Reducción del vigor del arbol de mango ‘ataulfo’ con interinjerto de ‘esmeralda’



Descargar 113.7 Kb.
Fecha de conversión27.09.2018
Tamaño113.7 Kb.
REDUCCIÓN DEL VIGOR DEL ARBOL DE MANGO ‘ATAULFO’ CON INTERINJERTO DE ‘ESMERALDA’

Victor Vázquez –Valdivia, Ma. Hilda Pérez- Barraza y Samuel Salazar –García


RESUMEN

México es uno de los países más importantes en la producción de mango y el principal exportador. Uno de los problemas más importantes que se tiene en este cultivo cuando desarrolla bajo condiciones tropicales es el alto porte de los árboles, el cual es debido a las condiciones climáticas, que favorecen un crecimiento vegetativo muy vigoroso el cual es más acentuado en zonas con altas precitaciones.

El gran tamaño que alcanzan los árboles cuando son adultos, obliga a utilizar densidades de plantación de 100 árboles por hectárea o menos, subutilizando el suelo , además de que dificulta el manejo de los huertos y reduce los rendimientos.

La fruticultura moderna exige hacer un uso intensivo del suelo, el cual en frutales tropicales como el mango solo es posible con la utilización de árboles de bajo porte, que permite establecer altas densidades de plantación de 200 hasta 600 árboles/ha.

Con el uso del genotipo de escaso vigor ‘Esmeralda’, usado como interinjerto, se reduce el tamaño del árbol de mango ‘Ataulfo’, sin afectar el rendimiento por unidad de superficie, la nutrición del árbol, la calidad de los frutos, ni su comportamiento en postcosecha. Lo anterior es una gran ventaja ya que al tener árboles de menor porte se puede incrementar el número de árboles/ha, el manejo de la plantación es más fácil, aumentan los rendimientos y consecuentemente el productor eleva sus ingresos económicos.
INTRODUCCIÓN

México, es el cuarto productor mundial de mango con 152,103 has, después de la India, China y Tailandia (Paulín-Nava, 2000). La región costera del Pacífico Mexicano (de Chiapas a Sinaloa), abarca el 70% de la superficie y produce el 75.7% de la producción nacional. En el estado de Nayarit, el mango es el frutal que más superficie ocupa (más de 20 mil ha) con un rendimiento promedio de 11.9 ton/ha (SAGAR, 2000). Durante varios años, los principales cultivares para exportación han sido Tommy Atkins, Haden, Keitt y Kent (SAGAR, 2000). Sin embargo, en los últimos años el cultivar Ataulfo ha ingresado al mercado de exportación, siendo tal su aceptación que no se dispone de volumen suficiente para cubrir la demanda.

En las condiciones de cultivo de Nayarit, el mango ‘Ataulfo’ es injertado sobre portainjertos criollos vigorosos producidos por semilla. Esto resulta en crecimiento vegetativo vigoroso, de tal manera que los árboles adultos alcanzan alturas y diámetros de copa de 10 a 20 m, lo que determina que las distancias de plantación utilizadas sean muy amplias. El crecimiento excesivo de los árboles obliga a que se utilice una baja población de árboles por unidad de superficie (100 árboles/ha o menos) y se dificulta el manejo eficiente de los huertos. Bajo estas condiciones la cosecha es difícil, costosa y de gran riesgo para los cosechadores. Además, cuando las copas de los árboles se entrecruzan, el rendimiento disminuye hasta volverse incosteable. En consecuencia, se reducen los beneficios económicos y se acorta la vida productiva de los huertos. Existen diversas alternativas que pueden ayudar a controlar el vigor excesivo de los árboles de mango. El uso de portainjertos o interinjertos de bajo vigor, la poda manual o mecanizada, la aplicación al suelo o follaje de retardantes del crecimiento ó la combinación de algunas de ellas han sido las más estudiadas (Chadha y Pal, 1985; Hillier y Rudge, 1987; Kulkarni, 1988; Avila-Reséndiz et al., 1993; Oosthuyse, 1994; Medina-Urrutia, 1996; Khone y Kremer , 1987; Sergent et al., 1997). A largo plazo, el uso de genotipos de bajo vigor parece ser la estrategia más consistente, redituable y ecológicamente segura. El objetivo de esta publicación es dar a conocer los resultados del uso de interinjertos de mango ‘Esmeralda’ sobre el vigor, producción, tamaño del fruto, nutrición mineral y comportamiento de los frutos en postcosecha del mango ‘Ataulfo’.

EL PROBLEMA DEL TAMAÑO EXCESIVO DEL ARBOL


El tamaño excesivo de los árboles frutales es una desventaja por la gran superficie que ocupan cuando son adultos, además de que dificultan el manejo del huerto, incrementan los costos de protección fitosanitaria y de cosecha. Desde que en plantas anuales como chícharo, trigo, arroz, cebada, tomate, sorgo, pepino, calabaza y sandía se comenzaron a detectar mutantes enanos, también en árboles frutales se inició la búsqueda de este tipo de materiales (Mosqueda-Vázquez,1993).

Las ventajas prácticas de la utilización de árboles de bajo porte es que con ellos se pueden establecer plantaciones comerciales con mayor densidad de árboles, utilizando más eficientemente la superficie cultivable, incrementando los rendimientos y facilitando la realización de prácticas como poda, aspersiones para el control fitosanitario y cosecha (Barrientos-Pérez et al., 1993).


CONTROL GENETICO DEL TAMAÑO DE LOS ÁRBOLES

La fruticultura moderna exige un uso intensivo del suelo, el cual sólo puede ser logrado con árboles de bajo porte y altas densidades de plantación. Desde el descubrimiento de plantas enanas, se vio la importancia de buscar este tipo de genotipos en frutales, los cuales podían ser utilizados como portainjertos, interinjertos o cultivares. Los esfuerzos realizados en árboles frutales para reducir su tamaño no se han restringido únicamente al enfoque genético sino que se han buscado alternativas fisiológicas como la exploración de las relaciones portainjerto-injerto (Mosqueda-Vázquez, 1993). El empleo de genotipos de bajo vigor puede ayudar a controlar el tamaño de los árboles de manera definitiva, pero presenta la desventaja de que los resultados se obtienen a largo plazo (Kulkarni, 1991).

Las plantas de mango utilizadas como portainjertos pueden ser originadas por semillas de mangos monoembriónicos o poliembriónicos (Mosqueda-Vázquez et al., 1996a y b). Existe controversia sobre el efecto que tienen los portainjertos monoembriónicos y poliembriónicos sobre el vigor de las plantas. Actualmente se prefiere emplear como fuente de portainjertos las semillas derivadas de mangos poliembriónicos, ya que por tener varios embriones nucelares (de origen asexual) mantienen las características genéticas de la planta madre (Singh, 1969).

Algunos portainjertos poliembriónicos con efecto enanizante han sido detectados en la India, como el Vellaikulumban, Olour, Mylepalium y Ambalvi, entre otros. Estos portainjertos producen alto rendimiento por unidad de volumen de copa, sin muchos cambios en la calidad del fruto (Ram, 1997).

La capacidad de ciertos genotipos de bajo vigor para producir un árbol de bajo porte cuando son injertados entre un portainjerto y una copa vigorosa llamado entonces “interinjertos”, ha sido evaluada en diferentes cultivares de mango (Mosqueda-Vázquez et al., 1996a; Sandoval-Esquivez, 1987; García-Pérez et al., 1993); sin embargo, no se dispone de información al respecto en el cultivar Ataulfo.

El efecto enanizante de la selección ‘Esmeralda’ utilizada como interinjerto en algunos cultivares de mango ha sido evaluado en Veracruz (Avila-Reséndiz, 1985 y Sandoval-Esquivez, 1987). Mosqueda-Vázquez et al. (1996a) encontró que a los tres años después de establecida la plantación experimental, la reducción del tamaño del árbol de mango ‘Manila’ fue de 49.1% y al noveno año fue de 28% en comparación con los árboles sin interinjerto. García-Pérez et al. (1996) indica que usando interinjertos en mango ‘Manila’ hay una reducción significativa del tamaño del árbol; agregando que podría mantenerse una plantación semintensiva entre 277 y 400 árboles por hectárea durante 15 años sin necesidad de poda.

Además de la reducción del crecimiento Mosqueda-Vázquez, et al. (1996a), encontraron que la eficiencia productiva se incrementó en 70% cuando se utilizó ‘Esmeralda’ como interinjerto de Manila, con relación a Manila injertado sobre portainjertos procedentes de semilla.

García-Pérez et al. (1993) al evaluar varias combinaciones de portainjertos, interinjerto y cultivares encontraron que Manila/Irwin/Irwin y Manila/Esmeralda/Manila, fueron las plantas más compactas y con la tasa de crecimiento más baja. El uso de portainjertos e interinjertos, puede afectar no solo el vigor del árbol, sino también otros procesos como: rendimiento, eficiencia productiva, precocidad, tamaño del fruto y apariencia externa del fruto. Malcom et al. (1996) indicaron que el portainjerto que se utilice afecta el tamaño del fruto, su apariencia externa y el tiempo de madurez. Al evaluar diversas combinaciones de portainjertos/injertos de mango, Avilán et al. (1996) encontraron que el peso y tamaño del fruto fueron modificados por el portainjerto utilizado; ‘Edwards’ y ‘Springfels’ incrementaron el peso y tamaño del fruto comparado con los testigos (mismos cultivares injertados sobre portainjerto criollo); mientras que ‘Haden’ y ‘Tommy Atkins’ aumentaron el peso y tamaño del fruto, modificaron su forma, en relación a los frutos de estos mismos cultivares pero sobre portainjerto criollo. Reddy y Kurian (1996) evaluaron el efecto de ocho portainjertos sobre la calidad del fruto de mango ‘Alphonso’. Después de 15 años concluyeron que la cantidad de sólidos solubles totales (grados Brix) y la acidez no fueron afectados por el portainjerto utilizado.

Existe controversia con relación al efecto de portainjertos e interinjertos sobre la nutrición mineral del mango. Sandoval-Esquivez (1987) evaluó el efecto de diferentes portainjertos e interinjertos sobre la nutrición del mango ‘Manila’, dentro de los interinjertos que empleó se encuentran: ‘Manila’, ‘Irwin’, ‘Thomas’, ‘Diplomático’ y ‘Esmeralda’. Sus resultados mostraron que ni el portainjerto ni el interinjerto afectaron el contenido nutrimental foliar del mango ‘Manila’. En contraste, Thakur et al. (1989) encontraron diferencias en el contenido de nutrimentos en hojas de mango ‘Dashehari’ injertados sobre 10 portainjertos poliembriónicos y 14 monoembriónicos. Los contenidos más altos de nitrógeno (N) se encontraron cuando ‘Dashehari’ creció sobre el portainjerto ‘Rumani’, mientras que el contenidos de Fierro (Fe) fue más alto cuando el cultivar se injertó sobre ‘Ambalvi’.

Reddy y Kurian (1996) evaluaron el efecto de diversos portainjertos poliembriónicos sobre el estado nutricional del mango ‘Alphonso’, encontrando que al injertarse sobre portainjerto vigorosos el contenido N fue alto, mientras que en portainjertos menos vigorosos el cultivar mostró bajos contenidos de N, K y Fe. Estos autores concluyen que la absorción de nutrientes y/o la utilización por el injerto puede ser influenciado por el portainjerto.

El efecto enanizante del interinjerto sobre el cultivar injertado podría atribuirse a la introducción de una nueva unión, la cual puede provocar restricciones en la conducción de agua, nutrimentos y hormonas a la parte aérea, así como a la alteración en los flujos descendentes (de la parte aérea a la raíz) de carbohidratos, hormonas y otros metabolitos (Lockard y Schneider, 1991). Existen evidencias en otros frutales de que la longitud del interinjerto afecta el tamaño del árbol. Por ejemplo, Carlson (1975) encontró en manzano que interinjertos de 30 cm de longitud redujeron en mayor proporción el diámetro del tronco, altura del árbol y diámetro de copa, que las longitudes de 0, 10 y 20 cm. En aguacate ‘Fuerte’, con interinjerto de Colin V-33, se encontró que las longitudes del interinjerto de 10-30 y 30-50 cm redujeron la altura del árbol en 39 y 47% respectivamente (Barrientos-Pérez y Barrientos-Priego, 1990).


ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DEL MANGO ‘ESMERALDA’

El mango ‘Esmeralda’ fue identificado por primera vez en 1969 en un huerto comercial en Tecomán, Colima; de ahí se colectaron varetas y se llevaron al Campo Experimental Valle de Culiacán del entonces INIA, en Culiacán, Sinaloa. En 1971 se introdujo al estado de Jalisco y en 1973 a Veracruz (Mosqueda-Vázquez et al., 1996a). El interés inicial al colectar este material fue tener un tipo de fruto con buen sabor y muy dulce. Sin embargo, se dificultaba su comercialización debido a que el fruto maduraba en color verde, (característica a la que debe su nombre) y a que su pulpa es blanda (Figura 1).

En todos los lugares en donde se evaluó la selección ‘Esmeralda’ injertada sobre portainjertos de semilla, se observó que los árboles presentaban un menor desarrollo con relación a otros cultivares; de ahí nació el interés de utilizarlo como portainjerto para reducir el tamaño del mango ‘Manila’ (Mosqueda-Vázquez et al., 1996a).

Algunas de las características del mango ‘Esmeralda’ creciendo en condiciones de Cotaxtla, Veracruz son las siguientes: en un ciclo de crecimiento los brotes alcanzan longitudes de 14.2 + 4.4 cm y tienen 10.9 + 3.2 hojas por brote. Las hojas jóvenes son de color rojizo fuerte, flores color amarillo verdoso con el eje principal color rojo oscuro. La longitud de la panícula es de 23.3 + 2.8 cm y una anchura de 15.2 + 3.2 cm. El peso promedio del fruto es 363 g y mide 13.8 cm de longitud, la semilla es poliembriónica (dos plantas/semilla). Su habito de crecimiento es erecto, de poco vigor, copa abierta (Figura 2), florece de enero a febrero y se cosecha de junio a julio (Mosqueda-Vázquez et al., 1996a).




Figura 1. Fruto de mango ‘Esmeralda’ en la fase final de crecimiento en Atonalisco, Nayarit.



Figura 2. Árbol de mango ‘Esmeralda’ de cinco años de edad injertado sobre portainjerto criollo de semilla. Atonalisco, Nayarit.

ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DEL MANGO ‘ATAULFO’

El mango ‘Ataulfo’ fue seleccionado en Tapachula, Chiapas y según Palacios-Martínez (1999, comunicación personal) procede de varios árboles originados por semilla con características similares. Hasta el momento poca información existe sobre ‘Ataulfo’; al respecto podemos decir que es un árbol vigoroso, con una copa de crecimiento abierta y poca ramificación cuando joven, siendo necesario el despunte para formar una copa más compacta. En un flujo de crecimiento los brotes alcanzan longitudes promedio de 34 cm y tienen 20.6 hojas por brote; las hojas cuando jóvenes son de un color café-verdoso claro y cuando adultas son de un verde pálido. Las flores son de color amarillo verdoso con el eje principal (raquis) de color amarillento con rojizo, la longitud promedio de la inflorescencia es de 47.5 cm y una anchura de 31 cm. En Nayarit, este cultivar florece durante Enero-Marzo (dependiendo de las temperaturas invernales) y produce fruto en los meses de Mayo a Junio; aunque a altitudes mayores (400-600m) la cosecha se retrasa hasta el mes de Julio (Salazar-García et al., 2000). El fruto es de excelente calidad con un peso promedio de 250-300g.

El fruto se cosecha cuando está sazón (madurez fisiológica), con color verde amarillento claro (Figura 3A)., el cual al madurar alcanza un color amarillo-anaranjado (Figura 3B), con un contenido de 18 °Brix (en pulpa) y una firmeza de 10.00 Newtons. Su consumo debe ser cuando el 100% de la epidermis (cáscara) alcanza un color amarillo naranja (Figura 3B), ya que cuando no ha madurado lo suficiente (epidermis de color verde amarillento), tiene un fuerte sabor a trementina. Su vida de anaquel almacenado a temperatura ambiente es de dos a cuatro días más que la de los cultivares floridianos como Tommy Atkins, Haden, Kent y Keitt (EMEX, 1998).

Figura 3. A) Fruto sazón (madurez fisiológica) y B) maduro (madurez de consumo), de mango ‘Ataulfo’.
El cultivar Ataulfo es uno de los materiales con amplias perspectivas en el mercado de exportación y a pesar de que por muchos años se ha cultivado en nuestro país su difusión es aun limitada. Actualmente, los estados más importantes en la producción de mango ‘Ataulfo’ son Chiapas y Nayarit. La importancia del mango ‘Ataulfo’ ha crecido en los últimos años, al empezar su difusión en los mercados internacionales. Al tener una gran aceptación como cultivar de exportación y haber demasiada demanda tanto en el mercado exterior como nacional ha ocasionado que ‘Ataulfo’ tenga un precio más alto que los cultivares tradicionales; esto a su vez a provocado que se establezcan muchas plantaciones nuevas con este cultivar e incluso muchos huertos adultos con cultivares floridianos sean derribados y reinjertados con ‘Ataulfo’.
COMO OBTENER UN ARBOL CON INTERINJERTO.

Normalmente los árboles de mango se componen de dos genotipos, el patrón o portainjerto (raíz) y la parte aérea (cultivar deseado). Por su parte, un árbol con interinjerto está compuesto por tres genotipos: el patrón o portainjerto (normalmente producido por semilla, por ejemplo un criollo regional) que servirá de sostén al árbol y posee la raíz; una parte intermedia o interinjerto (por ejemplo ‘Esmeralda’) de diferente longitud y finalmente la parte aérea que dará origen a los frutos (por ejemplo ‘Ataulfo’) (Figura 4).


Figura 4. Estructura de un árbol de mango con interinjerto. Se distinguen los tres genotipos, el patrón o portainjerto, el interinjerto o parte intermedia y el cultivar o parte aérea.

Para obtener un árbol de mango con interinjerto, primero se debe disponer de árboles de semilla y cuando estos alcanzan una altura de 60-80 cm y un diámetro del tallo de 1cm (Figura 5) se injerta el genotipo de bajo vigor (‘Esmeralda’) a 20-30 cm de la base del suelo. Este se realiza utilizando el tipo de injerto denominado enchapado lateral; una vez prendido el injerto, este se deja desarrollar hasta que la planta injertada alcance una altura aproximada de 1 m o un grosor del tallo de 1 cm a 70-80 cm de altura del suelo; cuando esto ocurre se realiza el otro injerto (enchapado lateral) con la vareta portayemas del cultivar Ataulfo que será la parte aérea . Posteriormente, el árbol continuará su desarrollo como un solo individuo y posteriormente producirá los frutos en su etapa productiva. Este interinjerto ha sido evaluado exitosamente en los cultivares Ataulfo y Manila, aunque podría funcionar también en otros cultivares como, Tommy Atkins y Haden, entre otros).

Para formar un árbol de mango con interinjerto cuando los patrones o portainjertos ya fueron establecidos en campo, se requiere de dos años, pero el injerto una vez prendido desarrollará mejor porque el patrón esta ya bien adaptado a las condiciones del terreno. Por el contrario el tiempo requerido para formarlo en vivero es más corto (un año) cuando ya se tienen los patrones, pero es necesaria una buena programación de las actividades, ya que las plantas se establecen en campo hasta el inicio de la temporada de lluvias (junio). Ambas opciones son buenas y el productor decidirá cual le conviene.


Figura 5. Árboles de mango producido por semilla (criollo regional) listos para ser injertados con la selección que servirá como interinjerto.


RESULTADOS OBTENIDOS CON EL EMPLEO DE INTERINJERTOS DE MANGO ‘ESMERALDA’ EN NAYARIT
Efecto del interinjerto sobre el vigor del árbol

Los resultados que se obtuvieron durante 10 años de estudios realizados en Nayarit por el INIFAP, en donde se evaluaron cuatro longitudes (0, 21-30, 31-40 y 41-50 cm) del interinjerto ‘Esmeralda’ en mango ‘Ataulfo’, muestran que el interinjerto afectó el vigor de los árboles. Todas las variables que indican el vigor y/o crecimiento de los árboles, fueron estadísticamente diferentes entre los árboles con interinjerto y sin interinjerto. Los valores más altos siempre correspondieron a los árboles sin interinjerto (475.6 cm2 de área transversal del tronco, 5.5 m de altura y 126.2 m3 de volumen de copa) y los más bajos siempre los tuvieron los árboles con interinjerto de 41-50 cm de longitud (351.1 cm2 de área transversal del tronco, 4.8 m de altura y 81.7 m3 de volumen de copa) Los árboles sin interinjerto tuvieron una altura de 75 cm más que los árboles que crecieron sobre interinjerto de 41-50 cm de longitud; el área transversal del tronco fue 120.5 cm2 mayor en árboles sin interinjerto y en volumen de la copa tuvieron 44.53 m3 más que aquellos con interinjertos de 41-50 cm (Cuadro 1).


Cuadro 1. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’, sobre el vigor de árboles de mango ‘Ataulfo’ de 10 años de edad. Atonalisco, nayARIT.

Longitud de interinjerto (cm)

Altura del árbol (m)

Área transversal del tronco (cm2 )

Volumen de copa (m3)

Sin interinjerto

5.5 a z

475.6 a

126.2 a

21-30

4.9 b

402.3 ab

105.6 ab

31-40

4.9 b

399.1 ab

99.9 ab

41-50

4.8 b

355.1 b

81.7 b

z Medias con la misma letra en columnas son iguales estadísticamente, Duncan, 5% .
Con relación a la longitud del interinjerto se observó una relación inversa, es decir que el vigor de los árboles disminuyó al aumentar la longitud del interinjerto; por ejemplo, con una longitud de interinjerto de 41-50 cm, el área de la sección transversal del tronco fue de 355.1 cm2, mientras que con una longitud menor (21-30 cm) esta fue de 402.3 cm3. El parámetro más indicativo sobre el tamaño de los árboles fue el volumen de la copa. Los árboles con interinjerto tuvieron una reducción que osciló entre 16 y 35%, en comparación con los árboles sin interinjerto. Con este trabajo, se ratificó el efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la reducción del vigor de los árboles (Figura 6 y 7).

En conclusión el uso del interinjerto afectó el vigor de los árboles. Esto es una gran ventaja ya que podría aumentarse el número de árboles por unidad de superficie, lo cual además de incrementar la producción/ha, facilitaría el manejo del huerto por tener árboles de menor porte.




Figura 6. Árboles de mango ‘Ataulfo’ de nueve años de edad con (A) y sin (B) interinjertos de ‘Esmeralda’. Nótese el menor tamaño del árbol cuando se utilizó interinjerto. Atonalisco, Nayarit.



Figura 7. Huerto de mango ‘Ataulfo’ de nueve años de edad. Los árboles están sobre portainjerto criollo de semilla y con interinjerto de ‘Esmeralda’.


Efecto del interinjerto sobre la producción de fruto


En las primeras cuatro cosechas (1996-1999), el uso de interinjertos de ‘Esmeralda’ de cualquier longitud, no tuvieron efecto sobre el rendimiento. La producción de fruto por árbol varió de 56.6 kg en los árboles sin interinjerto a 49.6 kg en árboles con una longitud del interinjerto de 41 – 50 cm (promedio de tres años 97-99). Para el año 2000, el testigo produjo 191 kg/árbol, mientras que en los árboles con interinjerto la producción varió de 195 kg (árboles con 31 – 40 cm de longitud) a 226 kg/árbol (árboles con 21 – 30 cm de longitud), los rendimientos más altos se obtuvieron en el árboles con longitud de interinjerto 21-30 cm (Figura 8).

F
igura 8. Efecto de la longitud de interinjertos de mango ‘Esmeralda’ sobre la producción anual de árboles de mango ‘Ataulfo’. Atonalisco, Nayarit.


Con la producción acumulada de cinco cosechas (1996-2000), se detectaron diferencias significativas entre tratamientos; los árboles sin interinjerto produjeron 380 kg de fruta, mientras que aquellos con interinjertos produjeron de 337 a 387 kg/árbol. La eficiencia productiva (kg de fruto/cm2 de área de la sección transversal del tronco de portainjerto) no fue significativa entre tratamientos, en el testigo fue de 0.402 mientras que en los árboles con interinjerto osciló entre 0.489 y 0.581 (Cuadro 2 ).
Cuadro 2. Producción acumulada (1996 – 2000) y eficiencia productiva en árboles de mango ‘Ataulfo’ con y sin interinjerto de ‘Esmeralda’. Atonalisco, Nayarit.


Longitud de interinjerto (cm)

Producción acumulada Kg de fruto/árbol

Eficiencia Productiva

(kg de fruto/c m2 ATT *)



Sin interinjerto

380.0 bz

0.402 a

21-30

387.0 a

0.561 a

31-40

337.0 d

0.489 a

41-50

371.0 c

0.581 a

z Medias con la misma letra en columnas son iguales estadísticamente, Duncan, 5% .
Efecto del interinjerto sobre el peso del fruto

El peso del fruto fue evaluado durante 1999 y los resultados muestran que no fue afectado por el uso del interinjerto. La Figura 9 muestra el porcentaje de frutos por calibre para cada uno de los tratamientos evaluados, observándose que la cosecha fue de calidad ya que la gran mayoría de los frutos tuvieron buen peso y tamaño (Figuras 9 y 10). En árboles sin interinjerto el 97% de los frutos pesaron entre 190 y 480 g (calibres 10-22), mientras que en árboles con interinjerto osciló entre 89 y 99%;.En el testigo solo el 3% fue fruto pequeño (calibres 24-26) cuyo peso fue de 165 a 189 g (Figura 11); m
ientras que en árboles con interinjertos el porcentaje varío de 1 a 11%.

Figura 9. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre el calibre del fruto de mango ‘Ataulfo’ (Calibre 26 = 165-174 g y calibre 10 = 421-480 g). Cosecha 1999.

Figura 10. Fruto de mango ‘Ataulfo’ de calidad de exportación producidos en árboles con interinjerto de ‘Esmeralda.



Figura 11. Frutos de mango ‘Ataulfo’ destinados para mercado nacional.



Efecto del interinjerto sobre la composición nutrimental del follaje


En los estudios sobre composición nutrimental del follaje, la fertilización, como el manejo del huerto en general, estuvo a cargo del productor cooperante. La fertilización del huerto fue solamente a base de nitrógeno, fósforo y potasio, la fuente de fertilizante utilizada fue 17-17-17 y la cantidad a aplicada fue variable conforme avanzaba la edad de las plantas, el primer año 250 g/árbol, el segundo y tercer año 500 g, el cuarto y quinto 1kg, del sexto al octavo 2 kg y noveno y décimo 3 kg/árbol Todos los años el fertilizante se aplicó fraccionado en dos aplicaciones, aplicando el 50% al inicio de las lluvias y el resto al termino de las lluvias. El fertilizante se aplicó en cuatro pozos de 10-15 cm de profundidad y en la zona de goteo.

El contenido de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), calcio (Ca), zinc (Zn), cobre (Cu), fierro (Fe) y sodio (Na) en hojas del mango ‘Ataulfo’, no fue afectado por el uso de interinjertos de ‘Esmeralda’ (Cuadros 3 y 4). El contenido de N, P, K y Na se encontró en los niveles considerados como adecuados; fósforo se encontró en exceso solo en los árboles con longitud de interinjerto de 21-30 cm y calcio en niveles deficientes. Este parámetro se consideró en comparación con los niveles de abastecimiento nutrimental sugeridos por Robinson (1986) para mango (Cuadro 5).


Cuadro 3. Contenido de macronutriMENTOS (%, m.s.) en hojas de mango ‘Ataulfo’ SOBRE interinjertoS de ‘Esmeralda’. aTONALISCO, nAYARIT. 1999.

Longitud del interinjerto (cm)

N

(%)


P

(%)


K

(%)


Ca

(%)


0

1.21 az

0.10 a

1.09 a

0.11 a

21-30

1.21 a

0.27 a

1.03 a

0.14 a

31-40

1.27 a

0.13 a

0.96 a

0.10 a

41-50

1.29 a

0.13 a

1.07 a

0.12 a

z Medias con la misma letra en columnas son iguales estadísticamente (Duncan, 5%).
Cuadro 4. Contenido de micronutriMENTOS (%, m.s.) en hojas de mango ‘Ataulfo’ SOBRE interinjertoS de ‘Esmeralda’. ATONALISCO, NAYarit. 1999.

Longitud del interinjerto (cm)

Fe

(%)


Zn

(%)


Cu

(%)


Naz

(%)


0

0.00014 ay

0.129 a

0.011 a

0.178 a

21-30

0.00019 a

0.134 a

0.016 a

0.175 a

31-40

0.00035 a

0.131 a

0.013 a

0.179 a

41-50

0.00021 a

0.128 a

0.012 a

0.178 a

1 Medias con la misma letra en columnas son iguales estadísticamente (Duncan, 5%).

Cuadro 5. Niveles de abastecimiento nutrimental para mango (Mangifera indica L.) z (Robinson, 1986).




Nutrimento Intervalo con base en materia seca (%)



Deficiente Adecuado Exceso

N 1.00-1.50

P 0.08- 0.18

K <0.25 0.30-1.20

Ca 2.00-3.50 (suelo ácido)

3.00-5.00 (suelo alcalino)

Mg 0.20- 0.40

Na <0.20 >0.40



z Los datos fueron colectados por B. W. Cull (1983) y por E. C. Winston (1983).
Aunque la concentración de calcio no fue afectada por el uso del interinjerto, debe ponerse especial atención en este nutrimento, ya que se sabe que bajas concentraciones de calcio produce desórdenes fisiológicos en fruto como “Nariz blanda” y “tejido esponjoso” (Young et al., 1957). Se ha indicado que la incidencia de estos desordenes están relacionados directamente con altos niveles de nitrógeno y potasio, pero en este trabajo estos nutrimentos están en niveles adecuados y no suficientemente altos como para que pueda presentarse dicho problema. Niveles adecuados de Ca también mejoran la consistencia del fruto durante el tratamiento hidrotérmico, transporte y refrigeración (Gutiérrez-Camacho, 1996).

No obstante que los resultados mostraron que la mayoría de los nutrimentos se encuentran en niveles adecuados, es necesario en el futuro considerar la aplicación de otros nutrimentos como Mg, Mn, Fe, Zn, Cu y B para evitar que en el futuro se presenten deficiencias de ellos y es urgente la aplicación de Ca, el cual ya se encuentra en deficiencia.


Efecto del interinjerto sobre la calidad del fruto en poscosecha

En general, los frutos de mango ‘Ataulfo’ producidos por árboles con interinjerto, presentaron características similares a los mangos sin interinjerto (testigo), visual y químicamente. En las Figuras 12 y 13 se observa el comportamiento de los sólidos solubles totales (ºBrix) en los frutos de mango ‘Ataulfo’ obtenidos de árboles con y sin interinjerto, almacenados bajo condiciones ambientales y con refrigeración (12° C) por 14 días y posteriormente a temperatura ambiente. Es notorio que el contenido de sólidos solubles se incrementó fuertemente a partir del tercer día en frutos sin refrigeración alcanzando un máximo a los 13 días; por el contrario, en frutos refrigerados, los sólidos solubles se incrementaron moderadamente mientras estuvieron almacenados a 12° C, como cuando se trasladaron a condiciones ambientales; no obstante, esto ocurrió tanto en frutos procedentes de árboles con y sin interinjerto. Además, se puede observar que frutos provenientes de árboles con interinjerto enanizante presentan valores ligeramente mayores. Los datos presentados por los mangos con y sin interinjerto, concuerdan por los reportados por Guzmán-Robles (1999), quien estudio la misma variedad.

El aumento gradual de los sólidos solubles con el avance de la maduración de la fruta, puede ser consecuencia de la hidrólisis del almidón ocasionando que los azúcares totales aumenten durante la maduración (Selvaraj, 1989; Krishnamurthy y Subramanyam, 1973; Subramanyam 1975).
F
igura 12. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda sobre la evolución de los sólidos solubles totales en frutos de mango ‘Ataulfo’, (almacenados a temperatura ambiental).



Figura 13. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda sobre la evolución de los sólidos solubles totales en frutos de mango ‘Ataulfo’. (almacenamiento a 12° C por 14 días y después a temperatura ambiental).

La Figura 14 muestra la evolución del pH del fruto, almacenados bajo condiciones de temperatura ambiental; apreciándose incrementos moderados los primeros 11 días y posteriormente hubo fuertes incrementos, alcanzando el valor máximo el día 16. Los frutos de árboles con interinjerto, tuvieron valores ligeramente mayores de pH en comparación con frutos de árboles sin interinjerto. En frutos almacenados bajo refrigeración, el pH fue casi constante mientras estuvieron refrigerados y subió drásticamente al pasar los frutos a temperatura ambiente; no obstante, frutos procedentes de árboles con y sin interinjerto tuvieron un comportamiento similar (Figura 15).

Figura 14. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda sobre la evolución del pH en frutos de mango ‘Ataulfo’ (Almacenados a temperatura ambiental).




Figura 15. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda sobre la evolución del pH de frutos de mango ‘Ataulfo’ (almacenamiento a 12° C por 14 días y después a temperatura ambiental).

La evolución del color externo fue muy similar en frutos procedentes de árboles con y sin interinjerto de ‘Esmeralda’, tanto en frutos almacenados a temperatura ambiente como en frutos refrigerados. Al cortarse los frutos estaban en madurez fisiológica, con la cáscara color verde claro (1) tal como lo específica la norma de calidad para mangos frescos de exportación (EMEX, 1998); frutos sin refrigeración alcanzaron una coloración anaranjada a los 15 días (Figura 16), mientras que frutos refrigerados alcanzaron esta coloración hasta los 23 días, es decir nueve días después de ser sacados de refrigeración (Figura 17).

F
igura 16. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda sobre la evolución del color externo en frutos de mango cv. Ataulfo. (Almacenados a temperatura ambiental).


F
igura 17. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda sobre la evolución del color externo en frutos de mango cv. Ataulfo. (almacenamiento 12°C por 14 días y después a temperatura ambiental).

RECOMENDACIONES

Con base a la información recopilada se recomienda el uso del interinjerto ‘Esmeralda’ para controlar el tamaño del árbol del mango ‘Ataulfo’. El interinjerto debe tener una longitud de 41 – 50 cm. Esta tecnología se recomienda para las plantaciones que se van a establecer, aunque también podría aplicarse en aquellos huertos en que se desea cambiar de cultivar o renovar el huerto.

Esta tecnología podría aplicarse en todas las zonas tropicales de México en donde se cultiva mango y funcionar favorablemente tanto bajo condiciones de riego como en temporal.


BENEFICIOS ESTIMADOS

En huertos tradicionales al reducir el tamaño de los árboles se facilitan las labores culturales y la cosecha, lo cual finalmente repercute en una reducción de hasta un 30% en los costos de producción. El mantener los árboles sin problemas de sombreo hasta por 15 años, permite tener incrementos en el rendimiento de hasta 50% más en comparación con árboles sin interinjerto.

El tener árboles de menor tamaño permite establecer plantaciones con mayor número de árboles por unidad de superficie (200-400). Potencialmente es posible incrementar el rendimiento en más de 300% si se incrementa la densidad de árboles a 400/ha (Vázquez-Valdivia et al., 2000). Es necesario considerar que el establecer mayor número de plantas por hectárea incrementa los costos, ya que en un huerto tradicional (100 árboles/ha) estos varían de $ 1000.00 a $1500.00 y en uno con densidad intermedia (200, 400 árboles/ha) el costo varía de $ 3,000.00 a $ 6,000.00. No obstante, que se incrementan los costos de inversión es conveniente hacerlo ya que los rendimientos son mucho más elevados y la recuperación del capital es más rápida en plantaciones intensivas que en los esquemas tradicionales de 100 árboles/ha.

El tiempo para obtener un árbol injertado (patrón/cultivar) es de aproximadamente un año, mientras que obtener un árbol con interinjerto lleva adicionalmente de seis meses a un año.

El uso de esta tecnología, es factible en alrededor de 500 ha que anualmente se establecen con mango en Nayarit y en más de 50,000 ha de mango (en el país), que tienen árboles con más de 20 años de edad y son muy altos e improductivos. Su utilización permitiría incrementar el rendimiento en 50% en huertos establecidos a distancias tradicionales (10 x 10 m) y más de 300% en huertos con densidades de plantación (400 árboles/ha).
LITERATURA CITADA

Avila-Reséndiz, C. 1985. Uso de portainjertos y tallos intermedios para reducir el vigor y la altura en mango (Mangifera indica L) cv Manila. Tesis Profesional. Universidad Autónoma Chapingo, Méx. 133 p.

Avila, et al. 1993.

Avilán, L., Leal, F., Rodríguez, M., Ruiz, J. y Marín C. 1996. Mango roosttocks and their influence on fruit shape and size. Acta Horticulturae 455(1):479-488.

Barrientos-Pérez, F. y Barrientos-Priego, A. F. 1990. Selección de portainjertos enanizantes de aguacate. III. Correlaciones entre características de plántulas segregantes de Colín V-33 y los árboles resultantes al injertar cultivares y selecciones. Memoria del CIC-Frutícola. CICTAMEX. Coatepec de Harinas, Méx. pp. 27-32.

Barrientos-Pérez, F., Barrientos-Priego, A. F. y Rubi-Arriaga, M. 1993. Control genético de la altura en especies frutales . Memorias del Simposium. Control del tamaño de los árboles en frutales. Sociedad Mexicana de Ciencias Hortícolas,18-23 de julio. Veracruz, México. pp. 3-16.

Carlson, R. F. 1975. Influence of interstem lengths of M8 clones (Malus sylvestris Mill.) on growth, precocity, yield and spacing of 2 apple cultivars. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 10:450-452.

Chadha, K. L. and Pal, R. N. 1985. Mangifera indica. In: AH. Halevy (Ed.) Handbook of flowering. CRC. p. 18.

EMEX. 1998. Norma de calidad para mango fresco de exportación. CIAD,A.C. Zapopan, Jalisco. Desplegable 6p.

García-Pérez., E., Mosqueda V., R., Becerril R., E., Avila R., C. and Matheis T., L. 1993. Vegetative growth analysis of mango 'Manila' trees grafted onto several interstock/rootstock combinations. Acta Hort. 341: 256-263.

García-Pérez, E., Mosqueda-Vázquez, R and Avila-Resendiz, C. 1996. Interstock and pruning to control ‘Manila’ mango tree size. 5th International Mango Symposium. September 1-6, Tel Aviv, Israel p. 50.

Gutiérrez-Camacho, G.1996. Diagnóstico nutrimental de huertos comerciales de mango, en el municipio de San Blas, Nayarit. Tesis de Licenciatura. Facultad de Agricultura. Universidad Autónoma de Nayarit. 53 p.

Guzmán-Robles, M. L. 1999. Caracterización y reducción del daño por latex en cuatro variedades de mango y la evaluación de la calidad del mango Ataulfo para exportación. Tesis Maestría. Inst. Tecnológico de Tepic. 92 p.

Krishnamurthy, S. and Subramanyam, H. 1973. Pre and post-harvest physiology of the mango fruit: a review, Trop. Sci. 15(2):168-193.

Hillier, G. R. and Rudge, T. G. 1987. Promotion of regular fruit cropping in mango with cultar. Acta Hort. 291:51-59.

Konhe, J. S. and Kremer, K. S. 1987. Vegetative growth and fruit retention in avocado as affected by a new plant growth regulator (Paclobutrazol). South African Avocado Grower´s Assoc. Yrbk. 10. 64-66.

Kulkarni, V. J. 1988. Chemical control of tree vigour and the promotion of flowering and fruiting in mango (Mangifera indica L.) using paclobutrazol J. Hort. Sci. 63:557-566.

Kulkarni, V. J. 1991. Tree vigour control in mango. Acta Hort. 291:229-234.

Lockard, R. G., and Schneider, G. W. 1991. Stock and scion growth relationships and the dwarfing mechanism in apple. Hort. Rev. 1:515-575.

Malcolm, W. S., Hoult, M. D. Bright, J. D., Mc Alister, S. And Foord, G. 1996. Roostock research: Opportunities for the Australian mango industry. 5th International Mango Symposium. September 1-6, Tel Aviv , Israel. Abstracts. p.48

Medina-Urrutia, V. M. 1996. La poda en árboles de mango. INIFAP-CIPAC. Campo Experimental Tecomán. Folleto técnico 4. 16 p.

Mosqueda-Vázquez, R. 1993. Simposium: control del tamaño de árboles frutales. Memorias V Congreso Nacional Sociedad Mexicana de Ciencias Hortícolas. Veracruz, Ver., 18-23 de julio. 52 p.

Mosqueda-Vázquez, R., Ávila-Reséndiz, C., García-Pérez, E., De los Santos-Rosas, F., e Ireta-Ojeda, A. 1996a. ’Esmeralda’ un clon para utilizarse como interinjerto y reducir el tamaño del árbol de mango cultivar Manila. Folleto técnico No. 12. INIFAP-Colegio de Postgraduados. 21 p.

Mosqueda-Vázquez, R., De los Santos-Rosas, F., Becerra-Leor, E. N., Cabrera-Mireles, H., Ortega-Zaleta, D. A. y Del Angel-Pérez, A. L. 1996b. Manual para cultivar mango en la planicie costera del Golfo de México. Folleto técnico No. 15. INIFAP-CIRGOC. Veracruz, México. 130 p.

Oosthuyse, S. A. 1994. Pruning of sensation mango trees to maintain their size and effect uniform and later flowering. South African Mango Grower´s Assn. Yrbk. 5:21-25.

Paulín-Nava, T. 2000. La exportación de mango y sus características por variedad. Memorias del II Simposium Latinoamericano del mango. Mazatlán, Sinaloa, 5 – 8 de junio.

Ram, S. 1997. Propagation. In: The mango, Botany, Production and Uses. Litz, R. E. (Ed.) CAB International. New York, U.S.A. pp. 363-400.

Reddy, Y. T. N. and Kurian, R. M. 1996. Effects of rootstock on growth, yield and fruit quality of mango cv Alphonso. 5th International Mango Symposium. September 1-6, Tel Aviv, Israel. p 48.

Robinson, J. B. 1986. Fruits, Vines and Nuts. In: Reuter, D. J. and Robinson, J. B. (Ed.). Plant Analysis, an interpretation manual. Inkata Press. Pp 120-147.

SAGAR. 2000. Sistema. Producto mango: datos básicos. Tepic, Nayarit. 36 p.

Salazar-García, s., M. H. Pérez-Barraza and V. Vázquez-Valdivia. 2000. Effect of ammonium nitrate sprays on flowering and harvest time of ‘Manila’, ‘Ataulfo’, and ‘Tommy Atkins’ mango in Nayarit, México. Acta Hort. 509: 573-579.

Sandoval-Esquivez, A. 1987. Efecto de portainjertos e interinjertos de porte bajo sobre algunas variables de crecimiento y la nutrición vegetal en mango (Mangifera indica L) cv Manila. Tesis de Maestría en Ciencias. Colegio de Postgraduados, Chapingo, México. 83 p.

Sergent, E., Ferrari, D. and Loal, F. 1997. Effect of nitrate potassium and paclobutrazol on flowering induction and yield of mango (Mangifera indica L.) cv Haden. Acta Hort. 455:180-187.

Singh, L. B. 1969. Mango (Mangifera indica L. ). In: Outlines of perennial crop breeding in the tropics. Ferweda F. P. and F. Wit (Eds). Wageningen. pp. 309-327.

Selvaraj, Y. 1989. Studies on enzimes involved in the biogenesis of lipid derived volatiles in ripening mango (Mangifera indica L.) fruit. J. Food Biochem., 12 (4):289-299.

Subramanyam, H.1975. Physiology and biochemistry of mango fruit advances in food research. Academic Press. New York. Vol.21. 134 p.

Thakur, R. S., Srivastava, R. P., Chadha, K. L., and Singh, N. P. 1989. Effect of rootstocks on mineral composition of mango leaves. Acta Hort. 231:232-238.

Vázquez-Valdivia, V., S. Salazar-García and M. H. Pérez Barraza. 2000. ‘Esmeralda’ interstocks reduce ‘Ataulfo’ mango tree size with no reduction in yield: Results of de first five years. Acta Hort. 509:291-296.

Young, T. W. 1957. “Soft-nose” , a physiological desorder in mango fruit. Fruit. Proc. Fla. State Hort. Soc. 73:334-336.

REDUCCIÓN DEL VIGOR DEL ARBOL DE MANGO ‘ATAULFO’ CON INTERINJERTO DE ‘ESMERALDA’,





Victor Vázquez Valdivia

Ma. Hilda Pérez Barraza

Samuel Salazar García
FOLLETO TÉCNICO Marzo del 2004

CONTENIDO


Página

RESUMEN 1

INTRODUCCIÓN 2

EL PROBLEMA DELTAMAÑO EXCESIVO DEL ARBOL 3

CONTROL GENETICO DEL TAMAÑO DE LOS ÁRBOLES 4

ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DEL CLON ESMERALDA 7

ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DEL CULTIVAR ATAULFO 10

COMO OBTENER UN ARBOL CON INTERINJERTO 12

RESULTADOS OBTENIDOS CON EL EMPLEO DE INTERINJERTOS

DE ‘ESMERALDA’ EN NAYARIT. 14

Efecto de interinjerto sobre el vigor del árbol 14

Efecto de interinjerto sobre la producción de fruto 17

Efecto de interinjerto sobre el peso del fruto 19

Efecto de interinjerto sobre la composición nutrimental del follaje 21

Efecto de interinjerto sobre la calidad del fruto en poscosecha 24

RECOMENDACIONES 29

BENEFICIOS ESTIMADOS 29

LITERATURA CITADA 30


INDICE DE CUADROS


Cuadro Página

1 Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’, sobre el vigor de los árboles

de mango ‘Ataulfo’ de 10 años de edad. Atonalisco, Nayarit 14

2 Producción acumulada (1996-2000) y eficiencia productiva

en árboles de mango ‘Ataulfo’ con y sin interinjerto de

‘Esmeralda’. Atonalisco, Nayarit. 19

3 Contenido de macronutrimentos (% m.s.) en hojas de mango

‘Ataulfo’ sobre interinjerto de ‘Esmeralda’.

Atonalisco, Nayarit. 1999. 22

4 Contenido de micronutrimentos (% m.s.) en hojas de mango

‘Ataulfo’sobre interinjerto de ‘Esmeralda’ de diferente longitud.

Atonalisco, Nayarit. 1999 22

5 Niveles de abastecimiento nutrimental para mango

(Mangifera indica L.) (Robinson, 1986). 23


INDICE DE FIGURAS


Figura Página

1 Fruto de mango ‘Esmeralda’, en la fase final de crecimiento,

Atonalisco, Nayarit. 9

2 Árbol de mango ‘Esmeralda’ en producción de cinco años de edad,

sobre portainjerto criollo de semilla. Atonalisco, Nayarit. 9

3 A) Fruto sazón (madurez fisiológica) y B) Fruto maduro

(madurez de consumo), de mango ‘Ataulfo’ producido en

Atonalisco, Nayarit. 11

4 Estructura de un árbol de mango con interinjerto. Se distinguen

los tres genotipos, el patrón o portainjerto, el interinjerto o parte

intermedia y el cultivar o parte aérea 12

5 Árboles de mango producido por semilla (criollo regional) listos

para ser injertados con la selección que servirá como interinjerto 14

6 Árboles de mango ‘Ataulfo’ de nueve años de edad con (A) y sin (B)

interinjertos de ‘Esmeralda’. Nótese el menor tamaño del

árbol cuando se utilizó interinjerto. Atonalisco, Nayarit. 17

7 Huerto de ‘Ataulfo’ de nueve años de edad. Los árboles están sobre

portainjerto criollo de semilla y con interinjerto de ‘Esmeralda’. 17

8 Efecto de la longitud del interinjerto de mango ‘Esmeralda’ sobre la

producción anual y el rendimiento acumulado de árboles de

mango ‘Ataulfo’. Atonalisco, Nayarit. 18
9 Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre el calibre del fruto de

mango ‘Ataulfo’ (Calibre 26 = 165-174 g y calibre 10 =

421-480 g). Cosecha 1999. 20

10 Fruto de mango ‘Ataulfo’ de calidad de exportación producido

en árboles con interinjerto de ‘Esmeralda. 20

11 Frutos de mango ‘Ataulfo’ destinados para mercado nacional. 21

12 Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la evolución de los

sólidos solubles totales en frutos de mango ‘Ataulfo’.

(Almacenados a temperatura ambiental) 25

13 Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la evolución de los

sólidos solubles totales en frutos de mango ‘Ataulfo’.

(Almacenados a 12ª C por 14 días y después a temperatura

ambiental) 25


  1. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la evolución del pH

en frutos de mango ‘Ataulfo’.(Almacenados a temperatura

ambiental) 26



  1. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la evolución del pH

en frutos de mango ‘Ataulfo’.(Almacenados a 12ª C por 14

días y después a temperatura ambiental) 27



  1. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la evolución del

Color externo en frutos de mango ‘Ataulfo’.(Almacenados a

temperatura ambiental) 28





  1. Efecto del interinjerto ‘Esmeralda’ sobre la evolución del color

Externo en frutos de mango ‘Ataulfo’.(Almacenados a 12ª C

por 14 días y después a temperatura ambiental) 28








La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal