Presentacion de cien años de soledad



Descargar 15.1 Kb.
Fecha de conversión26.04.2018
Tamaño15.1 Kb.
PRESENTACION DE CIEN AÑOS DE SOLEDAD1

Creo que en este instante, deberíamos apagar las luces para ingresar al mundo mágico de Macondo, los Buendía, Úrsula Iguarán, Pilar Ternera y todos los personajes que viven y conviven en Cien años de soledad.


Sobre esta obra se han escrito tantas cosas que yo, que no soy crítico literario, quizá sea el menos indicado para opinar sobre ella. Aunque creo que no sea necesario serlo para admirarla, por la riqueza de su texto, por la diversidad de sus personajes y finalmente por ese español cautivante a través de las voces propias del país de origen.
Por eso me limitaré a contarles como nace esta portentosa edición que hoy tenemos el placer de presentar en conjunto con la editorial Santillana, de nada menos que un millón de ejemplares.
No es la primera vez que las 22 academias de la lengua española reunidas en la Asociación de academias y la Editorial Santillana se lanzan a una aventura como ésta. Todo comenzó con el aniversario del Quijote, la magistral obra de Miguel de Cervantes Saavedra, en la que se hizo una edición en conmemoración de los cuatrocientos años de la aparición de la primera edición.
La respuesta del público fue fantástica. El Gobierno de México adquirió un millón ejemplares, y el Paraguay 50.000, gracias a las gestiones del Ministerio de Educación y Cultura, ejemplares que fueron distribuidos principalmente entre maestros de escuela para que estos a su vez los trasmitan a sus educandos.
Hoy se ha reeditado la obra y se ha pasado largamente el original millón de ejemplares.
El segundo emprendimiento fue el Diccionario Panhispánico de Dudas. Que también fue un resonante éxito editorial. Una obra que todos necesitamos a diario para despejar las dudas que tenemos en nuestro cotidiano trajinar con nuestra lengua, enriquecida a cada instante con el aporte multicultural de todos los países de habla hispana.
Animados por esos resultados extraordinarios, las academias decidimos hacer otras ediciones de clásicos de la literatura en español, y fue así que se resolvió, dada las coincidencias, editar Cien años de soledad. Hacía cuarenta años de la primera edición, veinte y cinco de la concesión del premio Nóbel al autor y ochenta años de vida de Gabo. Creo que pocas veces puede darse una ocasión tan propicia como ésta.
La idea cobró fuerza gracias a la generosidad del autor, sus casas editoriales, y el esfuerzo de Santillana de poder ofrecer esta magnífica obra a un precio realmente asombroso por lo barato. Ello permitió que en Colombia, país de la primera presentación, se vendieran en los días iniciales un libro cada segundo.

Una vez más se confundían la magia con la realidad.


Nos contaba García de la Concha cuando fue a entrevistarlo a Barcelona para ofrecerle la edición, que García Márquez le contestaba a cada requerimiento: “Yo quiero ver al Rey”.Tanta fue su insistencia que – a través de la casa real- le consiguió la entrevista, al término de la cual le preguntó qué le dijo al Rey: Y Gabo contestó, le dije, “Tu, Rey, debes ir a Cartagena”. Y el Rey se fue a Cartagena a participar del gran acontecimiento, que enorgullecía a toda la comunidad hispanohablante.
Se pidió además a los amigos de Gabo, Carlos Fuentes, Vargas Llosa y Álvaro Mutis, todos ellos académicos y magníficos escritores de la lengua española, una semblanza de la novela y del autor, que está al comienzo del libro, así como un estudio magistral sobre la obra, de don Víctor García de la Concha, Director de la Real Academia Española. Cada uno de ellos nos da una visión diferente de la misma, un enfoque distinto, y relatan anécdotas vividas con el autor. Algunas de ellas llegan a emocionar por las vivencias narradas, en momentos en que García Márquez se debatía en las estrecheces parra sobrevivir.
Además la obra cuenta con un glosario de los colombianismos utilizados por el autor, que tiene la virtud de mostrarnos la vitalidad y diversidad de nuestra lengua. Nos trae también un árbol genealógico de los personajes de la obra, que mucho ayuda a su comprensión.
En la entrega oficial del primer ejemplar al autor, en presencia de los reyes de España el Presidente de Colombia, ex presidentes de ese país, el ex presidente Clinton de los Estados unidos y un auditorio rebosante de un público ansioso de compartir ese momento estelar, el autor decía que:
Ni en el mas delirante de mis sueños, cuando escribía Cien Años de Soledad, llegué a imaginar que podría asistir a la edición de un millón de ejemplares.

Que un millón de personas pudieran leer algo que he escrito en la soledad con 28 letras del alfabeto y dos dedos como único arsenal podría parecer a todas luces una locura.”
Esta declaración de modestia y asombro al mismo tiempo, rebelan las cualidades personales que adornan la personalidad de Gabo.
Leyendo y releyendo la obra, puede notarse como el autor supo manejar los tiempos, las pasiones, los amores, odios, enconos, con la maestría de un pintor que nos ofrece una obra plena de colores, claroscuros a veces, como es la propia vida, donde los sueños y esperanzas conviven con las decepciones y los desencantos. Macondo puede estar en cualquier lugar, y los Buendía también, porque aunque insertados en ese realismo mágico o mágico realismo, son seres de carne y hueso que aman, sufren en ese escenario de cien años de espectaculares historias. García Márquez maneja la psicología humana a la perfección, pero lo hace con un halo de poesía, de misterio, burilando las palabras para hacer que ellas reflejen el yo interior- exterior, de cada personaje de la obra. Por ello Fuentes la califica como el Quijote del siglo veinte y uno.
Decía de ella un artículo del Diario de México que: “La obra cumbre de este autor y de la novela latinoamericana Cien años de soledad, es mucho más que un libro clásico; se trata de un hierro candente que marcó para siempre las carnes y el alma de quienes hemos tenido el privilegio de leerla”.
Puedo decirles pues, que nos encontramos ante una muy lograda edición de la gran novela latinoamericana. Pero yo dejaré que Francisco, que tiene mucho más méritos que yo en esta materia les hable de ella.
Solamente quiero agradecer, en nombre de la Academia Paraguaya de la Lengua Española, a la Editorial Santillana por el esfuerzo realizado, que tiene ya la recompensa del éxito en las ventas, y agradecerles a ustedes que nos honran con su presencia en esta fría noche asuncena, pero llena del calor que nos llega de los sentimientos que nos animan al vibrar con una obra como la que presentamos. Creo que nunca Gabriel García Márquez habrá estado tan acompañado como lo está hoy, en sus eternos cien años de soledad.

JOSE ANTONIO MORENO RUFFINELLI


Presidente de la Academia Paraguaya de la Lengua Española

1 Presentación de la Edición de las veinte y dos Academias de la Lengua Española de “Cien Años de Soledad” de Gabriel García Máquiez, en la Feria del Libro 2.007.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal