Registro de la Nº 8/2009 Propiedad Intelectual



Descargar 1 Mb.
Página4/30
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño1 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

Nota ingresada

Nota presentada por la diputada Centanaro



Sr. Presidente (Santilli).- Por Secretaría se va a dar lectura a una nota.
Sr. Secretario (Pérez).- (Lee)

Buenos Aires, 30 de abril de 2009

Al Señor

Vicepresidente de la Legislatura

de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Contador Diego César Santilli

C.C.: Señor Carlos Serafín Pérez

Secretario Parlamentario



S / D
Tengo el agrado de dirigirme a usted a fin de notificarle que a partir del día de la fecha queda constituido el bloque parlamentario “Juventud Yrigoyenista”, integrado por quien suscribe la presente.

Saluda atentamente,


Ivana C. Centanaro

Diputada


Manifestaciones

Sobre conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores



Sra. Walsh.- Pido la palabra.

Señor presidente: mañana es 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, y una vez más en esta ciudad y en este país será una gran jornada de lucha con marchas y movilizaciones.

Nuevamente, la Plaza de Mayo se llenará mañana de banderas, de militancia de izquierda, de columnas de trabajadoras y trabajadores, de jóvenes, de jubilados, de militantes políticos y sociales, de quienes luchamos sin doble discurso por la vigencia de los derechos humanos, de jubilados y de miles –y espero de corazón que seamos muchos– de personas que vamos a convocarnos desde el mediodía para marchar una vez más a la Plaza.

Vamos a denunciar lo que ya muchos advierten: celebramos este 1º de Mayo en el marco de una crisis histórica del sistema de explotación capitalista, probablemente más grave que otras y, a lo mejor, sin precedentes conocidos. La burguesía mundial, sus estados, su representación política y la burocracia sindical se valen de todos los recursos para descargar la bancarrota capitalista sobre las espaldas de los trabajadores.

Se estima que en el planeta habrá 500 millones de personas que pierdan sus puestos de trabajo. Se sabe que en España, por dar un solo ejemplo, la falta de empleo se extiende ya a 4 millones. Hoy el gobierno norteamericano anunció la quiebra de Chrysler, que repercute directamente en nuestro país.

Entonces, señor presidente, ya sabemos que comienzan grandes luchas, una enorme resistencia, la gran pelea por el salario y los puestos de trabajo; y habrá que avanzar con la discusión: el capitalismo es el más salvaje de los sistemas posibles de gobierno, el más injusto, el más depredador.

Ya se sabe que en nuestro país y en nuestra propia ciudad miles temen perder sus puestos de trabajo. Y algunos ya saben que lo van a perder, o comienzan a darse cuenta de que si lo perdieron no es algo que le sucede a unos pocos, sino a cientos, amenaza a miles y se puede extender con la misma peligrosidad que otras pestes que también nos alarman y que ponen en jaque a toda la población, pero siempre y en especial, a los que menos tienen: los trabajadores, los desocupados, los pobres, los excluidos, las mujeres, los chicos.

Así se transita por el capitalismo. Enterándose un buen día que viene el dengue, que se nos viene la gripe porcina, que hay millones en la pobreza y en la desocupación, que en vez de disminuir, va en aumento y que se pueden perder miles y miles de puestos de trabajo.

En ese marco, señor presidente, resulta loco escuchar al matrimonio presidencial asustar a quienes pueden asustar –que espero que sean cada vez menos– con la amenaza de perder la mayoría legislativa. Ojalá la pierdan, señor presidente, porque esa mayoría no sirve para entenderse con el dengue, no sirve para resolver la exclusión ni la pobreza; no sirve ni para dar de comer, ni para curar, ni para educar, aunque cada tanto hagan un lloroso discurso ante la televisión mostrando sorpresa o pidiendo perdón por la miseria, como si fuera tan ajena que sólo se la registra cuando se baja del avión. Y no dolorosamente nuestra, de todos, del país y también de esta ciudad, pero en especial de quienes ejercen la enorme e ineludible responsabilidad de gobernar; los que lo vienen haciendo, los que han gobernado durante décadas y nos dicen que si no siguen ellos nos espera el caos y la derecha. La derecha gobierna, señor presidente. En la ciudad, claro está, y también en la Nación. Es la derecha asustando con una derecha más derecha. Pero resulta sorprendente escuchar decir hoy a la señora presidenta, desde San Juan, que se opusieron a las privatizaciones y que ella no quiere formar parte de esa historia.
- Murmullos en la sala.
Sr. Presidente (Santilli).- Silencio, por favor.

Continúa en el uso de la palabra la diputada Walsh.


Sra. Walsh.- Señor presidente: no querrá formar parte en el año 2009, pero es tarde, porque ya lo hizo; formó parte de esa historia, y los Kirchner no resisten al archivo sobre la renta petrolera; ni siquiera, una búsqueda legislativa que les recuerde cómo votaron cuando ocuparon bancas y convalidaron lo que ahora dicen desconocer. Estoy hablando de las privatizaciones, de la deuda externa, del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, del Club de París, de la entrega de todo nuestro patrimonio, mientras se rasgan las vestiduras con esto del gobierno popular y nacional. El que gobierna es siempre responsable, en la Nación y en la ciudad.

Lo que viene seguro –y además ya llegó– es la pandemia que piensa arrasar con los puestos de trabajo, los cierres, las suspensiones y despidos; la descarga brutal de la crisis capitalista sobre las espaldas de las trabajadoras y trabajadores; no se hace otra cosa que suspender y bajar los salarios para no concretar la amenaza de cierre, repartiendo…


Sr. Presidente (Santilli).- Diputada Walsh: le pido que redondee.
Sra. Walsh.- Redondeo, señor presidente.

Decía que lo hacen repartiendo entre los propios trabajadores, sus familias y la espalda de la mayoría de nuestro pueblo, el costo que no quieren pagar los verdaderos responsables.

Es por eso que decimos y diremos que no. Que la crisis la paguen los que la causaron. Todo el país –y por supuesto esta ciudad, donde ocupamos esta modestísima banca– sostiene que no puede haber cierres, suspensiones, despidos, pérdidas de los puestos de trabajo, más precarización y más trabajo en negro. Esta crisis la tienen que pagar los que la contrajeron: las rentas de los explotadores y no el salario o el puesto de trabajo de los explotados.

Decimos esto porque mañana es 1° de Mayo. Lo decimos porque este día no es una fiesta; es una jornada internacional de lucha de la clase trabajadora.

Gracias, señor presidente.

Sobre amenazas al padre Pepe



Sra. Morales Gorleri.- Pido la palabra.

Señor presidente: en el día de hoy estamos por votar una tabla consensuada por distintos espacios políticos que tiene que ver con un repudio a las amenazas que ha recibido el padre Pepe, quien trabaja en la Villa 21, por el documento que presentaron los curas villeros en relación con el consumo de drogas en los barrios más vulnerables de nuestra ciudad.

Los curas villeros representan el silencio. Pero no el silencio del mutismo, sino el de una acción presente y permanente que no hace alarde y no busca el rédito personalista. El trabajo de los curas es cotidiano; no se toma vacaciones, licencias ni descansos, porque la vulnerabilidad de los más pobres no da respiro; la exclusión amenaza siempre con perpetuarse en las villas y con echar por tierra toda esperanza.

Los curas están allí, precisamente, para mantener viva esa esperanza. No pueden ser amedrentados. No debemos permitir jamás que aquellos que dan la vida y llevan la esperanza a los lugares más despreciados, estén tan sólo un segundo bajo amenaza. Esto hay que decirlo con todas las letras. No hay más lugar para la violencia; no hay más lugar para la amenaza. Como sociedad y como legisladores debemos garantizarlo.

No podemos dejar de señalar que ha recibido mayor difusión pública la amenaza al padre Pepe que el documento que él mismo presentó días atrás. Hay algo que aprender: probablemente, si hubiéramos atendido adecuadamente aquel llamado desesperado, jamás hubiera existido una amenaza.

Ellos, los curas, como tantos otros, volverán al silencio de la acción porque ése es su espacio y ésa es su vocación. La nuestra es la de la palabra, la del compromiso y la de la acción real y concreta.



Sobre aniversario del nacimiento de Alfredo Bravo



Sr. Puy.- Pido la palabra.

Señor presidente: en primer lugar, quiero adherir a las manifestaciones de las diputadas Walsh y Morales Gorleri en ambos temas.

Yo, en mi caso, simplemente quería señalar que hoy se cumple un aniversario del nacimiento de Alfredo Bravo, quien fuera uno de los maestros del socialismo de mi generación. Quería destacar brevemente su figura. Él nació en Concepción del Uruguay, pero se crió en el barrio de Villa Urquiza, que es el barrio al que pertenezco. Quería recordar su militancia docente, su militancia gremial, su lucha a favor de los derechos humanos, su participación en la primera parte del gobierno democrático, hasta la sanción de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, luego de las cuales renunció.

Fue uno de los hombres que compartió conmigo mis primeras épocas de campañas electorales. Me tocó ser compañero de él en las elecciones del año 1989, cuando se presentó como candidato a vicepresidente de la República y a diputado nacional; yo en aquella época me presentaba para concejal. Ninguno de los dos resultó electo. En el año 1991, también fue candidato a diputado nacional y yo a concejal; en esa oportunidad, ambos resultamos electos.

Era una persona a la que frecuenté y visité muchas veces en su casa, cuando se incorporó al socialismo democrático. Fue una persona que, en ocasiones, compartió un partido de fútbol conmigo y con mi hijo y que, por encima de cualquier circunstancia política, fue un hombre reconocido por toda la sociedad.

Simplemente por eso, señor presidente, quería hacer constar este pequeño, breve pero merecido homenaje, a quien fuera una figura destacada de la política argentina.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal