Por Andrés López y Mariano Hernán López



Descargar 179.05 Kb.
Página4/5
Fecha de conversión14.04.2018
Tamaño179.05 Kb.
1   2   3   4   5

Igualmente, no todo es fútbol. El auge de los canales deportivos en la televisión por cable contribuyó también a multiplicar la difusión de disciplinas que, en algunos casos, eran prácticamente desconocidas por el público en general, tal como lo señala Sergio Levinsky. “Desde Atlanta 1996, cuando se asentó TyC Sports como canal deportivo nacional de cable, los Juegos (Olímpicos) tomaron otra dimensión y muchos deportes a los que los argentinos no tenían acceso directo comenzaron a emitirse con muchísima mayor frecuencia. También los deportistas amateurs, anteriormente desconocidos, ahora tienen cierta notoriedad gracias a su difusión y, por supuesto, a sus logros, muchas veces a pesar de no contar con ninguna clase de apoyo”. De repente, se transformaron en un clásico algunos eventos que una década atrás era impensado que pudieran emitirse por TV82.

Vale como ejemplo decir que el Mundial de básquetbol de 1986, disputado en España, no se emitió para Capital Federal y el Gran Buenos Aires: ninguno de los cinco canales de aire se mostró interesado en comprar los derechos. Sí lo hizo una cadena de emisoras del interior del país, liderados por Canal 8 de Mar del Plata y Canal 9 de Bahía Blanca. Pero porteños, platenses y habitantes del conurbano bonaerense (un tercio de la población del país) se privaron de ver, entre otras cosas, el histórico triunfo argentino ante Estados Unidos en aquel torneo83. Sólo pudieron seguirlo por Radio Splendid, con relatos de Edgardo Gelabert y comentarios de Miguel Romano. Hoy sería inimaginable que ocurriera algo semejante.

Con la salvedad de que no se trata de un servicio gratuito, el cable permitió que los amantes del deporte tuvieran acceso a seguir con continuidad muchos eventos que, años atrás, dependían del humor de los responsables de los canales. Y el deporte no desapareció de la televisión abierta, sino todo lo contrario.

En 1997, llegaron por aire a la pantalla porteña programas como El equipo de Primera, El deportivo, Tribuna caliente, Palo y palo, Fútbol prohibido y hasta un ciclo de ficción con Carlín Calvo en el papel protagónico: Ricardo Rojas DT. De los 15 programas más vistos del año, 13 son partidos. Hay un promedio de casi una hora por día de fútbol en la TV por aire, sumando los disputados por Eliminatorias, Supercopa, Copa Libertadores, Nacional B y eventos internacionales. Sumando a los emitidos por el sistema de cable, la cifra se elevó a 1.559 encuentros.

Por todo esto, no sorprendió que un año después los equipos periodísticos enviados al Mundial de fútbol fueran numerosísimos. Hubo casi 100 enviados especiales por cada uno de los tres canales que transmitió desde Francia. Las transmisiones del 13 (Araujo y Macaya Márquez), Telefé (Mariano Closs y Fernando Niembro) y América 2 (Miguel Simón y Juan Pablo Varsky) sumaron en conjunto 70.3 puntos de rating en el partido entre Argentina y Holanda, que eliminó del certamen al equipo de Passarella.

La crisis de 2001 y los mayores costos de producción de un certamen que se jugó en Corea y Japón (y en horarios muy incómodos) impidieron que, en 2002, se siguieran batiendo récords. Para peor, el seleccionado que dirigió Marcelo Bielsa se despidió en primera ronda cuando había llegado como uno de los candidatos. En ese año de Mundiales las alegrías llegaron con otros deportes. Y el básquet marcó un hito al jugar la final contra Yugoslavia: el partido decisivo tuvo picos de 20.9 en ESPN+, hasta allí récord absoluto de rating para un canal deportivo en el cable.

El éxito internacional hizo que la TV abierta tomara nota. Así, América televisó la final de Roland Garros 2004 entre Gastón Gaudio y Guillermo Coria, la primera vez que dos argentinos disputaron la definición de un torneo de tenis de Grand Slam. Y un año antes, de la mano de Emanuel Ginóbili, se vieron los playoffs de la NBA, primero por Telefé y después por Canal 9. En ambos casos, eran dos clásicos del cable que saltaron la frontera.

El básquet lo hizo para quedarse por años en Canal 7, que desde 2005 sigue a los argentinos en la liga estadounidense y también a la selección. La Fórmula 1, la Liga Nacional de vóley y hasta el fútbol de primera división (volvió a la señal estatal en 2008 con un partido los viernes a la noche) encontraron su espacio en La televisión pública, que apostó al deporte para mejorar sus magros niveles de audiencia y por momentos lo logró, sobre todo al ser el único canal abierto en emitir los Juegos Olímpicos de Beijing, ya en 2008.

Para ese año, al igual que ocurrió en el Mundial de fútbol de 2006, ya era indisimulable la presencia de las nuevas tecnologías, y especialmente de Internet, una novedad en franco crecimiento. El de Alemania fue el Mundial de los blogs, con una explosión de mensajes en referencia a la Copa del Mundo desde los destinos más diversos. Y también va en alza una tendencia que puso en alerta a los popes de la TV: la chance de ver eventos a través de la red, en sitios que hacen circular las imágenes sin haber abonado los derechos.

“A pesar de que, según un estudio de la consultora Gallup, sólo el 2% de los argentinos que consumieron deportes durante 2008 lo hicieron a través de Internet (entre los jóvenes la proporción sube al 5 por ciento), la cifra va en crecimiento. Dos millones de británicos que siguieron la Copa del Mundo de Alemania 2006 a través de Internet y 102 millones de chinos que escogieron ese medio para seguir los Juegos Olímpicos de 2008 abonan esa hipótesis”, asegura un reciente informe del diario La Nación84.

En los máximos niveles del deporte las discusiones van subiendo de tono. Muchos ven un perjuicio y competencia para la TV, que es la que aporta la mayor cantidad de dinero para sostener el negocio. Otros están buscando variantes para explotar un nicho que todavía tiene mucho potencial y que no para de crecen en los últimos tiempos. Como sea, esta historia todavía está por escribirse. Y será un tema a trabajar en los años que están por venir.



1 En el año 1953, en mérito y arraigo de sus tradiciones, se lo declaró Deporte Nacional, por decreto del Poder Ejecutivo Nacional.

2 Véase al respecto ARCHETTI, Eduardo; El potrero, la pista y el ring. Las patrias del deporte argentino, Buenos Aires, Fonde de Cultura Económica, 2001.

3 EL GRAFICO; Historia del fútbol argentino; Buenos Aires; Editorial Atlántida; 1990.

4 IWANCZUK, Jorge; Historia del Fútbol Amateur en la Argentina; Buenos Aires; 1992.

5 LA NACION; Historia del fútbol argentino; Buenos Aires; 1993.

6 IWANCZUK, Ivan; Op Cit, pp 53-54.

7 “Todo el fervor del prominente periodista, su entrañable amor por cuanto se vincula al deporte, su talento, su rectitud, todo, fue justicieramente puesto al servicio de la entonces incipiente manifestación atlética, y al servicio de quien, por reunir las condiciones ineludibles para ser campeón en la efectividad de su destreza y en la holgura de sus quilates morales, justificaba y merecía semejante adhesión. Don Angel Bohígas, que a partir de 1903, desde “La Nación”, y merced a crónicas perdurables, llenas de belleza y de emoción; inolvidables y cautivantes y, por ello mismo, cabales modelos inigualados, demostró cómo es posible utilizar el halago del buen decir, para referirse a las alternativas de un juego, a veces rudo, a condición de que se sepa encontrar el necesario equilibrio para no incurrir ni en una demasía, ni en una incongruencia. El, que fue creador de exactas expresiones para describir las incidencias de los partidos, adoptadas por todos nosotros, los cronistas de mi época; que siguen empleándose, y continuarán siéndolo, por ser el fruto de su inteligencia, aciertos definitivos”. En ESCOBAR BAVIO, Ernesto; Alumni, cuna de campeones y escuela de hidalguía; Buenos Aires; Editorial Difusión; 1953; pp 11-12.

8 LA RAZON; 75 Aniversario 1905-1980, Buenos Aires, 1980, p 355.

9 ARCHETTI, Eduardo; Estilo y virtudes masculinas en El Gráfico: la creación del imaginario del fútbol argentino; artículo publicado originariamente en Desarrollo Económico - Revista de Ciencias Sociales, vol. 35, Nº 139 (octubre-diciembre 1995), pp. 419-442, Buenos Aires.

10 Véase al respecto “La tapa de El Gráfico”, en revista El Gráfico, nº 4.000, 4 de junio de 1996.

11 Véase al respecto O.R.O.; “Revolucionar el básquetbol argentino”, en revista El Gráfico, nº 3.286, 28 de septiembre de 1982.

12 LUPO, Víctor; Historia política del deporte argentino, Buenos Aires, Corregidor, 2004.

13 “La prolongada huelga decretada por los operarios de Fabril Financiera (impresora de “Goles”) en 1968 dejó a El Gráfico durante varios meses sin competencia en los kioscos. Desde su aparición en 1949, “Goles” -bajo costo de producción y barata- fue líder de ventas. Solucionada la huelga, El Gráfico sólidamente posicionado posesionado le sustrajo los lectores que tan fieles le habían sido durante casi dos décadas. “Goles” intentó todas las fórmulas posibles, pero su rival no le dejó recuperar posiciones. Se extinguió lentamente”. En VEGA ONESIME, Héctor; Memorias de un periodista deportivo, Buenos Aires, Ediciones B, 2003, pp 89-90.

14 El primer ejemplar con el nuevo formato de la revista salió a la calle el martes 11 de diciembre de 1979, pero se respetó la numeración de Goles, por lo que llevó el nº 1615.

15 VEIGA, Gustavo; “Goles son amores”, en revista Un Caño, nº 16, Buenos Aires, Dos a Cero SA, diciembre de 2006, pp 34-37.

16 “Semanario preponderantemente futbolístico que se editó desde 1928 hasta los años 50, con dirección de Enrique Frigerio y la participación de los periodistas Luis Garro, Apo, Lito Mas, Francisco Mura y Ambrosio Melnik, entre otros. En su contenido se destacaban la nutrida información, comentarios e ilustraciones con fotografias y caricaturas”. En OLE; ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

17 Semanario deportivo con formato gráfico de un diario, con tamaño sábana. Se editó en la segunda mitad de la década del treinta. En sus páginas, además de notas periodísticas, los lectores podían encontrarse con cuentos y notas de espectáculos.

18 Publicación dedicada a los deportes en general que apareció por primera vez en Buenos Aires el 7 de marzo de 1931.

19 “Revista muy ligada al gobierno peronista fundada en 1949, del consorcio editorial Haynes (...) Publicaba además el diario El Mundo, y las revistas Mundo Argentino, El Hogal y Selecta, Mundo Radial, Mundo Infantil y -entre algunas cosas más-, Caras y Caretas y P.B.T. (...) LR1 Radio el Mundo también pertenecía a la citada empresa. Su director era el mayor Carlos Aloé (luego gobernador de Buenos Aires) y en la cual muchas veces el mismo Perón escribió sus editoriales”. En LUPO, Víctor; Op Cit, p 100.

20 “Semanario deportivo de fines de la década del 70, con preponderancia del tema futbolístico tratado en forma amena y profunda, presentado con ciertas audacias -para la época- en la diagramación, y de tamaño tabloide. Lo dirigió Eduardo Durruty, secundado en la conducción por Jorge Ruprecht, Carlos Ares y David Sbarsky. Entre el cuerpo de redactores figuraban dos jóvenes periodistas que iniciaban sus caminos en la profesión: Alfredo Leuco y Alejandro Fabbri. El proyecto preveía editarlo como diario deportivo, pero sólo se cumplió el segundo paso, la salida a la calle de La Hoja del Jueves. Finalmente se convirtió en matutino de interés general (La Hoja), de corta existencia”. En OLE; ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

21 “Semanario deportivo de editorial Sineret, fundado el 15 de julio de 1985. Se caracterizó por su corte netamente estadístico de todos los campeonatos, incluidos los del ascenso, infantiles, del interior y del exterior, con buena llegada el público especialmente a fines de la década del 80. También editó anuarios, la guía desde 1986, Superfútbol y Sólo básquet. Su primer director fue Edgardo Martoli; lo siguieron Javier Manes y Roberto Glucksman”. En OLE; ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

22 Semanario deportivo dirigido por Héctor Vega Onesime, ex director de El Gráfico. Su primer número salió a la calle el 15 de septiembre de 1987 y no llegó a durar un año en el mercado. Entre los periodistas que trabajaron en ella se puede nombrar a Eduardo Rafael, Jorge Búsico, Marcelo Guerrero, Miguel Simón y Marcelo Gantman, entre otros.

23 “Por ejemplo, si jugaban Independiente y Boca, en el Alumni aparecía Independiente como la A y Boca como la B. Otras chapas, que se iban sumando durante la tarde, indicaban las incidencias de los partidos. A ese partido A-B (Independiente y Boca) se le agregaban chapas con números para indicar los autores de los goles (del 1 al 11) y chapas de diferentes colores para anunciar expulsados, penales o lesionados). Y así con el resto de los partidos de la jornada. A principios de siglo la comunicación entre cancha y cancha se hacía con palomas mensajeras. Después, por teléfono. Los hinchas de cada cancha, así, podían seguir “al minuto” lo que pasaba en otras canchas, pero sólo podían entender los códigos de cada partido si compraban la revista. Una vez que terminaban los partidos, la gente se quedaba durante mucho tiempo mirando el tablero del Alumni para saber los resultados. Con el nacimiento de la radio portátil perdió vigencia hasta su desaparición, a fines de los 60”. En OLE, ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

24 SCHER, Ariel; La patria deportista, Buenos Aires, Planeta, 1996.

25 ULANOVSKY, Carlos; Paren las rotativas, Buenos Aires, Espasa, 1997.

26 Este dato, como todos los que tienen que ver con la circulación y venta de ejemplares de Crónica, provienen de la propia empresa, que no se encuentra adherida al Instituto Verificador de Circulaciones.

27 ULANOVSKY, Carlos; Paren las rotativas, Buenos Aires, Espasa, 1997.

28 LA NACION; Historia del fútbol argentino; Buenos Aires, 1993, p 795.

29 “Es que, todavía hoy, la del periodismo deportivo es una puerta de ingreso importante. En mi época, era un espacio donde podías trabajar con libertad (esto no fue un detalle menor durante la dictadura, era lo único que se podía hacer sin trabas) y lo que aprendías te daba mucho oficio. Yo trabajaba en la calle y era todo: el periodista, el investigador, el productor. El periodismo deportivo es extraordinariamente atractivo para conocer, porque se viaja mucho. A mí, los torneos me dieron la oportunidad de andar por toda América del Sur: viajaba para el partido, pero cuando estaba allí absorbía de aquellas realidades cientos de conocimientos que todavía hoy me sirven”. CASTRO, Nelson; entrevista de ULANOVSKY, Carlos; en diario La Nación, 21 de marzo de 1999.

30 Apareció el 15 de mayo de 1951 y fue la tercera publicación argentina dedicada a ese deporte. En total, se editaron 11 números. Véase al respecto CUELLO, Alexis y MANZANO, Alejandro; “El rugby, el periodismo y el Che Guevara”, en revista La Final, 4 de octubre de 2007.

31 LUPO, Víctor, Op Cit, p 413.

32 GARCIA, Héctor Ricardo; Cien veces me quisieron matar, Buenos Aires, Planeta, 1993.

33 “Si en estos años hubo un crecimiento cuantitativo de una especialidad en los medios gráficos, fue el de la información deportiva. Grandes coberturas, secciones amplísimas, suplementos especiales (la mayoría de ellos impresos en color y con un despliegue que provoca la preocupación de los semanarios), además del crecimiento social de la contemplación deportiva (amplificada por la radio y reforzada por la televisión) y en especial el aumento de la pasión por el fútbol deben ser el origen del producto periodístico tecnológicamente más evolucionado de los que salen en el país”. En ULANOVSKY, Carlos; Paren las rotativas, Buenos Aires, Espasa, 1997, p 396.

34 ROVETA, Mariana y AYALA, Juan; “Los multimedios encaran nuevos proyectos editoriales”; en revista La Maga, 17 de abril de 1996.

35 ULANOVSKY, Carlos; Paren las rotativas, Buenos Aires, Espasa, 1997.

36 “El perfil buscado es el de un diario que provoque escándalos mediante notas e investigaciones polémicas. Se hizo una mixtura entre los dos diarios españoles: As y Marca”. En ROVERTA, Mariana y AYALA, Juan; Op. Cit.

37 “La noticia llegó radiotelegráficamente a la Argentina hasta la estación Villa Elisa de la Transradio Internacional y fue retransmitida desde esa planta a los estudios de Radio Sudamerica, que a su vez hizo de puente para trasladarla a Radio Cultura, desde donde salió al aire”. En ULANOVSKY, Carlos, MERQUIN, Marta, PANNO, Juan José y TIJMAN, Gabriela; Días de radio. Historia de la radio argentina; Buenos Aires; Espasa Calpe; 1995, pp 177.

38 CANTORI, José Luis; ¡Atento, Fioravanti!; Buenos Aires; Corregidor; 2000.

39 “En una nota publicada en el diario Crónica el 18 de mayo de 1978, Martínez Delbox decía: “Como relator deportivo, fui el primero de todos. En 1927, transmití para Radio Nacional el partido que jugaron Sportivo Barracas y Estudiantil Porteño, algo inolvidable. De micrófono, ni hablar. Apenas un teléfono candelero, con el cual transmití todo el partido. En aquel entonces, hablar por radio no significaba la responsabilidad de hoy. Había mucho de amateurismo en todas nuestras locuras. Hasta el mismo Yankelevich, dueño de la emisora, se quitó el saco y se arrojó sobre el césped para solucionar un inconveniente técnico”. Visto el éxito obtenido, Martínez Delbox le propuso a don Jaime Yankelevich transmitir también los combates de boxeo”. En ULANOVSKY, Carlos, MERQUIN, Marta, PANNO, Juan José y TIJMAN, Gabriela; Op Cit.

40 IWANCZUK, Jorge; Op Cit, p 183.

41 “Su popularidad entre los aficionados creció cuando en 1930 se ocupó de la cobertura del primer Campeonato Mundial de Fútbol , que tuvo como escenario el flamante e imponente entonces, y ahora legendario, Estadio Centenario de Montevideo”. CANTORI, José Luis; Op. Cit; pp 19.

42 “Estuvo casi cuarenta años en primera línea (...) Aróstegui era muy culto, funcionario del Poder Judicial y maestro de relatores. Murió en 1985 a los ochenta años”. En ULANOVSKY, Carlos y otros; Op. Cit; pp. 180.

43 “Era diferente porque su estilo, nacido de la escuela uruguaya, se caracterizaba por su narración de voz gruesa, estridente, espontánea e informal, con ritmo muy ágil, pero también especialmente por los tonos que le daba según el interés que le suscitaba el espectáculo, todo a través de un buen vocabulario, sin chabacanerías. Un clásico recurso suyo era el matiz de algunas salidas brotadas de de su ánimo, como cuando el partido era monótono y reclamaba "Vaaaaamos muchachos, vamos...".” En OLE, ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

44 Editorial de revista Radiolandia N° 451, 7 de noviembre de 1936.

45 PETTI, Alicia; “El récord de la oral deportiva”; en diario La Nación, 2 de noviembre de 2003.

46 Alca era el apócope de la sastrería Alvarez y Cabana, que buscó ampliar la publicidad de la firma con el auspicio del programa radial.

47 Luis M. Sánchez se encargaba de la cobertura del ciclismo y automovilismo; Luis Abitábile “Pipiolo”, de las actividades hípicas; “Fair Play”, del rugby, el tenis, el golf y el cricket; “Bernabó”, del básquetbol; y también contaban con la presencia de Esteban Murell “Don Juan del Pitorreo”, segundo jefe de la sección deportes del diario Noticias Gráficas; Agustín Selza Lozano “Salustiano González”, jefe de deportes del diario El Mundo; y otros como Juan Fernández “El Bachiller”, Miguel Pérez Turner; Alfredo Costa Bertani, Emilio Rubio, Luis Aróstegui “Dribbling” y el presidente de River, Julio José Degrossi. El jefe del boletín diario de Alca era Fioravanti. Luego se sumaron Horacio Besio y José Angel Camuratti.

48 “El periodismo escrito es la base de todo, el que más permite crecer, el más completo”, sostenía constantemente. Véase al respecto CANTORI, José Luis; Op. Cit.

49 “La empresa patrocinante invitaba a colocar el plano junto al receptor los días de partido para seguir sus incidencias junto a la vez del narrador. Era frecuente, entonces, oír a Fioravanti: “Avanza De la Mata por el sector número 8 y cruza largo a Mourín, ubicado en el sector número 9...”. En LA NACION; Historia del fútbol argentino; Buenos Aires; 1993, p 299.

50 GUIÑAZU, Daniel; “El gol es un relato imaginario”, en diario Página 12, 29 de Noviembre de 2004.

51 MACAYA MARQUEZ, Enrique; Mi visión del fútbol, Buenos Aires, Temas, 1996.

52 En OLE; ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

53 En DANA, Fabio; “Siempre adelante”, en diario Olé, 3 de septiembre de 2002.

54 ULANOVSKY, Carlos, MERQUIN, Marta, PANNO, Juan José y TIJMAN, Gabriela; Op Cit.

55 GARCIA BLANCO, Horacio; entrevista de GARABEDIAN, Patricia; 1º de septiembre de 1993.

56 “La vida de Muñoz era la radio: llegaba alrededor de las nueve de la mañana y permanecía casi 12 horas en ella, pero también en su casa tenía prácticamente instalado un estudio radial. Su obsesión era tal, que en más de una oportunidad llamaba a la radio, a las 3 o 4 de la mañana, para informar el cambio de un director técnico de un equipo europeo (eran años sin Internet, pero él escuchaba la radio de onda corta "Siete Mares"). La fórmula de su éxito era el trabajo, la energía y la pasión”. RAMAZOTI, Hernán; entrevista de PETTI, Alicia; en diario La Nación, 2 de noviembre de 2003.

57 ULANOVSKY, Carlos, MERQUIN, Marta, PANNO, Juan José y TIJMAN, Gabriela; Op Cit.

58 LUPO, Víctor; Op Cit, pp 411-415.

59 Véase LLONTO, Pablo; La vergüenza de todos; Buenos Aires, Ediciones Madres de Plaza de Mayo, 2005, pp 117-122.

60 Gotta, Ricardo; Fuimos campeones, Buenos Aires, Edhasa, 2008, pp 258-261.

61 La radio era propiedad de Héctor Ricardo García y en el equipo periodístico trabajaban (en orden alfabético) Enzo Ardigó, Américo Barrios, Ariel Delgado, Rafael Díaz Gallardo, Víctor Navas Prieto, Dante Panzeri y Juan Carlos Rousselot. Al respecto véase En LA NACION; Historia del fútbol argentino; Buenos Aires; 1993, p 732.

62 Véase LEVINSKY, Sergio; El deporte de informar; Buenos Aires, Paidós, 2002.

63 En OLE; ABC. Diccionario enciclopédico del fútbol, Buenos Aires, AGEA, 1997.

64 La grilla de lunes a viernes estaba ocupada por



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal