Rue Belliard/Belliardstraat 99 1040 Bruxelles/Brussel belgique/belgië



Descargar 40.97 Kb.
Fecha de conversión03.05.2017
Tamaño40.97 Kb.



ES

Rue Belliard/Belliardstraat 99 — 1040 Bruxelles/Brussel — BELGIQUE/BELGIË

Tel. +32 25469011 — Fax +32 25134893 — Internet: http://www.eesc.europa.eu


Comité Económico y Social Europeo



EUR/004
Medidas en favor de la estabilidad, el crecimiento y el empleo


Bruselas, 13 de diciembre de 2012



DICTAMEN
del Comité Económico y Social Europeo
sobre la
Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo, al Consejo, al Banco Central Europeo, al Comité Económico y Social Europeo, al Comité de las Regiones y al Banco Europeo de Inversiones – «Medidas en favor de la estabilidad, el crecimiento y el empleo»
COM(2012) 299 final

_____________
Ponente general: Xavier Verboven

_____________









El 14 de agosto de 2012, de conformidad con el artículo 304 del Tratado de funcionamiento de la Unión Europea, la Comisión decidió consultar al Comité Económico y Social Europeo sobre la


Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo, al Consejo, al Banco Central Europeo, al Comité Económico y Social Europeo, al Comité de las Regiones y al Banco Europeo de Inversiones – «Medidas en favor de la estabilidad, el crecimiento y el empleo»

COM(2012) 299 final.


El 10 de julio de 2012 la Mesa del Comité encargó al Comité Directivo Europa 2020 la preparación del trabajo del Comité sobre el tema.
En vista del carácter urgente de este dictamen, el Comité Económico y Social Europeo designó a Xavier Verboven como ponente general en su 485º pleno de los días 12 y 13 de diciembre (sesión del 13 de diciembre de 2012), y aprobó por 114 votos a favor, 40 en contra y 9 abstenciones el presente dictamen.
*
* *

1.Recomendaciones




A petición de la Comisión, el Comité Económico y Social Europeo ha decidido emitir un dictamen sobre la Comunicación «Medidas en favor de la estabilidad, el crecimiento y el empleo». El CESE destaca la estrecha interconexión entre estos tres aspectos que requieren, cada uno, responsabilidades específicas de las partes interesadas. El presente dictamen se centra en particular en la responsabilidad común de los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada, así como en la contribución que pueden aportar, especialmente, los empresarios y trabajadores. Subraya el papel que pueden desempeñar en la formulación y aplicación de políticas para reactivar el crecimiento económico, crear más y mejores empleos y recuperar la estabilidad financiera.




1.1El Comité subraya que la participación y la implicación constituyen condiciones esenciales para generar adecuadamente cambios en las políticas y reformas estructurales, darles forma y llevarlos a buen término.

El Comité hace hincapié en que:




  • los cambios estructurales en la política socioeconómica pueden cambiar las oportunidades de empleo actuales y futuras entre varios colectivos y tienen muy a menudo un impacto importante en la distribución de la renta;

  • la concertación social y el diálogo civil refuerzan la credibilidad de las medidas socioeconómicas previstas y su aceptación por parte de la sociedad;

  • la participación es también importante para seguir muy de cerca la política llevada a cabo en la práctica y sus resultados, a fin de que las organizaciones de la sociedad civil y los interlocutores sociales puedan evaluarla y, en su caso, dar señales de alerta con anticipación;

  • las organizaciones sociales, y en particular los interlocutores sociales, en muchos casos son también los que deben concretar en la práctica las propuestas políticas.



1.2El Comité reconoce la necesidad de una gobernanza económica europea más fuerte para asegurar que la unión monetaria funcione mejor en beneficio de todos. Al mismo tiempo, sin embargo, señala también la necesidad urgente de extraer lecciones de la realidad. A este respecto, la concertación social y el diálogo con la sociedad civil son indispensables, tanto en el ámbito económico y el de las finanzas públicas como en el de la cohesión social.




1.3El Comité acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de crear un cuadro de indicadores sobre el empleo y llevar a cabo un seguimiento estructural de los planes nacionales de empleo. Los interlocutores sociales europeos deberían estar estrechamente involucrados en la creación de este cuadro de indicadores, así como en la definición de los criterios para evaluar los planes nacionales de empleo.




1.4En lo que respecta a la fijación de los salarios, el Comité llama la atención de la Comisión sobre el hecho de que los salarios y las negociaciones salariales entran en el ámbito de competencia de los interlocutores sociales, tal como se prevé además en el Tratado de la Unión Europea.




1.5El Comité, por lo tanto, pide a los responsables políticos europeos que integren estructuralmente la concertación social y la participación de la sociedad civil en los diversos mecanismos políticos de la Estrategia Europa 2020. La experiencia sobre el terreno indica que el centro de atención se ha desplazado desde el nivel nacional al nivel europeo, lo que atenúa el papel y la calidad de la concertación social y la participación de la sociedad civil a nivel nacional.




1.6El Comité propone que, en el marco del Semestre Europeo, se haga participar a los interlocutores sociales europeos –a través del diálogo social europeo– y a la sociedad civil organizada en una etapa temprana de la preparación del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento; señala también que esta misma participación es muy necesaria a la hora de definir las prioridades de las orientaciones para las políticas de empleo y las orientaciones generales de política económica.




2.Introducción




2.1El 30 de mayo la Comisión Europea publicó una Comunicación titulada «Medidas en favor de la estabilidad, el crecimiento y el empleo» (COM(2012) 299). Esta Comunicación representa un hito crucial en el Semestre Europeo. Este ciclo comienza con el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento realizado por la Comisión y concluye con unas recomendaciones específicas para cada país aprobadas por el Consejo Europeo.




2.2A petición de la Comisión, el Comité Económico y Social Europeo ha decidido emitir un dictamen sobre la Comunicación «Medidas en favor de la estabilidad, el crecimiento y el empleo». El dictamen se centra en un aspecto específico, concretamente, en la responsabilidad común de los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada y en la contribución que pueden aportar. El CESE destaca el papel que pueden desempeñar en la formulación y aplicación de políticas para reactivar el crecimiento económico, crear más y mejores empleos y recuperar la estabilidad financiera.




Con este dictamen, y tras un análisis de determinados ámbitos políticos, el Comité se propone formular recomendaciones sobre el modo en que los interlocutores sociales y los representantes de la sociedad civil organizada de los Estados miembros pueden desempeñar un papel mayor, mejor y más decisivo en el marco del Semestre Europeo. Además, en una etapa posterior, el Comité preparará un dictamen sobre el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2013, en el que se analizarán las principales políticas presentadas por la Comisión.




2.3En primer lugar, el Comité señala que la Comunicación de la Comisión limita la referencia al papel de los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada a tres cuestiones, a saber, el capital humano, los salarios y «el cambio» como tema general (véase infra el punto 4.1). No obstante, el Comité insiste, de entrada, en que la concertación social y el diálogo con la sociedad civil conciernen otros muchos ámbitos y cuestiones, entre los que figuran: la innovación, las reformas económicas, la política industrial, el desarrollo sostenible, el espíritu empresarial, más empleo y de mejor calidad, la lucha contra la pobreza y la protección social. Así pues, con el presente dictamen el Comité hace hincapié, ante todo, en la importancia del diálogo social y del diálogo con la sociedad civil (véase el punto 3). A continuación, analiza tres ámbitos específicos en los que la Comisión hace referencia a la concertación social y al diálogo social (punto 4). En la última parte, el Comité formula recomendaciones adicionales para integrar la concertación y la participación entre las prioridades políticas de la Estrategia Europa 2020.




3.El diálogo social y el diálogo con la sociedad civil son un elemento esencial para el éxito de las políticas




3.1El Comité hace hincapié en el hecho de que la participación y la implicación no son un lujo sino un requisito imprescindible para poder generar adecuadamente cambios en las políticas y reformas estructurales, darles forma y llevarlos a buen término.





  • Los cambios estructurales en la política socioeconómica pueden cambiar las oportunidades de empleo actuales y futuras entre varios colectivos y tienen muy a menudo un impacto importante en la distribución de la renta. A este respecto, la concertación social y el diálogo organizado pueden garantizar que los esfuerzos por lograr que la economía vuelva de nuevo al buen camino se distribuyan de manera equitativa. La concertación y la participación, por un lado, y la justicia social, por otro, son dimensiones estrechamente vinculadas.




  • Esto implica también que la concertación social y el diálogo civil, siempre que se respeten, refuerzan la credibilidad de las medidas socioeconómicas adoptadas y su aceptación por parte de la sociedad, y garantizan así el éxito de las políticas. En efecto, una política que cabe esperar se aplicará de manera coherente a largo plazo porque es objeto de un amplio consenso social logrará generar un clima de confianza mayor, lo cual dará como resultado mayor innovación e inversión. Por el contrario, una política que produzca un gran impacto pero en la que luego sea preciso dar marcha atrás rápidamente porque las decisiones no están apoyadas por los grupos de interés provocará dudas y confusión, lo cual en última instancia le restará fuerza y relevancia. Dicho de otro modo, invertir en el diálogo y la concertación sociales constituye una buena inversión en el capital social de una sociedad.




  • La participación también es importante para seguir de cerca la política llevada a cabo en la práctica y sus resultados. A este respecto, las organizaciones de la sociedad civil y los interlocutores sociales ejercen una función de alerta temprana: son capaces de detectar con antelación las tendencias recientes, pero también las consecuencias imprevistas o no deseadas de las políticas, y pueden poner estas cuestiones sobre la mesa de debate con los responsables políticos.




  • Por último, las organizaciones sociales, y en particular los interlocutores sociales, en muchos casos son también los que deben concretar en la práctica las propuestas políticas. Para lograr la correcta aplicación de una política es esencial que aquellos que deben ponerla en práctica también la suscriban.



3.2El Comité subraya expresamente a la Comisión, al Consejo Europeo y otros responsables políticos, tanto a nivel europeo como nacional, la necesidad de respetar estrictamente la concertación social y el diálogo con la sociedad civil. No se trata de efectuar declaraciones de principio sobre la importancia de la participación para después poner en práctica las intenciones políticas iniciales sin tener en cuenta las aportaciones y propuestas de los interlocutores sociales sobre el terreno. Este tipo de actitud conduce a una pérdida de capital social y de confianza de la sociedad y da como resultado tensiones no solo sociales, sino también económicas.




3.3En este contexto, cabe mencionar también la llamada «cláusula horizontal» (artículo 9 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea). Esta cláusula obliga a la Unión Europea a tener en cuenta ciertos criterios y objetivos sociales en la definición y ejecución de sus políticas y acciones. Se trata, en particular, de promover un nivel de empleo elevado, con la garantía de una protección social adecuada, con la lucha contra la exclusión social y con un nivel elevado de educación, formación y protección de la salud. En virtud de la cláusula horizontal, la participación de los interlocutores sociales en la política es una consecuencia lógica e ineludible.




4.Políticas específicas en las que la Comisión hace referencia a la concertación social y al diálogo social




4.1El Comité señala que la Comunicación de la Comisión objeto de examen hace referencia en tres puntos a la importancia y el papel de los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada. El Comité cita en particular los siguientes pasajes de la Comunicación:





  • COM(2012) 299 – «Gobernanza» (página 3, tercer párrafo): Debemos alcanzar un consenso sobre la necesidad del cambio y sobre las opciones que hay que tomar, y para ello hay que crear un clima de confianza. El papel de los interlocutores sociales en este diálogo será muy importante.




  • COM(2012) 299 – «Aprovechar el potencial del capital humano» (página 7, tercer párrafo): En su reciente «paquete» sobre el empleo la Comisión ha propuesto una serie de medidas concretas para una recuperación generadora de empleo en toda la UE. La Comisión, los Estados miembros, los interlocutores sociales y las partes interesadas de los sectores público y privado deberán cooperar en la aplicación de las medidas concretas propuestas para aprovechar el potencial de generación de empleo de sectores clave como las TIC (tecnologías de información y comunicación), la atención sanitaria y la economía verde. La supervisión mejorada de los planes nacionales de empleo mediante evaluaciones comparativas e indicadores de resultados propuesta por la Comisión dará un mayor impulso a las reformas destinadas a la creación de empleo (...).




  • COM(2012) 299 – «Hacer frente al desempleo y a las consecuencias sociales de la crisis» (página 16, quinto párrafo): Algunos Estados miembros han introducido reformas de amplio alcance en sus sistemas de fijación e indización de salarios con el fin de que la evolución salarial refleje mejor la evolución de la productividad en el tiempo. No sucede así en otros países, en los que el funcionamiento de algunos sistemas de indización de salarios parece constituir una posible amenaza a la competitividad. Estos países deberán encontrar, en consulta con los interlocutores sociales, la forma de solucionar este problema en el futuro. En aquellos países que actualmente tienen superávit por cuenta corriente, se advierte un cierto reequilibrio en favor de la demanda nacional, entre otras cosas a través de aumentos salariales, lo que deberá continuar.



4.2Ante todo, el Comité acoge con satisfacción la decisión de la Comisión de incluir a los interlocutores sociales y las organizaciones de la sociedad civil, al menos en estos tres ámbitos específicos antes mencionados. Al mismo tiempo, no obstante, el Comité desea formular las siguientes observaciones.




4.3El Comité reconoce la necesidad de una gobernanza económica europea más fuerte para asegurar que la moneda única funcione mejor en beneficio de todos. Al mismo tiempo, sin embargo, señala también la necesidad urgente de extraer lecciones de la realidad. Si el resultado de una determinada política económica es que el crecimiento se ralentiza y algunas economías europeas acaban entrando en una nueva recesión, lo que amenaza tanto la estabilidad (las tasas de déficit y de endeudamiento permanecen elevadas) como la cohesión social (nivel elevado y creciente de desempleo), los responsables políticos deber tomar en serio el problema y reorientar esta política. La concertación social ayuda a tomar mejores decisiones políticas que sean aceptadas por la sociedad en general, en lugar de obstinarse contra viento y marea en aplicar políticas que han demostrado tener desastrosas consecuencias para la economía, las finanzas públicas y la cohesión social.




4.4El Comité acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de crear un cuadro de indicadores sobre el empleo y hacer un seguimiento estructural de los planes nacionales de empleo. Los interlocutores sociales europeos deberían estar estrechamente asociados a la creación de este cuadro de indicadores y a la definición de los criterios para evaluar los planes nacionales de empleo.




4.5El tercer ámbito en el que la Comisión se refiere específicamente al papel y la participación de los agentes e interlocutores sociales es el de los salarios. A este respecto, con arreglo a la terminología de la Comisión, los interlocutores sociales deben ser «consultados» en el marco de la reforma del sistema de fijación de los salarios. El Comité desea llamar la atención de la Comisión sobre el hecho de que los salarios y la negociación salarial, así como los sistemas de fijación de los salarios, en muchos países son una competencia autónoma de los interlocutores sociales, que negocian y celebran convenios colectivos en estos ámbitos. Dado que el papel de los interlocutores sociales consiste en negociar de manera autónoma, no puede circunscribirse a una mera competencia consultiva. De hecho, los artículos 152 y 153-5 del Tratado de la UE confirman la autonomía de los interlocutores sociales y de la concertación social. Dichas disposiciones establecen, en particular, que la UE debe respetar los sistemas nacionales de relaciones laborales. En este contexto, «consultar» a los interlocutores sociales, por ejemplo, en cuanto a la reforma de un mecanismo de indización, resulta ampliamente insuficiente o, incluso, inadecuado. Al menos, tal es el caso cuando, en el modelo nacional de concertación social en cuestión, los propios interlocutores sociales han negociado y fijado dichos mecanismos de indización mediante convenios colectivos.




En cuanto al fondo de esta cuestión, el Comité se pregunta si la Comisión no atribuye demasiada importancia a la función de los ajustes salariales a la baja. Del análisis pormenorizado de las recomendaciones por país que figuran como anexo a la Comunicación se desprende que la Comisión dirige una recomendación en materia salarial a diecisiete Estados miembros. En dieciséis casos, la Comisión propone debilitar la dinámica salarial, ya sea mediante una reforma de la indización, la limitación de los salarios mínimos, la descentralización de las negociaciones salariales o el aumento de la flexibilidad para los salarios más bajos. No obstante, los desequilibrios que caracterizan la unión monetaria europea son principalmente de carácter estructural y están relacionados fundamentalmente con el hecho de que la globalización tiene efectos diferentes en los distintos miembros de la unión monetaria [Nota: Referencia al documento de trabajo del FMI External Imbalances in the Euro Area («Desequilibrios exteriores en la eurozona») WP/12/136 de 2012]. Sigue siendo un hecho que la competitividad con los países de salarios bajos no se puede alcanzar reduciendo los salarios.




5.Integración estructural de la concertación social y los procesos de participación




5.1Por último, el Comité insta a los responsables políticos europeos a integrar estructuralmente la concertación social y la idea de la participación de la sociedad en los diferentes procesos políticos. La experiencia sobre el terreno indica que, por muchas razones, sobre todo debido a las reformas institucionales que la Comisión lleva a cabo continuamente en los procesos políticos, el proceso decisorio europeo tiene cada vez mayor incidencia en la concertación y participación ciudadana a nivel nacional. En tal contexto, el Comité considera absolutamente inaceptable que se las circunscriba a consultas ficticias, lo cual vacía de contenido –o, incluso, pasa por alto– las tradiciones nacionales de concertación (hay problemas de coordinación del calendario en los procedimientos de concertación y de centralización de la elaboración de los planes de reforma en entidades nacionales que tienen poca o ninguna relación con la concertación social y participativa).




5.2De acuerdo con el calendario del Semestre Europeo, el Comité propone lo siguiente:





  • Los interlocutores sociales europeos, a través del diálogo social europeo, y la sociedad civil organizada deben participar en una fase temprana de la preparación de la Encuesta Anual sobre el Crecimiento.




  • Esta misma participación es igualmente necesaria en la definición de las prioridades de las orientaciones de las políticas de empleo y las orientaciones generales de política económica.




  • En la preparación de los planes nacionales de reforma debe organizarse un diálogo amplio y más participativo con los interlocutores sociales y la sociedad civil. Esto implica una revisión del calendario a fin de que haya tiempo suficiente para llevar a cabo un debate a fondo que plantee soluciones y propuestas alternativas bien fundadas. Además, el Comité propone elaborar un informe final sobre el diálogo a nivel nacional que recoja los diferentes puntos de vista y propuestas, y adjuntar dicho informe a los informes por países preparados por la Comisión. De esta manera se puede verificar en qué ámbitos la participación social desempeña un papel importante.




  • Otro paso en el proceso del Semestre Europeo es la publicación de las recomendaciones específicas para cada país por parte de la Comisión. Los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada deben ser informados y consultados oportunamente a este respecto.




  • Por último, en lo que respecta a la participación social, las recomendaciones específicas de la Estrategia Europa 2020 para cada país, por una parte, y los análisis y recomendaciones sobre el procedimiento en caso de desequilibrios macroeconómicos excesivos, por otra, deben coordinarse entre sí. También en este ámbito es preciso dar a los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada la oportunidad de ser escuchados y de dar a conocer sus puntos de vista.

Bruselas, 13 de diciembre de 2012.




El Presidente
del
Comité Económico y Social Europeo
Staffan NILSSON



_____________





EUR-2004 - CES2235-2012_00_00_TRA_AC (NL/EN)-ILF/GL/APV/cf/APV/ORT/mc/ca



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal