Premios eugenio espejo 2011 Quito, 09 de agosto de 2011



Descargar 37.21 Kb.
Fecha de conversión10.04.2018
Tamaño37.21 Kb.
PREMIOS EUGENIO ESPEJO 2011

Quito, 09 de agosto de 2011

Eugenio Espejo, queridas compañeras y compañeros, grabó en los muros, en las plazas, en las conciencias de su época la palabra “libertad” (palabra tan estropeada el día de hoy, tan manipulada). Eugenio Espejo, gran Precursor del pensamiento iluminado, fue el primero que propuso la expropiación de las tierras de la iglesia, entendió muy bien que no hay libertad sin justicia, y en un continente tan desigual como el nuestro, la única forma de lograr la libertad es por medio de la justicia, alegando que sus miembros debían atenerse a “lo más imprescindible en servicio de la sanidad física y espiritual de la nación y... de ellos mismos”.

No fue un libre pensador, fue el primer pensador libre, el primer comunicador que anduvo con la verdad en la mano, que publicaba consignas, pensamientos libérrimos, en las Primicias de la Cultura de Quito, en el Nuevo Luciano; manumisor, patriota y mártir, dicen que era un verdadero duende, escribiendo en donde pudiera, predicando en donde pudiera, lo que debía ser el nacimiento de la Patria. El primer comunicador que blandió la verdad, que amaba la verdad, que la honraba, así como amaba la libertad.

Espejo, el Reformador quiteño, fue reconocido por el Arzobispo González Suárez como un Sabio que no se equivocaba ni andaba errado al sostener que a la emancipación política debía seguirle, en respaldo, la reforma cultural. El duende lechuza, Chusig, solicitaba “hombres nuevos, oriundos de nuestra gleba, con ideas y conceptos liberales, eclécticos y dúctiles, aplicables a los dictados y formación peculiar de nuestra conciencia ciudadana”. Recababa “la erradicación, sin contemplaciones, de toda la podre en costumbres y de lo arcaico en enseñanzas -a la postre nocivas- a fin de lograr el progreso cultural”.

Se doctoró en medicina, en jurisprudencia y en derecho canónico. El tenía destello en las palabras, con las que fue alumbrando el nacimiento de un nuevo tiempo, de un cambio de época, de un camino hacia la constitución de la libertad en suelo americano; ya preveía la Patria Grande, ya vislumbraba el día en que por fin los derechos fueran el ras con que se mida a todos, el amanecer en el que los hombres y las mujeres pudiesen aunar esfuerzos para construir una sociedad justa, equitativa y generosa. Dicen que le escribió a una “liberanta” riobambeña que "las mujeres libres, son las mejores; las mejores mujeres, son las libres", poniéndole el alma a sus pies.

Muchos aplaudieron sus investigaciones y sus escritos científicos como la "Reflexión acerca de las viruelas", que azotaban con la muerte a los hogares quiteños; sin olvidar el "Discurso a los Quiteños", casi una carta de amor, en donde ensalza las bellezas de la ciudad y las cualidades de algunos quiteños. Pero también muchas fueron las querellas que interpusieron varios individuos prestantes de esa época oscura, en contra de Eugenio de Santa Cruz, como en el caso de “El retrato de Golilla”, en donde hablaba en contra del Rey Carlos III y en el que aplaudía abiertamente las luchas de Tupac Amaru en el Alto Perú. Golpeaban con certeza sus encendidos argumentos en contra del coloniaje; su ataque furibundo, lleno de coraje e inteligencia, en contra de las condiciones de injusticia, de exclusión y sometimiento, en las que se debatía nuestro pueblo, querellas y denuncias que le encausaban legalmente y por las cuales tuvo que trasladarse hasta Bogotá para escapar de sus detractores y esgrimir su defensa ante el Virrey.

En Santafé de Bogotá estuvo entre 1789 y 1790. Allí conoció y trabó amistad con pensadores anticolonialistas, con independentistas que participaban de las tertulias en “El Arcano Sublime de la Filantropía”, espacio abierto a las ideas de la Ilustración en donde desarrolló una intensa y fructífera relación con Antonio Nariño, el ilustrado Precursor colombiano, tan querido por nuestros pueblos. Estos dos gigantes de la independencia sellaron, desde las ideas y la pasión por ser libres, su amistad y su compromiso revolucionario, para iniciar nuestro proceso de emancipación, para trazar el camino que fue seguido por los patriotas del Diez de agosto, por los mártires del Dos de agosto, por los combatientes de la Patria Grande que sellaron en tantas batallas la libertad de nuestros pueblos.

Los amargados de la época, los que se sintieron abatidos por las palabras, por las ideas, por la pasión libertaria de Eugenio Espejo, cobraron venganza sobre sus huesos, al arrojarle como una afrenta "al cementerio destinado a los indios, negros y mulatos". Hoy, como un acto de reconocimiento, de amor y de combate, debemos fijarnos como meta, desenterrar del olvido lo concerniente a nuestro compatriota, a este preceptor de la sanidad y de la higiene sociales; habrá que buscar los documentos en los que a mano firme, a puro corazón, a gran entendimiento, nos dejó ese legado de dignidad y de esperanza que tenemos que reunir y publicar como un verdadero ejercicio de libertad de expresión, ya que ningún “medio de comunicación” lo ha hecho; habrá que investigar para alumbrarnos con sus palabras, para encender aún más este camino de la revolución ciudadana, fruto y heredad de ese ejemplo de lucha, de investigación científica, de preparación académica, de creatividad, de conocimiento, de dignidad, de valentía, de desafío.

Queridas compañeras, queridos compañeros:

Hoy, 9 de agosto, se conmemora también el Día de la Cultura y en nombre de las ecuatorianas y los ecuatorianos, con un abrazo interminable, reconocemos con el Premio Nacional Eugenio Espejo, “el Duende”, ese gran ecuatoriano, el trabajo cultural, poético de toda una vida de Rafael Díaz Icaza, guayaquileño, a quien de muy joven le enviaron como interno a Riobamba para que estudie, porque en Guayaquil se ocupaba en escribir "inútiles letras de canciones" a las que ponía música un amigo (eso de inútil, por supuesto, entre comillas), con quien se dedicaba a vagabundear por el Salado.

Su casa quedaba cerca de donde vivía su amigo Enrique Gil Gilbert, quien un día le llevó a donde Joaquín Gallegos Lara, a quien considera su maestro en lo humano. Cuentan que se fue a Chile en donde hizo amistad con Neruda, Latcham, con los huasos y las alamedas, con las araucarias y los araucanos. En 1947 se imprimió su primer poemario en la vieja prensa manual del colegio Vicente Rocafuerte, con prólogo de Joaquín Gallegos Lara: "Estatuas en el Mar"; y en 1949, publicó "Cuaderno de Bitácora".

Tiene cuatro hijos. Estudió periodismo, pero ha tenido que ganarse el sustento con oficios ajenos a su especialidad. En el 52, apareció el libro "Las Fieras", cuentos de ver y andar, lleno de denuncias y realismo social. Fundó el Comité de Escritores Partidarios de la Paz, que realizó intensa labor contra la guerra y por la abolición de las criminales experiencias atómicas, tanto en el desierto de Nevada, el Atolón Bikini y en el sur del Pacifico. En mérito a su entusiasmo fue elegido primer Presidente e invitado a asistir al Congreso por el Desarme y la Cooperación Internacional reunido en Estocolmo. Después aparecieron "Los ángeles errantes" y las novelas "Los Rostros del Miedo" y "Los Prisioneros de la Noche".

El 72 del siglo pasado, apareció su sexto poemario "Zona Prohibida, ganador del Premio Nacional de Poesía Medardo Ángel Silva, convocado por el Centro Municipal de Cultura de Guayaquil.

Desde 1974 hasta 1980 trabajó en calidad de Supervisor Editorial de "Ariel", como tal dirigió la edición y escribió los prólogos de dos colecciones: cien libros de la Colección Ariel Juvenil y cien libros de la Colección Ariel Universal. Las personas de mi generación, no podemos olvidar esas colecciones, sobre todo la Colección de Ariel Juvenil con la que aprendimos tanto, en versión muy económica, muy resumida, obras de la literatura universal como La Ilíada, La Odisea, etcétera.

En 1975 fue nombrado Subdirector del Núcleo del Guayas de la Casa de la Cultura, el poeta aceptó por tratarse de un hecho histórico, la devolución de aquella Institución a los civiles. Se recuerda la publicación de más de cien títulos de la Colección Letras del Ecuador.

Ha recibido por tres ocasiones la "Medalla al Mérito Literario", y también se le ha entregado la "Medalla al Maestro del Año''. En 1985 ganó el Premio Nacional Aurelio Espinosa Pólit por su libro de cuentos "Prometeo el joven y otras morisquetas".

Muchos son los libros, muchos los reconocimientos. En el 2009, varios de los más destacados poetas de Guayaquil, le homenajearon en reconocimiento a su trayectoria en las letras nacionales. Ahora, la revolución ciudadana, con afecto, le entrega este reconocimiento a su poesía, a su generoso trajinar por la vida y a su ejemplo de creador. Rafael Días Icaza, la Patria lo reconoce con cariño.

La Fundación Olimpiadas Especiales Ecuador, existe desde el año 1979, gracias al entusiasmo del señor Héctor Cueva Jiménez. Ha desarrollado la capacidad de mejorar las vidas de personas con diferentes discapacidades, cada cual con un corazón más grande que el mismo sol. Actualmente, coordina el entrenamiento de más de 20.000 atletas en 22 provincias del país, en diversas disciplinas deportivas.

Hace poco, en los Juegos Olímpicos Mundiales Especiales de Verano, en Grecia, desde allí nuestros deportistas trajeron 21 medallas de oro, 22 de plata y 20 de bronce, ¡más de 60 medallas! Sextos en el mundo y primeros en Latinoamérica. ¡Felicitaciones atletas! ¡Felicitaciones campeones! Nos llenan de orgullo. Una de esas medallas la consiguió el equipo de fútbol; cuatro medallas de oro, nos las entregó una sola deportista: Johanna Delgado, en la disciplina de potencia, siendo la mejor pesista del mundo en su categoría. ¡Tenemos otra campeona mundial! Felicitaciones campeones mundiales, medallistas y deportistas, la Patria les premia.

Ustedes se entrenan, se preparan para la competición, aprenden a vencer o perder con humildad, con cariño, trabajan en equipo dando su mayor esfuerzo por alcanzar el preciado oro olímpico, pero nunca olvidan que el mejor oro es la lección de vida que brindan a sus compatriotas y a la gente en todo el mundo. Ustedes, queridos deportistas, son una inspiración para crecer y avanzar con la Patria altiva, son una inspiración para nuestra Revolución Ciudadana que se ha empeñado a fondo en mejorar las condiciones de vida de nuestros queridos y queridas hermanas y hermanos con capacidades especiales, a través de programas sin precedentes como la Misión Manuela Espejo que por primera vez en nuestra historia, trabaja por cada uno de aquellos compatriotas que habían permanecido olvidados, los olvidados entre los olvidados, los pobres entre los pobres, discriminados o aislados durante tanto tiempo, me refiero a nuestros compatriotas con capacidades especiales.

La Fundación Olimpiadas Especiales recibe hoy el Premio Nacional Eugenio Espejo, en la categoría Organismos Públicos o Privados, por los méritos que hemos destacado; y ha recibido anteriormente otros reconocimientos, como el Gran Collar de Rumiñahui, 2009; como el Diploma al Valor Deportivo de la Vicepresidencia de la República, en el año 2007; como el Gran Collar de San Francisco de Quito, en 2005; el Reconocimiento de la UNICEF, entre otros. Felicitaciones, deportistas olímpicos especiales de mi Patria y muchísimas gracias a ti, Héctor, por esa lección de vida y esa extraordinaria labor que haces en función de nuestros jóvenes, pero también adultos y adultos mayores con capacidades especiales.

Hemos dicho que nuestras grandes esperanzas sobre el futuro del Ecuador, y el de la humanidad –no sólo en torno al progreso sino a la sobrevivencia misma de la especie humana-, se cifran en la ciencia y la tecnología, en el crecimiento del talento humano, con énfasis en las llamadas “ciencias duras”, pero eso sí, sobre sólidas bases humanistas (la ciencia para el ser humano, no el ser humano para la ciencia). El doctor José Ángel Amén Palma (nacido en Portoviejo, en 1926), recibe hoy, el Premio Nacional Espejo 2011 de las Ciencias, en mérito a su apostolado científico de toda una vida. Fue mejor alumno, medalla de oro municipal 1943; mejor bachiller en ciencias biológicas del Colegio Nacional Olmedo, graduado con las máximas calificaciones; mejor tesis doctoral como médico cirujano en 1954, Premio Universidad de Guayaquil, y mejor tesis de posgrado en Urología, Andrología y Nefrología del Instituto PUIGVERT de Barcelona, España.

Se especializó en México, en microcirugía; fue alumno destacado del famoso profesor de Harvard, doctor Rubén Gittes. Toda su preparación la ha puesto al servicio del país, de su provincia. Trabajó desde 1957 hasta 2009 en el hospital de Portoviejo, habiendo realizado aportes cada año a sucesivos congresos nacionales de urología. Al doctor José Ángel Amén Palma, le debe la ciencia médica mundial la invención de dos exitosas técnicas quirúrgicas, ampliamente difundidas, una urológica –en prostatectomía extracapsular-; y otra digestiva, para el tratamiento de la hernia inguinal (si no entendieron chicos no se preocupen, yo tampoco entendí, hasta pronunciar fue difícil, pero los doctores sí lo entienden).

Socio de número de la Academia de Medicina de Cataluña; académico correspondiente de la Academia Ecuatoriana de Medicina; fundador de la Sociedad Nacional de Oftalmología y de la Sociedad Nacional de Gastroentorología; miembro titular de la Sociedad Ecuatoriana de Urología y de la Benemérita Sociedad Médico Quirúrgica del Guayas. Ha publicado numerosos, numerosísimos artículos en revistas especializadas. Ha recibido varios premios y condecoraciones al mérito laboral y científico, entre otros, preseas del Ministerio del Trabajo, de la Municipalidad de Portoviejo y del Gobierno Provincial de Manabí.

Necesitamos con urgencia multiplicar este tipo de ecuatorianos, y lo estamos haciendo, por medio de la promoción, de la inversión en el talento humano. En este día precisamente (no sé si es a esta hora, no pude ir a Guayaquil, creo que fue en la mañana) hacíamos la entrega de más de mil becas del SENECYT para posgrados en las mejores universidades del mundo, en carreras seleccionadas, sobre todo en ciencias duras. Antes de nuestro gobierno, para que vean el cambio de época de la revolución ciudadana, se entregaban veinte – veintidós becas para cualquier cosa, y el próximo año esperamos entregar más de dos mil, y del 2013 en adelante al menos tres mil becas de posgrado cada año. Sin talento humano, sin ciencia y tecnología no habrá futuro para el país. Le tenemos que apostar a ese talento humano, a la ciencia y la tecnología como lo hizo el doctor Amén.

La revolución ciudadana ha entregado en cuatro años más becas que todos los gobiernos en los últimos treinta años juntos. Hoy, ningún ecuatoriano o ecuatoriana talentoso puede quedarse sin estudiar por falta de recursos económicos… No importa si es en Oxford o en Harvard, en la Sorbona o en el M.I.T., el talento es la condición necesaria para que nuestros compatriotas de escasos recursos obtengan el patrocinio del Estado para realizar estudios de posgrado al más alto nivel, insisto, en cualquier centro universitario del mundo, sin importar cuán alta sea la matrícula; la condición es la de que sea aceptado en los centros de máxima excelencia y en las carreras que interesan para el desarrollo nacional. Si es aceptado, el Estado lo respalda para financiar los respectivos estudios. El patrocinio incluye desde luego los gastos de residencia, materiales, etcétera.

Querido doctor José Ángel Amén Palma, representado por el doctor Darío Moreira, reciba usted este premio Eugenio Espejo 2011 en reconocimiento a la trayectoria ejemplar que ha sabido mantener durante toda una vida. Seguramente nos está siguiendo por Ecuador TV el doctor desde su querida Portoviejo, desde su querido Manabí ¡Felicitaciones! ¡Y felicitaciones a Manabí! Muchas gracias por darnos este extraordinario ecuatoriano, por ese aporte a las ciencias.

Entrar a la pintura de Luigi Stornaiolo Pimentel, dicen que es un viaje del que no se puede salir sin cicatrices; de sus telas, de su violenta forma de torcer los colores hasta que suelten el brillo y las heridas de la luz. Telas grandes, colores terribles en donde el ser humano está desarmado, descubierto, desnudo, donde se le ve el alma hecha jirones; dicen que hay seres en estos cuadros que están chorreando soledad, que hacen dar frío, que duelen, como la vejez, que según Luigi es “el precio de haber vivido”.

Cuenta en una entrevista que en Buenos Aires realizó una exposición y hubo una multitud en el Museo Eduardo Sívori, incrementada con muchos estudiantes ecuatorianos residentes en Argentina. “Allá paré el tráfico -dice-, pero porque me caí en plena avenida Libertador y no podía levantarme”.

Luigi es sarcástico, caricaturista, que se expresa con fuerza inusitada en su pintura terrible, llena de vértigos y asombros, llena de gestos, enérgica, en donde se traban, se combinan o entran en conflicto, el detalle sensual del dibujo, el manejo magistral del color y el esperpento; grandes telas que nos muestran al ser humano, insisto, íngrimo y desnudo.

A los siete años dice que se enfermó de gripe y su padre le regaló el libro "Cómo dibujar" para que se distrajera mientras guardaba cama. Aún conserva el libro y cree que fue la primera motivación que recibió hacia el arte.

Luigi Stornailo ha estudiado, ha trabajado, ha ensayado, se ha enturbiado, pero más que nada, ha vivido siempre como un creador. Ha realizado innumerables exposiciones a nivel nacional, en Europa, en el mundo. Ganó el Primer Premio en Caricatura, en el Salón Municipal de Quito y el Tercer Premio en Témpera. Estudió grabado sobre metal y xilograbado. Representó al Ecuador en la I Bienal Internacional de Cuenca. En Mayo de 1989, en el Salón Nacional Mariano Aguilera de Quito, obtuvo el Primer Premio por su obra "Gavillas advenedizas haciendo tabla rasa II".

Toda su vida ha sido un crítico mordaz de esa sociedad fatua y vacía, que llena los salones y las calles con trivialidad y vicio. Su obra está llena de personajes caricaturizados, de figuras grotescas que develan la hipocresía y la crisis de un tiempo oscuro. Luigi, recibe este Premio Eugenio Espejo como un abrazo de reconocimiento del pueblo ecuatoriano por tu fecunda labor, por tu trabajo creativo. Felicidades.

Y nuestro querido Guillermo Ayoví Erazo, conocido por todos como Papá Roncón (lo pudimos ver allá en el gabinete itinerante en Borbón, cantón Eloy Alfaro, Esmeraldas, uno de los cantones con mayor incidencia de pobreza en el país, algo que debería inquietar nuestras conciencias cada día: todavía la incidencia de la pobreza).

Papá Roncón es el fundador de la Escuela de cultura tradicional “La Catanga”, en donde ha enseñado a tocar y bailar marimba a decenas de niños y jóvenes; les ha contagiado de cultura, de arte, de ritmos ancestrales y de música nueva; definitivamente, es uno de los más grandes exponentes de la música marimbera en el Ecuador. Ya le dije que me enseñe a bailar… no marimba… cualquier cosa, pero que me enseñe a bailar.

Le compuso una salsa a la cubana Celia Cruz y un pasacalle al escritor esmeraldeño Nelson Estupiñán Bass. A sus ochenta y un años (dónde los esconde Papá Roncón, caramba, ya quisiera estar así a los cincuenta), jubilado, luego de recorrer mundo, desempeñando algunos trabajos y oficios, desde cargador hasta empleado del Consejo Provincial, Papá Roncón, continúa entregado entero a la música, a crear canciones, a tocar y a fabricar marimbas, a decir décimas y también a enseñar lo que sabe, en Borbón, el pueblo en donde vive.

Papá Roncón, tiene 10 hijos, todos profesionales (todos con la misma señora, por si acaso, porque lleva más de cincuenta años casado… no ha escuchado mucho hablar de planificación familiar, pero es muy responsable), 14 nietos y seis u ocho biznietos (ya perdió la cuenta Papá Roncón); dice que se inspira en los cantos tradicionales del pueblo negro. Dice que de joven, por su forma de caminar, lo llamaban Roncador. Después se quedó como Roncón.

Trabajaba como estibador, como cargador de cajas, el capataz de la cuadrilla se llamaba Luis, y lo conocían como Papá Lucho; cuando este señor murió, comenzaron a llamarle a Guillermo Papá Roncón. “Ahí sí me gustó”, dice.

Con ese nombre y su música, ha recorrido varios países: Francia, Japón, Corea, Estados Unidos, Venezuela.

Tiene una voz grave, profunda, como de caverna, con ella cuenta adivinanzas, canta y cuenta su vida. Dicen que lo de hacer música a Papá Roncón se le ocurrió hace 28 o 30 años por iniciativa de un amigo. Con su esposa, con quien lleva 52 años de casado, y sus hijos e hijas creó el grupo La Catanga, que toma su nombre de una trampa para pescar que se utiliza en la región en los que transcurren los ríos Santiago, Cayapas y Ónzole y también es el nombre de una provincia del Congo en África. Con La Catanga formó escuela, enseñó a tocar y bailar marimba (nuestro Gobernador también baila marimba, ahora que me acuerdo, es un buen bailarín). En el 2003 fue declarado parte del Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador. El grupo "La Catanga" trabaja en música y danza de marimba, artesanía, poesía, construcción de instrumentos, cuentos y leyendas.

Papá Roncón es una leyenda que se baila en Esmeraldas y en todo el Ecuador, que tiene olor a caña, a noche caliente, a viento entretejido con caderas; dicen que la marimba lo busca cuando está dormido para que cante y despierte a los pájaros del monte. Orgullo de la Patria, ahora le entregamos este Premio Eugenio Espejo como un reconocimiento merecido a su trabajo creativo y a su estirpe de marimbas.

Qué lindo homenaje también para todo el pueblo afro del Ecuador y del mundo. Este año se celebra el “Año del Pueblo Afro”. Cada día debería ser el día y los días de nuestros pueblos ancestrales.

Felicitaciones a todos los galardonados y el agradecimiento más sentido a los familiares de quienes han sido honrados con los Premios Espejo, Ustedes son la razón y la fuerza para que todos podamos beneficiarnos con el trabajo creativo, con el riguroso hacer de la ciencia, con el esfuerzo deportivo, con el canto y la alegría. Muchas gracias a los familiares de nuestros galardonados por ser el apoyo para ellos. Muchas gracias a los receptores del Premio Eugenio Espejo año 2011. Ustedes son un orgullo para la Patria.

¡Hasta la victoria siempre compatriotas!



Rafael Correa Delgado

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal