Parte 2: Gestión Administrativa del Tráfico Elaborado en 2014



Descargar 143.2 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño143.2 Kb.
  1   2   3

OEP 2014

Parte 2: Gestión Administrativa del Tráfico

Elaborado en 2014

TEMA 5

LA AGRUPACIÓN DE TRÁFICO DE LA GUARDIA CIVIL. ORGANIZACIÓN Y MISIONES. RELACIONES CON LA DIRECCIÓN GENERAL DE TRÁFICO. OTRAS POLICIAS DEL TRAFICO: POLICIAS AUTONOMICAS Y POLICIAS LOCALES.




1.- LA AGRUPACIÓN DE TRÁFICO DE LA GUARDIA CIVIL.
1.1.- La vigilancia de la circulación en España

1.2.-Antecedentes

1.3.- Creación.

1.4.- Naturaleza.

2.- ORGANIZACIÓN Y MISIONES.
2.1.- Introducción

2.2.- Misiones

2.3.-Organización
3.- RELACIONES CON LA DIRECCIÓN GENERAL DE TRÁFICO.
3.1.- La Orden de 16 de Abril de 1980.
4.- POLICIAS AUTONOMICAS Y POLICIAS LOCALES.

4.1.Policias autonómicas

4.2.Policas locales

1.- LA AGRUPACIÓN DE TRÁFICO DE LA GUARDIA CIVIL.

1.1.LA VIGILANCIA DE LA CIRCULACIÓN EN ESPAÑA:

La seguridad vial entraña, en si misma, la idea de un cierto riesgo. Pero si el nivel alcanzado es óptimo, ese riesgo será un riesgo razonable y proporcionado que la sociedad habrá de asumir serenamente, para eludir toda sensación de pánico estéril, aunque, eso si, llevando a cabo al mismo tiempo, un esfuerzo perseverante y lúcido alcanzando cotas de seguridad aceptable, pero cada más exigente.

Para evitar, o mejor dicho, reducir significativamente el número y la gravedad de los accidentes de tráfico debe incidirse, en la debida proporción, sobre todos y cada uno de los múltiples factores que se hallan en su base, desarrollando tal actividad básica, una acción concertada por parte de quienes, en las propias carreteras, están llamados a vigilar, controlar y salvaguardar el uso adecuado de las mismas.

De entre los cuatro factores acuñados por los anglosajones (para algunos autores, tres factores), resumido en la fórmula de las cuatro “e” (Education, Enginering, Enforcement, Emergency), conviene ahora destacar la importancia de los dos últimos, incidiendo en las medidas relativas a “Policía y Auxilio” del tráfico, circulación de vehículos y seguridad vial.

Por Policía de Tráfico, en sentido objetivo, entendemos la actividad dirigida a la planificación, control y supervisión de la circulación mientras que, por Auxilio debemos interpretar la actividad de asistencia técnica y sanitaria adecuada a las circunstancias de una situación de tráfico determinada y, en concreto, la ayuda en caso de accidente.

Como puede apreciarse, la actividad de Policía tiene carácter eminentemente preventivo, es decir, su finalidad es evitar la producción de accidentes y garantizar la fluidez de tráfico. El Auxilio, por el contrario, procura principalmente reducir las consecuencias lesivas derivadas de aquellos, así como favorecer soluciones a cualquier incidente que pueda afectar a los usuarios de las vías públicas.

Para conseguir una reducción apreciable de la accidentalidad deben combinarse los servicios de vigilancia de las diferentes especialidades en determinados días, horas y vías de comunicación, concienciando a los usuarios de la carretera de la necesidad de adoptar todas las precauciones posibles y en todo momento, para obtener una mayor seguridad vial y un tráfico más cómodo y fluido.

De otra parte, la complejidad derivada de la concurrencia competencial de los diversos entes públicos en la realización de las misiones propias de la vigilancia y regulación del tráfico aconsejan, cuando menos, una correcta coordinación de las diversas Fuerzas y Cuerpos encargados de la realización de este tipo de tareas, garantizando, en todo momento, la eficacia y calidad del servicio prestado a los ciudadanos en las vías públicas.

1.2.-ANTECEDENTES.

1.2.1.- Antecedentes remotos.

En la primera Circular Fundacional de la Guardia Civil, ya puede apreciarse la intensa preocupacion de su fundador, el Excmo. Sr. Mariscal de Campo D. Francisco Javier Giron y Ezpeleta, Duque de Ahumada, por la vigilancia de los caminos reales.

El 10 de Abril de 1845 dicho General dirige una circular en la que dice textualmente: “Supongo que en todas las lineas de Caminos Reales, correspondientes al Tercio de su mando, tendra nombrado un Oficial Jefe de la Linea, que con frecuencia recorrera los puentes y respondera V.S. del estado de ellos…”

El dia 13 de Mayo de 1857, se aprueba el “ Reglamento para el servicio de los carruajes destinados a la conduccion de viajeros”.

El 25 de Septiembre de 1934 y aprobado por Decreto, se promulga el primer Código de Circulación, con 304 articulos, que constituye el Texto Legal regulador de todo lo concerniente al trafico rodado. En el año 1933 se crea el Cuerpo de Vigilantes de Caminos, dependiente del Ministerio de Obras Públicas y adscrito a la Direccion General de Caminos, que sustituye en las labores de vigilancia a la Guardia Civil. El incremento del trafico rodado demandaba la actuacion de agentes especiales con rapidos medios de locomocion para inspeccionar y proteger, en todo momento, el uso adecuado de la red vial. Las disposiciones e instrucciones provisionales en virtud de las que fue creado y actuaba el nuevo Cuerpo fueron recogidas en su Reglamento Organico Provisional, aprobado por Decreto de 12 de Marzo de 1935.

Finalizada la Guerra Civil y reorganizados los servicios de la Direccion General de Seguridad, el articulo 4º de la Ley de 23 de Septiembre de 1939, transfirio todas las funciones del Cuerpo de Vigilantes de Caminos a la Inspeccion General de las Fuerzas de Policia Armada y de Trafico.

La ley de 8 de marzo de 1941, dispone que los Servicios de Seguridad del Estado, queden integrados por el Cuerpo General de Policía y la Guardia Civil. A la vez, se crea un nuevo Cuerpo que pasa a denominarse Policía Armada y de Tráfico y se suprime el Cuerpo de Vigilantes de Caminos.


En la década de 1950, se inicia en España el “boom” automovilístico y se hace necesario disponer de unas fuerzas con más efectivos, mejor preparadas y mejor dotadas. Ha llegado el momento histórico de la creación de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.
1.2.2.- Fuerzas de Policía de Tráfico.
Constituían una especialidad del Cuerpo de Policía Armada y de Tráfico conforme dispusieron la Ley dictada de 8 de marzo de 1941, y el Decreto de su ejecución de 31 de diciembre del mismo año (art. 18).
Según estas disposiciones:


  1. Las nuevas Fuerzas dependían, a través de la Inspección General, del cuerpo de la Dirección General de Seguridad y del Ministerio de la Gobernación.




  1. Sus funciones eran las mismas atribuidas al extingiodo Cuerpo de Vigilantes de Caminos.




  1. Su carácter y organización, por imperativo del artículo 18 de la Ley era eminentemente militar (aún cuando no formasen parte de los Ejércitos) y sus componentes estaban sujetos, en todo (tanto en razón de los delitos como de las fltas que cometieran) al Código Castrense.




  1. Estaban organizados en Compañías, Secciones y Destacamentos, distribuidos éstos no sólo en las capitales de provincias, sino en otras poblaciones importantes.

Sus Policías, Clases y Suboficiales constituían un escalafón separado del de Policía Armada; el mando de armas de todas las fuerzas lo ejercía un Teniente Coronel con un Comandante como segundo Jefe; y su material, según el artículo 12 del Decreto de 9 de marzo de 1940 que organizó el Parque Móvil de Ministerio Civiles, pertenecía y dependía del citado Organismo.


En virtud del artículo 7 de la Ley 47/1959 de 30 de julio, se atribuyó la regulación y vigilancia del tráfico en el territorio nacional, a la Guardia Civil, declarando a extinguir en dicho artículo la especialidad de la Policía de Tráfico, cuyo personal pasó a prestar servicios propios del Cuerpo de Policía Armada.

1.3.-CREACIÓN DE LA AGRUPACIÓN DE TRÁFICO DE LA GUARDIA CIVIL

A pesar de la referida evolución, la Guardia Civil continuó prestando especial atención a la seguridad de las vías públicas. No era obstáculo para ello la existencia de Cuerpos especiales para la vigilancia de la circulacion, antes bien, en el Reglamento de aquella está vigente un artículo, el 63, que entre otros cometidos le obliga a cuidar y proteger en los caminos a los viajeros y a los carruajes que hubiesen volcado o sufrido un contratiempo.
La Ley 47/1959 de regulación de la competencia en materia de tráfico, es el origen y causa inmediata de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, al encomendar al Cuerpo la misión de vigilancia, protección y auxilio en las vías públicas.
En los años siguientes, en distintos cuerpos legales, se van perfilando las plantillas, competencias, organización y funcionamiento de la Agrupación de Tráfico.
La Ley 55/1978, de la Policía, sigue encomendando en su artículo 4º, al Cuerpo de la Guardia Civil, la custodia de las vías de comunicación interurbanas, los tramos urbanos y carreteras generales y la ejecución de las normas de regulación de tráfico.
La Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en su artículo 12.B.c. mantiene la responsabilidad de la vigilancia del tráfico, tránsito y transporte en las vías públicas interurbanas, a favor del Cuerpo de la Guardia Civil.
La Ley 18/1989, de 25 de julio, de Bases sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, prevé la creación del Consejo Superior de Tráfico y Seguridad Vial, como órgano consultivo que garantice la coordinación de las competencias de las diferentes Administraciones Públicas.
El artículo 8º del Real Decreto Legislativo 339/1990 de 9 de marzo, por el que se aprueba el Texto Articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, determina la composición del Pleno del Consejo Superior de Tráfico y Seguridad Vial, formando parte del mismo, como Vocal, el General Jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.
Asimismo, en el artículo 6º del citado Real Decreto Legislativo 339/1990 de 9 de marzo, se determia que para el ejercicio de las competencias atribuidas al Ministerio del Interior en materia de vigilacia, regulación y control del tráfico y de la seguridad vial, asi como para la denuncia de las infracciones a las normas contenidas en la Ley sobre Tráfico y para las labores de protección y auxilio en las vías públicas o de uso público, actuarán, de acuerdo con lo que reglamentariamente se determine, las Fuerzas de la Guardia Civil y, específicamente, su Agrupación de Tráfico.

1.4.-NATURALEZA

La Guardia Civil forma parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Es un Instituto Armado de naturaleza militar, dependiente del Ministerio del Interior en el desempeño de las funciones que le atribuye la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpo de Seguridad, y del Ministerio de Defensa en el cumplimiento de las misiones de carácter militar que el Gobierno le encomiende. Lo que tiene mucha importancia a efectos de la distribución de todo su personal incluida la ATGC.

La Guardia Civil se estructura jerárquicamente según los diferentes empleos, de conformidad con su naturaleza militar y, por su condición de Instituto Armado, a efectos disciplinarios, se rige por su normativa específica.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, tiene carácter esencialmente militar y , como unidad del Instituto de la Guardia Civil, forma parte integrante del Ejército de Tierra. De ello se infiere que sus componentes quedan plenamente sujetos al fuero y jurisdicción castrense.

Dentro del Instituto a que pertenece, y según la Orden 11 de junio de 1963, constituye, a efectos funcionales, una unidad independiente.

Según el artículo 6.2 de la Ley de Seguridad Vial ( RDL 339/1990) : Para el ejercicio de las competencias atribuidas al Ministerio del Interior en materia de vigilancia, regulación y control del tráfico y de la seguridad vial, así como para la denuncia de las infracciones a las normas contenidas en esta Ley, y para las labores de protección y auxilio en las vías públicas o de uso público, actuarán, de acuerdo con lo que reglamentariamente se determine, las Fuerzas de la Guardia Civil, especialmente su Agrupación de Tráfico, que a estos efectos depende específicamente de la Jefatura Central de Tráfico.
Según la Orden General número 3, fecha 4 de febrero de 1999 del Director General de la Guardia Civil, la Agrupación de Tráfico es la Unidad funcional de la Fuerza Operativa de la Guardia Civil, especializada y especificamente concebida, preparada y organizada para el ejercicio de las funciones asignadas al Cuerpo en materias de tráfico, transporte y seguridad vial.

2.- ORGANIZACIÓN Y MISIONES.

2.1.- Introducción

La Ley 47/1959 de Regulación de la Competencia en materia de Tráfico, es el origen y causa inmediata de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, creada en cumplimiento de aquella, por orden General num. 32, de 26 de agosto del mismo año.

Las primeras normas sobre su organización y funcionamiento fueron dictadas por el Estado Mayor de la Dirección General de la Guardia Civil el año 1961.

La distribución de Fuerzas se efectuó siguiendo el criterio de la división territorial de España en provincias. Asimismo, se opera una distribución funcional, desplegándose sus efectivos a lo largo de las carreteras nacionales radiales, con carácter fijo; en la red general nacional, en la medida de lo posible; y en las comarcales y locales, eventualmente, ya que éstas quedaban encomendadas a la Guardia Civil Rural.

El servicio establecido a lo largo de las carreteras nacionales radiales (Red Interés General del Estado, RIGE) se lleva a cabo desplegádolo a lo largo de un número variable de kilómetros, de manera que a lo largo de una ruta, con una mayor o menor densidad, exista siempre un servicio permanente.
La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, ha sufrido un incremento de servicios, lo que demandaba un incremento de plantilla. La aparición de nuevas especialidades, como consecuencia de unas nuevas formas de delicuencia, ha dejado a los Destacamentos mermados, de tal forma que no pueden atender a la vigilancia del tráfico an las vías de comunicación que en un principio se propusieron.

El Acuerdo del Consejo de Ministros de fecha 30 de Junio del 2006 y dentro del Plan de Seguridad Vial dispone renovar y ampliar la plantilla de la ATGC con la realizacion de tres convocatorias ( años 2006 y 2007) de al menos 500 plazas cada una. Tales convocatorias se llevaron a efecto de manera que el numero de componentes con que cuenta en la actualidad la ATGC es de alrededor de 10.000 miembros.



2.2.MISIONES
Según la Orden General número 3, fecha 4 de febrero de 1999 del Director General de la Guardia Civil, la Agrupación de Tráfico tiene como misión específica la vigilancia, regulación, auxilio y control del tráfico y del transpone y la seguridad vial en el ámbito de las vías interurbanas.
Esta misión se desarrolla en los siguientes cometidos fundamentales:

  • Proteger y auxiliar a los usuarios de las vías públicas.

  • Vigilar y mantener la disciplina del tráfico en toda clase de vías interurbanas y en los tramos urbanos de las carreteras generales no expresamente asignados a las Policías Locales.

  • Custodiar las vías de comunicación citadas en el párrafo anterior.

  • Investigar e instruir las diligencias por accidentes de tráfico ocurridos en las vías de uso público, a excepción de las que discurran por el interior de los cascos urbanos donde tenga asignada la competencia la Policía Local.

  • Vigilar el cumplimiento de la normativa sobre transportes por carretera

Denuncias de los agentes de autoridad


Conviene, en este punto, detenerse en el estudio del marco de actuación establecido por el artículo 75.2 del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en lo relativo al carácter y naturaleza de las denuncias formuladas por la Guardia Civil en las vías urbanas.
Según previene el mencionamiento artículo, “Los Agentes de la Autoridad encargados del servicio de vigilancia de tráfico deberan denunciar las infracciones que observen cuando ejerzan funciones de vigilancia y control de la circulación vial”.
Antes de analizar las funciones que, en el ámbito afectado por la Ley de Seguridad Vial, realizan los Agentes de la Autoridad, se hace preciso definir qué tipo de agentes vienen obligados a actuar, mediante la formulación de la correspondiente denuncia, en cumplimiento de sus deberes.
En este sentido, junto con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (artículo 6 de la Ley de Seguridad Vial), nos encontramos con la existencia de las Policías Autónomas del País Vasco (Real Decreto 3256/1982, de 15 de noviembre), Navarra (Ley Orgánica 13/1982) y Cataluña (Ley Orgánica 6/1997, de 15 de diciembre).
Definidos los grupos de Agentes de la Autoridad que tienen la obligación de formular denuncias en el ámbito de la Ley de Seguridad Vial, es necesario inscribir esa actuación dentro de las funciones que han de realizar los referidos Agentes, y así las definimos:


  1. Vigilancia y disciplina del tráfico en función de las vías (interurbanas, travesías y urbanas).




  1. La regulación del tráfico en función –igualmente- de las vías (interurbanas, travesías y urbanas).

La consecuencia del ejercicio de esas funciones, en presencia de presuntas infracciones, determina la obligación de los agentes de la Autoridad de formular las correspondientes denuncias, debiendo estudiarse el ámbito territorial donde se ejercen dichas funciones.


La propia Ley de Seguridad Vial ya establece el carácter de la vía como determinante de dicho espacio.
La Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Segurdad establece como funciones ejercidas por la Guardia Civil las relativas a “la vigilancia del tráfico, tránsito y transporte en las vías públicas interurbanas”.
Por su parte, el artículo 53.1 de dicha Ley define el espacio territorial donde ejercen sus funciones los Cuerpos de Policía Local, que no es sino el casco urbano.
En conclusión, podemos establecer que:


  1. Las denuncias formuladas por hecho de tráfico por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, las Policías Autónomicas del País Vasco, Navarra, Cataluña y las Policías Locales, tienen naturaleza de obligatorias.




  1. Para que las denuncias formuladas por los Agentes de la Autoridad adscritos a los Cuerpos antes expresados tengan ese carácter, es obvio que las denuncias así formuladas lo serán en cumplimiento de los deberes correspondientes y por consiguiente han de ser formuladas dentro del servicio.




  1. Además, el ejercicio del servicio debe ser realizado en el ámbito territorial correspondiente.




  1. Finalemente, nada debe oponerse a la actuación de dichos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en otros ámbitos territoriales cuando exista un acuerdo de cooperación que permita ese ejercicio de funciones.



2.3.-ORGANIZACIÓN

El Real decreto 367/1997, de 14 de marzo, de organización perférica de la Guardia Civil, siguiendo criterios de simplificación y racionalización administrativa, establece la plena adecuación de la estructura territorial del Cuerpo a la realidad autonómica del Estado, haciendo coincidir la demarcación de cada Zona con el territorio de una sola Comunidad Autónoma, con la finalidad de mejorar la coordinación de los servicios y la colaboración con esos Gobiernos auntonómicos. Así mismo, a consecuencia de este Real Decreto se ha procedido a la reorganización de las Jefaturas de Zona mediante la Orden General 23/1998, de 11 de septiembre, ajustando la orgánica de las mismas al depliegue.


A esta nueva realidad se debe adaptar también la Agrupación de Tráfico para que conservando la unidad de mando inherente a la naturaleza militar del Cuerpo, adecue su despliegue, en la medida de los posible, al de las restantes Unidades territoriales, y de igual modo que éstas, simplifique la organización vertical de su estructura operativa, mediante la supresión del escalón Subagrupación.
Por otra parte, la necesidad de armonización de los conceptos doctrinales que son de general aplicación, aconsejan compliar en una sola Orden General la dispersa normativa reguladora de la Agrupación por lo que respecta a la prestación de su servicio específico, su organización y depliegue, las condiciones de ingreso, permanencia y baja del personal, y la Escuela de Tráfico.
Por todo ello, el Director General de la guardia Civil, ha dictado la Orden General número 3, fecha 4 de febrero de 1999, cuyo contenido fundamentalmente se transcribe a continuación.


ESTRUCTURA.
Para el cumplimiento de la misión asignada, la Agrupación de Tráfico se articula en los siguientes Órganos y Unidades:

    • Jefatura de la Agrupación

    • Unidades operativas de la organización periférica.

    • Escuela de Tráfico.


1.- De la Jefatura de la Agrupación.
La Jefatura de la Agrupación está constituida por:

    • Mando.

    • Jefatura de Operaciones.

    • Jefatura de Recursos Humanos.

    • Jefatura de Recursos Materiales.

    • Asesoría jurídica.

Asimismo, se encuadran en la Jefatura de la Agrupación los Oficiales Superiores que realicen funciones de coordinación o enlace con los Organismos ajenos a la Dirección General de la Guardia Civil que así se determinen.


La articulación, cometidos y composición de cada uno de estos órganos y unidades y las relaciones orgánicas, funcionales y técnicas entre ellos serán las que se señalen en el Libro de Organización de la Jefatura de la Agrupación.
1.1.- Del Mando.
Ejercido por un Oficial General de la Guardia Civil, en situación de servicio activo, el cual dispone de una Secretaria de Mando como órgano de asistencia personal e Inmediata.

1.2.- De la Jefatura de Operaciones.


Al mando de un Coronel de la Guardia Civil en situación de servicio activo y en posesión del Curso de Información sobre Circulación y Tráfico para Oficiales, es el órgano auxiliar del General Jefe de la Agrupación que, dentro del marco de las atribuciones que éste le fije, asume los cometidos de dirigir, impulsar y vigilar la ejecución del servicio de las Unidades Operativas.
Se encuadra en esta Jefatura la Unidad Central de Policía Judicial del Automóvil que, al mando de un Oficial de la Guardia Civil en situación de servicio activo y en posesión del Curso Superior de especialista en Policía Judicial, tiene como misión específica investigar y analizar los delitos y conductas irregulares relacionadas con el automóvil, la seguridad vial y el transporte que rebasen el ámbito de actuación de un Sector o aquellas otras de aquella naturaleza que expresamente se le encomienden.
1.3.- De la Jefatura de Recursos Humanos.
Al mando de un Coronel de la Guardia Civil, en situación de servicio activo, es el órgano auxiliar del General Jefe de la Agrupación que, dentro de las atribuciones que éste le fije, asume la gestión del personal en la Agrupación de Tráfico.
1.4.- De la Jefatura de Recursos Materiales.

Al mando de un Coronel de la Guardia Civil en situación de servicio activo, es el órgano auxiliar del General Jefe de la Agrupación en el aspecto logístico y del manejo de los recursos de Caja puestos a disposición de las Unidades.


1.5.- De la Asesoría Jurídica.

Es el órgano consultivo y asesor en materia jurídica del General Jefe de la Agrupación, con dependencia directa del mismo, sin perjuicio de su relación funcional con la Asesoría Jurídica de la Dirección General. Estará a cargo de un miembro del Cuerpo Jurídico Militar en situación de servicio activo.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal