Ruta por alsacia en navidad 2011 elviaje



Descargar 241.05 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión09.09.2017
Tamaño241.05 Kb.
1   2   3   4   5

Día 10 de diciembre (sábado)

Ruta: Vienne-Avignon-Port Leucate
Nada más amanecer me doy cuenta que nos han rodeado numerosos turismos que aparcan en la zona destinada al área de autocaravanas de Vienne (Isère). Enfrente se celebra un mercadillo, se halla muy cerca, en uno de los laterales delante de una gran nave. Mi curiosidad me lleva hasta allí por la cantidad de personas con aspecto magrebí que entran y salen. Las imágenes del mercadillo es desolador, los artículos que se venden son extraídos de vertederos de basura, aunque me imagino que cuando están allí es porque tiene demandantes, siento mucha pena de ver esas escenas que sobrepasan algunas de las escenas vividas en los mercadillos de Marruecos.

Lamentamos no poder visitar esta ciudad que tiene un aspecto muy interesante y poseo una importante muestra de monumentos como la Catedral de San Mauricio o el teatro romano y el templo de Augusto y Liria. Dejamos esta ciudad para otra ocasión

Antes de salir de Francia tenemos tiempo para visitar alguna ciudad en el camino y al ver el mapa selecciono la ciudad de Aviñón que había visitado 30 años antes y tiene un pasado lleno de historia.

Llegamos a la ciudad de Aviñón, intentamos aparcar en los parking más céntricos pero en todas las señalizaciones indican que las autocaravanas debemos de acudir al parking P+R de la Isla Piot, al final nos convencemos que es la mejor solución aunque este más alejado.

Aviñón se ha convertido en una ciudad que vive del turismo y para el turismo, es muy parecida a la ciudad de Toledo. Ha crecido tanto que nos sentimos como comerciantes extramuros de la Edad Media.

Llegamos al parking P+R de la Ile Pilot, las coordenadas GPS del área de autocaravanas de Avignon N 43.95208 // E 4.79380. Nos disponemos a visitar la ciudad, tiene un servicio gratuito que comunica con el centro urbano, esperamos unos minutos pero como vemos que el autobús no llega a la hora señalada y que todo el mundo decide ir caminando nosotros hacemos lo mismo.

La verdad es que la ciudad se ve enfrente pero el paseo dura más de 15 minutos, salvamos el río Ródano por el puente Daladier, hacemos entrada por la Porte de L’Ouile, seguimos las indicaciones para visitar la oficina de turismo.

Es la segunda vez que visitaba Aviñón y solamente tengo en mente la fotografía del palacio de los Papas, todo este recorrido me es desconocido. Las tiendas del paseo Joseph Vernet son de alto nivel sobretodo las dedicadas a la moda y también a la alimentación. Llegamos a la arteria principal de la ciudad se trata de la rue de la République, después de visitar la oficina de turismo, continuamos nuestro recorrido para descubrir Aviñón.

La ciudad y los comercios están engalanados con motivos navideños, además con una suave y sutil iluminación. Esta calle esta ocupada por grandes almacenes y comercios de fama mundial; aprovechamos para tomar un tentempié en una de las numerosas tiendas de alimentación con artículos para consumir en la calle.

Llegamos al centro de la ciudad es la place de L’Horloge, esta ocupada por el mercadillo navideño, destaca por las casetas especiales donde venden artículos de artesanía. Aquí se encuentra el principal edificio de la ciudad es el Hôtel de Ville, donde se esta celebrando una exposición dedicada a la navidad.

Desde aquí no es fácil perderse ya en el horizonte se ven las cúpulas del Palais des Papes de Aviñón; seguimos por un callejón llamado rue de Mons y ante nuestro ojos se alza la place des Papes. Veo el monumento que había guardado en mi retina, cuando lo visite estaba lleno de andamios en una profunda rehabilitación y ahora veo toda su grandiosidad sin ningún obstáculo.

En la misma plaza de los Papas, además del palacio destaca uno de los edificios pequeños es el Palacio de la Casa de la Moneda también llamada Hôtel des Monnaies, sobresale por una fachada muy recargada, en contraste con las paredes austeras del estilo gótico del Palacio de los Papas al que se enfrenta. Fue construido en 1619 por el vice-delegado. En su ornamentación se pueden ver águilas y dragones, estos últimos pertenecen al escudo de armas de la familia del cardenal Borghese.

Este edificio fue construido para honrar el titulo familiar que el vice-delegado quiso dejar a la ciudad de Avignon, Escipión Caffarelli (1607-1621), era sobrino del Papa, se le conocía como el cardenal Borghese. Los archivos de la vice-legación han sido destruidos, nada se sabe del autor aunque podemos ver una de las fachadas más italianas de Avignon que nos lleva a la Roma clásica, aunque en estos momentos estemos a las orillas del río Ródano.

La ciudad se hace papal a principios del siglo XIV, el papado entre en una crisis de orden político y eligen la ciudad de Aviñón como su residencia temporal. En Italia se esta librando una cruenta batalla entre los partidarios del emperador llamados gibelinos contra los partidarios del papa llamados güelfos, están luchas impiden al Papa vivir en Roma y administrar el Estado de la Santa Sede. A lo largo de todo el siglo XIII, el Papa y la corte papal se desplazan continuamente por los estados italianos sorteando los conflictos internos.

El rey de Francia, Felipe el Hermoso no reconoce la supremacía temporal del Papa y tras el golpe de fuerza contra el Papa Bonifacio VIII en su palacio de Anagni en 1303, pone a prueba la resistencia del papa eliminado una de las ordenas más beligerantes, los templarios, aunque ya su antecesor Felipe IV lo había intentado con el papa Clemente V. En la segunda sesión del Concilio de Vienne, el 3 de abril de 1312, se aprueba la Bula «Vox in Excelso», emitida por el propio Papa Clemente V el 22 de marzo de 1312, confirmada por la Bula «Ad Providam» de 2 de mayo de 1312. En ambas se declara la disolución definitiva de la Orden de los Caballeros de Templarios, también conocidos como Orden del Temple.

Uno de los vasallos del Papa era Carlos II de Anjou, rey de Nápoles y Sicilia, también era Conde de la Provence, le ofrece su apoyo y la posibilidad de trasladarse a la pequeña ciudad de Aviñón.

Cuando el Papa accede a trasladarse a la ciudad de Aviñón, la ciudad tenia 6.000 habitantes, hubo que alojar a toda la corte pontificia, cardenales y otros cargos eclesiásticos, además de numerosos comerciantes lo que hizo que la ciudad llegase a 30.000 habitantes.

Para dejar paso a todos los miembros de la curia de producen expropiaciones de las casas, consciente de tratamiento abusivo que se estaba haciendo con lo propietarios el Papa Benedicto XI tiene que intervenir favoreciendo el traslado de esta gente fuera de la muralla, eximiendo de impuestos a la gente que quiera volver al mundo rural. Se produce una superpoblación y una construcción con casas de madera y techumbres de paja que hace que aparezcan las temidas epidemias, en especial la peste que en el brote de 1348 mata a la mitad de sus ciudadanos.

El Papa mandó construir la residencia oficial, el paisaje urbano cambia con la construcción del palacio episcopal. Los cardenales se construyen sus suntuosos palacios llamados “livrées”, se construyen nuevas iglesias, se amplían los conventos. Acuden Señores comerciantes, nuevos burgueses, banqueros, todos rivalizan en el lujo y en crearse un status de su posición social.

Las obras de construcción atraen numerosos artesanos que buscan encargos de la fastuosidad del momento, llega gente que proviene de Flandes, de Italia, de España, esta mezcla de estilos provocará el nacimiento de los que se llamo la Escuela de Aviñón.

La ciudad se convierte en el crisol del arte y en una verdadera capital cultural y artística. Se crea la universidad dotada con Facultad de Arte, de Medicina, de Derecho, eran especialidades que demandaba la sociedad porque Aviñón vive la época donde la economía y la cultura constituye la esencia de la ciudad.

Ante tanto poder y riquezas había que autoprotegerse se manda construir o más bien restituir las antiguas murallas y fosos del siglo XII, se produce un objetivo de ladrones y saqueadores, muchos eran mercenarios ahora liberados en las treguas de las Guerras de los Cien años. Para evitarlo Inocencio VI tiene que acometer la construcción de nuevas fortificaciones que arropen a los nuevos y lujosos barrios, estas obras finalizan en 1376 ya bajo el Papa Gregorio XI. Se crean un conjunto de murallas con 35 torres defensivas que abarcan más de cuatro kilómetros de longitud, un foso de más de ocho metros de agua, se crean las siete puertas de acceso obligatorio a la ciudad, cercadas por puentes levadizos.

La corte pontificia esta formada básicamente por clérigos, excepto los trabajadores que ejercen funciones: diplomáticas, administrativas, servidumbre, etc.

El primer estamento esta formado por el entorno más próximo al pontífice, por lo general corresponde con su familia directa, capellanes, médicos y oficiales mayores.

El segundo estamento pertenece el personal que se ocupa de las finanzas y que forman parte del Sagrado Colegio que reúne la asamblea de cardenales.

Cada uno de estos cardenales trae consigo sus familiares más próximos, además de secretarios, médicos, escuderos y sirvientes.

El tercer estamento lo forma la administración que rige la iglesia romana, dividida en cuatro instituciones u órganos de gobierno: la Cámara apostólica (cobro de tasas); la Cancillería (beneficios eclesiásticos); la administración judicial (tribunales); la Penitenciaria (penas y sanciones).

El cuarto estamento esta formado por la guardia personal del Papa, formado por caballeros especialmente seleccionados.

Por último están el servicio doméstico del palacio: panaderos, cocineros, herreros, boticarios, jardineros, etc. que aseguran la alimentación y los servicios básicos dentro del palacio y en las salidas.

Como ejemplo de la fastuosidad de la vida papal el día de la coronación de Clemente VI, el 19 de mayo de 1342, fue excepcionalmente abundante y pródigo. Estos datos están recogidos en el volumen 195 de «Introitus et Exitus»  de la Cámara Apostólica, que se guardan en el Museo Vaticano:

“Aparte de los muebles y gastos de decoración del palacio papal, y de la iglesia de los Dominicos, la fiesta se desarrollo fuera del palacio y se compraron: 118 bueyes; 101 terneras; 1023 corderos; 914 cabritos; 60 cerdos; 69 quintales de tocino; 1500 capones; 3043 gallinas; 7.428 pollos; 1195 ocas; 50000 tartas; 6 quintales de almendras; 2 quintales de azúcar; 39980 huevos y 95000 panes. Se usaron para las cocinas 116 calderas; se emplearon 26 cocineros, 41 ayudantes, 14 carniceros con 20 ayudantes y 250 sirvientes. Se vaciaron 102 pellejos de vino común, además de los de solera; se compraron 2.200 ánforas de vidrio y 5.000 vasos. Se gastaron 10 quintales de cera para el alumbrado y, en resumen, puede decirse que el gasto total vino a ser de 12.000 florines de oro, más 1.500 escudos de oro, o lo que es igual, ¡un millón de liras de oro!”.

Todos los papas que pasaron a residir en Aviñón lo hicieron por que lo consideraron como una residencia temporal, siempre motivada por cuestiones de orden político que les obligaron a vivir cerca de un siglo en Avignon.

El primer papa que llega a Aviñón fue Clemente V (1305-1314), fue el papa 195, se le llamo el Papa itinerante, comienza residiendo en los conventos de la orden de los Dominicos de Aviñón y otras dependencias pontificias del condado. De origen francés por que había nacido en Bertrand de Got, tuvo un encarnizado conflicto de once meses hasta su elección en el conclave celebrado en Perugia. Siempre en manos del rey francés Felipe IV le obligo a tomar dos decisiones muy importantes para la iglesia católica: la prohibición de la Orden de los Templarios y su traslado a la ciudad de Avignon.

Le sucede el segundo papa de Aviñón Juan XXII (1316-1334), fue el papa número 196, nacido en Jacques Duèze (Francia), estuvo dos años su proclamación con elevadas discusiones entre los obispos italianos, gascones y franceses; tuvo el anterior cargo como Obispo de Aviñón, se instala en el palacio episcopal que ya ocupaba como obispo, embellece esta casa, se dedica durante su pontificado a numerosas obras de construcción como su residencia de verano al borde del río Sorgue. Fue un verdadero organizador de la fiscalidad pontificia y acrecentó el poder económico de la iglesia.

Durante el mandato se enfrenta a la orden de los franciscanos que tenían dos formas distintas de ver la filosofía de la orden: los conventuales y los espirituales, estos últimos, proclamaban la pobreza basada en la obra de Jesús y su discípulos.

Juan XXII publicaba una bula en la que condenaba la forma de ver la fe de los espirituales, también conocidos como "fraticelli", calificándola como herética y citando al general de la Orden, Miguel de Cesena, a comparecer en la sede de Aviñón. Este se negó a acatar la orden del papa y fue excomulgado y expulsado.

Estas decisiones siembran el caldo de cultivo de los desmanes en la iglesia católica donde predominaba más el lujo y las riquezas que la espiritualidad, donde incluso se toleraba las relaciones sexuales de sus miembros siempre que no derivase en vida marital.

El tercer papa de Aviñón es Benedicto XII (1334-1342) fue nombrado papa número 197, nace en Savernun (Francia), hijo de un panadero, fue un antiguo monje cisterciense, compra el antiguo palacio episcopal transformado por su antecesor Juan XXII. Con las riquezas atesoradas por su predecesor encarga a Pierre Poisson la construcción de un fuerte caserón. Su mayor empeño es en controlar y aumentar las tasas fiscales en beneficio de la Santa Sede. Promulgó en 1336 la bula “Benedictus Deus en la que fijó oficialmente la doctrina católica sobre el privilegio divino del conocimiento de Dios, según la cual los fallecidos en gracia de Dios gozan de su visión hasta el Juicio Final.

El cuarto papa residente de Aviñón es Clemente VI (1342-1352), fue nombrado papa número 198, nace en Maumont (Francia), era muy culto y gran orador, ejerció el nepotismo como nadie hasta ese momento, llegando hasta el punto de nombrar cardenales a sus familiares directos, un enamorado del lujo y las artes, llego a ser mecenas del poeta italiano Francisco Tetrarca. Se nombra Príncipe y sus grandezas le llegan a construir el Palacio Neuf dentro de una elegancia gótica nunca vista. Durante su reinado se produjeron las peores pestes negras de Europa, la gente culpaba de ello a los judíos pero el Papa salió en su defensa publicando dos bulas que prohibía cualquier tipo de violencia contra ellos.

Como anécdota de la hipocresía de este papa, el poeta Petrarca impuso al “bon vivant” Clemente VI el nombre de “Dionisos Eclesiástico” por “el número de amantes y la gravedad de su gonorrea”, seguramente pensó las palabras de Cristo “Aquel de vosotros que esté sin pecado, que arroje la primera piedra”.

El quinto papa Inocencio VI (1352-1362), fue nombrado papa número 199, nacido en Beyssac-en-Corrèze (Francia). Llego a papa con un pacto escrito con los cardenales donde se definía la línea política a seguir durante su pontificado, luego este pacto lo declaro nulo, alegando que el papa tiene influencias divinas.

Durante su mandato abordó la necesaria reforma de la administración eclesiástica, para lo cual prohibió la acumulación de cargos y beneficios, obligó a los obispos a residir en sus respectivas diócesis, luchó contra la corrupción y redujo la ostentación y el lujo en que vivía la sede pontificia.

Se ocupa de volver a conquistar los Estados italianos de la Santa Sede. Refuerza el trabajo de su antecesor Clemente VI y en la ciudad emprende los trabajos para la defensa con la mejora de sus murallas para proteger su poder económico como consecuencia del pillaje de los mercenarios que habían participado en la Guerra de los Cien años.

El sexto papa de Aviñón fue Urbano V (1362-1370), fue nombrado papa número 200. Nació en Grizac (Francia), era el hijo mayor de un rico señor feudal. Se traslada a Roma para adecentar la Santa Sede y allí vive durante tres años pero gracias a la inseguridad publica reinante, se decide por su regreso a Aviñón.

El reinado de este papa transcurre en un periodo de auge del humanismo y el no es ajeno a esta corriente: filosófica y de sabiduría. Urbano está considerado como el primer Papa humanista de la historia de la Iglesia. Durante su pontificado fundó las universidades de Cracovia y Viena, apoyando a otras muchas tratando de exportar los conocimientos y el saber de las ciencias, por lo menos entre las clases sociales más altas.

El séptimo papa de Aviñón fue Gregorio XI (1379-1378), fue nombrado papa número 201. Nació en Rosiers-d'Égletons (Francia). Catalina de Siena convence al papa para que regrese a Roma en 1376, en 1377 tuvo que volver a Avignon ante las graves amenazas de sublevaciones pero unos meses más tarde regreso a Roma para consagrarse como el último papa de Aviñón y además como el último papa francés en la historia. Su sucesor el papa número 202 Urbano VI, nació en Nápoles (Italia), fue nombrado en el conclave gracias a que no se espero a la llegada de los 6 cardenales franceses que se encontraban en Aviñón.

Comenzamos la visita por la Sala de los Guardias, se encuentra situada a la derecha del porche de los Champeaux, era el lugar ocupado por la guardia de los papas. Destaca la bóveda con mensuras nervadas. Sobre los muros están decorados con frescos del siglo XVII. En la pared de enfrente a la puerta se encuentra la figura del Papa rodeado de Justicia y la Prudencia. Hay una serie de escudos y entre uno de ellos con las abejas doradas marcadas con armaduras de los Baberini, familia del Papa Urbano VIII.

Pasamos a la “Pequeña Sala de Audiencias”, era la sede del tribunal vinculado a la Chancillería, encargado de todo tipo de suplica y peticiones papales. El estrado estaba ocupado por el auditor que juzgaba los casos. La sala destaca por sus bóvedas ojivales con mensuras esculpidas.

Saliendo hacia el exterior a una inmensa plaza pública llamada Cour d’Honneur. Después de la muerte del Papa Benedicto XII en 1342, su sucesor Clemente VI acomete la ampliación de la residencia, se compran los inmuebles colindantes situados al sur del Palacio Viejo, que formaban la plaza pública llamada de los Cabcels.

La edificación de este espacio formara el Cour d’Honneur que se integran en los restos del antiguo Palacio como la torre más alta llamada Tour du Pape o también fue conocida como Tour des Angers, fue construida en 1335, es un verdadero torreón coronado por almenas y matacanes y tiene escasas aberturas para cumplir su primera función defensiva. En el sur esta la zona edificada posteriormente y constituye la fachada del Palacio Neuf, este edificio esta construido mucho más ligero, careciendo de contrafuertes y abierto al exterior con muchas más ventanas, esta ampliación obedece a un concepto mucho más actual de la arquitectura y de la ornamentación.

El Palacio Neuf comienza a edificarse en 1342 con la construcción de la Torre de la Garde-Robe que se une a la Torre del Papa.

En el centro del Patio de Honor se encuentra el pozo que Urbano V mando cavar en 1364 para evitar la dependencia de agua exterior y una fosa rectangular vestigio del edificio del Palacio Viejo correspondiente a la Audiencia de Juan XII.

La primera sala a la que se accede es el Trésor Bas o Tesoro Bajo, se encuentra en el segundo nivel de la Torre de los Papas, fue construida para almacenar los Tesoros de la Santa Sede. Es una sala que tiene en el centro una columna con nervaduras que sujetan las bóvedas de crucería góticas. Los antiguos historiadores eclesiásticos consideraron unánimemente la residencia de los papas en Aviñón como un período funesto para la Iglesia. El llegar los papas a Avignon dejaron el tesoro pontificio en Asís, en lugar seguro, pero con el traslado definitivo a Avignon tuvo que habilitarse un lugar mucho más seguro como era este “Trésor Bas”. El tesoro que llego a tener se ha estimado, solamente en dinero, en la cifra de veinticinco millones de escudos de oro que, dejó al morir Juan XXII.

En sitios estratégicamente escavados se hacen verdaderas cajas fuertes de piedra para albergar las sacas con dinero, las piezas de orfebrería más hermosas y la vajilla de oro y plata que pesaba 196 Kg. y estaba formada por todo tipo de utensilios: aguamaniles, bandejas, platos, tazas, frascos de plata y oro.

El Trésor Bas es el lugar donde se depositan los archivos con los documentos más importantes para la Santa Sede, los títulos de propiedad, los ornamentos eclesiásticos y los registros contables de todo el tesoro.

Encima estaba situada la Grande Trésorerie que dividida en dos espacios por una pared albergaba los notarios de la Cámara Apostólica. Era el verdadero Ministerio de Hacienda de la Santa Sede, gobernado por el Camarero del Sacro Colegio y el Tesorero que velan por las finanzas apostólicas, registrando las entradas y las salidas. Les ayudaban cinco secretarios, notarios, correos, escribientes y personal adscrito a la Corte de Justicia de la Cámara, ante los que se resuelven todos los litigios financieros.

La Cámara Apostólica controlaba también la acuñación de la moneda pontificia estaba presidida por el cardenal camarlengo (Camerarius Sacri Collegii Cardinalium) que se encargaba de los réditos comunes del Colegio cardenalicio; aunque la casa de la moneda estaba situada en el edifico enfrente al Palacio de los Papas.

La sala de Jesús, recibió el nombre porque las paredes están decoradas con el monograma de Cristo: I.H.S. expresión del latín “Jesús, Hominum Salvador” (Jesús hombre salvador). La sala era empleada para las dependencias privadas y era el vestíbulo del palacio de Benedicto XII, en esta sala los cardenales esperaban al Papa mientras este se vestía en el Revestiarie hasta que el maestro de ceremonias daba la señal para poder entrar en la Sala de Audiencias del Consistorio formando una comitiva que era siempre cerrada con la figura del Papa.

Después de la marcha de los Papas a Roma esta parte del palacio se transforma en comedor. En el siglo XVII se convierte en la sala de los Guardes Suisses y en la antecámara de las habitaciones, se decoran con blasones y nombre de cada vicelegado.

En el tercer nivel de la Torre de los Papas se encontraba la antigua cámara de Camarero Sacro, esta figura constituye el más alto dignatario de la iglesia católica después del Papa, es como un primer ministro que se encarga de la Cámara apostólica, es elegido directamente por el sumo pontífice y goza de toda su confianza, recibe el juramento de todos los oficiales que tienen la Corte Pontificia. Encima estaba una escalera que conducía directamente a la habitación del Papa. La habitación tenía las paredes pintadas con motivos vegetales sobre un fondo marrón rojizo. Ocho cofres construidos y escondidos en el suelo servían para proteger ciertos documentos y objetos declarados secretos por su contenido o por su valor económico.

Posteriormente esta sala fue utilizada como sala de recepción o del trono y las paredes fueron pintadas entre los siglo XVI y XVIII ocultando los frescos originales, más adelante, en el siglo XIX se pinto con motivos militares, restos que aún son visibles.

Accediendo a la Torre de L’Etude se encuentra el Revestiarie del Papa, servia como vestidor personal del Papa y como pequeña biblioteca donde se conservaban las cartas del papado desde el siglo XIII al XIV. Aquí el santo pontífice se ponía sus vestiduras consistoriales: alamito, el alba y la estola. En sus pies se pone sandalias rojas, se cubre con una capa adornada con una placa en el pecho y en sus manos se cubre con guantes. En la cabeza lleva el birrete y la mitra blanca.

Con la marcha de los Papas de la ciudad de Avignon el Vicelegado ordena transfórmala la sala Revestiaire en una pequeña capilla. El artesonado de madera original queda cubierto con una bóveda adornada de blasones.

El ala Este del claustro se encuentra la gran sala llamada Consistoire. Es una sala que se encuentra sin decoraciones como consecuencia del incendio que tuvo lugar en 1413 y destruyó el artesonado de madera, así como toda la ornamentación de la sala.

Cuatro grandes ventanales que dan a los jardines que se encuentran en el nivel inferior. En la pared Sur hay un estrado, era el lugar donde se situaba el Papa para presidir los temas consistoriales. El público asistente a la ceremonia se sienta sobre unos bancos de revestidos de piedra, se encontraban situados a lo largo de las paredes. La sala se utiliza como tribuna y como sala de audiencia.

El consistorio es la asamblea regular que convocaba el Papa donde se deliberaba sobre los asuntos más importantes de la iglesia católica de distinto orden: políticos, eclesiásticos, teológicos y judiciales. Cuando se celebra en presencia solo de los cardenales, se le llama consistorio secreto u ordinario; cuando este acto se hace en presencia de los cardenales y los dignatarios eclesiásticos también llamados laicos, reciben el nombre de consistorio publico. En este acto se instruyen y se debaten canonizaciones, como la celebrada para la proclamación de santa Brígida de Suecia.

La sala del Consistoire era el lugar donde el Papa recibía a los reyes, legados y embajadores de todas las naciones. Clemente VI recibe a la reina Juana de Nápoles y también a su primo Luis de Tarento; es acusada de haber conspirado en la muerte de su marido –Andrés de Hungría– se exilia en Provenza y llega a esta sala a defender su causa ante el Papa. Deseosa para recibir el perdón de la iglesia católica, cede la ciudad de Aviñón al Papa en 1348 por el importe de 80.000 florines.

En el segundo nivel de la Torre des Chapelles se encuentra la capilla de san Juan, estaba reservada a los altos dignatarios de la iglesia admitidos en el consistorio, Esta torre además de esta tiene otra capilla de san Marcial, eran oratorios pequeños para celebraciones más intimas que las de la Grande Chapelle.

La capilla de San Juan tiene una bóveda ojival iluminada por tres ventanas con un mainel central. Esta decorada con frescos pintados por Matteo Giovannetti entre 1346 y 1348, se pintan temas sobre las vidas de los dos san Juan: Juan Evangelista, fue el primero de los apóstoles depositario de la palabra de Cristo, se representa en las paredes Sur y Oeste; o la figura de Juan Bautista, fue precursor del Mesías y se representa en las paredes Norte y Este.

El claustro esta rodeado por cuatro edificios que rodean el patio central. Las arcadas que forman parte de las galerías cubiertas sujetan mediante unos enormes pilares macizos. El primer piso tiene una galería iluminada por ventanas germinadas permite la comunicación entre los edificios, los muros están terminados mediante almenas y matacanes.

El Grand Tinel es una de las salas más amplias del palacio y forma parte de la planta del ala del consistorio. Es un gran refectorio donde se celebraban los banquetes organizados en los días de fiesta, las más importantes era en la coronación del Papa y la nominación de los cardenales.

El papa comía diariamente en el Petit Tinel, una amplia sala bien iluminada por seis ventanas situada en el lado Este, dispone de bellas vistas sobre los jardines del Palacio.

La sala destaca por su impresionante bóveda de cañón ligeramente apuntado, es una reconstrucción efectuada en la rehabilitación de 1970 y que nos puede dar una idea de lo que realmente fue en el siglo XIV.

Bajo el papado de Clemente VI, se decoraron las bóvedas con telas de color azul, ribeteadas con damascados color oro para simular una constelación que pareciese estar en el propio cielo. El incendio de 1413 destruyó toda la decoración y los frescos de las paredes que representaban motivos religiosos sobre la última cena.

En las paredes se aprecian cuatro huecos que eran utilizados para colocar unos biombos que impidiese a los invitados presenciar los preparativos de la comida, este espacio se le llamaba Dressoir estaba comunicado directamente con la cocina y tenia la chimenea donde se colocaban los platos para que no se enfriasen. El oficial de sala, el copero mayor, el panetero, el oficial del agua y los demás sirvientes esperaban en la sala la orden para cortar y servir los alimentos.

Los banquetes que se celebraban en esta sala estaban obligados a un riguroso protocolo que definía el lugar que los comensales debían ocupar. Un oficial se ocupaba de situar a los invitados más o menos cerca del Santo Pontífice, según el orden de importancia.

La mesa pontificia se instalaba sobre un estrado en el muro apuesto a la chimenea, el papa come solo, sentado sobre una cátedra con un enorme dosel.

Los comensales se instalan a lo largo del muro en bancos de madera, siguiendo el siguiente orden: los cardenales al este, los demás invitados al oeste. Las mesas se sitúan sobre caballetes móviles formando una “U” y el servicio se realiza por el centro de la sala.

La sala del Gran del Tinel tenia una doble función, era utilizada a la muerte del papa para la celebración del cónclave, aquí se aíslan los cardenales que forman el Sagrado Colegio hasta que salía el humo papal y se comunicaba “Habemus Papam”.

La sala de la Cuisine Haute, durante el papado de Bendicto XII estaba situada al Norte de consistorio y estaba comunicado por una escalera con la sal del Gran Tinel, cerca de la chimenea del Dressoir.

Más adelante con el papado de Clemente VI, se construye una Torre especial que contiene la nueva cocina, se divide en varias plantas: una se llamaba “garde-manger” su traducción literal es el guardián de la comida, era el espacio donde se preservaban los alimentos, era la zona de despensa; otra planta era: “chambre aux raisins” estaba dedicado para la conservación de las frutas y el vino. La última planta tenia la verdadera cocina del palacio, conocida con el nombre ”Cuisine Haute”, tenia tres grandes ventanales, mediante cuatro trompas en las paredes permite pasar el plano de la bóveda del cuadrado de las paredes al octágono de la chimenea de 18 metros de altura.

Si seguimos el camino por la sala del Tinel llegamos a la gran capilla de san Marcial, se encuentra en el tercer nivel de la torre des Chapelles, fue construida en 1338 durante el papado de Benedicto XII, pero es a la llegada del papa Clemente VI, gran devoto de san Marcial, cuando se decora con la leyenda del santo que había llegado a la Galia en el siglo III para evangelizarla.

Más adelante, el papa Clemente VI encarga al pintor Matteo Giovannetti que decore los muros con frescos de escenas de la vida del santo. Esta sala es utilizada también durante el conclave para la elección del nuevo papa para deliberar y votar al estar expuesto permanentemente el Santo Sacramento en el altar.

Las pinturas decoran todas las paredes y la bóveda, divididos en 35 episodios relatados en 42 cuadros marcadas con letras del alfabeto para facilitar su lectura, es una decoración del tipo urbano con una composición de edificios, careciendo de paisajes y composiciones vegetales. El pintor logra una unidad cromática de toda la sala basando el uso de colores dentro de una unidad cromática, azul, gris y marrón dentro de un cielo decorado con estrellas doradas.

Caminando hacia la zona oriental se llega a la ‹‹Chambre de Parement›› es la antecámara del dormitorio del Papa, situado más al Norte. Tenia una bóveda similar a la del Gran Tinel pero en el incendio de 1413 se pierde. Tiene una gran chimenea, un altar, un juego de asiento a lo largo de la sala y dos candelabros de hierro. El papa se sitúa sobre un estrado y preside las ceremonias sobre un baldaquino; es el lugar donde los cardenales revelan los secretos al papa y donde los personajes más importantes, casi siempre de la realeza, son recibidos en audiencia Papal. Durante el domingo de cuaresma el Papa concedía la Rosa de Oro a un personaje que quería honrar, por lo general era designado un soberano.

Se puede contemplar un ejemplar de la Rosa de Oro que se conserva en el Musée Nacional de Moyen Age de París que pesa 305 gramos de fino oro y data de los primeros comienzos del papado en Avignon. Es un ejemplo de la orfebrería medieval, fue encargada por el papa Juan XXII al artista Minucchio de Siena y regalada al conde de Neuchâtel, quien le hizo añadir su escudo de armas. Esta compuesta por una rama de rosal con una flora abierta y decorada en el centro por un zafiro.

En el centro de la Torre des Anges se encuentra ‹‹La Chambre du Pape››, el papa normalmente duerme en ella acompañado de los Caballeros de la Orden de los Cubicularios que se encargan de su servicio.

En esta habitación también se daban audiencias particulares para asuntos de la máxima discreción. La sala esta ventilada mediante una apertura en la parte alta, tiene una chimenea en la esquina, y esta iluminada mediante dos ventanas que se cubrían por razón de tener un sencillo hule pintado con motivos decorativos. El mobiliario que se exponen no pertenece a los originales desaparecidos.

A la elección del Papa Clemente VII, la habitación se amueble con un mobiliario digno de reyes, se pone una cama con cortinas de terciopelo carmesí y tafetán esmeralda, además, de una silla, taburetes y varios baúles dispuestos a los largo de las paredes, en los que servían para guardar la ropa del pontífice.

Las paredes se decoran con pinturas en tempera en un fondo azul, las motivos son en temas vegetales con hojas y ramas que sujetan a aves y ardillas. Las arcadas de las ventanas hacen un efecto óptico que sostienen jaulas de pájaros tratadas en perspectiva.

La unión constructiva entre el Palacio Viejo y el Palacio Nuevo, constituye ‹‹La Chambre du Cerf››. En la planta baja se encontraba las saunas donde el Papa tomaba sus relajantes baños. En el papado de Clemente VI se instalo una cama y una biblioteca particular. Las paredes se pintaron con frescos con motivos de caza y de pesca, su nombre proviene de la escena de la caza del ciervo, aunque esta pintura fue eliminada en el siglo XVIII. El techo esta totalmente decorado, las paredes cuenta con dos frisos pintados con bosques, con grandes árboles de diversas especias cargados de flores y frutos. Esta habitación esta decorada con escenas profanas que posteriormente fue muy recurrente en el arte de Francia y de Italia, creando un efecto naturalista.

La sacristía Norte esta situada en la unión del ala Sur que transcurre de Este a Oeste. Tiene una forma irregular con dos tramos abovedados sobre arcos ojivales. Esta sala es empleada por el Papa para cambiar sus vestiduras durante las ceremonias que tiene lugar en la Grande Chapelle.

La sala construida por Clemente VI se la llama Grande Chapelle, se dedica a la veneración de los apóstoles Pedro y Pablo. Edificada en una planta con nave única con 52 metros de largo y 15 metros de ancho con una altura que supera los 20 metros. La nave se divide en siete tramos con columnas nervadas empotradas sobre los muros. Carecen de ningún tipo de ornamentación pero en la actualidad se ven pintados blasones en el muro Este y Oeste que fueron realizadas en el siglo XVI y XVII.

La torre de Saint Laurente fue construida por Inocencio VI, tenia el uso como vestidos de los Cardenales. En el siglo XIV, el vestidor se emplea como sacristía y es aprovechada por los cardenales para hacer sus hábitos sacerdotales. Posteriormente, en los siglos XVII y XVIII se instala en esta sala el Auditor General, presidente de la Rota. En la actualidad tiene las figuras yacientes de los papas Clemente V, Clemente VI, Inocencio VI y Urbano V, aunque ningún Papa fue enterrado en el palacio.

Pasando al ala de los grandes dignatarios se encuentra la nueva ‹‹Chambre du Camérier›› es un espacio para la administración pontificia abierto bajo el reinado de Clemente VI. En este piso se encuentra las dependencias de camarero sacro, la de los notarios del tesoro, la cámara del Trésor y la cámara de los Herses.

La siguiente sala es la ‹‹La Chambre des Notaires›› se trata de la sala de los notarios de la Cámara Apostólica, son los encargados de atender los asuntos financieros, de preparar los contratos y las cartas de la Cámara, también ejercen de auditores de los recaudadores.

Saliendo al exterior se llega a la ‹‹Terraza de los Grandes Dignatarios›› situada en la parte alta de los edificios del Palacio Nuevo, el Grand Promenoir y el ala de los Grandes Dignatarios.

En lo alto del Tour d’Angle tiene un saledizo que ofrece una magnifica vista sobre la plaza de los Papas y la vista llega hasta Villeneuve-lés-Avignon, el río Ródano y la ciudad de Avignon a sus pies.

Bajamos y vemos la Portada y Logia de la Grande Chapelle, poco queda de la ornamentación que estuvo decorado con grandes personajes. Solamente queda uno, sin cabeza, situado en la parte central, se identifica con San Pedro, al que se dedica la veneración de la Gran Capilla. El dintel se corona con una doble puerta que representa el Juicio Final, de las demás ornamentaciones solamente quedan las figuras que representan a unos malvados que lanzan llamas del infierno. En los rodapiés de las jambas se conservan mejor.

La salida del recinto se hace a través de la ‹‹Gran Escalera de Honor›› que asciende hasta la Gran Chapelle. Esta construida en dos tramos rectos apoyados sobre un muro central, es un modelo que se encontraba solo en Italia. Se encuentra iluminada por ventanas que dan al patio y se halla flanqueada por habitaciones que se empleaban para los puestos de guardia.

Llegando al ala meridional se localiza la sala de la Grande Audiencia. Tiene las mismas proporciones de la Gran Chapelle, que se halla situada en el piso de arriba. Fue construida por Jean de Louvres, tiene las dimensiones de: 52 metros de largo por 16,80 metros de ancho y 11 metros de alto. La planta esta dividida en dos naves, la bóveda con arcos ojivales descansa sobre cinco pilares con nervaduras.

Esta sala era utilizada por el Tribunal de las Causas Apostólicas, era un órgano judicial permanente e inapelable, organizado por un colegio de auditores. A partir de 1336 se denomina Tribunal de la Rota, palabra que viene del latín que significa “rueda”, debido a la forma de la circular del banco donde se sientan sus miembros, sobre las bovedillas todavía se pueden ver los frescos de los dieciocho profetas del Antiguo Testamento, falta la decoración del Calvario que fue destruida en el siglo XIX.

Saliendo a la Plaza del Palacio se encuentra la Catedral de Aviñón dedicada a la veneración de Notre-Dame-des-Doms. Fue construida en el siglo XV y posteriormente en el siglo XVIII fue reformada debido a los daños producidos durante la Revolución Francesa. Destaca por la sólida torre que se halla rematada con la figura de la Virgen dorada que data de 1859.

En el exterior, el frontón triangular, se aprecian las huellas de la semejanza con los frescos de Simona Martín pintados en el consistorio del Palacio de los Papas. El campanario fue dañado durante su asentamiento del palacio en 1405 y se reconstruyo sin aguja.

El interior, el templo tiene una planta con una sola nave, se entra atravesando el nartex que contiene una ornamentación clasicista. En los laterales se encuentran encajonadas las capillas laterales y la tribuna del siglo XVII y una cúpula románica sobre el crucero, a la izquierda tiene la capilla de san Juan, construida en el siglo XV, destaca por el Ecce Homo de piedra del siglo XVI. En las naves se conservan lienzos de N Mignard y R. Levieux; en el coro, una cátedra episcopal de mármol del siglo XII con los símbolos de los evangelistas San Marcos y San Lucas. Al fondo de la nave derecha esta la capilla de los Apóstoles, junto a la sacristía, destaca por la tumba gótica de Juan XXII, además de las pinturas de P. Mignard y P. Parrocel.

En el exterior y en el lado izquierdo de la catedral se una explanada llamada Rocher-des-Doms, un terreno elevado convertido en un parque público, desde donde se puede ver unas hermosas vistas del río Ródano y el puente de Saint-Benézet.

Después de visitar el Palacio de los Papas caminamos entre las estrechas calles en dirección al río Ródano para ver el puente de San Bénézet; la vista es de pago y esta incluida en la entrada al Palacio de los Papas; se realiza mediante un audio-guía gratuita que nos sumerge en las leyendas, fábulas y mitos de Aviñón.

El puente de San Bénézet es mundialmente conocido como el puente de Aviñón. Su construcción comenzó en el año 1.117 para sustituir al maltrecho puente de madera que medía 900 metros de largo y estaba formado por 19 arcadas.

Durante siglos esta región estuvo sometida a las crecidas del río Ródano, en unas de ellas el puente fue destruido varias veces siendo siempre reconstruido. El rey Luis XIV se negó a reconstruirlo tras la definitiva avenida producida en el siglo XVII y desde entonces el puente tiene la mitad en pie.

El puente tal como le conocemos cuenta la leyenda que fue construido en 1177 gracias al milagro del pastor Benezet, que había llegado de las montañas de Ardeche con el firme propósito y siguiendo los dictados por Dios para construir un puente eterno sobre la ciudad de Avignon y salvar las calamidades que se producían río abajo cada vez que hacia crecidas en el río Ródano.

Encontró por el camino un ángel que lo condujo ante el obispo de Aviñón. Éste le hizo pasar una prueba, que consistía en levantar una piedra tan pesada que ni siquiera 30 hombres habrían podido moverla. Bénézet dotado de una milagrosa fuerza la levantó y la llevó a la orilla del río, siendo ésta la primera piedra del puente. La gente entusiasmada improvisó una suscripción pública que hizo posible su construcción.

En realidad el puente fue obra de Bénézet y de sus 24 hermanos (sacerdotes) que conformaron una hermandad, además del apoyo de un rico mecenas que formaron “La Hermandad del Puente” para la construcción de un puente gótico de piedra sobre los restos de la estructura de madera del siglo XII, luego fue explotado mediante peajes, gracias a que formaba parte de una de las rutas de peregrinación entre Francia y España y se convertiría en un elemento de comunicación esencial para la construcción de la corte Papal en Avignon. Posteriormente, los Cardenales se fueron trasladando hacia la vecina Villeneuve para escapar de los que llamaban a Avignon como la ciudad más sucia y maloliente de la tierra, en esos momentos el puente era punto de unión entre los palacio de los cardenales (Villeneuve) y el Palacio de los Papas (Avignon).

Los Papas cada vez que salían de Avignon rezaban en la capilla de San Bénézet como agradecimiento al santo de su obra y ofrecían como un regalo un florín.

El cardenal Blandiac en 1377 ordena pavimentarlo porque se habían registrado muchos accidentes por deslizamientos y caídas al río Ródano.

Actualmente solamente quedan 4 de sus 22 arcadas y todavía se mantiene en pie la Chapelle Saint Nicolás, se llamaba así por que se veneraba como patrón de los marineros del Ródano, pero también se la conoce como la capilla de Saint Bénézet en honor a su constructor, esta formada por un santuario romano y uno gótico donde fue enterrado Bénezet, luego más tarde su cuerpo fue exhumado y llevado a la iglesia de los Celestinos de donde desapareció durante la Revolución Francesa.

Los restos del puente fueron declarados como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

El Ponte de Saint Benezet ha logrado en todo el mundo la fama gracias a la canción “Sur le Pont d'Avignon”, originalmente compuesto (aunque con una melodía diferente) en el siglo XVI por el músico Pierre Certon. Posteriormente, se hizo otra versión más moderna en el siglo XIX, obra Adolphe Adam que lo incluyó en una zarzuela en 1853 llamada L'Auberge Pleine. El título original era Sous le Pont d'Avignon (bajo el puente de Avignon ), porque en la Edad Media se hacían fiestas populares en la Isla de la Barthelasse, que se encuentra bajo los arcos del puente original. La canción fue popularizada por una opereta de 1876, podéis escuchar esta canción en este enlace: Sur le Pont d'Avignon.

Subimos hasta llegar a la Plaza de l’Horloge es la plaza por excelencia típica de una ciudad Francesa, se encuentra sombrada de plátanos y rodeada de edificios del siglo XIX, entre los que destacan el Hôtel de Ville, construido entre 1845-1851; incluye la antigua torre del reloj de los siglos XIV y XIV, a su lado esta el Teatro, también construido en la época del Ayuntamiento, entre 1846-1847, y en lado opuesto se halla la Maison Jean Vilar, sede del festival de Avignon.

La plaza esta muy animada al atardecer cuando comienzan las luces de la noche que iluminan el mercadillo de Navidad de Avignon. Como capital de la Provenza tiene sus propias tradiciones diferentes a las alsacianas, aquí se celebra el Noël desde el 26 de noviembre hasta el 1 de enero de 2012, en horario de 9,30 a 19,00 horas. Nada tiene que ver con algunos de los mercadillos que hemos visto. Sobre sesenta artesanos y comerciantes se establecen en el corazón de la ciudad en casas de madera donde ofrecen productos de artesanía provenzales, estatuillas, textiles, cerámicas, etc. amenizados con danzas y cantos populares de la región.

Nos marchamos de Avignon, cogemos la navette (bus) gratuito que nos lleva al parking de autocaravanas. A primera hora de la tarde nos desplazamos hasta un área próxima a la frontera de Francia con España y para dejar para el siguiente día el tramo más largo del viaje hasta Madrid. Le pido al tom-tom que busque un área con esas características y me indica que en la población costera de Port Leucate que se encuentra a uno 450 Km. de Avignon hay dos áreas de autocaravanas.

Hasta allí nos desplazamos. El clima parece que ha hecho una tregua y podremos conducir como si estuviéramos en plena época estival. En Port Leucate llegamos pasado las 22,00 horas, parece una ciudad costera fantasma, vemos un área en plena playa, el camping parece estar cerrado o quizás por la noche no esta abierto, seguimos hasta llegar al área que hemos indicado que es el más cercano a la ciudad. En estos momentos hay una veintena de autocaravanas todas ellas durmiendo, en la entrada hay una indicación que es de pago pero esta tachado y pone fecha de comienzo del pago en el mes de abril de 2012 (8 euros).

Las coordenadas GPS del área de autocaravanas en Port Leucate son N 42.89936 // E 3.05393; hasta este momento hemos recorrido 2922 km.


Día 11 de diciembre (domingo)

Ruta: Port Leucate (Francia)- Madrid 826 Km.
Hemos dormido plácidamente con el único ruido del batir de la olas, nada más levantarme me doy una vuelta por la inmensa playa, esta muy sucia y descuidada toda llena de botes de plásticos y muchas ramas y árboles, me parece muy diferente al mar Mediterráneo que estoy acostumbrado a ver en España, la luz es diferente y también el color del mar, incluso el olor me es desconocido, quiero pensar como estará este lugar cuando llegue los meses del verano.

Después de vaciar las aguas grises y para transitar más ligeros, partimos enseguida para hacer el último esfuerzo de este viaje, solamente nos separan 826 Km. hasta Madrid, dentro de una carretera tediosa que esta en obras de ampliación y que sabemos que no podremos hacer muchas paradas para no llegar muy tarde.

Antes de llegar a Zaragoza hay una curiosa referencia sobre la autopista de peaje y es el puente que designa el punto geográfico en que coincide con el meridiano de Greenwich, se encuentra situado en el kilómetro 82 de la AP-2 y indica las coordenadas N41.51213 // E 0.00000; aprovechamos para tomar unas fotografías de esta reseña del viaje.

Viajamos pendientes del tráfico pero incluso yo diría que es mucho menos denso que cualquier domingo normal, lo cual nos hace llegar a nuestro destino sin ninguna incidencia.

Llegamos a Madrid, miro el contador parcial del vehículo y me indica que en este viaje hemos recorrido 3748 Km., los doy por bien aprovechados.

CONCLUSIONES
Durante este viaje hemos tenido la oportunidad de ver una zona de Francia desde una perspectiva muy especial es la que nos condiciona el invierno, con un frió y lluvias permanentes nos ha ofrecido una imagen muy diferente a la que estamos acostumbrados durante nuestros viajes estivales porque principalmente aprovechamos mucho más el tiempo gracias a la luz.

Habíamos reservado en este viaje unas ciudades un poco alejadas del circuito principal de poblaciones con un unitario carácter bien marcado por la arquitectura alsaciana más cercana a Alemania que a Francia. En esta ocasión hemos visto ciudades que se han integrado más bajo la Revolución Francesa.

La mayoría de los alsacianos recibieron con un entusiasmo en un primer momento las ideas que provenían de Francia vía Revolución, estamos en el periodo que abarca entre 1789 y 1815.

La región de Alsacia fue dividida en dos departamentos: Bajo Rin y Alto Rin, y el nombre de Alsacia desaparece del mapa. La sociedad compuesta por los protestantes y los judíos obtiene la igualdad de derechos civiles y profesionales. Los únicos que ofrecen resistencia son el clero que se niegan a jurar la nueva constitución.



El temor de la población va en aumento con la prohibición de expresarse en el dialecto alsaciano y es sospecho de ser contrarrevolucionario e impone el francés como única lengua; la prohibición de cualquier forma de la vida religiosa con el cierre de las iglesias y el destierro de los curas. Se forma una nueva burguesía favorable a Francia gracias a la integración de ciertos valores. El río Rhin se convierte en la frontera nacional de Francia que además de militar tiene un amplio carácter económico. Napoleón consigue la pacificación religiosa con la firma del Concordato de 1801 y amplias leyes que reconocen el protestantismo y para los judíos, textos que aún siguen en vigor. En Estrasburgo se produce uno de los hechos que unen definitivamente Francia-Alsacia, cuando un oficial de la guarnición Rouget de Lisle (1760-1836) compuso en 1792 el ‹‹El Canto de Guerra de Ejercito del Rin›› que se convertiría en el himno nacional de Francia “La Marsellesa”. Un ejemplo que la gran pantalla nos he llevado al cine es en la película Casablanca cuando los oficiales del ejercito alemán están cantando en el Café de Rick, todo el mundo se revela para cantar el himno nacional francés, podréis ver la escena aqui, quizás la ciudad marroquí pueda reflejar lo que supuso en la rivalidad entre Francia y Alemania por culpa del dominio de Alsacia.

-FIN-
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal