S wo/pbc/24/18 original: ingléS fecha: 3 de febrero de 2016 Comité del Programa y Presupuesto Vigesimocuarta sesión Ginebra, 14 a 18 de septiembre de 2015



Descargar 1.3 Mb.
Página29/40
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño1.3 Mb.
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   40

130.La Delegación de Italia agradeció a la Secretaría la puntual presentación de los documentos del PBC y en particular, las numerosas aclaraciones e información adicional que aporta el documento de preguntas y respuestas. Desde su punto de vista, el documento de preguntas y respuestas constituye una valiosa herramienta que responde mediante explicaciones y respuestas a varios importantes interrogantes planteados por las Delegaciones en la sesión de julio. Por tanto, a la vista del contenido pormenorizado del documento de preguntas y respuestas, la Delegación confía en que se halle una solución a algunas de las cuestiones pendientes que obedezca a un enfoque pragmático y un espíritu de colaboración colectiva y entendimiento mutuo que favorezca a todos los miembros de la OMPI. Haciendo referencia al programa 6, la Delegación señaló que en aras del interés de los Estados miembros de la OMPI, no debería concluirse un acuerdo sobre el presupuesto de una Organización con un superávit estimado de más de 20 millones de francos suizos en el próximo bienio, que depende del cálculo de la diferencia de un déficit estimado de 1,5 millones de francos suizos en el mismo bienio. En lo que concierne al Convenio de la OMPI, la Delegación recordó que la misión de la OMPI es dirigir el desarrollo de un sistema internacional de propiedad intelectual equilibrado y efectivo, y señaló que, de conformidad con el artículo 3 del Convenio de la OMPI, los objetivos de la OMPI son “fomentar la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo mediante la cooperación de los Estados y asegurar la cooperación administrativa entre las Uniones”. Continuó aludiendo al artículo 4.i) del Convenio de la OMPI que afirma que “fomentará la adopción de medidas destinadas a mejorar la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo y a armonizar las legislaciones nacionales sobre esta materia”. Por consiguiente, todos los Estados miembros deben cooperar de buena fe a fin de lograr esos objetivos. Atendiendo a este mandato, sería coherente y redundaría en beneficio de la OMPI en su conjunto, que se fomentara el Sistema de Lisboa y su desarrollo, en virtud del Acta de Ginebra y el Arreglo de Lisboa. Además, el Acta de Ginebra adoptada en la Conferencia Diplomática de mayo pasado está en consonancia con el Derecho internacional y más concretamente, con el Convenio de Viena. El fomento del Acta de Ginebra a escala internacional es crucial para el futuro crecimiento y desarrollo de un sistema internacional de registro de denominaciones de origen e indicaciones geográficas, y representa asimismo una condición previa fundamental para avanzar hacia la autofinanciación financiera del Sistema de Lisboa. La Delegación reiteró que el compromiso de la OMPI en ese ámbito es absolutamente coherente con los objetivos del Convenio de la OMPI y repercutiría de manera positiva en los actuales miembros de Lisboa, así como en nuevos miembros en potencia, en particular en los países en desarrollo y en los países menos adelantados. Indicó que para comprender mejor el Acta de Ginebra y el registro internacional de indicaciones geográficas y denominaciones de origen, la prestación de asistencia técnica debe estar en consonancia con los objetivos de la Agenda para el Desarrollo. Conforme al principio de trato equitativo, no todas las situaciones iguales deben tratarse de igual manera, sino que también las situaciones diferentes deben tratarse de forma distinta. Dicho de otro modo, los Estados miembros de Lisboa, en virtud de su compromiso de formar parte de la Unión de Lisboa, tienen derechos y obligaciones específicas, que están vinculados a su estatus y a las prerrogativas de que gozan, a su vez directamente asociados a las obligaciones a las que está sujetos. Así, la Delegación apuntó que toda decisión que tome en cuenta los aspectos presupuestarios de la Unión de Lisboa debe ser tratada únicamente por los miembros de la Unión de Lisboa, con mayor razón aun puesto que está en consonancia con el artículo 3.10 del Reglamento Financiero y la Reglamentación Financiera. La cuantía de tasas pagaderas a la Organización en concepto de servicios prestados en virtud de los Sistemas del PCT, Madrid, La Haya y Lisboa la determina la Asamblea de cada Unión correspondiente. En relación con la forma de financiación actual del Sistema de Lisboa, la Delegación señaló que en la pregunta 10 del documento de preguntas y respuestas, se indica claramente que el Sistema se financia con los ingresos procedentes de las tasas del Sistema de Lisboa, los ingresos del Centro de Mediación y Arbitraje y cuotas de otros ingresos equitativamente distribuidos entre las Uniones, conforme a la metodología de asignación de ingresos y gastos de las Uniones, como por ejemplo los ingresos procedentes de notas de crédito, las diferencias debidas a los tipos de cambios o los ingresos en concepto de alquileres. Apuntó asimismo que en respuesta a la pregunta 1 que figura en la página 24 del documento de preguntas y respuestas, la Secretaría aclaró que las tasas procedentes del PCT y el Sistema de Madrid no son atribuibles al Sistema de Lisboa. En este sentido, las cifras plasman claramente que los principales costos de la Unión de Lisboa están asociados a los costos de recursos humanos de la OMPI y que los principales ingresos de la Unión de Lisboa proceden de la cuota de otros ingresos de la OMPI, que se distribuyen equitativamente entre todas las Uniones, de conformidad con el Reglamento Financiero y la Reglamentación Financiera de la OMPI. En consecuencia, hay que reconocer que la Unión de Lisboa no está financiada por las tasas generadas por la Unión de Madrid o la Unión del PCT. Recordó asimismo que desde 2014, el gobierno italiano ha estado respaldando la labor del Registro de Lisboa prestando apoyo financiero para crear un puesto de plantilla en la OMPI. En lo relativo a una mayor transparencia presupuestaria, la Delegación se declaró a favor de que se proporcione información y cifras específicas relativas al Sistema de Lisboa a beneficio de todas las Delegaciones interesadas, a pesar de que bajo su punto de vista, el documento de preguntas y respuestas ya ha alcanzado plenamente el objetivo de lograr una mayor transparencia de la Unión de Lisboa. Por último, apuntó la necesidad que hay de realizar un estudio sobre la sostenibilidad financiera del Sistema de Lisboa, dado que la Secretaría ya ha dado una idea muy clara de la situación presupuestaria pasada y presente de la Unión de Lisboa, así como de su evolución en el tiempo. Por otra parte, un estudio de estas características representaría un costo adicional para la Organización, cuyo importe y forma de financiación se desconocen. Para concluir, la Delegación manifestó que podría aprobar el actual proyecto de documento WO/PBC/24/11.

131.La Delegación de Croacia suscribió la declaración realizada por la Delegación de Rumania, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico. Haciendo referencia al programa 3, a título de observación general, propuso que en el futuro se considere complementar el enfoque de programación actual tradicional de los países en desarrollo, los países en transición y los países desarrollados, con un enfoque más matizado y específico basado en el rendimiento en el sector de la P.I. En su calidad de organismo especializado de las Naciones Unidas, la OMPI debería apoyar el desarrollo en este sector en particular, lo cual no coincide necesariamente con el nivel general de desarrollo económico de los Estados miembros, que se calcula mediante los parámetros económicos. Esto atañe en especial a los países con ingresos medios, donde el desarrollo de vertientes del sistema de P.I. está más relacionado con los antecedentes jurídicos y sociales generales del país, que con el rendimiento económico actual reflejado en parámetros económicos generales. La labor reciente de la OMPI en el ámbito de los estudios económicos y las estadísticas relacionadas con la P.I. aporta una base sólida y valiosa para tan sofisticado enfoque. En lo que atañe al derecho de autor y los derechos conexos, la Delegación ha observado algunas incoherencias entre la planificación y la puesta en práctica – en el punto 3.1 se expone acertadamente que las obras creativas han experimentado cambios fundamentales a escala mundial, que reducen los desafíos y las oportunidades de la OMPI. Este aspecto es más manifiesto en el ámbito del derecho de autor y los derechos conexos, en el que la tecnología digital, Internet y las aplicaciones móviles están cambiando profundamente la cultura y la industria creativa. Lo mismo es aplicable al punto 3.5, donde consta que en un mundo que evoluciona rápidamente y que depende cada vez más de las tecnologías digitales, el mayor desafío en lo que atañe a la infraestructura será velar por que los titulares de derechos reciban lo que les es debido y que los usuarios de los derechos puedan acceder de manera legítima y sencilla al contenido de derecho de autor que escojan. Sin embargo, no queda del todo claro cómo la revolución tecnológica digital abordará las actividades mencionadas, que parecen ocuparse de cuestiones de derecho de autor bastante convencionales. La Delegación confía en que los Estados miembros y la Secretaría tomen en cuenta sus observaciones en el desempeño de su futura labor.



132.La Delegación de Francia dio las gracias a la Secretaría por los documentos que había preparado y la claridad de las respuestas del documento revisado de preguntas y respuestas. Dijo que desea recordar a las Delegaciones que quizá los Estados miembros no estén familiarizados con algunos elementos, que no conozcan las denominaciones de origen. El Sistema de Lisboa está actualmente gestionado por el Arreglo de Lisboa en lo relativo a la protección de denominaciones de origen, que representa una categoría jurídica específica de la propiedad intelectual que consiste en un signo distintivo utilizado para destacar el vínculo extraordinariamente fuerte que existe entre un producto dado y su lugar de origen. Dado que el Arreglo de Lisboa, una vez aprobado en 1958, atrajo únicamente a un número limitado de miembros, a saber, 28 Partes Contratantes, se decidió revisar el Arreglo a fin de hacerlo más atractivo para los usuarios y posibles nuevos miembros, así como para ampliar la protección a las indicaciones geográficas, un derecho de propiedad intelectual que incluía las denominaciones de origen sin dejar de basarse en un vínculo en cierto modo menos fuerte que el que exigen las denominaciones de origen. La Delegación señaló que la revisión del Arreglo de Lisboa se ha llevado a cabo de conformidad con el Derecho internacional, ya que en el propio Arreglo se manifiesta que sus Partes Contratantes pueden revisarlo, lo que a su vez se hace eco del artículo 39 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. El Arreglo de Lisboa se revisó tras seis años de trabajo distribuidos en varias reuniones del Grupo de Trabajo sobre el Desarrollo del Sistema de Lisboa, en el que pudieron participar todos los Estados miembros de la OMPI. Lo mismo es aplicable a la Conferencia Diplomática convocada para adoptar el Acuerdo de Lisboa revisado, a la que asistieron los Estados miembros de la OMPI en calidad de observadores, que propusieron modificaciones, algunas de las cuales se incorporaron al Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa sobre Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas. En relación con la financiación de la Unión de Lisboa, la Delegación dijo que desea evocar algunas cifras. Anteriormente al ejercicio de revisión, los gastos de la Unión de Lisboa eran de unos 800.000 francos suizos al año. Desde entonces, los gastos han aumentado considerablemente y el cálculo de la Secretaría para el próximo bienio es de aproximadamente 1,1 millones de francos suizos. Este cálculo debe evaluarse desde la perspectiva del presupuesto total de la OMPI, que asciende a más de 350 millones de francos suizos al año, con un superávit de varios millones de francos suizos. La Delegación también recordó que el presupuesto de la OMPI se establece en base a programas. Se trata de un presupuesto único, que en virtud de un talante de solidaridad, permite la financiación de las actividades que no se benefician de los ingresos asignados, como por ejemplo las actividades de desarrollo o las actividades de la Academia de la OMPI. Continuó diciendo que el presupuesto único permite el buen funcionamiento de la OMPI, así como la gestión de las misiones encomendadas a la Organización en el marco de su carta constitucional. Además, la creación del presupuesto único que incumbe a todos los sectores ha beneficiado a todas las Uniones y actividades de la OMPI durante los últimos 20 años. En resumen, la Delegación dijo haber acogido con beneplácito la propuesta de presupuesto por programas para el bienio 2016/17, que refleja con exactitud esos principios. Recordó que el debate sobre la financiación de la Unión de Lisboa puede acometerse en la Asamblea de la Unión de Lisboa, en la próxima sesión de octubre de 2015.

133.La Delegación de Chile hizo alusión al programa 3 y reiteró la importancia de garantizar la transparencia y el efecto integrador de todos los países miembros en la toma de las decisiones que pudieran afectarles o repercutir en ellos directamente. Tomó nota de las actividades anunciadas al comienzo de la sesión, en particular el seminario que se celebrará en Colombia en diciembre. No obstante, estimó que los miembros deberían estudiar esta cuestión durante la sesión, tal como señaló el coordinador del GRULAC. En lo que se refiere al programa 6, la Delegación respaldó las propuestas a fin de aclarar la información aportada sobre el presupuesto de las distintas Uniones. La transparencia redunda en beneficio de los Estados miembros. Dejó constancia de su deseo de que se apruebe el programa 6 del proyecto de presupuesto por programas, que representa el principal objetivo de la sesión del PBC. En relación con el programa 15, recordó las diversas conversaciones bilaterales que mantuvo con la Secretaría sobre este programa durante la sesión previa. Elogió las aclaraciones de la Secretaría facilitadas en el documento de preguntas y respuestas. Indica que a pesar de ello, sigue defendiendo la importancia de presentar información que distinga los diferentes elementos del programa, en concreto lo que se entiende por “solución operativa” y soluciones operativas. Dijo que espera hallar la forma de incorporar esta aclaración al presupuesto en el futuro.



134.La Delegación de la República Islámica del Irán se sumó a las declaraciones formuladas por las Delegaciones de Italia y Francia en torno al programa 6. Dice que el Grupo de Trabajo sobre el Desarrollo del Sistema de Lisboa, siempre desde su creación, se ha esforzado denodadamente por involucrar a todos los Estados y no miembros interesados del Arreglo de Lisboa y ha animado a que aumente la participación de estos países en la reuniones del Grupo de Trabajo. Las deliberaciones del Grupo de Trabajo y la Conferencia Diplomática de mayo de 2015 siempre han sido integradoras y transparentes. Las Delegaciones observadoras tienen la posibilidad de contribuir considerablemente a los debates. Todos los miembros del Sistema de Lisboa han mostrado una gran apertura y han tratado de aportar sus ideas e inquietudes a todos en el transcurso de las negociaciones. Recordó que todo tratado es susceptible de modificarse, conforme a las disposiciones oportunas del tratado propiamente dicho, o conforme a las normas generales que abordan la modificación de los tratados en los artículos pertinentes de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. En particular, el artículo 39 de dicha Convención recalca que un tratado puede modificarse con el acuerdo de las partes. La Delegación también hizo hincapié en que el artículo 13.2) del Arreglo de Lisboa afirma que el Arreglo puede revisarse en conferencias celebradas entre los delegados de los países de la Unión particular y manifestó que la Conferencia Diplomática se aprobó legal y legítimamente en el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa en mayo de 2015. La Delegación apuntó que los objetivos y funciones principales de la OMPI consisten en fomentar la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo, en virtud de los artículos 3 y 4 del Convenio que establece la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Las indicaciones geográficas y las denominaciones de origen son derechos de propiedad intelectual, al igual que el derecho de autor, las marcas, las patentes y los diseños, y la OMPI se compromete a fomentar la protección de todos los tipos de propiedad intelectual, incluidas las indicaciones geográficas y las denominaciones de origen. La Delegación acogió con beneplácito y apoyó la transparencia, la claridad y la apertura de la Organización, en particular en lo relativo al proceso presupuestario. Señaló que está dispuesta a considerar todas las opciones para salvaguardar la sostenibilidad financiera de la Unión de Lisboa, tal como se refleja en el Arreglo de Lisboa, incluido el aumento de las tasas en concepto de registro y el establecimiento de fondos de operaciones. En lo concerniente a la propuesta de la Delegación de los Estados Unidos de América relativa al programa 6, al igual que opinan otras Delegaciones, estima que la toma en consideración de esa propuesta no solo compete al mandato del PBC, sino que también exige como requisito previo que la OMPI se reestructure antes y de que se modifique su Reglamento Financiero. Manifiesta que no está en posición de aceptar la propuesta, que parece contraria a algunos elementos constituyentes del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial y el Convenio de la OMPI. La propuesta también es inaceptable porque es contraria al sistema de contribución única y elimina el poder discrecional del Director General en lo que atañe al presupuesto de la Unión de Lisboa. La Delegación también respaldó la declaración realizada por el Grupo de Asia y el Pacífico, así como por el Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico, a saber, que la finalización del principio rector de las oficinas en el exterior es un requisito previo para tomar todo tipo de decisiones respecto de la ubicación y el número de oficinas, de conformidad con las recomendaciones de 2013 de la Asamblea General.

135.La Delegación de México se mostró satisfecha con las propuestas de los programas 9, 19, 18, 25, 28 y 30. Manifestó no poder aceptar la propuesta realizada por la Delegación de los Estados Unidos de América para modificar la presentación del programa 6 de la propuesta de presupuesto por programas. Desde su punto de vista, en primer lugar, la propuesta tendría una repercusión negativa en el funcionamiento de la OMPI, en particular todos los programas que no generan ingresos pero que son de importancia concreta para México y muchos otros países. A este respecto, hizo especial alusión a cuestiones de derecho de autor, la Academia de la OMPI, la Agenda para el Desarrollo, el Tratado de Marrakech y la asistencia técnica. En segundo lugar, dijo que no puede abogar por esta propuesta porque sus implicaciones y naturaleza se oponen a la decisión adoptada por las Asambleas de la OMPI celebradas en 1993, que determina un sistema de contribución única y cuya práctica se aplica desde entonces. Tal como acertadamente señaló la Secretaría, este sistema simplifica la administración de las contribuciones. Además supone un incentivo para los miembros de la OMPI a la hora de adherirse a las Uniones de las que todavía no son miembros. Por último, el sistema de contribución única enmienda el sistema anterior que, en lo que concierne a la mayoría de los países en desarrollo, no es lo suficientemente justo. Entiende que es importante dividir la cuestión de los recursos y metodologías de la financiación del Sistema de Lisboa en lo que respecta al sistema de contribución única de la OMPI y la metodología de asignación de gastos de todos los programas de la Organización. En lo relativo al Sistema de Lisboa, la Delegación agradeció el documento presentado por la Secretaría, que ofrece detalles de diferentes alternativas a un Sistema de Lisboa sostenible. Declaró que está dispuesta a asumir su responsabilidad en su calidad de miembro de la Unión de Lisboa y que actuará en consecuencia durante el transcurso de los debates que tendrán lugar en la próxima sesión de la Asamblea de la Unión de Lisboa. En lo que atañe al programa 20, expresó su apoyo a la declaración realizada por la Delegación del Brasil en nombre del GRULAC. Reiteró su preocupación ante los planes de cerrar la Oficina de Coordinación de Nueva York, que considera fundamental para mantener el vínculo con el sistema de las Naciones Unidas, lo que permitiría velar por la coherencia en relación con la capacidad de poner en práctica y hacer un seguimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Estimó que el funcionamiento del Foro de Alto Nivel en el marco del ECOSOC es un espacio que permitirá efectuar un seguimiento general de los objetivos de desarrollo. Ese espacio exigiría una participación activa para hacer un seguimiento de la totalidad del sistema de las Naciones Unidas, incluidos los organismos especializados. La OMPI no es una excepción. Habida cuenta de la importancia estratégica de la Oficina de Nueva York, la decisión de cerrarla no dependería únicamente de consideraciones presupuestarias. La Delegación entiende que el supuesto ahorro derivado de dicho cierre sería mínimo y su valor simbólico.

136.La Delegación de Suecia, al referirse al programa 6, se inclinó por la clara división del presupuesto y la presentación de informes de los Sistema de Lisboa y Madrid. Manifestó que no tiene formada una opinión respecto de si deberían incluirse en la estructura de los programas existente o ser dos programas independientes. Desde su punto de vista, el Sistema de Lisboa debería autofinanciarse y ser equilibrado. En resumen, la Delegación de Suecia consideró importante que los Sistemas de Madrid y Lisboa estén separados, y que estén sujetos a auditorías y presenten informes transparentes.



137.La Delegación de Hungría respaldó la propuesta de presupuesto presentada para el bienio 2016/17. Expresó su apoyo a la declaración realizada por Rumania en nombre del Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico, y se sumó a las opiniones y los argumentos expuestos por las Delegaciones de Italia y Francia en relación al programa 6 de los Sistemas de Madrid y Lisboa. Asimismo, hizo alusión a su postura adoptada en la última sesión del PBC. Señaló que un programa único para ambas Uniones no impediría presentar sus propios presupuestos individuales de manera clara y transparente. Dijo que no comparte la opinión de que los Sistemas de Madrid y Lisboa sean dos sistemas de registro muy diferentes, con contenidos y usuarios muy distintos. Ambos se refieren a identificadores de productos y negocios, es decir, signos distintivos utilizados en el sector comercial. Las denominaciones de origen y algunas indicaciones geográficas están estrechamente interconectadas y en algunos casos, sus sistemas de protección interactúan entre sí. En algunos casos, las marcas no pueden registrarse o no pueden utilizarse debido a una indicación geográfica, y en algunos casos, la indicación geográfica no puede registrarse debido a una marca anterior. Además, en algunos casos estos derechos coexisten juntos. El Arreglo de Lisboa en vigor ya aborda este tipo de situaciones. Sin embargo, el Acta de Ginebra, adoptada recientemente, va más allá y recoge disposiciones más elaboradas, explícitas y equilibradas sobre la relación entre las marcas y las indicaciones geográficas. Por otra parte, existe una escuela de pensamiento jurídico, en virtud del cual, el Derecho de marcas es el que mejor puede proteger las indicaciones geográficas, en particular mediante las marcas colectivas o de certificación, o ambas. Ni el actual Arreglo de Lisboa ni el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa excluyen este tipo de protección de las indicaciones geográficas. Así, de todos los sistemas de registro administrados por la OMPI, los Sistemas de Madrid y Lisboa son con creces los sistemas más estrechamente interrelacionados y los sistemas que tienen más en común. En lo que se refiere al documento WO/PBC/24/16, la Delegación señaló que es harto sabido que la situación financiera de la Unión de Lisboa está determinada por dos factores principales. En primer lugar, la Oficina Internacional ha señalado oportunamente en su propuesta que debe actualizarse la tabla de tasas del Sistema de Lisboa que, puesto que al basarse las denominaciones de origen y otras indicaciones geográficas en nombres geográficos, supone un límite consustancial respecto de su número total. En cualquier caso, a diferencia de otros sistemas de registro relacionados con los derechos de propiedad intelectual, nunca habrá un gran flujo continuo de nuevas solicitudes en lo que respecta a las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas. En segundo lugar, el reciente aumento de los costos de la Unión de Lisboa es principalmente atribuible a la revisión del Sistema de Lisboa, proceso que redunda en interés de toda la Organización. Conforme a la estimación de la Oficina Internacional, aproximadamente el 70% del volumen total de trabajo del Registro de Lisboa consiste en los servicios prestados para la revisión del Sistema de Lisboa. Otro gasto importante responde a la introducción de herramientas electrónicas modernas para gestionar el Registro. Hay asimismo gastos excepcionales, es decir, gastos en los que se incurre raramente de manera periódica o permanentemente. En lo que atañe a las opciones presentadas por la Oficina Internacional, la Delegación se mostró contraria a salir del sistema de contribución única de la OMPI que se estableció en 1993 y se confirmó legalmente en 2003, y que siempre se ha aplicado desde 1994. Sostuvo que cualquier decisión de ese tipo debería ponerse en práctica de modo horizontal en todas las Uniones y programas de la Organización. Dijo que los Estados miembros de la OMPI no pueden salir de manera discriminada del sistema de contribución única solo de la Unión de Lisboa. La Delegación se declaró dispuesta a estudiar un modesto aumento de las tasas de Lisboa, en especial porque no han aumentado desde 1994. Sin embargo, el aumento propuesto es brusco, y como en el caso de las dos tasas principales, daría lugar a cantidades seis o siete veces superiores a las tasas actuales que podría escandalizar a los usuarios y provocar un efecto de congelación en todo el Sistema. Abogó por un enfoque más gradual. Asimismo, se preguntó por qué en el documento no se aborda el precedente establecido con la transferencia o el préstamo realizado por la Unión de Madrid a la Unión de La Haya, de tres millones de francos suizos, para la financiación de la modernización de las tecnologías de la información (T.I.) del sistema internacional de registro de La Haya, cantidad que es tan solo ligeramente inferior al déficit acumulado en la actualidad en la Unión de Lisboa. Esa inversión también es una medida puntual, como las generadas por la abrumadora parte de los recientes gastos de la Unión de Lisboa y el déficit adquirido. La Delegación señaló que es incorrecto declarar que con excepción del Sistema de Lisboa, el resto de Uniones se autofinancian. De hecho, la Unión de La Haya ha generado un déficit 20 veces superior al de la Unión de Lisboa, mientras que el número de miembros tan solo es aproximadamente el doble que el de la Unión de Lisboa. Por ello, es difícilmente comprensible que exista tal preocupación sobre la situación financiera de la Unión de Lisboa, en particular cuando a finales de 2014, el superávit de la OMPI era de 37 millones de francos. En lo que atañe al relativamente reducido déficit del Sistema de Lisboa, subraya que debe tenerse en cuenta que la gestión del déficit y la toma de posibles medidas son competencia de la Asamblea de la Unión de Lisboa. La Delegación tiene la certeza de que el Acta de Ginebra se negoció de manera abierta e inclusiva. Nunca en la historia de las Conferencias Diplomáticas de la OMPI han podido las delegaciones observadoras desempeñar un papel tan activo ni contribuir tanto a las negociaciones como en la Conferencia Diplomática en la que se adoptó el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa. Concluyó expresando su respaldo a la propuesta revisada del presupuesto por programas y su confianza en que se encuentre una solución de avenencia para el programa 6, con vistas a que el PBC pueda recomendar a las Asambleas de la OMPI la aprobación del presupuesto por programas para el bienio 2016/17.
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal