S wo/pbc/24/18 original: ingléS fecha: 3 de febrero de 2016 Comité del Programa y Presupuesto Vigesimocuarta sesión Ginebra, 14 a 18 de septiembre de 2015



Descargar 1.3 Mb.
Página9/40
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño1.3 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   40


137.La Delegación de Hungría respaldó la propuesta de presupuesto presentada para el bienio 2016/17. Expresó su apoyo a la declaración realizada por Rumania en nombre del Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico, y se sumó a las opiniones y los argumentos expuestos por las Delegaciones de Italia y Francia en relación al programa 6 de los Sistemas de Madrid y Lisboa. Asimismo, hizo alusión a su postura adoptada en la última sesión del PBC. Señaló que un programa único para ambas Uniones no impediría presentar sus propios presupuestos individuales de manera clara y transparente. Dijo que no comparte la opinión de que los Sistemas de Madrid y Lisboa sean dos sistemas de registro muy diferentes, con contenidos y usuarios muy distintos. Ambos se refieren a identificadores de productos y negocios, es decir, signos distintivos utilizados en el sector comercial. Las denominaciones de origen y algunas indicaciones geográficas están estrechamente interconectadas y en algunos casos, sus sistemas de protección interactúan entre sí. En algunos casos, las marcas no pueden registrarse o no pueden utilizarse debido a una indicación geográfica, y en algunos casos, la indicación geográfica no puede registrarse debido a una marca anterior. Además, en algunos casos estos derechos coexisten juntos. El Arreglo de Lisboa en vigor ya aborda este tipo de situaciones. Sin embargo, el Acta de Ginebra, adoptada recientemente, va más allá y recoge disposiciones más elaboradas, explícitas y equilibradas sobre la relación entre las marcas y las indicaciones geográficas. Por otra parte, existe una escuela de pensamiento jurídico, en virtud del cual, el Derecho de marcas es el que mejor puede proteger las indicaciones geográficas, en particular mediante las marcas colectivas o de certificación, o ambas. Ni el actual Arreglo de Lisboa ni el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa excluyen este tipo de protección de las indicaciones geográficas. Así, de todos los sistemas de registro administrados por la OMPI, los Sistemas de Madrid y Lisboa son con creces los sistemas más estrechamente interrelacionados y los sistemas que tienen más en común. En lo que se refiere al documento WO/PBC/24/16, la Delegación señaló que es harto sabido que la situación financiera de la Unión de Lisboa está determinada por dos factores principales. En primer lugar, la Oficina Internacional ha señalado oportunamente en su propuesta que debe actualizarse la tabla de tasas del Sistema de Lisboa que, puesto que al basarse las denominaciones de origen y otras indicaciones geográficas en nombres geográficos, supone un límite consustancial respecto de su número total. En cualquier caso, a diferencia de otros sistemas de registro relacionados con los derechos de propiedad intelectual, nunca habrá un gran flujo continuo de nuevas solicitudes en lo que respecta a las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas. En segundo lugar, el reciente aumento de los costos de la Unión de Lisboa es principalmente atribuible a la revisión del Sistema de Lisboa, proceso que redunda en interés de toda la Organización. Conforme a la estimación de la Oficina Internacional, aproximadamente el 70% del volumen total de trabajo del Registro de Lisboa consiste en los servicios prestados para la revisión del Sistema de Lisboa. Otro gasto importante responde a la introducción de herramientas electrónicas modernas para gestionar el Registro. Hay asimismo gastos excepcionales, es decir, gastos en los que se incurre raramente de manera periódica o permanentemente. En lo que atañe a las opciones presentadas por la Oficina Internacional, la Delegación se mostró contraria a salir del sistema de contribución única de la OMPI que se estableció en 1993 y se confirmó legalmente en 2003, y que siempre se ha aplicado desde 1994. Sostuvo que cualquier decisión de ese tipo debería ponerse en práctica de modo horizontal en todas las Uniones y programas de la Organización. Dijo que los Estados miembros de la OMPI no pueden salir de manera discriminada del sistema de contribución única solo de la Unión de Lisboa. La Delegación se declaró dispuesta a estudiar un modesto aumento de las tasas de Lisboa, en especial porque no han aumentado desde 1994. Sin embargo, el aumento propuesto es brusco, y como en el caso de las dos tasas principales, daría lugar a cantidades seis o siete veces superiores a las tasas actuales que podría escandalizar a los usuarios y provocar un efecto de congelación en todo el Sistema. Abogó por un enfoque más gradual. Asimismo, se preguntó por qué en el documento no se aborda el precedente establecido con la transferencia o el préstamo realizado por la Unión de Madrid a la Unión de La Haya, de tres millones de francos suizos, para la financiación de la modernización de las tecnologías de la información (T.I.) del sistema internacional de registro de La Haya, cantidad que es tan solo ligeramente inferior al déficit acumulado en la actualidad en la Unión de Lisboa. Esa inversión también es una medida puntual, como las generadas por la abrumadora parte de los recientes gastos de la Unión de Lisboa y el déficit adquirido. La Delegación señaló que es incorrecto declarar que con excepción del Sistema de Lisboa, el resto de Uniones se autofinancian. De hecho, la Unión de La Haya ha generado un déficit 20 veces superior al de la Unión de Lisboa, mientras que el número de miembros tan solo es aproximadamente el doble que el de la Unión de Lisboa. Por ello, es difícilmente comprensible que exista tal preocupación sobre la situación financiera de la Unión de Lisboa, en particular cuando a finales de 2014, el superávit de la OMPI era de 37 millones de francos. En lo que atañe al relativamente reducido déficit del Sistema de Lisboa, subraya que debe tenerse en cuenta que la gestión del déficit y la toma de posibles medidas son competencia de la Asamblea de la Unión de Lisboa. La Delegación tiene la certeza de que el Acta de Ginebra se negoció de manera abierta e inclusiva. Nunca en la historia de las Conferencias Diplomáticas de la OMPI han podido las delegaciones observadoras desempeñar un papel tan activo ni contribuir tanto a las negociaciones como en la Conferencia Diplomática en la que se adoptó el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa. Concluyó expresando su respaldo a la propuesta revisada del presupuesto por programas y su confianza en que se encuentre una solución de avenencia para el programa 6, con vistas a que el PBC pueda recomendar a las Asambleas de la OMPI la aprobación del presupuesto por programas para el bienio 2016/17. 61

138.La Delegación del Canadá apoyó sin reservas la declaración realizada por la Delegación del Japón en nombre del Grupo B. En relación al programa 3 y al proyecto TAG del programa de control de calidad de excelencia, y más concretamente al papel que desempeñan los Estados miembros y otras iniciativas normativas, dijo que desea recordar la importancia de admitir plenamente la idiosincrasia de una OMPI impulsada por los Estados miembros. Señaló que considera asimismo aconsejable y práctico otorgar un cierto grado de flexibilidad a la Secretaría para desarrollar y poner en práctica actividades no normativas, por supuesto en función de la amplitud y el alcance de dichas actividades y las consecuencias que supondría para la Secretaría. Son dos inquietudes que los Estados miembros deben contrarrestar. En lo tocante al programa 6, declaró que continúa preocupada por la transparencia de las finanzas del Sistema de Lisboa, tal como se refleja en los documentos sobre el programa 6 de la propuesta de presupuesto por programas para el bienio 2016/17. Valoró la transparencia de todos los temas presupuestarios de la OMPI, que permite a los Estados miembros entablar debates basados en hechos y adoptar decisiones fundamentadas apoyadas en información clara. En tanto que parte de una inquietud más general por la sostenibilidad financiera de la OMPI, la Delegación hizo alusión a las cuestiones expuestas en el documento de la Secretaría sobre las opciones para la sostenibilidad financiera del Sistema de Lisboa, que plantea que el Sistema de Lisboa está experimentando dificultades financieras que no tienen visos de solucionarse a menos que la Unión de Lisboa aplique importantes y rápidos ajustes y reformas. Manifestó que el Arreglo de Lisboa proporciona el marco que permitiría a la Unión de Lisboa poner en práctica dichos cambios y enfatizó que existen opciones concretas y factibles. Añadió que su interés por las finanzas sostenibles de la OMPI es extensible a la Unión de Lisboa. Por consiguiente, en un espíritu de cooperación, la Delegación instó a las partes del Arreglo de Lisboa a volver a encarrilar la Unión de Lisboa, tal como exige el propio Arreglo de Lisboa. En relación al programa 20 y a la relación entre la apertura de nuevas oficinas en el exterior y la adopción de directrices, la Delegación señaló que toda decisión sobre nuevas oficinas en el exterior debe estar supeditada al marco político, a la decisión de las Asambleas y a un análisis riguroso en virtud del marco de gestión. En lo que atañe a la propuesta de la Secretaría de cerrar la Oficina de Coordinación de Nueva York, la Delegación toma nota de la información que aporta el documento de preguntas y respuestas, si bien añadió que continúa habiendo interrogantes respecto a esta propuesta. En primer lugar, qué pasará con los organismos especializados de las Naciones Unidas que no tengan una oficina de coordinación en Nueva York. Y en segundo lugar, desea saber si la Secretaría tiene pensado realizar estudios similares al de la Oficina de Coordinación de Nueva York para otras oficinas en el exterior y si propone cerrar alguna. Apuntó que la DCI, en su informe de 2007 sobre las oficinas en el exterior, publicó algunas recomendaciones dirigidas a los jefes de la Secretaría. En el contexto del estudio sobre las oficinas en el exterior, en particular la sustitución de lo que se hacía por teleconferencia, etc., preguntó si la Secretaría ha tenido en cuenta las consecuencias de su decisión en lo que respecta a la Oficina de Coordinación de la OMPI en Nueva York. 63

139.La Delegación de Australia dio las gracias a la Secretaría por la preparación del presupuesto por programas y, al igual que todos los Estados miembros, dijo que desea ver aprobado el presupuesto para el próximo bienio. Añadió que, por regla general, respalda la transparencia de los informes de la OMPI. Por tanto, apoyó la propuesta de separar la contabilidad de los Sistemas de Lisboa y Madrid, lo cual aumentaría la transparencia de las cuentas y sería coherente con los informes de otros sistemas mundiales de P.I. de la OMPI. Expresó su deseo de que la visión preliminar de la contabilidad separada de ambos Sistemas que figura en el documento actualizado de preguntas y respuestas de la Secretaría, quede reflejada en el presupuesto por programas definitivo. Apoyó asimismo que se hagan cumplir las obligaciones de los miembros y dijo confiar en que la Unión de Lisboa pondrá en práctica los términos del Arreglo sobre la financiación y los costos del Sistema de Lisboa. Acogió con beneplácito el estudio de la Secretaría sobre la sostenibilidad financiera de Lisboa y expresó preocupación por el déficit anual previsto de la Unión de Lisboa para el bienio 2016/17. Respaldó la propuesta recomendada en el párrafo 23 del documento WO/PBC/24/16, a saber, que el Director General proponga a la Asamblea de la Unión de Lisboa un fondo de operaciones para la Unión de Lisboa. Dicha propuesta está en consonancia con el Arreglo de Lisboa y el enfoque adoptado en otras Uniones desde hace más de 30 años. La Delegación dijo no entender por qué este enfoque no sería práctico y sensato para la Unión de Lisboa y expresó su deseo de trabajar con otras Delegaciones y llegar a un acuerdo, así como de ver aprobado el presupuesto en esta sesión. 64



140.La Delegación de Suiza, en referencia al documento sobre las opciones para la sostenibilidad financiera del Sistema de Lisboa (WO/PBC/24/16), señaló que el título sugiere que incluye opciones para afrontar el déficit de la Unión de Lisboa. No obstante, mientras en las Secciones A y B figuran esas opciones, es decir, las tasas en concepto de registro y las contribuciones de los Estados miembros, el caso no es el mismo en las Secciones C y D, ya que un fondo fiduciario o los anticipos del Estado anfitrión no son fuentes de financiación. Se trata de anticipos en caso de una falta de liquidez. Dichos anticipos, tal como se contempla en varios tratados administrados por la OMPI, son temporales y ad hoc. Su propósito es compensar la falta de liquidez. Estos ingresos no están incluidos en la planificación de gastos futuros ni forman parte de un procedimiento presupuestario. De ahí que no sean opciones de financiación como se sugiere en el documento. La Delegación dijo que otorga una gran importancia al respeto de los tratados internacionales a los que se ha adherido y que se toma en serio su responsabilidad como Estado anfitrión. Expresó su apoyo a la declaración realizada por la Delegación de México e hizo hincapié en que el presupuesto único de la Organización es fundamental para su buen funcionamiento en calidad de Organización unitaria y no de simplemente un conjunto de Uniones creadas por varios tratados. La OMPI es mucho más que eso, como se demuestra claramente en la propuesta de presupuesto por programas, que refleja una amplia gama de actividades inherentes a la Organización. Dijo que desea puntualizar que el presupuesto único está destinado a toda la Organización. Se trata de un hecho y no simplemente de un ejercicio contable, como queda de manifiesto en el texto de la reforma constitucional de 2003, aprobada por las Asambleas de la OMPI y consagrada como práctica dilatada durante unos 20 años. El término “presupuesto de la Unión” ha sido reemplazado por el término “Organización” o “presupuesto de la Organización” y se han suprimido las referencias a las Uniones propiamente dichas. En cuanto a los pormenores, la Delegación aludió a las modificaciones realizadas entonces, tal como figura en el documento A/39/3. A título de ejemplo, se modificaron los apartados a) y c) del artículo 11.1) del Arreglo de Lisboa y se suprimió el apartado b). En consecuencia, es obvio que el presupuesto único es un solo presupuesto para toda la Organización. En los otros tratados se incluyen modificaciones similares. Por tanto, no es cierto que el presupuesto único se instaurara únicamente para las Uniones financiadas mediante contribuciones. El presupuesto único se introdujo para todas las Uniones, lo cual cobra sentido para una Organización unitaria. Por último, la Delegación destacó que poner en cuestión el presupuesto único sería peligroso para la Organización y haría retroceder 20 años a los miembros. Dijo que desea hacer tan solo una breve referencia a la propuesta del Grupo B sobre la cobertura del PCT, por lo que la Delegación agradeció la Secretaría el documento informativo (WO/PBC/24/INF.3) y dijo que espera que el Comité otorgue la debida importancia a este asunto. La Delegación de la República Checa expresó su agradecimiento por la búsqueda de soluciones para velar por una transparencia total y una sostenibilidad financiera a largo plazo de la Unión de Lisboa. Dijo que concede una gran importancia a la aprobación del prepuesto por programas de la OMPI para el bienio 2016/17. Asimismo, mostró su firme rechazo a que se abandone el sistema de contribución única que adoptó la OMPI en 1993 y que se aplica desde entonces. En su opinión debería continuar aplicándose en el futuro. La Delegación se congratuló de todas las posibles medidas que se adopten para reducir al mínimos los gastos y se aumente la eficacia de los procedimientos de Lisboa. Dijo que no se opone a un incremento juicioso de las tasas de Lisboa y que está dispuesta a estudiar una propuesta en ese sentido. Sin embargo, dicho aumento no debería ir en detrimento de los usuarios. Además, se declaró dispuesta a estudiar y apoyar la propuesta del Director General de crear un fondo de operaciones para la Unión de Lisboa, similar a los de los Sistemas de Madrid, La Haya y el PCT. Añadió que mantiene su apoyo a la actual estructura del presupuesto por programas de la OMPI presentado, aunque en aras de un espíritu de compromiso, estaría dispuesta a aceptar una separación justificada de los presupuestos de Lisboa y Madrid, así como a tomar en consideración préstamos o transferencia temporales cuya finalidad sea lograr un presupuesto equilibrado para el Sistema de Lisboa y mejorar aún más la transparencia. 64

141.La Delegación de la República de Corea dijo que ha llegado el momento de emprender las acciones necesarias para sentar las bases que conduzcan a la viabilidad financiera del Sistema de Lisboa. A tal fin, la Delegación respaldó la propuesta de separación de los Sistemas de Madrid y Lisboa en el marco del presupuesto por programas, indispensable para preservar la transparencia y lograr progresos constructivos en la OMPI. 65



142.La Delegación de los Estados Unidos de América, en referencia a los comentarios formulados tras su intervención inicial, dijo que el Convenio de la OMPI establece los fines de la Organización en el artículo 3: 1) fomentar la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo mediante la cooperación de los Estados, en colaboración, cuando así proceda, con cualquier otra organización internacional; y 2) asegurar la cooperación administrativa entre las Uniones. Esto significa que una Unión no puede actuar de manera totalmente independiente de la totalidad de la Organización u otras Uniones. Una Unión no puede redactar una revisión de un tratado que, fundamentalmente sea un nuevo tratado y que lo administre la Organización o esté financiado por ésta sin el consentimiento de la propia Organización. Al decidir renunciar al asesoramiento del Comité de Coordinación en 2014, los miembros de la Asamblea de la Unión de Lisboa argumentaron específicamente que las medidas que habían adoptado para concluir un nuevo tratado sobre indicaciones geográfica no presentaban interés alguno para las demás Uniones. A pesar de ello, la autosuficiencia financiera del sistema de registro representa un claro interés para las demás Uniones y la Organización en su conjunto ya que, entre otras cosas, los ingresos procedentes de las tasas provenientes de otras Uniones financian el esfuerzo por crear un nuevo registro de indicaciones geográficas. La Delegación añadió que otras Uniones muestran un claro interés por el asunto de las indicaciones geográficas y en saber si y la manera en que la Organización administra tal sistema internacional de registro que incluye estándares sustantivos de protección. La Unión de Lisboa no debería poder o haber podido acogerse a ambas posibilidades: utilizar los ingresos generales de la OMPI para financiar una Conferencia Diplomática cerrada. Una clara inquietud institucional se refiere a las normas y prácticas de la OMPI, que permite a las Uniones gastar los recursos de la Organización pero rechaza la participación de otros Estados miembros en sus actividades, a pesar de su marcado y auténtico interés. En alusión a la controversia de las Delegaciones de Francia e Italia, a saber, que 1,1 millones del presupuesto anual de 350 millones es básicamente una nimiedad que no debe demorar la aprobación del presupuesto de la Organización, la Delegación señaló que su preocupación no es simplemente una cuestión cuantitativa, sino también velar por la imparcialidad y la transparencia. En referencia a las declaraciones de México, Hungría y la República Checa que no desean modificar el sistema de contribución única, la Delegación pidió a estas delegaciones que lean su documento de sala que había circulado esta mañana. El propósito del sistema de contribución única es financiar las Uniones que no generan ingresos. Por su propia naturaleza de sistema de registro, el Sistema de Lisboa se considera, y siempre se ha considerado un sistema financiado mediante tasas. En caso de que esta cuestión continúe suscitando confusión, solicitó que el Consejero Jurídico brinde asesoramiento sobre qué Uniones están al amparo de la protección financiada por contribuciones. En relación con la declaración de la Delegación de Italia que entiende que el Sistema de Lisboa no depende de las tasas de Madrid ni del PCT, la Delegación estima que se trata de una interpretación errónea del documento de preguntas y respuestas. La pregunta 10 no está completamente contestada por la respuesta 10. La respuesta 10 mantiene que los ingresos asignados a la Unión de Lisboa ponen en peligros algunas fuentes. No explica las fuentes que cubren el déficit que figuran en el cuadro 11 del Anexo III. Habida cuenta de que las Uniones financiadas mediante contribuciones se pensaron para gastar más que el total de contribuciones, el único ingreso adicional procede claramente de los Sistemas del PCT y Madrid. La Delegación solicitó que el Contralor aclare este punto. Dijo que aprecia los esfuerzos realizados por la Secretaría para preparar el documento WO/PBC/24/16, que aporta opciones sensatas a los miembros de Lisboa para por fin lograr la sostenibilidad financiera del Sistema de Lisboa. Agradeció asimismo la oferta del Director General que se recoge en el párrafo 23 del documento, a saber, preparar y presentar una propuesta a la Asamblea de la Unión de Lisboa para crear un fondo de operaciones. En calidad de miembro del Comité de Coordinación, la Delegación está dispuesta a estudiar objetivamente dicha propuesta y a ofrecer un parecer fundamentado al respecto. Sin embargo, indicó que aunque la creación de un fondo de operaciones es un paso en la dirección correcta, tan solo se trata de una solución temporal a un problema sistemático de larga data. A partir de las opciones enumeradas en el documento WO/PBC/24/16, la Asamblea de la Unión de Lisboa deberá meditar minuciosamente sobre una solución que brinde una sostenibilidad financiera permanente a la actual Unión de Lisboa. Para terminar, en referencia a la explicación de la Secretaría sobre las contribuciones que se incluyen en el documento WO/PBC/24/16, declaró que las contribuciones de las partes contratantes de Lisboa o los anticipos del Estado anfitrión, tal como se estipula en el Arreglo de Lisboa, no menoscabarán en modo alguno el sistema de contribución única adoptado en 1993, cuya finalidad nunca fue financiar los ingresos generados por las Uniones, en particular Uniones como la de Lisboa, cuyos tratados les exige autofinanciarse. Por otra parte, está por ver si el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa entrará en vigor durante el próximo bienio. Propuso que la cuestión de la administración de este tratado se presente a todos los miembros de la OMPI, así como a los órganos pertinentes durante la reunión anual de las Asambleas de la OMPI en octubre de 2015. 66

143.La Delegación de la Argentina se sumó a la declaración realizada por la Delegación del Brasil en nombre del GRULAC. En referencia al programa 6, la Delegación dijo que otorga gran importancia a la transparencia. Por ello, considera esencial separar los componentes del programa 6 a fin de contar con información clara sobre ambos Sistemas, tanto del de Madrid como del de Lisboa. Manifestó su agradecimiento a la Secretaría por la preparación del estudio sobre las opciones para la sostenibilidad financiera de la Unión de Lisboa (documento WO/PBC/24/16), que confía sea útil a la hora de tomar decisiones sobre las contribuciones, las tasas y otras alternativas que conduzcan a la sostenibilidad de la Unión de Lisboa. Expresó su disposición a trabajar de manera constructiva con miras a hallar una solución satisfactoria a los temas pendientes y permitir así la aprobación del presupuesto por programas. 67

144.El Presidente sintetizó las cuestiones pendientes de resolver que se refieren a los programas 3, 6 y 20. En el caso del programa 3 se trata del papel que desempeñan los miembros en el proyecto TAG. Algunas delegaciones también expresaron su preocupación por la economía digital. En relación al programa 6, el Presidente propuso que los temas se traten en grupo, de uno en uno, organizados de acuerdo a las seis peticiones específicas hechas por la Delegación de los Estados Unidos de América. El Presidente señaló que existe una especie de acuerdo y flexibilidad general que se refleja en la propuesta para aumentar la transparencia, el reconocimiento del esfuerzo realizado por la Secretaría al proporcionar el documento de preguntas y respuesta, y la información aportada sobre cifras específicas de las Uniones de Lisboa y Madrid. Las declaraciones relativas al programa 20 se han centrado en la importancia de establecer los principios rectores antes de tomar una decisión sobre las oficinas en el exterior. Asimismo, se ha expresado preocupación por la propuesta de cerrar la oficina de Nueva York. En lo que atañe a los programas 5 y 15, el Presidente invitó a los respectivos directores de programa a responder a las preguntas e inquietudes de las Delegaciones. Respecto de la cobertura, el Presidente dijo que aguarda con interés la propuesta de proyecto de decisión que el Grupo B va a presentar. El Presidente instó a las Delegaciones a que realicen una valoración de los debates. 67

1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   40


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal