S cdip/13/13 original: ingléS fecha: 10 de noviembre de 2014 Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip) Decimotercera sesión Ginebra, 19 a 23 de mayo de 2014



Descargar 0.97 Mb.
Página6/18
Fecha de conversión04.03.2017
Tamaño0.97 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

PUNTO 7 DEL ORDEN DEL DÍA: EXAMEN DEL PROGRAMA DE TRABAJO RELATIVO A LA APLICACIÓN DE LAS RECOMENDACIONES ADOPTADAS (CONTINUACIÓN)
Examen del documento CDIP/12/5 – Decisión de la Asamblea General de la OMPI sobre asuntos relativos al CDIP


  1. El Presidente recordó que la Asamblea General adoptó una decisión sobre asuntos relativos al CDIP en su cuadragésima tercera sesión, en 2013. El Comité examinó este asunto en su duodécima sesión y decidió continuar el debate en la sesión actual con el fin de formular un informe y de emitir recomendaciones sobre la aplicación del mandato del CDIP y los mecanismos de coordinación a la Asamblea General en 2014. A continuación el Presidente invitó al Comité a reanudar el debate sobre este asunto.




  1. La Delegación del Japón, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, agradeció los esfuerzos del DAG por revisar su propuesta. No obstante, el Grupo también confirmó sus comentarios preliminares presentados en la anterior sesión del CDIP. El documento (CDIP/12/11) presentado en esa sesión no exponía nuevos fundamentos que justifiquen la necesidad de introducir un nuevo punto en el orden del día. El Grupo no tiene intención de exponer de nuevo su postura detalladamente. Sigue estando convencido de que la función que corresponde en general al Comité es debatir cuestiones específicas sobre la P.I. y el desarrollo. En realidad, esto ya se ha hecho sin el nuevo punto del orden del día que se propone. Algunos ejemplos son los preparativos de conferencias y/o seminarios sobre la P.I. y el desarrollo, o la contribución de la OMPI a la consecución de los Objetivos del Milenio (ODM) de las NN.UU., de la que se habla también en el documento CDIP/12/11 como uno de los motivos que justifican la inclusión del nuevo punto del orden del día. El Comité continuaría dando pleno cumplimiento al mandato otorgado por la Asamblea General en 2007 si analiza y continúa debatiendo sobre cuestiones específicas que atañen a la P.I. y el desarrollo. En lo que se refiere a los mecanismos de coordinación y las modalidades de supervisión, evaluación y presentación de informes, el Grupo considera que los organismos pertinentes no son todos los organismos de la OMPI. El texto deja esto absolutamente claro. La pertinencia es una cuestión que decide cada organismo por sí mismo.




  1. La Delegación de la República Checa, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico, señaló que sigue convencida de que el objetivo general del Comité es debatir exclusivamente cuestiones relacionadas con la P.I. y el desarrollo. La OMPI es una organización impulsada por sus Estados miembros. Su Reglamento General posibilita que se debatan, con carácter especial, cuestiones concretas relativas a la P.I. y el desarrollo. Así, el Grupo ha prestado atención a cuestiones relacionadas con la P.I. y el desarrollo incluidas en los documentos del CDIP, como la P.I. y la economía informal, la fuga de cerebros, el dominio público y otros. La labor que realiza el Comité acerca de las cuestiones conexas debe seguir haciéndose con carácter excepcional. Ese enfoque de excepcionalidad contribuye a la racionalización de los esfuerzos del Comité acerca de las cuestiones relacionadas con la P.I. y el desarrollo, así como a evitar duplicaciones en su trabajo. El Grupo está dispuesto a debatir cualquier cuestión relacionada con la P.I. incluida en el mandato del Comité. Las presentaciones realizadas durante las sesiones del Comité, los estudios especializados elaborados para el mismo, las actividades paralelas correspondientes y las reuniones de expertos sobre cuestiones relacionadas con la P.I. y el desarrollo son ejemplos valiosos de las posibles vías para abordar las cuestiones relacionadas con el desarrollo en la OMPI. Teniendo en cuenta todos estos aspectos, el Grupo está convencido de que se está cumpliendo el tercer pilar del mandato del Comité. El Grupo prefiere que el debate sobre esta cuestión quede cerrado en la sesión actual. Con respecto al mecanismo de coordinación, el Grupo considera que el Comité es el foro adecuado para que los Estados miembros intercambien sus conocimientos en una materia transversal como la de la P.I. y el desarrollo. El Comité debe seguir siendo la instancia más adecuada de la OMPI para debatir cuestiones complejas relacionadas con la P.I. y el desarrollo. Este enfoque debe seguir siendo el más eficiente tanto para los Estados miembros, como para la Organización y otros sectores interesados. Los propios órganos de la OMPI tienen derecho a decidir si son o no pertinentes en lo referente a la aplicación de las recomendaciones de la A.D. En este contexto, el Grupo recordó que la decisión de la Asamblea General sobre el mecanismo de coordinación habla de los órganos “pertinentes” y no de “todos” los órganos. Esta referencia indica claramente que existen órganos de la OMPI que no son pertinentes en lo que se refiere a las recomendaciones de la A.D. Por ello, el Grupo insiste en su postura de que sólo son relevantes los comités que se dedican a cuestiones de fondo de la P.I., esto es, el ACE, el SCT, el SCP, el SCCR y el CIG. Por ese mismo motivo, en su opinión, el PBC y el CWS no son relevantes.




  1. La Delegación de la India dijo que apoya plenamente las declaraciones que hizo sobre este punto del orden del día en la duodécima sesión. La Delegación cree firmemente que lo que expuso anteriormente debe formar parte de la labor del Comité.




  1. La Delegación de Kenya, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, se refirió a la cuestión de si algunos comités deberían quedar exentos de participar en el mecanismo de coordinación. Como señaló en su declaración general del lunes, al CWS le es aplicable el Programa 12 del presupuesto por programas de 2014-2015. En dicho programa se indica de forma clara que el CWS contribuye directamente a la aplicación de las recomendaciones 13 y 31 de la A.D. Por ello, la Secretaría ya ha establecido vínculos conforme a las instrucciones de los Estados miembros a fin de integrar la aplicación de las recomendaciones de la A.D. en los órganos y en la labor de la OMPI. Por tanto, la opinión expresada de que algunos comités deberían quedar exentos de participar en la aplicación de las recomendaciones de la A.D. resulta contradictoria. La labor del CWS gira en torno al ámbito de las normas técnicas, que se supone que ayudan a los Estados miembros a aplicar diversos aspectos del sistema de P.I. Por ello, en cuanto a la labor, la cuestión que atañe a las recomendaciones de la A.D. es tratar de equilibrar y tomar en consideración las diferentes necesidades de los Estados miembros sobre la base de sus respectivos niveles de desarrollo. Si los Estados miembros declarasen que desean establecer normas que no sean conformes con las recomendaciones de la A.D., con ello estarían indicando también que están dispuestos a pasar por alto, mediante esos comités, las necesidades de los países en desarrollo. No hay ninguna otra razón que justifique esta exención. Daría lugar a un precedente por el que los comités podrían bien desvirtuar o bien fortalecer los acuerdos alcanzados por otros comités. El Grupo se refirió a la aplicación de las recomendaciones de la A.D. en actividades normativas. Se puso el ejemplo de dos áreas, esto es, de una parte, los conocimientos tradicionales (CC.TT.), las expresiones culturales tradicionales (ECT) y los recursos genéticos y, de otra, el tratado sobre diseño, que reviste una gran importancia para los países en desarrollo. Las actividades normativas deberían tener en cuenta los intereses tanto de los países desarrollados como de los países en desarrollo. Existe la cuestión de cómo mantener un equilibrio entre ambos. Esto es algo que forma parte de las recomendaciones de la A.D. Cuando se desarrollan normas, es posible que los países no puedan asegurarse de que sus intereses son tenidos en cuenta en todos y cada uno de los aspectos. En última instancia, es preciso que consideren la cuestión desde una perspectiva global. Por ejemplo, si los países en desarrollo no logran que sus intereses sean tomados en consideración en el tratado sobre diseño, pero sí que queden cubiertos en relación con los CC.TT., eso podría considerarse como una situación de equilibrio. De eso tratan las recomendaciones de la A.D. Si el Comité señalase que algunos comités que establecen normas no están sujetos a las recomendaciones de la A.D., estaría diciendo también que se ha establecido un régimen que, de un modo u otro, estaría quitando con una mano lo que da con la otra. Eso sería inaceptable. El Comité debe seguir centrándose en el hecho de que la Organización debe servir los intereses de los países en desarrollo y de los países desarrollados. De no ser así, se corre el riesgo de que algunos países lleven a otros a una fiesta en la que no pueden participar ni disfrutar de la comida. Debe reconocerse que todos los Estados miembros tienen intereses. Si unos países esperan que los demás participen en negociaciones sobre cuestiones en las que están interesados, estarán obligados también a participar de buena fe en negociaciones sobre asuntos que interesen a los otros. El Grupo no va a negar los intereses ajenos. Pero tampoco quiere que se le nieguen los suyos. Ningún Comité debe quedar exento de participar en las recomendaciones de la A.D. El objetivo es asegurarse de que la P.I. funciona para todos los países de acuerdo con sus respectivos niveles de desarrollo. Es preciso que funcione tanto para los más desarrollados como para los menos desarrollados. Estos límites tienen que respetarse.




  1. La Delegación de Egipto, haciendo uso de la palabra en nombre del DAG, dijo que, en su opinión, no se puede hablar de modo más claro que como lo ha hecho la Delegación de Kenya acerca de por qué se está debatiendo la decisión de la Asamblea General. Es posible que algunos tiendan a olvidar las razones por las que se puso en marcha el CDIP y por las que se adoptaron las recomendaciones de la A.D., tras un proceso muy difícil y más de tres años de negociación. Ello fue posible porque una serie de Estados miembros están comprometidos con el impulso de reorientar la labor de la OMPI. Además, enseñó a otros Estados, inicialmente reacios, a implicarse en el proceso, y presentar propuestas y documentos para el establecimiento de una A.D. A su juicio, es mejor estar dentro que quedarse fuera. Por ello, el Grupo desea que todos los que están incluidos cumplan el mandato del CDIP. El mandato exige al Comité, entre otras cosas, que adopte una visión panorámica de todos los aspectos de la labor y el funcionamiento de la OMPI, de qué modo está orientada y apunta hacia el desarrollo. Ello implica, entre otras cosas, analizar el funcionamiento de la Secretaría y sus actividades normativas y órganos, la forma en que se presta la asistencia técnica, etcétera. Estos elementos se definen conforme a distintas categorías. Si la aplicación deja que desear en algunos aspectos, todos los miembros del Comité deben asumir que se está incumpliendo el mandato del Comité, e intentar dar cumplimiento al mismo. El tercer pilar del mandato del Comité le exige debatir las cuestiones relacionadas con la P.I. y el desarrollo. Ello vertebra toda la labor la Organización. La Asamblea General pidió al CDIP que emita un informe en 2014 sobre la aplicación del mandato del CDIP y sobre la aplicación de los mecanismos de coordinación. Para no resultar un fracaso, el informe debe cubrir las cuestiones de fondo. El Grupo no cree que las delegaciones quieran presentar ante la Asamblea General un fracaso tras otro, pues ello significaría que la Organización es disfuncional, al ser incapaz de debatir adecuadamente sobre los intereses de los Estados miembros. Como ha mencionado la Delegación de Kenya, no se excluirá ningún tema del debate, todos los Estados miembros podrán presentar aportes al mismo y se podrán establecer las prioridades. Sin embargo, un estancamiento no beneficiaría los intereses de ninguno de los miembros de la Organización.




  1. La Delegación de Bangladesh, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo de Asia y el Pacífico, afirmó que no tiene una postura unificada sobre esta cuestión específica. No obstante, la mayoría de sus miembros consideran que el CWS y el PBC son comités relevantes para el mecanismo de coordinación.




  1. La Delegación del Brasil dijo que está de acuerdo con las opiniones expresadas por el DAG y el Grupo Africano. Aludió a algunas de sus intervenciones iniciales, e insistió en que la A.D. es algo más que simplemente una o dos actividades de la Organización. Como señaló en su primera intervención, se supone que la A.D. debe cambiar el modo en que funciona la Organización. Por ello, no es posible precisar qué comités deben continuar con lo acordado cuatro años atrás. Los debates en el seno del CWS abordan aspectos y elementos diferentes del mandato, especialmente los relativos a la asistencia técnica, pero no se limita a ellos. Como ha señalado el Grupo Africano, el establecimiento de normas técnicas debe tener en cuenta los distintos niveles de desarrollo de los países. En este sentido, no es posible especificar qué comités deben actuar según lo acordado. La redacción de la decisión de la Asamblea General es bastante clara en su afirmación de que todos los comités están en pie de igualdad. El Comité debe guiarse por ello en su debate sobre este asunto.




  1. La Delegación de Grecia, haciendo uso de la palabra en nombre de la UE y sus Estados miembros, dijo que ha tomado nota de la decisión de la Asamblea General sobre asuntos relativos al CDIP. La OMPI ha realizado grandes avances en la aplicación de las recomendaciones de la A.D., como ha destacado varias veces el Director General. El objetivo principal del CDIP es, por definición, debatir acerca de la P.I. y el desarrollo. Este objetivo lo está logrando satisfactoriamente. En ese sentido, el Comité cumple íntegramente con su mandato. En lo que se refiere al mecanismo de coordinación, el CDIP y otros órganos han invertido mucho tiempo en debatir la aplicación de este mecanismo. La UE y sus Estados miembros saben que existen diferentes interpretaciones sobre el significado de la expresión “órganos de la OMPI pertinentes”. La UE y sus Estados miembros reiteraron su postura de que cada órgano de la OMPI debe decidir por sí mismo si es pertinente a los efectos del mecanismo de coordinación. Apuntaron que un debate prolongado sobre este tema restaría tiempo a debates más concretos y pertinentes sobre los proyectos del CDIP.




  1. La Delegación de la República Islámica del Irán dijo que suscribe la opinión expresada por la Delegación de Egipto en nombre del DAG. También respalda plenamente lo manifestado por la Delegación de Kenya en nombre del Grupo Africano. La Delegación expresó su preocupación acerca de la aplicación de la decisión de la Asamblea General sobre el mecanismo de coordinación. El mecanismo fue acordado por todos los Estados miembros con el fin de mejorar la coordinación entre los distintos comités de la OMPI en el área de las actividades para el desarrollo. Por definición, la A.D. debe ser la parte central de todas las actividades de la OMPI. El mecanismo de coordinación para la aplicación de las recomendaciones de la A.D. fue establecido en 2010. Las recomendaciones de la A.D. deben formar parte integral de la labor de todos los órganos de la OMPI, incluidos el CWS y el PBC. Sin embargo, la decisión sobre el mecanismo de coordinación se adoptó sin tener en cuenta al PBC y al CWS. Se trata de comités muy importantes para la consecución de los objetivos de la A.D. La Delegación señaló que espera que se resuelvan estas cuestiones a fin de superar la actual situación de punto muerto. Los comentarios de los Estados miembros no reflejan plenamente la decisión de la Asamblea General. La Secretaría y los comités deberían estar elaborando informes analíticos y de fondo sobre la contribución de cada uno de ellos a la aplicación de las recomendaciones de la A.D., de acuerdo con el mandato otorgado por la Asamblea General.




  1. La Delegación de Kenya, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, afirmó que es a todas luces evidente que el CWS es un órgano de la OMPI pertinente a efectos de la aplicación de las recomendaciones de la A.D. Debe permitirse que cada comité informe a la Asamblea General sobre lo que hace con vistas a aplicar dichas recomendaciones. Si un comité cree que no ha hecho contribución alguna, debe decirlo. No puede afirmarse que el comité de que se trate no ha desempeñado papel alguno en la aplicación. Las actividades cambian con el tiempo. Cabe que sus actividades futuras tengan que ver con la aplicación de las recomendaciones de la A.D. El trabajo de los Comités no es algo estático, pues constantemente se están añadiendo nuevas ideas a su labor. En el futuro, surgirán ideas nuevas. Si se establece una exención general, ello implicaría que ese Comité no va a desempeñar ningún papel en el futuro aun en el caso de que sus actividades futuras impliquen giren alrededor de las recomendaciones de la A.D. Por ello, es preciso diferenciar entre la situación actual y lo que podrá hacerse a largo plazo. La Organización no va a clausurarse hoy. A medida que avance el tiempo, se incluirán nuevos puntos en su orden del día. El desarrollo es un proceso continuo. Además, no es un fin en sí mismo. Incluso los países desarrollados siguen desarrollándose. La aplicación de las recomendaciones de la A.D. es un proceso continuo. Se producirán cambios en las actividades cuando se pongan sobre la mesa nuevas ideas. En consecuencia, ningún Comité debería quedar exento de participar en la aplicación de las recomendaciones de la A.D. Si un comité dice que no tiene nada de que informar respecto a un año determinado, no hay problema. Sin embargo, cosa distinta es afirmar que ese Comité no debería informar en ningún momento. El informe puede ser negativo o positivo. Es posible que un comité informe de que no ha puesto en práctica ninguna recomendación de la A.D. durante ese año porque su trabajo no se lo ha permitido, pero todos los comités deben cumplir con el mecanismo de información.




  1. La Delegación de Egipto, haciendo uso de la palabra en nombre del DAG, dijo que suscribe los comentarios hechos por la Delegación de Kenya en nombre del Grupo Africano. Señaló que cuando se identifica una carencia en la aplicación de uno de los pilares del mandato del CDIP, se solicita a la Asamblea General que emita una nueva decisión que refuerce esa función, de modo que resulte obligatoria para todos los órganos activos de la OMPI. En 2010 se puso en marcha un mecanismo de coordinación por decisión de la Asamblea General, en la que se señalaba expresamente que su papel es supervisar o analizar la manera en que puede integrarse la A.D. en todos los órganos de la OMPI, así como hacer un seguimiento y evaluación de la aplicación de las recomendaciones. Todos significa todos. No significa todos menos éste o aquél. El Grupo no quiere recordar experiencias desagradables. Sin embargo, la semana pasada, los Estados miembros no fueron capaces de conseguir un consenso en el CWS por estar en desacuerdo sobre esta cuestión. El establecimiento de normas es una actividad de normalización. La normalización es una de las categorías de las recomendaciones de la A.D. En definitiva, es algo relacionado con el desarrollo. La asignación de presupuestos y la decisión sobre cuánto dinero se gasta en programas concretos son cuestiones relativas al desarrollo cuando se refieren a acciones de la OMPI orientadas a este terreno. Por ello, la explicación que se ha dado para apoyar un enfoque selectivo en lo que se refiere a los órganos que deben participar no es convincente. El Grupo no quiere dedicar más tiempo a esta cuestión, por cuanto está muy clara.




  1. La Delegación de Sudáfrica dijo que está totalmente de acuerdo con las declaraciones realizadas por las delegaciones de Kenya y Egipto en nombre, respectivamente, del Grupo Africano y el DAG. No quiere repetir lo que ya se ha dicho. El Comité ha dedicado al menos siete sesiones a debatir esta cuestión. La Asamblea General adoptó una decisión en 2010 sobre el mecanismo de coordinación. La cuestión es si esa decisión está siendo aplicada en su totalidad. La respuesta es que no. El Comité, por tanto, debe preguntarse por qué no se está dando cumplimiento íntegro a la decisión. No se trata sólo del CWS y del PBC. Todos los restantes comités han aplicado la decisión con carácter especial. En cada sesión anterior a la Asamblea General, el DAG ha tenido que solicitar un punto del orden del día para evaluar la contribución de ese Comité en concreto a la aplicación de las recomendaciones de la A.D. Se trata de algo que hay que solicitar. Esto indica que la decisión de la Asamblea General no ha sido ejecutada íntegramente. Es responsabilidad de los Estados miembros comenzar a respetar las decisiones de la Asamblea General. Se ha pedido al CDIP que emita recomendaciones a la Asamblea General sobre este asunto. Si dependiera de esta Delegación, recomendaría que todos los comités informen sobre su contribución al cumplimiento de las recomendaciones de la A.D. El CDIP es el órgano principal al que la Asamblea General ha asignado la tarea de coordinarse con otros órganos de la OMPI en las cuestiones referentes a la P.I. y al desarrollo. La Asamblea General podría rechazar la recomendación y trasladarla a los diferentes comités. Sin embargo, es preciso enviar a la Asamblea General el mensaje claro de que cuando ésta solicita algo al Comité, el Comité respeta esas decisiones y les da cumplimiento. Una posible manera de hacer esto es recomendar a la Asamblea General que todos los comités le informen sobre sus contribuciones a la aplicación de las respectivas recomendaciones de la A.D.




  1. La Delegación del Japón, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, afirmó que la primera decisión de la Asamblea General acerca del mecanismo de coordinación no dio instrucciones a todos los comités de la OMPI de informar sobre la aplicación de la A.D. a la Asamblea General. El enunciado “todos los Comités de la OMPI” aparece una vez en el párrafo c) del preámbulo. Se limita a caracterizar la relación entre todos los comités de la OMPI y la Asamblea General. Su significado es que el CDIP no está por encima de todos los demás comités, y que todos ellos deben ser tratados de igual forma. Únicamente se trata de esto. En lo que se refiere al mecanismo específico de información, la decisión incluye lo siguiente: “pedir a todos los órganos de la OMPI interesados que incluyan en su informe anual a las Asambleas una descripción de la contribución que han hecho a la puesta en práctica de las recomendaciones de la A.D. que les conciernen”. Esta es la parte en la que se pide a los órganos de la OMPI interesados que informen sobre su contribución a la aplicación de las recomendaciones de la A.D. Por ello, en esta parte, la decisión de la Asamblea General habla de “órganos de la OMPI interesados”, y no de todos los órganos de la OMPI. El interés de un comité en lo relativo al mecanismo de coordinación y las recomendaciones de la A.D. es algo que deben decidir los propios órganos de la OMPI interesados. Lo que debe tenerse en cuenta es el mandato de un comité, y no el programa general que incluye a ese comité. Esto es aplicable cuando se considera el interés que pueda tener el CWS en relación con el mecanismo de coordinación. Aunque las actividades del comité están sujetas a evolución, esa evolución está sujeta a los límites del mandato. Por ello, si ese mandato no es pertinente para las recomendaciones de la A.D. y el mecanismo de coordinación, las actividades de ese comité quedarán fuera del ámbito del mecanismo de coordinación y de las recomendaciones de la A.D. Esto seguirá siendo así a menos que se modifique el mandato de dicho comité. En consecuencia, el Grupo sigue considerando que el CWS y PBC no tienen un interés en el mecanismo de coordinación ni en la A.D.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal