Santisima trinidad



Descargar 31.5 Kb.
Fecha de conversión13.03.2017
Tamaño31.5 Kb.
DESTRUCTOR A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD”

CONCEPTOS HISTORICOS A SER TENIDOS EN CUENTA PARA SER DECLARADO PATRIMONIO HISTORICO NACIONAL Y LUEGO SER CONVERTIDO EN BUQUE MUSEO

Han pasado 34 años del inicio de la Guerra de Malvinas.

Una dolorosa historia para nuestro país.

El Destructor A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” fue orgullo de la Nación y de la Armada Argentina a comienzos de los años ochenta.

Su historia nos dice que pertenece a la clase Tipo 42, su construcción fue ordenada (contrato entre Argentina y Gran Bretaña para intercambiar conocimientos) el 1º de marzo de 1969 a ser ejecutada en el Astillero Naval Río Santiago del AFNE (Astillero y Fábricas Navales del Estado), puesto en grada el 15 de enero de 1973, botado el 12 de noviembre de 1974, asignado el 7 de marzo de 1980, afirmado su Pabellón Nacional el 6 de noviembre de 1980 y radiado en el mes de diciembre de 2004. A partir de esa fecha ha quedado en custodia y preservación por la ARMADA ARGENTINA, amarrado en la Base Naval Puerto Belgrano.

En el Astillero de Río Santiago se esperaba al armado del Santísima Trinidad como punto de despegue de la construcción naval argentina. Se contaba con el permiso británico para copiar el modelo de destructor misilístico Clase 42. Se trabajaba en el buque para convertirlo en un hito de la industria naval local.


Con su gemelo Destructor A.R.A. “HERCULES” (construido en los Astilleros de Vickers Shipbuilding en Barrow-in-Furness, Reino Unido de Gran Bretaña) dotaban a la entonces poderosa Flota de Mar de una cobertura antiaérea de vanguardia. La marina británica también mostraba altiva sus buques Clase 42, iguales en diseño, armamento y tecnología a las dos naves argentinas, como el Destructor HMS “SHEFFIELD”. Posteriormente sus caminos se cruzarían en el Conflicto de Malvinas.

Luego de finalizada su construcción y efectuada las pruebas generales de funcionamiento pertinentes, a comienzos de abril de 1981, el A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” se trasladó a la Base Naval de Portsmouth (Gran Bretaña) a los efectos de poner a punto los sistemas de radares y de armas, allí se realizaron entre otras pruebas y puestas a punto, las primeras pruebas de disparos de misiles antiaéreos (Sea-Dart) con gran éxito. A fines de noviembre de 1981 el buque zarpó de regreso desde la Base Naval de Portsmouth (Gran Bretaña) hacia la República Argentina.

Con respecto a esto último, comentaba un tripulante de la primera dotación: “… Días después nuestro buque salía lentamente, a las 16:30 hs. del 28 de noviembre de 1981, del Puerto de Portsmouth. El corazón se nos partía de emoción, quedaban atrás muchos amigos ingleses, recuerdos imborrables y largos años de lucha por un logro tecnológico y operacional que esperábamos que sellaría un cambio importante en la Armada Argentina.

En los muelles del Dockyard estaban amarrados los buques de la Royal Navy (el Portaaviones HMS “Invencible”, los Destructores HMS “Sheffield”, “Coventry”, “Glanmorgan”, etc.) todos embanderados con las banderas del código de señales, de proa a popa y con la bandera argentina a tope de su palo mayor.

Muchos de sus tripulantes, formados en cubierta nos saludaban en reconocimiento de amistad y calidad profesional. Desde lejos vimos que la Fragata HMS “Victory”, reliquia histórica (hecha Buque Museo) donde exhaló su último suspiro el Almirante NELSON en la Batalla de Trafalgar, también estaba embanderada y con la bandera argentina a tope.

El Almirante inglés, jefe de tan importante base naval, nos despidió vestido de gala y con sus atributos de mando. Lo hizo desde una alta torre histórica, que coronaba las instalaciones de un arsenal que apoyó a la flota de Nelson, nos saludaba amistosamente, luego de habernos dado la mano afectuosamente a cada uno de los miembros de la Plana Mayor antes de que zarpáramos.”

El A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD”, con apenas 3 meses de haber regresado al país (21 de diciembre de 1981), proveniente de la principal Base Naval de la marina británica, luego de haber sido nombrado Buque Insignia de la Operación “ROSARIO”, el día 28 de marzo de 1982 zarpó de la Base Naval Puerto Belgrano junto a gran parte de la Flota de Mar rumbo al sur del continente, a los efectos de recuperar nuestras Islas Malvinas. En su puesto de mando se llevó a cabo la reunión decisiva antes de hacer pie en Puerto Argentino. A bordo se ubicaron los Estados Mayores de la Operación “ROSARIO”, el Almirante Walter ALLARA (Jefe de la Fuerza Anfibia de Desembarco), y el General Osvaldo GARCIA (a cargo del Vº Cuerpo del Ejército).

Durante el Conflicto del Atlántico Sur, para la reconquista de nuestras Islas, el buque formó parte de la Fuerza de Tareas FT.40 (comandada por el Contraalmirante Gualter O. ALLARA), junto al Destructor ARA "HERCULES, y a las Corbetas ARA “DRUMMOND” y ARA “GRANVILLE”.

El objetivo de esta Fuerza de Tareas era: "Capturar los Objetivos Cuartel y efectivos de los Royal Marines, la localidad de Puerto Argentino y Faro San Felipe, colaborar en la captura del Aeródromo de Puerto Argentino y efectuar inicialmente, el control sobre la población a fin de contribuir a ocupar y mantener las Islas Malvinas, ejerciendo simultáneamente el Gobierno Militar del Territorio”.

En tal situación se asignó al buque las siguientes tareas:



  1. Desempeñarse como Nave Almirante, embarcando al Comandante de la Fuerza de Tareas Anfibias, Contraalmirante Gualter Allara y parte de su Estado Mayor.

  2. Trasladar a bordo al Comandante del Teatro de Operaciones Malvinas (TOM), General de División D. Osvaldo J. García.

  3. Proveer protección durante la travesía al Cuerpo Principal de la Fuerza de Tareas Anfibias conjuntamente con el Destructor "HERCULES", y las Corbetas "DRUMMOND" y "GRANVILLE".

  4. Trasladar y desembarcar en Puerto Enriqueta a la Agrupación de Comandos Anfibios y dos secciones de la Agrupación de Buzos Tácticos, (total 92 hombres) antes de la medianoche del 1º al 2º de abril.

  5. Ocupar a continuación un sector de aproximadamente 5 millas de lado al Sur de Puerto Argentino para provisión de Fuego Naval a pedido en apoyo del desembarco principal a efectuarse a partir de las 6 de la mañana del día 2 de abril.

A las 21:00 hs. del día 1º de abril de 1982, desembarcaba de la Unidad, un Grupo de Comando Anfibios, por esta acción fue considerado el primer buque en entrar en acción junto con el Submarino A.R.A. “SANTA FE”, que desembarcó los Buzos Tácticos. Comenzaba así, la denominada Operación “ROSARIO” que involucraba la recuperación de las Islas Malvinas y que contenía la orden expresa de no derramar ni una sola gota de sangre de los soldados británicos y de la población radicada en las islas.

Comentaba su Comandante refiriéndose al Conflicto Malvinas: “La intervención del Destructor A.R.A. "SANTISIMA TRINIDAD" en la Operación Rosario significó para toda la dotación del buque, incluyendo su Comandante, la primera experiencia en una operación naval de guerra real. Tal eventualidad supuso enfrentarse por primera vez con todos esos aspectos de la guerra que aún en los ejercicios con mayor acercamiento a la realidad, no pueden ni simularse ni inducirse.

Afortunadamente la preparación se concretó en una operación que, en lo que al buque respecta, resultó extrañamente coincidente con lo planificado y previsto en más de un 90%. Y lo planificado y previsto fue eficaz porque llevó a cumplir cabalmente con la misión respetando estrictamente las restricciones que por razones políticas plenamente justificadas se impusieron a la operación. Merecido es reconocer con orgullo que ello se debió a la profesionalidad, valor, entusiasmo e ingenio con que las dotaciones del "Santísima Trinidad" y su helicóptero orgánico, y las Agrupaciones de Comandos Anfibios y Buzos Tácticos alistaron sus medios y los operaron durante el desembarco nocturno en la medianoche del 1º de abril de 1982.”

Pasado los años, el buque tuvo una corta, pero intensa vida operativa, su última navegación fue en junio de 1989.

El buque insignia del desembarco en las Islas Malvinas terminaba, así, una carrera corta de ocho años de servicio.

El orgullo naval por haber sido el primer navío misilístico armado en astilleros argentinos, se fue hacia la amarra del olvido impuesto por el bloqueo británico a la obtención de repuestos, elementos vitales para sostener sus sistemas.

En esa época había problemas para conseguir repuestos para las turbinas de propulsión, los sistemas electrónicos y de armas. Debido a esto, se decidió canibalizar uno de los dos buques. El ARA “HERCULES” (construido en Inglaterra) había llegado primero al país, pero también se tomó en cuenta que el “SANTISIMA TRINIDAD” tenía algunos problemas que se vieron directamente en las pruebas de máquinas efectuadas luego de su construcción en el Astillero Río Santiago, por lo cual el “SANTISIMA TRINIDAD” sirvió de repuestos para el “HERCULES”.

El concepto de  Barco ó Buque Museo, es aquel que ha sido conservado después de su vida en activo, reacondicionado como museo y abierto al público con fines educativos, turísticos o conmemorativos. Existen varios centenares de barcos museo a nivel mundial, de diverso tipo y antigüedad, estando algunos de ellos asociados a museos marítimos que complementan la exposición.

La mayoría de los barcos dados de baja acaban desguazados y vendidos como chatarra; y también, en el caso de las naves militares, suelen ser hundidas en ejercicios de tiro. Sólo unos pocos buques acaban siendo preservados por su importancia o singularidad histórica, normalmente tras la presión de asociaciones privadas, voluntarios, entusiastas y antiguas tripulaciones.

Estos son los casos de:


Buque Museo Fragata A.R.A. “PRESIDENTE SARMIENTO”: El año 1961 es el último como unidad naval pues a fines de diciembre pasa a convertirse en Buque Museo de la Armada Argentina y se estudia su conservación y ubicación definitiva para su custodia. El 8 de Junio de 1962 el PEN dictó el Decreto Nº 5589, que declaraba a la Fragata A.R.A. "PRESIDENTE SARMIENTO" como Monumento Histórico Nacional. Fue inaugurada como Buque Museo el 22 de Mayo de 1964.



Buque Museo Corbeta A.R.A. “URUGUAY”: Quitada de servicio en 1962. El Poder Ejecutivo Nacional declaró por decreto del 6 de Junio de 1967 a la Corbeta Uruguay monumento histórico, responsabilizando a la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, junto con la Armada de la conservación de la nave y de proyectar su futuro destino y funcionamiento.

Significado de Monumento Histórico Nacional: Inmueble de existencia construido donde transcurrieron hechos de carácter histórico, institucional que por sus consecuencias trascendentes resultan valiosos para la identidad cultural de la nación, lo constituyen en un referente válido en la historia Argentina y que su preservación y presencia física – comprendido su entorno – tiene por finalidad transmitir y afirmar valores históricos que en ese bien se concretan.
El A.R.A. "SANTISIMA TRINIDAD" debe tener el final que también tuvieron los buques históricos de varios países, que han convertido alguno de sus buques de guerra en Buques Museos, al que cada ciudadano debería acceder y ver la historia viva de los inicios de la recuperación de nuestras Islas Malvinas en el año 1982, ver el orgullo naval construido en los astilleros nacionales. Ojalá pudiéramos subir nuevamente a sus cubiertas y recorrer por donde caminaron tantas tripulaciones y sus Veteranos de Guerra, convencidos de su misión a pesar de la falta de recursos, sin que esto hiciera mella en su espíritu.
Hay personal y astilleros nacionales / privados en condiciones de convertirlo en Buque Museo. No olvidemos que en el país se construyeron varios buques de guerra (por ejemplo en los últimos 25 años: Seis (6) Corbetas Clase Espora MEKO 140 que pertenecen a una serie de corbetas multipropósito diseñadas en los astilleros de  Blohm+Voss  situados en Hamburgo (Alemania) a pedido de la Armada Argentina y construidas bajo licencia en los astilleros de Río Santiago del AFNE, situados en Ensenada, Provincia de Buenos Aires), incluyendo el ARA “SANTISIMA TRINIDAD”, un buque tecnológicamente modernísimo para su época. Si pudimos cortar un submarino al medio, ponerlo a punto y volverlo a soldar, podemos hacer muchas otras cosas, como por ejemplo un Buque Museo.

A más de treinta y cuatro años de esa gesta histórica, vemos con gran preocupación como el A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” se arrumba en Puerto Belgrano y parece destinado al desguace definitivo. No debemos permitir que luego de haber sido reflotado sea convertido en chatarra, sea convertido en blanco naval ó peor aún, ser cortado y distribuido en diferentes lugares del país. Este buque histórico debe ser conservado con su estructura original completa.

El no hacerlo, no es forma de honrar nuestra historia, no es forma de honrar nuestros muertos y no es forma de sostener espacios para la memoria histórica de nuestro país.

Es nuestra intención que el A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” sea declarado Patrimonio Histórico Nacional y a futuro destinado / convertido, como Buque Museo al recuerdo permanente de la Gesta de Malvinas.

Mucho costó para que se reconociera a los ex combatientes a lo largo de estos años. Fueron negados en su existencia por varios gobiernos. Creemos que también debemos reconocer el valor simbólico de aquellas cosas que concurrieren a esa gesta. El A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” es a mi juicio el material militar que simboliza con mayor claridad y fuerza esa etapa crucial de nuestra reciente historia.

Forma parte de nuestra historia, al cual si queremos construir con solidez un futuro, debemos comenzar por honrar nuestro pasado.



Debemos preservar íntegramente el A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” para las generaciones futuras, para la historia de nuestra Nación y el papel que les cupo a los Héroes de Malvinas que todo lo dieron por defenderla. Les debemos como mínimo, gratitud y respeto.

Porque recordar la historia, es no olvidarla.

Todo Monumento Nacional está implícitamente destinado a cumplir una función social. Corresponde al Estado hacer que la misma prevalezca y determinar, en los distintos casos, la medida en que dicha función social es compatible con la propiedad privada y el interés de los particulares. El A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD”, cumpliría con esta función. La función de recordar la gesta, mantener viva la llama de Malvinas y transmitirla a las futuras generaciones y a todo visitante extranjero que visite este futuro Buque Museo.

El mejor lugar estratégico para que el A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD” tenga su futuro apostadero como Buque Museo, debería ser las dársenas de Puerto Madero – Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en cercanías al Buque Museo Fragata A.R.A. “PRESIDENTE SARMIENTO” ó al Buque Museo Corbeta A.R.A. “URUGUAY”, ya que ello permitiría darle sustento económico gracias a la gran afluencia de turistas extranjeros a la zona, pero por sobre todo, incidiría fuertemente en la conciencia marítima de los argentinos que visitarán los buques museos y especialmente en el caso del A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD”, la inclusión de la reivindicación de los derechos soberanos en la recuperación de nuestras Islas Malvinas y la difusión de la gesta del Atlántico Sur en su totalidad.

Carlos Palacios

Primera Dotación y Veterano de Guerra con el Destructor A.R.A. “SANTISIMA TRINIDAD”


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal