Reglamento a que se sujetaran las casas de vecindad hoy existentes y las que en lo futuro se establezcan



Descargar 16.18 Kb.
Fecha de conversión15.08.2018
Tamaño16.18 Kb.
REGLAMENTO A QUE SE SUJETARAN LAS CASAS DE VECINDAD HOY EXISTENTES Y LAS QUE EN LO FUTURO SE ESTABLEZCAN

TEXTO ORIGINAL.

Reglamento publicado en el Diario Oficial del Estado de Yucatán, el lunes 16 de abril de 1928.

El Ejecutivo del Estado ha tenido a bien aprobar el siguiente

Reglamento a que se sujetarán las casas de vecindad hoy existentes y las que en lo futuro se establezcan

Artículo 1o.- Se entiende por casa de vecindad todo edificio o parte del mismo en el que se alojan más de dos familias con vida independiente, con derecho común a escaleras, corredores, patios, servicios sanitarios, etc., preparando sus alimentos separadamente en la misma casa.

Artículo 2o.- Para que un edificio pueda ser destinado a casa de vecindad debe sujetarse a las condiciones siguientes:

a). Ninguna habitación podrá tener menos de 16 metros cuadrados de superficie y cinco de altura, ni carecer de las condiciones de ventilación, alumbrado y exquisita limpieza que deben siempre campear en casas de esta índole.

b). Los pisos serán de ladrillo, o de otra substancia impermeable que faciliten su aseo y conservación.

c). Las paredes, puertas y ventanas estarán perfectamente limpias, bien pintadas, sin grietas ni hendiduras.

d). Los techos serán de mampostería, teja o zinc. Los de teja o zinc, estarán provistos siempre de tapanco.

Artículo 3o.- Se prohibe dividir las piezas, corredores, pasillos etc., por medio de canceles. Cuando fuere necesaria alguna división, deberá ser practicada precisamente con mampostería, ladrillos o madera machihembrada de modo que alcance hasta la altura del techo.

Artículo 4o.- Todas las habitaciones tendrán facilidad para proveerse de agua, pero se prohibe que por ningún motivo el interior de la misma sea convertido en lavadero o en cocina. Cada habitación estará numerada con caracteres visibles o permanentes.

Artículo 5o.- No podrán habitar en las casas de vecindad, personas contaminadas de tuberculosis pulmonar o portadores de esta enfermedad en cualquiera de sus otras formas, enfermedades de la piel, de lepra o de enfermedades transmisibles o contagiosas. En caso de presentarse algún caso de enfermedad que amerite especiales y servicio médico, el dueño o encargado de toda casa de vecindad está obligado a dar parte inmediata a la H. Junta de Sanidad para las prevenciones del caso.

Artículo 6o.- El administrador o empleado de toda casa de vecindad estarán provistos de certificados de salud.

Artículo 7o.- No se permitirá en la casa de vecindad que vivan mujeres dedicadas a la prostitución.

Artículo 8o.- Las basuras y desperdicios serán colocados en depósitos de material impermeable bien tapados y no podrán permanecer en el edificio más de 24 horas.

Artículo 9o.- Habrá baño y excusado por cada 20 personas que habiten toda casa de vecindad y un vertedero para aguas sucias con piso de paredes impermeables. Los baños y excusados se instalarán con piezas perfectamente adecuadas, de modo que hasta un metro y cincuenta centímetros de altura, estén bien pintadas con pintura de aceite o ladrillo vitrificado y en estado de perfecto aseo. Estos servicios tendrán desagüe con su trampa correspondiente.

Artículo 10.- Los excusados serán precisamente de agua corriente, inodoros y desaguarán lo mismo que los baños en sumideros de capacidad suficiente para el uso de las personas alojadas, de conformidad con el artículo relativo del Código Sanitario.

Artículo 11.- Los sumideros estarán provistos de tubos de respiración en buen estado de funcionamiento. Los patios tendrán desagüe capaz con número de caños suficientes bien tapados y conservados.

Artículo 12.- Los servicios sanitarios, las salas de recibo, los pasillos y los lugares que común sean utilizados por los moradores de una casa de vecindad, serán forzosamente iluminados con luz eléctrica.

Artículo 13.- El administrador está obligado a dar cumplimiento a las prevenciones que siguen:

a). Cuidar que los patios, corredores, pasillos, servicios sanitarios y dependencias de uso común, se conserven constantemente limpios.

b). Que los tragantes de caños y sumideros estén siempre corrientes, debidamente resguardados, sin obstrucción en trampas y sifas (sic).

c). Evitar que en patios y otros lugares se formen charcos y que el agua se deposite en determinado objeto o lugar de modo tal, que pueda servir de criadero de mosquitos.

d). Vigilará que las habitaciones estén siempre limpias, cuando se falte a esta prescripción, requerirá al inquilino para que cumpla desde luego o en su defecto dará oportuno aviso a la Junta Superior de Sanidad.

e). No permitirá que se conserven en la casa muebles rotos o inservibles, trastos viejos, inutilizados y demás objetos que puedan constituir por su permanencia un foco de insalubridad.

f). Las piezas desocupadas permanecerán cerradas, de modo tal, que la ventilación sea en ellas perfecta. En todo caso deberán ser perfectamente limpiadas cada vez que se destine a un nuevo inquilino.

Artículo 14.- Se prohibe en las casas de vecindad, tener establecimientos comerciales, industriales así como la permanencia de caballerizas, animales domésticos de cualquier clase así como destinar determinada pieza o dependencia para bodega o almacén de artículos de consumo, lienzos u otros objetos.

Artículo 15.- Toda casa de vecindad deberá tener el presente reglamento fijado en parte visible para todos, en los lugares comunes para los inquilinos.

Artículo 16.- Las infracciones al presente reglamento serán penadas por la Junta Superior de Sanidad, de conformidad con las leyes vigentes.

Sufragio Efectivo. No Reelección.

Mérida, Yuc., Méx., 11 de abril de 1928.

El Gobernador Constitucional del Estado, ALVARO TORRE DIAZ



El Oficial Mayor en funciones de Secretario General, JULIO V. CORREA

15/08/2018 04:18 a8/p8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal