Querido Paulo



Descargar 13.92 Kb.
Fecha de conversión04.07.2017
Tamaño13.92 Kb.
Querido Paulo:
Aunque tus palabras textuales fueron que escribiera sobre ti, mi intuición me decía que no era eso lo que querías; por otra parte, Paulo querido ya sé que conoces tu historia.
Precisamente deseas que escriba sobre lo que yo quería eludir, es por eso por lo que no hice caso de mi intuición.
Te comento que a mi lógica toda esta historia le parece una locura, preciosa, pero locura a fin de cuentas; te hablo con mi corazón a partir de ahora.
Paulo eres una de las personas más extrañas que he conocido, fui a Barcelona con la intención de encontrar un Maestro, y lo que consigo es un lector; que paradoja: una escritora desconocida, y, un único lector, famoso.
Bromas aparte, sé que quieres comprobar si lo que tú intuyes coincide con lo que yo presiento, esto no es una prueba literaria, sino otro tipo de examen, soy consciente de ello.
Deseas que escriba sobre la relación que yo creo que existe entre tu historia y la mía, te anticipo que hay un antes, y un después de nuestro encuentro.
El estar cerca de ti físicamente, me ha confirmado que tú y yo hemos coincidido en otra vida, en esa vida hemos trabajado la magia, creo que es por eso por lo que sintonizamos tanto; me dijiste que conocer vidas anteriores no sirve para nada, yo no soy tan práctica como tu aparentas ser, el conocimiento en sí mismo me parece valioso, y, aunque no sirva para una aplicación material, el simple hecho de aprender me satisface.
Tampoco deseo que pienses, que el motivo de que no desee influir en la voluntad de terceras personas es porque soy bondadosa y altruista, es egoísmo total, porque aprendí que todo lo que se hace se paga, que lo que se siembra, tarde o temprano se recoge, yo también fuí tentada por el mal en un momento de mi vida que no viene al caso contar ahora, y he pagado por ello.
Me preguntaste para qué quería aprender magia, mi respuesta no te satisfizo en absoluto, pero no entiendo otra razón para aprender magia que la de materializar deseos, y eso es lo que yo quiero conseguir.
Paulo, podías ser más comunicativo conmigo, esto empieza a parecerse a un monólogo, y no recurras a ese comentario tan prepotente que ya has utilizado en una ocasión, pensando que he sido yo la que te he buscado, porque aunque seas tan hermético, sé que te ha encantado conocerme.
Recibe un abrazo
Susana

Monólogo de Susana sobre Paulo” por Susana Martínez Ferrer

Meses antes de nuestro encuentro:
Me dicen que lea el libro “El peregrino de Compostela”, el título no me gusta demasiado, me suena a cosas de Iglesia, al autor no le conozco.

Me hablan de “El Alquimista” el título ya me interesa más, curiosamente es del mismo autor que “El peregrino de Compostela”, pero siempre que he intentado leer algún tratado de Alquimia no he entendido nada, y aunque he llegado a la conclusión de que la Alquimia es algo mental, no consigo comprender esos libros.

Curioseando en mi librería favorita me encuentro con “El Alquimista” giro el libro para ver la contraportada, hay una fotografía del autor, la observo un momento, e inmediatamente tengo una sensación alucinante: cambian los papeles, el sujeto observado se convierte en el sujeto observador, ya no soy yo viendo una fotografía de Paulo Coelho, es Paulo Coelho mirándome desde la foto, y, en ese mismo instante, sé que le voy a conocer, o que le conozco, o que estoy enloqueciendo. –Deja de pensar tonterías- me digo a mí misma. A veces pienso tonterías, pero esta es la tontería más grande que he pensado jamás; decido comprar el libro, aunque no debería porque tengo que preparar un examen importante, pero, por otra parte, hoy es mi cumpleaños, así que decido hacerme un obsequio.

Me río de mí misma porque le pido al dependiente que lo envuelva para regalo, no consigo dejar esta pueril costumbre: cuando compro algo que me gusta, hago que lo envuelvan, y cuando llego a casa lo abro como si desconociera su contenido, es como un ritual.

o sole mio....................................................................................................



Leo el libro a gran velocidad, la historia me envuelve, es un tratado de ocultismo disfrazado de novela, cualquiera puede disfrutar de su lectura, pero solo el iniciado puede leer entre líneas las verdades que contiene. Por otra parte, intento no mirar la fotografía de Paulo Coelho porque sigo teniendo la misma insólita sensación, ¿le conozco?, ¿me mira?, ¿qué me pasa con este hombre?. No estoy dispuesta a enloquecer tan joven, pero no puedo evitar preguntarle a alguna amiga si le transmite algo la foto, la respuesta que obtengo es una mirada de extrañeza, mi madre es la única que, después de insistirle en que se fije bien, me dice: parece que tiene ojos de espiritista.

o sole mío......................................................................................................


A orillas del río Piedra me senté y lloré”, el título de este libro es premonitorio, me hace llorar de verdad; porque he sentido en carne propia lo que siente Pilar, yo también tuve un amor que volvió y destruyó los diques que tan laboriosamente construí para controlar el agua de las emociones, yo también tuve que recurrir a la narración como terapia, y sentarme a escribir una historia de amor para olvidar.
Leo “Brida” esto ya es paranormal.

o sole mío......................................................................................................



Continuará...................................







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal