Sabiendo como Actuar



Descargar 9.78 Kb.
Fecha de conversión14.02.2017
Tamaño9.78 Kb.

Paulo Coelho

Oh Maria concebida sem pecado, rogai por nós que recorremos a Vós. Amém

Sabiendo como Actuar




Usar los dos bolsillos

Un discípulo comentó con el rabino Bounam de Pssiskhe:


- El mundo material parece sofocar el mundo espiritual.
- Tu pantalón tiene dos bolsillos – dijo Bounam. – Escribe en el derecho: el mundo fue creado solo para mí. En el izquierdo, escribe: yo no soy nada más que polvo y cenizas.

- Divide bien tu dinero entre estos dos lugares. Cuando veas la miseria y la injusticia, recuerda que el mundo existe solamente para que puedas manifestar tu bondad, y usa el dinero del bolsillo derecho. Cuando estés tentado de adquirir cosas que no te hacen la menor falta, recuerda lo que está escrito en el bolsillo izquierdo, y piensa varias veces antes de gastarlo. De esta forma, el mundo material nunca sofocará el mundo espiritual.




Cuándo dar y cuándo recibir

Nasrudin paseaba por el mercado cuando un hombre se le acercó.

- Sé que eres un gran maestro sufi – dijo. Esta mañana, mi hijo me pidió dinero para comprar una vaca: ¿debo ayudarlo?

- Esta no es una situación de emergencia. Entonces, aguarda una semana antes de atender el pedido de tu hijo.

- Pero yo estoy en condiciones de ayudarlo ahora, ¿qué diferencia habrá con hacerle esperar una semana?


  • Una diferencia muy grande – respondió Nasrudin. – Mi experiencia me enseña que las personas solo dan valor a algo cuando tienen la oportunidad de dudar si conseguirán o no lo que desean.


Parece muy obvio
Preguntaron al rabino Ben Zoma:

- ¿Quién es sabio?

- Aquel que encuentra siempre algo que aprender de los otros – dijo el rabino.

- ¿Quién es fuerte?

- El hombre que es capaz de dominarse a sí mismo.

- ¿Quién es rico?

- El que conoce el tesoro que tiene: sus días y sus horas de vida, que pueden modificar todo lo que sucede a su alrededor.

- ¿Quién merece respeto?

- Quien se respeta a sí mismo y a su prójimo.

- Todo esto son cosas obvias – comentó uno de los presentes.

- Por eso son tan difíciles de ser observadas – concluyó el rabino.

Entre la fe y la oración


- ¿Hay algo más importante que la oración? Preguntó el discípulo al maestro.

El maestro pidió que el discípulo fuese hasta un arbusto próximo y cortase una rama. El discípulo obedeció.

- ¿El árbol continúa vivo? – preguntó el maestro

- Tan vivo como antes.

Entonces vuelve allí y corta la raíz.



- Si lo hago, el árbol morirá.

- Las oraciones son las ramas de un árbol, cuya raíz se llama Fe – dijo el maestro. – Puede existir fe sin oración, pero no puede existir oración sin fe.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal