S ap/CE/2/9 original: Español/Francés/Inglés fecha



Descargar 196.54 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión06.10.2017
Tamaño196.54 Kb.
  1   2   3   4   5


OMPI



S

AP/CE/2/9

ORIGINAL: Español/Francés/Inglés

FECHA: 17 de junio de 1998

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

GINEBRA

COMITÉ DE EXPERTOS
SOBRE UN PROTOCOLO RELATIVO A LAS
INTERPRETACIONES O EJECUCIONES AUDIOVISUALES


Segunda sesión

Ginebra, 8 a 12 de junio de 1998

informe


aprobado por el Comité

I. INTRODUCCIÓN


1. De conformidad con la decisión adoptada por la Asamblea General de la OMPI en su vigésimo primer período de sesiones (véase el documento WO/GA/XXI/13, párrafo 205), el Director General de la OMPI convocó la segunda sesión del Comité de Expertos sobre un Protocolo relativo a las Interpretaciones o Ejecuciones Audiovisuales (denominado en adelante “el Comité”) en la Sede de la OMPI, en Ginebra, del 8 al 12 de junio de 1998.
2. Asistieron a la reunión expertos de los siguientes 93 Estados y de una organización intergubernamental, miembros del Comité: Alemania, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Azerbaiyán, Bahrein, Bangladesh, Belarús, Bélgica, Brasil, Brunei Darussalam, Burkina Faso, Camerún, Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Côte d’Ivoire, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos de América, Ex República Yugoslava de Macedonia, Federación de Rusia, Filipinas, Finlandia, Francia, Ghana, Grecia, Guyana, Hungría, India, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Jordania, Kazajstán, Kenya, Kirguistán, Letonia, Libia, Luxemburgo, Malasia, Malawi, Malí, Malta, Marruecos, Mauricio, México, Mongolia, Namibia, Nigeria, Noruega, Nueva Zelandia, Países Bajos, Pakistán, Paraguay, Perú, Portugal, Qatar, Reino Unido, República Checa, República de Corea, República de Moldova, República Dominicana, Rumania, Senegal, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Sudán, Suecia, Suiza, Tailandia, Trinidad y Tabago, Ucrania, Uruguay, Uzbekistán, Venezuela, Viet Nam, Zambia y la Comisión de las Comunidades Europeas.
3. Asistieron a la reunión, en calidad de observador, representantes de las siete organizaciones intergubernamentales siguientes: Organización Internacional del Trabajo (OIT), Organización Mundial del Comercio (OMC), Organización Meteorológica Mundial (OMM), Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Liga de los Estados Árabes (LEA), Organización de la Conferencia Islámica (OCI) y la Organización de la Unidad Africana (OUA).
4. Asistieron a la reunión, en calidad de observador, representantes de las 41 organizaciones no gubernamentales siguientes: Agencia para la Protección de Programas (APP), Agrupación Europea Representante de los Organismos de Administración Colectiva de los Derechos de los Artistas Intérpretes o Ejecutantes (ARTES EEIG), Asociación Americana de Comercialización Cinematográfica (AFMA), Asociación Americana del Derecho de la Propiedad Intelectual (AIPLA), Asociación de Abogados Americanos (APA), Asociación de Organizaciones Europeas de Artistas Intérpretes (AEPO), Asociación de Televisiones Comerciales Europeas (ACT), Asociación Internacional de Radiodifusión (AIR), Asociación Internacional para la Protección de la Propiedad Industrial (AIPPI), Asociación Literaria y Artística Internacional (ALAI), Asociación Nacional de Organismos Comerciales de Radiodifusión (NAB-Japón), Asociación Nacional de Organismos de Radiodifusión (NAB), Asociación para la Gestión Internacional Colectiva de Obras Audiovisuales (AGICOA), Cámara de Comercio Internacional (CCI), Centro de Investigación e Información en materia de Derecho de Autor (CRIC), Comité “Actores, Intérpretes” (CSAI), Confederación Internacional de Sociedades de Actores y Compositores (CISAC), Federación Americana de Artistas de Televisión y de Radio (AFTRA), Federación Europea de Sociedades de Productores para la Gestión Conjunta de la Copia Audiovisual Privada (EUROCOPYA), Federación Iberolatinoamericana de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (FILAIE), Federación Internacional de Actores (FIA), Federación Internacional de Asociaciones de Distribuidores Cinematográficos (FIAD), Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPF), Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI), Federación Internacional de Músicos (FIM), Federación Internacional de Organizaciones de Derechos de Reproducción (IFRRO), Federación Internacional de Videogramas (IVF), Federación Mundial de Escuelas de Música (FMEM), Instituto Interamericano de Derecho de Autor (IIDA), Instituto Latinoamericano de Alta Tecnología, Informática y Derecho (ILATID), Instituto Max Planck para el Derecho Extranjero e Internacional sobre Patentes, Derecho de Autor y Competencia (MPI), Intellectual Property Owners (IPO), Internacional de Medios de Comunicación y Espectáculos (MEI), International Affiliation of Writers Guilds (IAWG), International DOI Foundation (IDF), International Intellectual Property Alliance (IIPA), Liga Internacional del Derecho de Competencia (LIDC), Organización de la Televisión Iberoamericana (OTI), Unión de Radiodifusión de Asia y el Pacífico (APU), Unión de Radiodifusiones y Televisiones Nacionales de África (URTNA) y Unión Europea de Radiodifusión (UER).
5. Se adjunta la lista de participantes (Anexo) al presente informe.

II. APERTURA DE LA REUNIÓN


6. Un representante de la Oficina Internacional de la OMPI dio la bienvenida a los participantes y declaró abierta la sesión en nombre del Director General de la OMPI.

III. ELECCIÓN DE LA MESA


7. Por unanimidad, el Comité eligió Presidente al Sr. Jukka Liedes (Finlandia), y Vicepresidentes a la Sra. Hilda Retondo (Argentina) y al Sr. Chang Cheng (China).

IV. EXAMEN DE CUESTIONES CONCERNIENTES A UN PROTOCOLO


RELATIVO A LAS INTERPRETACIONES O EJECUCIONES AUDIOVISUALES
Base de los debates y plan de trabajo
8. Los debates se basaron en los siguientes documentos:
– propuestas y otras presentaciones recibidas de los Estados miembros de la OMPI y de la Comunidad Europea (documento AP/CE/2/2);

– propuesta de la República de Corea (documento AP/CE/2/3);

– propuesta de los Estados Unidos de América (documento AP/CE/2/4), con un Corrigéndum (documento AP/CE/2/4 Corr.);

– propuesta de Argelia, Burkina Faso, Camerún, Ghana, Kenya, Malawi, Malí, Marruecos, Namibia, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, Sudán, Togo y Zambia (documento AP/CE/2/5);

– informe de la Reunión Regional de Consulta para Países de América Latina y el Caribe, presentado en nombre de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guyana, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Trinidad y Tabago, Uruguay y Venezuela (documento AP/CE/2/6);

– cuadro comparativo de las propuestas recibidas hasta el 3 de junio de 1998 (documento AP/CE/2/7); e



– informe de la Reunión Regional de Consulta para Países de Asia y el Pacífico, presentado en nombre de Bangladesh, Brunei Darussalam, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, India, Indonesia, Malasia, Mongolia, Pakistán, Qatar, República de Corea, Singapur y Tailandia (documento AP/CE/2/8).
9. El Presidente propuso el procedimiento siguiente: primero, las delegaciones que redactaron propuestas las presentarían; las demás delegaciones podrían informar acerca de nuevos acontecimientos en una declaración general; segundo, se examinarían puntos seleccionados, dejando de lado aquellos respecto de los que hubiere un alto grado de convergencia; tercero; se elaborarían las conclusiones, en relación con la labor futura.

Presentación de propuestas y observaciones generales
10. La Delegación de Bangladesh, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Asiático, introdujo el Informe de la Reunión Regional de Consulta del Grupo (documento AP/CE/2/8) y subrayó las posiciones adoptadas en dicho informe. Concluyó diciendo que el Grupo Asiático esperaba que los debates fuesen fructíferos a la luz de las nuevas propuestas que pudieran presentarse en la sesión. El Grupo Asiático estimó que los debates de esta sesión conducirían, en última instancia, a la concertación de un nuevo Protocolo sobre Interpretaciones o Ejecuciones Audiovisuales, sobre la base de un consenso que sea aceptable y benéfico para todos los Estados miembros.
11. La Delegación de Côte d’Ivoire dijo que debería considerarse que la propuesta de los Estados Africanos, contenida en el documento AP/CE/2/5, también fue efectuada en nombre de Côte d’Ivoire.
12. La Delegación de China dijo que lamentaba la falta de interpretación y de traducción de los documentos en chino y árabe.
13. La Delegación de la Comisión de las Comunidades Europeas reiteró los antecedentes de la propuesta de la Comunidad Europea y sus Estados miembros (documento AP/CE/2/2), y efectuó su presentación. La Comunidad Europea y sus Estados miembros ya habían propuesto, en la Conferencia Diplomática de 1996, la inclusión total de las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales y que, como compromiso, habían aprobado el WPPT y la Resolución de la Conferencia sobre interpretaciones o ejecuciones audiovisuales. La idea central de su propuesta giraba en torno a una protección significativa para las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales. Cada vez era menos precisa la línea de demarcación entre las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales y las sonoras, por ejemplo, en lo relativo a los videogramas y ciertos productos multimedios. La propuesta tampoco era ajena a las características particulares de la producción cinematográfica. En la Unión Europea, los artistas intérpretes o ejecutantes ya contaban con una protección en pie de igualdad, tanto respecto de las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales como las sonoras, y que dichas reglas también eran aplicadas en beneficio de las industrias cinematográficas. La estructura de la propuesta consistía en mantener el principio de un Protocolo del WPPT, en armonía con lo dispuesto en la Resolución. La calidad de miembro en el Protocolo quedaría reservada a las Partes Contratantes del WPPT. El Artículo 3 de la propuesta debería ser interpretado como un incentivo para adherirse al Protocolo; en términos generales, la propuesta subrayaba el hecho de que las soluciones presentadas en el WPPT eran adecuadas con algunas modificaciones pertinentes.
14. La Delegación de Australia explicó que no había formulado una propuesta puesto que las consultas sobre el tema aún seguían en curso en su país, pero que ello no era óbice para seguir participando activamente en los debates.
15. La Delegación del Japón, al recordar su contribución contenida en el documento AP/CE/2/2, afirmó que el Comité ad hoc mencionado en dicho documento aún no había concluido sus debates. Por consiguiente, la Delegación no se encontraba aún en posición de formular propuestas, pero contribuiría activamente en los debates futuros.
16. La Delegación de la República de Corea, al presentar su propuesta (documento AP/CE/2/3), subrayó la importancia de la transferibilidad de los derechos patrimoniales. Debería prestarse particular atención a las cuestiones relacionadas con los beneficiarios y el trato nacional. Aunque expresó su acuerdo a la concesión de un derecho de fijación y de un derecho de radiodifusión y de comunicación al público respecto de las interpretaciones o ejecuciones no fijadas, y un derecho de reproducción y de puesta a disposición respecto de las interpretaciones o ejecuciones fijadas, tal como estaba previsto en el WPPT, la Delegación expresó su oposición a los derechos morales, el derecho de alquiler y la protección retroactiva.
17. La Delegación de los Estados Unidos de América, al explicar su propuesta (documentos AP/CE/2/4 y AP/CE/2/4 Corr.), expresó que, junto con la industria cinematográfica de los Estados Unidos y las agrupaciones de artistas intérpretes o ejecutantes, había estado elaborando una propuesta destinada a satisfacer las necesidades de ambos grupos. La propuesta constituía un hito en la política de derecho de autor de los EE.UU.; se trataba de la primera vez que se realizaba una propuesta completa y afirmativa, que contuviera derechos morales y patrimoniales. Se diferenciaba del WPPT en varios aspectos: los derechos morales no debían estar en conflicto con la explotación normal de la producción fílmica. Se preveía que la explotación normal incluyera la utilización de nuevas tecnologías y los nuevos formatos de los medios de comunicación. La presunción refutable de cesión de los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes a los productores debía aplicarse a todos los derechos exclusivos de autorización, mas no a los derechos de remuneración ni a los derechos morales.
18. La Delegación de Sudáfrica, en nombre de ciertos Estados de África, destacó tres elementos característicos de la propuesta de esos Estados (documento AP/CE/2/5): en primer lugar, si bien en el Artículo 4 el punto de partida consistía en una disposición fuerte sobre trato nacional, como en el Convenio de Berna, el párrafo 2) concedía a las Partes Contratantes el derecho de limitar esa obligación sobre la base de la reciprocidad, en forma similar al Artículo 16 de la Convención de Roma. En segundo lugar, se concebía el derecho de alquiler en forma similar a la del Artículo 11 del Acuerdo sobre los ADPIC. En tercer lugar, la ausencia de un derecho de radiodifusión y de comunicación al público significaba únicamente que se había decidido postergar la cuestión hasta tanto se hubieran celebrado consultas en los ámbitos regional o nacional.
19. La Delegación de Ghana confirmó que en ese momento respaldaba la propuesta del documento AP/CE/2/5. La Delegación expresó que, en sus consultas nacionales, los productores se opusieron a conceder derechos a los artistas intérpretes o ejecutantes. Los productores sugirieron que los contratos y los acuerdos debían regir la protección de los artistas intérpretes o ejecutantes para que la explotación normal de la obra no resultara entorpecida en forma irrazonable por los artistas intérpretes o ejecutantes. Sin embargo, en la Reunión Regional de Consulta para Países Africanos, se decidió remitir la cuestión a la legislación nacional.
20. La Delegación de Jamaica presentó el Informe de la Reunión Regional de Consulta para Países de América Latina y el Caribe (documento AP/CE/2/6) en nombre de los quince países representados en ella. Las propuestas contenidas en el Informe constituían una posición común de esos países. La Delegación expresó el deseo de que la reunión hiciera más factible la adopción de un Protocolo.
21. La Delegación del Uruguay se refirió a la reserva pronunciada por el representante del país en Quito, con respecto al contenido del Título X del Informe, y dijo que todavía no estaba en condiciones de pronunciarse, por no existir un consenso nacional, fundamentalmente en razón de la inquietud manifestada por algunas partes interesadas en el sentido de analizar si en las propuestas no podrían estar reconociéndose derechos patrimoniales que quizás superaran los de los autores.
22. La Delegación de la Argentina explicó que, en Quito, el representante de la Argentina se pronunció también a favor de otorgar el derecho de radiodifusión y de comunicación al público, pero que aún no fue posible lograr un pleno acuerdo. También dijo que la Delegación prefería que en el Protocolo se formularan disposiciones completas sin recurso a la técnica de referencia “mutatis mutandis”. Finalmente, consideraba que el contenido de la propuesta presentada por los Estados Unidos de América constituía un aporte importante.
23. La Delegación de Colombia, adhiriéndose a los resultados de Quito, se declaró muy interesada en las propuestas de los Estados Unidos de América sobre los derechos patrimoniales. Asimismo, consideraba que los derechos morales debían ser estudiados especialmente.
24. La Delegación del Brasil, refiriéndose al informe de la consulta regional del GRULAC, dijo que las cuestiones de los derechos morales y el trato nacional, entre otras, necesitaban una atención particular, y reservó su posición en cuanto al debate en detalle.
25. La Delegación de México manifestó que era necesario encaminar los esfuerzos hacia el logro de la elaboración de un Protocolo sobre interpretaciones y ejecuciones audiovisuales y, al respecto, su país se encontraba plenamente dispuesto a participar.
26. La Delegación de Chile declaró que Chile no había estado representado en Quito, pero se adhirió a las propuestas contenidas en el documento AP/CE/2/6, con excepción de las materias no consensuadas.
27. La Delegación de la India manifestó que la mayoría de sus opiniones y preocupaciones habían sido expresadas por la Delegación de Bangladesh, al presentar el resultado de la Reunión Regional de Consulta que tuvo lugar en Nueva Delhi. Recordó que la India contaba con una industria cinematográfica muy importante, que en ese momento era objeto de varias reformas, como la liberalización reciente de la economía y la financiación institucional, y que la industria cinematográfica comenzaba a disponer de seguros, inmediatamente después de que se le concediera el estatuto de “industria” a la actividad comercial cinematográfica. Los intereses de los artistas intérpretes o ejecutantes siempre habían recibido protección en la India, y la relación entre los productores y los artistas intérpretes o ejecutantes se basaba en la confianza y el acuerdo mutuos. La India quería mantenerse muy firme en lo que respecta a la cuestión de ampliar los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes a nuevas categorías de obras. En la India aún debía examinarse la cuestión de la aplicación de las disposiciones del WPPT. Ese país querría observar el funcionamiento en la práctica de los derechos respecto de las obras audiovisuales, antes de aventurarse a ampliar los derechos a los artistas intérpretes o ejecutantes respecto de las obras audiovisuales. Para recoger los beneficios de una legislación que amplíe los derechos a los artistas intérpretes o ejecutantes, era necesario contar con sociedades de recaudación fuertes en el campo de los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes en materia audiovisual. En la India, como en muchos otros países en desarrollo, el concepto de administración colectiva de los derechos aún debía consolidarse. Por lo tanto, debía limitarse la velocidad de la marcha hacia una Conferencia Diplomática.
28. El representante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) expresó que los estudios recientes encargados por la OIT, así como una reunión sobre convergencia de multimedios, celebrada por la OIT, había centrado su atención en los efectos que la convergencia de las tecnologías de la información y la comunicación, así como la internacionalización de los medios de comunicación y de las industrias del espectáculo, tendrían en el trabajo y las condiciones sociales de los artistas intérpretes o ejecutantes. Por una parte, los informes se referían tanto al aumento como a la disminución de las oportunidades de empleo. Por otra parte, existía cada vez más precariedad para los artistas intérpretes o ejecutantes en los arreglos contractuales. Ello había provocado una disminución en los niveles de protección por seguridad social, y dificultades en la protección de los intereses de los artistas intérpretes o ejecutantes mediante la representación colectiva por los sindicatos u otras organizaciones, especialmente en los países en desarrollo, en lo relativo a la remuneración, las horas de trabajo, la formación, y las cuestiones de seguridad y salud. Sin duda, esta situación generaba riesgos para la protección del patrimonio cultural y de los derechos de los creadores, a largo plazo. Por lo tanto, la OIT recibía con agrado la adopción de toda medida que aumentara el nivel de protección de los artistas intérpretes o ejecutantes respecto de la interpretación o ejecución audiovisual. La protección de los derechos y las condiciones de trabajo de los artistas intérpretes o ejecutantes era fundamental, puesto que su talento y creatividad representaban un recurso valioso en el mundo actual, donde el espectáculo desempeñaba un papel cada vez más importante en las vidas de millones de personas de muchos países. La OIT estaba profundamente interesada en las deliberaciones del Comité y hacía votos por un resultado satisfactorio.
29. El Representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), recordó que durante la Conferencia Diplomática de 1996 su Organización había expresado el anhelo de que las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales se incluyeran en el WPPT. Constató con gran satisfacción que actualmente ese anhelo era compartido y que su desarrollo se profundizaba en las distintas propuestas sometidas al Comité. En ello percibía un consenso a favor de una protección internacional de los artistas que contribuiría a mejorar su condición en todas las formas de la explotación de las fijaciones audiovisuales. Se declaró optimista en cuanto a la posibilidad de lograr un acuerdo equilibrado.
30. Una observadora de la Federación Internacional de Actores (FIA) destacó que su Organización había dedicado muchos años de trabajo a esas cuestiones. Reconoció que los artistas intérpretes o ejecutantes en el campo audiovisual debían contribuir al funcionamiento práctico de sus derechos, en particular mediante el establecimiento de sistemas de administración colectiva, pero que también necesitaban tener una presencia en el derecho internacional y una voz en el diálogo sobre la utilización de las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales en un entorno digital. En particular, señaló la necesidad de una protección adecuada respecto de los derechos morales, de radiodifusión y de comunicación al público. La observadora reconoció que los sistemas nacionales existentes, relativos a los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes en el campo audiovisual, variaban, necesitaban armonización, y que ello había dado origen a diferentes posiciones, aun entre los propios artistas intérpretes o ejecutantes, que éstos intentaban conciliar. Destacó que no había desacuerdo en cuanto a la necesidad de aumentar el nivel internacional de protección de los artistas intérpretes o ejecutantes, sin menoscabar los niveles altos que se habían logrado en algunos países.
31. Un observador de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIAPF) destacó que por razones tanto jurídicas como económicas, no debía considerarse que las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales eran una mera subcategoría de las interpretaciones o ejecuciones sonoras. Las obras audiovisuales eran obras por derecho propio, con su propia protección por derecho de autor en virtud del Convenio de Berna. Las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales eran una parte integrante del conjunto, más que una simple fijación de una interpretación o ejecución. Desde el punto de vista económico, las inversiones en obras audiovisuales eran mucho mayores que en fonogramas y suponían miles de puestos de trabajo y millones de dólares de inversión. Asimismo, lanzó una advertencia contra las normas que implicarían incompatibilidades entre la protección del derecho de autor y los derechos conexos. En lo relativo a la cesión de derechos, indicó la tradición de concentrar todos los derechos en la persona del productor que puede entonces hacerlos valer frente a los usuarios.
32. Un observador de la Federación Iberolatinoamericana de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (FILAIE) se manifestó más propenso a preferir un protocolo del WPPT antes que un tratado separado, puesto que ello estaría en armonía con la decisión de la Conferencia Diplomática de diciembre de 1996, y simplificaría la labor preparatoria y los procedimientos de ratificación. Asimismo, indicó las similitudes de fondo con el objeto en cuestión. Destacó que una protección fuerte en la materia funcionaba correctamente en la Unión Europea, y destacó que sería esencial que el protocolo cubriera los derechos morales, también debido al escaso poder de negociación de muchos artistas intérpretes o ejecutantes.
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal