Procedimiento: sumario 7/07. A u t o en Marbella, a 18 de julio de 007. Hechos primero



Descargar 1.97 Mb.
Página1/34
Fecha de conversión04.12.2017
Tamaño1.97 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   34
JUZGADO DE INSTRUCCION Nº 5 DE MARBELLA

Avda Mayorazgo s/n



Teléfono: 951 270 343 Fax: 951 270 347

Procedimiento: SUMARIO 7/07.
A U T O
En Marbella, a 18 de julio de 2.007.

HECHOS



PRIMERO. Juan Antonio Roca Nicolás, que ha ocupado oficialmente el cargo de asesor de la Alcaldesa desde la moción de censura contra Julián Felipe Muñoz Palomo en agosto del año 2.003, ha sido desde su llegada al Ayuntamiento de Marbella en el año 1.991 una persona importante en el partido Gil que ha gobernado desde dicha fecha en el municipio de Marbella y hasta el año 2.003 ha sido una pieza esencial de la estructura creada por dicho partido dedicada a aprovecharse por todas las vías posibles de los recursos del Ayuntamiento de Marbella y utilizar el Ayuntamiento en beneficio propio de modo que la corporación ha sido en muchos casos un medio para el lucro personal de Alcaldes, Concejales y funcionarios municipales entre otros muchos. Mientras Jesús Gil era el Alcalde, el poder municipal se repartía entre varias personas que actuando de un modo organizado pudieron obtener enormes beneficios a costa y en perjuicio del Ayuntamiento, de lo que son buena muestra los dos procedimientos seguidos en la Audiencia Nacional, las Diligencias Previas 76/01 del Central 6 y las Diligencias Previas 100/03 del Central 2 en el que se encuentran imputados buena parte de los responsables electos y no electos del Ayuntamiento de Marbella de las últimas corporaciones municipales.
Dentro de la corporación, Juan Antonio Roca, pese a no haber sido nunca elegido por los ciudadanos al no haberse presentado nunca a las elecciones, ha sido la persona que de modo inequívoco ha mandado en el Urbanismo en Marbella hasta el mismo día 29 de marzo de 2.006, fecha de su detención. La inventiva notable de Roca, valiéndose de un plan urbanístico que nunca fue aprobado pero que se ha aplicado durante años en Marbella y de los llamados convenios urbanísticos, negociados por Roca y en los que los sucesivos Alcaldes se limitaban a firmar, produciendo de esta manera por la vía de hecho una alteración total de la realidad urbana del municipio de Marbella, le han permitido desarrollar un urbanismo a la carta de promotores con pocos escrúpulos o los que se imponía un plan como el de 1.998 y los textos refundidos que daban lugar a una mayor edificabilidad, densidad o simplemente la construcción donde el plan de 1.986 no lo permitía.
Estas actuaciones urbanísticas que Roca dirige desde la sede de la sociedad municipal Planeamiento 2.000, son una fuente de financiación de los responsables municipales, obteniendo enormes beneficios de estas operaciones urbanísticas municipales de manera que el patrimonio municipal y el suyo propio se pueden llegar a confundir, que parcelas municipales, como después se verá, pasaban a formar parte de sus propiedades por medio de sociedades interpuestas, o que se imponía a los promotores operaciones urbanísticas en las que se veían obligados a realizar negocios con Roca y sus amigos, lo que le ha originado a Roca y los suyos un enorme beneficio que en el caso de Roca se encuentra a nombre de sociedades españolas, principalmente creadas y gestionadas por los letrados del Gabinete Jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano que además se encargan de su defensa en los numerosos procedimientos en los que Roca estaba imputado, procesos que se han incrementado en gran medida después de su detención.
SEGUNDO. Después de la victoria del Gil en las elecciones de 2.003 y de que Julián Muñoz fuera nombrado Alcalde, el poder de Roca se resiente por la voluntad de Julián de marginar al propio Roca y asumir el control del Ayuntamiento incluido el urbanismo y en cierta medida tratar de llegar a un entendimiento con otras administraciones. Roca como no podía ser de otra manera, teniendo numerosos intereses en Marbella con multitud de parcelas en su poder pendientes de desarrollar cuando exista un nuevo plan, diseña y junto a Gil prepara una moción de censura contra Julián Muñoz. Para ello se produce una ruptura en el Grupo Gil que se escinde en dos, los partidarios de Roca y Gil, ocho concejales (María Soledad Yagüe Reyes, Tomás Reñones Crego, Rafael Calleja Villacampa, Vicente Manciles Higuero, José Luis Fernández Garrosa, Antonio Luque Pancorbo, Victoriano Rodríguez Martínez y María del Carmen Revilla Fernández, que en unión de los hasta entonces enemigos irreconciliables, Isabel María García Marcos y Carlos Fernández Gámez y compañeros de sus respectivos partidos, José Jaén Polonio, Belén Carmona de León, Pedro Pérez Salgado y María José Lanzat Pozo, plantean la moción de censuta. La moción no se entiende sin un beneficio económico o promesa del mismo, y resulta obvio que dicho pacto incluía mantener a Roca al frente del urbanismo y que todo siguiera como estaba. En definitiva, todo cambia para quedar igual pues simplemente salen de las responsabilidades de gobierno los adeptos de Muñoz y les sustituyen otras personas que sacrifican su posición en el partido y su carrera política a cambio de un beneficio personal, o dicho de otra manera, todo cambia y Roca permanece.
Especialmente desde la moción de censura y el posterior fallecimiento de Jesús Gil, Roca controla y dirige totalmente el Ayuntamiento de Marbella comportándose como sí fuera el Alcalde, con la verdadera Alcaldesa bajo sus órdenes, mediatizando la voluntad municipal sin que ninguna decisión importante puede tomarse sin su visto bueno y desde luego todos los promotores y empresarios deben dirigirse a él y esperar pacientemente en Planeamiento para ser atendidos, sin olvidar que los Concejales del equipo de gobierno y los responsables municipales se ven obligados a desplazarse a Planeamiento para despachar los asuntos con Roca. El Ayuntamiento de Marbella seguía estando bajo su dominio y no es sino un negocio más para Roca, que le permite obtener importantes cantidades de dinero que recibe por parte de los promotores por la firma y ratificación de convenios urbanísticos, por la concesión de licencias de obra y primera ocupación, por permitir que obras contrarias a la legalidad continúen o por obtener las más variadas resoluciones administrativas. Posteriormente Roca reparte los fondos recibidos destinando una parte al pago de los concejales, que se limitan en todo momento a aprobar lo que viene de Planeamiento sin mayores problemas ni cuestionarse los convenios o licencias sobre las que Roca negocia acelerando o retrasando los trámites hasta que obtiene el dinero pretendido. No es preciso que Roca de una orden asunto por asunto sobre lo que se debe de firmar o aprobar y así la Alcaldesa se limita a firmar los convenios que Roca ha negociado en Planeamiento y la Junta de Gobierno y el Pleno aprueban sin mayores consideraciones las licencias que se proponen desde la propia Planeamiento. Tampoco el reparto de los sobres es algo oficial con unas cantidades establecidas para cada concejal y en unos plazos concretos. El reparto de sobres se produce cuando existen fondos suficientes en la caja única de Roca y no son un pago por cada acto concreto sino que de alguna manera, los concejales están en nómina y cada cierto tiempo tienen que ser agraciados con una cantidad por su fidelidad y subordinación del cerebro pensante que obtiene los fondos.
En la corporación se producen cambios pero todo continúa igual. Así, Rafael González Carrasco que había permanecido neutral en la moción, se incorpora al grupo mayoritario y al sistema de sobres, al igual que ocurre con Miguel Jiménez Guerra que sustituye a Julián Muñoz tras su inhabilitación. Igualmente, otros concejales como Francisco Javier Lendínez Bernal o Emilio Jorrín Gestal colaboran a cambio de dinero con la precaria mayoría de Roca cuya situación se agrava y la colaboración mediante la abstención o el voto junto al equipo de gobierno se hace más intenso a partir de la expulsión de los concejales del Partido Andalucista de la mayoría.
Por su parte, Juan Antonio Roca se reserva una parte de los fondos recibidos y el resto lo destina a sus negocios, como las múltiples sociedades de las que de facto es titular aunque se gestionen desde el gabinete jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano Pastor y desde Maras Asesores, y también los dedica al pago de salarios y sus aficiones como es la caza, las obras de arte, los caballos, etc.
TERCERO. Juan Antonio Roca es titular de un inmenso patrimonio a nombre de terceras personas con prácticamente nada a su nombre y el de su familia. El propio Roca ha cifrado su patrimonio en la suma de 20.000 millones de pesetas. Entre ese patrimonio destacar varias fincas de una enorme extensión en Jimena de la Frontera (Cádiz) llamada La Morisca, en Murcia (La Loma) y en San Pedro de Alcántara (La Caridad), viviendas para en Sevilla, Sotogrande, Mallorca, Ibiza, Madrid, con varios palacios que trata de restaurar en Madrid para destinarlos a hoteles y lugares de eventos como son los Palacios de Saldaña, Villagonzalo, Tepa, con hoteles en El Rocío (La Malvasía) y los Alcázares, desarrollando promociones como Nueva Ribera Beach y Nueva Ribera Golf en los Alcázares y promociones en Marbella con socios como Ávila Rojas. Tampoco debe de olvidarse su ganadería de caballos de pura raza con más de 100 ejemplares en la Caridad a nombre de Marqués de Velilla, su ganadería de toros bravos con la sociedad Perinal en la finca la Morisca, o su afición al arte, con una colección repartida entre su casa en Marbella, sus fincas en Murcia y Cádiz, su piso en Madrid y sus oficinas en Madrid y Marbella, obras de arte y cuadros que se valoran en varias decenas de millones de euros. No hay que olvidar tampoco sus yates de lujo, su avión, su helicóptero, su colección de coches de lujo, su colección de carruajes de época y en general todo tipo de lujos y ostentación de la riqueza.
Todos estos bienes y muchos otros de los que es titular están nombre de terceras personas, sus fiduciarios y testaferros, debiendo destacarse el Gabinete Jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano Pastor, que crea y gestiona las sociedades titulares de todo ese patrimonio que sirven además para canalizar y blanquear todos esos fondos ilícitos. El Gabinete se ha encargado de constituir para Roca o poner a su servicio a sociedades como Condeor S.L, Vanda Agropecuaria S.L, Compañía Inmobiliara Masdevallía S.L. Eka 620 S.L, San Mateo Palace S.L, Palacio de Vilagonzalo S.L, Inmobiliaria el Ángel Tepa S.A, Jabor Magarpe S.L, Lipizzar Investments S.L, Gracia y Noguera S.L, Marques de Velilla S.L, Perinal S.L, Fincas e Inmuebles Socotora S.L, Marbella Habitat S.L, Marbella Nature S.L, Rituerto Hermanos S.L, Inmuebles y Fincas Canopus S.L, Rafly S.L, One Properties S.L, Carburantes Alhama S.L, Helio Ponto S.L. Maras Asesores S.L, Marbella Airways S.L, Inmobiliaria Ahuaca S.L, Iniciativas Inmobiliarias y Cumana S.L, Rústicas y Urbanas Antares S.L, Marbella Inversiones S.L. Aragonesas de Finanzas Jacetanas S.L. Solares y Rústicas Paracaima S.L, Spanish Learning Friends S.L, Cortijos La Ventilla S.L, Explotaciones 100 S.L, Explotaciones Agropecuarias Roma S.L, FNG Inversiones S.L. Inmuebles Corimbo S.L, Inversiones 100 S.L, Inversora Inmobiliaria Eridano S.L, Invest-Arcela S.L, Jireya S.A, Mediterránea de Inmuebles 47 S.A, Road Market España S.L, Marbella Clothes S.L, Marbella Qualitu S.L, Mare Nectaris S.L, Spanish Learnig Friend S.L, Telmoil Coast S.L, Marcadius Investment Limited (Gilbraltar), Blue Begonia Limited (Gibraltar). Todas estas sociedades son de Roca y él es su dueño y señor pero las participaciones no están a su nombre sino a nombre de los letrados y socios del Gabinete Jurídico, caso de Manuel Sánchez Zubizarreta, Francisco Soriano Zurita, letrado de Roca en sus procedimientos penales, Manuel Sánchez Martín, Francisco Antonio Soriano Pastor, Juan Luis Soriano Pastor y Miguel Pérez Camino, de empleados del Gabinete que se limitaban a aparecer como titulares de las participaciones y firmar lo que se les decía, de terceros amigos de los letrados del Gabinete, o de otros empleados de Roca como Oscar Benavente Pérez y Salvador Gardoqui y en menor medida Ernesto Ramón Celdrán Gelabert, y José Luis Benavente Pérez. También hay que citar a sus testaferros Ignacio y Manuel González Sánchez-Dalp con la sociedad Perinal.
Roca está acusado en el llamado caso Saqueo 1 (Diligencias Previas 76/01 antes referidas), procedimiento en el que se le piden diez años de prisión, por la malversación en el Ayuntamiento durante los años 1.992 a 1.995 junto con otras personas de más de 6.000 millones de pesetas (36 millones de euros). Precisamente en el año 1.996 es cuando el Gabinete Jurídico empieza a trabajar para Roca y cuando se produce su despegue económico. A su llegada a Marbella, Roca estaba en una precaria situación económica y en concreto se encontraba en situación de desempleo. Es más, en el año 1.990 la sociedad Comarsa de la que era el titular, se declara en quiebra, que es la excusa que Roca utiliza para explicar porqué no aparecían esas sociedades y su patrimonio a su nombre. Roca ha compatibilizado un impresionante patrimonio a nombre de terceros con una quiebra declarada fraudulenta, no pagando, pese a tener recursos sobrados, en la quiebra hasta que se iba a proceder al correspondiente juicio oral y se le solicitaban cuatro años de prisión.
Las sociedades del entramado societario de Roca responden al principio de unidad de caja y carecen de sustantividad real siendo tan sólo una fachada tras la que se oculta Roca, por lo que resulta plenamente aplicable la llamada doctrina del levantamiento del velo. Se trata tan sólo de mantener oculto el patrimonio de procedencia ilícita de Roca y de introducir los fondos ilícitos en el mercado y en el tráfico mercantil, siendo frecuentes los préstamos entre las diferentes compañías a la conveniencia de Roca. Se trata en definitiva de ocultar ese inmenso patrimonio y que pueda ser detectado e intervenido para hacer frente a sus eventuales responsabilidades pecuniarias además de canalizar los fondos ilícitos.
Junto a Roca, un papel central en su estructura lo ocupa Manuel Sánchez Zubizarreta, amigo y mano derecha de Roca durante años y “su apoderado en todo” y artífice de su estructura societaria. .
Además del Gabinete Jurídico, Roca tiene su propia oficina en Marbella, concretamente en Ricardo Soriano 65 6ª planta, sede de su sociedad Maras Asesores. En dicha oficina Roca gestiona sus negocios tanto los particulares como los del Ayuntamiento que para Roca son prácticamente lo mismo de modo que sus negocios y el Ayuntamiento aparecen íntimamente relacionados. Citar en este sentido como después se verá el tema de las permutas en las que Roca con sociedades interpuestas obtiene parcelas municipales que después Roca vende con un enorme incremento de precio producto de su intervención desde el Ayuntamiento mejorando las características urbanísticas de las mismas o en otros casos entrega las parcelas a un constructor, el ejemplo típico es Ávila Rojas, simulando una venta que en realidad consiste en una operación en la que Roca aporta la parcela y el promotor la obra. En Maras Roca tenía su propia estructura debiendo destacarse a su contable Salvador Gardoqui, testaferro de Roca en sociedades como Maras Asesores, Helio Ponto Marbella y Marbella Airways, gestor y encargado de la caja única o caja general de Roca en la que se contabilizaban los pagos de los empresarios, los pagos a concejales, los gastos de Roca y las cantidades de procedencia ilícita destinados a sus sociedades. Esencial es la labor del hombre de confianza de Roca, siendo su principal testaferro al aparecer al frente de muchas de sus sociedades constando en las actuaciones los documentos de fiducia, sujeto que no es otro que Oscar Benavente Pérez, el auténtico brazo ejecutor de los designios de Roca y su subordinado inmediato en muchos de sus actos, siendo una prolongación del propio Roca en todas sus operaciones. También destacar a Sergio Santana Domínguez, empleado de Roca, encargado de varias sociedades y responsable de la caja única de Roca antes de la incorporación de Salvador Gardoqui. En Maras Roca trabajaban además otras personas que también trabajan con Roca en Planeamiento como las secretarias María José Lovera Hernández y Ainhoa Coca Gorosito, funcionarias que dicho sea de paso junto a varios concejales, promotores y responsables del urbanismo en Marbella caso de María Castañón y Raquel Escobar, el arquitecto municipal señor Merino y el jefe de los servicios jurídicos municipales, señor González, han destacado el poder absoluto de Roca en el urbanismo y en el Ayuntamiento lo que además se constata por las conversaciones telefónicas y por las declaraciones de multitud de testigos e imputados en el procedimiento.

La organización de Roca es más compleja y decide contratar a la abogada Montserrat Corulla para que se encargue de sus proyectos de rehabilitación de edificios para convertirlos en hoteles en Madrid, caso de los Palacios de Saldaña, Tepa y Villagonzalo, siendo administradora de sociedades como Condeor, Palacio de Villagonzalo y El Ángel de Tepa actuando bajo los designios de Roca y de Manuel Sánchez Zubizarreta que siguen siendo los jefes, teniendo Corulla despacho en Príncipe de Vergara en Madrid. Con Corulla trabaja Ursula Quinzano Labrador que es administradora de una pieza clave de la estructura de Roca como es Jabor Magarpe y que el día de los registros se esfuerza en esconder documentación que pudiera relacionarla con Roca. Más importante es la aparición de Julio Blasco y sobre todo de Gonzalo Astorqui Zabala, que al inicio se encargan de dirigir bajo la supervisión de Roca las sociedades Masdevallía que promueve en Murcia. Ante la próxima jubilación de Manuel Sánchez Zubizarreta y mejorar de cara al futuro la organización, Gonzalo y su equipo van poco a poco asumiendo las funciones del Gabinete y de Manuel Sánchez y sustituyendo a este en la estructura que sigue recibiendo fondos de procedencia ilícita de lo que todos sus miembros son plenamente conscientes.


Destacar también el papel de Juan German Hoffmann al que luego se hará referencia, que se encarga de la estructura exterior de Roca con sociedades como Lispag AG en Suiza, la fundación de Liechtenstein Melifero, la gibraltareña Golden Oyster Limited con la que adquiere un yate y la utilización de la sociedad Fink 2.010 para traer fondos de Roca desde el exterior a España.
Por último, hay que destacar las sociedades extranjeras de Roca y su patrimonio en el exterior, habiendo informado las autoridades suizas por ejemplo de que Roca parece ser titular de sociedades de las Islas Vírgenes Británicas (BVI) como Kellington Investments INC Bently Financial Ltd, la fundación Melifero de Liechtenstein (paraíso fiscal) cuyos beneficiarios son Juan Antonio Roca Nicolás, su hijo Juan Antonio Roca Jimeno y su hija María Roca, la sociedad suiza Lispag AG, la sociedad Sunnata Management Ltd. (Islas Vírgenes Británicas) cuyo beneficiario es Juan Antonio Roca Nicolás con poderes a favor de 4 fiduciarios y en la que se han bloqueado 149.000 euros, la cuenta en el UBS SA de Basilea cuyo titular y beneficiario es Juan Antonio Roca Nicolás, sociedades como Beautiful Mind o JAR Trust y las dos cuentas en el Dresdner Bank (Schweiz) AG en Ginebra de dos cuentas cuyo titular y beneficiario es Juan Antonio Roca Nicolás, sin olvidar la británica Pelbo Limited, y las cuentas en Andorra así como las cuentas en las Islas Man (paraíso fiscal).
CUARTO. Los fondos de Roca tienen un más que posible origen ilícito, y al margen de los procedimientos penales en los que Roca está imputado, los dos de la Audiencia Nacional y el medio centenar en Marbella, se han puesto de manifiesto a lo largo del presente procedimiento una multiplicidad de hechos presuntamente constitutivos de delito en los que Roca obtendría grandes cantidades de dinero. Hay que destacar en primer lugar, como hechos simultáneos a la investigación, que Ismael Pérez Peña, entregó a Juan Antonio Roca 30 millones de pesetas y a María Soledad Yagüe Reyes 4 vehículos a María Soledad, concretamente un Toyota Rav 4 para su pareja sentimental Emiliano, un Kia Sorento y un BMW para los hijos de la Alcaldesa, y un Lexus para la propia Doña María Soledad como pago de que se le adjudicara la concesión del servicio de grúa municipal y se modificaran al alza las tarifas. Fue el propio Victoriano Rodríguez el que se encargó de la compra de algunos de los vehículos con dinero de Ismael y su entrega a María Soledad.

El Ayuntamiento de Marbella tenía una deuda con Ismael de más de 200 millones de pesetas por el renting de los vehículos del Ayuntamiento y ante la falta de pago Ismael decide acudir a los medios para presionar y obtener el pago, lo que genera un gran temor entre los responsables municipales, y para evitar el escándalo Juan Antonio Roca y varios concejales como Victoriano Rodríguez, Isabel García Marcos, José Jaén, María Soledad Yagüe y el propio Secretario Leopoldo Barrantes, deciden hacer lo posible para adjudicar a otra empresa de Ismael la nueva concesión del servicio de grúas con una nueva ordenanza fiscal más favorable a fin de aumentar sus ingresos, haciendo un concurso a su medida y adjudicando además, de nuevo y a su conveniencia, el renting de los vehículos del Ayuntamiento de modo que es el propio Ismael el que va dictando las nuevas tarifas a su medida cuya aprobación impiden las primeras detenciones. José Jaén e Isabel García Marcos aprovechan para pedir dinero a Ismael para solucionarle su problema.


Victoriano le regala además a Ismael el Rolls Royce municipal probablemente a cambio del Lexus de Ismael que el concejal disfruta sin papeles. Cuando conocen que Carlos Fernández va a destapar el tema, se lo dicen a Rafael del Pozo, Superintendente de la Policía Local, que manda a un Policía Local, Pablo Alba, a la finca de Ismael a retirar el vehículo y reintegrarlo a Marbella antes de que sean descubiertos.

En el tema de la deuda con Ismael, Roca le dice que ya le ha solucionado el tema diseñando una operación a tres bandas con unos pisos de Emilio Rodríguez en El Embrujo y durante la conversación entre Juan Antonio Roca e Ismael Pérez en el Hotel Villamagna el 26 de enero de 2.006, Roca le pide a Ismael un préstamo, y este accede a darle 2 millones de euros en B. El dinero se lo entrega a los enviados de Roca, Oscar Benavente, Jaime Hachuel y Luis Seronero, en la sede de su empresa en Getafe, el 30 de enero, y al salir de las instalaciones, el coche en el que viajaban es interceptado por la Policía de Getafe que interviene el dinero. Ismael, presa del pánico, trata de hablar con Roca y de que no se le relacione con el dinero, así como de conseguir facturas que justifiquen esos fondos realizando continuas llamadas a tal fin.


El abogado de Roca, Francisco Soriano Zurita junto con Ismael, diseñan la estrategia para recuperar los fondos y saber lo que ha pasado. En primer lugar, presenta una querella en el Juzgado contra los policías que intervinieron en la incautación del dinero, querella en la que pide diligencias para saber sí hay intervenciones telefónicas contra Oscar y las “personas con el relacionadas”. En segundo lugar, elabora un supuesto contrato de venta de Gracia y Noguera, sociedad de Roca en la que Oscar Benavente es su testaferro, a la entidad Technimetal, de 3 chalets en Cala D´or (Baleares) por importe precisamente de los 3 millones de euros. El inexistente contrato, se firma con posterioridad a la intervención del dinero y no el 4 de octubre de 2.005 como se hace constar en el mismo y no responde a operación de venta alguna sino a intentar recuperar los fondos, y es firmado por Oscar Benavente en representación de Gracia y Noguera y Carmelo Armenta Rodríguez en representación de Technimetal, firma que tiene lugar en la sede del Gabinete Jurídico Sánchez Zubizarreta Soriano en la calle Fernando VI de Madrid a donde le conduce y acompaña a tal fin otro de los artífices de la operación, junto a Francisco Soriano que es el hijo de Ismael Pérez, Francisco Javier Pérez Villena.
Por otra parte, la empresa Portillo estaba interesada en la concesión administrativa de la explotación de autobuses de Marbella y el Concejal de Transportes, Victoriano Rodríguez, estaba en contacto con el director de la empresa en Málaga, Julio de Marco Rodríguez para adjudicarle en cualquier caso a cambio de una importante cantidad de dinero pues incluso le dice que presente su propuesta el último día del plazo para poder ver las otras propuestas y mejorarlas, la concesión administrativa sobre la estación de autobuses de Marbella y unos terrenos anexos. Victoriano de común acuerdo con Juan Antonio Roca y María Soledad Yagüe, exigen para repartirse entre ellos, el pago de 65 millones de pesetas, actuando de intermediario Ismael Pérez Peña. Julio consulta con los responsables de la compañía, concretamente con Joaquín Martínez-Vilanova Martínez, que ocupa el cargo de presidente, y con José María Pérez Lozano, director general, que se muestran conformes con realizar el pago, iniciando las negociaciones a fin de conseguir una rebaja en el pago. Los representantes de Portillo acuerdan con Victoriano que se realice el pago de 11,5 millones por Julio de Marco en Málaga, y el resto por José María en Madrid, y después Victoriano exige que el pago todo el dinero se realice en Madrid, entrega que no pudo verificarse pese a que el dinero estaba preparado, por la detención de Victoriano.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   34


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal