¿Qué es la propiedad? Pierre-Joseph Proudhon



Descargar 51.77 Kb.
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño51.77 Kb.

¿Qué es la propiedad?

Pierre-Joseph Proudhon

Cristina Vega Mayolín


Ciencias Políticas y de la Administración
Teoría Política: conceptos y tradiciones de pensamiento

Índice




  • Introducción……………………………………… 1 – 2 Pág.

  • Biografía…………………………………………… 2 – 4 Pág.

  • Obra………………………………………………… 4 – 6 Pág.

  • Resumen y análisis del libro………………… 6 – 8 Pág.

  • Conclusiones…………………………………….. 9 Pág.

  • Bibliografía……………………………………….. 10 Pág.

  • Introducción

En esta obra, Proudhon desarrolla el análisis de la propiedad, mostrando un respeto por la ocupación y por el uso de la tierra como forma legítima de vivir en oposición a la propiedad privada. No obstante, Proudhon no deja de lado la cuestión económica, y también añadirá a su análisis el asunto monetario y crediticio para dar forma a lo que será su propuesta económica libertaria. Otro de los temas que trata esta obra, es el trabajo asalariado como clave del sistema de explotación obrera actual; vinculando dicho sistema de explotación al orden propietario vigente y al Estado como la institución que promueve este sistema.


El mutualismo es la corriente del pensamiento anarquista que propone una sociedad futura sin Estado donde la propiedad de los medios de producción pueda ser individual o colectiva siempre que el intercambio de bienes y servicios sea equivalente al trabajo. Esta corriente, atribuida a los escritos de Pierre-Joseph Proudhon, puede considerarse la base del pensamiento anarquista, de ahí su importancia para la política de la época y para la actual.
Proudhon fue el padre del sistema denominado anarquismo filosófico; según este sistema el anarquismo establecería el individualismo en su grado máximo, excluyendo, por tanto, la autoridad como criterio rector de la sociedad. La aportación de Proudhon a la ciencia política ha sido fundamental, sin embargo, esta aportación ha sido interpretada de manera distinta y como resultado de estas interpretaciones han surgido diferentes posturas anarquistas1. Los anarquistas filosóficos rechazan los métodos violentos y confiaban en que la sociedad evolucionaría hacia una organización anárquica de forma voluntaria; por una parte, existen anarquistas que rechazan las teorías de Proudhon, ya que consideran que para que la sociedad progrese necesita cooperación social, y que la voluntariedad no será por entero. Otra corriente del anarquismo, está basada en la acción organizada para conseguir sus propósitos; esta corriente se separó del movimiento socialista por no rechazar la violencia. Por otra parte, el colectivismo de Bakunin desembocó en crear el anarcosindicalismo2.
El anarcosindicalismo tuvo gran importancia en Italia, donde Enrico Malatesta llevó a cabo la formación de sindicatos, difundiendo estas ideas en América o en España. En Estados Unidos surgieron acciones represoras hacia organizaciones anarcosindicalistas, que surgieron debido a la inmigración de anarcosindicalistas italianos.
En Latinoamérica surgieron formaciones sindicales como la Federación Obrera Regional Argentina (FORA) fundada en 1901. En México las ideas anarcosindicalistas llegaron a coincidir con el movimiento revolucionario campesino de Emiliano Zapata.


  • Biografía

Pierre-Joseph Proudhon nació el 15 de enero de 1809 en Besançon, en el seno de una familia humilde y murió el 19 d enero de 1865. Teórico político socialista francés con formación autodidacta, destacó por su brillantez intelectual. Con su traslado a la capital, Proudhon publicó su primer libro ¿Qué es la propiedad? Investigación sobre el principio de derecho y del gobierno (Qu’est-ce que la propriété? Recherche sur le principe du droit et du gouvernement, 1840); en esta obra Proudhon desarrolló la teoría de que “la propiedad es un robo”, ya que considera que la propiedad es el resultado de la explotación del trabajo de otros. En 1841 publica su segunda memoria sobre la propiedad, dedicándola a Mr. Blanqui3 como gratitud por la crítica benévola que hizo de la primera. No obstante, en esta segunda memoria, Proudhon se había prometido a sí mismo cierta moderación, ya que quería acentuar su significado como sabio y disminuir su representación como demagogo. Sin embargo, éste seguía combatiendo a la clase media, respetando al clero y a la magistratura y aún se mantenía a cierta distancia de los intereses de la política y, desde luego, rechazaba las doctrinas comunistas. Poco después publicaría su tercera memoria sobre la propiedad (Advertencia a los propietarios), en forma de carta pero esta vez dirigida a Mr. Considérant4, escritor fourierista. Esta segunda memoria está más libre de ideas metafísicas y expone con crudeza, el autor, su ideal de igualdad absoluta en la remuneración, llegando a equiparar el salario de Fidias5 con el del peón de albañil. Para Proudhon, el talento y el genio perturban el equilibrio general.


Una vez llegó a Lyón, después de haber sido procesado y absuelto por la publicación de un polémico libro, escribió su obra más importante Sistema de las contradicciones económicas o Filosofía de la miseria (Système des contradictions économiques ou Philosophie de la misère, 1846). En esta obra, Proudhon declara que la sociedad ideal es aquella en la que el individuo tiene el control sobre los medios de producción, convirtiéndose así en portavoz de un socialismo libertario. Esta obra es una clara oposición al marxismo y al comunismo, debido a esto Marx publicó una réplica a las teorías de Proudhon Miseria de la Filosofía6.
Después de su estancia en Lyón vuelve a París en 1847 y funda el periódico Le Représentant du Peuple. Una vez elegido como miembro de la Asamblea Constituyente, debido al impacto de sus teorías radicales, expuso diversas propuestas revolucionarias: fundar un banco popular que concediera préstamos sin intereses7; fijar un impuesto sobre la propiedad privada; pero ninguna de estas propuestas tuvo éxito.
Después de que prohibieran la publicación de Le Représentant du Peuple fundó uno nuevo, Le Peuple, donde la mayoría de publicaciones atacaban al presidente Luís Napoleón Bonaparte, por lo que también este periódico fue prohibido y él encarcelado. Desde la prisión fundó otro periódico, La voix du Peuple, y publicó Les confessions d’un Révolutionnaire.

Estuvo encarcelado durante cuatro años, tras los cuales partió a refugiarse a Bélgica; desde Bélgica publicó una polémica obra, De la justicia en la revolución y en la Iglesia8 (De la justice dans la révolution et dans L’Eglise, 1858), obra que fue inmediatamente confiscada y Proudhon de nuevo condenado por agravio a la moral pública y a la religión. Desde Bélgica escribió, La justice poursuivie par L’Eglise. Aunque en 1860 fue levantada su condena, rechazó el perdón y prefirió seguir en el exilio.


No obstante, tres años después vuelve a París y publica otra de sus obras fundamentales, El principio federativo, donde intentó ordenar de una manera clara sus ideas generales alrededor de lo que él denominó la teoría del sistema federal9; éste pretende descentralizar el poder político, hacer que el Estado central se descomponga en comunas o municipios y, especialmente, busca descentralizar el poder económico y colocar la tierra y los instrumentos de producción en manos de la comunidad local de los trabajadores. La Primera Internacional estuvo, claramente, influenciada por otra gran obra de gran importancia doctrinal de Proudhon, De la capacidad política de la clase obrera, que apareció en los últimos años de su vida.
En definitiva, esta obra fue la primera gran obra de Pierre-Joseph Proudhon, además de una de las obras más polémicas de esa época.


  • Obra

Aunque Proudhon sea considerado como el padre del anarquismo filosófico, también puede considerarse que esta teoría sistemática fue iniciada en Inglaterra con el trabajo de William Godwin10 Enquiry Concerning Political Justice, que apareció en 1793. La teoría política de ambos puede llegar a ser tomada como el ala más radical de la pequeña burguesía.


Si hay que mencionar autores que trataron el mismo tema que Proudhon, no podemos olvidarnos de Karl Marx11. Según Marx, la propiedad de los bienes de uso y consumo ha de ser privada, y obtenida en la primera fase de la Sociedad Comunista y en la Fase Superior; aunque por otra parte considera que la propiedad privada ha de suprimirse para eliminar todas las alienaciones. Estas ideas pueden encontrarse en, Crítica del programa de Gotha, en varias partes de El Capital y también se puede encontrar algo al respecto en sus Manuscritos de Economía y Filosofía.
Tampoco podemos olvidar a Friedrich Engels12, quien profundizó y matizó más la cuestión de la propiedad privada, en obras como Del Socialismo Utópico al Socialismo Científico, en El Problema de la Vivienda y otras obras cortas, además de en el Anti-Dhüring.

Otro autor que abarcó el tema de la propiedad privada fue John Locke, pero de forma muy diferente a como lo hizo Proudhon. John Locke asegura que la propiedad es anterior a cualquier Constitución de cualquier gobierno, y que, precisamente éste se instituye para asegurarle a cada persona que su propiedad estará protegida. Como argumento para defender la propiedad privada, argumenta que el trabajo del hombre es propiedad exclusiva de quien lo ejerce, por lo tanto cuando el hombre modifica algún bien de la naturaleza, le otorga un valor personal que transforma la naturaleza original de aquel bien, pasando de ser un bien comunitario a un bien personal. Uno de los libros de Locke que recoge estos principios es, Segundo tratado sobre el gobierno civil13.


Por último, Jean Jacques Rousseau14 asegura, en su obra Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres (1755/1973). Barcelona. Península (77-79), que el orden social es el resultado de un proceso de domesticación que nace de la costumbre de los seres humanos de reunirse para compartir una diversidad de cosas. Esas reuniones estimularon la necesidad de los seres humanos de recibir la estimación pública, legitimaron la competencia y constituyeron el primer paso hace la desigualdad y los sentimientos contradictorios ligados a la misma. La tesis de Rousseau se centra en que el ser humano era virtuoso, solidario, igualitario y bueno por naturaleza; y que en ese proceso desarrolla vicios, se hace egoísta, jerárquico y malo. Concluye identificando al agente que impone esta transición: la propiedad.



¿Qué es la propiedad? Investigación sobre el principio de derecho y del gobierno, está compuesta por cinco capítulos.
En este primer capítulo, “Método seguido en esta obra y esbozo de una revolución”, el autor encuentra una similitud entre la afirmación “la esclavitud es un asesinato y “la propiedad es un robo”. Proudhon señala que la obra humana consiste en construir el templo de la ciencia, ciencia que comprende tanto al hombre como a la naturaleza. A esa gran obra cada individuo aporta su piedra, ya que lo verdaderamente importante es la obra del hombre; su aportación a este edificio será pedir el fin del privilegio, la abolición de la esclavitud, etc.
No obstante, ya en la primera página del libro, Proudhon lanza una frase célebre que resume la idea de esta obra: “la propiedad es el robo”. Proudhon no considera a toda propiedad como producto del robo ni condena la apropiación en sí misma, así es como el público lo ha interpretado, aunque el autor ya contaba con esta confusión de los burgueses. Sin embargo, para Proudhon la libre disposición de los productos del trabajo y del ahorro es la esencia de la libertad.
Lo que Proudhon critica es el derecho que confiere al propietario de percibir una renta sin trabajo, no critica a la propiedad en sí misma sino al derecho de aubana15, que toma indiferentemente los nombres de renta, arrendamiento, alquiler, interés del dinero, etc.
Ni la tierra ni los capitales son productivos sin el trabajo; por consiguiente, “el propietario que exige una aubana como precio del servicio de su instrumento, de la fuerza productiva de su tierra, supone un hecho radicalmente falso, a saber que los capitales producen algo por sí mismos, y haciendo pagar este producto imaginario, recibe literalmente algo a cambio de nada”16.

Uno de los temas a los que Proudhon pone una solución ingeniosa es: cómo es posible que, durante la expoliación llevada a cabo por los propietarios y capitalistas, los trabajadores no se hallan levantado. Diferentes autores han argumentado distintas soluciones17, pero Proudhon piensa, según él, que existe un constante error entre el patrono y el obrero. Por una parte, el patrono paga a cada obrero el valor de su trabajo individual; y, por otra parte, guarda para sí el producto de la fuerza colectiva de todos, producto muy superior al que podría suministrar la suma de sus fuerzas individuales; el suplemente es el beneficio. Debido a esto, el obrero se cree pagado pero sólo ha recibido una parte, la otra parte es su derecho de propiedad sobre la cosa que ha producido, he aquí el error.

En cuanto al comunismo como régimen jurídico, Proudhon lo condena, ya que para él no sólo se trata de suprimir la propiedad sino de hacerla inofensiva, ponerla a la disposición de todos. Según Proudhon el comunismo no sería más que la propiedad al revés18, también aquí está el robo. Para el autor, la comunidad es la religión de la miseria.

En cuanto al término justicia, Proudhon no se encarga de demostrarla sino que se limita sólo a definirla: “el reconocimiento en otro individuo de una persona igual a la nuestra” (Proudhon, 1840, 191); y más adelante añadirá: “la justicia es el respeto, espontáneamente sentido y recíprocamente garantizado, hacia la dignidad humana, sea cualquiera la persona y sea cualquiera la circunstancia en que se encuentre comprometida y sea cualquiera el riesgo a que nos expongamos para su defensa”19.

Debido a esta definición, para Proudhon la justicia equivale a la igualdad; realizar la equivalencia de los servicios, únicamente mediante ello, la igualdad será respetada. El principio de justicia eterna se traduce económicamente en la mutualidad y la reciprocidad de los servicios. La mutualidad o el mutualismo es, pues, el principio que nos debe guiar en la organización de las relaciones económicas de la sociedad.

De igual modo, las críticas realizadas por Proudhon hacia el socialismo, le conduce a precisar las bases positivas de su sistema, y ve claramente dónde se le plantea el problema social20. Por una parte, es necesario suprimir la renta sin trabajo de la propiedad, ya que para Proudhon esta renta es la negación de la regla de reciprocidad de los servicios. Por otra parte, conservar la propiedad, la libertad de trabajo y la de los cambios.

Sin embargo, aunque se puede llegar a pensar que la supresión de la renta sin trabajo implica poner en común los instrumentos de trabajo, Proudhon no lo cree así; nunca se ha planteado reformar la propiedad en sí misma, el autor cree que lo que hay que pedir es una reforma del cambio. No es precisamente en este tema donde más halla ahondado Proudhon, pero sí deja claro que la única solución sería crear una ley de cambio o una teoría de mutualidad; para él es la síntesis de dos ideas, de propiedad y de comunidad.


  • Conclusiones

Sin lugar a dudas, éste fue un libro revelador y polémico para su época, pero no deja de ser un libro fabuloso e interesante. Me gustaría destacar una parte del libro que impacta y que, además, me parece una definición espectacular: “Si tuviera que contestar a la siguiente pregunta: ¿Qué es la esclavitud? y respondiera en pocas palabras: es el asesinato, mi pensamiento, desde luego, sería comprendido. No necesitaría de grandes razonamientos para demostrar que el derecho de quitar al hombre el pensamiento, la voluntad, la personalidad, es un derecho de vida y muerte, y que hacer esclavo a un hombre es asesinarlo. ¿Por qué razón, pues, no puedo contestar a la pregunta ¿Qué es la propiedad?, diciendo concretamente: la propiedad es un robo, sin tener la certeza de no ser comprendido, a pesar de que esta segunda afirmación no es más que una simple transformación de la primera. (Proudhon, 1840, 19).


En definitiva, Proudhon creía que el concepto de propiedad combinaba dos componentes distintos, los cuales, mostrarían la diferencia entre la propiedad como una forma de tiranía y la propiedad usada para proteger la libertad. Según Proudhon, el resultado del trabajo de un individuo genera, de algún modo, una forma legítima de propiedad; sin embargo, se opuso totalmente a que se considerase la tierra no ocupada como propiedad legítima, ya que de esta forma sólo se aceptaría como una forma de posesión; esta concepción de propiedad puso en cuestión instituciones como el interés de los préstamos o la renta del alquiler.

Teniendo en cuenta que en el capítulo V es donde por primera vez alguien se atribuye la palabra anarquista en un sentido positivo, es por eso que este libro ha despertado multitud de opiniones. Sin embargo, no deja de ser un libro polémico, del que sin duda se pueden sacar muchas conclusiones y puede iniciar un debate bastante amplio.




  • Bibliografía


    • Proudhon, J. 1985. ¿Qué es la propiedad? Madrid: Sarpe-Aguilar.

    • www.cgt.info.



1 Las posturas anarquistas pueden ser de carácter global, predicando una revolución y cambio total de la sociedad, o más restrictivas, centrándose en unidades pequeña y cambios parciales. Existen muchas corrientes anarquistas, aunque existen dos líneas básicas de pensamiento: Anarquismo comunista y Anarcosindicalismo.

2 El anarcosindicalismo es un movimiento de organización y lucha de los trabajadores a través de sindicatos autónomos del poder político, resultado de la síntesis del anarquismo y la acción sindical revolucionaria. Algunos de los teóricos y personalidades más reconocidos del anarcosindicalismo fueron Rudolf Rocker, Diego Abad de Santillán, Emilio Arango, Buenaventura Durruti y Ángel Pestaña.

3 Louis Auguste Blanqui (1805-1881), fue un activista político revolucionario y socialista francés que organizó el movimiento estudiantil parisino, y luchó en primer lugar por la instauración de la república contra la monarquía y a favor del socialismo.

4 Víctor Considérant (1808-1893), fue un político francés discípulo de Fourier, popularizó y precisó la noción de derecho del trabajo, una de las ideas fundamentales del socialismo francés en 1848.

5 Fidias (490 a.C.-431 a.C.), fue el más famoso de los escultores de la Antigua Grecia, además de pintor y arquitecto.

6 Marx escribió en 1847 Miseria de la filosofía, un compendio en el que por primera vez, de forma científica, aparecen los puntos decisivos de su concepción de la filosofía, aunque solo de forma polémica y, dirigida principalmente contra Proudhon, cuya doctrina en esos momentos tenía especial importancia.

7 Por su propia cuenta puso en práctica sus principios económicos, creando en enero de 1849 el primer banco popular (el Banco del Pueblo); ante el éxito de este proyecto, y en contra de los escritos Proudhon, el gobierno cerró el banco y prohibió la publicación del periódico.

8 Una de sus más extensas e importantes obras histórico-filosóficas. “El nacionalismo es el pretexto del que se sirven para esquivar la revolución económica” (Proudhon, J.).

9 Georges Gurvitch “el sistema federativo es para él [Proudhon] la realización de los equilibrios que estaba buscando entre la unidad de la sociedad global y la multiplicidad de las agrupaciones particulares entre los grupos y los individuos, entre la autoridad y la libertad” (Gurvitch, 1974: 55).

10 William Godwin (1756-1836), fue un político y escritor británico, considerado uno de los más importantes precursores liberales del pensamiento anarquista y del utilitarismo.

11 Karl Heinrich Marx (1818-1883), fue un filósofo, intelectual y militante comunista alemán. Incursó en los campos de la filosofía, la historia, la ciencia política, la sociología y la economía. Padre del socialismo científico, del comunismo moderno y del marxismo. Sus escritos más conocidos son Manifiesto del Partido Comunista y El Capital.

12 Friedrich Engels (1820-1895), fue un filósofo y revolucionario alemán. Fue coautor con Marx de obras fundamentales para el nacimiento de los movimientos socialista, comunista y sindical.

13 Concretamente podemos situar estos principios en el capítulo cinco: De la propiedad. “Resulta, pues, evidente que, aunque las cosas de la naturaleza son dadas en común, el hombre, al ser dueño de su persona y de las acciones y trabajos de ésta, tiene en sí mismo el gran fundamento de la propiedad” Locke, J. (1689) De la propiedad, en Locke, J. Segundo tratado sobre el gobierno civil (55-76), Madrid: Alianza editorial

14 Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), fue un escritor, filósofo, músico, botánico y naturalista franco-helvético definido como un ilustrado; a pesar de las profundas contradicciones que lo separaron de los principales representantes de la Ilustración.

15 El derecho de aubana, también llamado albinagio, albana o ius albinagii, era el derecho que el señor feudal, el soberano o la hacienda nacional de un país tenían a la herencia de un ciudadano extranjero muerto en su territorio sin haberse naturalizado.

16 Proudhon, 1840, 131-132.

17 Marx lo ha resuelto con su teoría de la plus valía y Rodbertus, más sencillamente, con la oposición entre el reparto económico, que se realiza en el cambio, y la expoliación social disimulada tras su aparente equidad.

18 “La comunidad es desigualdad, pero en sentido inverso de la propiedad, porque la propiedad es la explotación del débil por el fuerte, y la comunidad es la explotación del fuerte por el débil”. Proudhon, 1840, 201.

19 Proudhon, J. (1858). Justicia en la Revolución. (182-183)

20 Estos mismos problemas los plantea en su Primera Memoria acerca de la propiedad (1840).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal