Premios Nobel en Medicina, Física y Química



Descargar 9.31 Kb.
Fecha de conversión07.07.2017
Tamaño9.31 Kb.
Premios Nobel en Medicina, Física y Química

 

La Real Academia Sueca de Ciencias otorga desde 1901 el premio que lleva el nombre de su creador, Alfred Nobel, a científicos de todo el mundo, cuyo objetivo fue, desde un principio, ayudar a la investigación con la suma de 1,3 millón de dólares y “evitar las preocupaciones económicas del laureado para que así pueda desarrollar mejor sus trabajos futuros”.



Esta semana, se anunciaron los Premio Nobel en Medicina, Física y Química

 

Medicina


Bases genéticas del olfato

En Medicina, el Premio Nobel fue para Linda Buck y Richard Axel, quienes descubrieron las bases genéticas de la recepción y transmisión de los olores, desde el epitelio olfatorio al cerebro. Su trabajo fundamental se publicó en 1991, cuando identificaron una familia de aproximadamente 1000 genes que codificaban la síntesis de receptores olfatorios.

Cuando el olor entra en contacto con determinados receptores en la superficie de las células olfatorias, se activan las proteínas G que, a su vez, generan un potencial de acción que se propaga hacia el cerebro.

La doctora Matilde Otero-Losada, investigadora del Conicet comentó que a fines de los '80 Randall R. Reed –The Johns Hopkins University- había demostrado por primera vez que la transmisión olfatoria involucraba procesos mediados por proteínas G, y también que había evidencias bioquímicas y fisiológicas de otros grupos de investigación que indicaban la participación de proteínas G en la transmisión olfatoria. Pero, aclara que fueron Axel y Buck quienes estudiaron el material genético de ratas y aislaron 18 miembros de una familia de genes relacionados con una gran familia de proteínas conocidas como proteínas G.

Las proteínas G se asocian física y bioquímicamente al receptor embebido en la membrana celular, de modo tal que la unión del receptor a su ligando o estímulo específico (activación del receptor), determina un cambio conformacional en la estructura de la proteína, que desencadena una serie de reacciones bioquímicas (activación de enzimas citoplasmáticas, flujos de iones, hidrólisis de compuestos) que permiten que la señal viaje por el interior del axón hasta el terminal nervioso y de allí sea transmitida a otra neurona para seguir ulterior destino hasta producir una respuesta específica (contracción muscular, secreción hormonal o de enzimas -digestivas por ejemplo-, etcétera)

En la Argentina, especialmente en el Instituto de Neurociencias Aplicadas del Hospital de Clínicas, la doctora Otero-Losada estudia el olfato humano en relación con: 1). Distonía muscular primaria, 2). Mecanismos neurodegenerativos y enfermedad de Alzheimer, 3). Etilismo en jóvenes, 4). Interacciones olfato-gusto: efectos gustativos inducidos por olor a etanol (nasal y retronasal).

 

En Física



La fuerza de los quarks

 

David Politzer, Frank Wilczek y David Gross, fueron premiados cuando con sus investigaciones lograron determinar que los quarks -partículas subatómicas- tienen más fuerza cuando comienzan a separarse entre sí. O sea, descubrieron que cuando los quarks (la partícula más elemental) están muy cerca, la fuerza que los une es muy débil, y que cuando empiezan a separarse, la fuerza crece .


Los quarks se rigen por una ley completamente opuesta a la de la gravitación , por ejemplo. "La fuerza entre un planeta y el Sol , explica Diego Mazzitelli, investigador del Conicet, es más intensa cuando la distancia entre ellos es más cercana. Los quarks se comportan como si estuviesen unidos por un resorte o una banda elástica ".

En Química



La degradación de las proteínas

Los bioquímicos israelíes Aaron Ciechanover y Avram Hershko, al igual que el norteamericano Irwin Rose, obtuvieron el premio Nobel de Química 2004 por su investigación sobre la degradación de las proteínas.



El doctor Julio Caramelo, investigador del Conicet en el Instituto Leloir, explica que cuando una célula va a degradar una proteína, le agrega una segunda molécula, una etiqueta química llamada ubiquitina. “Es como si la célula ordenara degradar una proteína”.

La importancia de conocer cómo se produce la degradación de las proteínas, radica en que si en un sistema falla la concentración de una proteína, ésta cae fuera del rango necesario para su función normal y puede ser el origen de diversas patologías. El varios tipos de cancer provocados por virus, la velocidad de degradación de proteínas claves para ciclo celular se encuentra afectada. Otro ejemplo es la fibrosis quística, que es provocada por la deficiencia de una proteína llamada CFTR. En los pacientes que sufren esta enfermedad CFTR es degradada en forma anormalmente elevada por el sistema de ubiquitina.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal