S wo/pbc/24/18 original: ingléS fecha: 3 de febrero de 2016 Comité del Programa y Presupuesto Vigesimocuarta sesión Ginebra, 14 a 18 de septiembre de 2015



Descargar 1.3 Mb.
Página28/40
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño1.3 Mb.
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   40

PUNTO 10 PROPUESTA DE PRESUPUESTO POR PROGRAMAS PARA EL BIENIO 2016/17

122.Los debates se basaron en los documentos WO/PBC/24/11, WO/PBC/24/16 Rev. y WO/PBC24/INF.3.

123.El Presidente abrió el debate sobre la propuesta de presupuesto por programas para el bienio 2016/17 y señaló que para preparar este punto se han elaborado tres documentos. El documento WO/PBC/24/11 es básicamente la propuesta de presupuesto por programas revisada, que contiene modificaciones solicitadas por el sistema de presupuestos para proyectos en su sesión de julio. El segundo documento sometido a examen en este punto del orden del día es el WO/PBC/24/16 Rev, que presenta opciones para la sostenibilidad financiera de la Unión de Lisboa. El tercero es el documento WO/PBC/24/INF.3, que es una propuesta actualizada del Grupo de Trabajo del PCT acerca de la estrategia de cobertura de los ingresos del PCT. El Presidente exhorta a la Secretaría a presentar un documento adicional para incluir en este punto del orden del día con la lista de modificaciones del proyecto de propuesta de presupuesto por programas.

124.La Secretaría explicó que en el índice de modificaciones figuran todos los cambios acordados durante la sesión de julio del PBC. A fin de llevar a cabo las revisiones de la propuesta de documento del programa y presupuesto, la Secretaría se ha orientado por las decisiones adoptadas en la 23ª sesión. Además de los cambios acordados, se realizaron otras tres correcciones, que también figuran en dicho documento. A continuación, la Secretaría hizo referencia al documento ya mencionado por el Director General durante su intervención, es decir, el documento que presenta las actuales opciones disponibles para la sostenibilidad financiera de la Unión de Lisboa, que facilitarían el debate entre los Estados miembros a este respecto. El tercer documento es la aplicación actualizada de la estrategia de cobertura del PCT. En la sesión de julio, el PBC solicitó a la Secretaría que presente información actualizada en la 24ª sesión sobre los progresos realizados para preparar la adopción de la estrategia de cobertura de los ingresos del PCT. La Secretaría añade que ha estado trabajando con consultores externos y con los especialistas de la OMPI sobre las IPSAS sobre cómo proceder respecto del análisis de varios aspectos de la cobertura. La Secretaría también ha realizado consultas con otros organismos de las Naciones Unidas. El análisis pone de manifiesto varias cuestiones importantes, una de las cuales se refiere a la precisión de las previsiones. Otros aspectos se refieren, por ejemplo, a los sistemas de información. Todos ellos se presentan al Comité en el documento WO/PBC/24/INF.3. La Secretaría añade que en esta etapa solicita el asesoramiento del PBC para proceder con la estrategia de cobertura.



125.La Delegación de Japón, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, empezó por agradecer al Presidente su labor eficaz y organizada en el transcurso del debate sobre el presupuesto por programas durante la sesión previa del PBC, en la que se identificaron claramente los programas que deberían continuar debatiéndose en esta sesión, así como los considerados aceptables por parte de los Estados miembros. A este respecto, el Grupo B considera que dicha metodología es fundamental para sacar el máximo partido de las sesiones formales del PBC y entiende que los Estados miembros deberían respetar tal metodología no introduciendo nuevas cuestiones ni repitiendo los mismos argumentos. Conforme a la lista de decisiones (WO/PBC/23/9), el tema de futuros debates en esta sesión son los programas 3, 6 y 20. En relación con el programa 3, el Grupo B continúa creyendo que el texto actual del proyecto TAG garantizaría la interacción necesaria entre la Secretaría y los Estados miembros. Debería evitarse la introducción de un texto que provoque una microgestión de la Secretaría. El Grupo B permanece abierto al debate sobre un texto que concilie los intereses de otras delegaciones, siempre que mantenga ese principio. Respecto de las nuevas oficinas en el exterior examinadas en el marco del programa 20, el Grupo B se hizo eco de la opinión acerca de la necesidad de los principios rectores, tal como expresaron el GRULAC y el Grupo de Asia y el Pacífico en la última sesión. Por consiguiente, el Grupo B apoya el enfoque actual de la Secretaría, es decir, utilizar la categoría “sin consignar” en el contexto presupuestario. En lo tocante al programa 6, el Grupo B considera que los Estados miembros podrían entablar un debate sincero bajo la sabia dirección del Presidente. La finalidad última es la aprobación del presupuesto por programas para el próximo bienio. Por último, aunque no por ello menos importante, en lo que atañe a la estrategia de cobertura de los ingresos del PCT, el Grupo B reconoce que deben afrontarse algunos retos antes de aplicar dicha estrategia. Desde esa perspectiva, el Grupo B estima que se requerirá más tiempo para enfrentarse a esos retos antes de la puesta en práctica de la estrategia de cobertura. En particular, a la vista de la incertidumbre de la situación económica y con objeto de conceder más tiempo para examinar esos retos, el Grupo B propone un texto complementario para tomar una decisión respecto de este punto. El texto propuesto reza así: “En relación con la recomendación del Grupo de Trabajo del PCT, contenida en el documento PCT/WG/8/15, el PBC fue informado, por conducto del documento WO/PBC/4/INF.3 acerca de varias cuestiones relativas a la aplicación de una estrategia de cobertura de los ingresos del PCT. Tras un detenido examen de esas cuestiones, el PBC recomendó a las Asambleas de los Estados miembros que, en lo que a cada una concierna, se conceda más tiempo a la Secretaría para que ésta continúe analizando esas cuestiones en forma detallada con miras a evaluar adecuadamente todos los desafíos asociados con la aplicación de dicha estrategia de cobertura. Por ello, el PBC recomendó aplazar esta decisión hasta que se haya realizado un análisis suficiente”.

126.La Delegación de Rumania, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico, apoyó el actual proyecto de presupuesto por programas para el bienio 2016/17, de conformidad con las modificaciones realizadas a raíz de los debates mantenidos en la sesión anterior del PBC. El Grupo reitera su especial interés en los programas 10 y 30. En lo que atañe a las cuestiones controvertidas restantes, el Grupo propone las siguientes modificaciones. En relación con el proyecto TAG, el Grupo respalda el proyecto de texto, habida cuenta de que la Secretaría debe tener la capacidad de elaborar proyectos en respuesta a las peticiones formuladas por los Estados miembros, incluida la redacción de los estudios sobre mejores prácticas. En lo concerniente al programa 6, la Delegación agradece la información adicional facilitada en la versión actualizada del documento de preguntas y respuestas, así como el documento sobre las opciones para la sostenibilidad financiera de la Unión de Lisboa preparado en respuesta al llamamiento para contar con una mayor transparencia en lo que a la Unión de Lisboa se refiere. Manifiesta su deseo de que se halle una solución aceptable que no vaya en detrimento de ninguna de las Uniones cubiertas por el programa 6. En lo relativo a las oficinas en el exterior, el Grupo apoya la finalización de los principios rectores antes de que se tome ninguna decisión concreta sobre el número y la ubicación de las oficinas. En lo que incumbe a la estrategia de cobertura, dado que los miembros acababan de reconocer que es necesario más tiempo para estudiar la propuesta, el Grupo examinará la propuesta presentada por el Grupo B.



127.La Delegación del Brasil, haciendo uso de la palaba en nombre del GRULAC, hizo alusión a algunas cuestiones pendientes desde la sesión anterior y estimó que quizá entablando más debates, los miembros podrían hallar soluciones para todas las cuestiones. Tal como señala el Grupo B, es necesario alcanzar un acuerdo. El Comité cuenta con información muy importante proporcionada por el Director General, que podría llevar a los miembros a la conclusión de un acuerdo en torno al programa 3. Respecto del programa 5, el GRULAC afirma que solicitó información complementaria en el marco de la 23ª sesión del Comité sobre cómo planificar la reducción presupuestaria de las tasas del PCT con vistas al próximo bienio para demostrar cómo la Organización podría abordar toda nueva reducción de tasas prevista. En lo que concierne al programa 15, el GRULAC solicita más información. La semana anterior el Grupo asistió a una reunión de información muy interesante con la Secretaría durante la cual se informó de que el director responsable del programa 20 estaría suministrando información durante la sesión. En lo que atañe al programa 20, la postura del GRULAC es harto conocida, y el Grupo está dispuesto a debatir y hallar una solución común. El Grupo hace hincapié en que su apuesta es que los miembros encontrarán soluciones a todos y cada uno de los problemas. Se cuenta con tiempo suficiente puesto que la sesión va adelantada al tiempo previsto. El GRULAC propone revisar todos los programas sobre los que no se ha alcanzado un acuerdo con objeto de hallar soluciones muy específicas a las cuestiones y problemas planteados. El Grupo está dispuesto a retomar los debates una vez que la Secretaría facilite información complementaria en torno a cuestiones específicas, en el marco de los programas aún sometidos a debate.

128.La Delegación de los Estados Unidos de América, al tiempo que hizo suya la declaración realizada por la Delegación de Japón en nombre del Grupo B, en particular respecto de la propuesta de cobertura para el PCT, dijo haber acogido con beneplácito el documento revisado del presupuesto por programas y dejó constancia de su agradecimiento por las respuestas detalladas a varias preguntas plasmadas en el documento actualizado de preguntas y respuestas. La Delegación ponderó asimismo la contribución del PBC a la gobernanza de la Organización, brindando una oportunidad a los miembros de alcanzar un acuerdo en torno a las prioridades presupuestarias y los parámetros de rendimiento para los años venideros. Apoyó firmemente la importante labor de la OMPI y recordó que los Estados Unidos de América otorgan la importancia máxima a los principios de transparencia, rendición de cuentas y buena gobernanza en todo el seno del sistema de las Naciones Unidas, incluida la OMPI. Según el punto de vista de la Delegación, la propuesta de presupuesto por programas puede mejorarse con miras a consagrar esos principios, informando con mayor precisión de los gastos e ingresos de forma más transparente mediante una menor globalización. A este respecto, la Delegación destacó que, por ejemplo, los costos de los Sistemas de Madrid y Lisboa están excesivamente globalizados y no ofrecen suficiente transparencia en lo referente al costo de los locales y mantenimiento del espacio incluido en cada programa y partes de programas, tales como las oficinas en el exterior. A continuación, la Delegación recordó sucintamente las seis condiciones que han de ser cumplidas antes de que los Estados Unidos de América estén en posición de recomendar la aprobación del presupuesto por programas para el bienio 2016/17. En lo tocante a la primera condición relativa a la separación de la contabilidad, la Delegación recuerda que en 2003 hubo de tomar una decisión para modificar el Convenio de la OMPI para, entre otras cosas, crear un presupuesto para la Organización que se reflejara de forma clara y transparente, desviándose así de los dos presupuestos independientes que existían hasta entonces, a saber, el presupuesto de gastos comunes a las Uniones y el presupuesto de la Conferencia. La Delegación continuó diciendo que la finalidad de la modificación fue implantar el sistema de contribución única para las seis Uniones financiadas mediante contribuciones, a saber, París, Berna, CIP, Niza, Locarno y Viena. Dicho de otro modo, ni el Convenio de la OMPI, en su forma original, ni las modificaciones de 2003 abordan los presupuestos de las cuatro Uniones financiadas mediante tasas, a saber, el PCT, Madrid, La Haya y Lisboa. La Delegación evocó asimismo que el examen del sistema de contribución para financiar la Organización había sido un proceso largo y que los miembros no habían alcanzado un acuerdo sobre un presupuesto único como tal, en particular porque algunos miembros desean que las Uniones de registro continúen contando con presupuestos independientes. De ahí que, en lugar de aceptar que se combinen todos los gastos de las Uniones, se haya acordado que se reflejen los ingresos y gastos de manera clara e independiente. Ese es el motivo por el cual, tanto antes como después de 2003, los presupuestos de la Uniones financiadas mediante tasas se muestran de forma separada en el presupuesto por programas. Sin embargo, aunque el presupuesto de todas las Uniones financiadas mediante tasas se refleja en el Anexo III y el presupuesto de las Uniones del PCT y La Haya se elabora de forma más detallada en los programas 5 y 31 respectivamente, el presupuesto de las Uniones de Madrid y Lisboa se combina en el programa 6. Por ejemplo, los parámetros de rendimiento II.6 y II.7 que quedan reflejados en los “resultados previstos” combinan los resultados de los sistemas de Madrid y Lisboa, aun cuando ambos sistemas estén regidos por dos tratados muy distintos. La Delegación destacó que, habida cuenta de que ambos tratados permiten proteger las indicaciones geográficas, el apoyo a un uso más amplio del Sistema de Lisboa puede derivar en un menor uso del Sistema de Madrid, cuyo resultado sería que fuera ilógico evaluar ambos Sistemas con los mismos resultados previstos. Por consiguiente, la Delegación no está en posición de dar su conformidad para combinar estos dos Sistemas distintos y continuará defendiendo una separación meridiana de ambos, de modo que el presupuesto de cada Unión se refleje de forma clara y transparente, como ya es el caso de los Sistemas del PCT y La Haya. Al tiempo que agradeció a la Secretaría la presentación visual incluida en el Anexo 1 del documento de preguntas y respuestas, la Delegación apuntó que los indicadores de rendimiento de Madrid y Lisboa continúan compaginados en el programa 6, habida cuenta de que los costos parecen estar relacionados con las cifras que figuran en los recursos por objeto de gasto, así como los presupuestos de las dos Uniones que figuran en el Anexo III de la propuesta de presupuesto por programas. Además, la Delegación señaló que los recursos del Sistema de Madrid incluyen cifras para el bienio 2014/15, mientras que no se incluyen los recursos del Sistema de Lisboa. En relación con la segunda condición, a saber, que se reflejen fielmente los gastos del Sistema de Lisboa, la Delegación señaló que si deben revisarse los recursos por resultado y por objeto de gasto incluidos en el programa 6, tal como debería ser, ello constituirá un paso importante que permita reflejar los ingresos y gastos de la Unión de Lisboa de manera clara y transparente. No obstante, la propuesta de presupuesto aún estará lejos de ser clara y transparente en lo que se refiere a qué costos de los programas se destinarán a los gastos operativos de la Organización. Tal como explicó la Secretaría, a pesar de que cada programa consta de una partida para costos financieros y gastos operativos, dichas partidas no reflejan los costos reales de los gastos operativos del programa, dado que muchos de esos gastos se distribuyen entre los programas 21 al 30. En lo que respecta a las Uniones financiadas mediante tasas, esos costos constan como directos por Unión, administrativos directos, costos indirectos por Unión y administrativos indirectos. Sin embargo, aunque en el párrafo 3.1.2 del Anexo III se expone que el costo del programa 1 sobre el Derecho de patentes es parcialmente parte del presupuesto de la Unión del PCT, junto con el costo total del Sistema del PCT, así como que en el párrafo 3.1.3 del Anexo III se deja constancia de que parte del costo del programa 2 “Marcas, Diseños Industriales e Indicaciones Geográficas” está incluido en el presupuesto de la Unión de Madrid, por otra parte, en el párrafo 3.1.5 del Anexo III se aclara que la Unión de Lisboa no asume ninguno de los costos del programa 2. En consecuencia, no queda claro cómo se divide el costo del programa 6 entre las Uniones de Madrid y Lisboa. A fin de demostrar la arbitrariedad de las asignaciones, la Delegación hace referencia a la asignación plasmada en el párrafo 4 de la página 182 que refleja determinados gastos asignados conforme a la capacidad de pago. A ese respecto, la Delegación consideró que conceder las asignaciones que utiliza la Unión en función de cualquier otro modo que no sean los gastos, no sería ni claro ni transparente, y por consiguiente, las asignaciones en función de la capacidad de pago debe dejar de aplicarse. En lo que atañe a la tercera condición, a saber, que el presupuesto de Lisboa debe estar equilibrado, la Delegación recordó que conforme al propio Arreglo de Lisboa, el presupuesto debe estar equilibrado. Por lo general, cuando el presupuesto de una Unión no financiada mediante contribuciones no está equilibrado, la Unión se ve obligada a hacer uso de sus reservas o fondos de operaciones, pero la Unión de Lisboa no dispone ni de lo uno ni de lo otro, y dado que sus ingresos no son suficientes para cubrir sus gastos, a excepción de un anticipo del Gobierno suizo en 1971, el déficit ha sido subvencionado en gran parte por la Organización. Esta práctica se ha prolongado durante 50 años. Aun cuando la Delegación dijo asumir que durante ese período de tiempo, la Unión ha podido experimentar algunos desequilibrios financieros, en el transcurso del cual la Organización podría haber participado en su estabilidad, 50 años es mucho tiempo y por consiguiente, ya es hora de que el presupuesto de la Unión de Lisboa cumpla con el Arreglo de Lisboa y el Reglamento Financiero y la Reglamentación Financiera de la OMPI. Por otra parte, ni el presupuesto ni los estados financieros aclaran con precisión cómo continúan funcionando los Sistemas de Lisboa y La Haya con déficit, en particular sin reservas ni fondos de operaciones, para lograr cubrir la insuficiencia de ingresos. Del mismo modo, se previó que las Uniones financiadas mediante contribuciones tengan déficit. La Delegación insistió en que el presupuesto y los estados financieros deben ser claros en lo relativo a los fondos utilizados para mantener esas Uniones funcionando, y concluyó diciendo que, habida cuenta de que las Uniones financiadas mediante contribuciones están pensadas para que el gasto de dinero supere a las contribuciones recibidas, parece que los déficits están cubiertos por el superávit de las Uniones de Madrid y el PCT. En relación con la cuarta condición, a saber, el estudio de la sostenibilidad financiera del Sistema de Lisboa, la Delegación estimó que tal estudio contribuirá a que la Unión de Lisboa tome las decisiones adecuadas para que el Sistema de Lisboa logre un presupuesto equilibrado. La Delegación recordó que había propuesto un plan de trabajo en un documento aparte, para que el Comité Permanente sobre el Derecho de Marcas, Diseños Industriales e Indicaciones Geográficas (SCT) revise la labor de la Unión de Lisboa. En este sentido, el estudio propuesto también podría representar una valiosa contribución a la labor de la Unión de Lisboa. En lo tocante a la quinta condición, a saber, que todas las conferencias diplomáticas de la OMPI deben estar abiertas a todos los miembros de la OMPI, la Delegación recordó que en mayo de este año, la Unión de Lisboa celebró una Conferencia Diplomática que estuvo limitada únicamente a los miembros de la Unión de Lisboa, a pesar de que durante más de 20 años, la Organización había celebrado conferencias diplomáticas abiertas con objeto de que todo acuerdo cerrado en la OMPI fuera aprobado por todos sus miembros. Convino en que algunos países son sin duda libres de negociar acuerdos entre sí. Sin embargo, excluir a otros miembros de la OMPI también se traduce en la no aceptación de acuerdos o tratados de la OMPI por parte de las Asambleas de la OMPI, la Asamblea de la Unión de Berna y la Asamblea de la Unión de París, tal como estipula el Convenio de la OMPI. La OMPI debe continuar siendo una institución que permita a todos los miembros negociar en igualdad de condiciones, de manera abierta e inclusiva. A fin de hacer hincapié en el profundo interés de la Organización en la elaboración de normas inclusivas, la Delegación reiteró que el presupuesto por programas debe reflejar la apertura de la Conferencia Diplomática propuesta y presupuestada a todos los miembros de la OMPI. Tanto si la Conferencia Diplomática se celebra en relación con el Tratado sobre el Derecho de los Diseños, un nuevo instrumento para la radiodifusión, o la labor del CIG, debe estar abierta a todos los miembros de la OMPI. En lo que atañe a la sexta condición, la Delegación subrayó que debe revisarse el Anexo III del presupuesto por programas y señaló que en la actualidad, el presupuesto de las Uniones financiadas mediante contribuciones supera las contribuciones previstas e incluye gastos no vinculados a dichas Uniones. Teniendo en cuenta que las Uniones financiadas mediante contribuciones son las Uniones de París, Berna, CIP, Niza, Locarno y Viena, no está claro por qué la totalidad de los gastos del programa 4 están incluidos en el presupuesto de las Uniones financiadas mediante contribuciones. Lo mismo es aplicable al programa 12. La Delegación dijo que el Anexo ha permanecido invariable durante muchos años y que es hora de actualizarlo. Como ya explicó, la asignación de gastos conforme a la capacidad de pago no es un criterio claro ni transparente. Por otra parte, otra injusticia del presupuesto por programas que debe cambiar después de mucho tiempo es la asignación de ingresos diversos. A este respecto, la Delegación señaló que las Uniones del PCT y Madrid habían pagado con creces los activos de la OMPI, tales como los edificios. Por tanto, para que el presupuesto de la OMPI sea claro y transparente, los ingresos diversos deben asignarse a las Uniones que generan esos ingresos, que manifiestamente no es el caso de la Unión de Lisboa.

129.Otro representante de la Delegación de los Estados Unidos de América examinó las inquietudes que incita la cuestión de cómo mejorar el presupuesto global a fin de reflejar claridad y transparencia. La Delegación hizo constar que el presupuesto por programas no permite conocer con claridad el costo de cada programa. A título de ejemplo, el espacio utilizado no se refleja en la partida “Locales y mantenimiento” de cada programa. Por el contrario, todos los costos administrativos están distribuidos entre los programas 21 a 28, y la mayor parte de los costos de locales y mantenimiento figuran en el programa 24. El presupuesto sería más claro y transparente si fuera obvio que los gastos administrativos de los programas 21 a 28 están proporcionalmente asignados a los programas o Uniones restantes. Ese cuadro pretende asimismo asignar los gastos administrativos proporcionalmente en función de diversos métodos, incluido el número el empleados, así como la capacidad de pago. El programa 20 del presupuesto por programas no refleja el costo de cada oficina en el exterior ni la Oficina de Coordinación de la OMPI ante las Naciones Unidas en Nueva York. La Delegación agradeció la acogida del documento de preguntas y respuestas en lo que respecta a la cuestiones formuladas sobre el programa 20 por los Estados Unidos de América y muchos otros miembros de la OMPI y que la Organización esté analizando si sería posible aplicar un modelo más rentable que la Oficina de Coordinación de la OMPI, aunque agradecería recibir más información sobre los costos que se están barajando. El actual presupuesto por programas no parece demostrar que la Oficina de Coordinación de la OMPI sea menos eficaz que las oficinas en el exterior, ni incluso el costo de cada oficina. Se explicó que el costo de los locales de las oficinas en el exterior están incluidos en el programa 20, y que la cifra de 0,7 millones de francos suizos corresponde al alquiler de espacio para oficinas. La Delegación estimó que el costo del espacio de oficinas de los programas está incluido en el programa 24 y preguntó si dicho programa incluye alguno de los costos de la nueva Oficina de Coordinación de Nueva York y las oficinas en el exterior. De la explicación se deduce que la partida de locales y mantenimiento de 662.000 francos suizos que figura en el cuadro 20 solo corresponde a las oficinas en el exterior. Habida cuenta de que la Oficina de Nueva York no es una oficina en el exterior, la Delegación preguntó si se han facilitado los costos de locales y mantenimiento de la Oficina de Nueva York. La Delegación subrayó asimismo que la pregunta 5 y la respuesta 5 (del documento de preguntas y respuestas) aportan los gastos no relativos a personal de las oficinas en el exterior y de la Oficina de Coordinación de la OMPI ante las Naciones Unidas en Nueva York. La Delegación inquirió si los gastos no relativos a personal incluyen el costo total de los locales y el mantenimiento de cada oficina. Preguntó asimismo si existe alguna otra oficina que cuente con locales que se alquilen específicamente para ese programa. En tal caso, desea saber si el costo está plasmado en la parte del presupuesto de ese programa o si se trata del costo que figura en el programa 24. Agradeció la oportunidad que se le da de brindar sus puntos de vista y espera que continúen celebrándose los debates del Comité. Para concluir, la Delegación reiteró que no está en condiciones de apoyar la propuesta de presupuesto por programas para el bienio 2016/17 hasta tanto no se mejore la transparencia, rendición de cuentas y buena gobernanza en su presentación.
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal