Se informa a los ángeles acerca de Adam



Descargar 102.47 Kb.
Fecha de conversión18.10.2017
Tamaño102.47 Kb.

Audiolecturas Islam


Material de Audioconferencia

Audiolecturas Islam www.audiolecturasislam.webs.com audiolecturasislam@yahoo.com

motion.jpg

El Profeta Adam



(la paz sea con él)
Se informa a los ángeles acerca de Adam:
Allah el Todopoderoso reveló:
“Y cuando tu Señor le dijo a los Ángeles: He de establecer una generación tras otra [de hombres] en la Tierra, dijeron: ¿Pondrás en ella quien la corrompa [desbastándola] y derrame sangre siendo que nosotros te alabamos y santificamos? Dijo: En verdad Yo sé lo que vosotros ignoráis. Y enseñó a Adán los nombres de todas las cosas, luego se las expuso a los Ángeles y dijo: Decidme sus nombres, si es que decís la verdad. Dijeron: ¡Glorificado seas! No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has concedido, Tú eres Omnisciente, Sabio. Dijo: ¡Oh Adán! Infórmales sus nombres. Y cuando les hubo informado sus nombres, Allah dijo: ¿Acaso no os he dicho que conozco lo oculto de los cielos y de la Tierra, y sé lo que manifestáis y lo que ocultáis? Y cuando dijimos a los Ángeles: ¡Haced una reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblîs [quien hasta entonces se encontraba adorando a Allah con los Ángeles por su grado de piedad], se negó y se ensoberbeció, convirtiéndose en incrédulo. Dijimos: ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos. Pero Satanás les hizo caer [en la desobediencia] alejándoles del goce en el que se encontraban. Y les dijimos: ¡Descended! Seréis enemigos unos de otros; y en la Tierra encontraréis una morada y deleite por un tiempo. Y le fueron inspiradas a Adán unas palabras de su Señor [una súplica con la que rogó] y Él le absolvió, pues Él es Indulgente, Misericordioso. Dijimos: ¡Descended de él [y habitad vosotros y toda vuestra descendencia en la Tierra]! Cuando sea que os llegue de Mí una guía, quienes sigan Mi guía no temerán ni se entristecerán. Y quienes no crean y desmientan Mis signos serán los condenados al Fuego, donde morarán eternamente.”
(Corán 2:30-39)
Allah Todopoderoso también reveló:
“Creamos a vuestro padre Adán dándole una noble figura. Luego dijimos a los Ángeles: ¡Haced una reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblîs, quien desobedeció la orden. Allah le preguntó: ¿Qué te impidió hacer la reverencia cuando te lo ordené? Respondió: Yo soy mejor que él, pues a mí me creaste de fuego y a él de barro. Dijo [Allah]: ¡Sal del aquí [del Paraíso]! No debiste ensoberbecerte. ¡Vete, pues [a partir de ahora] serás maldecido! Dijo [Iblîs]: Permíteme vivir hasta el Día de la Resurrección. Dijo [Allah]: Te concedo la prórroga que me pides [porque he decretado probar a los hombres con tu seducción]. Dijo [Iblîs al apercibirse que había quedado completamente fuera de la misericordia de Allah]: Por haberme descarriado acecharé a los hombres para apartarlos de Tu sendero recto. Procuraré seducirles por delante, por detrás, por la derecha y por la izquierda; y verás que la mayoría de ellos no son agradecidos. Dijo [Allah]: ¡Sal de aquí maldecido y condenado! Por cierto que llenaré el Infierno con todos aquellos que te sigan. ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos. Pero Satanás les susurró con el fin de que [desobedecieran a Allah y así] fueran despojados de sus prendas [y privados de las gracias que les habían sido concedidas] diciéndoles: Vuestro Señor os prohibió acercaros a este árbol para que no os convirtáis en Ángeles o en seres inmortales. Y les juró: Yo os aconsejo para vuestro bien. Y les sedujo con mentiras. Cuando ambos comieron del árbol quedaron desnudos, y comenzaron a cubrirse con hojas del Paraíso, entonces su Señor les llamó: ¿No os había prohibido comer de este árbol y advertido que Satanás era vuestro enemigo declarado? Entonces imploraron arrepentidos: ¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos, si no nos perdonas y nos tienes misericordia nos contaremos entre los perdedores. Dijo [Allah]: ¡Descended! Seréis enemigos unos de otros; y en la Tierra encontraréis una morada y deleite por un tiempo. Dijo [Allah]: Viviréis y moriréis en ella, y luego seréis resucitados.”
(Corán 7:11-25)
Nosotros nos imaginamos cuando Allah el Todopoderoso decidió crear a Adán: Él se dirigió a Sus ángeles y les dijo que se postren ante él. Él no pretendía preguntar sus opiniones o tomar sus sugerencias, porque Él estaba sobre eso. Allah el Exaltado les dijo que iba a crear un vicegerente en la tierra quien podría tener hijos y nietos quienes podrían corromper la tierra y derramar la sangre de unos y otros. Es por eso que los ángeles dijeron a Allah el Todopoderoso:
“…¿Pondrás en ella quien la corrompa [desbastándola] y derrame sangre siendo que nosotros te alabamos y santificamos?...”
(Corán 2:30)
Hay viejas tradiciones acerca de los ángeles antes de la creación de Adán. De acuerdo a Ibn Qatadah, fue dicho que los ángeles fueron informados acerca de la creación de Adán y su progenie por los jinn que vivieron antes de Adán. Abdullah Ibn Umar dijo que los jinn han existido por cerca de 2000 años antes de Adán y luego derramaron sangre. Es por eso que Allah mando sobre ellos una armada de ángeles que los dirigieron fuera a la profundidad de los mares.

Ibn Abi Hatm narró de Ali Jafar Al Baqer que los ángeles fueron informados de que este hombre podría causar maldad y derramar sangre sobre la tierra. Fue también dicho que ellos sabían que nadie podría ser creado sobre la tierra quien no sea malicioso y derrame sangre.


Sea o no que éstas tradiciones estén correctas, los ángeles entendieron que Allah podría crear un vicegerente sobre la tierra. Allah el Todopoderoso anuncio que Él iba a crear un ser humano hecho de arcilla, que Él podría moldearlo y soplar Su espíritu dentro de él y los ángeles deberían postrarse ante él.
Abi Musa al Sha’arai narró que el Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Allah creó a Adán de una mano llena de polvo tomado de diferentes tierras, entonces los hijos de Adán han sido creados de acuerdo a la composición de la tierra. Por tanto en la humanidad nosotros tenemos blancos, rojos, negros y amarillos; nosotros tenemos lo bueno y lo malo, facilidad y dolor, y lo que viene entre ellos.”
(Sahid al Bukhari)
Ibn Masud y otros compañeros del Profeta (paz y bendiciones sean con él) dijo que Allah el Todopoderoso envió a Gabriel sobre la tierra para que le consiga a Él arcilla de ahí. La tierra dijo: “Yo busco refugio en Allah de tu disminución de mi cantidad o de que me desfigures.”
Entonces Allah envió a Miguel para el mismo propósito, y la tierra buscó refugio en Allah y le fue concedido. Entonces él volvió y dijo a Allah lo que Gabriel había dicho antes de él. Luego Allah envió al Ángel de la Muerte, y la tierra buscó refugio en Allah, el ángel dijo: “Yo también busco refugio en Allah de volver sin llevar lo que Él me ha ordenado.” Entonces él tomo arcilla de la faz de la tierra y la mezcló. Él no tomo de un lugar en particular, pero más bien tomó arcilla blanca, roja, y negra de diferentes lugares. El Ángel de la Muerte ascendió con eso, Allah remojó la arcilla hasta que se volvió pegajosa. Luego Allah dijo a los ángeles:
“…Voy a crear un hombre de barro. Y cuando lo haya plasmado y haya soplado en él su espíritu, haced una reverencia ante él.”
(Corán 38: 71-72)
Entonces Allah formó a Adán en un ser humano, pero él se mantuvo como figura de arcilla por cuarenta años. Los ángeles pasaban por donde él. Ellos estaban embargados de temor por lo que vieron, e Iblis sintió más miedo. Él solía pasar por la figura de Adán, azotándolo, lo cual hacía un sonido como cerámica. Allah nos dijo:
“Creó al hombre de arcilla como la cerámica.”
(Corán 55:14)
Llegó el tiempo para respirar el espíritu a Adán, como Allah decretó, Él comentó a los ángeles: “Cuando Yo respire mi espíritu dentro de él póstrense ante él.” Allah respiró Su espíritu dentro de Adán y cuando éste alcanzó su cabeza Adán estornudó. Los ángeles dijeron: “Di todas las alabanzas pertenecen a Allah.” Adán repitió: “Todas las alabanzas pertenecen a Allah.” Allah le dijo: “Tu Señor te ha concedido misericordia.” Cuando el espíritu alcanzó sus ojos, Adán miro las frutas del Paraíso. Cuando éste alcanzó su abdomen Adán sintió apetito por la comida. Él saltó rápidamente antes que el espíritu pudiera alcanzar sus piernas, así podría comer las frutas del paraíso. Allah, por eso, dijo:
“Ciertamente el hombre es impaciente por naturaleza...”
(Corán 21:37)
Y luego:
“Todos los Ángeles hicieron la reverencia. No así Iblîs, quien se negó a hacerla.”
(Corán 15:30-31)
Abu Hurairah narró que el Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Allah creó a Adán de polvo después lo mezcló con arcilla y lo dejó por algún tiempo hasta que éste se convirtió en barro pegajoso, después de eso Allah le dio forma. Después de eso Allah lo dejó hasta que se convirtió como arcilla de cerámica. Iblis solía pasar por dónde él diciendo: ‘Tú has sido creado para un gran propósito.’ Después que Allah respiró Su espíritu dentro de él.

La primera cosa por la cual el espíritu pasó fueron sus ojos y luego su nariz. Él estornudó. Allah dijo: “Que tu Señor tenga misericordia de ti, ¡O Adán! Anda a esos ángeles y ve lo que ellos podrían decir.’ Entonces Adán fue y los saludo, ellos respondieron diciendo: “La paz sea contigo y la misericordia y las bendiciones de Allah.” Allah dijo: ¡Oh Adán! Este es tu saludo y el de tus hijos.”


(Sahih al Bukhari)
La Descendencia de Adán Acepta a Allah
Allah el Todopoderoso reveló:
“Y tu Señor creó a partir de Adán su descendencia e hizo que todos ellos atestiguaran [diciéndoles]: ¿Acaso no soy Yo vuestro Señor? Respondieron: Sí, lo atestiguamos. Esto es para que el Día de la Resurrección no digáis: No sabíamos [que Allah era nuestro Señor]. O digáis: Ciertamente nuestros padres eran idólatras, y nosotros sólo somos sus descendientes. ¿Acaso vas a castigarnos por lo que cometieron quienes siguieron una creencia falsa? Así es como explicamos los signos para que recapaciten.”
(Corán 7:172-174)
La descendencia de Adán declaró: “Nuestro Señor, nosotros somos testigos de que Tú eres nuestro Señor; no tenemos otro Señor que Allah. Allah elevó a su padre Adán, y él los miro y vio a aquellos de ellos que eran ricos y aquellos que eran pobres, y aquellos que tenían buenas formas y aquellos que no. Adán dijo: ¡O Allah! Yo deseo que Tú hagas a Tus siervos iguales.” Allah respondió “Yo amo ser agradecido.” Adán vio a los profetas como lámparas entre su descendencia.
El Pacto del Profeta
El Todopoderoso Allah declaró:
“Celebramos una alianza con todos los Profetas; la misma que concertamos contigo [¡Oh, Muhammad!], con Noé, Abraham, Moisés y Jesús, hijo de María. Y tomamos de ellos un compromiso firme,”
(Corán 33:7)
En otro verso de Allah el Exaltado ordenó:
“Conságrate [¡Oh, Muhammad!] al monoteísmo, que ello es la inclinación natural con la que Allah creó a los hombres. La religión de Allah es inalterable y ésta es la forma de adoración verdadera, pero la mayoría de los hombres lo ignoran.”
(Corán 30:30)
Otra versión de la historia relata que Allah tomó una mano llena de polvo de la tierra y mezcló en ella los colores: blanco, negro, amarillo y rojo. Lo cual es la razón por la que los hombres nacen de diferentes colores. Cuando Allah mezcló los polvos con agua, se convirtieron en cerámica de arcilla que hace un sonido. Fue fermentado y tuvo un olor. Iblis pasó, preguntando qué iba a ser hecho de cerámica. De la cerámica Allah creó a Adán. Él moldeó su forma con Sus propias manos y sopló Su espíritu dentro de él. El cuerpo de Adán tembló como la vida que imbuyo dentro de éste.
“Y [cuando le salvamos junto a su familia] ahogamos a los demás.”
(Corán 37:82)
Semejanza entre Adán y Jesús (la paz sea con ellos)
Allah el Todopoderoso declaró:
“Por cierto que el ejemplo de Jesús ante Allah es semejante al de Adán, a quien creó de barro y luego le dijo: ¡Sé!, y fue.”
(Corán 3:59)

El Significado de la Postración de los Ángeles
Adán abrió sus ojos y vio que todos los ángeles se postraban ante él excepto un ser que estaba parado a una distancia, Adán no sabía qué tipo de criatura era esa que no se postraba ante él, tampoco sabía su nombre. Iblis estaba parado con los ángeles para ser incluido en las órdenes que les eran dadas a ellos pero él no era uno de ellos. Él era un jinn (genio), y como tal él era inferior a los ángeles. Lo que era claro es que esta postración era para mostrar respeto y no significaba que los ángeles estaban adorando a Adán. La postración en adoración es hecha solamente para Allah...
Allah Todopoderoso recontó la historia de la negación de Iblis a postrarse ante Adán:
“Y recuerda cuando tu Señor dijo a los Ángeles: Voy a crear un ser humano de arcilla, de barro maleable. Cuando lo haya plasmado y soplado en él su espíritu, haced una reverencia ante él. Todos los Ángeles hicieron la reverencia, No así Iblîs, quien se negó a hacerla. Dijo [Allah]: ¡Oh, Iblîs! ¿Por qué no te cuentas entre quienes hicieron la reverencia? Dijo: No he de hacerla ante un ser humano al que has creado de arcilla, de barro maleable. Dijo [Allah]: Sal de aquí [del Paraíso], pues Te maldigo. Y esta maldición pesará sobre ti hasta el Día del Juicio.”
(Corán 15:28-35)
En otra surah Allah Todopoderoso contó esto así:
“Creamos a vuestro padre Adán dándole una noble figura. Luego dijimos a los Ángeles: ¡Haced una reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblîs, quien desobedeció la orden. Allah le preguntó: ¿Qué te impidió hacer la reverencia cuando te lo ordené? Respondió: Yo soy mejor que él, pues a mí me creaste de fuego y a él de barro. Dijo [Allah]: ¡Sal del aquí [del Paraíso]! No debiste ensoberbecerte. ¡Vete, pues [a partir de ahora] serás maldecido! Dijo [Iblîs]: Permíteme vivir hasta el Día de la Resurrección. Dijo [Allah]: Te concedo la prórroga que me pides [porque he decretado probar a los hombres con tu seducción].”
(Corán 7:11-15)
Si una analogía es hecha vemos que Iblis es vano. Ya que en verdad, la arcilla es mejor que el fuego porque en esta pueden ser encontradas las cualidades de tranquilidad, clemencia, perseverancia y crecimiento; mientras que en el fuego pueden ser encontrados negligencia, insignificancia, prisa e incineración. Iblis trató en vano de justificar su denegación:
“…¿Acaso voy a hacer una reverencia ante quien has creado de barro? Y agregó: ¿Por qué lo has honrado más que a mí [que me has creado de fuego]? Si me dejas vivir hasta el Día de la Resurrección desviaré a la mayoría de sus descendientes.”
(Corán 17:61-62)
Adán estaba siguiendo todo lo que estaba pasando alrededor de él y tuvo sentimientos de amor, intimidación, y asombro. Profundo amor por Allah, Quien lo ha creado y glorificado y Quien ha hecho a Sus ángeles postrarse ante él. Intimidación de la ira del Creador cuando Él excluyo a Iblis de Su misericordia.
Adán fue sorprendido por esta criatura, Iblis quien lo aborrecía sin siquiera conocerlo y quien se imagino a sí mismo mejor que Adán sin haber probado que él valía. Qué extraña criatura era Iblis, ¡y cuán extraña era su excusa para no postrarse!
Él imagino que el fuego era mejor que la arcilla, pero ¿de dónde sacó él tal idea? Tal conocimiento es exclusivo de Allah Quien creó el fuego y la arcilla y Quien conoce cuál es mejor de los dos. Del diálogo, Adán se dio cuenta de que Iblis era una criatura caracterizada por malicia e ingratitud. Él luego supo que Iblis era su eterno enemigo. Él estaba inmensamente asombrado de la audacia de Iblis y la tolerancia de Allah. Inmediatamente después de su creación Adán fue testigo de la gran cantidad de libertad que Allah daba a Sus criaturas encargadas.
Allah sabía que Iblis no iba a obedecerlo en postrarse ante Adán. Allah podría haberlo aniquilado totalmente o volverlo en un manojo de polvo o reprimir la negación en su boca. Aún así, Allah le dio a Su criatura encargada absoluta libertad hasta el punto de poder rehusarse a las órdenes de Allah el Todopoderoso. Él les concedió la libertad de negarse, desobedecer, y hasta estar en desacuerdo con Él. Su reino no disminuiría si los no creyentes no creyeran en Él, tampoco sería extendido si muchas personas creyeran en Él. Al contrario, los no creyentes perderían, y los creyentes ganarían pero Allah está sobre todo eso.
Había muchas tradiciones acerca de Iblis en el tiempo del Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él). Ibn Massud, Ibn Abbas y un grupo de acompañantes del Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijeron que Iblis había sido la cabeza de los ángeles en los cielos mundanos. Ibn Abbas dijo en una narración que su nombre había sido Azazil y en otra ocasión dijo que había sido Al Harith. Ibn Abbas también dijo que Iblis era un genio y que ellos habían sido una vez los guardianes del Paraíso, con Iblis el más honorable y el más aprendido y el más piadoso de ellos. Otra tradición dice que él había sido uno de los famosos cuatro poseedores de alas (ángeles), antes de que Allah lo trasforme en un maldito Satán.
Allah el Todopoderoso contó la desobediencia de Iblis en otra surah:
“Recuerda [¡Oh, Muhammad!] cuando tu Señor dijo a los Ángeles: Voy a crear un hombre de barro. Y cuando lo haya plasmado y haya soplado en él su espíritu, haced una reverencia ante él. Todos los Ángeles hicieron la reverencia. No así Iblîs , quien se ensoberbeció y se contó entre los incrédulos. Dijo Allah: ¡Oh, Iblîs! ¿Qué te impide hacer la reverencia ante lo que creé con Mis dos manos? ¿Por qué te ensoberbeces y te comportas arrogantemente? Dijo [ Iblîs ]: Yo soy mejor que él. A mí me creaste de fuego, y a él lo creaste de barro. Dijo Allah: Sal de aquí [del Paraíso], pues Te maldigo. Y esta maldición pesará sobre ti hasta el Día del Juicio. Dijo [ Iblîs ]: ¡Oh, Señor mío! Permíteme vivir hasta el Día de la Resurrección. Dijo Allah: Te concedo la prórroga que Me pides [porque he decretado probar a los hombres a través de tu seducción], Hasta el día cuyo término está determinado [el Día de la Resurrección ]. Dijo [ Iblîs ]: ¡Juro por Tu poder que les descarriaré a todos, Excepto a quienes de Tus siervos hayas protegido! Dijo Allah: Se ha de cumplir Mi designio, y Yo digo la verdad: He de llenar el Infierno contigo y todos los que te sigan [en tu incredulidad].”
(Corán 38:71-85)
La Razón de la Creación de Adán
Después de esta lección sobre la libertad Adam aprendió otra lección, una sobre el conocimiento. Adam se dio cuenta que Iblis era el símbolo del mal en el universo y que los ángeles eran el símbolo del bien. Sin embargo, él no sabía nada sobre sí mismo aún. Entonces Allah lo hizo percibir su verdadera identidad y la razón de su creación, y el secreto de su glorificación.
Allah el Exaltado dijo:
“Enseñó a Adán los nombres de todos los seres...”
(Corán 2:31)
Enseñando a Adán
Allah El Todopoderoso le concedió a Adam el poder de saber la naturaleza de todas las cosas y resumirlas por nombres; eso es un pájaro, eso es una estrella, eso es un árbol, etc. Allah implantó en Adam una insaciable necesidad y amor de conocimiento y un deseo de legar conocimiento a sus hijos. Esta era la razón de su creación y el secreto de su glorificación. Después de que Adam aprendió los nombres de todas las cosas, junto con todas sus propiedades y usos, Allah se las presentó a los ángeles y les dijo:
“…Decidme sus nombres, si es que decís la verdad.”
(Corán 2:31)
Los ángeles admitieron su incapacidad:
“…«¡Gloria a Ti! No sabemos más que lo que Tú nos has enseñado. Tú eres, ciertamente, el Omnisciente, el Sabio».”

(Corán 2:32)


Allah El Todopoderoso entonces se volvió hacia Adam:
“Dijo: ¡Oh Adán! Infórmales sus nombres. Y cuando les hubo informado sus nombres, Allah dijo: ¿Acaso no os he dicho que conozco lo oculto de los cielos y de la Tierra, y sé lo que manifestáis y lo que ocultáis?”
(Corán 2:33)
Allah quería que los ángeles supieran que Él sabía de su asombro cuando Él les dijo sobre la creación de Adam y que Él también sabía de su confusión la cual ellos no revelaron, así como también que Iblis había ocultado su desobediencia e ingratitud.
Los ángeles se dieron cuenta que Adam era la creatura que sabía lo que ellos no sabían y que su capacidad para aprender era su más noble cualidad. Su conocimiento incluía el conocimiento del Creador, lo cual llamamos fe o Islam, así como también el conocimiento que necesitaría para habitar y dominar la tierra. Todos los tipos de conocimientos mundanales están incluidos en esto.

Adam sabía los nombres de todo. A veces él hablaba a los ángeles, pero ellos están preocupados con la adoración a Allah El Todopoderoso. Entonces, Adam se sintió solo. Un día él durmió y cuando despertó encontró cerca de su cabeza, una mujer mirando su cara con tiernos bellos ojos. Los ángeles le preguntaron su nombre, él respondió: “Eva (Hawa)”. (que significa cosas vivientes). Ellos preguntaron: “¿Por qué la llamas Eva?” Adam dijo: “Porque ella fue creada de mí y yo soy un ser viviente.”


Adán ve a Eva
Ibn Abbas y un grupo de compañeros del Profeta (paz y bendiciones sobre él) narraron que cuando Iblis fue sacado del Paraíso y Adam fue acomodado allí, Adam se sintió solo en el Paraíso y no tenía una compañía de la cual obtuviera tranquilidad. Él durmió por un tiempo y cuando despertó, vio a una mujer que Allah creó de sus costillas. Así que él le preguntó: “¿Quién eres tú?” Ella respondió: “Una mujer” Él preguntó: ¿Para qué has sido creada?” Ella dijo: “Para que tu pudieras encontrar tranquilidad en mí.” Los ángeles, tratando de descubrir la extensión de su conocimiento, le preguntaron: “¿Cuál es su nombre, Oh Adam?” Él respondió: “Eva.” Ellos preguntaron: “¿Por qué fue ella llamada así?” Él respondió: “Porque ella fue creada de algo viviente.”
La Creación de Eva
Muhammad Ibn Ishaaq y Ibn Abbas relataron que Eva fue creada de la más corta costilla izquierda de Adam mientras él dormía y después de un tiempo ella fue vestida con carne. Es por eso que Allah El Exaltado dijo:
“¡Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres…”
(Corán 4:1)
Allah también dijo:
“Él es Quien os creó a partir de un solo ser [Adán], y del cual hizo surgir a su esposa [Eva] para que encontrase en ella sosiego…”
(Corán 7:189)
Estableciendo el Saludo Islámico
Abu Hurairah narró que el Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijo: “¡Oh Musulmanes! Les aconsejo ser gentiles con las mujeres, ya que ellas fueron creadas de una costilla, y la porción más torcida de la costilla es su parte superior. Si tratan de enderezarla, se romperá, y si la dejan, permanecerá torcida, así que les exhorto a cuidar a las mujeres
(Sahih Bukhari)
Allah ordenó a Adam morar en el Paraíso:
“… ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos.”
(Corán 2:35)
La Locación de Adán y Eva en el Paraíso
La locación de este Paraíso es desconocida para nosotros. El Corán no lo reveló, y los comentadores tienen cinco diferentes opiniones. Algunos dicen que era el paraíso de nuestro refugio y que su lugar era el cielo. Otros se arrepintieron de esa declaración porque si fuera el paraíso del refugio a Iblis se le habría prohibido la admisión y la desobediencia habría sido prohibida también. Otros aún dicen que era otro paraíso que fue creado por Allah para Adam y Eva. Un cuarto grupo dijo que era un paraíso en la tierra localizado en un lugar alto. Otro grupo de comentadores acepta que estaba en el Corán sin cuestionar dónde este paraíso estaba localizado. Nosotros estamos de acuerdo con esta última opinión como la lección que aprendemos su locación es inmaterial comparada con la lección que aprendemos de los eventos que sucedieron allí.
La Advertencia de Allah a Adán y Eva
Adam y Eva fueron admitidos en el Paraíso y allí vivieron el sueño de todos los seres humanos. Allah les permitió alcanzar y disfrutar todo excepto un árbol, que puede haber sido el Árbol del Dolor o el Árbol del Conocimiento.
Allah les prohibió que se les diera una morada en el Paraíso.
“…mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos.”
(Corán 2:35)
La Debilidad de Adán
Adam y Eva entendieron que estaban prohibidos de comer la fruta de ese árbol. Adam era sin embargo un ser humano y el hombre tiende a olvidar. Su corazón cambia y su voluntad se debilita. Iblis llamó a toda la envidia dentro de él y se aprovechó de la humanidad de Adam para explotarlo. Él empezó a susurrarle día tras día, engatusándolo: “¿Debería guiarte al Árbol de la Inmortalidad y el Reino Eterno?” Él les dijo a ellos:
“…Vuestro Señor os prohibió acercaros a este árbol para que no os convirtáis en Ángeles o en seres inmortales. Y les juró: Yo os aconsejo para vuestro bien.”
(Corán 7:20-21)
Adam se preguntó a sí mismo: “¿Qué pasará si como de este árbol? Puede verdaderamente ser el Árbol de la Inmortalidad.” Su sueño era vivir para siempre en la inocencia pura del Paraíso.” Los años pasaron, y Adam y Eva estaban preocupados con pensamientos de ese árbol. Entonces, un día ellos decidieron comer de su fruta. Ellos olvidaron que Allah les advirtió que no se acercaran a él y que Iblis era su enemigo jurado. Adam estiró su mano, tomó uno de los frutos y se lo ofreció a Eva. Ambos comieron del fruto del árbol prohibido.
Allah El Todopoderoso nos dijo:
“Y les sedujo con mentiras…”
(Corán 7:22)
Allah dijo:
“…Por cierto que Adán desobedeció a su Señor y cometió un pecado.”
(Corán 20:121)
De acuerdo al Antiguo Testamento, Eva fue tentada por la serpiente para comer del árbol prohibido. Ella comió debido a las palabras de la serpiente y alimentó a Adam con algo de ella. En el momento, sus ojos fueron abiertos al hecho de que estaban desnudos, y tomaron las hojas del árbol de higo para cubrirse a sí mismos. Wahb Ibn Munabah dijo que sus ropas (antes de su pecado) estaban hechas de luz en las partes privadas de ambos. Esta historia en el Antiguo Testamento es una falsificación y engaño.
Allah El Todopoderoso reveló:
“¡Oh, hijos de Adán! Que Satanás no os seduzca como lo hizo con vuestros padres [Adán y Eva] haciendo que saliesen del Paraíso y fuesen despojados de las prendas que les cubrían. Él [Satanás] y sus secuaces os acechan desde donde vosotros no les veis. Por cierto que hicimos que los demonios fueran los aliados de los incrédulos.”
(Corán 7:27)
Adam apenas había terminado de comer cuando él sintió que su corazón se encogió, y se llenó de dolor, tristeza y vergüenza. La atmósfera que lo rodeaba había cambiado y la música interna se había detenido. Él descubrió que él y su esposa estaban desnudos, así que ambos empezaron a cortar hojas de árboles con las cuales cubrirse.
Historia Condensada de Adán y la Promesa de Allah
Allah El Todopoderoso se dirigió a él diciendo:
“Y les sedujo con mentiras. Cuando ambos comieron del árbol quedaron desnudos, y comenzaron a cubrirse con hojas del Paraíso, entonces su Señor les llamó: ¿No os había prohibido comer de este árbol y advertido que Satanás era vuestro enemigo declarado? Entonces imploraron arrepentidos: ¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos, si no nos perdonas y nos tienes misericordia nos contaremos entre los perdedores. Dijo [Allah]: ¡Descended! Seréis enemigos unos de otros; y en la Tierra encontraréis una morada y deleite por un tiempo. Dijo [Allah]: Viviréis y moriréis en ella, y luego seréis resucitados.”

(Corán 7:22-25)


Una vez más hay historias antiguas sobre estos eventos. Al Hafez Ibn Asaker narró que Allah ordenó a dos ángeles remover a Adam de Su sagrada proximidad. Así que Gabriel lo despojó de la corona en su cabeza, Miguel tomó la diadema de su frente. Adam pensó que su castigo había sido apresurado y se prosternó llorando: “¡Perdón! ¡Perdón!” así que Allah le preguntó: “¿Estás escapando de Mí?” Adam respondió: “No, mi Señor, pero tengo timidez ante Ti.”
Abdul Rahman Ibn Amru Al – Awza’iy dijo que Adam pasó 100 años en el Paraíso. En otra narración fue dicho que pasó 60 años. Ibn Asaker reportó que Adam lloró por 60 años por su pérdida del Paraíso y 70 años por su error, y que lloró otros 70 años cuando su hijo fue asesinado. Ellos dejaron el Paraíso y descendieron a la tierra. Adam estaba triste y Eva estaba llorando. Allah aceptó su arrepentimiento porque era sincero y Les dijo que la tierra sería su reino y origen donde ellos vivirían y morirían y por consiguiente vendrían en el Día del Juicio.
Allah El Todopoderoso contó esta tercera lección que Adam aprendió en el Paraíso:
“Por cierto que Adán tomó un compromiso con Nosotros [de no prestarse a los susurros de Satanás], pero luego se olvidó [y comió del árbol prohibido]; y no vimos en él una firme resolución. Y cuando dijimos a los Ángeles: ¡Haced una reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblîs. Dijimos: ¡Oh, Adán! Éste [Satanás] es un enemigo para ti y para tu esposa; que no os haga expulsar del Paraíso pues serás un desdichado. Por cierto que en el Paraíso no padecerás hambre ni te faltará con que cubrir tu desnudez, Ni tampoco sufrirás sed ni calor. Pero Satanás le sedujo diciéndole: ¡Oh, Adán! ¿Quieres que te indique el árbol del que si comes serás inmortal y tendrás un reino eterno? Y cuando ambos comieron del árbol quedaron desnudos, y comenzaron a cubrirse con hojas del Paraíso. Por cierto que Adán desobedeció a su Señor y cometió un pecado. Luego su Señor lo eligió [como Profeta], lo perdonó y lo guió. Dijo [Allah]: ¡Descended del Paraíso [y habitad vosotros y toda vuestra descendencia en la Tierra ]! Seréis enemigos unos de otros. Cuando sea que os llegue de Mí una guía, quienes sigan Mi guía no se extraviarán ni serán desdichados. Mas quien se aleje de Mi Mensaje llevará una vida mísera, y el Día del Juicio le resucitaremos ciego. Y entonces dirá: ¡Oh, Señor mío! ¿Por qué me has resucitado ciego, si antes veía? Dirá [Allah]: Así como cuando te llegaron Nuestros signos los ignoraste, hoy tú serás ignorado. De esta forma retribuiremos a quienes se extralimitaron y no creyeron en los signos de su Señor: Y sabed que el castigo de la otra vida será más severo y duradero.”
(Corán 20:115-127)
Comentario: Por qué Adán y Eva Descendieron
Algunas personas creen que la razón por la que la humanidad no mora en el Paraíso es que Adam fue desobediente y que si no hubiera sido por su pecado, nosotros hubiéramos podido estar allí todo el tiempo. Estas son ficciones ingenuas porque cuando Allah quería crear a Adam, Él dijo a los ángeles: “Haré un vicerregente en la tierra.” Él no dijo: “Haré un vicerregente en el Paraíso.”
El descenso de Adam a la tierra, entonces, no fue debido a la degradación sino que en su lugar fue un descenso digno.
Allah sabía que Adam y Eva comerían del árbol y descenderían a la tierra. Él sabía que Satanás destruiría su inocencia. Esta experiencia fue esencial para su vida en la tierra; fue una piedra angular de su vicerregencia. Estaba destinada a enseñarle a Adam, a Eva y a su descendencia que era Satanás quien había causado que los expulsarán del Paraíso y que el camino al Paraíso puede ser alcanzado solamente obedeciendo a Allah y la enemistad hacia Satanás.
Comentario: El Libre Albedrío de Adán
¿Puede decirse que Adam y el resto de la humanidad estaban predestinados a pecar y ser expulsados del Paraíso y enviarlos a la tierra? De hecho, esta ficción es tan ingenua como la primera.
Adam tenía completo libre albedrío, y él soportó las consecuencias de su obra. Él desobedeció al comer del árbol prohibido, así que Allah lo apartó del Paraíso. Su desobediencia no niega su libertad. Por el contrario, es una consecuencia de ella.
La verdad del asunto es que Allah sabía lo que iba a pasar, como Él siempre conoce el desenlace de los eventos antes de que pasen. Sin embargo, Allah no forzó a que las cosas pasaran. Él concedió libre albedrío a Sus creaturas humanas. En ello Él basa Su sabiduría suprema poblando la tierra, estableciendo vicerregentes, y así.
Adam entendió su tercera lección. Él supo ahora de una manera práctica que Iblis era su enemigo, la causa de que perdiera la bendición de vivir en el Paraíso, y la causa de su angustia. Adam también entendió que Allah castiga la desobediencia y que el camino al Paraíso debe ser a través de la sumisión a la voluntad de Allah. Y él aprendió de Allah El Todopoderoso a pedir perdón. Allah aceptó el arrepentimiento de Adam y lo perdonó. Él lo envió a la tierra como su primer mensajero.
Encuentro Entre Adán y Moisés (la paz sea con ellos) – Hadith
Abu Hurairah narró que el Mensajero (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Adam y Moisés discutieron el uno con el otro. Moisés dijo a Adam: ‘Tu pecado te expulsó del Paraíso.’ Adam dijo: ‘Tú eres Moisés a quien Allah eligió como Su mensajero y como aquel con quien Él habló directamente. ¿Aún así tu me culpas por una cosa que ya había sido escrita en mi destino antes de mi creación?’ El Profeta de Allah Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijo dos veces: “Así que Adam superó a Moisés.”
(Sahih Bukhari).
Variación de dónde Adán, Eva e Iblis Descendieron
Hay muchas tradiciones concernientes al lugar del descenso de Adam sobre la tierra. Ibn Abi Hatim narró que Ibn Abbas dijo: "Adam descendió en la tierra de 'Dinha' entre Mecca y Taif". Al-Hassan dijo que Adam descendió en India y Eva en Jeddah (Arabia Saudí), Iblies en Bodistiman (Irak) y la serpiente en Ashahan (Irán). Esto último también fue reportado por Ibn Hatim.
Ass'ady relató que Adam descendió con la Piedra Negra (una piedra negra larga ubicada en la pared de la Ka'ba, en Mecca. Se dice que vino del Paraíso) en India, y que tenía un puñado de las semillas del Paraíso. Las plantó en India y crecieron convirtiéndose en los árboles fragantes que allí hay.
Ibn Umar dijo que Adam descendió en As-Safa y Eva en Al Marwa (los nombres de dos montañas en la vecindad de la casa sagrada en Mecca. Parte de los ritos de la peregrinación (hajj) incluye pasar entre estos dos montes en conmemoración de la búsqueda de agua de Hajar). Esto también fue reportado por Ibn Hatim. Abdul Razzaq reportó que Abi Musa Al-shari dijo que cuando Allah ordenó a Adam descender del Paraíso a la tierra, le enseñó la fabricación de todo y le proveyó de los cultivos del Paraíso.
Abu Hurairah narró que el Profeta Muhammad (paz y bendiciones sobre él) dijo: "El mejor de los días en los que el sol ha salido es el Viernes. En ese día Adam fue creado, y en ese día descendió a la tierra".
(Al Bukhari)
La Vida de Adán en la Tierra
Adam sabía que él se despidió de la paz y dejó el Paraíso. En la tierra él tuvo que enfrentarse al conflicto y la lucha. Apenas había terminado uno lo otro empezó. También tuvo que trabajar para mantenerse. Él tuvo que protegerse a sí mismo con ropas y armas y proteger a su esposa e hijos de las bestias salvajes.
Sobre todo, él tuvo que luchar contra el espíritu del mal. Satanás, la causa de su expulsión del Paraíso, continuó engañándolo a él y a sus hijos en un esfuerzo para hacer que fueran lanzados dentro del eterno fuego del infierno. La batalla entre el bien y el mal es continua, pero aquellos que siguen la guía de Allah no deben temer nada mientras que aquellos que desobedecen a Allah y siguen a Iblis serán condenados junto a él.
Adam comprendió todo esto y con el conocimiento de su sufrimiento él empezó su vida en la tierra. La única cosa que disminuía su pena era que él era el amo de la tierra y que tenía que hacerla rendirse a él. Él era el que tenía que perpetuar, cultivar, construir y poblar la tierra. Él también era el que tenía que procrear y criar hijos que cambiarían y mejorarían el mundo.
Los Primeros Cuatro Hijos
El pináculo de la felicidad terrenal fue alcanzado cuando Adam y Eva fueron testigos del nacimiento de sus primeros hijos, una pareja de gemelos. Adam era un padre devoto y Eva una madre satisfecha. Los gemelos eran Caín (Qabil) y su hermana. Después Eva dio a luz a una segunda pareja de gemelos, Abel (Habil) y su hermana. La familia disfrutó las bondades y frutos de la tierra provistos por su Señor. Los hijos crecieron para ser jóvenes adultos fuertes y saludables. Caín labraba la tierra mientras Abel criaba el ganado.
La Desobediencia de Caín
Llegó el tiempo en el que los dos jóvenes hombres deseaban tener compañeras de vida. Esto era parte del plan de Allah para la humanidad, multiplicar y formar varias naciones con diferentes culturas y colores. Allah reveló a Adam que él debería casar cada hijo a la hermana gemela del otro. Adam instruyó a sus hijos de acuerdo a la orden de Allah, pero Caín no estaba complacido con la compañera escogida para él, ya que la hermana de Abel no era tan hermosa como su propia hermana.
Comentario: Desobediencia de Caín
Parece que desde el comienzo de los tiempos, la belleza física ha sido un factor en la atracción entre hombre y mujer. Esta atracción provocó que Caín envidiara a su hermano Abel. Él se reveló contra la orden de Allah al rehusarse a aceptar el consejo de su padre.
A primera vista la rebelión de Caín puede parecer extraña, pero debemos recordar que aunque el hombre tiene una naturaleza pura, la posibilidad de la dicotomía existe. En otras palabras, el tenía ambas, buenas y malas cualidades. Él puede ser codicioso, envidioso, posesivo, egoísta e incluso destructivo. El hombre es, por ende, capaz de buscarse la satisfacción de si mismo aún si lo conduce a fracasar en esta vida y en el más allá. El camino al bien yace en dominar al enemigo dentro de él, su más bajo ser por medio de controlar los malos pensamientos y practicar la moderación en sus deseos y acciones. Su recompensa entonces será las delicias de este mundo y el más allá. Así Allah nos prueba a través de nuestra naturaleza dividida.
Los Celos de Caín hacia Abel
Adam estaba en un dilema. Él quería la paz y la armonía en su familia, así que él invocó la ayuda de Allah. Allah ordenó que cada hijo ofrezca un sacrificio, y que aquel cuyo sacrificio fuera aceptado tendría derecho de su lado. Abel ofreció su mejor cordero mientras Caín ofreció su peor grano. Su sacrificio no fue aceptado por Allah debido a su desobediencia a su padre y la falta de sinceridad en su ofrenda. Esto enfureció a Caín aún más. Al darse cuenta que sus esperanzas de casar a su propia hermosa hermana fueron desvanecidas, él amenazó a su hermano. “¡Te mataré! ¡Me rehúso a verte feliz mientras yo permanezco infeliz!”
Abel se sintió apenado por su hermano, le respondió: “Sería más apropiado para ti, mi hermano, buscar la causa de tu desdicha y entonces caminar en el camino de la paz. Allah acepta las obras solo de aquellos que le sirven y le temen, no de aquellos que rechazan sus mandamientos.”
La Primera Muerte
Abel era inteligente, obediente, y estaba siempre listo a obedecer la voluntad de Allah. Esto contrastaba claramente con su hermano que era arrogante, egoísta y desobediente con su Señor. Abel no temía las amenazas de su hermano, pero tampoco quería que su hermano fuera herido, Allah bendijo a Abel con pureza y compasión.
Esperando disipar el odio hirviente en su hermano, Abel dijo: “Mi hermano, te estás desviando del camino recto y eres pecaminoso en tus decisiones. Es mejor que te arrepientas a Allah y te olvides de tu necia amenaza. Pero si no lo haces entonces dejaré el asunto en manos de Allah. Tú solo soportarás las consecuencias de tu pecado, pues el Fuego es la recompensa de los malhechores.”
Esta petición fraternal no hizo nada para aminorar el odio en el corazón de Caín, ni tampoco el mostró ningún temor al castigo de Allah. Incluso las consideraciones familiares fueron echadas a un lado. Caín golpeó a su hermano con una roca matándolo instantáneamente. Esta fue la primera muerte y el primer acto criminal cometido por el hombre en la tierra.
Cuando Abel no apareció por un tiempo, Adam empezó a buscarlo pero no encontró ningún rastro de su amado hijo. Él preguntó a Caín sobre el paradero de Abel. Caín insolentemente respondió que él no era el guardián de su hermano ni su protector. De estas palabras su padre entendió que Abel estaba muerto y Adam se llenó de dolor.
El Primer Funeral
Mientras tanto, Caín no sabía qué hacer con el cadáver de su hermano. Él lo llevó en su espalda deambulando de lugar a lugar tratando de esconderlo. Su ira ahora había disminuido y su conciencia estaba entristecida con la culpa. Él estaba cansado por el peso del cadáver el cual había empezado a tener un hedor. Como una misericordia, y para mostrar que la dignidad podía mantenerse aún en la muerte, Allah envió a dos cuervos que empezaron a pelear, causando la muerte de uno. El pájaro victorioso usó su pico y garras para cavar un hoyo en la tierra, rodó a su víctima dentro de él y la cubrió con arena.
Siendo testigo de esto, la vergüenza y el remordimiento se apoderaron de Caín. “¡Ay de mí!” él exclamó. “Fui incapaz de hacer lo que este cuervo ha hecho, que es esconder el cadáver de mi hermano.” Caín entonces enterró a su hermano. Este también fue el primer funeral de un hombre.
Allah, El Todopoderoso, reveló:
“Cuéntales tú la historia auténtica de los dos hijos de Adán, cuando ofrecieron una oblación y le fue aceptada a uno pero al otro no. Dijo [este último por envidia a su hermano]: Te mataré. Dijo [su hermano respondiéndole]: Allah sólo acepta [las oblaciones] de los piadosos. Aunque extiendas tu mano para matarme yo no extenderé la mía para hacerlo, yo temo a Allah Señor del Universo. Quiero que cargues con el pecado de matarme más tus otros pecados, y seas de los moradores del Fuego. Ése es el castigo de los inicuos. Y su alma le instigó a que matase a su hermano y lo hizo, contándose [con esto] entre los perdedores. Allah envió un cuervo para que escarbase la tierra y le mostrase cómo ocultar el cadáver de su hermano. Dijo: ¡Ay de mí! ¿Es que no soy capaz de hacer como este cuervo y ocultar el cadáver de mi hermano? Y [luego de enterrarlo] se contó entre los arrepentidos.”
(Corán 5:27-31).
El Primer Asesinato – de Varios Hadices
Ibn Abbas, Ibn Masud y un grupo de compañeros del Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) relató que el matrimonio del hombre de un embarazo con la mujer de otro había sido practicado entre los hijos de Adam. Abel quería casar la hermana de Caín, pero Caín la quería para sí mismo porque era muy hermosa. Adam le ordenó darla en matrimonio a su hermano, pero él se rehusó. Así que Adam les ordenó a ambos ofrecer un sacrificio, entonces ellos fueron a Meca a realizar la peregrinación. Después de que Adam se había ido, ellos ofrecieron sus sacrificios; Abel ofreció un cordero gordo, él era un pastor, mientras Caín ofreció un manojo del peor grano. El fuego descendió y devoró el sacrificio de Abel, dejando el de Caín, así que él se enojó y dijo: “Verdaderamente te mataré de manera que no cases a mi hermana.” Abel respondió: “Allah acepta de aquellos que le temen.”
De acuerdo a Abu Ja’afar al Baqer, Adam estaba viendo su ofrecimiento y estaba seguro que el sacrificio de Abel sería aceptado. Caín se quejó a Adam de que la aceptación era debido a su súplica por Abel y que él no había hecho lo mismo por él, así que le prometió a su padre que resolvería el asunto entre él y su hermano. Una noche, a Abel se le hizo tarde para volver de cuidar su rebaño. Adam envió a Caín a ver qué le pasaba. Cuando él lo encontró, lo fulminó con la mirada diciendo: “El tuyo fue aceptado y el mí no lo fue.” Abel respondió: “Allah solo acepta de los temerosos a Allah.” Caín se enfureció al oír esto y lo golpeó con una pieza de hierro que tenía con él y entonces lo mató. En otra versión se ha dicho que lo mató con una roca a la cabeza mientras dormía.
Adán Predica a Sus Hijos
Adam estaba absolutamente afectado por el dolor de la pérdida de sus dos hijos. El uno estaba muerto, y el otro había sido ganado por el diablo. Adam rezó por su hijo y regresó a sus asuntos mundanales ya que tenía que trabajar para mantenerse. Al mismo tiempo, él era un profeta aconsejando a sus hijos y nietos, contándoles sobre Allah y llamándolos a creer en Él. Él les dijo sobre Iblis y les advirtió contándoles su propia experiencia con el diablo y de cómo el diablo había tentado a Caín para matar a su hermano.
El Sucesor de Adán, Seth
Años y años pasaron, Adam envejeció y sus hijos se esparcieron por toda la tierra. Muhammad Ibn Ishaq relató que cuando la muerte de Adam se acercaba, él nombró a su hijo Seth para ser su sucesor y le enseñó las horas del día y la noche junto con sus apropiados actos de adoración. Él también anticipó la inundación que vendría.
Abu Dhar narró que el Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijo: Allah envió 104 salmos, de los cuales 50 fueron enviados a Seth.”
La Muerte de Adán
Abdullah Ibn Al Imam Ahmad Ibn Hanbal narró que Ubai Ibn Kab dijo: Cuando la muerte de Adam estaba cerca, él le dijo a sus hijos. “Oh mis hijos, en verdad siento un apetito por las frutas del Paraíso.”
Así que ellos fueron a buscar lo que Adam había pedido. Ellos se encontraron con los ángeles, que tenían con ellos la mortaja con la que él sería embalsamado. Ellos les dijeron: “Oh Hijos de Adam, ¿qué están buscando? ¿Qué quieren? ¿A dónde están yendo?” Ellos dijeron: “Nuestro padre está enfermo y tiene un apetito por las frutas del Paraíso.” Los ángeles les dijeron: “Regresen, ya que su padre está por encontrar su fin pronto.” Así que ellos regresaron (con los ángeles) y cuando Eva los vio los reconoció. Ella trató de esconderse detrás de Adam. Él le dijo a ella: “Déjame solo. He venido antes que ti; no te pongas entre mi y los ángeles de mi Señor.” Así que ellos tomaron su alma, lo embalsamaron y envolvieron, cavaron la tumba y lo colocaron en ella. Ellos rezaron por él y lo pusieron en su tumba, diciendo: “Oh hijos de Adam, esta es su tradición al momento de morir.”
Antes de su muerte, Adam aseguró a sus hijos que Allah no dejaría al hombre solo en la tierra, sino que enviaría a Sus profetas para guiarlos. Los Profetas tendrían diferentes nombres, rasgos y milagros, pero ellos estarían unidos en una cosa; la llamada a la adoración de Allah solo. Este fue el legado a sus hijos. Adam terminó de hablar y cerró sus ojos. Entonces los ángeles entraron a su habitación y lo rodearon. Cuando él reconoció al Ángel de la Muerte entre ellos, su corazón sonrió pacíficamente.
El Sucesor después de Adán
Después de la muerte de Adam, su hijo Seth (Shiith) tomó a cargo las responsabilidades de la profecía, de acuerdo a un hadiz narrado por Abu Dhar. Abu Dhar narró que el Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con él) dijo: “Allah envió 104 salmos, de los cuales 50 fueron enviados a Seth.”
(Sahih al Bukhari)
Cuando el tiempo de su muerte llegó, el hijo de Seth, Anoush, le siguió. Él a su vez fue seguido por su hijo Qinan, quien fue sucedido por Mahlabeel. Los Persas claman que Mahlabeel era el Rey de las Siete Regiones, y que fue el primero que cortó árboles para construir ciudades y largos fuertes y que él construyó las ciudades de Babilonia. Él reinó por un periodo de cuarenta años. Cuando él murió sus obligaciones fueron tomadas por su hijos Yard, quien en su muerte, las pasó a su hijo Khnonoukh, quien es Idris (la paz sea con él) de acuerdo a la mayoría de los sabios.

Libro:

Stories of the Prophets” (Historias de los Profetas)


Autor:

Al-Iman Ibn Kathir
Traducido del árabe al inglés por:

Muhammad Mustapha Geme’ah, Al-Azhar
Publicado en:

http://www.kalamullah.com/Books/Stories%20Of%20The%20Prophets%20By%20Ibn%20Kathir.pdf
Traducido del inglés al español por:

Audiolecturas Islam
Colaboración con la traducción del inglés al español por:

Hermana Madelaine B.
Traducción de los Versos Coránicos tomados de:

El Sagrado Corán: Traducción de Su Contenido al Idioma Español por Abdul Qader Mouheddine y Sirhan Ali Sanchez (IIPH)


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal