Primero de mayo(3) origen del día del trabajador



Descargar 11.4 Kb.
Fecha de conversión25.03.2019
Tamaño11.4 Kb.

PRIMERO DE MAYO(3) - ORIGEN DEL DÍA DEL TRABAJADOR

En 1886, el presidente de los Estados Unidos, Andrew Jackson, gracias a la incansable lucha del trabajador mecánico Ira Steward , promulga la llamada Ley Ingersoll, estableciendo la jornada laboral en 8 horas diarias. Esa ley no fue cumplida, por lo que las organizaciones laborales y sindicales de EE.UU. empezaron a luchar por su cumplimiento.

En noviembre de 1884 se celebra en Chicago el IV Congreso de la Federación Norteamericano del Trabajo (American Federation of Labor) en el que se propuso que a partir del 1° de Mayo de 1886 se obligara a los patrones a respetar la jornada de ocho horas, y si no, se iría a la huelga. Esta proposición se extendió por todo los Estados Unidos a través de mítines y concentraciones obreras durante casi dos años.

Huelgas y mítines

Llegado el 1° de Mayo de 1886 los obreros elevaron una sola voz “A partir de hoy, sólo ocho horas diarias; ni una más”. Los patrones se negaron, pero los obreros organizados paralizaron el país con más de cinco mil huelgas. El clamor de 350.000 trabajadores en la calle logró parte del objetivo aunque no tuvo la misma rapidez en todos los centros de trabajo.

Aunque el éxito recorrió el país, en la ciudad de Chicago la cosa fue distinta. El diario Chicago Tribune publicó en sus columnas: “El plomo es la mejor alimentación de los huelguistas”, y pedía para los huelguistas prisión y trabajos forzados como “la única solución posible a la cuestión social”.

Los trabajadores de la fábrica McCormik tenían más de dos meses enfrentados a sus patrones y a los rompehuelgas contratados por estos. Pero el 1° de mayo de 1886 el choque fue violento. Al día siguiente fue necesaria la intervención de la policía para dispersar a más de 50.000 manifestantes y el 4 de mayo se congregaron los obreros, nuevamente, frente a la McCormik. Los esquiroles rechazaron la manifestación dando como resultado 6 muertos y numerosos heridos.



ENFRENTAMIENTOS

Adolf Fischer, uno de los dirigentes de la huelga, lanzó una proclama que circuló profusamente: “¡Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormik se fusiló a los obreros! Su sangre pide venganza!” Fischer invitaba a un mitin en la plaza Haymarket, donde los más destacados dirigentes sindicales haría uso de la palabra.

Mientras se llevaba a cabo el mitin la policía recibió las órdenes de dispersar a los asistentes y de pronto, una bomba estalló cerca de las fuerzas policiales dejando un saldo de seis policías muertos. Esto enardeció aún más a los policías que atacaron despiadadamente con un resultado de 38 muertos y 115 heridos. Algunos dirigentes fueron condenados a muerte el 20 de agosto y ahorcados el 11 de noviembre de 1886.

A partir de año 1889, el 1° de mayo queda instituido como el Día internacional del Trabajador, durante el Congreso de la Asociación Internacional de Sindicatos Europeos en la calle Prele de París.



MUERTOS Y PRESOS

Durante la pugna del 4 de mayo fueron apresados los principales dirigentes del movimiento anarquista estadounidense. Ellos eran Albert Parsons, Luis Lingg, George Engel, August Spies y Adolf Fischer, todos condenados a la pena capital.

Otros revolucionarios apresados, los cuales fueron condenados a distintas penas, fueron Samuel Fielden, Oscar Neebe y Miguel Schwab. Estos actos, lejos de intimidar al movimiento obrero, lo estimuló a luchar aún con más fuerzas en contra de la explotación capitalista.


EN BOLIVIA

La celebración del 1 de Mayo como Día del Trabajo se celebra en Bolivia oficial y legalmente desde 1938, durante el gobierno de Germán Busch; aunque ya desde la presidencia de Bautista Saavedra se genera en el país una inclinación por el socialismo en ciertos grupos y una tendencia al cuestionamiento de la explotación obrera.

El dato fue proporcionado por el Dr. Eduardo López Huailla, laborista e historiador cochabambino, quien asegura que como todo movimiento social, los cambios y revoluciones son el resultado de un proceso, motivo por el que no existen datos muy precisos sobre el tema.

ANTECEDENTES

En 1908 la “Sociedad Obreros El Porvenir”, integrada en su mayoría por artesanos, organiza en el teatro Municipal de La Paz un acto en conmemoración a los acontecimientos de Chicago.


El 19 de enero de 1924 se decreta la jornada de ocho horas de trabajo para el sector de comercio. Pese a la existencia de una disposición legal, nadie cumplía el mandato, motivo por el que inicia en el territorio una pugna por su cumplimiento.
Los trabajadores mineros de Uncía fueron los primeros en establecer con acciones directas la consecución de este derecho internacional de los obreros en 1923.
Bolivia establece como un derecho la jornada laboral de las 8 horas de trabajo como resultado casi inmediato del Tratado de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en 1919, que además pone en vigencia al 1 de Mayo como Día Universal del Trabador.
Estados Unidos celebra el día fraternal del trabajador y es el único país del mundo que no conmemora al 1 de Mayo como una fecha consagrada que recuerda la Masacre de Chicago.

Mayo de 1886



Pensando en las luchas libradas por los trabajadores por libertad y justicia, relacionamos partes de sus pensamientos...
Llegará el día en que nuestro silencio será más poderoso que las voces que hoy ustedes estrangulan. Así aplastarán la chispa, pero aquí y allá y detrás y frente a usted, a su costado, en todas partes, se encenderán nuevas llamas. Fuego subterráneo, que no podrán apagarlo”. “¡Podéis, pues, sentenciarme, Honorable Jurado, pero que al menos se sepa que aquí en Illinois, ocho hombres fueron condenados por creer en un bienestar futuro, por no perder la fe en el triunfo final de libertad y la justicia!...”

  • August Spies

Si creéis que con este bárbaro veredicto aniquiláis nuestras ideas, estáis en un error, porque estas ideas son inmortales”.



  • Adolf Fischer

Así como el agua y el aire son libres para todos, así la tierra y las invenciones de los hombres de ciencia deben ser utilizados en beneficio de todos”.



  • George Engel


(Tomado de “Tejemaneje”, Láminas coleccionables No. 2, en el Diario Los Tiempos, 1-Mayo-2002.)


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal