima (la que no ha supuesto beneficio alguno para el pueblo de los países afectados), sin contar los importes condonados como asistencia oficial para el desarrollo (ADO) como medio para inflarla artificialmente; destaca la importancia de pagar compensaciones, en particular por la deuda medioambiental, económica y social contraída por los países occidentales, principalmente los de la UE, con el Sur;

3. Pide a todos los agentes que garanticen que la Estrategia concede una prioridad elevada a la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria en toda África; destaca la necesidad de reforzar el sector agrícola en África, de manera sostenible, especialmente en lo relativo a los pequeños agricultores; apoya, a este respecto, la protección de mercados fundamentales vulnerables en África y el Programa general para el desarrollo de la agricultura en África, así como el cese de las subvenciones de la UE a las exportaciones agrícolas;

4. Señala que un número significativo de personas, grupos sociales y minorías culturales no tienen acceso a determinados recursos o lo han perdido por estar monopolizados estos recursos por empresas o entidades privadas que gozan del apoyo de las autoridades políticas de los países afectados; destaca las consecuencias de esta situación en términos de carestía de alimentos debida al desalojo de campesinos, el aumento de los precios de los alimentos y las restricciones de acceso a bienes fundamentales como el agua; pide, por consiguiente, a la Unión Europea y a los Estados miembros que tomen las medidas necesarias para poner fin a la monopolización de recursos, en particular de la tierra, por empresas europeas, y que presenten propuestas en foros y conferencias internacionales y regionales (OMC, UNCTAD, FMI, OCDE, etc.) para el reconocimiento de los bienes públicos globales y su inclusión en una convención específica de las Naciones Unidas;

5. Considera que la Estrategia deberá dedicar más atención en el futuro a potenciar los servicios sociales básicos en África; pide a la UE que canalice al menos el 20 % de su ayuda hacia la salud y la educación básicas y a los Gobiernos africanos, que asignen a la salud como mínimo el 15 % de sus presupuestos nacionales;

6. Insta a los líderes africanos y de la UE a que empleen la Estrategia como instrumento para impulsar el comercio intracontinental africano, entre otros medios con paquetes de apoyo mejorados para las comunidades económicas regionales y para mejorar las infraestructuras en todo el continente africano; espera que la UE haga honor a sus compromisos de ayuda para el comercio; destaca que la escasa capacidad económica y negociadora de la parte africana debe tenerse cuenta en todos los aspectos de la relación comercial África-UE;

7. Pide que se abandonen las políticas de desregulación y privatización, en cooperación con los países africanos, en especial la privatización de servicios públicos, recursos naturales, semillas, plantas y agua; pide asimismo que se renuncie a las normas de protección de patentes que puedan restringir las posibilidades de acción política para promover el desarrollo económico y social de los países socios;

8. Condena los AAE que han entrado en vigor hasta ahora; pide que se establezca un nuevo mandato, basado en el interés general de los pueblos de África y Europa, para negociar AAE basados en la solidaridad, y que se introduzcan mecanismos de protección de los mercados locales y regionales en interés de los productores y todos los ciudadanos africanos; pide que el nuevo mandato no permita chantajes mediante la asistencia oficial para el desarrollo ni tampoco presiones de calendario o económicas, y que acepte la soberana igualdad de los países ACP;

9. Pide que se fomente la integración regional en África y que no se firmen AAE con países individuales o con partes de grupos regionales;

10. Pide que se garanticen a todos los países africanos los actuales derechos de acceso al mercado europeo, con independencia de que se haya firmado o no un AAE;

11. Insta a los líderes africanos y de la UE a que, a través de la Estrategia, velen por un mayor acceso a microcréditos para pequeñas empresas, y por unos servicios financieros regulados y transparentes en África;

12. Opina que la Estrategia debe buscar mayores sinergias con el Mecanismo Africano de Evaluación Interpares y la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) y desarrollar modos de hacen más eficaces estas iniciativas;

13. Celebra la Carta Africana de la Democracia, las Elecciones y la Gobernanza, de la UA;

14. Pide una estrategia común UA/UE para abordar las causas estructurales de la pobreza estableciendo una política de desarrollo sostenible a fin de cubrir las necesidades básicas de la población de África y de combatir el desempleo y las injusticias sociales y económicas;

15. Pide a la UE que establezca una política de materias primas que respete la soberanía y los intereses de los países africanos; pide una política que rechace todo conflicto militar como medio para garantizar el acceso a las fuentes de materias primas y su control;

16. Exhorta a los líderes africanos y de la UE a que utilicen la Estrategia conjuntamente para encabezar la lucha contra la fuga de capitales ilegal y la evasión fiscal, promover la transparencia plena y la presentación de informes por países y aumentar la presión internacional sobre todas las jurisdicciones que podrían permitir la elusión o la evasión fiscal en los países en desarrollo, con el fin de garantizar unas fuentes sostenibles de financiación del desarrollo con el objetivo a largo plazo de sustituir la dependencia de la ayuda exterior;

17. Espera que, en el futuro, la Estrategia dé lugar a iniciativas que se dirijan explícitamente a los grupos más vulnerables y desfavorecidos, concretamente las mujeres, los niños, las minorías y las personas con discapacidad; espera programas específicos para transversalizar la igualdad de género, combatir la violencia sexual y eliminar la mutilación genital femenina y todas las formas de inseguridad humana;

18. Insiste en que la Estrategia requiere un concepto claro de financiación dotado de recursos adecuados y una línea presupuestaria en todos los presupuestos nacionales de África y de la UE; pide que este objetivo se tenga en cuenta en las próximas revisiones del presupuesto de la UE y del Fondo Europeo de Desarrollo, así como en la incorporación del FED al presupuesto;

19. Destaca que los Parlamentos forman parte de la estructura institucional de la Estrategia con carácter distinto de la sociedad civil, y recuerda a sus socios institucionales que deben seguir teniendo plenamente en cuenta esta dimensión parlamentaria en lo que se refiere a los procesos de adopción y ejecución de decisiones;

20. Pide a la UA que asocie más estrechamente al Parlamento Panafricano a todas sus actividades, a fin de que este pueda desempeñar efectivamente su función de supervisión; considera que intensificar el diálogo entre el Parlamento Panafricano y el Parlamento Europeo aportará beneficios significativos;

21. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, al Comité Económico y Social de la UE, al Consejo Económico, Social y Cultural de la UA, a la Comisión de la UA, al Consejo Ejecutivo de la UA, al Parlamento Panafricano, al Consejo de Ministros ACP y a la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE.

RE\851264ES.doc


PE450.529v01-00

ES Unida en la diversidad ES



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal