Protocolo de sentencias



Descargar 74.58 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño74.58 Kb.
  1   2   3


CAMARA DEL TRABAJO-SALA 3°

CORDOBA

PROTOCOLO DE SENTENCIAS

TOMO Nº I
FOLIO Nº 1/17 AÑO 2013
SECRETARIA Nº 5

María Celina Emma



Sec. Let.Cam.



SENTENCIA NÚMERO: UNO

En la ciudad de Córdoba, a cuatro días del mes de febrero de dos mil trece, siendo día y hora de lectura de la sentencia en estos autos caratulados "TORRES, MANUEL RODOLFO c/ LA SEGUNDA ART S.A. – ORDINARIO - ACCIDENTE (LEY DE RIESGOS)” EXPTE. Nº 146808/37, se constituye el Tribunal Unipersonal Nº DOS de la Sala Tercera de la Excma. Cámara del Trabajo a cargo del Dr. Federico Guillermo Provensale, quien procede a dictar sentencia definitiva en estos autos, de los que resulta: I) Que a fs. 1/7vta. comparece el Sr. Manuel Rodolfo Torres con el patrocinio letrado del Dr. Carlos A. Quiroga, interponiendo recurso de apelación en contra del dictamen de la Comisión Médica Nº 5 dictado en expediente Nº 05B-L-03041/08 y/o iniciando demanda ordinaria en contra de La Segunda A.R.T. S.A., persiguiendo el cobro de las sumas que surgen de la fórmula desarrollada a fs. 4vta. y/o lo que en más o en menos resulte de la prueba a rendirse en autos, con mas intereses moratorios y compensatorios y costas, por las lesiones que padece: secuelas de contusión y esguince del hombro derecho con lesión del supra espinoso e infraespinoso y reparación quirúrgica, con limitación funcional y que le generan una incapacidad parcial y permanente del 14,04% de la T.O., calificada médica y legalmente como accidente de trabajo. Acompaña certificado médico a fs. 8. Afirma que en fecha 10/03/1996 comenzó a trabajar bajo subordinación jurídica, técnica y económica de su empleador Gago, Ramiro Rubén, en la carnicería de propiedad de éste -frigorífico- realizando tareas de desposte; cumpliendo una jornada laboral de lunes a viernes de 06:30 a 14:30 hs., y percibiendo una remuneración mensual de $ 668,48 (diciembre 2007). Que el día 29 de octubre de 2007, siendo aproximadamente las 19:30 hs., en el domicilio y jornada laborales correspondientes y realizando tareas ordenadas por el empleador, una media res se zafó del guinche y cayó sobre su cuerpo golpeándole el hombro derecho. Que fue asistido por la A.R.T., su obra social y se le diagnosticó lesión de tendones supra e infraespinoso y en fecha 28/02/2008 se realizó cirugía, reparándose los desgarros tendinosos y colocándose arpones. Aclara que al momento del accidente su A.R.T. era “La Segunda” y que ésta cubrió todas las prestaciones dinerarias y en especie. Que con fecha 21 de noviembre de 2007 la aseguradora le notificó la suspensión de la resolución del siniestro hasta munirse de elementos que permitan definirse sobre la aceptación o rechazo del siniestro. Que la Aseguradora se expidió mediante dictamen por el cual le diagnosticó esguince de hombro derecho causado por accidente de trabajo sin incapacidad para la ley en vigencia. A fs. 2/3 expresa los fundamentos de los agravios que fundan la apelación al dictamen de la Comisión Médica atento ser el mismo incongruente, no haber valorado las antecedentes, los estudios médicos aportados ni toda la cuestión sometida a análisis. Asimismo, sostiene que los estudios que se le efectuaron al actor son arbitrarios, realizados en una instancia administrativa sin control de legalidad. Aclara que con anterioridad al accidente gozaba de capacidad laborativa plena, dedicada a su trabajo, además de una vida social y privada sin limitaciones y que por el accidente de trabajo quedó limitado en su desenvolvimiento personal. A fs. 3/4 vta. sostiene la irrelevancia del trámite por ante la Comisión Médica por las razones que esgrime y la jurisprudencia citada, a lo que me remito por idénticas razones. Aboga por la competencia de los tribunales provinciales y, en consecuencia, plantea la inconstitucionalidad de los arts. 8 ap. 3 y 4, 21 apartados 2 y 3 y 46 de la LRT y del decreto 717/96 por los fundamentos que evoca y la jurisprudencia que cita a fs. 4vta./7, todo a lo que me remito por razones de economía procesal. Solicita que a los importes de condena se aplique la tasa pasiva de uso judicial, con más el interés judicial que surge de la aplicación de la jurisprudencia establecida por el T.S.J. en la causa “Hernández, Juan Carlos c/ Matricería Austral S.A. – Demanda – Rec. de Casación”. Hace reserva de caso federal. Funda su derecho en las disposiciones de la C.N., Leyes 7987, 20.744, 24.557, decretos y demás normas concordantes y correlativas. A fs. 19 amplía demanda rectificando el monto de sus haberes, los que –sostiene- alcanzaron la suma de $1.530,88. II) Que designada audiencia de conciliación, la misma tiene lugar de conformidad al acta obrante a fs. 31, oportunidad en que las partes no se avienen, ratificándose la actora de la demanda en todos sus términos, solicitando se haga lugar a la misma con intereses y costas. La demandada, por medio de su letrado apoderado, Dr. Marcos Feducia, manifiesta que por las razones de hecho y de derecho que expresa en su memorial que acompaña pide el rechazo de la demanda con costas. Plantea defensa de defecto legal para ser resuelta con el fondo de la cuestión y formula reserva del Caso Federal y de casación. A fs. 26/26vta. funda la excepción esgrimida en que la demanda no cumple con los requisitos establecidos en el art. 46 de la L.P.T. por cuanto el accionante se limita a reclamar de manera genérica e imprecisa, no surgiendo de su escrito el monto peticionado. Cita jurisprudencia. En su escrito de fs. 26/30 vta. niega todos y cada uno de los hechos y pretensiones esgrimidos en demanda que no sean de su expreso reconocimiento. Afirma que con fecha 29/10/2007 el accionante denunció ante su mandante que padecía las afecciones que motivaron la presente, que en respuesta a ello se le notificó la suspensión del siniestro hasta munirse de elementos que permitieran definir sobre su aceptación o rechazo. Que atento ello su poderdante notificó al actor la aceptación parcial del siniestro, brindándole las prestaciones correspondientes y en fecha 03/07/2008 se le otorgó el alta médica. Que con posterioridad y atento la disconformidad con el criterio de su representada el actor solicitó la intervención de la Comisión Médica Nº 5, iniciando el Expte. Nº 05B-L-03041/08 y luego de cumplir el procedimiento que establece la ley 24.557 aquella dictaminó “… sin incapacidad”. Que de ello surge que la comisión no modificó el diagnostico oportunamente emitido por la aseguradora. Concluye que surge evidente que la supuesta enfermedad padecida por el accionante y reclamada mediante la presente no guarda relación de causalidad con las tareas desarrolladas por el actor. Asimismo, sostiene que el demandante no funda médicamente su disidencia, no da razones que importen la impugnación de los estudios realizados ni del dictamen de la comisión médica, por lo que no constituye una verdadera expresión de agravios. Desarrolla su posición y cita jurisprudencia a fs. 28/28vta. a lo que me remito. A fs. 29/30vta. contesta los planteos de inconstitucionalidad esgrimidos por el actor por las razones que invoca y la jurisprudencia citada, a lo que también me remito por idénticas razones. III) Que abierta la causa a prueba, la actora ofrece a fs. 32/34: confesional, documental, exhibición, testimonial, informativa, reconocimiento, informativa, periciales contable y caligráfica en subsidio, pericial médica, reserva de proponer puntos de pericia, perito médico de control e instrumental. La demandada a fs. 35/35 vta. ofrece: confesional, testimonial, documental, peritos médico, psiquiatra y psicólogo de control, informativa, presunciones. Diligenciadas las pertinentes en el Juzgado de Conciliación, se efectúa el sorteo vía S.A.C., remitiéndose la causa a este Tribunal. IV) Que avocado el mismo al conocimiento de autos y designada audiencia de vista de la causa, se recepciona de conformidad a las actas obrantes a fs. 111/111vta. y 120. A fs. 121/129vta. el apoderado de la parte actora, Dr. Carlos Quiroga, denuncia y solicita la aplicación de la nueva ley 26.773. Justifica su pedido en ésta instancia en que la ley mencionada no existía al momento interposición de la demanda ni en los alegatos. Hace presente que el Fiscal de Cámara en fecha 28/08/2012 se ha expedido en su dictamen respecto de la retroactividad de la vigencia del decreto 1694/09. Cita párrafo del mismo. A fs. 121vta/122 vta. solicita la actualización de prestaciones por índice RIPTE desde enero de 2010 hasta octubre de 2012 y desde esa fecha hasta la liquidación. Plantea la inconstitucionalidad parcial de los incs. 5 y 6 del art. 17 de la ley 26.773 por las razones que invoca y la jurisprudencia citada, a lo que me remito en aras a la brevedad. A fs. 124/129 desarrolla los fundamentos de la inconstitucionalidad planteada y cita jurisprudencia que avala su petición, todo a lo que me remito por idénticas razones. Que corrida vista a fs. 130 a la demandada de la solicitud de aplicación de la ley 26.773 y de declaración de inconstitucionalidad, ésta la evacua a fs. 133/135 solicitando que se rechacen dichos pedidos por las razones de hecho y de derecho que expone. En primer lugar remarca que el pedido de referencia es violatorio del derecho del propiedad de su mandante por poner en cabeza de su parte nuevas y diferentes obligaciones a las tomadas en consideración para la suscripción del contrato de afiliación con la empleadora, y a su vez genera un enriquecimiento ilícito para el actor. En segundo lugar afirma que el nuevo ordenamiento no tiene previsto su aplicación con efecto retroactivo al haber omitido el art. 17 incs. 5 y 6 hacer referencia a su aplicación a hechos ocurridos bajo la vigencia de una ley anterior. Finalmente, sostiene que el planteo de inconstitucionalidad es improcedente por no haber el actor acreditado en autos el daño concreto que la aplicación de la ley vigente le ocasiona en su patrimonio. Cita jurisprudencia que avala su posición a fs. 133vta.134vta., a lo que me remito. La causa queda en estado de resolver. El Tribunal se planteó la siguiente cuestión a resolver: del análisis del caso y a los fines de su resolución, corresponde el planteo de dos cuestiones a dilucidar. PRIMERA CUESTIÓN: ¿ES PROCEDENTE EL RECLAMO FORMULADO POR LA PARTE ACTORA? SEGUNDA CUESTIÓN: ¿QUÉ RESOLUCIÓN CORRESPONDE DICTAR? A LA PRIMERA CUESTIÓN EL SR. VOCAL FEDERICO GUILLERMO PROVENSALE, dijo: I) TRABA DE LA LITIS. En primer lugar, corresponde determinar a partir de lo manifestado por las partes en sus respectivos escritos de demanda y de contestación, cuáles son los principales hechos que han sido materia de controversia, ello a tenor de lo dispuesto por el art. 192 del C. de P. C. y C., de aplicación supletoria en virtud de lo dispuesto por el art. 114 de la ley 7987, a los fines de establecer los términos en que se trabó la litis en estos autos y en consecuencia lo que debió ser objeto de actividad probatoria por las partes. 1. Hechos no controvertidos. a) Conviene señalar liminarmente que no está controvertido que “La Segunda A.R.T. S.A.” es la aseguradora de riesgos del trabajo contratada por el Sr. Ramiro Rubén Gago, empleador del accionante. b) Ha reconocido la parte demandada haber recibido denuncia del siniestro presentada por el actor con fecha 29 de octubre de 2007; no ha negado haberlo asistido, notificándole con fecha 21/11/07 la suspensión de la resolución del siniestro hasta munirse de elementos que le permitieran pronunciarse sobre la aceptación o rechazo del siniestro. Ha reconocido asimismo “La Segunda” haber notificado al Sr. Torres la aceptación parcial del siniestro con otorgamiento del alta el 03/07/08. Tampoco ha negado específicamente que el actor también fue atendido por su Obra Social y en razón del diagnóstico de lesión de tendones supra e infraespinosos se le haya practicado una cirugía el día 28 de febrero de 2008, reparándose los desgarros tendinosos con la colocación de arpones. c) Tampoco se ha controvertido que la Comisión Médica N° 5 B, pese a diagnosticar un “esguince de hombro derecho” y calificar la contingencia como accidente de trabajo, rechazó la denuncia del actor, en actuaciones labradas bajo el Expte. N° 05B-L-03041/08. 2. Hechos controvertidos. A juicio del suscripto, se pueden señalar esencialmente los siguientes puntos de controversia con relevancia jurídica a los fines de la resolución de la presente contienda, en cuanto la Aseguradora de Riesgos del Trabajo demandada ha negado: a) que el Sr. Torres haya ingresado a trabajar para el Sr. Ramiro Rubén Gago en la fecha que señala en su escrito de demanda (10 de marzo de 1996); b) que haya prestado las tareas que describe, en condiciones y las jornadas y horarios que indica; c) que el actor haya sufrido con fecha 29/10/07 el accidente laboral que narra; d) que padezca de “secuelas de contusión y esguince del hombro derecho con lesión del supraespinoso e infraespinoso y reparación quirúrgica, con limitación funcional”, y que le ocasione el grado de incapacidad laboral que denuncia (14,04 %), impugnando la demandada el certificado médico acompañado a fs. 8. II) LAS PRUEBAS DIRIMENTES RENDIDAS EN AUTOS. 1. Exhibición de documental. A fs. 47 se certifica que la audiencia fijada por decreto de fecha 31/05/10 para el día 19/08/10 a los fines de la exhibición por parte de la demandada del contrato de afiliación y cobertura de riesgos del trabajo suscripto con el Sr. Ramiro Rubén Gago; constancias de visitas, inspecciones y constataciones de cumplimiento de las normas de higiene y seguridad realizadas en la empresa empleadora y que acrediten haber cumplimentado su deber de asistencia técnica y asesoramiento en materia de determinación de riesgos, normativa vigente en materia de higiene y seguridad, selección de elementos de protección de los trabajadores y control de riesgos de las condiciones del medio ambiente de trabajo; exámenes preocupacionales y periódicos del actor; constancia de visitas y en especial de recomendaciones; planes de mejoramiento y de acción según el art. 4 inc. 2 de la ley 24.557, modificado por el decreto 1278/00, y la historia clínica del Sr. Torres, con todos sus estudios médicos, radiográficos y de imágenes, en especial respecto de la intervención quirúrgica practicada (v. punto III) del escrito de ofrecimiento de pruebas del actor), no tuvo lugar en virtud de la incomparecencia de las partes, pese a estar debidamente notificadas. 2. Reconocimiento de documental. A fs. 90 se certifica que la audiencia a los fines del reconocimiento por parte de la demandada de la autenticidad, contenido y firma de la documental expresada al punto II) 1 y 2 del escrito de ofrecimiento de pruebas de la parte actora (cinco recibos de haberes y notificación de la suspensión de “La Segunda A.R.T.” de fecha 21/11/07), no tuvo lugar en razón de la inasistencia de las partes pese a encontrarse debidamente notificadas. 3. Informativa. A fs. 62/75 luce informe remitido por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo de la Nación (Comisión Médica N° 5 B), que remitió copias certificadas de actuaciones labradas en Expte. Nº 05B-L-03041/08. 4. Prueba pericial médica. A fs. 77/80 la Sra. Perito Médico Oficial designada en autos, Dra. Liliana Silvia Meyer, teniendo en cuenta los estudios complementarios (radiografía, ecografía y resonancia magnética de hombro derecho) y los exámenes físico y funcional practicados al actor, dictamina que el Sr. Torres padece de “secuela de contusión y esguince del hombro derecho, con lesión del supra e infraespinoso”, lo que le produce una limitación funcional de su miembro dominante, dolencia que califica como “Secuela de Accidente de Trabajo” y que a su criterio le produce una incapacidad permanente, parcial y definitiva del catorce coma quince por ciento (14,00 %) de la Total Obrera (12 % + 1 % por ser el miembro hábil + 1 % del factor de ponderación edad). Dicho dictamen fue impugnado por la parte demandada en escrito de fs. 82. 4. Absolución de posiciones. Conforme surge del acta de la audiencia de vista de la causa obrante a fs. 111, la que se llevó a cabo con fecha 27/09/12, las partes renunciaron a las confesionales ofrecidas. 6. Testimoniales. En esa oportunidad se recepcionó la declaración testimonial del Sr. Esteban Nicolás Altamirano, renunciando las partes a las restantes testimoniales oportunamente ofrecidas. El mencionado testigo, D.N.I. 28.658.314, 31 años de edad, casado, con domicilio en calle Antonio Possi Nº 2231 Bº Ferroviario Mitre, dijo que trabaja en “Denso Manufactury” desde hace un año y seis meses, y que antes lo hizo en Frigorífico Argandoña, y luego pasó al Frigorífico “Chicho Gago”, cuyo dueño era el Sr. Ramiro Gago. Que el testigo entró a prestar servicios aproximadamente en el año 2000, trabajando hasta fines de 2010. Que conoce al accionante, eran compañeros de trabajo, pero que desde que se fue no volvieron a tener contacto. Que el Sr. Torres era despostador, la media res estaba colgada, la desarmaba con un cuchillo y gancho de mano. Que luego la carne la tiraba sobre la mesa, y se la limpiaba o “charqueaba”. Agregó el Sr. Altamirano que él charqueaba, laboraba en el mismo lugar físico que el actor. Que prestaban tareas de 6,30 a 14,30 horas, de lunes a viernes, y según el trabajo que hubiera a veces los sábados. Que en la cámara se le cayó al Sr. Torres media res, están acomodadas por roldanas y en hilera. Que el accionante fue a buscar media res, el testigo lo fue a ayudar. Que a veces eran vacas y toros, cuando hacían “rojo”, que era carne magra, tenían que apartar las vacas para sacar al toro. Que la punta de la rielera tiene unos cambios similares a la vía del tren, no estaban bien hechas, se salían de lugar. Que (el hecho) fue pasando mediados del año 2007. Que el Sr. Torres venía tirando la media res con el gancho de mano, cuando dicha media res se desengancha, le tira el brazo y cae el actor al suelo. Que una media res de toro pesa más de doscientos kilos. Que el Sr. Torres se levanta, sale de la cámara y se dirige a hablar con los encargados del lugar, con el gerente, fue a decirle que se había golpeado. Que el testigo no habló más con el actor, fue a buscar la herramienta para buscar la media res. Que no lo vio más, por comentarios supo que estaba con carpeta médica, que lo había operado, todo se enteró por comentarios del Frigorífico. Que pasó mucho tiempo y volvió como un año, no sabe bien cuánto. Que sabía ver al Sr. Torres cuando venía al Frigorífico a hacer algún trámite. Que cuando volvió hacía chorizo. Que no fue mucho tiempo tampoco, después sacó carpeta médica porque seguía “jodido” del brazo. Que después de eso no lo vio más. Que el piso en la cámara se hace escarcha, otro compañero se resbaló y se golpeó la cadera. Que al testigo se le han caído medias reses, que el trabajo se podía hacer tirando o pechando, para que cayera para adelante; al testigo le pasó que se cayó. Que les plantearon el problema a los jefes, pero no se hizo nada. Que no hubo visitas de parte de la A.R.T., ni contacto con ellos, no conocían a nadie de la Aseguradora. Que al testigo lo despidieron invocando causa, el juicio está en trámite. Que no tiene juicio contra la A.R.T. Interrogado por la parte demandada, el Sr. Altamirano dijo que mandaron al actor a hacer tareas en las que no tuviera que hacer fuerza con el brazo. Que él recuerde el accionante no tuvo carpetas médicas antes, era de no faltar nunca, si faltaba se notaba por la función que cumplía. Que en el momento del accidente estaban juntos; se le saltó la roldana y se le cayó (la media res), el testigo estaba a dos o tres metros. Que el Sr. Torres es zurdo, en el trabajo le decían “zurdo”, el tirón se le produce en el hombro derecho. Que el actor trabajaba con el gancho en la mano derecha y el cuchillo en la izquierda. Que el testigo es diestro y hace al revés. Que era común correr las medias reses, no había puestos fijos, el Sr. Torres era “charqueador”, era despostador profesional. III) VALORACIÓN DE LAS PRUEBAS EN ORDEN A LOS HECHOS CONTROVERTIDOS. Conforme surge de autos (apartado I) punto 2), siendo varias las cuestiones en litigio, corresponde su tratamiento por separado (art. 331 del C. de P. C. y C.) a la luz de las pruebas rendidas en estas actuaciones. a) Fecha de ingreso y remuneraciones. La Aseguradora demandada ha negado que el Sr. Torres haya ingresado a trabajar para el Sr. Ramiro Rubén Gago en la fecha que señala en su escrito de demanda (10 de marzo de 1996). En la ampliación de demanda ha dicho el actor que percibió en octubre de 2007 la suma de $ 1.530,88 (fs. 19), lo que también fue objeto de controversia. De los recibos de haberes acompañados en copias por la parte actora a fs. 10 y 11 se advierte que la fecha de ingreso allí consignada es el 16 de marzo de 2006. El contenido de tales instrumentos privados no ha sido objeto de respaldo a través de otros elementos probatorios (v. gr., informativa a la empresa demandada o reconocimiento de su representante legal). No puede atribuirse reconocimiento ficto a la parte accionada por aplicación de apercibimiento en razón de su inasistencia a la audiencia respectiva (v. punto II) 2.), en tanto tales documentos no fueron emitidos por ella. “Si el documento privado ha sido extendido por alguna de las partes del juicio, el procedimiento para su reconocimiento es el trámite explicado en los comentarios a los arts. 241 y 243. Si el documento se atribuye a un tercero, ajeno al proceso, su reconocimiento se efectuará a través de su declaración, por lo que deberá ser ofrecido como testigo en el tiempo, modo y forma dispuesto por los arts. 212 primer párrafo y 284 y ss.” (“Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Córdoba” dirigido por el Dr. Rogelio Ferrer Martínez, Tomo I, pág. 455, Ed. Advocatus, Córdoba, 2000). Por lo tanto, la fecha de ingreso y remuneración invocadas por la parte accionante no han sido debidamente acreditadas. b) Tareas, modalidades y condiciones de trabajo. Se ha controvertido además que el Sr. Torres haya prestado las tareas que describe, en condiciones y las jornadas y horarios que indica. Al respecto revisten a mi juicio eficacia probatoria las declaraciones del testigo Sr. Esteban N. Altamirano, quien en extracto dijo al respecto (v. punto II) 6.): que el Sr. Torres era despostador, la media res estaba colgada, la desarmaba con un cuchillo y gancho de mano. Que luego la carne la tiraba sobre la mesa, y se la limpiaba o “charqueaba”. Agregó el Sr. Altamirano que él charqueaba, laboraba en el mismo lugar físico que el actor. Que prestaban tareas de 6,30 a 14,30 horas, de lunes a viernes, y según el trabajo que hubiera a veces los sábados. Que a veces eran vacas y toros, cuando hacían “rojo”, que era carne magra, tenían que apartar las vacas para sacar al toro. Que la punta de la rielera tiene unos cambios similares a la vía del tren, no estaban bien hechas, se salían de lugar. Que el piso en la cámara se hace escarcha, otro compañero se resbaló y se golpeó la cadera. Que al testigo se le han caído medias reses, que el trabajo se podía hacer tirando o pechando, para que cayera para adelante; al testigo le pasó que se cayó. Que les plantearon el problema a los jefes, pero no se hizo nada. Que no hubo visitas de parte de la A.R.T., ni contacto con ellos, no conocían a nadie de la Aseguradora. Que era común correr las medias reses, no había puestos fijos, el Sr. Torres era “charqueador”, era despostador profesional. c) La parte demandada ha negado que el actor haya sufrido con fecha 29/10/07 el accidente laboral que narra. Sin embargo, en el mismo memorial de contestación (fs. 18, v. punto I) 1. b) reconoce que luego de la denuncia recibida, comunicó al Sr. Torres la aceptación parcial del siniestro con otorgamiento del alta el 03/07/08. Por otra parte, asigno eficacia probatoria a los dichos del testigo Sr. Altamirano, quien dijo al respecto (v. punto II) 6.): que en la cámara se le cayó al Sr. Torres media res, están acomodadas por roldanas y en hilera. Que el accionante fue a buscar media res, el testigo lo fue a ayudar. Que la punta de la rielera tiene unos cambios similares a la vía del tren, no estaban bien hechas, se salían de lugar. Que (el hecho) fue pasando mediados del año 2007. Que el Sr. Torres venía tirando la media res con el gancho de mano, cuando dicha media res se desengancha, le tira el brazo y cae el actor al suelo. Que una media res de toro pesa más de doscientos kilos. Que el Sr. Torres se levanta, sale de la cámara y se dirige a hablar con los encargados del lugar, con el gerente, fue a decirle que se había golpeado. Que el testigo no habló más con el actor, fue a buscar la herramienta para buscar la media res. Que no lo vio más, por comentarios supo que estaba con carpeta médica, que lo había operado, todo se enteró por comentarios del Frigorífico. Que pasó mucho tiempo y volvió como un año, no sabe bien cuánto. Que sabía ver al Sr. Torres cuando venía al Frigorífico a hacer algún trámite. Que cuando volvió hacía chorizo. Que no fue mucho tiempo tampoco, después sacó carpeta médica porque seguía “jodido” del brazo. Que después de eso no lo vio más. Interrogado por la parte demandada, el Sr. Altamirano dijo que mandaron al actor a hacer tareas en las que no tuviera que hacer fuerza con el brazo. Que él recuerde el accionante no tuvo carpetas médicas antes, era de no faltar nunca, si faltaba se notaba por la función que cumplía. Que en el momento del accidente estaban juntos; se le saltó la roldana y se le cayó (la media res), el testigo estaba a dos o tres metros. Que el Sr. Torres es zurdo, en el trabajo le decían “zurdo”, el tirón se le produce en el hombro derecho. Que el actor trabajaba con el gancho en la mano derecha y el cuchillo en la zurda. Que el testigo es diestro y hace al revés. En razón del modo en que quedó trabada la litis y de los elementos probatorios referidos, tengo por cierto que el accionante sufrió con fecha 29 de octubre de 2007 el accidente de trabajo que narra en su escrito de demanda.
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal