Revista Ciencias Sociales 29 /Segundo Semestre 2012 Revista de Ciencias Sociales



Descargar 1.44 Mb.
Página11/20
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño1.44 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   20

BIBLIOGRAFÍA
Abu-Lughod, Lila

1997 "The interpretation of culture(s) after television". En: Representations, 59, pp. 109-134.


ACPI

2008 “Estudio de Medios para Inmigrantes. Resumen General EMI 2008”. Asociación para el Conocimiento de la Población Inmigrante; Madrid.


Álvarez, Ignacio

2002 "La construcción del inintegrable cultural". En Javier de Lucas y Francisco Torres (eds.), Inmigrantes: ¿cómo los tenemos? Algunos desafíos y (malas) respuestas. Madrid; Talasa, pp. 168-195.


Anderson, Benedict

1993 "Introducción". En: Comunidades Imaginadas. Buenos Aires; Fondo de Cultura Económica, pp. 17-25.


Anduiza, Eva, y Bosch, Agustí

2004 “Comportamiento político y electoral”. Ariel; Barcelona, España.


Anthias, Flora y Yuval-Davis, Nira

1992 “Racialized Boundaries. Race, Nation, Gender, Colour and Class and the Anti-Racist Struggle”. London; Routledge.

Anzaldúa, Gloria

2004 “Movimientos de rebeldía y las culturas que traicionan”. En: VV.AA., Otras inapropiables. Feminismos desde las Fronteras. Traficantes de Sueños; Madrid, pp. 71-80.


Basch, Linda, Glick Schiller, Nina y Szanton Blanc, Cristina

1994 “Nations unbound. Transnational projects, postcolonial predicaments, and deterritorialized Nation-States”. Routledge; London & New York.


Bennet, W. Lance

2004 "Global media and politics: Transnational communication regimes and civic cultures". En: Annual Review of Political Science, 7, pp. 125-148.


Bourdieu, Pierre

1997 “Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción”. Anagrama; Barcelona


___2005 “The Political Field, the Social Field, and the Journalistic Field”. En: Rodney Benson y Erik Neveu (Eds.), Bourdieu and the Journalistic Field. Polity Press; Cambridge, pp. 29-47.
Bullen, Margaret

2000 “Hombres, mujeres, mitos y ritos: los Alardes de Irún y Hondarribia”. En: Teresa del Valle (Ed.), Perspectivas feministas desde la antropología Social. Ariel; Madrid, pp. 45-78.


Clifford, James

1995 “Dilemas de la Cultura. Antropología, literatura y arte en la perspectiva posmoderna”. Gedisa; Barcelona.


Dallemagne, Gregory y Montes Villar, Luisa

2007 “Camino migrante: entre proceso identitario e integración”. En: Tinkuy, 5, pp. 61-92. Montreal, Canada.


Dallemagne, Gregory

Prensa “Ideología y políticas culturales en los medios de comunicación de minorías. Representación de la identidad cultural”. En: Suárez Navaz, L. y Aierbe, P. (eds.) Comunicación y cultura en la España neoliberal. Representación y acción comunicativa de minorías migrantes. Gakoa; Donostia.


Del Valle, Teresa et al. (Coord.)

2002 “Modelos emergentes en los sistemas y las relaciones de género”. Nancea; Madrid.


Díaz, Bernardo

2006 “Los medios de comunicación en la experiencia migratoria latinoamericana”. Fundación Telefónica; Madrid.
Echevarría, Lucía

2010 “Ciudadanía y género: reflexiones sobre las “segundas generaciones” de origen migrante en España y Francia”. Libro de las XVIII Jornadas de Investigación Interdisciplinar. Instituto Universitario de Estudios de la Mujer; Madrid.


Echevarría, Lucía

2011a “Estrategias y negociaciones familiares: jóvenes de origen marroquí en contextos migratorios. Perspectivas desde la antropología feminista”. En: Actas del Congreso Nacional de Antropología; León.


___2011b “Gender and Conflict within Migrant Families. A case Study of Mothers and Daughters of Moroccan Origin in Madrid”. Comunicación, International Conference on Ethnographies on Gender and Conflict, LOVA; Amsterdam.
Echevarría, Lucía, y Bruquetas, Sofía

Prensa “Políticas de la representación de género y medios de comunicación de minorías: análisis de dos medios de prensa escrita”. En: Suárez Navaz, L. y Aierbe, P. (eds.) Comunicación y cultura en la España neoliberal. Representación y acción comunicativa de minorías migrantes. Gakoa; Donostia.


Espiritu, Y. L.

2001 “‘We don’t sleep around like white girls do’: Family, culture and gender in Filipina American lives”. En: Signs, 26 (2), pp. 415-44


Ferrández Ferrer, Alicia

2009 “Un nuevo objeto de estudio: los medios de comunicación diaspóricos en España”. Actas del VI Congreso sobre las Migraciones en España, Universidade Da Coruña; A Coruña.


Ferrández Ferrer, Alicia

Prensa "La construcción del migrante como sujeto político en los medios de comunicación". En: Suárez Navaz, L. y Aierbe, P. (eds.) Comunicación y cultura en la España neoliberal. Representación y acción comunicativa de minorías migrantes. Gakoa; Donostia.


Ferry, Jean-Marc, et al. (Eds.)

1998 “El nuevo espacio público”. Gedisa; Barcelona.


Fraser, Nancy

1990 “Rethinking the public sphere: A contribution to the critique of actually existing democracy”. En: Social text, no. 25/26, pp. 56-80.
García Canclini, Néstor

1987 “Ni folklórico ni masivo ¿Qué es lo popular?” En: Diálogos de la Comunicación, 17.


Ginsburg, Faye

1991 "Indigenous Media: Faustian Contract or Global Village?". En: Cultural Anthropology, 6, pp. 92-112.


Gregorio, Carmen

1998 “Migración femenina. Su impacto en las relaciones de género”. Nancea; Madrid.


Hall, Stuart

1981 “Notes on Deconstructing ‘the popular’”. En: R. Samuel (Ed.), People’s History and Socialist Theory. Routledge & Kegan Paul; London, pp. 227-240.


Herzog, Benno

2011 "Exclusión discursiva. Hacia un nuevo concepto de la exclusión social". En: Revista Internacional de Sociología (RIS), 69 (3), pp. 607-626.


Lario, Manuel (ed.)

2006 “Medios de comunicación e inmigración”. CAM-Obra Social; Murcia.


López, D. y Espíritu, Y.

1990 “Panethnicity in the United States: a Theoretical Framework”. En: Ethnic and Racial Studies, 13 (2), pp. 198-224.


Marshall, T. H.

1998 "Ciudadanía y clase social". En: T. H. Marshall y T. Bottomore (eds.) [1950], Ciudadanía y clase social. Alianza; Madrid.


Martínez, María (ed.)

2010 “Migraciones, discursos e ideologías en una sociedad globalizada. Claves para su mejor comprensión”. Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert; Alicante.


Martinello, Marco

2005 "The Political Participation, Mobilization and Representation of Immigrants and their Offspring in Europe". En: R. Baubök (ed.), Migration and Citizenship: Legal Status, Rights and Political Participation. Amsterdam; Amsterdam University Press-IMISCOE, pp. 52-64.


Mahler, Sara y Pessar, Patricia

2006 “Gender Matters: Ethnographers Bring Gender from the Periphery toward the Core of Migration Studies”. En: International Migration Review, 40 (1), pp. 27-63


Maquieira, Virginia

1999 “Antropología, género y Derechos Humanos”. En: Anales del Museo Nacional de Antropología, VI, pp. 13-48.


Maquieira, Virginia

2001 “Género, diferencia y desigualdad”. En: Elena Beltrán y Virginia Maquieira (Eds.), Feminismos. Debates teóricos contemporáneos. Madrid; Alianza, pp. 127-190.

Mata, María Cristina

2006 “Comunicación y ciudadanía. Problemas teórico-políticos de su articulación”. En: Revista Fronteiras - estudos midiáticos, VIII (1), pp. 5-15.


Meintel, D.

1993 "Transnationalité et transethnicité chez les jeunes issus de milieux immigrés à Montréal". En: Revue européenne de migrations internationales, 9 (3), pp. 63-79.


Mendieta, Ana

2009 "El papel de los medios de comunicación dirigidos a los inmigrantes latinoamericanos en España en la creación de una agenda política y electoral. El caso de las elecciones generales de marzo de 2008" (Poster científico). VI Congreso sobre las Migraciones en España. Universidade Da Coruña, 17-19 septiembre.


2010 "Discourse, representation and images of Latin American immigrant women in ethnic minority newspapers in the Basque Country". Comunicación, Minority Media International Conference. An alternative self-representation? Ethnic minority media, between hegemony and resistances. MSHS, Poitiers, Francia. 18-19 marzo.
Østergaard-Nielsen, Eva

2003 “The Politics of Migrants’ Transnational Political Practices”. En: International Migration Review, 37 (3), pp. 760-786.


Pedone, Claudia

2008 “‘Varones aventureros vs madres que abandonan’: reconstrucción de las relaciones familiares a partir de la migración ecuatoriana”. remhu, Revista interdisciplinar da mobilidade humana, año xvi, nº 30.


Ramírez, Ángeles

1998 “Migraciones, género e Islam. Mujeres marroquíes en España”. Madrid; AECI, Cultura Hispánica.

Retis, Jessica

2006 "Hijos de la Madre Patria. Latinoamericanos en la prensa española, entre la compasión y el miedo". En: Manuel Lario (ed.), Medios de comunicación e inmigración. Murcia; CAM-Obra Social, pp. 145-170.


Santamaría, Enrique

2002 “La incógnita del extraño. Una aproximación a la significación sociológica de la ‘inmigración no comunitaria’”. Anthropos; Barcelona.


Suárez, Liliana

2004 “Transformaciones de género en el campo transnacional. El caso de las mujeres inmigrantes en España”. En: Revista de estudios de género. La Ventana, 20, pp. 293-331.


Suárez-Orozco, Carola y Baolian Qin, Desirée

2006 “Gendered Perspectives in Psychology: Immigrant Origin Youth”. En: International Migration Review, 40 (1), pp. 165-198.


Van Dijk, Teun

2003 “Ideología y discurso”. Ariel; Barcelona.


Van Dijk, Teun

2007 "El racismo y la prensa en España". En: Antonio Bañón (ed.), Discurso periodístico y procesos migratorios. Donostia; Gakoa Liburuak, pp. 27-80.


Wenden, Anita L.

2005 “The Politics of Representation: a Critical Discourse Analysis of an Aljazeera Special Report”. En: International Journal of Peace Studies, 10 (2), pp. 89-112.




Fecha de Recepción: 15 de junio de 2012
Fecha de Aceptación: 06 de septiembre de 2012

REPRODUCCIÓN DE LA OTREDAD INMIGRANTE EN BARCELONA Y RECEPCIÓN POPULAR DEL ESPACIO URBANO REPRESENTADO COMO “GUETO”
Socorro Pérez-Rincón124, Antoni Vives125, Asun García126, Carme Expósito127
En Barcelona se ha construido el conocimiento sobre los actuales movimientos intercontinentales de población a partir de un discurso nacionalista de diferenciación entre el “nosotros autóctono” y los “inmigrantes otros”. Las migraciones han sido significadas como invasiones de extranjeros que se concretan en el espacio urbano en la configuración de “guetos” de degradación social. El presente artículo muestra los resultados de un estudio de recepción mediática de dos tópicos recurrentes en el discurso hegemónico: el terrorismo islámico y las bandas latinas. El objetivo es evaluar la modificación y alteración de las representaciones de la alteridad en el acto de recepción.
Palabras Clave: Inmigración; Nacionalismo; Medios de comunicación; Diversidad cultural; Voces subalternas
In Barcelona, knowledge about the current intercontinental circulation of population has been constructed on the basis of a nationalistic discourse in which differences between the “native us” and the “immigrant other” has been established at the same time. Migrations has been signified this way as invasions from abroad which perform themselves in urban space as “ghettos” linked to social degradation. This article shows the outcome from a research about media reception relative to two recurrent topics of the hegemonic discourse about immigration: Muslim terrorism and latino gangs. The aim of it is to evaluate the alterations and modifications suffered by otherness representations of immigration through the reception process.


Introducción128

Desde finales de los años ochenta del siglo XX, debido a su especial posición geoestratégica, el Estado Español ha desempeñado un papel protagonista ante los movimientos internacionales de población. En consonancia con las medidas estipuladas en las políticas europeas de control de las migraciones129, se ha construido en la Península Ibérica una conciencia de frontera (López Sala, 2005: 22) en el marco de la que el Mediterráneo se ha representado como el mar de los emigrantes (González del Miño, 2008: 106). En una época en la que su territorio ha pasado de ser una región de emigración a recibir población de otras nacionalidades (Colectivo IOE, 1994; Cachón, 1994), el Estado Español se ha convertido en guardián de la frontera europea, ya sea en el estrecho de Gibraltar o en las plazas africanas de Ceuta y Melilla. En este contexto, el incremento de acciones de vigilancia y reforzamiento de las vallas fronterizas desembocó en los trágicos sucesos de 2005 donde murieron catorce personas130. Desde este momento, el fenómeno de la “inmigración” aparece representado como una invasión extranjera asociada a la ilegalidad, al drama y las mafias (Nash, 2005).

A pesar de que la mayoría de las personas de nacionalidad extranjera han entrado en España en avión o autobús, una la legislación de extranjería especialmente dura con los países africanos imposibilita la obtención de un visado para las personas de estas procedencias, al tiempo que las sobrevisibiliza amplificando las percepciones de invasión (Del Grande, 2008). Ello ha contribuido a legitimar las políticas de contención fronteriza ampliamente apoyadas por la población de nacionalidad española (López Sala, 2007). Por otra parte, la estigmatización de la población inmigrada se ha visto favorecida por las mismas políticas públicas de extranjería. Éstas no han favorecido su llegada legal y han convertido a España en uno de los estados europeos con más personas pendientes de regularizar su situación (Benhabib, 2005).

A partir de estos parámetros básicamente políticos, la llamada “inmigración irregular” ha sido primera noticia en los medios de comunicación, siempre representada en términos de conflicto con la sociedad de destino (Nash, 2005). Se transmite la imagen de una invasión ilegal que constituye una amenaza para el orden, la cohesión social y la homogeneidad cultural. Aunque según las estadísticas oficiales España es el país europeo con el porcentaje más alto de personas recibidas –12% en 2007131—, casi la mitad de esta cifra está compuesta por personas de diferentes nacionalidades europeas que no se ven afectadas por las políticas de extranjería. De hecho, en los medios de comunicación no se les considera “inmigrantes” sino simplemente “extranjeros” (Nash y Vives, 2008). Ello evidencia que las cifras de población inmigrada son más el producto de las políticas de extranjería de los estados receptores que un reflejo de la realidad del fenómeno demográfico en sí (Naïr, 2006).

Así pues, en el momento de construir el conocimiento sobre el fenómeno específico de movimientos de población que se ha convenido en llamar “inmigración”, las instituciones públicas han establecido las fronteras de clasificación entre la población “autóctona” y los colectivos “inmigrantes”. A partir del criterio jurídico de nacionalidad, se ha alterizado y minorizado a los llamados “inmigrantes” al mismo tiempo que ha emplazado en un nivel superior de legitimidad a las personas identificadas con los prototipos nacionales. En términos de Benedict Anderson, se podría decir que se ha imaginado una comunidad homogénea de nacionales de la que son excluidas las personas procedentes de fuera de las fronteras estatales (1993). En este sentido, no son las personas las que por sus atributos propios se ubican como extrañas, sino una determinada relación la que las coloca en tal posición (Sabido, 2009). Siguiendo la línea planteada por Manuel Delgado, se llega la conclusión que se parte de una posición social desigual y jerárquica desde la que se valora y se coloca a los “otros” al tiempo que reposiciona el “nosotros” (2009).

De esta manera, la relación entre las políticas de limitación de la entrada de contingentes de población extranjera y su discriminación jurídica en España se hace evidente, al igual que su legitimación en las representaciones de significación de la experiencia social (Hall, 1997a) y en los discursos de construcción del conocimiento (Foucault, 1988). De todas maneras, no parece tan clara la reproducción de dichos discursos y representaciones en la recepción mediática de las propuestas de diferenciación realizada por parte de la población “nacional”. De igual forma, son igualmente difíciles de rastrear las actitudes de resistencia a la alteridad asignada por parte de la población llamada “inmigrante”, al igual que sus propuestas de identidades subjetivas alternativas a los binomios de representación dominantes que les condenan a la subalternidad.

Con el objetivo de exponer evidencias sobre estas cuestiones, el presente artículo ofrece una aproximación a la recepción mediática de los discursos dominantes por parte de colectivos sociales situados a ambos lados de la división entre “inmigrantes” y “autóctonos”. De hecho, la recepción colectiva de los esquemas de representación hegemónicos en los medios de comunicación ha sido señalada como uno de los procesos clave en la reproducción y socialización de las prácticas racistas de jerarquización y discriminación (Van Dijk, 1997). Al mismo tiempo, también se ha destacado la naturaleza creativa e innovadora del consumo cultural a través de la apropiación subjetiva de los sistemas de representación propuestos (Certeau, 2006; Chartier, 2002). Así pues, el análisis de la recepción mediática ofrece la oportunidad de evaluar hasta qué punto la experiencia de periferidad y subalternidad de las poblaciones clasificadas como “inmigrantes” se ha traducido en la proposición de representaciones alternativas a los binomios dominantes a partir de los que se ha construido el discurso.

El presente artículo se basa en un estudio de recepción realizado a partir de la técnica de los llamados focus groups o grupos de discusión (Morgan y Kruegger, 1999). Así, se han podido analizar los procesos colectivos de creación de significado producidos en la apropiación de mensajes emitidos por diferentes medios de comunicación previamente seleccionados, básicamente recortes de prensa y programas de televisión132. El objetivo de la investigación no ha sido tanto la recopilación de una muestra representativa de las percepciones populares sobre el fenómeno de la inmigración, como la creación en el mismo proceso de investigación de nuevas formas de significación de la experiencia con relación al fenómeno. De esta manera, las unidades mediáticas expuestas en los focus groups no se han seleccionado tanto con respecto a su representatividad del discurso como a su potencial deconstructor, ya fuera por tratarse de reproducciones exageradas de los estereotipos de la alteridad más recurrentes, como por constituir intentos conscientes de relativización de las bases cognitivas del discurso. Por otra parte la selección de las personas que conformaron los diferentes grupos de discusión se hizo con relación a criterios de edad y de procedencia, conformando grupos homogéneos y grupos mixtos en los que se daban ciertas mayorías y minorías de “inmigrantes” y “autóctonos” que pensamos estratégicas para la consecución de nuestros objetivos.

El análisis de la recepción del discurso hegemónico sobre la inmigración que ofrece el presente texto se centra en la representación en clave de marginalidad social del barrio habitado por personas inmigradas, ya que supone la materialización del imaginario de invasión por los “inmigrantes” en el propio territorio del Estado-Nación. Efectivamente, la división territorial entre el estado y su exterior es marcada a una escala más reducida en el interior de las grandes ciudades, al significar los espacios de residencia de población de nacionalidad extranjera como “guetos” donde se reproduce una cultura ajena a la nación al mismo tiempo que hábitos delictivos. En este sentido, la peligrosidad asociada al fenómeno de la “inmigración” se consolida cuando aumenta el número de población recién llegada y su presencia pública se percibe como excesiva. Es entonces cuando se plantea en el discurso institucional y mediático el conflicto cultural entre colectivos de diferentes procedencias (Santamaría, 2002).

Para el caso de la ciudad de Barcelona y su área metropolitana, durante la última década han cogido especial relevancia mediática los peligros y amenazas asociadas con dos tópicos principales: el terrorismo y el tráfico de drogas (Aramburu, 2000)133. Se trata de dos temas ocupan un lugar predominante en las agendas de seguridad europeas con respecto al control fronterizo del movimiento de personas, al mismo tiempo que se concretan y visibilizan en la vida cotidiana en la presencia pública de grupos de “inmigrantes” en el espacio urbano (Gil, 2002). De hecho, barrios como el Raval en el centro de Barcelona, donde se concentra la población de nacionalidad paquistaní y marroquí de la ciudad, han sido constantemente relacionados con el terrorismo islámico. El proceso de estigmatización del barrio culminó en 2008 con motivo de las operaciones policiales que allí se llevaron a cabo en búsqueda de militantes de Al Qaeda. Los vecinos y vecinas de religión musulmana reaccionaron públicamente negando el estereotipo que recaía sobre sus personas a través de manifestaciones en las que reclamaban la presunción de inocencia de los detenidos y la libertad de religión134.

Por otra parte, los barrios de la ciudad con más porcentaje de vecinos latinoamericanos han sido igualmente negativamente estereotipadas, esta vez a través del tópico de las bandas juveniles latinas asociadas muchas veces a la violencia y al tráfico de drogas. Fue sobretodo a partir del año 2003 que grupos como los Latin Kings o los Ñetas empezaron a adquirir protagonismo mediático debido a la muerte de un joven de 17 años de origen colombiano por presunta venganza135. Con posterioridad, aparecieron nuevos episodios de violencia relacionada con estas bandas a partir de las que se estigmatizó tanto sus procedencias como las áreas urbanas donde actuaban136.

El “gueto” como espacio urbano invadido

Los esquemas de diferenciación y jerarquización entre “inmigrantes” y “autóctonos” sostenidos en los discursos institucionales y mediáticos han desembocado en una dualización del espacio urbano cada vez más estrechamente asociada al origen étnico de sus habitantes (Davis, 2006). Desde las estructuras estatales siempre ha sido tentadora la interpretación de la concentración de población extranjera en barrios concretos como una forma de violencia de “los otros” y síntoma de una crisis del orden público. En este sentido, la legitimidad de este discurso busca opacar la violencia estructural de las transformaciones económicas y socio-políticas de las ciudades globales.

No se puede negar que el asentamiento territorial de los colectivos “inmigrantes” en Barcelona se produce a partir de pautas de inserción-segregación que evidencian modelos de concentración muy elevados en los barrios más céntricos y en ciertas áreas periféricas (Costas, 2007). Los barrios degradados son una alternativa inmobiliaria para las personas recién llegadas con pocos recursos, ya que los pisos son más baratos. Entonces, la concentración de los grupos más pobres en estas zonas es resultado de la localización de submercados asequibles de vivienda, asociados muchas veces al deterioro inmobiliario (Pérez-Rincón, 2009). Al concentrarse minorías de procedencia común en determinados barrios, también gracias a la efectividad de las redes de parentesco o de amistades en origen, estos espacios quedan estigmatizados y sus inmuebles pierden aun más valor, por lo que se abre una dinámica de retroalimentación que conduce a la concentración de los “inmigrantes”.

De todas maneras, la lógica de segregación no es siempre permanente. En muchos casos solamente se impone temporalmente en los primeros años de asentamiento. Según datos del propio Ayuntamiento de Barcelona, parece ser que con el tiempo la concentración de población extranjera tiende a disminuir, esparciéndose en viviendas situadas por todo el territorio de la ciudad137. Aun así, los medios de comunicación transmiten unidades de información en las que ponen énfasis en las concentraciones generadas en esta primera fase transitoria. Apoyados en estadísticas ciertas, fragmentan y descontextualizan las experiencias migratorias de la ciudad, reproduciendo de esta manera un conjunto de imaginarios negativos (Wacquant, 2002). Entonces, la falta de experiencia del fenómeno migratorio, junto con el bombardeo mediático de estereotipos estigmatizantes, tiende a traducirse en la reproducción de prejuicios raciales y culturales aplicados a la geografía de la ciudad (Pajares, 1999; Giró, 2001).

En esta línea, las investigaciones de Mikel Aramburu y Natja Monnet sobre el barrio de Ciutat Vella en el centro de Barcelona han evidenciado que sus espacios urbanos son etiquetados como peligrosos e insalubres, no tanto por quienes viven en ellos como por quienes habitan sus proximidades y consecuentemente los eliminan de sus recorridos cotidianos (Aramburu, 2002). De esta manera, el espacio público es percibido como lugar de confrontación social y cultural en lugares específicos, lo que contribuye a la construcción de fronteras entre diferentes grupos de procedencia y diferentes áreas del barrio a partir de las que se dualiza la experiencia urbana (Monnet, 2002). En este sentido ofrecemos en el presente artículo un análisis más específico y controlado de los componentes discursivos y los estereotipos asociados al estigma de concentración urbana de la población etiquetada como “inmigrante”, al igual que a los fenómenos de reproducción y apropiación creativa que se producen en su consumo mediático.

La representación del barrio habitado por inmigrantes como “gueto” se comprueba en las diferentes noticias de la prensa leída en Barcelona sobre el crecimiento de los porcentajes de población extranjera, por ejemplo cuando se consideró el barrio del Fondo como un “laboratorio humano” por el hecho de contar con un 35% de población extranjera procedente de treinta países diferentes138. Ante mensajes mediáticos como éste, la población de nacionalidad española consultada en los focus groups normalmente reaccionaba estableciendo una división clara entre el “nosotros” nacional legítimo y los colectivos “inmigrantes” alterizados en términos de éstos, ésos, los moros, sinvergüenzas, pobres, ladrones, conflictivos…139 Así pues, se aplica una terminología despectiva al “otro inmigrante” a partir de la que se le inferioriza y se le adjudica la agencia negativa de la conflictividad social.

La sola proyección de unos pocos titulares de prensa sirvió de estímulo a las audiencias “autóctonas” para desarrollar todo un guión preestablecido y bien estructurado en el que los actuales movimientos intercontinentales de población eran significados como invasiones del territorio propio y una amenaza para un orden social positivo asimilado a la propia identidad nacional140. A partir de este esquema de división social, las cifras publicadas en la prensa sobre el aumento de población extranjera eran significadas como una amenaza al control del territorio por parte de la población “nacional” como único colectivo legítimo de ocupación:141

“Al final van a ser ellos más que nosotros. / Vamos a tener que emigrar nosotros. / No soy racista pero si tengo que dar dinero para que se vayan ahora mismo…”

No hay duda de que la relación de los diferentes colectivos establecidos en el discurso con la legitimidad de su presencia en el territorio es claramente manifestada en estas afirmaciones. A partir de la división tajante entre el “nosotros” y el “ellos los inmigrantes” se establece una conflicto maniqueo de tintes darwinianos por el control del espacio en el que sólo un bando puede ganar, por lo que se concibe la convivencia pacífica como algo imposible.

En este sentido, en otro focus group compuesto por jóvenes estudiantes mayoritariamente “autóctonos”, la concentración de la residencia de los recién llegados en determinadas áreas urbanas acabó siendo igualmente significada como una usurpación ilegítima del espacio propio:142 “Yo conozco un barrio que es muy barato y todo extranjero se va allí, al final este barrio se convirtió sólo en un lugar de extranjeros”.

En ningún momento se planteó la posibilidad de que las poblaciones nuevas y previas pudieran compartir un mismo espacio. Dicha incompatibilidad favorece la etnicización de la geografía de la ciudad, junto con la identificación de diferentes barrios con colectivos de procedencias diferenciadas. Las causas de la segregación espacial parecen ser naturalizadas desde esta perspectiva.

La visión negativa del “gueto” se ve claramente influenciado por estereotipos prefijados y alimenta su ciclo de reproducción en lo cotidiano. Ello inhibe en muchas ocasiones la oportunidad de conocer al “otro etiquetado”, simplemente mirándolo de lejos como un grupo con actitudes ajenas: forma de vestir, ruido etc. Así pues, el miedo de la vida urbana que asusta a los habitantes institucionalizados, junto con su relación con la población marginal asociada al crimen, constituyen verdaderos fantasmas sociales (Silva y Domínguez, 1997). La experiencia del miedo que se alimenta del imaginario mediático, levanta barreras de interacción entre “autóctonos” e “inmigrantes”. En este sentido, en el focus group antes mencionado se llegó a afirmar la existencia de sitios donde [los inmigrantes] se cogen un bar o una zona de parque determinada y ya no puedes pasar143. Entonces, la agencia negativa de la separación social en el espacio se adjudica en su totalidad a los colectivos “inmigrantes” mientras que la decisión de la población “autóctona” de abandonar las zonas ocupadas por los “otros” es presentada como algo natural e inevitable.

De este modo, la representación en clave de degradación social del espacio urbano con presencia de población de nacionalidad extranjera se performa en la práctica cotidiana y en cierta medida se hace efectiva en la interacción social (Butler, 1999). Así pues, la temprana representación del área inicialmente poblada por colectivos de residencia reciente como “gueto” alimenta una vasta mitología negativa en la que se identifica al “inmigrante” como productor de espacios de conflicto. En consecuencia, los procesos de estigmatización vienen acompañados de prácticas de exclusión como la segregación clasista y racista en el espacio público (Juliano, 2000).




Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal