Ruta por alsacia en navidad 2011 elviaje



Descargar 241.05 Kb.
Página3/5
Fecha de conversión09.09.2017
Tamaño241.05 Kb.
1   2   3   4   5

Día 6 de diciembre (martes)

RUTA: Thann-Guebwiller-Riquewihr
Nada más levantarme y aprovechando que ha escampado me marcho directamente para visitar el entorno del parking. Cruzo el puente que salva el río La Thur, en el horizonte se encuentra la gran montaña que desde siglos ha sido horadada para plantar uno de los viñedos más característicos de Alsacia, aquí se da una variedad única de vinos que el clima ha sabido moldear.

El barrio que visito era la zona situada fuera de las antiguas murallas, era el arrabal, esta ocupado por los vendimiadores, era gente que cuidaba los viñedos de la montaña l’Engelbourg dedicados en una intensa actividad agrícola y artesana. Aquí se sitúan también todas las actividades derivadas del vino como los toneleros que trabajan afanosamente en los años de mejores recolecciones, estas casas se sitúan a los largo del río Le Thur tienen una característica común, tienen una puerta que se abre al nivel de la cota del río para poder lavar los toneles de las cosechas anteriores, un ejemplo es la tonelería de Beltzung situada en la rue de Cigognes.

En la entrada al barrio hay un memorial dedicado al reconocimiento de los 32 caídos de Thann durante la resistencia de los maquis con la invasión alemana en la Segunda Guerra Mundial.

Comienza a diluviar y nos pesa que por culpa de las dificultades climatológicas nos marchamos para por lo menos visitar el interior de la Colegiata de Saint Thiebaut, es junto con la Catedral de Estrasburgo una de las obras maestras del gótico alsaciano.

La iglesia fue construida en 1287, debe todo su esplendor a las necesidades de la población y de la peregrinación de venerar las reliquias de san Teobaldo, santo que tuvo mucha fama en las orillas del mar del Norte y de mar Báltico. En 1442 la iglesia acogió a un cabildo de canónigos llegados desde Saint Amarin, lo que le valió ascender al rango de colegiata. La envergadura de la obra iniciada se prolongo durante más de dos siglos, en los periodos que abarcan desde el siglo XIV hasta principios del siglo XVI. Posteriormente, en 1629 en el lateral Sur fue ampliado para la construcción de la capilla dedicada a la veneración de la Virgen.

Exteriormente destaca el bonito pórtico principal dedicado a Saint-Thébaut acompañado de 150 escenas animadas con 500 personajes. El tímpano superior ilustra la vida de la Virgen, completado con la representación de la Natividad en el tímpano inferior derecho y una crucifixión en el tímpano izquierdo, sobre los arcos con ángeles, patriarcas y escenas del martirio de varios santos.

El interior, la planta se divide en tres naves sujetas con columnas nervadas que desembocan en arcos apuntados góticos sujetan una bóveda de tracería. La nave izquierda tiene un retablo de piedra gótico donde se venera la Virgen de la Piedad. En la nave central y antes del coro, se encuentran a la izquierda, la figura de Sagrado Corazón de María de 1895, a la derecha, el Sagrado Corazón de Jesús de 1895. Anteriormente, se encuentra el púlpito construido en 1625, totalmente en madera. El coro esta adornada con estatuas de los doce apóstoles tiene a ambos lados una importante sillería construida entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI que tiene como ornamentación diferentes motivos: gnomos, animales fantásticos y motivos vegetales, obedece este tipo de decoración a una mentalidad inspirada en los miedos de las gentes románicas, además, destacan los vitrales góticos son los más antiguos de toda la iglesia, fueron construidos en 1423 donde se representa escenas del Antiguo Testamento, la pasión de Jesús, la vida de la Virgen y los milagros de Saint-Thébaut.

Presidiendo la nave derecha se construyó una ampliación en lo que constituye la capilla de Saint Thiebaut, tiene dos esculturas que veneran la figura del santo, una que preside la capilla de 1520 y otra en el lado contrario de 1824. En esta misma nave hay otra capilla de la Virgen, tiene forma pentagonal y en ella hay una representación de las distintas imágenes como la Virgen con el Niño o Virgen de los Vendimiadores de 1510, la virgen de los Caballeros de 1953 y la virgen María de 1859. Sobre las ventanas laterales de las naves se encuentra una gran colección de vitrales de una rica variedad de colores.

Saliendo de la iglesia y sobre una fuente se encuentra la figura gótica de Saint-Thébaut; se evoca cada año su leyenda el día 30 de junio durante las fiestas locales, en este punto se queman todos los años tres abetos en la fiesta que se llama de los Trois Sapins, conmemora el nombre de la ciudad.

Nos acercamos hasta la Tour des Sorcieres o Torre de las Brujas, es el único vestigio de las antiguas fortificaciones, esta torre octogonal está cubierta con el típico tejado con forma de bulbo. En este edificio se encuentra el museo vinícola desde 1994 y además es el lugar donde nace la ruta por los vinos de Alsacia.

Salimos en dirección norte hasta legar a Guebwiller, ciudad situada al pie del Gran Ballón, es el pico más alto de las montañas de los Vosgos (1424m), al inicio del valle del Florival.

Llegamos al parking situado en el margen del río, tiene un pavimento de tierra pero esta situado a la entrada de la ciudad, se encuentra dotado de mucha sombra, es muy propicio para poder pernoctar. Las coordenadas GPS del parking para autocaravanas en Guebwiller corresponde con N 47.90613 // E 7.21806; el indicador parcial del vehículo nos dice que hemos recorrido hasta este momento 1746 km.

El florecimiento de Guebwiller se produce durante la Edad Media, época en que fueron construidos numerosos edificios tanto civiles como religiosos, fue la capital del principado de Murbach, hasta entrada la Revolución que contó con el apoyo de una población que protestaba por los impuestos y por el autoritarismo de los príncipes-abades de Murbach. Se convierte en una gran ciudad industrial donde podemos ver un paisaje lleno de chimeneas de las numerosas fábricas hasta convertirse en el segundo centro industrial de Alto Rin. El viñedo de Guebwiller es también excepcional con su cuatro variedades de cepas: Kessler, Saering, Kitterlé y Spiegel.

Caminamos en dirección al centro urbano y nada más entrar en una de las plazas encontramos una arquitectura con un gran sabor francés, se encuentra situada dentro del barrio colonial, donde se levanta la iglesia de Notre Dame, fue construida entre 1766 y 1785, en estilo neoclásico.

La iglesia fue construida con la piedra característica de Alsacia, en color rojo que bañado con el agua que cae se hace mucho más oscura. Se edifica por orden del príncipe abad Dom Léger Rathsamhausen, los planos son encargados al arquitecto Louis Beuque, la dirección de la obra se encarga al arquitecto austriaco Gabriel Ignacio Ritter.

La iglesia de la abadía de Notre Dame, se convierte posteriormente en colegiata en 1764, la secularización de la abadía recibe su consagración solemne en 1785.

El interior, la planta se divide en tres naves, enormes columnas clásicas sujetan una bóveda descomunal. La nave central desemboca en el altar mayor dedicado a la Asunción de la Virgen (1783), las sillas y el artesonado del coro están esculpidos con bajorrelieves, una composición llena de dramatismo; en la cripta se encuentra la tumba Dom Léger Rathsamhausen, príncipe obispo de Murbach y fundador de la iglesia.

El interior de la iglesia destaca por sus dimensiones y por sus ricas decoraciones en estucos. También hay numeras esculturas obras del alemán Fidèle Sporer. En las capillas laterales se decoran con numerosas pinturas realizadas entre los siglos XVIII Y XIX.

Continuamos la visita hasta llegar al convento de los Dominicos, fue construido en el siglo XIV, tiene una iglesia gótica con bonitos frescos del siglo XIV al XVI y un claustro cuadrado con una buena acústica. Recientemente se ha creado el Centro Audiovisual en la antigua Sala Capitular.

No podemos visitar ni el claustro, ni la iglesia por encontrarse cerrada hasta el próximo verano 2012.

Seguimos paseando por las calles totalmente vacías, no hay nadie a quien podamos preguntar, llegamos instintivamente hasta el centro de la ciudad, donde se encuentra el Ayuntamiento.

El Hôtel de Ville es un edificio protegido fue construido en 1514 dentro de un estilo gótico florido, destaca el mirador central y sobre él se encuentra la inscripción que recuerda que fue construido gracias a la donación del pañero local Marquart Hesser

El tiempo se nos echa encima y tenemos que partir precipitadamente si poder ver una de las iglesias más importantes de Guebwiller (Alsacia), Saint-Léger fue construida en el siglo XII – XIII, pero hemos quedado para comer en Riquewihr.

En poco minutos llegamos al camping municipal de Riquewihr; después de las formalidades de entrada y del pago de 16 euros, nos dan permiso para la entrada, el estado del pavimento es lamentable y tenemos serias dificultadas con lo que esta cayendo para poder entrar, más bien parece todo el camping un barrizal. Al final nos quedamos pegados a los cubos de basura porque es una zona asfaltada. Las coordenadas GPS del camping municipal de Riquewihr corresponde con N 48.16187 // E 07.31761.

Después de comer salimos para visitar el mercadillo de Noël de Riquewihr; el camping se encuentra situado a casi dos kilómetros del centro de la villa, dado la climatología del día optamos por marchar hasta el centro de la ciudad en la autocaravana, llegamos al área de autocaravanas, en realidad se trata de un parking que tiene unas plazas delimitadas para nuestros vehículos, las coordenadas GPS del parking de autocaravanas de Riquewihr corresponde con N 48.16615 // E 7.30166.

Son las 17,00 horas cuando llegamos al mercadillo, esta vez no hay excusas para disfrutar de la magia de Noël 2011 y de la emoción de volver a disfrutar de una parte de nuestra infancia. La iluminación del mercadillo comienza el 25 de noviembre de 2011 y termina el 6 de enero de 2012, estamos ante una de las villas fortificadas de Alsacia que sirve de escenario con una bonita iluminación y otros detalles que se reúnen en las calles para celebrar estas fechas de navidad.

El mercadillo se encuentra situado en la rue des Remparts, se halla a la izquierda, un poco antes de atravesar la puerta principal de la ciudad que se atraviesa por un arco en el Hôtel de Ville. Las casetas venden gran variedad de objetos de artesanía: figuras de cera con motivos navideños, dulces de frutas de Morgane, instrumentos de música del mundo, vinos y cavas de la zona, objetos de artesanía en madera, bolas de navidad en cristal, lámparas con motivos navideños, embutidos y salazones. etc.

Entramos en la ciudad por la puerta de acceso de la fortificación, estamos en la calle principal que une las dos puertas sur-norte, se trata de rue del General de Gaulle, las casas alsacianas están engalanadas con luces de navidad y en su interior, además, son una prolongación del mercado de Noël, también se dedican a la festividad de Saint-Nicolás y en muchas de sus tiendas aparecen en el mercado del vino y de cavas. El atmósfera de la ciudad es de mucha tranquilidad nada comparado con un día cualquiera del verano pero las imágenes que describen las viejas casas son muy emotivas, los hogares más representativos de la ciudad son: Maisson Schickhardt del siglo XVII; La gratte-ciel del siglo XVI; la casa del numero 13 fue construida en el siglo XVI; la Maison dite du cloutier del siglo XVII; la casa de los nobles Berckheim del siglo XVI; la Fuente de Sinne del siglo XVI.

En esta ocasión hemos renunciado a visitar los monumentos de la ciudad solamente nos dejamos llevar por las luces, los olores y los sabores de las tiendas, entramos en algunas de las tiendas para degustar vino, para saborear las pastas dulces, para comer crepes, y diferenciar los magníficos turrones alsacianos.

Llegamos hasta el final de la calle y nos damos cuenta que en la calle perpendicular llamada Rue du Cerf, 1, se encuentra una de las boutiques de la famosa marca Käthe Wohlfahrt, fue instalada en 1995 y ofrece como en otras tiendas los famosos regalos de navidad. Son tan exclusivos que su precio les hace intocable pero solamente el darse una vuelta te hace cambiar al más incrédulo del sentido emocional que tenemos de la navidad. Pasear entre los grandes abetos decorados con increíbles ofrendas, descubrir la cantidad de regalos artesanales que aún se fabrican con unas terminaciones muy alejadas de lo que conocemos en el “Todo a 100”.

A continuación indico las ciudades que tienen una sucursal de la famosa tienda de regalos de navidad Käthe Wohlfahrt: Rothenburg, Heidelberg, Rüdesheim, Bamberg, Nürnberg, Berlín, Oberammergau, Garmisch Partenkirchen, Bruges. Si tienes oportunidad al visitar alguna de estas tiendas no dudes en verla, seguro que no te deja indiferente.

De regreso nos paramos en una de las innumerables pastelerías que en esta época del año no tienen avispas para comprar uno de los dulces más típicos de toda Alsacia es el llamado Kougelhopf. Es un postre del tipo brioche con algunas diferencias que solamente se dan en esta región.

El nombre de Kougelhopf significa bola crecida, según la leyenda el molde y la formula fueron entregados por los Reyes Magos a un alfarero de Ribeauvillé que les brindo la hospitalidad. Los moldes de cerámica se pueden adquirir en toda la región, antiguamente no había una forma única, había un molde especial para cada celebración en que se elaboraba: con forma de bebé que se usaba en todos los bautizos; de un cangrejo cuando un matrimonio quería tener un hijo; con forma de corazón cuando se contrae matrimonio; con forma de estrella se usaba en los desayunas de las navidades; con forma de pez que representa el símbolo de Cristo y se tomaba para el Año Nuevo; con forma de Cordero para la Semana Santa. La tradición alsaciana indicaba que en el ajuar de toda novia debía de figurar un molde de Kougelhopf para ofrecer un estupendo postre a los invitados.

Este postre se emplea principalmente en los desayunos pero también en los aperitivos familiares, siempre acompañado y bañado en vino dulce moscatel o de gewürztraminer.

Marchamos hacia el parking de autocaravanas y regresamos al camping, no volvemos a situar en la zona asfaltada para evitar convertir el suelo de nuestra autocaravana en algo parecido a la Albufera de Valencia.

La noche vuelve a ser movidita y las inclemencias del tiempo no dan tregua, el viento azota y nos zarandea, el agua cae durante toda la noche que hace que salte la sección eléctrica del camping, aunque solamente afecta a nuestra torre de conexión.



Día 7 de diciembre (miércoles)

Ruta: Sélestat-Colmar-Obernai

Nada más levantarnos nos ponemos a dar un repaso a la autocaravana como consecuencia de las intensas lluvias y el barro del camping no tenemos más remedio que dedicarle unos minutos a la limpieza, además, vaciamos y llenamos y nos marchamos directamente camino del Grand Ried, es la región Ello-renana que abarca la zona limítrofe entre Estrasburgo y Colmar, es una tierra muy fértil situada al oeste del río Ill y al este del río Rhin.

Una de las ciudades más importantes de Alsacia es Sélestat, su nombre desde la antigüedad es Salasdistat (lugar de ciénagas). En el año 775 pasa a ser dominio real, acoge a Carlomagno que paso por la ciudad en unas navidades. En 1217 Federico II lo eleva al rango de ciudad y autoriza la construcción de las murallas para que pudiera defenderse. Aprovechando el conflicto económico y social que enfrenta a los nobles con las corporaciones artesanales, estos últimos se hacen con el poder y se convierte en Ciudad Imperial Libre. En el siglo XV y XVI llega a la ciudad una fuerte corriente humanística y se funda la Escuela Latina. Pero la ciudad entra en un largo periodo de penumbras con las revueltas de los campesinos y la Guerra de los Treinta Años, además se suma una fuerte hambruna por la falta de buenas cosechas y también los largos azotes de la peste que se cobraron una tercera parte de su población. En las áreas urbanas pudientes, los comerciantes y señores desarrollaron formas de enfrentarse con la enfermedad, a pesar de la falta de conocimiento sobre sus verdaderas causas. Al igual que las normas para mejorar la higiene y el saneamiento, se ordenaron restricciones para las entradas y las salidas de las ciudades para personas y mercancías, se introdujo el aislamiento de los infectados, o su retirada a hospitales periféricos, enterramientos comunes en cementerios siempre situados en las afueras de la ciudad y la quema de las ropas de los afectados.

La historia de Sélestat se une a la iglesia Católica de la región, numerosas comunidades de religiosos se instalan en la ciudad: la orden de los dominicos en 1245; los hospitalarios de San Juan de Jerusalén en 1265; los franciscanos en 1280; los jesuitas en 1615; los recoletos en 1621 y por ultimo los capuchinos en 1655: la ciudad aparece como una isla que debe defenderse se las nuevas tendencias que provienen del luteranismo.

Cuando llegamos a Sélestat del cielo esta cayendo una tormenta de agua, el parking que habíamos tomado como referencia, es gratuito, pero las plazas son muy pequeñas para albergar una autocaravana. Después de dar varias vueltas por las calles del anillo exterior de la ciudad no hacemos un hueco en una de ellas, las coordenadas GPS del parking que empleamos para autocaravanas en la ciudad de Sélestat es N 48.25588 // E 7.44256, se encuentra a escasos 500 metros del centro urbano.

Nos dirigimos hacia la Plaza de Armas, verdadero centro neurálgico de la villa, aquí se encuentra instalado el mercadillo de Navidad, pero a estas horas tampoco se encuentra abierto. El Hôtel de Ville es el edificio más importante, fue construido en 1787 y 1788, destaca por su hermosa fachada y que se abre a un patio de columnas, se trata del típico edificio francés que podemos encontrar en cualquier ciudad francesa, lo que nos indica que esta ciudad fue una de las primera en caer bajo la dominación de este país.

El barrio de los curtidores es la zona más destacada de la ciudad porque todavía conserva gran numerosas de casas antiguas de sabor alsaciano, construidas con entramados de madera que le dan una gran encanto medieval.

La iglesia más antigua de la ciudad es la de Saint-Foy, fue fundada por la condesa Hildegarde, era la bisabuela del emperador Federico Barbarroja, además donó sus bienes de Sélestat a la abadía de Conques.

La elección del Papa alsaciano León IX (1002-1054) supuso que el brillante Conde Hugo de Eguisheim, era el candidato principal a emperador, en 1089 fue asesinado por Federico, duque de Sovabe y de Alsacia, en 1079 construyó el castillo de Honestaufen, formando la dinastía del mismo nombre.

El exterior de la iglesia tiene esculturas alegóricas que hacen referencia a los Hidegarde. Sobre el portal principal se extienden las figuras de diez leones.

La fisonomía de la iglesia tiene diferentes tendencias, se aprecia en los ábsides de la cabecera la concepción románica, sobretodo el cimborrio con una arte románico tardío.

La iglesia fue construida con sillares de arenisca roja, típica piedra alsaciana muy extendida en toda la región incluso en las ciudades fronterizas de Alemania.

El interior, la planta tiene tres naves, las columnas están decoradas con capiteles románicos, los arcos de la nave central son de medio punto y las naves colaterales tiene arcos ligeramente apuntados que nos indican que su construcción fue realizada en los comienzos de arte gótico.

Sobre el nartex se encuentra el púlpito barroco construido en 1733, obra de Ignacio Saint-Ló, era el hijo de un oficial de Louis XIII.

Al lado del baptisterio encontramos un magnifico bajorrelieve románico del siglo XII, probablemente era la tapa de un sarcófago perteneciente a un niño de la nobleza.

La nave principal esta decorada con las figuras de los cuatro evangelistas: San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan.

El órgano de la tribuna es de 1892, esta ahora recientemente restaurado. Aunque hay otro pequeño órgano, más pequeño, en el transepto sur, llego a la iglesia proveniente de la iglesia de St. Quirin, ahora esta desafectada.

Más adelante llegamos a la iglesia parroquial de Saint Georges, fue construida en el siglo XIII con los restos de la antigua iglesia románica, aunque en este caso predomina sobre el conjunto el estilo gótico.

La iglesia fue construida en piedra de arenisca roja de alsacia, destaca por la decoración de sus pequeños pináculos sobre la bóveda y sobre la gran torre que se emplea a modo de linterna.

El portal principal de la iglesia data del siglo XII y conserva su ornamentación original, con las figuras típicas del románico, sobre los capitales aparecen los típicos monstruos alados, serpientes, cabezas de león; el tímpano esta decorado con un tetramorfos y donde están representados ─ el juicio final ─.

La portada norte también es de estilo románico del siglo XII, sobre el tímpano se representa la huida a Egipto, fue tallada en 1847 por Emile Sichler. Los capitales están decorados con dragones alados y figuras geométricas.

El interior, la planta esta constituida por tres naves y dos cruceros. Las enormes columnas románicas sujetan las galerías con arcos ligeramente apuntados, sobre la nave central con grandes arcos de media punto sujetan una bóveda de tracería. Las tres naves desembocan en sendos ábsides románicos divididos por un falso transepto. Los altares están dedicados a la veneración de la Santa Cruz y la Santísima Virgen, y los santos más representativos de la orden de los Jesuitas en especial San Francisco Javier.

Sobre la nave central fue añadido en el siglo XVIII un espectacular púlpito policromado con iconografía de los Jesuitas, describe la vida de San Francisco Javier que escribió esta cita: "¿de que sirve al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?". 

Salimos lloviendo y no muy lejos se encuentra otro de los ejemplos góticos de Alsacia es la iglesia de Saint George de Sélestat.

La iglesia de San Jorge llego a tener el rango de colegiata, los primeros vestigios son del siglo VIII pero el edificio tal como lo vemos en la actualidad fue construido en 1452. Tiene dos torres, la más alta de 60 metros construida en estilo gótico. La segunda torre tiene forma octogonal, se llama torre del crucero y fue construida en estilo barroco. Todavía conserva las portadas sur y norte de la antigua iglesia románica.

El interior, la planta esta dividida en tres naves, además, dos cruceros, un coro y un ábside. Dentro del nartex se ve el águila bicefálica de los Habsbourg, también podemos ver los epitafios de los principales Humanistas: Hofmann (murió en 1501), Wimpfeling (murió en 1528), la del abuelo y el padre de Beato Rhenanus (Eberhard y Bild Antoine), la del sacerdote Nicolás Hoppuis (1507) y finalmente el propio Beato Rhenanus (1547), fue reconstituida en 1985 para conmemorar el quinientos aniversario de su nacimiento. También se encuentran los epitafios de los principales miembros de la Escuela Latina, fue relanzada en 1441 por Jean de Westhus (murió en 1451, y el pastor de Saint Georges desde1423 y Erasmo de Rótterdam.

Dentro de la nave había numerosas esculturas pero fueron destruidas durante el asalto de los Jacobinos en 1792 y 1793. Destacar el púlpito renacentista con la estatua de Sansón. En el transepto se han recuperado los frescos originales del siglo XIV y XV. En el brazo norte se representa la historia sobre la ruta del Camino de Santiago, la pintura de Pierre Adolphe Badin, de 1843 representa St. Germain. Las estatuas barrocas representan tres Papas de la iglesia de Occidente: Gregorio el Grande (papa con el libro), Ambrosio (el arzobispo) y Agustín (obispo con corazón).

El vitral de la rosácea del lado sur fue construido en el siglo XIV se representa ─ el Decálogo ─, fue una donación del caballero de Eckerich.

En el siglo XV se añade el presbiterio plano con siete vidrieras, fueron construidas en el periodo que abarca de 1430 a 1460, en las que se representa la vida de la Virgen, además de los siguientes santos: Sainte Odile, Sainte Catherine, Saint Georges, Saint Michel, Sainte Heléne, Sainte Agnés.

En 1460 se terminaron los vitrales del coro con 260 paneles de 0,72 x 072 m. El primer vitral situado a la derecha (lado norte) representa ─la vida de la leyenda de Saint Georges─, nuevo patrón de la iglesia. En la parte baja se muestran escenas de la vida y el martirio de las Santas Agnés y Catherina. El culto a Santa Catherina obedece por tratarse de la patrona de los filósofos y de los humanistas.

Seguimos nuestra visita hasta llegar a la Biblioteca Humanista es la gran obra donde se guardan los testimonios de un movimiento intelectual que nace en Italia y se extiende como la pólvora hasta llegar a Alsacia en la mitad del siglo XV. Principalmente se inicia en las universidades italianas, controladas por un clero que se inicio en los conocimientos del saber a una nueva aristocracia y a una burguesía acomodada sedientas de una espiritualidad contraria al espíritu del dolor de la Edad Media. El humanismo es la expresión filosófica del nuevo estilo llamado ‹‹Renacimiento››, trató de forjar una imagen del hombre entresacado de los textos antiguos. Los humanistas se dedicaron a publicar anotaciones de comentarios de los maestros eruditos siempre basado en las obras clásicas de la antigüedad. Hay que entender que el conocimiento del ─Latín clásico eruditus─ y solamente estaba en manos del clero y no de todo el clero, solamente algunos sacerdotes tenían ese privilegio, la gente hablaba el latín de la calle pero no era capaz de leer un texto escrito, este movimiento consigue algo tan importante como la Universalización de Latín, consiguientemente el hecho supuso ampliar a una parte de la sociedad el conocimiento y el saber. Trasladado a nuestra época actual fue una revolución semejante a la aparición de Internet.

La Biblioteca Humanista se forma de la unión de dos bibliotecas: la de la Escuela Latina de Sélestat y la del gran humanista Beato Renano.

La Biblioteca Humanista de Sélestat obedece a la conservación de la biblioteca de Beato Renano, es la muestra por la pasión que tenían los hombres de su tiempo por las letras entre los siglos XV y XVI. Encontramos allí el testimonio, en forma de manuscrito, del modo con el que se trabajaba en la famosa imprenta de Aldo Manucio (1449-1515) en Venecia. Para estudiar las enseñanzas de Aristóteles en la Universidad de París debía de conocer esta biblioteca. Además, como debía ser, la colección de la Biblioteca refleja fielmente y de manera impactante la vida intelectual de Estrasburgo y de Basilea, y como trabajan sus imprentas: Erasmo (1469-1536 aprox.). También del protagonismo esencial que jugaban los monasterios germánicos donde se conservaban las obras y manuscritos de la Antigüedad en la que los humanistas como Beato Renano estudiaban, traducían, anotaban y juzgaban.

La biblioteca de la escuela latina está íntimamente ligada al prodigioso desarrollo de una de las escuelas latinas más conocidas del Imperio Germánico. Era la escuela donde se aprendía la gramática desde el siglo XIV hasta el siglo XVI, todo basado en el aprendizaje del latín como lengua científica. La escuela se puede considerar como la “reliquia” más importante de un periodo particularmente glorioso, no sólo para Sélestat, sino para toda Alsacia.

En 1441, el cura Jean de Westhus y el Magistrado pusieron a la cabeza de esta escuela a un educador de gran talento, Louis Dringenberg, quien introdujo los métodos pedagógicos del humanismo renano. Bajo su dirección (1441-1477), y, bajo la de sus sucesores Craton Hofman (1477-1501), Jérôme Gebwiller (1501-1509) y Jean Sapidus (1510-1525), el número de inscripciones en la escuela crecía constantemente. En el año 1515, se llegó al número de 900 alumnos. Casi toda la primera generación de los humanistas alsacianos se formó allí.

Toda escuela necesita instrumentos de trabajo y una biblioteca era una empresa muy difícil hacerse con libros en una época en la que los manuscritos eran raros y costosos. Hasta el año de 1452, cuando, el cura Jean de Westhus donó una treintena de gruesos manuscritos a esta escuela así se fundó el inicio de una de las más prestigiosas bibliotecas de Occidente. Poco antes de su muerte, Dringenberg legó a la biblioteca todos sus libros.

En una visita a su ciudad natal, el célebre humanista Jean Wimpfeling regaló a la biblioteca preciosos incunables. Martin Ergersheim, cura de Sélestat del 1503 al 1518, cedió su rica biblioteca privada de más de cien libros.

La biblioteca de la escuela fue instalada en la planta superior de una capilla que da al lado sur de la iglesia parroquial. Los libros estaban dispuestos en mesas o pupitres. Muchos estaban encadenados para prevenir robos o que pudieran desaparecer.

La biblioteca de Beato Renano (1485-1547) fue donada a la su muerte el 13 de julio de 1547, el ilustre erudito y amigo íntimo de Erasmo de Rótterdam.

Beato Renano había llegado a su ciudad natal con todos sus libros, ocupaban la extensa cifra de 670 volúmenes, por su calidad y su cantidad era considerada como una de las más hermosas y ricas colecciones de la época.

Las bibliotecas públicas eran escasas por no decir nulas, los eruditos no tenían otra alternativa que hacerse su propia biblioteca personal. La de Beato fue la pasión de toda una vida. Ya de joven alumno en Sélestat poseía unas sesenta obras.

Era un latinista emérito realizo un minucioso trabajo de filología tratando de recrear los textos originales de las obras de los clásicos y de los padres de la iglesia. Una de sus mejores obras es la historia del Sacro Imperio.

Durante sus cuatro años de estudio en la Universidad de París, adquirió 188 volúmenes. Después tuvo una larga y fructuosa carrera en Basilea y Sélestat. Poco a poco, los estantes de su biblioteca se iban llenando. Su fortuna personal le permitía, ciertamente, comprar todos los libros que necesitaba para sus estudios históricos o literarios.
Antiguos profesores o condiscípulos de estudios le enviaban regularmente sus obras. Trabajaba para un editor de Basilea ─Froben─ que le enviaba las obras de las que nuestro humanista, como filólogo y corrector, preparaba la edición.

La pasión por la lectura de Beato era una fascinación por el conocimiento, ya en 1500, cuando sólo tenía 15 años, compró sus primeros libros en la feria de Estrasburgo y las últimas obras de su biblioteca que adquirió databan de 1546, es decir, un año antes de su muerte, toda una vida dedicada a la lectura.

Todos estos tesoros se convirtieron en propiedad de la ciudad en 1547 gracias a la donación a su muerte. Se trata de una colección de notable importancia en la época; tanto que muchos de estos volúmenes son recopilaciones que reúnen hasta quince obras diferentes. Estamos ante una colección única, pues el resto de las magníficas bibliotecas de los otros grandes humanistas están todas dispersas por el mundo. La biblioteca “Beato Renano” es el único testimonio de aquella época de gran agitación intelectual. No sólo permite seguir la evolución de uno de los más famosos humanistas sino comprender mejor las preocupaciones literarias y religiosas de un importante periodo de la historia de Alsacia.

La visita a la Biblioteca esta llena de fascinación solamente ver la disposición de los libros y la presentación de una colección de incunables nos hace ponernos la carne de gallina.

La biblioteca fue instalada sobre el antiguo mercado del grano, construido en 1843, según los planos de Gustave Klotz (1810-1880). La fachada está decorada con un mosaico de César Winterhalter (1907) que representa los blasones de la ciudad: el león y el águila.

Estamos ante la biblioteca pública por excelencia de toda Alsacia, ya hemos citado que esta formada por dos fondos: los de la biblioteca de la Escuela Latina de Sélestat, que fue fundada por el fraile Jean de Westhuss y los fondos cedidos de la biblioteca personal de Beatus Rhenanus. La biblioteca esta formada por 450 manuscritos, 530 incunables y más de 2000 obras impresas.

La impresionante sala de exposiciones sobre unas vitrinas recubiertas de telas de fieltro rojo para evitar que la luz dañe a los ejemplares, es una representación de una colección que nos habla de la historia del libro que abarca desde el siglo VII al XVI.

Entre los tesoros de las vitrinas cuenta los dos manuscritos más antiguos de Alsacia, un libro leccionario de la carta merovingia (obras litúrgicas del siglo VII); una colección de capitular de Carlomagno en el siglo IX, un manuscrito con los poemas de Horacio glosado en el siglo IX; un diccionario de griego de la Rhenanus Beato del siglo X que le cede en 1513 su profesor de griego, el humanista Juan Cuno; el Libro de los Milagros de Saint Foy Siglo XII, profusamente ilustrada, con iluminaciones; un libro de oraciones siglo XII; una Biblia latina de la biblioteca del humanista el Taurellus Jacques; una copia de Otto von Passau Vierundzwanzig hecha por el zapatero de Sélestat Leistenmacher Jacques en 1430. Una exposición de incunables y los libros impresos del siglo XVI confeccionados en el taller de Jean Mentel; una impresora construida en Sélestat que imprimió el primero de los libros de Alsacia y fue la segunda en Europa después de Johannes Gutenberg.

La biblioteca cuenta con una colección de esculturas de la época humanística entre las que destaca una cabeza de Cristo del siglo XV y dos bustos de los apóstoles.

Salimos hacia la rue du Sel y en el número 7 se encuentra la Casa del Pan. El edificio esta construido por el gremio de panaderos de Alsacia, nos muestra la calidad y variedad del pan que nos ofrece la región. Como el hambre aprieta decidimos hacer una incursión este establecimiento y degustamos una variedad de panes rellenos y cubiertos de una diversidad de buenos alimentos.

La ciudad de Sélestat es una de las más bonitas de las representadas en las fiestas de navidad con una iluminación muy esmerada. Se dice que en la ciudad comenzaron las tradiciones con las ornamentaciones de las navidades como las disfrutamos ahora, entre las tradiciones alsacianas es la decoración del árbol de navidad. Aparece en la región a lo largo del siglo XVI, siempre colgado del techo o levantado sobre el suelo de la Stube, y se difunde durante el siglo XIX por toda Europa y con la emigración se traslada a Estados Unidos de América. Los primeros árboles se decoraban con manzanas rojas, era el símbolo de la tentación y la expulsión del paraíso, representado en los episodios bíblicos de Adán y Eva, también se cuelgan hostias no consagradas y rosas de papel, simboliza el amor de Dios y la venida del Mesías. En la ciudad de Estrasburgo se acompañan con velas a partir de 1785 para conseguir la luz divina. Más adelante, se enriquece con la decoración de bolas de cristal que fueron inventadas por los vidrieros de Meisenthal.

El viento y el aguacero nos sorprende en plena calle, nos tenemos que refugiar dentro de una cabina telefónica para evitar ser zarandeados y empapados de agua, nos parecemos a la famosa obra de teatro protagonizada por José Luis López Vázquez “La Cabina Telefónica”, esperamos que escampe un poco hasta poder llegar totalmente mojados hasta los huesos a nuestra autocaravana.

Después de un secado concienzudo marchamos para visitar uno de los mercadillos más bonitos y más representativos de la navidad alsaciana se trata de la ciudad de Colmar, en mi opinión es la ciudad más interesente de toda la región.

Enseguida llegamos a Colmar y nos dirigimos hacia el área de autocaravanas, en realidad es una calle reservada por el ayuntamiento como parking de pago exclusivo para las autocaravanas. Las coordenadas del aparcamiento para autocaravanas de la ciudad de Colmar es: N48.08235 // E 7.35903, tiene un precio elevado, sacamos un ticket hasta las 19,00 horas en que espira el limite del horario del día para el pago.

Colmar recibe el nombre de la palabra latina ‹‹culumbarium››, la traducción es palomar de una ciudad galorromana, luego el nombre se deforma y llega a la actual Colmar. El desarrollo de la ciudad comienza en el siglo XIII, pero es gracias al emperador Federico II que la otorgó el título y los privilegios de ciudad imperial de Alsacia. Durante la incorporación a Francia ─Colmar─ llegó ser sede del Consejo Soberano de Alsacia, dotado de un tribunal de apelación que ejerce su jurisdicción sobre toda la provincia.

Hemos decidido visitar nuevamente la ciudad de Colmar, aunque tuvimos ocasión en el verano de patearla suficientemente, pero en esta ocasión nos queremos dejar llevar exclusivamente por la magia de su mercadillo navideño. No teníamos previsto parar en esta ciudad pero estamos un poco decepcionados por la poca afluencia de los mercadillos que hasta este momento hemos visitado y queremos ver si en una ciudad de mediana población y con la amplia tradición turística se convierte en una escaparate especial.

Colmar es una ciudad media-pequeña, tiene unos 68.000 habitantes y en mi opinión tiene ciertas semejanzas con nuestra bonita Segovia ─ una de las ciudades mejor para vivir─, quizás por que doy mucho valor a su carácter monumental e histórico pero también a la posibilidad que nos ofrece de desplazamiento a cualquier rincón de la ciudad sin necesidad de utilización del transporte colectivo. Este sentimiento seguro que solamente lo tenemos los que vivimos en ciudades de varios millones de habitantes.

Cuando llegamos al centro de la ciudad ya la noche es cerrada las luces de la navidad brillan y resplandecen en toda su intensidad. Comenzamos la visita por la place de la Sinn es uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad; en uno de sus extremos se encuentra el museo de Unterlinden, el gentío que discurre por las calles es agradable de presenciar, los comercios están abiertos y se asemeja mucho al modelo español.

El mercadillo esta abierto hasta las 19,00 horas, en teoría nos queda casi dos horas para descubrirlo y disfrutarlo. Seguimos la corriente de la gente por las calles peatonales del casco antiguo de Colmar. Este año la publicidad ha titulado al mercadillo como "el arte y la tradición". En estos momentos la ciudad ha dado especial atención a los expositores que muestran los objetos de la artesanía local y regional, productos locales, así como los productos de alimentación elaborados por las famosas pastelerías de Alsacia, basados en: tortas, pasteles y dulces tradicionales de Navidad.

Bajamos por la rue des Clefs hasta llegar a la Plaza de Juana de Arco donde se encuentra “Le marché de Noël” de la plaza de referencia, con treinta casetas ofrece una selección de productos locales para comer o para llevar, objetos e ideas para regalos, este mercado nos despierta la necesidad de probar algunos de sus salchichas, las hay de descomunal grosor que difícilmente se pueden comer por la calle, optamos por medidas más ajustadas, también degustamos los deliciosos crepes dulces; seguimos caminando por la rue du Mouton y llegamos hasta la plaza de la Catedral, en estos momentos las vidrieras esta iluminadas y describen una imagen navideña, desde el interior se escuchan notas musicales pero no le damos al hecho mayor atención y seguimos la trayectoria de otros turistas para continuar por el trayecto de los mercadillos. Llegamos a la plaza de L’Ancienne Douane, aquí hay cerca de 41 casetas que se disponen alrededor de la Fontaine Schwendi, este lugar nos muestra la venta de objetos más delicados tanto para la decoración de la navidad como de la artesanía en general.

La noche se nos echa encima y consiguientemente el frío que ya en esta época es muy intenso, como un refugio nos metemos en el mercadillo interior de Koifhus, en su interior. Todo el edificio cuenta con un mercado de prestigio dedicado a la venta de regalos con diseños innovadores donde trabajan diferentes artesanos: vidrieros, carpinteros, talladores de madera, sombrereros, joyeros, etc.

Seguimos caminando por la grand Rue, ya la noche se nos echa encima y la gente poco a poco va abandonado las calles, nos dirigimos hasta el Mercadillo de Noël dedicado a los niños, en una de las zonas más bonitas de Colmar llamada “Petit Venise”. Llegamos a la zona de los canales, esta parte de la ciudad describe una magia especial, atravesamos en famoso puente de los Cisnes, es una de las postales típicas de la ciudad. Dicen que las parejas deben de darse un beso contemplando esta postal, la mía esta muy lejos y no percibe la leyenda. El mercadillo esta situado en un lugar idílico rodeado de una arquitectura de casas típicas alsacianas, ofrece un tesoro mágico para el disfrute de los niños y mayores, las casetas venden: peluches, juguetes de madera, payasos, pan de jengibre y una rotonda con caballos de madera hace las delicias de los más pequeños, hay un buzón gigante donde los niños pueden depositar las cartas y suplicas a Santa Claus.

Cuando llegamos las casetas empiezan a cerrar y el frío nos hace no pararnos, volvemos en dirección de la plaza de los Dominicos; nos damos cuenta que cuando ingresamos nuevamente en la zona peatonal la gente ha desaparecido, los comercios han cerrado y la hora que marca nuestro reloj son las 19,15 horas, ¿qué hace un español a esa hora en Colmar? pues lo que hace todos los turistas ¡ir a dormir!.

Aprovechamos que todavía nos quedan fuerzas para continuar nuestro viaje hasta el siguiente destino, esta trazado en la ruta de nuestro viaje, se trata de la ciudad de Obernai. En media hora estamos en la ciudad; el tom tom nos sitúa en la antigua área de autocaravanas pero los carteles informativos nos indican que esta equivocado o bien la han cerrado, seguimos las indicaciones de las calles hasta llegar a un enorme parking de tierra, recibe el nombre de Remparts, se encuentra a 5 minutos a pie del centro de la ciudad, en estos momentos se hallan más de un centenar de autocaravanas en varias filas. La zona para coches esta protegida por gálibos con lo cual no hay perdida de donde debemos aparcar. Las coordenadas GPS del área de autocaravanas de Obernai es N 48.45973 // E 7.48572, el indicador parcial del vehículo me indica que hemos recorrido desde la salida 1885 km.

Son las 20,00 horas cuando llegamos a Obernai, en otras circunstancias hubiéramos aprovechado para ir a cenar por la ciudad, pasear por sus antiguas calles y hacer una aproximación para la visita de la mañana, pero el frío y la posibilidad de que no haya nadie por la calle nos desanima, optamos por descansar y cenar en la autocaravana.

1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal