Por el V. M. Samael aun weor primera edicióN 7 de octubre de 1984



Descargar 1.06 Mb.
Página1/21
Fecha de conversión28.02.2018
Tamaño1.06 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21
LA PIEDRA FILOSOFAL

O

EL SECRETO

DE LOS ALQUIMISTAS

Por el


V.M. SAMAEL AUN WEOR

PRIMERA EDICIÓN 7 DE OCTUBRE DE 1984

“La PIEDRA FILOSOFAL es el CRISTO INTIMO vestido con los CUERPOS DE ORO. Empero, para que los CUERPOS EXISTENCIALES DEL SER se convier­tan en ORO PURO, es preciso ser ALQUIMISTA y trabajar arduamente en la GRAN OBRA. Todos los ALQUIMISTAS pueden darse el lujo de poseer CUERPOS DE ORO PURO; pero, claro está, ALQUIMISTA no es cualquier hijo de vecino.”


Samael Aun Weor

AGRADECIMIENTOS

De una manera muy especial, agradecemos al Ing. Javier Arrata Meneses y su esposa Regina de Arrata, al Ing. Alberto Silva y su esposa Dina de Silva, al Lic. Juan Arrata Meneses y su esposa Susy de Arrata, por sus abnegados esfuerzos económicos y valiosos sacrificios, en el afán de hacer posible la edición de esta Obra. Así mismo, vayan estos dirigidos, de corazón, a todos aquellos que de una u otra forma nos brindaron su apoyo y colaboración. Mención especial merece el valiosísimo aporte físico y moral, que paso a paso nos han brin­dado, el escritor Gnóstico, Don Jorge Vélez Restrepo, mi esposa Gloria María Vélez de Palacio, y, por supuesto, mi pequeño Michael, en la elaboración integral de esta esplendorosa Obra de nuestro V.M. Samael Aun Weor, “La Piedra Filosofal o El Secreto de los Alqui­mistas”




PROLOGO

Como quiera que la Ciencia Alquí­mica, — sus fundamentos — están ba­sados en principios propios, sencillos y descomplicados, y en procesos muy naturales que, originalmente nada tienen que ver con “ampulosas teorías de enjundioso contenido”, no será difícil al lector, ni excusa tendrá para ello, el emprender tan preciosa labor.


Es por esta razón, que siendo la Ciencia Madre sencilla, humilde y descomplicada, necesite de elementos afines a ella.
“Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, que hayas escondido estas cosas de los sabios y de los entendi­dos, y las hayas revelado a los niños. Así, Padre, pues que así agradó en tus ojos”.
Es difícil no perderse en el tortuoso camino en la búsqueda de los principios de la Alquimia sin 1a sabia guía y orientación de un amoroso Maestro que haya vivido, paso a paso, en sí mismo, los admirables procesos de transmu­tación del plomo de su personalidad en el Oro del Espíritu Puro y en el crisol de su existencia.
Por fortuna, hemos tenido la gracia especial, de recibir la enseñanza viva de nuestros Venerables Maestros Samael Aun Weor y Rabolú, trabajadores Infatigables de la Gran Obra y auténticos habitantes de la Ciudad de Heliópolis: Hombres Solares Cristificados en el más estricto sentido de la palabra.
El Venerable Maestro Samael Aun Weor, es el Quinto Ángel del Apocalip­sis, el Budha Maitreya y Kalki Avatara de la Era de Acuario. Su Doctrina, la de la Vía Directa, es la del Cristo Intimo revestido con los Cuerpos de Oro del Hombre Solar. Es ésta la verdadera PIEDRA FILOSOFAL que confiere al Iniciado que la tenga en su poder, el elíxir de larga vida, los Polvos de Pro­yección, la Medicina Universal y el “Donum Dei”.
El Venerable Maestro Rabolú, como águila rebelde y fiel discípulo del V.M. Samael, desafió los abismos insondables del conocimiento y logró elevarse por las altas cimas de las montañas del saber. Él es uno de los 42 jueces del Tribunal del Karma, encarnado en humilde cuerpo humano por allá en las vertientes de la Sierra Nevada de Santa Marta, en Co­lombia. Desde allí dirige sabiamente al Movimiento Gnóstico Cristiano Uni­versal del V. M. Samael Aun Weor.
En este libro, nos proponemos de una manera muy especial, entregar a la humanidad entera, enseñanzas valiosísimas de nuestros Venerables Maestros relacionadas con el Arte de la Alquimia Práctica. Los originales de éstas, reposan en nuestro poder en cassettes y en transcripciones fidedignas de estos. En aquellos grabados, la viva voz de los Maestros retumba con la poten­cia del trueno o armónicamente toca cuerdas muy profundas de nuestra conciencia.
Por nuestra parte, hemos elaborado una Introducción a la Ciencia Alquímica, donde, con fundamentos irrefu­tables, hacemos énfasis, inicialmente, sobre la realidad de la transmutación alquímica y, posteriormente, ilustramos al investigador sobre los principios in­teligentes de la constitución atómica.
Investigando “aquí, allá y acullá”, hemos podido evidenciar que cada articula material está dotada de conciencia propia. Al comienzo, nuestro estudio se enfoca en la conciencia de los minerales, entre ellos algunos metales, posteriormente en el reino vegetal y por último en la misma “Materia Prima” para la Gran Obra. La documentación que aquí presentamos abarca los más revolucionarios descubrimientos científi­cos como también lo que la mística y la filosofía enseñan al respecto.
Ya en las enseñanzas propiamente dichas del V. M. Samael Aun Weor, que se inician en esta obra con “Ciencia Atómica” y que culminan en “Procesos de Construcción del Sol Psicológico Intimo o La Doctrina de la Vía Directa”, encontrará el aspirante el material suficiente que le permitirá entender de una manera clara y precisa el camino a seguir en el trabajo alquímico.
Finalmente, insertamos la enseñanza práctica y experimentada que el V. M. Rabolú nos entregara sobre El Gran Ar­cano o la práctica de laboratorio con la Materia Prima de la Gran Obra que ha de sufrir los diferentes procesos de purifi­cación con la sabia manipulación del fuego filosófico.
L. P.

Quito, Ecuador. Navidad de 1983



INTRODUCCIÓN A LA CIENCIA ALQUIMICA



TESTIMONIOS CIENTÍFICOS DE TRANSMUTACIÓN

ALQUIMICA
Los investigadores de la ciencia materialista desvirtúan, — sin conocimiento de CAUSA — la posibilidad de la transmutación metálica con una producción lucrativa basándose en la inversión para su obtención. El resultado no podría ser otro, pues el proceso, está desprovisto del factor esencial que permite lograr una auténtica transmutación metálica en las proporciones que se quisieran.
Un científico afirmó, al respecto:
“Es posible que se transforme acero en oro como se transforma, según se dice, el uranio en radio y en helio, pero esas transformaciones no afectan más que a milmillonésimas de miligramos, y entonces sería mucho más económico obtener oro del mar, que contiene toneladas de él”.
Posteriormente, encontramos el si­guiente dato:
“En 1977, en Alemania (RF) se cons­truye un poderoso acelerador de Iones pesados, que transmuta un núcleo de ura­nio en oro, mediante el bombardeo con Iones acelerados a 1,8 mil millones de electrón-voltios”.
Nótese, pues, cómo opera la ciencia materialista, despilfarrando una cantidad exagerada de unidades de energía, para lograr este tipo de transmutación, ya que, para la transmutación metálica, no es necesaria la electricidad generada por nuestras centrales hidroeléctricas.
El secreto de los llamados “Polvos de Proyección", no se ha conocido, ni siquiera en los textos de alquimia que abundan por todas partes, no porque los Adeptos desconocieran este secreto, sino porque siempre estuvieron dispues­tos a no revelarlo.
Cuando el Alquimista, por las ince­santes sublimaciones Mercuriales, ha logrado crearse sus vehículos planetarios metálicos (Cuerpos Solares: Astral, Mental, Causal, etc.), y haber fijado el Oro Filosófico en estos Cuerpos Metálicos, entonces estos átomos de Oro, podrán ser proyectados en agua pura. Esta agua pura, así cargada con átomos de Oro, puede perfectamente transmutar el plomo fundido en un crisol en oro puro, oro de la mejor calidad.
Sólo, pues, quien tenga Oro en su Aura, en sus Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, puede transmutar plomo en oro. Podría darse que, por alguna gracia muy especial, alguien recibie­ra de un Adepto de estos, una pequeña parte de estos polvos de proyección, en forma líquida o pulverizada.
Seguidamente, transcribiremos al­gunos párrafos del escritor Jacques Sadoul, en donde se podrá apreciar el testimonio indiscutible de dos notables científicos sobre la realidad de la trans­mutación metálica. Omitiremos, a propósito, las comillas del texto de J. Sadoul, para que no aparezca el conjunto pesado:
Nuestro primer testigo será JUAN BAUTISTA VAN HELMONT. Este médico y químico belga (nacido en Bruse­las en 1577) hizo uno de los principales descubrimientos científicos: el de gas. Percibió la presencia del ácido carbóni­co y por deducción, comprendió que se trataba de un nuevo cuerpo químico. (...) Descubrió también la existencia de hidrógeno sulfurado en el Intestino grueso del cuerpo humano; comprobó la presencia de un jugo ácido segregado por el estómago; preparó el ácido clor­hídrico, el aceite de azufre, el acetato de amoniaco, etc. Parece difícil imaginar mejor testigo para el caso de transmutación.
Por otra parte, Louis Figuier se ve obligado a escribir lo siguiente, aunque se esfuerce por demostrar la irrealidad de las transmutaciones: “los filósofos herméticos han citado siempre con gran aplomo el testimonio de Van Helmont para sustentar como verídico el hecho general de las transmutaciones. Desde luego, resulta difícil encontrar una au­toridad más fidedigna e impresionante que la del ilustre médico y químico cu­ya justa fama como sabio sólo es comparable a su reputación de hombre rec­to. Las circunstancias en que se realiza­ban las transmutaciones eran suficientemente insólitas para causar asombro, y es comprensible que el propio Van Hel­mont se sintiera inclinado a proclamar la verdad de los principios alquímicos tras la singular operación realizada por él mismo.”
Allá por 1618, cuando trabajaba en su laboratorio de Vilvorde, Van Helmont recibió la visita de un descono­cido que quería, según dijo, conversar con él sobre una materia de interés pa­ra ambos. Al principio, el sabio lo tomó por algún colega deseoso de tratar sobre asuntos médicos; pero el desconocido abordó, sin rodeos, el arte hermético. Van Helmont le interrumpió al instante diciéndole que, en su opinión, la alqui­mia era una superstición carente de toda realidad científica y que no quería ha­blar de ella. Entonces, el forastero le di­jo:
—Comprendo que no deseéis discu­tir sobre ello, Maese Van Helmont; pero, ¿queréis hacerme creer que tampoco deseáis verlo?
Algo sorprendido, el sabio le pregun­tó qué entendía él exactamente por “ver­lo”, El otro respondió:
—No estoy contándoos una fábula si os aseguro que la piedra filosofal exis­te y está dotada de un poder transmuta­torio. Tal vez me creáis, y yo me resigno. Pero, ¿seguiréis haciéndolo si yo os en­trego una porción de esa piedra y os dejo operar por vuestra propia cuenta?
Van Helmont, creyendo habérselas con un loco o un charlatán, respondió que se prestaría a hacer el experimento con el trozo de la piedra siempre y cuando su interlocutor le permitiera actuar solo y establecer sus propias condiciones. Creyó que así desanimaría al personaje, pero se equivocó. El visitan­te aceptó inmediatamente la propuesta y depositó sobre una cuartilla, en la mesa del químico, algunos granos de un polvo que Van Helmont describió así: “He visto y manipulado la piedra filoso­fal. Tenía el color del azafrán en polvo, era pesada y brillaba como el vidrio frag­mentado.”
Una vez hecho esto, el desconocido pidió permiso para retirarme; Como Van Helmont quisiera saber si volvería para comprobar los resultados de la experien­cia, él le respondió que no era necesa­rio, porque tenía absoluta confianza en el éxito de la empresa. Mientras le acompañaba hasta la puerta, Van Helmont le preguntó que por qué se había fijado precisamente en él para hacer tal experi­mento, y el otro le contestó que “deseaba convencer a un ilustre sabio cuyos traba­jos honraban al país.”
Desconcertado un tanto ante la firmeza de su interlocutor, el químico decidió hacer el ensayo. Hizo preparar a sus ayudantes de laboratorio un crisol, donde se colocaron ocho onzas de mercu­rio. Una vez se hubo fundido el metal, Van Helmont echó la pequeña porción de materia que le entregara el desconocido, después de envolverla en un papel, como se le había recomendado. Luego tapó el crisol y aguardó durante un cuar­to de hora; concluido ese plazo, hizo llenar de agua el crisol, que se rompió violentamente, con el súbito enfriamien­to: en el centro había un trozo de oro cuyo peso era igual al del mercurio que se depositara en él.
Este relato no es imaginario ni mu­cho menos. Fue el propio Van Helmont quien dejó constancia, por escrito, de los citados acontecimientos, y los hizo publicar bajo su nombre y responsabilidad. En efecto, tuvo valor y —¿por qué no decirlo?— espíritu científico suficientes para reconocer el error en público y proclamar su convencimiento sobre la realidad del hecho alquímico. (Su obra se titula L’aurore de la medicine) En re­cuerdo de aquella experiencia, puso el nombre de Mercurio a un hijo suyo, que llegó a ser un ferviente defensor de la alquimia, como lo demostró ensegui­da convirtiendo al famoso filósofo Leibniz.
Trasladémonos ahora al año 1666 y al domicilio de Helvetius, médico del príncipe de Orange. Helvetius, cuyo ver­dadero nombre era Johann Friedrich Schweitzer, había nacido en 1625, en el ducado de Anhalt. Con extraordinaria rapidez adquirió gran celebridad como médico y sabio eminente, hasta el punto de que el príncipe de Orange lo consideró imprescindible en su séquito.
Fue un tenaz adversario del arte hermético y atacó violentamente al caballero Digby y su polvo de simpatía cuando éste visitó la corte de Orange. Llegó incluso a publicar una diatriba con­tra aquel fraguador, que circuló rápidamente por toda la Haya.
Ahora bien, el 27 de diciembre de 1666, un desconocido solicité audiencia al médico, tal como en el caso de Van Helmont. Helvetius lo describió como hombre de unos cuarenta años de edad, bajo y de porte digno. El extranjero empezó felicitando al médico por su últi­ma obra, El Arte Pirotécnico, y luego hizo algunos comentarios sobre el libelo de Helvetius contra el caballero Digby. Después de aprobar la condena formula­da por el médico, sobre el pretendido polvo de simpatía del fraguador, el visi­tante le preguntó si creía posible que existiese en la Naturaleza una panacea para curar todos los males.
Helvetius le contestó que conocía bien la pretensión de los alquimistas, los cuales aseguran poseer tal medi­camento llamado oro potable — se­gún había oído decir —, aunque él lo consideraba un auténtico señuelo; sin embargo reconoció que la obtención de tal fármaco era el sueño de todos los médicos.
Entonces preguntó al forastero si era uno de ellos.
El otro eludió una respuesta clara y pretendió ser un modesto fundidor de cobre que, por conducto de un amigo, había sabido que era posible extraer de los metales eficaces medicamentos. La conversación prosiguió en los mismos términos, cada cual hilando fino para hacer hablar al otro. Al fin, el visitante cambió de táctica y preguntó directamen­te a Helvetius si era capaz de reconocer la piedra filosofal cuando la viera.
Y Helvetius contestó:
—He leído varios tratados de adep­tos célebres... Paracelso, Basilio Valentín, el Cosmopolita, y el relato de Van Helmont. Pero no pretendo ser capaz de reconocer la materia filosófica si me la mostraran.
Entonces, el extranjero se llevó la mano al bolsillo del pecho y extrajo una pequeña caja de marfil. Luego la abrió y mostró al médico un polvo de co­lor azufre pálido.
—¿Veis este polvo, Maese Helve­tius? —dijo—. Pues bien, aquí hay suficiente cantidad de piedra filosofal para transmutar cuarenta mil libras de plomo en oro.
Mientras dejaba que el médico tan­teara con la yema del dedo aquel polvo, habló, enorgullecido, de sus maravillo­sos efectos medicinales. Luego recogió la caja y se la volvió a meter en el bolsi­llo. Helvetius le pidió que le regalara algunos fragmentos de su polvo para hacer un ensayo con ellos, pero el extran­jero se negó, alegando que no tenía autorización. Sin embargo, como pidie­ra pasar a otra habitación resguardada de las miradas curiosas, el médico supuso que, al fin, le daría el fragmento de la piedra. Pero se engañó, pues el extranjero deseaba sólo mostrarle unas medallas de oro que llevaba cosidas a sus vestidu­ras. Después de manipularlas y examinar­las atentamente, Helvetius comprobó que aquel oro era incomparablemente supe­rior, por su maleabilidad, a cuantos ha­bía visto antes. Bajo el siguiente alud de preguntas, el extranjero negó haber fabricado aquel oro hermético y adujo que se trataba sólo de un regalo; cierto amigo extranjero le había obsequiado con aquellas medallas. Seguidamente re­firió al médico una transmutación efec­tuada ante sus propios ojos por el hipoté­tico amigo, e indicó asimismo que aquel adepto utilizaba una dilución de su polvo para conservar la salud.
Helvetius fingió quedar convencido, pero insinuó que una demostración palpable lo acabaría de convencer. El extranjero se negó a ello, parapetándose siempre tras una autoridad superior. Finalmente, afirmó que pediría autori­zación al adepto, y si éste se la daba, volvería dentro de tres semanas para efec­tuar una transmutación ante el médico. Helvetius le despidió diciéndose que aquel individuo era un fanfarrón y que no vol­vería más.
Pero tres semanas después, el foras­tero llamó de nuevo a la puerta del mé­dico del príncipe de Orange. Esta vez, el extraño personaje tampoco pareció tener prisa por hacer una demostración, pues entablé con Helvetius una conver­sación sobre temas filosóficos. Sin embar­go, el médico la desvió reiteradamente hacia el propósito inicial, e incluso lo invitó a almorzar, para ejercer más presión. El extranjero persistió en su ne­gativa.
A continuación inserto el relato de los acontecimientos subsiguientes, tomado de la obra de Helvetius Vitulus Aureus. Este extracto, traducido direc­tamente del latín por Bernard Husson, apareció en el número 59 de la revista Initiation et Science.
Le rogué que me obsequiara con un poco de su tintura, aunque sólo fuera la porción necesaria para transfor­mar en oro cuatro gramos de plomo. El se dejó ablandar por mis ruegos y me entregó un fragmento tan grande como una semilla de nabo, mientras decía:
“Recibid, pues, el tesoro supremo del mundo, que no han podido entrever ni siquiera los reyes ni los príncipes”.
“Pero, ¡Maese! — protesté yo —. Ese minúsculo fragmento no será suficiente para transmutar cuatro gramos de polvo”.
“Entonces me respondió”:
“Dádmelo.”
“Y cuando yo esperaba que me diera mayor cantidad, él lo partió en dos con la uña y mojando una de las por­ciones al fuego, envolvió la otra en un pa­pel rojo y me la ofreció diciendo”:
Esto será más que suficiente.
“Decepcionado y atónito pregunté: ¿Qué significa esto, Maese? Yo dudaba ya, pero ahora me es absolutamente imposible creer que esta ínfi­ma porción baste para transformar cuatro gramos de plomo.
“Pero él replicó”:
Lo que os digo es la verdad.
“Entonces le di mis más efusivas gracias y guardé mi tesoro, disminuido y sumamente concentrado, en una pequeña caja, mientras le aseguraba que efectuaría el ensayo al día siguiente y jamás revelaría a nadie el resultado de la prueba”.
¡Nada de eso, nada de eso! — exclamó él —. “Debemos hacer saber a los hijos del Arte todo cuanto manifieste la gloria de Dios Todopoderoso, a fin de que vivan como teósofos y no mueran como sofistas.”
Entonces fue cuando Helvetius con­fesó algo a su visitante. Durante su pri­mera entrevista había tenido en las manos aquella caja con los polvos de proyección, y aprovechó la oportunidad para recoger con la uña algunas partículas y guardarlas bien, tan pronto como desa­pareciese el extranjero. Luego había hecho fundir plomo en un crisol y ha­bía arrojado dentro aquellos granos sus­traídos, sin que se produjera transmuta­ción alguna. El plomo había permaneci­do incólume en el crisol, mezclado con unas partículas de tierra vitrificada. En vez de indignarme, el extranjero se echó a reír y explicó que para conseguir la transmutación era indispensable una medida precautoria: se debía revestir el polvo con una bolita de cera, o bien envolverlo en un trocito de papel, a fin de preservarlo contra los vapores de plo­mo o mercurio, pues si no se hacía así, estos lo atacaban y le arrebataban todo su poder transmutatorio. Entonces dijo que tenía el tiempo justo para acudir a otra entrevista y por tanto, no podría presenciar la proyección, pero sí volver al día siguiente, si el médico quería es­perarle hasta entonces.
Este accedió gustosamente, y mien­tras acompañaba a su visitante hacia la salida, le hizo varias preguntas. ¿Cuánto duraba la fabricación de la piedra? ¿Cuánto costaba el magisterio? ¿Cuál era la identidad de la materia prima y del mercurio filosófico? El extranjero rió otra vez ante tanta curiosidad y replicó que le era imposible enseñar todo el arte hermético al médico en unos instantes. Sin embargo, le reveló que la Obra era poco costosa y no requería un período exage­radamente largo. Respecto a la materia prima, declaró que se extraía de los minerales; en cuanto al mercurio filosó­fico, era una sal de virtudes celestes que disolvía los cuerpos metálicos. Ter­minó diciendo que ninguna de las mate­rias necesarias para la Obra tenía un precio excesivo, y que si se utilizaba la vía breve, se podía realizar todo el magis­terio en cuatro horas. Como Helvetius lanzara una exclamación de asombro, agregó que existían dos vías, pues no todos los filósofos empleaban la mis­ma, pero que, de todas formas, Helve­tius debería de abstenerse de realizar la Gran Obra, porque sus conocimientos eran insuficientes, y todo cuanto conse­guiría sería perder tiempo y dinero. Con estas palabras tan poco alentado­ras se despidió del médico, prometién­dole volver al día siguiente, promesa que no cumpliría.
Helvetius tenía intención de esperar el regreso del artista desconocido, pero su esposa, a quien habría informado so­bre el extraño suceso, se mostró demasia­do impaciente y quiso intentar la proyección sin mas demora. Aguijoneó Incesantemente a mi marido para que hiciera por sí solo la operación, puesto que sabía ya cómo proceder. Cansado de discutir, Helvetius accedió y ordenó a sus ayudantes que encendieran fuego bajo un crisol. No tenía ninguna confianza en el éxito del ensayo, y sospechaba que aquel visitante —pese a sus palabras y a su aire digno— era un charlatán que, llegado el momento decisivo, había preferido recurrir a la huida. Si su mujer no hubiese insistido tanto, él probable­mente se habría abstenido de hacer tal experimento, pues las razones aduci­das por el extranjero para explicar su fracaso no le parecían nada convincentes. Se le antojaba absurdo que un poco de cera o papel preservase el valor transmu­tatorio de aquellos ínfimos polvos. Por todo ello, procedió al experimento sin la menor Convicción.
Buscó un viejo tubo de plomo y lo colocó en el crisol; cuando se hubo fundido, su mujer echó el polvo de proyección envuelto en cera. Entonces la materia entró en ebullición y se dejaron oír fuertes silbidos. Al cabo de quince minutos, la totalidad del plomo se había convertido en oro.

Acto seguido, Helvetius refundió el oro para formar un lingote, que llevó sin tardanza a un orfebre vecino. Este lo probó con la piedra de toque y le ofreció cincuenta florines por onza. Natu­ralmente, el médico no quiso venderlo y empezó a mostrarlo a sus numerosas amistades. El hecho se difundió muy pronto por toda la Haya y sus contornos, hasta tal extremo, que el maestro de prue­bas y supervisor de moneda en Holanda, Maese Povelius, le hizo una visita para pe­dirle que permitiera revisar el oro hermético en los laboratorios oficiales, bajo su dirección. Se acordó hacerlo. Lo tra­tó siete veces con antimonio, sin lograr hacerle perder peso; lo sometió a todas las pruebas esenciales con especial meti­culosidad, pero se vio obligado a reconocer que, efectivamente era oro y de una ley jamás vista.


Hasta aquí el extracto que hemos entresacado de la obra del escritor J. Sadoul.
Todavía, en el British Museum, se puede apreciar un fragmento de Oro Alquímico. El catálogo afirma que fue producido en Bapora en octubre de 1814 ante la presencia del coronel Macdonald y del doctor Colquhoun.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal