Revisar. Activa el control de cambios grupo Seguimiento > Control de cambios



Descargar 4.42 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño4.42 Kb.
Ejercicio Revisión de Textos

  1. Usaremos las funciones de la la pestaña Revisar.

  2. Activa el control de cambios (grupo Seguimiento > Control de cambios)

  3. Lee el texto siguiente y corrige los errores gramaticales y ortográficos. Verás como quedan registrados los cambios. Pero no uses el corrector ortográfico. Hazlo a mano.

  4. En las correcciones que hagas, añade comentarios para explicar cuál es el error (grupo Comentarios)

  5. Guarda el documento y envíaselo a una compañera.

  6. Revisa el documento que has recibido y ves aceptando los cambios adecuados y rechazando los que no te convenzan. (grupo Cambios)

Las ojas secas crugian bajo mis pies mientras cruzava el bosque que avia al norte de la Universidad. La palida luz de la luna que se filtrava entre las ramas desnudas de los arboles no era suficiente para ber con claridad, pero avia recorrido aquel camino barias vezes en el ultimo ciclo i me lo savia de memoria. Olí el umo de leña mucho antes de oir las vozes i dibisar el resplandor del fuego entre los arboles.

No era esactamente un claro, sino solo un lugar tranquilo, oculto detras de un afloramiento rocoso. Unas rocas y el tronco de un árbol caido serbian de asientos inprobisados. Yo mismo avia cavado el hollo para la oguera unos días atrás. Tenia un palmo de ondo y seis de ancho y estava vordeado de piedras. Era un hollo demasiado grande para la pequeña foguata que ardia en él.

LLa habían yegado todos. Mola y Fela compartían el tronco caido. Wilen estava sentado encorbado en una roca. Sim, en el suelo, con las piernas crusadas, urgava en el fuego con un palo.

Cuando sali de entre los arboles, Wil lebanto la cabeza. La lus parpadeante del fuego le acentuava las ogeras. Sim y el llevaban casi dos ciclos enteros velándome por las noches.

-Llegas tarde- dijo.

Sim lebanto tanbien la cabeza; su espresión era alegre, como siempre, pero también en su cara se reflejaba el cansancio.



El temor de un hombre sabio

Patrich Rothfuss


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal