Programa de ordenamiento ecológico y territorial del municipio de san miguel de allende, gto



Descargar 1.89 Mb.
Página1/14
Fecha de conversión09.02.2017
Tamaño1.89 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

PROGRAMA DE ORDENAMIENTO ECOLÓGICO Y TERRITORIAL DEL MUNICIPIO DE SAN MIGUEL DE ALLENDE, GTO.
Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Guanajuato


Año XCIX

Tomo CL


Guanajuato, Gto., a 01 de Junio del 2012

Número 88

Segunda Parte


Presidencia Municipal - San Miguel Allende, Gto.


PROGRAMA de Ordenamiento Ecológico y Territorial del Municipio de San Miguel de Allende, Gto.

2

La ciudadana Lic. Luz María Núñez Flores, Presidente Municipal de San Miguel de Allende, Estado de Guanajuato, a los habitantes del mismo, hago saber:


Que el Ayuntamiento Constitucional que presido, con fundamento en los artículos 115 fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 117 fracción I de la Constitución Política del Estado de Guanajuato; 8 fracciones I y VIII, y 19 BIS III de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente; 7 fracciones I y XI, 19 fracción III, 20, 23 y 24 de la Ley para la Protección y Preservación del Ambiente del Estado de Guanajuato; 69 fracción I inciso b), 202, 204 y 205 de la Ley Orgánica Municipal para el Estado de Guanajuato, en Sesión Ordinaria número LXXI de fecha 28 de Octubre del 2011, aprobó el siguiente:

PROGRAMA DE ORDENAMIENTO ECOLÓGICO Y TERRITORIAL DEL MUNICIPIO DE SAN MIGUEL DE ALLENDE, GUANAJUATO

Disposiciones Generales

Artículo 1. El presente Programa es de orden público, interés social y de observancia obligatoria, y tiene por objeto regular o inducir el uso del suelo y las diversas actividades productivas en las áreas localizadas fuera de los límites de los centros de población; así como establecer los criterios de regulación ecológica para la protección, preservación, restauración y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales dentro de los centros de población.

Artículo 2. Para efectos del presente Programa, se estará a las definiciones previstas en la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente, su Reglamento en materia de Ordenamiento Ecológico, y demás ordenamientos jurídicos aplicables.

Artículo 3. El área de ordenamiento ecológico regulada por el presente Programa es la superficie del Municipio de San Miguel de Allende ubicada fuera de los centros de población previstos en el Plan de Ordenamiento Territorial Municipal y del Centro de Población de San Miguel de Allende, Guanajuato.










Para los centros de población previstos en el Plan a que se refiere el párrafo anterior, el presente Programa establece los criterios de regulación ecológica para la protección, preservación, restauración y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales; los cuales serán considerados en las actualizaciones del citado Plan.

Artículo 4. Las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, Estatal y Municipal, deberán observar lo previsto en el presente Programa para la programación y ejecución de obras, actividades, servicios y acciones, así como para el otorgamiento de autorizaciones, permisos, licencias y concesiones, que les corresponda de acuerdo a su competencia.

Artículo 5. El presente Programa deberá ser observado en la programación, elaboración, expedición y ejecución de:

  1. El programa de desarrollo urbano y de ordenamiento territorial;

  2. La fundación de nuevos centros de población;

  3. Obras y actividades;

  4. Autorizaciones, permisos, licencias y concesiones expedidos por las autoridades en el ámbito de su competencia; y

  5. Las demás previstas en las disposiciones jurídicas aplicables.

Artículo 6. En la ejecución, seguimiento y evaluación del presente Programa se observará lo previsto en el Convenio de Coordinación que con el objeto de establecer las bases para la instrumentación del proceso destinado a la formulación, aprobación, expedición, ejecución, evaluación y modificación del Programa de Ordenamiento Ecológico Local del Territorio del Municipio de San Miguel de Allende, en el Estado de Guanajuato, suscrito por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Instituto de Ecología del Estado y el referido Municipio, en fecha 6 de diciembre del 2010.



Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial del Municipio de San Miguel de Allende,

Guanajuato


H. Ayuntamiento de San Miguel de Allende


2011



Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial del Municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato

Propuesta


Índice de figuras

Figura 1. Unidades de Gestión Ambiental para el Municipio de San Miguel de Allende 16

Figura 2. Modelo de Ordenamiento Ecológico para San Miguel de Allende 48

ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 1. Ugas y sus características generales 17

Tabla 2. Criterios de Regulación Ecológica por UGA y Sector 84



Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial del Municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato

Propuesta


  1. ÁREA DE ORDENAMIENTO ECOLÓGICO DEL TERRITORIO

El área de ordenamiento ecológico territorial (OET) corresponde al Municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato. Los límites municipales son los reconocidos por el propio municipio con un polígono cuyas coordenadas geográficas extremas son las siguientes: 100028’36.4” a 101005,32.r’ W y 20042’46” a 21006’38.8”N. Toda la información cartográfica empleada en el OET y que se presenta como anexos cartográficos fueron georeferenciadas usando un sistema de coordenadas rectangulares con la proyección Universal Transversa de Mercator (UTM, región F14 de INEGI) y considerando los datum horizontales NAD27, ITRF92 y WGS84.

El área de estudio colinda en 243.75 km de perímetro con distintos municipios tanto de Guanajuato como de Querétaro. Al N con Dolores Hidalgo, San Luis de la Paz y San José Iturbide. Al S con Salamanca, Santa Cruz y Comonfort y al SE colinda con el Estado de Querétaro. Se estima que la superficie total del municipio es de 155,697.79 ha.



  1. AGENDA AMBIENTAL

Para organizar la participación de los usuarios del territorio dentro del proceso de construcción del ordenamiento ecológico se diseñó un taller que permitiese el desarrollo de un modelo revisado de ordenamiento con la participación social y pública. En general, los talleres para la construcción del proceso de ordenamiento ecológico tienen como finalidad acompañar el proceso técnico, haciendo disponible la información que servirá de base para establecer el modelo final de ordenamiento, es decir, la forma en que se utilizará el territorio a ordenar para que los procesos de aprovechamiento y conservación garanticen un desarrollo económico y social conservando el medio ambiente. El primero de estos talleres se llevó a cabo el día viernes 5 de Marzo del 2010.


1



  1. Hipótesis Ambiental


San Miguel de Allende es un municipio dinámico y en crecimiento. Cuenta con dos sitios patrimonio de la Humanidad, la cabecera municipal y el santuario de Atotonilco, que han hecho a San Miguel un sitio atractivo para el desarrollo turístico residencial. Este hecho ha generado una importante inmigración de extranjeros, principalmente de Estados Unidos, que han encontrado a San Miguel como un sitio para establecer ya sea una segunda residencia o residencia permanente. La dinámica de crecimiento presenta una presión significativa sobre los recursos naturales e histórico-patrimoniales del municipio.

  1. Problemas ambientales e interacciones sectoriales

  1. Dinámica poblacional

El municipio de San Miguel de Allende refleja la situación de crecimiento de otras regiones de Guanajuato y el país: alta concentración de población en las zonas urbanas y una alta dispersión de localidades menores a los 2 500 habitantes. El crecimiento del municipio va aparejado de una serie de circunstancias poco favorables para el desarrollo de capacidades colectivas que se inserten dentro del ámbito económico, dado que da cuenta de actividades centralizadas en el comercio y los servicios turísticos versus
una dinámica de expulsión de población hacia Estados Unidos.

Esta dinámica crea un mercado de la tierra donde predomina la poca regulación y la especulación de tierras. No existe una coherencia entre el crecimiento inmobiliario aledaño a la cabecera con el desarrollo de las localidades en el resto del municipio.



  1. Disponibilidad de agua

Dado el crecimiento de los asentamientos humanos existe, de manera directa, un incremento en la demanda de agua. El acuífero Independencia que es el que abastece al municipio se encuentra abatido. Existe un inventario actual cercano a los 1400 pozos registrados para la zona. Sin embargo los datos de extracción, balance de agua y de calidad de agua son contradictorios y se


2





puede presumir que son poco confiables. No existe tampoco un control real en cuanto a la perforación de nuevos pozos ni controles en los volúmenes de extracción.

  1. Cambios de uso del suelo

Aunque el uso del suelo predominante en el municipio es el agropecuario, existe una tendencia a convenir terrenos agrícolas a urbanos. Esta tendencia modifica uno de los territorios agrícolas de mejor calidad para la producción agropecuaria en la región del bajío. Por otra parte, las limitadas áreas con remanentes de bosque de encino se encuentran sujetas a presión por actividades agropecuarias de subsistencia. La deforestación en las partes altas de las cuencas del municipio representa un riesgo en cuanto a la posibilidad de recarga del acuífero Independencia.

  1. Patrimonio histórico cultural

El municipio de San Miguel de Allende es el único municipio del país que cuenta con dos sitos patrimonio cultural de la humanidad. En el municipio se encuentra el área de mayor importancia de México y de América del Norte, por la diversidad y abundancia de vertebrados fósiles del Terciario tardío. Por otra parte, por su posición geográfica estratégica es sitio de relevancia arqueológica prehispánica.

El patrimonio cultural colonial es lo que ha permitido el desarrollo de la región como atractivo turístico. Sin embargo, el propio desarrollo y las necesidades de construcción conllevan a una presión importante sobre el patrimonio así como demoliciones por negligencia, fondos insuficientes para la preservación del patrimonio y auscencia de reglas claras para el uso de este.



  1. CARACTERIZACIÓN AMBIENTAL

Los aspectos descriptivos de la fase de caracterización sirven como base para la construcción de las siguientes fases del proceso de ordenamiento ecológico con base en los problemas ambientales detectados en la agenda ambiental del municipio y los requerimientos de planeación y gestión de las autoridades municipales.


3





El documento técnico muestra en detalle las características climáticas del municipio, tales como frecuencia de eventos meteorológicos extremos, como heladas, granizadas, sequías, huracanes y el análisis de recurrencia de estos fenómenos.

El municipio de San Miguel de Allende se localiza en su totalidad dentro de la Región Hidrológica No. 12 Lerma-Santiago y salvo escasas 98 hectáreas localizadas en la porción sur, la mayor extensión territorial del Municipio se encuentra dentro de la Cuenca del Río Laja. La obra de almacenamiento más importante sobre esta corriente, y una de las más importantes del estado, es la presa Ignacio Allende, situada a 98 Km aguas arriba de la confluencia con el Lerma y a 10 km al suroeste de la cabecera municipal con una capacidad total de 149.2 millones de m3.


Las subcuencas pertenecientes al Río Laja que drenan la superficie del municipio son cinco:

  • La subcuenca Río Laja que ocupa aproximadamente el 50% del municipio y se localiza en toda la porción central del mismo.

  • La subcuenca La Cebada-La Puente, que ocupa aproximadamente el 21 % de la superficie del municipio en su parte noreste.

  • La subcuenca Querétaro-Apaseo, con el 17% aproximado de la superficie del municipio por su parte sur.

  • La subcuenca Ignacio Allende, con el 8% del territorio municipal en su parte centro-oeste y

  • La subcuenca San Damián en la porción oeste del municipio con solo el 4% de su territorio.

  • La subcuenca Temascatio perteneciente a la cuenca Río Lerma- Salamanca, se localiza al sur del municipio y ocupa menos del 1% de su territorio.


Se contabilizan en el municipio un total de 157 microcuencas con extensiones que van de 3 a 3,150 ha. Por su extensión, la Subcuenca Río Laja aglutina la mayor cantidad de microcuencas (88) del municipio, seguido por las subcuencas Querétaro-Apaseo (29) y La Cebada-La Puente (25). Se trata en general de microcuencas entre 870 a 1,314 ha de superficie en promedio; con perímetros de entre 13.8 y 19 km; y con una longitud entre 4 a 13 km. En cantidades menos significativas de microcuencas, siguen las Subcuencas


4





Ignacio Allende (8) y San Damián (6). Sólo una microcuenca en el municipio la Subcuenca Temascatio pertenece a la Cuenca Lerma-Salamanca.

Las microcuencas de San Miguel de Allende reúnen las características físicas propias para concentrar rápidamente los escurrimientos superficiales en la salida de cada microcuenca. Son microcuencas con superficies relativamente grandes, de formas tendientes a circulares, con diferencias altitudinales significativas, con superficie disectada ampliamente por corrientes, con valores altos en su densidad de drenaje y que, además tienen valores bajos en su cauce principal.

En materia de aguas subterráneas, el territorio del municipio forma parte de la denominada Cuenca de la Independencia. El municipio tiene 5 de los 22 acuíferos reconocidos para el estado de Guanajuato. En mayor proporción forma parte de los acuíferos Ocampo y La Laja. Se considera que actualmente, el acuífero en su porción municipal, recibe como recarga renovable un volumen de 14.0 Mm3 /año, frente a una cifra del doble (28Mm3) por extracción principalmente para riego agrícola y en forma secundaria en aprovechamientos para el sector público urbano, lo que significa que este acuífero se considere excesivamente sobreexplotado.
Con referencia a los riesgos ambientales, el documento técnico detalla las incidencias de los riesgos hidrometeorológicos, tectónicos, sísmicos y vulcanológicos. Se realizó un análisis del relieve con el fin de definir unidades geomorfológicas para el área de estudio. Las unidades geomorfológicas son uno de los pilares para la construcción de las Unidades de Gestión Ambiental del OET. El análisis tuvo como principio el construir unidades de paisaje con características similares con base en la altitud, pendiente, geología y los patrones de drenaje. Para el AOE se definieron 15 unidades geomorfológicas.

El listado florístico del municipio reporta 97 especies, pertenecientes a 85 géneros que corresponden a 41 familias, algunas de las cuales crecen de forma natural (de vegetación tanto primaria como secundaria), así como plantas cultivadas. La familia mejor representada a nivel de especie es Fabaceae con 18, posteriormente la familia Cactaceae con 11 y Asteraceae con 9. Los usos más comunes que los habitantes le dan a las diversas especies son el uso medicinal, comestible, maderable, ceremonial y ornametal.

Hay un registro de 268 especies de vertebrados, de las cuales el 1.11% son peces, 4.84% anfibios, 15.29% reptiles, 64.17% aves y 14.55% mamíferos.


5





Destaca la casi ausencia de peces nativos, debido a las pocas corrientes de agua permanentes. En comparación con la diversidad de México, la fauna de vertebrados del municipio es relativmanete pequeña: solo en el caso de las aves representa un poco más del 15% de las especies. Respecto a la biodiversidad de Guanajuato, las aves y los mamíferos representan un 67 % y el 70%, respectivamente.

De las especies de vertebrados 29 cuentan con algún estatus de conservación de acuerdo a la NOM-059-ECOL-2001; de éstas, 19 requieren Protección especial y 10 se consideran como amenazadas. Los reptiles y las aves son los grupos con mayor número de especies en la norma. Cinco especies de reptiles cuentan con protección especial y cinco están amenazadas; cabe señalar que de éstas diez especies, ocho son serpientes, y tal como sucede en otras regiones del país las poblaciones de estos reptiles se han reducido, siendo uno de los principales causantes de esta disminución la cacería motivada por el desconocimiento sobre si trata o no de especies peligrosas. Entre las aves, seis especies son consideradas bajo protección especial y dos amenazadas. Las otras especies que conforman la lista son: seis de anfibios y una especie de mamífero.

Las poblaciones de fauna silvestre tienen una dinámica afectada por el mosaico rural-urbano que caracteriza la región. Por un lado, se han visto favorecidas las especies de hábitos generalistas, y por otro, se causa una presión antrópica a la fauna silvestre derivada principalmente del cambio de uso de suelo. De esta forma el hábitat para las poblaciones se ha reducido o se ha deteriorado.

Con referencia a los procesos o recursos que se deben mantener para asegurar la preservación de la biodiversidad, la conservación de la cobertura vegetal (vegetación y hojarasca) en las cabeceras de las cuencas es fundamental, dado su importante papel en el mantenimiento de la estabilidad en el funcionamiento y estructura de una cuenca. El tipo de vegetación con mayor cobertura en términos de la estructura horizontal de la vegetación es el bosque de encino. El sistema montañoso de Los Picachos y el cerro La Márgara presentan las áreas con mejor cobertura de bosques de encino. Particularmente los bosques de encino de Los Picachos se consideran en buen estado de conservación, pues presentan especies indicadoras de ello. A pesar de que los encinares más conservados se ubican en las zonas más altas del municipio, donde hay menos asentamientos humanos y el acceso está más restringido a las actividades productivas, estas son zonas de alta fragilidad ecológica, en las




6





que las intervenciones humanas históricas, particularmente la explotación de carbón y leña, han provocado un aumento sustancial en las tasas de erosión que alcanzan más de 500 Kg/ha/año.

La mayor parte los manchones de selva baja caducifolia y de matorral del municipio están perturbados. Especial importancia tiene la vegetación riparia, parte esencial de los cauces, pues se relaciona con la estabilidad de los sistemas, y su función como corredores biológicos.

La carta de Uso del Suelo y Vegetación, base para diversos análisis del diagnóstico ambiental integrado, diferenció 20 categorías generales. El mapa resultante se presenta en el anexo cartográfico impreso y digital del OET.

El Río Laja es un área natural protegida de carácter internacional como hábitat de refugio de la mariposa monarca. Lo anterior está establecido en el Plan de América del Norte para la conservación de la mariposa monarca.

El Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN) de 1994, por el que se crea la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), expresó de manera formal el compromiso de Canadá, Estados Unidos y México de aumentar la cooperación con miras a una mejor conservación, protección y renovación del medio ambiente, incluida la flora y fauna silvestres. El Plan Estratégico de Cooperación para la Conservación de la Biodiversidad de América del Norte (2003) de la CCA establece las bases y la perspectiva integral de conservación y aprovechamiento sustentable de los recursos biológicos. El Plan de América del Norte para la Conservación de la Mariposa Monarca (PANCMM) forma parte de la labor para apoyar y complementar las iniciativas de los tres países signatarios del acuerdo destinadas a mantener poblaciones y hábitats saludables de la mariposa monarca a lo largo de su ruta migratoria.

No existen Área Naturales Protegidas de carácter estatal en el municipio. Al nivel privado se cuenta con la zona de preservación ecológica denominada “Charco del Ingenio” y el área destinada voluntariamente a la conservación “Santuario Cañada de la Virgen”. La declaratoria correspondiente a la primera entró en vigor el 4 de mayo de 2006, a partir de su publicación en el Periódico Oficial del Estado de Guanajuato, y ahora el área está regulada por un Programa de Manejo integral. Éste programa refuerza el mandato de la Declaratoria de restringir el desarrollo inmobiliario en la zona de amortiguamiento del área protegida, en términos de densidad, altura y




7





colindancias de las construcciones que se edifiquen en el futuro, así como de mantenimiento de la vegetación nativa, con el propósito de mitigar el impacto ecológico y visual de la mancha urbana sobre la zona núcleo de conservación. Pore su parte, El Santuario de Cañada de la Virgen fue reconocido por la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas el 3 de Julio del 2011.

El componente socioeconómico de la caracterización ambiental muestra el patrón de concentración-dispersión de la población en las conformaciones de lo rural y urbano. Los datos que grafican esta dinámica se extrajeron del Conteo de Población y Vivienda 2005; del Censo de Población y Vivienda del 2000 y del Censo Ejidal del 2007. Asimismo se utilizaron algunas fuentes de estudios demográficos específicos elaborados por el Consejo Nacional de Población (CONAPO) y de fuentes locales.

El municipio de San Miguel de Allende está caracterizado por una distribución de su población típica del modelo de desarrollo imperante en nuestro país: alta concentración de población en las zonas urbanas y una alta dispersión de localidades menores a los 2 500 habitantes. El crecimiento del municipio va aparejado de una serie de circunstancias poco favorables para el desarrollo de capacidades colectivas que se inserten dentro del ámbito económico, dado que da cuenta de actividades centralizadas en el comercio y los servicios turísticos versus una dinámica de expulsión de población hacia Estados Unidos.

San Miguel de Allende cuenta con una población total de 139 297 habitantes. De los cuales 62,034 radican en su cabecera municipal: la ciudad de San Miguel de Allende. Esto representa al 45% de la población total municipal; el restante 55% está distribuido en las más de 600 localidades de menos de 500 habitantes. La alta concentración en la ciudad da cuenta del dinamismo económico característico de este centro urbano que vive a partir del turismo como principal actividad.

El turismo, y sus derramas complementarias, son un componente principal de la economía del Municipio de San Miguel de Allende gracias a su patrimonio cultural. Los beneficios de este sector productivo se reciben y disfrutan casi exclusivamente en la ciudad de San Miguel y no así en las zonas rurales.

La Villa de San Miguel el Grande y el Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco están considerados como sitios del patrimonio mundial, cultural y natural de la UNESCO. El resto del patrimonio cultural del municipio está




8





consitituído por corredores de sitios arqueológicos y paleontológicos, caminos reales, corredores de capillas familiares o de indios y arquitectura hidráulica tradicional.

Los sectores que conforman la dinámica de ocupación territorial y uso de los recursos naturales en el municipio, y que se discuten a profundidad en el documento, son los siguientes: Turismo, cultura y vivienda; agricultura y ganadería; sistemas de producción pecuarios (intensivo, extensivo y mixto); y, conservación y forestal.



  1. DIAGNÓSTICO AMBIENTAL

El diagnóstico del área de ordenamiento ecológico determinó las condiciones actuales del territorio y las causas de las mismas. Los análisis realizados tuvieron como objetivo identificar las relaciones y procesos que determinan la existencia de conflictos territoriales, que justifican la conservación, protección o restauración de ciertas zonas y que identifican las áreas de aptitud para el desarrollo de las actividades humanas. Los análisis realizados fueron los siguientes: a) Identificación de áreas Prioritarias para el Mantenimiento de los Bienes y Servicios Ambientales cuyo objetivo fue mostrar áreas que por sus atributos ambientales o fragilidad ecológica deben conservarse, protegerse o restaurarse; b) análisis de aptitud para delimitar las áreas de aptitud por sector productivo; y c) conflictos territoriales, donde se identificaron las zonas de conflicto y describieron los principales conflictos por uso del territorio dentro del municipio.

  1. PRONÓSTICO Y PROSPECTIVA

La construcción prospectiva del escenario de desarrollo del municipio se construyó de manera colectiva en uno de los talleres de planeción participativa. El escenario actual o tendencial muestra como denominador común al sector de construcción y desarrollo de Vivienda como muy importante pero con una observación importante, se ha desarrollado de manera preponderante la vivienda de tipo residencial y no desde una orientación de vivienda de interés social. Tres actividades se reconocen como importantes en el territorio municipal y son: el turismo, la ganadería y la agricultura.


9





Tres sectores más: cultura, comercio y minería tienen una importancia media y ello muestra un contraste relevante, ya que si las actividades importantes tuvieran una derrama económica hacia el interior del municipio, los sectores cultura y comercio deberían ser reconocidos como importantes por ser consecuencia lógica. Ello implica que los sectores de mayor representatividad responden a lógicas exógenas a la economía municipal y tienen poco impacto hacia sus habitantes y gobierno. Adicionalmente, las actividades mineras son de tipo extractivo y se reconoce que son en su mayoría de corte ilegal, con efectos ambientales importantes en el río Laja.

Por otro lado, los servicios se perciben como un sector deficiente. El sector pesca es de tipo emergente a partir de la presa y tiene un carácter artesanal y, el sector forestal es casi inexistente, debido a que no existen condiciones climáticas y edáficas para su desarrollo. De manera importante para el ordenamiento ecológico, se desprende que el sector conservación es de una menor importancia y afectado por los otros sectores económicos.

En el escenario ideal o estratégico construido de manera colectiva se refleja que no existen relaciones de conflicto entre los sectores de desarrollo. Este escenario muestra entre sus elementos comunes que se piensa en un desarrollo equilibrado entre la zona rural y la zona urbana del municipio y donde se asocia a la primera el desarrollo de los sectores de conservación y forestal de manera conjunta, y los productivos de Agricultura, Ganadería y Pesca. Sin embargo, el desarrollo de estos sectores debe ser ordenado y basado en la aptitud territorial. Dos sectores parecen estar muy relacionados con las áreas rurales y urbanas, y son el turismo y la cultura, que deben impulsarse en la zona rural para equilibrar las posibilidades de expansión futuras. Por otro lado, en ambas zonas urbana y rural se espera el desarrollo de los sectores de comercio y servicios; asimismo, se vislumbra el desarrollo de los sectores de pesca e industria, el primero ligado a la conservación y control de la contaminación en la presa Allende y el segundo, con el desarrollo de una industria no contaminante y de baja intensidad.

En el escenario posible la conservación y la agricultura representan un proceso de expansión y consolidación de sus acciones. En este sentido la conservación debe ser una actividad transversal a todos los sectores económicos. Sectores que deben promoverse para tener un desarrollo importante son la ganadería, la pesca, la explotación forestal y la cultura, mientras que en la vivienda requiere reducir su relevancia, como principal motor de desarrollo, con respecto al resto de los sectores productivos del municipio. En todos los casos la minería




10





basada en la extracción de pétreos no se considera un sector desarrollado, sino una actividad mínima.

Los análisis prospectivos muestran análisis de tendencias de elementos clave del diagnóstico ambiental. Entre ellos, se realizó un análisis tendencial de cambio de uso del suelo y vegetación. Los estudios sobre el cambio del uso del suelo y cobertura vegetal proporcionan una herramienta importante que puede ser utilizada para conocer las tendencias de los procesos de deforestación, degradación, desertificación y pérdida de la biodiversidad de una región determinada. Asimismo, estos estudios permiten entender y analizar la relación que existe entre los procesos socioeconómicos con el desarrollo de diversas actividades que implican el uso de los recursos naturales y la manera en la que los cambios sobre estos, afectan la estructura y función de los ecosistemas.

Por otra parte, se realizaron análisis de crecimiento y ocupación territorial de los sctores urbano y de crecimiento poblacional. De igual manera, se identificaron los umbrales de aprovechamiento y capacidad de carga. En particular se realizaron análisis tendenciales de degradación ambiental, áreas prioritarias para la conservación y el mantenimiento de los bienes y servicios ambientales y cambio en la condición de los atributos ambientales que determinan la aptitud del territorio para el desarrollo de las actividades sectoriales.


  1. TALLERES DE PLANEACIÓN PARTICIPATIVA Y CONSULTA PÚBLICA

El propósito fundamental de los talleres de plaenación participativa dentro del proceso del ordenamiento ecológico del municipio de San Miguel de Allende fue el de establecer un mecanismo de comunicación entre los habitantes y sus sectores económicos con las instituciones gubernamentales que promovieron el proceso de ordenamiento.

En este sentido, el proceso de comunicación se consideró de tipo colaborativo, ya que son las decisiones de gobernantes y gobernados y las decisiones de los técnicos cuya mezcla hace posible el mantener un nivel de información y el proponer y discutir los avances en la construcción de la base del ordenamiento (fases de caracterización y diagnóstico) y la subsiguiente propuesta de escenarios para el desarrollo regional y la integración del modelo de




11





ordenamiento ecológico. El proceso fue seguido y sancionado por un comité técnico.

El comité Técnico para el Programa de ordenamiento ecológico está conformado por líderes de la sociedad civil de San Miguel de Allende. Los miembros del agrupan los intereses de los sectores productivos como el agropecuario, el de desarrollo urbano o el de conservación entre otros, así como representantes de las principales asociaciones y colegios de profesionistas locales. En él también participan un representante de cada uno de los órdenes de gobierno. El comité tiene como función principal el evaluar el proceso de ordenamiento, sancionar el modelo de ordenamiento ecológico y dar seguimiento al cumplimiento de las políticas y criterios de regulación ecológica del mismo. En suma es la ventana ciudadana para dar seguimiento al cumplimiento de una política de desarrollo sustentable del municipio.

La consulta pública para discutir el Modelo de Ordenamiento eclógico se llevó a cabo a través de diversos mecanismos: página de internet, foros de consulta y recepción de opiniones escritas. La página de internet fue de 176 visitas con opinión favorable de las políticas propuestas, tres comentarios generales y uno de fondo. Durante el 2011, se realizaron foros en distintas localidades en las siguientes fechas: Miércoles 25 de mayo San Miguel de Allende, Guadalupe de Támbula 27 de Mayo, San Miguel de Allende 28 de Junio, Los Rodríguez 6 de Julio, Cruz del Palmar 27 de Julio y Los Rodríguez 11 de Agosto. En ellas participaron 438 personas que emitieron 163 opiniones escritas. De manera directa se recibieron adicionalmente 6 opiniones escritas.

La temática de las opiniones versó sobre aspectos de fomento económico, comentarios a la problemática ambiental del municipio (por lo general ya incluidos en el documento técnico), otros problemas de manejo ambiental, estrategias de manejo sectorial y de contenido de los criterios (omisiones o inclusiones).

El comité técnico revisó y sancionó de manera sistemática en reuniones de trabajo las opiniones de manera sistemática para enriquecer el documento. Principalmente, se adecuaron Unidades de Gestión Ambiental que facilitasen la gestión del territorio con otros instrumentos (i.e. microrregiones de Sedesol o áreas naturales protegidas), mejoras en la redacción de los criterios de regulación ecológica e inclusión de criterios de regulación ecológica que reflejasen un mejor manejo ambiental de algún problema específico.


12



  1. MODELO DE ORDENAMIENTO ECOLÓGICO


El modelo de ordenamiento ecológico está compuesto por una serie de elementos que lo conforman en su conjunto: la visión de desarrollo establecida para el municipio, de la región, un conjunto de Unidades de Manejo Ambiental (UGAs), políticas para cada una de éstas y criterios de regulación ecológica que interpretan la política e indicadores de cumplimiento. El proceso para la definición del modelo partió de la fase de diagnóstico ambiental seguido por los resultados y la discusión del segundo y tercer taller de planeación participativa. La propuesta posteriormente se sometió a discusión a las autoridades municipales y al comité técnico de ordenamiento ecológico. Este último llevó a cabo sendas y continuas sesiones de discusión y revisión de los criterios de regulación ecológica. Por último, se llevó a cabo un proceso participativo de consulta pública donde en cinco foros abiertos y a través de internet la sociedad de San Miguel Allende en su conjunto discutió y enriqueció el modelo para llegar a la propuesta que se presenta.

  1. Visión para el modelo de ordenamiento

El modelo parte de la construcción de una visión colectiva a partir del segundo taller de planeación participativa. Para el municipio, se propone la siguiente visión para el modelo de ordenamiento:

El municipio de San Miguel de Allende tiene una amplia diversidad de actividades económicas cuya distribución espacial se basa en la aptitud del territorio y la regulación jurídica del uso del suelo donde se busca la conservación y protección de las características ambientales como motor de un desarrollo con alta calidad de vida. Ello se basa en un gobierno ciudadano, con amplia participación social que permite la aplicación de un estado de derecho. La promoción desde esta base de un desarrollo humano integral implica la colaboración entre sectores económicos y la creación de otros focos de desarrollo en el municipio, lo que permite una mayor equidad social y económica entre las áreas rural y urbana del territorio municipal. Se promueve fuertemente el desarrollo endógeno orientando las inversiones externas hacia áreas de oportunidad que no se pueden desarrollar localmente. Para ello, promueve una actitud de los habitantes hacia su cultura, patrimonio y medio ambiente, sin descartar la búsqueda y uso de




13





nuevas tecnologías y la conciencia de la capacidad de carga ecosistémica y el manejo integral del agua para el desarrollo económico del municipio ”

  1. Unidades de Gestión Ambiental y Políticas

Introducción

Las Unidades de Gestión Ambiental se diseñaron de manera original a partir de criterios fisiográficos y de paisaje. Posteriormente se añadieron las observaciones realizadas en el segundo taller para un primer ajuste. Una vez hecho lo anterior, las UGAs nuevamente se ajustaron con respecto a criterios prácticos de manejo territorial estipulados por las distintas áreas administrativas del municipio y el comité técnico. El resultado final se presenta en la figura 2.

Definición de UGAs

Dentro de los supuestos para la ejecución de los diferentes pasos de ordenamiento ecológico, se encuentran la definición de unidades espaciales apropiadas, que sirvan como base territorial para evaluar la oferta ambiental y la demanda social, por un lado, y su manejo para efectos de planificación sectorial y espacial por otro (Mendoza, M.E y G. Bocco, 1999).

Las unidades espaciales deben describir tanto los componentes relativamente estables del terreno (roca, forma del relieve y suelos, en forma integrada), como los menos estables, cuya tasa de cambio en el tiempo es más alta (vegetación y uso del suelo, fauna). Ambos componentes se pueden combinar en unidades integrales de paisaje las cuales se determinan por medio de una regionalización ecológica del territorio.

La importancia de regionalizaciones de tipo ambiental estriba en que se consideran análisis basados en ecosistemas, cuyo objetivo principal es incluir toda la heterogeneidad ecológica que prevalece dentro de un determinado espacio geográfico para, así, proteger hábitats y áreas con funciones ecológicas vitales para la biodiversidad, las cuales no hubiesen sido consideradas con otro tipo de análisis. (Conabio, 2004).

El primer paso para la definición de las UGAs implica la división de un territorio en áreas menores con características comunes (unidades integrales de





paisaje). Estas regiones son determinadas considerando las características geomorfológicas (tipo de roca, tipo de geoforma), edafológicas (tipos de suelos), de relieve (pendiente) y vegetación (se considera el uso de suelo y vegetación).

Posteriormente, la delimitación de las UGAs fue revisada y/o modificada en los talleres de participación y durante la consulta pública, considerando también algunos límites previamente establecidos, como los de áreas naturales protegidas, zonas de conservación ecológica, y los polígonos oficiales decretados como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO; obteniendo un total de 60 UGAs para el municipio.



Para cada una de las unidades de Gestión se plantea una política ambiental cuyas definiciones tienen como base preceptos de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (ver Tabla 1).


15




  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal