Programa analitică



Descargar 180.32 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión09.02.2017
Tamaño180.32 Kb.
  1   2   3   4
Programa analitică

Disciplina LITERATURA SPANIOLA

Specializarea Romana Spaniola

Anul I, ID, semestrul II.

Titularul discipliei: Lector dr. Cheorghe Constantinescu




Denumirea disciplinei

Literatura spaniola, anul II




Codul disciplinei




Semestrul

I, II

Numarul de credite

6




Facultatea

Litere




Numarul orelor pe

an / activitati



Profilul

Filologie




Total

SI

TC

AT

AA

Specializarea

Romana - Spaniola




56

20

8




14+14




Categoria formativa a disciplinei: DF – fundamentala, DG - generala,

DS - de specialitate, DE - economica/manageriala, DU – umanista




Categoria de optionalitate a disciplinei: DI - impusa, DO - optionala,

DL - liber aleasa (facultativa)







Discipline

anterioare



Obligatorii

(conditionate)



-




Recomandate

-




Obiective

Disciplina de literatura spaniola urmareste predarea si 1nsu]irea principalelor fenomene literare din secolele al XV si al XVI-lea, relevarea si dezbaterea contributiei celor mai importanti scriitori ai literaturii spaniole din aceste secole, prezentarea separata a principalelor evenimente literare europene ale timpului.



Continut


1.La poesía cortesana en la seguda mitad del siglo XV, Jorge Manrique

A.El reinado de Enrique IV. La sátira anónima

B. Jorge Manrique

C.La poesía en el reinado de los Reyes Católicos



2.El romancero y la lirica popular

A.Orígenes y formación del Romancero

B.El Romancero viejo

C.La canción lírica tradicional



3.La prosa didáctica, la novela y al historia en el siglo XV

A.Características generales

B.La poesa didactica en el reindo de Juan II

C.La novela sentimental y los libros de caballería



4.El teatro en el siglo XV. Juan del Encina

A.Gómez Manrique

B. Juan del Encina

C.Lucas Fernández



5.La Celestina

A.Autor, fecha, ediciones

B.Asunto y estructura formal

C.Valor literario y estilo



6.El Renacimiento

A.El siglo de Oro

B.Concepto renascentista del hombre y del mundo

C.El Renacimiento en España

D.Epocas del Renacimineto español

7.La lírica en el reinadodel emperado Carlos V. Garcilaso de la Vega

A.La nueva poesa renascentista

B.Juan Boscán

C. Garcilaso de la Vega

D.Los poetas italienistas y la presencia de los metros tradicionales castellanos

8.El teatro primitivo: De Torres Naharro y Gil Vicente

A.Torres Naharro



B.Gil Vicente

C.El teatro religioso de tradicion medieval y el teatro humanista



9.La prosa didáctica: Los Valdés y Guevara

A.Temas y estilos

B.Alfonso de Valdés y Juan de Valdés

C.Fray Antonio de Guevara



10.Historiadores de Carlos V y de Indias

11.Los libros de caballerías el Lazarillo

A.Los libros de caballerías

B.El Lazarillo de Tormes

12.La lírica de Fray Luis de León

A.La nacionalizacion del Renaciminto

B.Fray Luis de León

13.La poesía de Herrera y la épica culta

A.La escuela sevillana y Fernando de Herrera

B.Poemas históricos, poemas novelescos y los romanceros

14.Mística y ascética

A.La mística española. Causas que contribuyen a la aparición

B.Dominicos: Fray Luis de Granada

C.Agustinos: Malón de Chaide

D.Franciscanos y jesuitas

15.Los místicos carmelitas. Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz

16.La novela

A.La prosa pastoril

B.La novela bizantina o de amor y aventuras

C.El conienzo de la novela corta



17.La historia y la prosa didactica





Forma de evaluare (E – examen, C - colocviu / test final, LP - lucrari de control)

E

Stalibirea

- raspunsurile la examen / colocviu / lucrari practice

50%

notei

- activitati aplicative atestate / laborator / lucrari practice/ proiect etc.

-

finale

- teste pe parcursul semestrului

25%

(procentaje)

- teme de control

25%

Bibliografia


J. García López, Hisoria de la literatura española del siglo XV

Lista materialelor

didactice necesare



Suport de curs ID




Coordonator de disciplina

Gradul didactic, titlul

Semnatura

Geo Constantinescu

Lector univ. dr.




Legenda: SI - studiu individual, TC - teme de control, AT - activitati tutoriale, AA - activitati

aplicative aplicate


El siglo XV
El siglo XIV castellano estuvo marcado por las luchas internas y por la debilidad de los reyes que frecuentemente tuvieron que someterse a las pretensiones de la nobleza para mantener el poder. En 1480 bastante más de la mitad de las rentas del Estado pertenecía a la nobleza, que constituía una décima parte de la población. Los Reyes Católicos tuvieron que poner fin a estos abusos, que habían provocado numerosos rebeliones de los campesinos, oprimidos por los continuos excesos de los señores.

Desde el comienzo del siglo XV se aprecia el esfuerzo de algunos intelecutales castellanos por dominar el latín y el conjunto de los studia humanitatis (gramática, retórica, poética, historia y filosofía moral); se trata, fundamentalmente, de estudiosos que se han formado fuera del reino castellano, en Barcelona, como don Enrique de Villena, o que han frecuentado las aulas universitarias de Salamanca: tal es el caso de Alfonso García de Santa María ( o Alfonso de Cartagena, 1386-1456) Alfonso de Madrigal 1410-1455) y Juan de Mena (1411-1456).

Habría que esperar aún algunos años hasta que Elio Antonio de Nebrija (1444-1522) instaure definitivamente los estudios de latinidad, con el propósito de alejar toda la barbarie existente en el reino: también en la formación de Nebrija, Italia ocupa un lugar de primera magnitud, pues allí permanecerá diez años (1463-1473). Las áulas universitarias de Salamanca (1476-1488 y 15o4-1522) y de Alcalá (1511-1522) serán la base de su magisterio y el foco desde el que se difundirá el Humanismo por toda Castilla.

El hecho cultural más significativo del siglo XV castellano es el acceso de los laicos a las letras: ya el Arcipreste de Talavera, Alfonso Martínez de Toledo señalaba en su Corbacho (1438) que las mujeres eran dadas a leer obras poco edificantes. Como ellas también los nobles empezaron a deleitarse con tales lecturas.

Pero López de Ayala, gran canciller de Castilla hizo traducir del francés textos latinos, como las Décadas de Tito Livio o el De casibus virorum illustrum de Boccaccio; resulta claro el influjo que ejercieron sobre el canciller Ayala sus reiteradas estancias en la corte de los reyes de Francia, donde florecían los reyes y los nobles bibliófilos.

Al lado de Ayala se pueden documentar algunos más como Ruy López Dávalos que pide una versión de la Consolatio filosofiae de Boecio aligerada de las notas, o el mismo don Enroque de Villena que dedica su traducción de la Eneida (1427) a Juan I de Navarra.

El siglo XV se caracteriza por el florecimiento de la poesía cancioneril, por el desarrollo de los libros de caballerías y por el nacimiento de otras formas narrativas, como las ficciones sentimentales. Se trata de tres expresiones de un mismo hecho, la respuesta de la aristocracia a la crisis de los valores que le habían dado sustento los siglos anteriores: los caballeros apenas pueden ocuparse de la guerra; ha surgido la burocracia, en la que no tienen cabida los nobles; la burguesía y los comerciantes han logrado ascender.
La Poesía

Pero López de Ayala
Pertenecía a una de las familias nobles que obtuvieron grandes beneficios con las guerras fratricidas entre Pedro I y Enrique II; desempeñó cargos diplomáticos en varias embajadas, en la curia pontífica de Aviñón y en la corte del rey de Francia. Prisionero en la fortaleza de Obidos un año y medio, redacta una parte del Rimado de Palacio. En 1398 fue nombrado canciller mayor de Castilla por Enrique III.

Tradujo al castellano las Morales de San Gregorio, el De casibus virorum illustrium de Boccaccio y las Décadas de Tito Livio, y que demuestra conocer a los autores clásicos.

La obra más importante del Canciller Ayala es, sin duda, el Rimado de Palacio, redactado durante una buena parte de su vida y que es posible que retocara aún poco antes de morir: en él critica la sociedad de su tiempo, sin evitar las censuras a la Iglesia o a los distintos estamentos civiles. Muestra la Cisma de Occidente como la más clara manifestación de la crisis espiritual del mundo.

La utilización de la cuaderna vía y el carácter didáctico- moralizante de la obra dejan de manifiesto al tendencia arcaizante de los planteamientos estéticos del autor, que reúne igual que el Arcipreste de Hita sus poesías en esta especie de cancionero personal al que le da como hilo conductor la utilización de la primera persona del singular; pero a diferencia del Libro de buen amor en el Rimado no hay sitio para la burla, al contrario, todo es serio y solemne, y su espíritu pesimista.


La poesía de Cancionero
Mientras el Canciller Ayala redactaba el Rimado de Palacio, la poesía lírica había iniciado una nueva ruta. La escuela poética gallego- portuguesa había dado sus últimos frutos en la primera mitad del siglo XIV, y los autores posteriores abandonaron esta lengua para recurrir al castellano. El proceso de abandono tiene como punto de partida el año 1350 en que don Pedro, conde de Barcelos, lega a Alfonso XI un libro de canciones. Todos los poetas escriben en gallego portugués aunque sean de origen castellano o aragonés. El Cancionero de Baena (1430) ofrece el castellano como tónica general con algunos testimonios de la moda anterior..

Se pueden argüír diversas razones diversas razones que explican el abandono del gallego- portugués en Castilla: en primer lugar, el distanciamiento y las tensiones cada vez mayores con el reino de Portugal, que acabarían con la derrota castellana en Aljubarrota, 1385, en la que murieron numerosos nobles; cualquier concesión lingüística a los vencedores sería considerada una afrenta en la corte. Se traducen al catalán y castellano los textos como el Livres del Tresor de Brunetto Latini y el Breviari d'Amor de Matfre Ermengau: el primero era de gran utilidad por contener la retorica ciceroniana completa; el otro, por ser una auténtica antología de la poesía de los trovadores.

El primer paso hacia unas formas nuevas fue la separación de música y letra, que hasta mediados del siglo XIV habían ido unidas: esa disociación permitió que hubiera composiciones poéticas destinadas a la lectura y no al canto (dezires), por lo que podían enriquecer su contenido, alargar su extensión y, sobre todo, buscar distintos niveles de significación a través del empleo de la alegoría.

Alfonso Alvarez Villasandino recurre al verso de arte mayor y le da una nueva fuerza preparando el camino del Laberinto de Fortuna de Juan de Mena.

El caso de Villasandino se puede considerar paradigmático, pues en el confluyen las viejas tendencias y los nuevos modelos, de tal forma que llega a ser uno de los poetas más apreciados de la corte. Así es el caso del genovés sevillano Francisco Imperias (1350-1409). Se deja arrastrar por el alegorismo, reemplaza los versos del arte mayor por endecasílabos, y ensaya innovaciones a imitación de stilnovisti y de Dante. Y a pesar de los malos resultados se convierte en el nuevo precursor de la nueva estética en Castilla.

Juan Alfonso de Baena (1375-1434) reúne en su cancionero a los autores más destacados de una moda que ya considerada pasada y gracias a su trabajo se puede vislumbrar al producción poética de Castilla durante la segunda mitad del siglo XIV, representada por autores como Macías (1350-1370), Villasandino(1345-1425), Pedro González de Mendoza (1340-1385) etc. Todos ellos mantenían vivos los modelos trovadorescos.

Después de Baena son muchos autores que reunen colecciones poéticas hasta sumar un total de 200 cancioneros manuscritos diferentes con un conjunto de más de 800 autores y siete mil obras.

La primera versión del Cancionero de Baena se situa hacia 1430 y siete años más tarde nace el Cancionero de Palatio, más comprometido con la poesía innovadora y que refleja mejor que su precursor la actividad literaria de los novles de la corte.

Hay más cancioneros: Cancionero de San Román aún inédito, Cancionero de Estúniga, 1463, Cancionero de Híjar bastante más tardío. El 15 de enero de 1511 vio a la luy en Valencia el Cancionero General, compilado por Hernando del Castillo, servidor del conde de Oliva. En el prólogo el compilador explica que ha habido un plan claro de recolección de los materiales. Esta doble vertiente, de colección de obras de poetas vivos y herencia de una tradición anterior, da al Cancionero General una importancia fundamental en la encrucijada de la Edad Media y el Rencimiento.
El Marqués de Santillana
Miembro también de la alta nobleza que había ascendido con los de Trastámara era don Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, 1398-1458 que desempeñó un papel político de primer orden en el reinado de Juan II, combatiendo contra los moros (Huelma, 1445), enfrentándose a don Alvaro de Luna. También destacó como hombre de letras. La sensibilidad se formó en la Corte de Barcelona. Su biblioteca de Guadalajara reunió los intelectuales cristianos y judíos a mediados del siglo XV.

En su Prohemio e carta al condestable don Pedro de Portugal, 1445, de explicar sus ideas sobre la poesía y de hacer un breve bosquejo de la historia literaria de Castilla; para él es tán importante en la poesía el contenido, debe ser útil, como la forma, que será hermosa y exacta en el cómputo silábico. Sin embargo, muchas veces el Marquez se deja arrastrar por los aspectos formales. Sin llegar a elaborar suficientemente el contenido, Así ocurre, sobre todo, en sus composiciones de juventud, de carácter cancioñeril, en la variedad métrica revela una inquietud artística, una búsqueda de cauces expresivos, que no llega a lograr plenamente;

En este conjunto de poesía ligera, en la que amor, alabanza y separación de la dama son temas habituales, se pueden incluir las ocho serranillas (1429-1460) que constituyen, sin duda, el núcleo más logrado del conjunto. El Marqués de Santillana puso su esfuerzo en otro tipo de poemas, los decires narrativos de contenido más serio, que se vinculan con la técnica utilizada de autores como Dante o Petrarca.. En estos decires cada personaje, cada objeto representa o simboliza a otro (alegoría - la Fortuna, por ejemplo-) entre los que no puden faltar los dioses y héroes de la Antiguedad. La temática es muy variada: reaparece el amor (Querella de amor, Triunfete de amor, Sueño, Infierno de los enamorados) pero hay también otros temas (Planto de la reina doña Margarita, 1430; Defunción de don Enrique de Villena, 1434; Comedieta de la Ponza 1436).

A pesar de la seriedad de algunos de estos decires narrativos, ninguno de ellos llega a ocuparse de asuntos morales o políticos, a los que se dedicará el escritor más tarde, cuando escribe los Proverbios o Centiloquio (1437) como método para educar al hijo de Juan II, el infante don Enrique (IV). En este grupo se pueden incluir las obras compuestas en relación con don Alvaro de Luna, desde el diálogo Bías contra Fortuna 1448, hasta las Coplas contra don Alvaro o el Doctrinal de privados 1453.

Los intentas del Marqués de Santillana no se limitaron sólo a impulsar las traducciones, a utilizar la forma alegórica en numerosos poemas, o a recurrir a nombres de personajes de la Antiguedad clásica sino se esforzó en el ultimo tiempo de su creación en aclimatar el soneto italiano en una serie de 42 testimonios de esta estructura métrica, sin gran éxito. De todos modos él fue uno de Garcilaso y de los grandes poetas del siglo XVI.
Juan de Mena
Juan de Mena (1411- 1456) es un claro ejemplo de una nueva clase emergente: el intelectual puro que ejerce una actividad en la corte (notario, secretario...). Estudió en la Universidad de Salamanca (1434 1440). Dedica al rey castellano su Laberinto de Fortuna (1444) y es nombrado cronista real y secretario de cartas latinas.

Como miembro de la corte participó en los juegos literarios que sus contemporáneos, compuso canciones amorosas y decires que aparecen en un gran número de cancioneros. Escribió composiciones más largas, como la Coronación del Marqués de Santillana 1438, obra alegórica que va de la miseria del mundo a la exaltación de don Iñigo López de Mendoza. Vuelve a utilizar el mismo esquema narrativo en Laberinto de Fortuna, 1444, dedicada al rey, en que el poeta narra los vicios y las virtudes de los poderosos de todos los tiempos, con el enfrentamiento continuo de Fortuna y Providencia como marco general, y la descripción de la casa de fortuna que se extiende por los siete círculos (Diana, Mercurio, Venus, Febo, Marte, Júpiter y Saturno), donde encuentra distintos personajes (castos, consejeros, amadores, sabios, héroes, reyes y caballeros. Todos los círculos tienen la misma estructura que permite contemplar de forma simultanará la rueda del pasado y del presente.

No es sólo una narración de tono grave, es un poema moral y político en el que el verso, la lengua y el estilo buscan su más elevada expresión, acorde con el contenido. Desde el punto de vista de la expresión, Laberinto de Fortuna es también un poema clásico.
Jorge Manrique
Jorge Manrique (1440-1479) también forma parte de una gran familia, emparentado con los Lara. Su padre, don Rodrigo Manrique fue maestre de la orden militar de Santiago. Tomó parte activa en las guerras civiles del momento, fue herido en el asalto al castillo de Garcimuñoz, muriendo poco después (1479).

Así, como tantos otros nobles del siglo XV centra su vida en la guerra y en los conocimientos emparejados con su estamento, las armas y el derecho. Y como todos muchos nobles de su época cultiva la poesía amorosa.

Sin duda, Jorge Manrique habría sido uno más entre el millar que siguen las técnicas cancioneriles, de no haber escrito las Coplas a la muerte de su padre que le dieron fama inmediata y duradera.

El poema contiene tres partes: una dedicada a la muerte en abstracto, otra a la muerte histórica y la tercera a la muerte de su padre; o, visto de otra forma, se trataría de un proceso que va de lo general a lo particular. Hasta la estrofa XXV usa un plural inclusivo, nosotros, y el público se identifica de inmediato con el poeta y acepta sus sentimientos como propios. La experiencia general, la que une al público y al poeta está mantenida también a través de los verbos. Con la estrofa XXVI comienza lo excepcional, lo que constituye el núcleo central de la composición.

El dominio de un técnica llevan a Manrique a utilizar abundantes recursos que le sirven para reforzar la unión interna del poema y, por otra, para intensificar el sentimiento lírico; surgen así las reiteraciones con todas las variedades de matices, germinaciones y anaforas, paralelismos, contrastes, gradaciones... un rico repertorio de recursos para expresar lo que todos saben, "como pasa la vida/ como se viene la muerte", "como a nuestro parecer/ cualquiera tiempo pasado/ fue major".

Se puede afirmar que la obra de Jorge Manrique participa plenamente a ciertos ideales Renacentistas


BIBLIOGRAFIE:

Dámaso Alonso, Poesía de la Edad Media y poesía tradicional, 1942

M. Menéndez y Pelayo, Tratado de los romances viejos, en Antología de poetas líricos, Vols VI, y VII

R. Menéndey Pidal, Romancero hispánico, vol I-II, 1953

P, Salinas, Jorge Manrique, o tradición y originalidad, 1947.

J. García López, Prólogo a la Ed de Obras completas de J Manrique, 1942.


  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal