Recursos turisticos del destino: alemania



Descargar 111.37 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño111.37 Kb.
  1   2   3   4
RECURSOS TURISTICOS DEL DESTINO: ALEMANIA

Patrimonio de la humanidad por la UNESCO33 lugares han sido declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Las minas de Rammelsberg y el casco antiguo de Goslar
La ciudad imperial de Goslar cuenta con una historia milenaria. El hallazgo de las primeras vetas de plata motivó al emperador sajón y sálico a convertir a Goslar en su sede principal. Con más de 27 millones de toneladas de minerales, las minas de Rammelsberg fueron el yacimiento continuo de metal más grande del mundo. Gracias al comercio de metal, Goslar gozó de una notable posición dentro de la Hansa. 
Además, Rammelsberg ha sido la única mina del mundo que ha estado en funcionamiento continuo durante más de 1000 años antes de que cerrara en 1988. Las minas de plata de Rammelsberg son en la actualidad unas minas visitables y un innovador museo minero de rango internacional, que cuenta la historia en el lugar donde ha tenido lugar. También es Patrimonio de la Humanidad el casco antiguo medieval de Goslar, con su imponente palacio imperial. Las casas gremiales, el histórico ayuntamiento y un gran número de casas de la alta burguesía con entramados muy artísticos caracterizan el aspecto urbano, que se ha mantenido compacto. 
En la mina Rammelsberg, cerrada en 1988, se encuentran documentados 1000 años de historia minera, ahora la mina está abierta al público y es un museo, uno de los más grandes de Alemania con numerosos testimonios históricos que muestran las diferentes épocas de la minería: la escombrera (siglo X), la galería de drenaje Rathstiefste (data del siglo XII y es una de las más antiguas y mejor conservadas galerías de la minería alemana), la bóveda Feuergezäher (camara minera con mampostería más antigua de Europa, data del siglo XIII), la torre Maltermeisterturm (data del siglo XV y es el edificio minero -construido sobre la superficie- más antiguo de Alemania), el sistema de túneles Roeder (siglo XVIII-XIX) con dos rodeznos originales y una impresionante planta subterranea de comienzos del siglo XX.
La riqueza de Rammelsberg en minerales como la plata y sobre todo el cobre, influenció notablemente la historia y el desarrollo de la ciudad de Goslar. Fue además lo que motivó al emperador Enrique II a fundar el Palatinado a inicios del siglo I. En el año 1009 se llevó a cabo la primera reunión imperial en Goslar. La ciudad de Goslar fue la residencia de los reyes y emperadores alemanes hasta 1253.
El antiguo casco de Goslar de forma oval y excelentemente conservado, fue trazado sobre un espacio muy estrecho de un kilómetro cuadrado. El poderoso palacio imperial fue construido en estilo románico. Fue durante siglos la construcción más grande y más segura de los emperadores sajones y sálicos en el Palatinado. Goslar fue un centro de la fe cristiana, la "roma del norte". Las 47 torres de iglesias y capillas caracterizan la singular silueta de la ciudad. La imagen de la ciudad está marcada por las casas gremiales, el histórico ayuntamiento en la Plaza del Mercado y un gran número de casas de la alta burguesía con artísticos entramados.

Oberharzer plataforma del agua:
El sistema de gestión hidráulica del Alto Harz, considerado como una obra maestra en el antiguo arte de la industria minera y la ingeniería, fue incorporado por el Comité del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO el día 1 de agosto de 2010 en Brasilia a la Lista del Patrimonio Cultural y Natural, como ampliación del Patrimonio de la Humanidad ya existente que incluye las Minas de Rammelsberg y el casco antiguo de la ciudad de Goslar. 
El ingenioso sistema de pequeñas presas, acequias y galerías servía a los mineros para la producción de energía. En la actualidad, se ha habilitado un total de 22 rutas de senderismo a lo largo de acequias, estanques y corrientes de agua, tanto activas como inactivas, con una longitud total de aproximadamente 112 km. El Oberharzer Wasserregal se puede explorar a través de estos «senderos de agua».

El ayuntamiento y la estatua de Rolando en Bremen
El ayuntamiento y Rolando, en el centro de Bremen, representan la evolución de la Hansa, a la que Bremen perteneció desde 1358. Son testimonios únicos del desarrollo de la autonomía y los derechos de mercado de la burguesía europea, especialmente en el Sacro Imperio Romano Germánico. El ayuntamiento, modelo de simbolismo arquitectónico en relación a la idea de libertad, se construyó en estilo gótico a comienzos del siglo XV y fue renovado a comienzos del siglo XVII en el estilo renacentista típico de la zona del río Weser. La estatua de piedra de Rolando, de 5,50 metros de altura, situada en la plaza Marktplatz, se erigió en 1404 como símbolo de la libertad hanseática. Se considera la estatua más antigua de Alemania que todavía sigue en su lugar. 

El casco antiguo de Lübeck
Lübeck, la reina de la Hansa, fue fundada en el año 1143 como primera "ciudad occidental en la costa del Mar Báltico". Siete torres de iglesias caracterizan el casco antiguo, una isla rodeada de agua con su histórico núcleo urbano. El casco antiguo ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad como uno de los testimonios más significativos de la arquitectura gótica en ladrillo. La silueta de la puerta Holstentor, construida entre 1464 y 1478 y conocida en todo el mundo, con sus gruesos muros de hasta 3,50 metros de altura, es el monumento característico de la ciudad de Lübeck y figura entre una de las puertas de ciudad más conocidas y mejor conservadas de la Baja Edad Media. El subsuelo del casco antiguo, de gran riqueza arqueológica, aporta importantes datos para la investigación del urbanismo medieval.

El casco antiguo de Stralsund
La excepcional situación insular de Stralsund, entre el brazo de mar Strelasund del Mar Báltico y los estanques embalsados en el siglo XIII, acentúa el carácter medieval del centro urbano. Como ciudad hanseática, Stralsund contribuyó de manera decisiva al desarrollo de la famosa arquitectura sacra y a la técnica de la arquitectura gótica en ladrillo. Con su estructura histórica, el casco antiguo representa de forma ideal la ciudad hanseática dasarrollada durante el apogeo de la alianza de ciudades en el siglo XIV. El histórico núcleo urbano ha mantenido su planta medieval casi intacta hasta hoy y constituye una prueba de la construcción de ciudades comerciales portuarias según el Derecho de Lübeck.

El casco antiguo de Wismar
La ciudad hanseática medieval de Wismar es la única ciudad en la zona sur del Mar Báltico que ha mantenido su tamaño y unidad. Antiguamente, en los siglos XIV y XV, fue un importante centro comercial de la Hansa.
El histórico Antiguo Puerto, la corriente de agua artificial "Fosa", la bien conservada estructura de calles y plazas, la impresionante y sagrada arquitetura de ladrillo, así como el almacén y las casas burguesas medievales son testimonios auténticos de la importancia de Wismar en la época de la Hansa. 
La estructura de los edificios junto con la Plaza del Mercado, las tres monumentales iglesias góticas y los valiosos monumentos constituyen el inigualable encanto de esta ciudad patrimonio de la humanidad.
La histórica zona del puerto proporciona una imagen auténtica del verdadero puntal de la antigua ciudad comercial portuaria. A cada paso se encuentran testimonios del pasado. Al Patrimonio de la Humanidad pertenecen el ayuntamiento clasicista de los años 1817 a 1819, la fuente Wasserkunst de Wismar conservada en estilo renacentista, la famosa casa de la alta burguesía y el museo de historia de la ciudad Schabbelhaus.

La catedral y la iglesia de St. Michael de Hildesheim
St. Michael y la catedral son dos excelentes ejemplos de arquitectura románica y constituyen un excepcional testimonio del arte religioso en el Sacro Imperio Romano. Simbolizan la fuerza creadora del obispo Bernward y son ricas en tesoros artísticos históricos mundialmente conocidos. La basílica de la catedral Mariendom, de tres naves, figura entre una de las iglesias episcopales más antiguas de Alemania y presenta un mobiliario medieval único: este incluye las fundiciones de bronce más monumentales de la Alta Edad Media, la columna Christussäule y la puerta Bernwardstür. La iglesia de St. Michael es considerada una obra clave del arte medieval. El rosal milenario en el ábside de la catedral, el monumento característico de Hildesheim, está muy ligado al origen del obispado y de la ciudad, según cuenta la leyenda. Una joya en el interior es el techo de madera pintado, que permite conocer la fascinante pintura monumental románica. 

Wattenmeer
El Wattenmeer, patrimonio natural situado en la costa del Mar del Norte con cerca de 10.000 metros cuadrados de superficie, abarca los dos parques naturales de Schleswig-Holstein y Baja Sajonia así como la reserva natural de los Países Bajos.
Esta variedad en el paisaje convierte a la región del Wattenmeer en un hábitat único en todo el mundo en el que viven más de 10.000 especies animales y vegetales. Los bancos de corales, las densas praderas marinas y las blandas marismas aportan el alimento a infinidad de animales. En el paisaje del extenso Deichvorland y de las islas, incluidas las pequeñas Halligen, se alternan las salinas con playas de arena blanca y dunas. El Wattenmeer es una parada esencial en la ruta de millones de aves migratorias.
Desde el punto de vista geológico, el Wattenmeer es un paisaje muy joven, de apenas 10.000 años, que se encuentra en cambio continuo debido al viento y a las mareas. La pleamar y la bajamar se alternan en ciclos de seis horas y el paisaje se transforma de manera casi mágica a cada instante. 
Los cambios en la marea permiten adentrarse en el mar paseando por las marismas o llegar desde tierra firme hasta las islas y las pequeñas Halligen. En una visita marina, preferiblemente con un guía experto, conocerá de primera mano la interrelación entre el viento, el agua y las olas, podrá avistar enormes bandadas de pájaros realizando acrobacias y, de vez en cuando, incluso focas tomando el sol en algún banco de arena. 

El casco antiguo de Bamberg
La venerable ciudad imperial y episcopal se construyó sobre siete colinas, como Roma. La ciudad, en la que descuella la catedral Kaiserdom, presenta un conjunto de obras de arte protegido por la denominación de monumento histórico que va de la Edad Media al barroco burgués. El casco antiguo, que se ha mantenido intacto, abarca los tres centros históricos: la ciudad episcopal (Bergstadt), la isla (Inselstadt) y la ciudad de los hortelanos (Gärtnerstadt). La catedral de St. Peter y St. Georg figura entre las catedrales imperiales y, con sus cuatro torres, es la construcción dominante del casco antiguo. En el interior se encuentran: el Jinete de Bamberg, la tumba de la única pareja de emperadores santificados del Sacro Imperio Romano, Enrique II y Cunigunda, así como la única tumba papal en Alemania, la del Papa Clemente II. Algunas obras espectaculares son la Plaza de la Catedral con la Catedral románico-gotica, la poderosa construcción en ángulo de la Nueva Residencia barroca y la Alten Hofhaltung (Antigua Corte) con elementos del medioevo tardío y del renacimiento. Otras atracciones del casco antiguo son el ayuntamiento del puente bañado por el río Regnitz, el jardín de rosales con vista sobre el casco antiguo, el convento de San Miguel, las casas de los curtidores a orillas del antiguo canal, el barrio de los molinos y la colonia de pescadores “ Pequeña Venecia”. 
En el interior se encuentran el Caballero de Bamberg, la tumba de la única pareja de emperadores santificados del Sacro Imperio Romano, Enrique II y Cunigunda, así como la única tumba papal en Alemania reconocida oficialmente. El papa Clemente II tuvo aquí su última morada. Otras espectaculares atracciones del casco antiguo son la Alte Hofhaltung (Antigua Corte), el ayuntamiento bañado por el río Pegnitz, las casa de los curtidores en el antiguo canal, el barrio de los molinos y el barrio de los pescadores “Pequeña Venecia“. 

El Limes – Fronteras del Imperio Romano
El Limes alto germánico-rético marca las fortificaciones fronterizas romanas en un total de 550 kilómetros. Hace aprox. 2000 años, la antigua potencia mundial delimitó su imperio contra la Germania libre con fuertes, torreones de vigilancia, murallas y empalizadas. El Limes es uno de los monumentos arqueológicos más sorprendentes y el más largo de Europa. Aquí, la antaño altamente desarrollada cultura de la Antigüedad romana se encontró con el nivel de desarrollo cultural de la “bárbara” Germania. 
El Limes avanza desde Bad Hönningen/Rheinbrohl a orillas del Rin hasta Ratisbona a orillas del Danubio. Además de los tramos originales e intactos considerados reliquias romanas, se pueden apreciar también las reconstrucciones, excavaciones y réplicas. En algunos puntos el Limes es reconocible al atravezar en línea recta extenzas zonas de bosques y campos. Lugares especiales a lo largo de la ruta son : El fuerte Saalburg en Bad Homburg, un fuerte totalmente reconstruido, el Museo Romano en Osterburken, el Museo Limes en Aalen con parque arqueológico, fuerte, termas romanas y el Museo Romano con centro de información del Limes en Weißenburg.
El Limes rético comienza en el valle de Rotenbachtal, cerca de Schwäbisch Gmünd, y se une de forma continua al Limes alto germánico. A este respecto, se pasa por el bosque Odenwald, la llanura Hohenloher Ebene, el bosque Schwäbische Wald, la región Schwäbische Alb y el parque natural Altmühltal, hasta que se alcanza el destino cerca de Ratisbona en el Danubio. En el término municipal actual de Aalen se encontraba una fortaleza especialmente grande para una unidad a caballo. 

El monasterio de Maulbronn
La antigua abadía cisterciense, situada en la periferia de esta localidad, fue fundada en 1147 por los monjes cistercienses, y en la actualidad es el conjunto monástico medieval mejor conservado al norte de los Alpes. En este monasterio están representados todas las corrientes estilísticas y todos los niveles de desarrollo, desde el románico hasta el gótico tardío. El conjunto ofrece una imagen poco habitual de cohesión. La vida y el trabajo de la orden desde el siglo XII hasta el siglo XVI pueden ilustrarse con todo lujo de detalles. La agricultura de los monjes fue considerada ejemplar en la región. En el área del monasterio se practicó la piscicultura y se construyó un complicado sistema de riego. Dentro de los muros del monasterio estaban representados casi todos los oficios. Los monjes han vivido, orado y trabajado en Maulbronn durante 390 años y, de este modo, han marcado todo el paisaje cultural del modo típico para la orden cisterciense. 
Desde 1147, en aprox. 400 años, los monjes de Maulbronn construyeron en la arenisca de Maulbronn un monasterio sin igual, marcando así el paisaje de los alrededores. En los alrededores del singular monasterio construyeron un ingenioso sistema de riego con fosas y estanques, principalmente para dedicarse a la piscicultura. Incluso hoy en día se cultivan las viñas sembradas por los monjes.
La antigua abadía de Maulbronn no es sólo el conjunto monástico medieval mejor conservado al norte de los Alpes, sino también es una obra especial y representativa de la arquitectura románica y gótica. Sólo la tracería de las ventanas del claustro han retenido las aparentemente ilimitadas formas de expresión del arte de la cantería. Es impresionante el buen estado de conservación del monasterio y la idea de cohesión que transmite esta construcción al visitante moderno, una casi inalterada imagen de la vida medieval en el monasterio. La románica iglesia del monasterio, una básilica de tres naves, es la construcción más antigua del lugar. Parte del mobiliario es una sillería para 92 monjes, hecha de madera de roble y ricamente decorada. Hasta hoy el patio del monasterio está rodeado de imponentes edificios de administración y vivienda, así como de torres y una muralla de casi un kilómetro de largo. En 1556 el duque Christoph von Württemberg, hijo de Ulrich, creó en Maulbronn el seminario evangélico. Johannes Kepler, Friedrich Hölderlin y Hermann Hesse son algunos de los más conocidos pupilos de este internado, que hoy alberga dentro de sus muros a un instituto de enseñanza media de idiomas antiguos.

La isla monástica de Reichenau
La isla monástica en el Lago Constanza es un excelente testimonio del papel religioso, científico y cultural de un gran monasterio benedictino de la Alta Edad Media. El obispo regionario Pirminio fundó el monasterio en el año 724. Las tres iglesias románicas de la isla, de los siglos IX y XI, ponen de manifiesto la arquitectura de la Alta Edad Media y son consideradas centros intelectuales de Occidente en la época de los carolingios y otones. Las pinturas murales muestran la gran importancia como “centro artístico” para la historia del arte europeo de los siglos X y XI. Profesores de prestigio enseñaron en la famosa escuela del monasterio, de la que salieron excelentes teólogos, políticos, científicos, poetas y músicos. También eran famosos la biblioteca del monasterio, la “escuela de pintura de Reichenau” y la orfebrería.

Ratisbona – Metrópoli medieval mejor conservada
La antigua ciudad del Sacro Imperio Romano Germánico de Ratisbona, situada en el punto más septentrional del Danubio, fue fundada hace casi 2.000 años por los romanos. Hoy en día, el antiguo fuerte romano “Castra Regina”, con aproximadamente 1.400 monumentos conmemorativos medievales, es considerada la ciudad medieval mejor conservada. A partir de Carlomagno, Ratisbona fue la residencia de los emperadores alemanes y de los duques bávaros durante siglos. Los mercaderes extranjeros convirtieron a la villa libre imperial en una de las ciudades más prósperas de Alemania en la Alta Edad Media. Con 300 metros de longitud y 15 imponentes arcos de piedra, el Steinerne Brücke (puente de piedra) sobre el Danubio, construido en el siglo XII, fue considerado una maravilla del mundo y es el segundo puente más antiguo de Alemania. Ratisbona, con su casco antiguo, ofrece la colección coherente de arquitectura original románica y gótica más grande al norte de los Alpes. El casco antiguo reúne una serie de excepcionales obras de la arquitectura humana, obras maestras artísticas, como el portal románico Schottenportal, o la catedral de Ratisbona, con su torre de 105 metros de altura, el único ejemplo de gótico catedralicio francés al este del Rin. Su número de vidrieras medievales es único en Alemania. 
Aquí los desarrollos políticos, económicos y religiosos de la Edad Media se reflejan llenos de vida.
En el año 179 después de Cristo, el emperador romano Marco Aurelio fundó la ciudad de Ratisbona, luego fue nombrada por el emperador la primera capital de Baviera y ciudad imperial del Sacro Imperio Romano. Hoy Ratisbona es una activa ciudad universitaria donde la cultura y las ganas de vivir han encontrado su hogar.
Al dar un paseo por los muchos rincones de las callejuelas del casco antiguo se puede observar: La catedral de San Pedro, el antiguo ayuntamiento, los patios interiores y las capillas en las casas patricias medievales, el palacio de los príncipes de Thurn und Taxis, los edificios románicos y góticos. El puente de piedra de varios siglos de antigüedad es una obra maestra de la arquitectura de puentes medievales y ofrece tanto a los habitantes de Ratisbona como a sus huéspedes un pintoresco escenario.
Las torres, las casas de alegres colores y los arcos de los portales en la ciudad crean un encanto sureño. Es así que el observador entiende la razón por la cual la metrópoli a orillas del Danubio es considerada “la más norteña de las ciudades italianas”. 

La iglesia Wieskirche en Pfaffenwinkel
La iglesia de peregrinación “Al Salvador Azotado”, de suntuosa decoración, se encuentra, visible desde lejos, en una elevación en mitad de una pradera a los pies de los Alpes. Entre 1745-1754, Dominikus Zimmermann, junto con los mejores artistas de su tiempo, lograron la culminación indiscutible del rococó bávaro con la Wieskirche, Los costosos adornos en estuco y las pinturas del techo de su hermano, Johann Baptist Zimmermann, crean una decoración despejada y de ligeros movimientos, cuya riqueza y refinamiento son inigulados. La iglesia Wieskirche fue declarada Patrimonio de la Humanidad como una obra maestra de la fuerza creativa humana y como testimonio excepcional de una cultura desaparecida. 
La iglesia de peregrinación “Nuestro Azotado Redentor” ubicada en medio de un prado en Steingaden es una de las iglesias rococó más famosas del mundo.
En medio de esta casa de Dios está la figura de Cristo atormentado, el Redentor Azotado. El 14 de junio de 1738 la campesina María Lory vio lagrimas en los ojos de la figura que representa a Jesús azotado. Este milagro de las lagrimas fue el inicio de los viajes de peregrinación hacia la iglesia de “Nuestro Azotado Redentor” en el barrio de Wies en Steingaden. Es por esto que desde 1745 hasta 1754 Dominikus Zimmermann construyó una singular iglesia. El rococó en su máxima expresión adorna la iglesia. Anualmente llegan alrededor de 1 millón de visitantes de todas partes del mundo, entre ellos muchos peregrinos. 
La iglesia Wieskirche invita a observar, a admirar, a rezar, a asistir a misa, a escuchar conciertos de verano y a meditar para encontrarnos con Nuestro Azotado Redentor.

La residencia de Würzburg
La residencia de Wurzburgo pasa por ser el más uniforme y excepcional de todos los palacios barrocos. El imponente edificio es considerado una obra maestra del barroco. La naturaleza, la arquitectura, la pintura y el estucado se combinan en él para formar una unidad. Construido entre 1740 y 1770 y dotado de suntuosos jardines entre 1765 y 1780, este palacio ilustra una de las cortes principescas más resplandecientes de Europa. La residencia es obra, además de un gran número de sobresalientes artistas, primordialmente de tres hombres: el príncipe-obispo Philipp Franz von Schönborn, el arquitecto Balthasar Neumann y el pintor veneciano Giovanni Battista Tiepolo. Mundialmente conocidas son la escalera y las pinturas del techo, así como los frescos y las pinturas murales de la Kaisersaal (sala imperial). El Salón de los Espejos de la residencia se cuenta entre una de las obras de arte interiores más completas del rococó. La residencia de los obispos príncipes de Wurzburgo se construyó entre los años 1720 – 1744 siguiendo los planos de Balthasar Neumann. Desde 1981 es patrimonio cultural de la humanidad-UNESCO. En la famosa caja de la escalera, abovedada y sin apoyos, Giovanni Battista Tiepolo creó uno de los más grandes frescos de techo del mundo, en él se representa una alegoría de los cuatro continentes conocidos en esa época. Es única la secuencia desde el vestíbulo hasta la sala del jardín pasando por la escalera y la sala blanca hasta la sala imperial (Kaisersaal), esta última también decorada con frescos de Tiepolo. Impresionante es el salón de los espejos totalmente reconstruido y abierto nuevamente al público desde 1987. Muebles que son obras maestras del rococó de Wurzburgo están presentes en las suntuosas habitaciones. El jardín Hofgarten fue creado a fines del siglo XVIII por el artista Johann Prokop Mayer. Las esculturas fueron hechas en el taller de Johann Peter Wagner. La galería de la ciudad muestra pinturas venecianas de los siglos XVII y XVIII. 

El parque Muskau
Al norte de Görlitz, el río Neiße atraviesa uno de los parques probablemente más bonitos del continente. Su creador es Hermann Fürst von Pückler-Muskau (1785-1871), señor de la zona, escritor de viajes y artista paisajístico de una importancia extraordinaria. Esta superficie de aprox. 830 hectáreas de extensión está compuesta de varias partes de parque de distinto carácter en el lado alemán y polaco. En el lado alemán se hallan los parques Schlosspark, Badepark y Bergpark, en el lado polaco el parque Unterpark, el arboreto y los campos Braunsdorfer Felder. Son significativos la espaciosa conformación armónica, las amplias relaciones visuales, la distinta configuración de los jardines del ámbito del parque y los cursos de agua artificiales. Un paseo por el parque permite al espectador experimentar imágenes tridimensionales variables de forma continua, creadas con medios de la naturaleza y el paisaje. El reino de los jardines se inscribió en la lista de Patrimonio de la Humanidad como patrimonio común de Polonia y Alemania. 
Hermann Fürst von Pückler-Muskau – señor de la zona, escritor de viajes y sobre todo artista paisajístico de importancia extraordinaria – creó uno de los más hermosos jardines artísticos del mundo.
Un área de aprox. 830 hectáreas compuesta por varios parques cada uno con diferente carácter, se encuentran tanto en el lado alemán como en el lado polaco. Pückler estructuró el paisaje alrededor de su palacio señorial, al estilo de los jardines Regency ingleses de inicios del siglo XIX.
Es fascinante la armoniosa estructura del área total del parque, aquí se enlazan cada uno de los sectores unos con otros y con el arquitectónico centro y el palacio, esto gracias a extensas relaciones visuales y sinuosos caminos; siempre usando distintos tipos de árboles que crecen en la zona como roble, tilo, haya y chopo. Es cautivador el natural recorrido del río Neiße de Lusacia y la corriente de agua artificial “Hermannsneiße” -llamada así en honor a Pückler- que se extiende dos veces a manera de lago a lo largo de su paso por el parque.
El parque Muskau de Pückler, patrimonio cultural de la humanidad que comparten Polonia y Alemania, es considerado un paisaje arquitectónico ideal y un nuevo inicio para los jardines paisajísticos urbanos. Además son loables los esfuerzos conjuntos que realizan Alemania y Polonia para la conservación, resconstrucción e investigación de esta obra maestra del arte de la jardinería.
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal