Por: patrocinio navarro valero libro primero



Descargar 0.54 Mb.
Página1/16
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño0.54 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

HIJOS DEL COSMOS
POR: PATROCINIO NAVARRO VALERO

LIBRO PRIMERO

INTRODUCCIÓN



GENEALOGÍA DE LA  INMORALIDAD Y REGRESO AL ORIGEN

COMENZAMOS POR UNA TOMA DE CONCIENCIA TAN SOLO ALGUNOS DATOS SOBRE:



EL  ROSTRO SUCIO  DE LA CIVILIZACIÓN 

Acabamos de dejar  atrás el año 2008. ¿Ha sido un año de civilización? ¿O tal vez ha sido un año puntero en  la barbarie humana? ¿Dónde están lo famosos Objetivos del Milenio cantados a los cuatro vientos por los gobiernos de la Tierra? 

Pues en estos últimos 365 días: 


  • Cada día nacieron alrededor de 180.000 niños, de los cuales un mínimo de 40.000 mueren de hambre. 

  • De hambre murieron en total cerca de 36 millones de personas a lo largo del año. Y esto va a empeorar. 

  • Han muerto 11 millones de personas por las enfermedades derivadas de la miseria (agua contaminada y otras). Sólo por el agua contaminada mueren el 80 %  de los pobres, y se calcula que 2.500 millones no tendrán ni gota en el año 2.025. 

10 millones murieron de sarampión, enfermedad en auge. En  África existen actualmente 24 millones de enfermos de SIDA la inmensa  mayoría de los cuales condenados a morir porque no recibe  las medicinas necesarias por ser caras y estar fuera de su alcance. Un 33%  de la población está afectada por esta enfermedad. 

Las industrias farmacéuticas reciben subvenciones de los Estados que prefieren proteger sus derechos de patente (de 20 años de validez) a proteger a los millones que mueren por enfermedades que pudieran ser tratadas durante esos mismos 20 años sin tener que pagar royalties millonarios a las multinacionales farmacéuticas e impedir que los medicamentos están al alcance de los más pobres. Esto se agrava si consideramos que de las subvenciones que reciben de los gobiernos gastan tres veces más en publicidad que en investigación, que es el fin al que van destinadas. Nadie les pide cuentas. 

Millones no cuantificados murieron y mueren  aún en las guerras de todos los continentes. Tan sólo en Irak el número de niños muertos asciende a medio millón hasta hoy. (Y mientras escribo esto siguen cayendo bombas  genocidas  de fósforo blanco sobre las cabezas de la población civil Palestina y sobre otros niños  sin que el resto del mundo pueda o quiera evitarlo).El tándem EEUU-ISRAEL SIONISTA-INGLATERRA (siempre incondicional de los USA)  son especialistas tanto en  organizar guerras como en  impedir la paz. 

Una crisis mundial sin precedentes se produce porque unos cuantos mafiosos del mundo de las finanzas, protegidos por el Sistema que les nutre, roban  enormes cantidades dinero, arruinan la economía de empresas y familias y producen un efecto dominó en todos los países  que tiende a propagarse como un tsunami social de imprevisibles consecuencias en todo el Planeta. Los ejecutivos que provocan estos desmanes salen impunes. 

Los bancos no se fían entre sí, visto lo visto, y no se prestan dinero mutuamente. Nadie sabe quién engaña a quién, y como en un juego de póker, todos quieren ganar. Esto produce un caos en el flujo social del capital productivo, dando lugar a cierres de empresas, reducciones de personal y despidos masivos. Traducido: dramas personales sin cuento. Desequilibrios emocionales, conflictos y  rupturas familiares,  desesperación, y lo que es peor: desesperanza. 

 El desempleo mundial es un fenómeno creciente y posiblemente irreversible, pues las máquinas sustituyen progresivamente a los hombres en casi todas las actividades, sin que se vean compensados aquellos que son desplazados, especialmente si son de mediana edad. Entre tanto, las actividades mismas disminuyen o cesan por los efectos de la mafia financiera que provoca la crisis. 

Cientos de miles de familias del primer mundo, que gozaban de buen nivel de vida,  se ven arrojados hoy  a la pobreza y obligados a acudir a los servicios de asistencia social, sin que los gobiernos establezcan para ellos ninguno de esos millonarios planes de rescate con que socorren a los bancos y empresas  que dicen estar en crisis,  a pesar de que estos no los revierten a la sociedad. Y no sucede nada. ¿Acaso no existe libertad de movimientos del capital?... 

Los llamados paraísos fiscales, sangrante burla para los pobres de la Tierra,  son las cuevas del tesoro de los modernos y ricos piratas que nadie se atreve a poner bajo la mirada de las leyes internacionales, de las que se burlan  las grandes empresas multinacionales y todos los Estados, rehenes de estas con sus parlamentos, sus medios de comunicación y  sus corruptos aparatos judiciales, policiales y políticos. 

El terrorismo, excusa para el control social, produce en el principal gendarme mundial antiterrorista, los EEUU, menos muertes que  la falta de asistencia sanitaria de su propia población, donde 44  millones de personas carecen de seguro médico. 

Tan sólo un UNO por ciento de la población controla el 50% de la riqueza de todo el Planeta. 

Tan solo UNAS CUATROCIENTAS FAMILIAS controlan la economía mundial, permitiendo directa o indirectamente que UNA DE CADA TRES PERSONAS en este Planeta vivan con UN dólar diario o menos, mientras que una vaca en el primer mundo recibe CUATRO  dólares diarios de subvención gubernamental. 

El gasto armamentista ha aumentado en los últimos años un 37 %.Algunos medios de comunicación son propiedad de empresas armamentistas, como sucede en Francia. 

Y PODRIAMOS HABLAR SIN PARAR Y NO TERMINAR sobre tantas otras cosas: la creciente agresión medioambiental, la contaminación nuclear, la acelerada disminución de las especies, la pobreza de oxígeno cada vez mayor en el aire que respiramos, la desertización igualmente creciente, los animales maltratados y muertos para el placer del paladar, los experimentos sangrientos o el espectáculo público, las talas salvajes y sin control de bosques, los niños esclavos y los que trabajan en las minas de África, la educación mediática para conformar la mente colectiva a las necesidades de los poderosos y sus gobiernos títeres en todos los continentes…TANTAS Y TANTAS COSAS…(¿Ya buscaron en Internet el CLUB BILDERBERG?) 

¿Puede alguien creer que estamos instalados en un planeta civilizado? ¿O son necesarios más de estos datos que pueden encontrar si lo desean  en los medios de información civilizados como son las asociaciones ecologistas y los movimientos sociales como OTRO MUNDO ES POSIBLE , y en numerosas páginas de Internet alejadas de la influencia corruptora del dinero. 

A todo esto, ¿repararon en el papel de las iglesias oficiales y en su actitud ante semejante cataclismo mundial? ¿Vieron su timidez, sus silencios, sus ocultas complicidades ante todo lo que ocurre? 

Tal vez convendría hablar de todo esto con la lupa de la conciencia. Es lo que se pretende en las páginas que siguen.   

INTRODUCCIÓN 

El género humano ha ido perdiendo el sentido de lo sagrado, y  hoy nuestro Planeta se encuentra en estado de alerta. También muchos países, economías, y culturas. Cada día añade nuevas catástrofes a la ya larga lista. Este es el resultado final de todas las actividades  de una especie que ha resultado dañina finalmente, cuya capacidad de destrucción entre sí  y hacia su Planeta se ha multiplicado hasta poner en peligro la vida propia y la de todas las demás especies, sumidas por su causa en un proceso de extinción acelerada: la 6ª gran extinción, la única producida artificialmente  violentando el orden  cósmico de la Naturaleza.

Los objetivos -unos conscientes y otros inconscientes- de  gran parte del género humano, olvidado de su origen divino y ajeno a su condición espiritual trascendente, son  la destrucción, el acaparamiento en su más amplia diversidad de acepciones, y el deseo- tan  egoico y enfermizo como los otros-  de destacar como dioses por encima del resto de los mortales y de las condiciones de habitabilidad de un Planeta que consideran propio o susceptible de serlo. Y si no consiguen todo lo que desean, envidian u odian  a quienes realizan sus propios anhelos, pero a la vez les admiran e imitan. Por eso las cosas no mejoran. Algunos consiguen cumplir parte de sus sueños de grandeza, pero a qué precio para sus almas, para los afectados y para la Tierra misma.

Aunque arrastramos nuestras miserias egocéntricas  desde mucho antes, es a partir  de los dos últimos siglos, y de un modo progresivo, que nuestro Planeta  ha ido sufriendo un enorme  grado de deterioro por la influencia negativa de un modelo de desarrollo económico destructivo con el medio ambiente y productor de desigualdades sociales extremas.  En manos del capitalismo y bajo el poder de sus representantes financieros, políticos, ideológicos y religiosos-  se han  producido guerras y genocidios con variadas excusas, hambre, migraciones forzosas, deterioro medioambiental irreversible  y otras calamidades hasta el punto   que bien puede afirmarse que nos hallamos en el fin de una Era  a la que podríamos llamar Era de la Confusión Destructiva  y Autodestructiva.

Nos deslizamos  vertiginosamente en un tobogán, en medio de un enorme caos colectivo con mil facetas, hacia lo que será tras un doloroso proceso el  Reino de paz  anunciado por Cristo y por las profecías de muchas culturas; un mundo nuevo necesariamente muy diferente del actual. En él  ya no podrá tener cabida el modo de pensar, sentir y actuar  de las generaciones humanas que las hace sumisas o cómplices de quienes les colocan en la picota por el atraso de su evolución espiritual y cultural.

Sumisos, indiferentes  y cómplices, pero disfrazados de tolerantes, las grandes masas humanas asisten pasivamente a este enorme desastre a gran escala que conduce al  fin de  esta civilización materialista. De esta civilización y  no de la Tierra, como algunos pretenden. La Tierra tiene su propia dinámica en consonancia con las leyes del Cosmos y camina aceleradamente  hacia un salto evolutivo, un salto hacia un nivel superior de vibración que dará lugar a una materia terrestre más sutil.

En la próxima encarnación, aquellos que no estemos  en esa misma vibración  no podremos encarnar aquí. Seremos rechazados por la enorme disonancia energética. Así lo explica Cristo en Sus manifestaciones proféticas.

            

  UNO

 

      LA REBELIÓN DEL HIJO PRÓDIGO 



¿Cómo puede explicarse la escalada de perversiones que nos ha llevado hasta un presente como el que nos toca vivir?

Los modelos de pensamiento que han prevalecido desde el principio de la historia conocida, en cuya difusión y arraigo contra-evolucionista tienen tanto que ver los aparentes sabios, los amorales científicos y los oscurantistas clanes sacerdotales,  como falsos guías de la humanidad, giraron en torno a las leyes del ego inferior: mío, mí, para mí. Tales leyes se oponen a las leyes divinas, que defienden el derecho a la individualidad, pero sin caer en el individualismo ególatra, gregario, basado en la envidia, la codicia y el orgullo, nuestros argumentos de oposición al  Creador, y, por supuesto, eternas fuentes de conflicto entre nosotros. Envidia, codicia, orgullo, y violencia han resultado ser a lo largo del tiempo los resortes que mueven al egoísmo humano para desear poder sobre los demás. Al contrario de la afirmación de Nietzsche, estos individuos no son los fuertes, sino que es precisamente su debilidad moral y falta de carácter espiritual lo que intentan compensar con sus actitudes violentas y su modo de pensar y sentir primitivo, por más disfrazado de buenas maneras que a veces, y siempre que les interese, manifiesten. El lobo se viste con piel de cordero para comerse al rebaño.

 Si nadie es igual a nadie, pues cada uno tiene sus propias cualidades y los  propios defectos a superar, tampoco nadie es superior, pues Dios nos creó libres e iguales. Lo que hayamos hecho con nuestra libertad  y nuestra igualdad original cuando son mal utilizadas, nos concierne por completo. Nadie debe decir, por ejemplo: otro tiene la culpa de mi desgracia. Ninguna desgracia es culpa de la mala suerte ni del azar, que no existen, ni de ninguna persona, por muy evidente que pueda parecer este engaño. Por supuesto, no es culpa de Dios, pues si nos creó perfectos y nos hemos cargado por nuestra cuenta de miserias humanas,  mostraría gran crueldad  provocándonos un daño añadido. Eso sería tan absurdo como afirmar que Dios se esconde, avergonzado por el comportamiento de sus hijos humanos, como pretende el Vaticano, o que Dios debe intervenir imponiéndonos soluciones a los problemas que nos creamos, coartando así nuestra libertad y yendo contra Sus propias leyes.¡Qué más quisieran algunos como argumento contra el Señor!...Si sólo un instante dejara Dios de tenernos presentes y alimentarnos con Su energía vital, desapareceríamos, al igual que sucedería a todo el universo si Dios dejara de alimentarlo con esa misma energía  vital que tomamos cada vez que respiramos.

Nada sucede por azar, pues la Ley de Causa y Efecto- o de Emitir y Recibir-  rige para todos los planos de la existencia en este mundo, y cuanto recogemos no es  sino la consecuencia de nuestros actos, la cosecha de nuestra siembra en esta o en anteriores existencias, pues somos almas en cuerpos perecederos, y como almas, energías eternas, eternamente pensantes y eternamente sintientes, con cuerpo material o sin él. Pero algunos, identificados con su cuerpo, creen que es lo único que poseen. En definitiva, arena que se desmorona a la que  pretenden ilusoriamente  dotar de inmortalidad incluso sesudos científicos.

Somos el Hijo Pródigo como expresa la  parábola de Jesús de Nazaret, retratando así genialmente  la condición humana en este mundo: la caída, el arrepentimiento, el dar la vuelta, el acogimiento del Padre que perdona, la alegría de sentirse perdonado y acogido.

Naturalmente, estos  razonamientos no convencen  al  individuo que anda por ahí sediento de poder, de bienes, placeres y reconocimiento público para satisfacer su ego inferior, al que argumentos semejantes le producen risa o encogimiento de hombros. Pero como este ha sido el modelo adoptado por el conjunto de la humanidad, tan lejos del "hijo pródigo" que sí  cambió, se han ido produciendo desigualdades a lo largo de la historia por variadas circunstancias. Aquellos que consiguieron más poder, procuraron y aumentaron esas desigualdades mediante el principio básico de los enemigos de Dios: "Ata, separa, domina", que tanto se practica hoy día entre personas, grupos sociales, naciones, empresas multinacionales, etc. Es la ley de los mundos inferiores, de las fuerzas oscuras en la sombra, de los enemigos de Dios   que dominan este mundo en todos los campos: desde las finanzas a la educación; desde la política a la cultura; desde los medios de comunicación a la fuerza militar; desde la ciencia sin conciencia a las iglesias sin conciencia, que son la sede el refugio y la justificación de los enemigos de Dios para cometer sus crímenes  y obstáculos para el progreso de las almas.



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal