Ruta por alsacia en navidad 2011 elviaje



Descargar 241.05 Kb.
Página4/5
Fecha de conversión09.09.2017
Tamaño241.05 Kb.
1   2   3   4   5

Día 8 de diciembre (jueves)

Ruta Obernai-Mont Saint Odilie-Marmoutier-Saverne
La noche por primera vez desde que llegamos a Alsacia no ha llovido y hemos podido dormir plácidamente. A primeras horas de la mañana escuchamos movimiento a nuestros alrededores, imaginamos que son los compañeros autocaravanistas que se preparan para salir hasta su siguiente destino, realmente no es así, son automóviles que nos invaden el área de autocaravanas ante la falta de sitio en sus respectivos parking.

La ciudad de Obernai recibe el apelativo de “Altanera”, su desarrollo se produce en el siglo XIII cuando obtuvo del emperador Rodolfo de Habsburgo los derechos de ciudad libre que adquirió de la Decápolis. Su economía estaba basada en los usos del viñedo urbano; en el mes de noviembre se fijaba el precio del vino para la siguiente campaña, también se establecían los salarios de los obreros y se vigilaban la calidad de los vinos producidos en su territorio.

Obernai es la ciudad natal de Saint Odile, era una aristócrata nacida en el siglo VII, Hija del duque Etichon Adalric, fue canonizada en el siglo XI y convertida en la patrona de todo Alsacia. Su nombre significa "hija de la luz" porque nació ciega y durante su bautismo recobro la vista, durante su vida se dedico a hacer milagros.

Comenzamos la visita a Obernai atravesando una de las puertas de las murallas, estas tienen un perímetro de 1400 metros, tenía 20 torres y cuatro puertas, estaba rodeada por un ancho terraplén, ahora convertido en un paseo.

Atravesando la puerta de la muralla llegamos a la plaza de André Neher, en uno de sus laterales se encuentra “la Sinagoga judía”, fue construida en 1876 dentro del estilo neorrománico según los planos de Jacques Albert Brion, el edificio fue financiado con las contribuciones de la comunidad judía de la época que contaba con 205 miembros. El nuevo edificio reemplazaba a la antigua sinagoga de 1752 construida en el numero 43 de la rue Gouraud. La comunidad judía se instalo en Obernai en 1215. La plaza también toma el nombre de un inminente judío que nació en Obernai, fue profesor de filosofía y teología, además fue catedrático de literatura en la Universidad de Estrasburgo.

Caminamos por la rue de Marché, en esta primera calle comenzamos a ver referencias a Saint Odile, restaurante y hoteles reciben el nombre de la santa; la calle es corta y enseguida llegamos a la place du Marché, es una de las más bonitas de la ciudad, tiene todo el sabor del tipismo de la arquitectura alsaciana.

La plaza del mercado es el antiguo centro medieval, era el lugar donde se desarrollaba toda la actividad comercial en la Edad Media, estaba bordeada antiguamente por un canal de molinos, en los edificios que la rodeaban eran albergues, sedes de las antiguas corporaciones y edificios públicos. En este lugar se celebraba el mercado semanal de los jueves desde 1301.

En uno de sus rincones de la plaza se encuentra el edificio de estilo renacentista con algunas referencias góticas, se trata de la antigua carnicería pública, fue construida en 1554. La fachada tiene una terminación en aguilón adornada con dos cabezas de bovinos, también esta decorada con los escudos de la ciudad de Obernai.

En el centro de la plaza se encuentra la fuente de la Santa Odile, es un homenaje de la ciudad a una de sus figuras más importantes de la historia e ilustre patrona de Alsacia. Fue construida en 1904, siguiendo el proyecto de Alfred Marsolff, mandada inaugurar para celebrar la finalización de las obras de la llegada de agua corriente a la ciudad en 1893.

En el otro extremo de la plaza se levanta el Ayuntamiento, conserva vestigios del antiguo edificio sobre soportales, era llamado Lambe, edificio público donde albergaba en 1370 la reunión de notables o tribunal de los burgueses y el salón de la justicia. De esa época son su galería, además de los resto de los dinteles de ventanas decoradas con motivos vegetales, posteriormente se añadió en 1604 un estupendo balcón para asistir a los festivales que se celebraban en la plaza. En 1848, siguiendo los planos de Antoine Ringeisen el edificio recibe un cambio en un estilo neorrenacentista, momento en que se pintan los frescos de su fachada.

El interior del edificio destaca la sala de justicia, fue transformada en 1609 recibió una decoración con marquetería y paneles pintados que representan el Juicio Final y escenas del Antiguo Testamento en la parte referida a los Diez Mandamientos.  El conjunto de la sala es del siglo XVII excepto la puerta, las ventanas y columnas interiores datan de 1523.

Desde aquí en el horizonte sobresale la perspectiva de uno de los edificios más emblemáticos de Obernai se trata El Beffroi o Kapellturm, cumple una triple función: torre de la ciudad, atalaya defensiva y campanario de la capilla de la Virgen, esta última, fue construida en 1285 y destruida en 1873, de la que solamente en la actualidad queda el coro gótico. Es una torre que marca la visión de todo la ciudad tiene una altura de 60 metros, decorada con sus atalayas en los extremos, añadidas con posterioridad en 1596 y se encuentra rematada por una veleta.

Seguimos nuestro particular trayecto por la rue del Géneral Gouraud hasta llegar a la place de Lëtoile es una plaza que en la antigüedad estaba atravesada por un canal donde en sus aguas se lavaban los barriles de roble de vino, en uno de sus laterales se encuentra el edificio más famoso, esta situado en el numero 7 de la plaza. Era la plaza de los molinos donde se machacaba el vino por parte de los viticultores, era llamado Sinnplatz por la prosperidad de los artesanos dedicados al vino.

Proseguimos hasta llegar a la rue du Chanoine donde se encuentra el mercado variopinto de la ciudad, aquí se halla la iglesia de San Pedro y San Pablo, es la iglesia católica, fue inaugurada en 1872, sustituyendo a un santuario gótico del siglo XV derribado en 1867, que a su vez sustituyo a la primera iglesia románica del siglo XII.

El interior, la planta de la iglesia esta dividida en tres naves con grandes columnas nervadas que sujetan bóvedas de tracería, destaca el estilo neo-gótico aparece un tipo de construcción basada en los originales franceses de templos por la forma de las naves. Atravesando el nartex se encuentra el órgano sinfónico de 1872. A la derecha del transepto conserva un Santo Sepulcro de 1504 está flanqueado por las estatuas de los santos Pedro y Pablo, que provienen de la antigua iglesia, los vitrales conservan partes del siglo XV y el relicario del obispo Freppel de 1921.

En el coro se encuentra el altar mayor, es un hermoso ejemplar de estilo flamígero, fue construido originalmente para la Capilla del Hospital San Erhard, presentado como el retablo de la capilla de Santa Odilia.

Saliendo por la parte de atrás de la iglesia se encuentra el cementerio. En la entrada, a la derecha, se halla el monumento memorial a las dos guerras mundiales.
A la altura de la puerta que da acceso al cementerio, a la derecha, una inscripción en latín en letras góticas recordando la colocación de la primera la primera piedra del coro de la antigua iglesia parroquial: 08 de julio 1465, en la fiesta de San Killian. Destaca un conjunto escultórico que hace referencia al monte de los olivos, fue construido en 1517, esta atribuido a Paul Windeck, un escultor de Sélestat, y un fresco de un pintor desconocido restaurado en el año 1937 por A. Dubois.

De regreso hacia el centro comercial nos topamos con el pozo de los seis cubos, fue construido en 1579, dentro de un estilo renacentista, por un equipo de artesanos de Estraburgo. Originalmente el pozo estaba policromado. Un brocal circular con tres columnas de capiteles corintios soporta un baldaquín octogonal adornado de esculturas, tiene inscripciones bíblicas que hacen referencia a pasajes del Nuevo Testamento, Jesucristo y la Samaritana y el pozo de Jacob.

El verdadero encanto de Obernai es pasear sin rumbo fijo, observando la arquitectura donde las casas con entramados de madera y de distintos colores se encajan unas con otras sin ninguna alineación, destacan sus amplios ventanales, unos esculpidos con maderas preciosas, pórticos coronados con emblemas de los gremios comerciales; uno de los motivos más usado es la navaja con un racimo de uvas y una cepa; en los bajos de las casas se han instalado magnificas tiendas de lujo de todo tipo de artículos.

Nos marchamos hasta el monte Sainte-Odile para rendir pleitesía a la patrona de Alsacia, se encuentra situado dentro de una selva de pinares, en un promontorio a 763 metros de altitud, es un sitio que atrae a numerosos peregrinos durante todo el año.

Llegamos en pocos minutos y subimos hasta la cima del monte, aparcamos en una zona reservada para bus que estaba ocupada por otras autocaravanas pero como no hay casi nadie aprovechamos la ocasión para quedarnos allí. Numerosos carteles indican que esta prohibido pernoctar en los parkings del monte. Las coordenadas GPS del parking para autocaravanas de Mont Sainte Odilie son: N 48.43624 // E 7.40263.

Nada más bajarnos del vehículo notamos un frío muy intenso, en este monte sopla un viento desgarrador, las nubes dejan descargar pequeñas gotas intermitentes pero vuelan por el viento de orientación norte que nos acecha.

El monte de Santa Otilia tiene entre sus leyendas la de su propia formación como convento. Otilia era la hija primogénita del duque de Alsacia Adalric y de su esposa Bereswinde. Deseoso de un hijo varón, al nacimiento de la niña el duque ordenó que la matasen al enterarse además de que era una niña ciega y que deshonraba a la familia.

Para salvar a Otilia de la muerte, la madre la entregó a una sirvienta, quien un año después la conduciría al convento en Borgoña para que la criasen las monjas.

Unos años más tarde, el obispo Erhard de Regensburg tuvo una visión en la que Dios le indicaba que debía ir a dicho convento para bautizar a una niña, que vivía con las hermanas. Al tocar con el santo óleo los ojos de la niña, ésta recuperó la visión, y el obispo le dio el nombre de Odilia, que significa «hija de la luz».

Mientras tanto había nacido el segundo hijo de Adalric, varón en esta ocasión para gran contento del duque. Al alcanzar la juventud, y enterado de la existencia de Otilia, su hermano Hugo la llevó de vuelta a casa, lo que le costó la muerte a manos de su padre en un arrebato de violencia.

Otilia fue acomodada entre la servidumbre y poco a poco la fama de su bondad se extendió por el castillo. Con el tiempo, Adalric suavizó su relación con ella, y permitió que viviese en la zona noble del castillo con el resto de la familia.

Al llegar a su adolescencia, su padre decidió prometerla en matrimonio, pero Otilia que había hecho votos en secreto, escapó, refugiándose en un monte de la Selva Negra.

Su fama aumenta tanto que el duque decidió convertir su fortaleza merovingia llamada “Hohembourg” en un convento donde se nombro a Odile como la primera abadesa. Se le atribuyen milagros en vida: un día golpeó una roca para hacer brotar el agua y se convirtió en el actual manantial de Sainte Odile y con esa agua dio de beber a un mendigo.

Nada más ingresar en el entorno del convento podemos ver el lugar tan especial en que esta enclavado, situado sobre un espolón rocoso que ofrece unas vistas sobre toda la llanura de la región de Alsacia.

Una de las primeras capillas que visitamos situada al borde de la roca es La capilla de las Lágrimas, destaca una losa que lleva el titulo "cavado por las rodillas de Santa Odilia en la oración"; este es el lugar donde los peregrinos se frotan los ojos para recibir la cura de la santa. Según la leyenda la piedra fue cavada por lo sollozos de la santa pidiendo por la salvación de su padre. Esta práctica, considerada supersticiosa o pagana, fue abolida en el siglo XVIII por el abad del convento.

La otra capilla que se encuentra también cercana y al borde de la nada se la conoce como: La Capilla de los Ángeles, ubicada al norte de la terraza, ahora es una pequeña capilla con vistas al vacío. El acantilado de piedra arenisca en este punto, adquiere una altura vertiginosa. Esta capilla es como estar colgado sobre el vacío y sin duda por eso llevaba el nombre del germánico "Die Hängende Kapelle" (Capilla de suspensión) que se convirtió en "Die Engel Kapelle" (Capilla de los Ángeles).

El interior, destaca su decoración con los paramentos de mosaicos de estilo neo-bizantinos, que data de 1948, se dedicaron por completo a representar a los ángeles, y cuyos brillantes mosaicos de oro evocan símbolos cristianos. Tradicionalmente, las niñas dispuestas a casarse tenían que acudir hasta tres veces para que los novios se decidan por ellas. Se garantiza que cumpliendo el retiro, el matrimonio esta asegurado antes de un año. En el lado oeste, un bonito fresco representa al arcángel San Miguel matando al dragón. Se pueden reconocer dos lugares de la cristiandad: el relieve del Mont Sainte Odile, a la izquierda el referido al Mont Saint Michel.

En el exterior del convento también se encuentra situada al borde del precipicio la torre de arenisca roja coronada por una enorme figura de Sainte-Odile en actitud de bendición ante toda la Alsacia que se encuentra a sus pies, es obra del escultor Colmar Alfred Klem. Esta torre sustituía el pequeño campanario, aunque la torre actual también en su interior contiene varias campanas.

Atravesando el claustro se llega a la pequeña iglesia del convento. El interior la planta se divide en tres naves, la bóveda esta sujeta por cuatro columnas de estilo toscano con arcos apuntados de estilo neo-románico.

El altar mayor, coronado por la estatua de la Santísima Virgen, la patrona de la iglesia desde de 1890, fue construido en madera de roble finamente labrados y policromados con una terminación en dorado. También se hallan cuatro estatuas que adornan el altar: Saint Odile, Richard St., San Erhard y San Dagoberto.

En las naves laterales se encuentran los altares, fueron instalados 1892, destaca en de la izquierda, la estatua de Santa Odile, muestra la figura con una notable expresión: la abadesa gentil y compasiva se muestra apoyada en el báculo de oro, sosteniendo en su mano un ejemplar de la Biblia, que simboliza la curación de sus ojos mediante la fe.

Saliendo de la iglesia por el lateral izquierdo se llega a la Capilla de la Cruz por una especie de vestíbulo, es sólo una extensión del gran claustro que se extendía hasta la iglesia. En una esquina, vemos una figura de madera de la abadesa de Saint Odile en la cama con un velo negro sobre su cabeza, un vestido de seda blanca, un manto de color púrpura forrado de armiño y el bastón a un lado.

La Capilla de la Cruz o Kreuzkapelle, se halla a la izquierda del ábside de la iglesia. Su arquitectura es uno de los testimonios en pie del antiguo convento, describe un cuadrado casi regular, dividido en cuatro lados con sólo tres metros. Sobre el altar de piedra, se halla un gran crucifijo de madera que data del siglo XVIII, se encuentra acompañado de las estatuas de San Juan y Santa María Magdalena.

A la derecha del altar, la Capilla de la Cruz se une al coro de la iglesia, hay un hueco de una ventana, se trata de un cenotafio de piedra, cuya antigüedad está atestiguada por el arco románico. Destinado a contener lo restos mortales del duque y su esposa ─Adalric y Béreswinde─, padres de Santa Odile. En los pies esta el sarcófago vacío de piedra del duque, esta venerado por una escultura de la santa.

Saliendo de la Capilla de la Cruz, a la izquierda, da acceso a la antigua capilla de San Juan Bautista, luego se convirtió en el Capilla de Sainte-Odile (Odilienkapelle). Aunque esta parte del edificio también es antigua pero no es la antigua capilla original de Saint Odile, donde exhaló su último suspiro.

La capilla esta construida en una nave de estilo románico y otra gótica del coro, entre los dos, un arco gótico de grandes dimensiones. Las paredes están revestidas con paneles de roble de estilo neo-renacentista del siglo XVIII. Diez pinturas sobre las paredes cuentan los principales acontecimientos de la vida de Santa Odile. El altar de roble tallado, fue construido en estilo del siglo XIII, está coronado por un santuario de madera dorada que contiene desde el 24 de diciembre de 1854 las reliquias de Santa Odilia, detrás del altar hay un vitral que representa el santo fundador de Hohenbourg.

El atardecer se echa encima y comenzamos el descenso de la montaña pongo en el Tom Tom el siguiente destino del viaje, se trata de la ciudad de Saverne; unos kilómetros antes de llegar veo iluminada la magnifica iglesia románica de Marmoutier, nos dirigimos hacia ella con la esperanza de pode ver el interior; aparcamos en un parking para coches y nos dice un conductor que hay a unos 50 metros un parking mucho más ancho y adaptado a nuestros vehículos, hasta allí nos dirigimos. Las coordenadas GPS del parking de Marmoutier para autocaravanas con posibilidad de pernocta nocturna N 48.69207 // E 7.38114.

Nos dirigimos hacia la iglesia románica pero vemos que no esta abierta, tampoco las casetas del mercadillo de Noël en Marmoutier. Un cartel indica que el horario de apertura de la iglesia es desde 9,00 a 11,00 horas y de 13,30 a 16,00 horas. Nos tenemos que marchar y dejaremos la visita aprovechando nuestro regreso vuelta.

Marchamos hasta Saverne, tenemos referencia de un parking acto para autocaravanas, antes de llegar vemos un cartel que indica Camping-card Saverne, vemos que no podemos aparcar en el parking señalado y marchamos hacia el que nos recomiendan. Las coordenadas GPS del parking habilitado por el municipio para autocaravanas es N 48.74527 // E 7.36923.

Saverne ya existía en época romana y se llamaba ‹‹Tres Tabenae››; era la vía natural romana que conectaba Estrasburgo con Metz. Cuando el obispo de Estrasburgo fue expulsado por los burgueses se refugio en Saverne y llegó a ser sede episcopal. El principal monumento de la ciudad es el castillo de los Rohan, fue reconstruido por iniciativa de Salins de Montfort y con la ayuda del cardenal Louis René de Rohan. Se le conoce como el sobrenombre del ‹‹Cardenal Collar›› por haber sido el instigador del famoso asunto del collar de la Reina Maria Antonieta. La historia comienza cuando el místico Alessandro Cagliostro entabla amistad con la condesa de Valois de la Motte. El Obispo ambicionaba ser primer ministro de Francia, había entendido que tal nombramiento dependía fundamentalmente de la amistad con la reina María Antonieta; la influenciada de su madre María Teresa de Austria, que detestaba a Rohan, la única manera posible de llegar al cargo de primer ministro era reconciliarse con la reina. La condesa de Valois, había difundido por París que tenia una estrecha amistad con la reina, llevó a indicar a Rohan que si tenía ciertas atenciones hacia la reina, éstas no sólo serían bienvenidas, sino que conducirían a una reconciliación. Engañado por todos, Rohan creyó ver un velado cambio de actitud de la reina para con él, lo que le animó a seguir los consejos de la condesa de Valois. Las atenciones para con María Antonieta culminaron cuando la condesa sugirió a Rohan que se hiciera cargo de la compra de un maravilloso collar de diamantes valorado en dos millones. El famoso collar, fue comprado por Rohan en nombre de la reina, la cual abonaría al mismo, a plazos, solamente el coste del mismo. Como la reina era famosa por sus muchas deudas acumuladas, el obispo asumió la compra, y entregó en medio de gran secreto el collar a la Condesa de Valois para que se lo diera a la reina. Sin embargo, la condesa de Valois se quedó con el collar, lo desmontó y comenzó a vender los diamantes del mismo. Cuando, llego el pago del primer plazo, se destapó la estafa, Rohan fue arrestado por el rey acusado de haber usado el nombre de la reina sin derecho. En el juicio de 1786 se resolvió con la absolución, fue recibida con entusiasmo general y considerada como una victoria sobre la corte y la muy impopular reina. A pesar de ello, fue privado de su oficio de gran limosnero y exiliado a la abadía de Chaise-Dieu.

Marchamos para conocer la ciudad, el área esta situada a unos 1.200 metros del centro urbano, se encuentra situado en un sitio oscuro y no tiene ningún servicio, un cartel indica que para llenar y vaciar hay que acudir al camping.

Antes de llegar al centro urbano vemos la silueta del castillo de los Rohan y el canal de Marn al Rin, esta transitado por enormes buques que salvan los desniveles del canal por medio de una gran esclusa.

Llegamos a la plaza del General de Gaulle, en su frente se encuentra la entrada principal del jardín de estilo francés y la fachada principal del castillo de los Rohan. Tiene una iluminación especial que ayuda con el aspecto de la piedra rosa, el conjunto completa una apariencia majestuosa.

El mercadillo de Noël esta patente en la plaza aunque por falta de gente están casi todas las casetas vacías; caminamos por la arteria principal de la ciudad ─la Gran Rue─, las fachadas de las casas tiene una iluminación especial que destacan aun más los detalles en colores de las columnas de madera, describiendo unos tonos: rosas, morados, naranjas, que hace una panorámica muy bella.

Llegamos hasta la Mansión Kats que tiene una decoración especial de la fachada, además en el portal exterior están instalados ornamentos que hace referencia a la navidad. Marchamos por toda la calle y disfrutamos de la noche sin gente por una ciudad con alma.

De regreso nos damos cuenta que estamos muy lejos del centro urbano y descubrimos un parking pegado al canal de Rhin donde hay varios vehículos; marchamos hasta llegar el área de autocaravanas donde habíamos dejado el vehículo y nos encaminamos a pasar la noche en el parking que hemos visto anteriormente.

Las coordenadas GPS del parking en la rue de L’Orangerie y la rue de Monswiller para autocaravanas, ─estamos pegados al centro urbano de Saverne─ son: N 48.74373 // E 7.36553; la distancia que hemos recorrido hasta este momento desde que salimos de Madrid son: 1956 Km.

La noche es especialmente virulenta, en algunos momentos parece que vamos a salir volando hacia el canal y por magia del cielo nos vamos a convertir en un barco surcando el canal del Rhin. ¡Llueve y Llueve!.... ¡Il pleut et Il pleut! los enormes árboles que nos rodean nos indican que la cosa esta fea, sus ramas se contornean como si se tratase de un bailarín, finalmente, el sueño nos vence.


Día 9 de diciembre (viernes)

Ruta: Saverne, Marmoutier-Lyon-Vienne

Il pleut
C'est malheureux C'est malheureux

Il pleut depuis ce matin Il pleut depuis ce matin

Il veut Il veut
S'emparer de mon être S'emparer de mon être
Sans paraître malhonnête Sans paraître malhonnête

Il pleut Il pleut


Dans ces gouttes de pluie Dans ces gouttes de pluie
Mes doutes s'enfuient Mes doutes s'enfuient
Je ne m'ennuie plus Je ne m'ennuie más

Il pleut Il pleut


Mais ce n'est pas la pluie Mais ce n'est pas la pluie
Qui occupe mes nuits Qui occupe Mes Nuits

Il pleut Il pleut


C'est malheureux C'est malheureux
Il pleut depuis ce matin Il pleut depuis ce matin

Il veut Il veut


Faire de moi une reine Faire de moi une reine
Est-ce que j'en vaux la peine? Est-ce que J'en vaux la peine?

Il pleut Il pleut


Dans ces gouttes de pluie Dans ces gouttes de pluie
Mes doutes s'enfuient Mes doutes s'enfuient
Je ne m'ennuie plus Je ne m'ennuie más

Il pleut Il pleut


Mais ce n'est pas la pluie Mais ce n'est pas la pluie
Qui occupe mes nuits Qui occupe Mes Nuits

Amanece y sigue lloviendo, son muchas noches lloviendo, muchas mañanas lloviendo, muchas tardes lloviendo, si quieres escuchar la canción “Il pleut” en youtube pulsa: Emilie Simone. El tiempo puede con nosotros, hacemos un cambio de planes y después de ver Saverne y la iglesia de Marmoutier nos marcharemos hacia el sur con destino Lyon para ver las “noches de las luces” y esperar a ver si ya deja de llover.

Las vistas de la ciudad de Saverne son especialmente bonitas, delante tenemos el Canal de la Marne au Rhin y Le Château des Rohan, sobre el agua una camada de cisnes blancos ponen la nota de color, en el margen del canal se encuentran anclados varios barcos-casa con sus plantas y parabólicas sobre la cubierta.

Pero la tregua era momentánea enseguida ¡Il pleut et Il pleut!, caminamos para bordear todo el palacio y llegar a su portal principal, ahora nos toca visitarlo para probar si todavía la historia se encuentra impresa entres sus piedras.

La majestuosidad del Château des Rohan es producto de los últimos trabajos de rehabilitación efectuados en 1790 cuando se reemplaza los restos del antiguo palacio. La construcción del edificio se debe al Cardenal Louis René de Rohan Guéméne que encargo la obra al arquitecto Salins de Montfort. Los trabajos comienzan en 1779, son interrumpidos durante la Revolución Francesa y la nacionalización de los bienes del clero en 1789. En el siglo XIX debido al abandono el edificio amenaza con la ruina y la demolición. Entre 1852 y 1857, el emperador Napoleón III hace una profunda restauración del edificio dando un uso civil y militar al servicio del Estado. Después de la guerra de 1870, el castillo se convierte en acuertelamiento. Por ultimo fue adquirido por la ciudad de Saverne en 1952, y se abrió como Museo, una sala de espectáculos, una escuela primaria y una guardería infantil.

Caminamos hacia la rue Pointcaré donde se encuentra el convento de los Recoletos, tiene uno de los claustro más bonitos de Alsacia. Data del siglo XIV. En su galería servia para sepultar a los monjes de la orden, sobre los arcos y paredes se pintaron con frescos que representan escenas bíblicas y religiosas inspiradas en la Contra-Reforma, fueron pintadas en el siglo XV. El jardín del claustro tiene una fuente, además en este jardín se plantaron plantas medicinales, aromáticas y ornamentales.

Las galería del claustro están construidas con piedra roja de arenisca alsaciana, las columnas sujetan unos arcos góticos que hacen del conjunto único, en uno de los extremos se encuentra una fuente de mármol que servia de lavatorio, destaca el centro del jardín con un altar con forma de campilla que se encuentra presidida por imagen de Jesucristo, su función es poder celebrar las misas al aire libre en primavera y verano.

La iglesia tiene ventanales góticos, destaca en el centro la torre con forma de bulbo. El interior de la iglesia la planta es de una nave única que desemboca en la capilla mayor con una bóveda de tracería gótica; el retablo mayor barroco preside el ábside central acompañado de una sillería del coro.

Caminamos hasta la Grand Rue, es la arteria de comunicación comercial que divide la ciudad de Saverne en dos partes; subiendo en una calle a la izquierda se encuentra una fuente que era utilizada para ajusticiar a los presos, un poco más adelante esta la iglesia de Notre-Dame de la Nativité.

Estamos ante una robusta iglesia románica, en la fachada principal esta la torre construida con cinco cuerpos, en el primero esta la portada principal, en el segundo es ciego y esta decorado con la figura de la virgen, el tercero es ciego solamente iluminado por una minúscula ventana románica, el cuarto, también es casi ciego con dos pequeños ventanales de ventilación y además del reloj que cuelga de la fachada, el quinto esta abierto con dos ventanas gemelares de arcos de media punta románicos, es el lugar donde se situaron las campanas; en la derecha del portal principal sobre las mensuras se encuentra la siguiente inscripción DIS IST DI HOLTZ DAN y debajo esculpida sobre la piedra una unidad de medida que hace referencia a la madera, todo el mundo que compraba madera se guiaba por esta medida que era equivalente al metro; destaca la fachada su color rojizo de piedra de arenisca, ahora oscurecida por la humedad de la lluvia.

El interior, la planta tiene una sola nave que desemboca en un profundo ábside, posteriormente fue ampliada con una segunda nave lateral izquierda que termina en una capilla dedicada a la veneración de la Virgen.

El púlpito fue construido en 1495 en piedra por el arquitecto Hans Hemmer, también participo en la obra de Notre-Dame de Estrasburgo.

En la misma nave se encuentra un relieve de mármol y piedra de arenisca que representa “la Deploración de Cristo”, obra del escultor Hans Daucher, construido para la tumba de Guillaume de Honstein en 1523, se ve a Cristo sostenido por la Virgen María acompañado de Juan.

En el ábside románico destacan los vitrales, fueron restaurados entre los años de 1920 y 1930, después del bombardeo en la noche del 30 al 31 de julio de 1918. En un lateral se encuentra el monumento funerario de Guillaume de Honstein, fue construido en el siglo XVI, sufrió mutilaciones durante la Revolución Francesa y posteriormente en 1877 fue restaurado. Tiene una inscripción que dice: Aquí reposa Guillaume III, conde de Honstein, el nació en Estrasburgo el 9 de octubre de 1506 y trabajo por Saverne. El murió el 29 de junio de 1541. En el centro preside el llamado Cristo del Coro, obra del siglo XVI, destaca por su realismo gracias a la corona des espinas que son naturales. En el lado izquierdo se encuentra el monumento funerario de Robert de Baviere (1440-1478) se trata de una capilla con una ventana gótica donde se encuentra la figura de Cristo yaciente.

La capilla añadida durante la ampliación esta dedicada a la evocación de la Virgen, fue construida en 1493 para albergar los restos de Albert de Bavière en estilo gótico tardío. Las tumbas y los restos funerarios fueron profanados durante la Revolución Francesa.

De regreso pasamos por la casa más bonita de Saverne es la Maison Katz, fue construida en 1605 por Henri Katz. La fachada exterior tiene entramados de madera alsaciana con decoraciones ricas en esculturas de personajes y frutas dentro del un pintoresco estilo renacentista.

A su lado se halla el edificio que alberga el Hôtel de Ville con un portal estilo neoclásico, en su jardín una figura de una mujer que evoca el europeismo de la ciudad en libertad, en sus manos lleva una paloma y un aro con las estrellas de la Comunidad Europea.

Aquí damos por terminado nuestra visita a Saverne, en estos momentos ¡Il pleut et Il pleut!. Antes de decir adiós a la región queremos hacer una visita pendiente, para ver una de las iglesias más bonitas de Alsacia y que no pudimos ver es la iglesia románica de Marmoutier.

La fachada de piedra de arenisca rosa de los Vosgos de la abadía de Marmoutier es una de las iglesias más bonitas y antiguas de toda Alsacia. El origen se remonta al siglo VI cuando se edifico el primer edificio que cayó en ruinas, fue sustituido por otro en 725 por el abad Maur que dio nombre al pueblo como Mauri Monasterium. Durante la guerra de los campesinos fue destruida y vuelta a edificar en el estilo románico con la fisonomía que la contemplamos en la actualidad.

La iglesia tiene una fachada según la tradición de los monumentos carolingios, dos torres octogonales pequeñas rodean una enorme torre cuadrada con dos ventanas germinadas con arcos de media punta. En el centro del portal tres arcadas se apoyan en bellas columnas, decoradas según la tradición del románico: caretas, rostros, leones, osos, etc. La iglesia esta dedicada a la veneración de San Esteban.

El interior, la planta se divide en tres naves. La nave gótica fue construida en el siglo XIII y XIV; el coro y el ábside son del siglo XVIII con una sillería de estilo Luis XV. Las columnas destacan los capiteles románicos; el púlpito fue construido en el siglo XVI. Sobre la pared oeste del crucero, hay cuatro tumbas de la familia Geroldseck construidas en estilo renacentista.

La cripta escondía tumbas merovingias y carolingias, en la actualidad están convertidas en museo. Los resultados de las excavaciones arqueológicas están muy avanzados. Se pueden ver los restos de los elementos de las iglesias anteriores, tumbas y sarcófagos (una pieza tallada en madera) y el sarcófago de san Léobard sarcófago (discípulo de San Colomban, fundador de la abadía).

Nos marchamos de Marmoutier en dirección al gran sur, aquí sigue lloviendo copiosamente y nos tenemos que resguardar obligatoriamente en la autocaravana, es el momento que decidimos tirar la tolla y marcharnos definitivamente con la esperanza de que el tiempo este más calmado, Atravesamos las inmediaciones de Colmar ¡Il pleut et Il pleut!; llegamos a la altura de Mulhouse ¡Il pleut et Il pleut!; la siguiente ciudad en importancia es Belfort ¡Il pleut et Il pleut!, después pasamos por Besançon ¡Il pleut et Il pleut!, no es hasta bien entrada la noche cuando el cielo decide decir basta, atravesamos la ciudad de Tournus con el asfalto seco y el cielo comienza a despejarse; A las 21,00 llegamos a Lyon, las recomendaciones de las señales de tráfico en la autopista es no acudir hasta el centro urbano por estar todo cortado al trafico, pese a todo no hacemos caso y nos metemos en la ciudad, los coches invaden calles y aceras como si tratase de un partido de fútbol. Damos dos vueltas y en una calle encontramos un hueco.

Las coordenadas GPS del parking en plena calle donde aparcamos la autocaravana en Lyon esta en la rue Chevreul N45º44’04.67 //E 4º49’05.08.

La ciudad francesa de Lyon acoge todos los meses de diciembre “La Fiesta de las Luces” o “Fête des lumières”, corresponde con una celebración de origen religiosa, dedicada a la veneración de María, que con el paso el tiempo se ha convertido en un festival mundial artístico basado en la luz.

El reconocimiento mundial de la festividad no es hasta 1999, cuando se produce la ‘Fiesta de las luces’ anteriormente la celebración se limitaba a la iluminación con velas las ventanas y los balcones, siguiendo con la tradición de agradecer así a la Virgen María que liberará a la ciudad de Lyon del azote de la peste en el siglo XIX.

La festividad principal correspondía con el día 8 de diciembre cuando se celebra la festividad de la “Inmaculada Concepción”, pero ahora, con la celebración de este macro festival de cuatro días se han ampliado los días de festividad a cuatro días. Lyon se ha convertido en la capital mundial, en la Capital de los técnicos de iluminación y los efectos luminosos.

La celebración de La Fiesta de las Luces 2011 incluye todo tipo de actividades, montajes y animaciones, tomando la luz y el sonido como sus elementos principales y las calles y los edificios como sus escenarios.

De camino hacia el centro urbano vemos las primera decoraciones sobre el río, se trata de unas burbujas verdes que salen del agua como si fueran algas, estas se desarrollan y se elevaban hasta alcanzar una altura de 20 metros.

Se quiere imitar la vegetación acuática que sale del río Ródano que se agitan con el viento para que parezcan elementos vivos, es obra de Jean-Pierre David, que quiera hacer un llamamiento sobre la fragilidad del río y de su naturaleza.

Atravesamos el río Ródano por el puente de la Guillotiere hasta llegar a la gran plaza Bellecour donde se encuentra unos enormes globos de colores que hacen volar literalmente la estatua ecuestre de Luis XV.

La enorme escultura que lleva en esta plaza más de dos siglos quiere levitar entre el cielo y la tierra propulsada por una inmensidad de globos de colores que sobre vuelan a una altura sobre la estatua de 33 metros con un haz de luz intenso, es obra El arquitecto y diseñador Jacques Rival Lyon.

Seguimos los pasos de la gente hasta la Place des Célestins donde se encuentra la fachada del Teatro des Cëlestins, donde se proyecta el espectáculo de luz y sonido que representa el juego de la máquina recreativa “flippers”, es un espectáculo dinámico donde se proyectan bolas que son repelidas contra la arquitectura de la fachada, obra del taller Vieen Rose.

Marchamos hasta el Puente del palacio de Justicia donde se proyecta el mayor espectáculo de las noches de Lyon. El espectáculo recrea un Ballet de la luz monocromática desde la Basílica de Fourvière y la puerta del Palacio de Justicia, haciéndose eco de la famosa tormenta de 08 de diciembre 1852. Una tormenta de truenos precede a un enorme rayo que ilumina la Basílica como el día de los acontecimientos, la iglesia se ilumina por la violencia de la tormenta que golpea y hace vibrar el puente del Palacio de Justicia, obra del diseñador de iluminación, Gerald Periolas.

Caminamos hasta el margen del río Ródano donde se encuentra el Pasaje Menestrier, allí se proyecta como si fuera un sueño “Un elefante dentro de la ciudad”.

La gente se arremolina y muchos se preguntan: ¿De dónde viene este elefante que se mueve lentamente bajo los arcos del pasaje de Ménestrier, situado entre el Ródano y la Isla? Su imponente imagen ofrece un el realismo sorprendente. Su imagen se encuentra flotando sin gravedad por encima de una nube de polvo formada por la agitación de las patas contra el suelo, el hermoso animal parece estar saliendo de un sueño. Es una obra de Catherine Garret et Mathilde Lecas, diplomados de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lyon.

Es materialmente imposible ver todos los espectáculos que nos ofrecen las fiestas en una sola noche, pero nos damos por satisfechos con esta aproximación porque después del día que hemos pasado y los 600 Km. que hemos recorrido, bien nos merecemos el descanso, damos por finalizada la fiesta de la luces de Lyon.

Hemos asistido a una fiesta llena de gente con unas ganas de participar y de sentirse bien que más parece a cualquier festividad en España, se nota que estamos en el sur de Francia. En algunos momentos he podido reconocer la ciudad de Lyon con la ciudad de Valencia en plenas fallas, salvando las distancias ¡claro!.

Caminamos hasta el aparcamiento donde hemos situado el vehículo; decidimos dejar la ciudad para dormir más tranquilos un poco más cerca de España, Le indico al tom tom la primera área de autocaravanas después de Lyon, me indica que a unos 50 Km. se encuentra la de Vienne, hasta allí nos desplazamos. En poco más de media hora estamos en el área, se trata de un parking municipal que ha reservado una decena de espacios para nuestros vehículos.

Las coordenadas GPS del área de autocaravanas de la ciudad de Vienne es N 45.53907 // E 4.87168, es un buen sitio que puede servir para visitar la zona porque estamos en una ciudad muy tranquila.

1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal