Sala tercera de la corte suprema de justicia



Descargar 13.44 Kb.
Fecha de conversión04.11.2017
Tamaño13.44 Kb.
V-276-F

SALA TERCERA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA.

San José, a las catorce horas cuarenta minutos del catorce de setiembre de mil novecientos noventa.

Recurso de casación interpuesto en la presente causa seguida contra ABEL GONZALEZ HERNANDEZ, mayor, soltero, jornalero, costarricense, vecino de Liberia. cédula número 5-209-235 por el delito de ROBO AGRAVADO daño de CARLOS ROBERTO SALAZAR ACEVEDO. Intervienen en la decisión del recurso, los Magistrados Jesús Alberto Ramírez Quirós, Presidente, Dora María Guzmán Zanetti, Mario Alberto Houed Vega, José Alberto Gamboa Salazar y Daniel González Alvarez. La defensa del acusado está a cargo de la Licenciada Glenda Murillo Pizarro. Con la representación del Ministerio Público, la Licenciada Patricia Cordero Vargas.- RESULTANDO:

1.- Que mediante sentencia número 104-90 dictada a las dieciséis horas del cuatro de junio de mil novecientos noventa el Tribunal Superior de Liberia, resolvió:"POR TANTO: Conforme a lo expuesto y artículos 392, 393, 394, 395, 396, 397, 399, 502 543 del Código de Procedimientos Penales, 45, 50, 71, 213 inciso 1 del Código Penal se declara a Abel González Hernández, autor responsable del delito de ROBO AGRAVADO en perjuicio de CARLOS ROBERTO SALAZAR ACEVEDO y en dicho carácter se le impone la pena de CINCO AÑOS DE PRISION quedescontará previo abono a la preventiva sufrida en el establecimiento penitenciario que indiquen los respectivos reglamentos. Se le condena además al pago de las costas del juicio. No se hace pronunciamiento en cuanto a daños y perjuicios por no haberse ejercido la acción civil resarcitoria. Firme la sentencia inscríbase la misma en el Registro Judicial de Delincuentes y expídanse los testimonios correspondientes para el Juez de Ejecución de la Pena y para el Instituto Nacional de Criminología.- HAGASE SABER.- Lic. Luis Gmo. Rivas Loáiciga Lic. Marco Antonio Rodríguez Rescia Lic Margoth Rojas Pérez Ulises Miranda Méndez Pro-Srio a.i.

2.- Que contra el anterior pronunciamiento, la Licenciada Glenda Murillo Pizarro en su condición de defensora del encartado interpuso recurso de casación . Alega la violación de los artículos 213 inciso 1) y 112 inciso 2), ambos del Código Penal por aplicación indebida y falta de aplicación respectivamente. Aduce que el Tribunal calificó el hecho como constitutivo del delito de robo agravado con base en el inciso 1) del artículo 213, estimando la defensa que tal conducta configura el delito de robo simple con fuerza sobre las cosas, ya que el cedazo que protegía la puerta según sus argumentos, tenía el únco fin de dar ventilación e impedir la entrada de mosquitos a la casa. Solicita se anule la sentencia y se proceda conforme a derecho aplicando la ley sustantiva siendo recalificado el delito de robo agravado al delito de robo simple.-

3.-Que verificada la deliberación respectiva de conformidad con lo dispuesto por el artículo 481 del Código de Procedimientos Penales, la Sala se planteó todas las cuestiones formuladas en el recurso, declarándolo sin lugar. Voto Salvado de la Magistrada Guzmán Zanetti.-

4.- Que en los procedimientos se han observado las prescripciones legales pertinentes.-

Redacta el Magistrado Ramírez Quirós; y,

CONSIDERANDO:

I.- Como único motivo de su recurso, no obstante que los divide en dos, la Defensora Pública del imputado Abel González Hernández, reclama la violación del artículo 213 inciso 1 del Código Penal por aplicación indebida y del 212 inciso 2 ibídem, por falta de aplicación. Señala la recurrente que la sentencia tiene por acreditado que González Hernández ingresó en compañía de dos sujetos más a la casa del ofendido, por la puerta trasera, la que estaba protegida con cedazo, procediendo a sustraer bienes de Salazar Acevedo. Tal hecho lo calificó el Tribunal como constitutivo del delito de Robo Agravado, con base en el inciso 1 del artículo 213 del Código de fondo. Ahora bien, estima la defensa que tal conducta configura el delito de robo simple con fuerza en las cosas, ya que el cedazo que protegía la puerta según sus argumentos , tenía el único fin de dar ventilación e impedir la entrada de mosquitos a la casa. La Sala con vista en el núcleo fáctico de la sentencia impugnada, considera que no lleva razón la recurrente en ninguno de sus planteamientos. Nótese que para lograr el apoderamiento de los bienes del ofendido, el imputado en compañía de dos sujetos más, perforaron el cedazo que protegía la puerta trasera de la casa del ofendido. Al respecto, son reiteradas las resoluciones de casación en cuanto a que la perforación o fractura de una pared, cerco, techo, piso, puerta o ventana de un lugar habitado o sus dependencias, implica un medio violento donde se pone de manifiesto que los obstáculos materiales, o que sirven precisamente a la finalidad de asegurar o cerrar el espacio en que se encuentran las cosas u objetos sustraídos, no detienen la acción criminal de los sujetos activos, evidenciando el peligro que ello conlleva. Si bien es cierto que el cedazo, como lo alega la impugnante, se usa en estas zonas, en las casas de habitación por razones climáticas, también lo es que éste constituye un medio de defensa del inmueble. Tenemos entonces que en el presente caso, los sujetos activos ejercieron fuerza sobre las cosas y mediante la perforación de un cedazo que protegía la puerta trasera de la casa de habitación del ofendido, lograron sustraer bienes de éste. Obsérvese además que en este caso, el elemento vencido, sea el cedazo, mediante su perforación, viene a constituir parte integral de la protección a la puerta, demostrando el imputado y sus acompañantes mayor peligrosidad ya que no se detuvieron ante obstáculos materiales. A mayor abundamiento, considera la Sala que los hechos probados en la sentencia dan pie también para ubicar la conducta del imputado en los incisos 1 y 3 ya que el mismo además fue cometido por tres personas, sin que se den los presupuestos del inciso 2 ya que el arma fue usada con posterioridad al robo. En virtud de lo expuesto, procede declarar sin lugar el recurso de la defensa, pues las violaciones de leyes sustantivas no se han producido.-

POR TANTO:

Se declara sin lugar el recurso.


JESUS ALB. RAMIREZ Q.

PRESIDENTE

DORA MA. GUZMAN Z. MARIO ALB. HOUED V.

JOSE ALB. GAMBOA S. DANIEL GONZALEZ A.


ALBERTO PORRAS G.

SECRETARIO A.I.

VOTO SALVADO DE LA MAGISTRADA GUZMAN ZANETTI:

Discrepo del criterio de la mayoría en cuanto considera: "Si bien es cierto que el cedazo como lo alega el impugnante se usa en estas zonas (se refiere a Guanacaste) en las casas de habitación por razones climáticas también lo es que este constituye un medio de defensa del inmueble" (el subrayado es mío). Sustentan esta discrepancia las razones expuestas en el voto salvado, dado en relación con la sentencia de esta Sala V 248-F de las 10 Horas 20 minutos del 3 de noviembre de 1989; en que expongo como núcleo de la opinión "No hay duda, de que el autor que perfore o fracture seguridades, protecciones, etc, de los bienes, dotados de solidez revela una mayor peligrosidad, porque debe desplegar una fuerza más allá de lo normal para vencerlas, desafiando incluso riesgos. Pero el cedazo, sin duda carece de solidez, y la ruptura que de la red metálica se haga como en este caso, no es suficiente para calificar la acción como constitutiva de robo,...". Ahora bien, en el presente caso, debe calificarse el hecho como Hurto Agravado por haber sido cometido por tres personas. Concluyo entonces que hubo aplicación indebida del artículo 213 inciso 1) del Código Penal. Por carecer de interés, dada la naturaleza del voto de mayoría, omito hacer pronunciamiento sobre el monto de la pena a imponer.-


DORA MARIA GUZMAN Z.

ALBERTO PORRAS G.

Secretario
Exp. N427-90-

jr.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal