Sección IV conclusiones y recomendaciones



Descargar 43.74 Kb.
Fecha de conversión17.10.2018
Tamaño43.74 Kb.

SECCIÓN IV CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Como resultado del estudio que se llevó a cabo sobre la Vainilla, se formulan a continuación las conclusiones y recomendaciones que se estima conveniente instrumentar para el mejor aprovechamiento y comercialización de este producto.


La Vainilla es un cultivo alterno que en la actualidad está catalogado como de alta rentabilidad, desde el punto de vista social, económico y ecológico; sin embargo, para obtener mejores resultados, en los procesos de producción y comercialización, se hace necesario llevar a cabo diversas acciones recomendadas en este apartado para mejorar además su cultivo y beneficio.
México, a pesar de ser el centro de origen, ha dejado de ser un exportador importante de Vainilla debido, principalmente, a las bajas en la producción y, sobre todo, al desconocimiento del mercado internacional sobre la calidad del producto que se cultiva en nuestro país.
La Región del Totonacapan no es ajena a esta situación, ya que a pesar de existir una enorme tradición para el cultivo, la producción y el beneficiado de Vainilla, a partir de la incorporación de otro tipo de cultivos con fines comerciales como el café, el plátano y los cítricos, ha enfrentado una serie de situaciones contrarias como el auge de la actividad petrolera que ha ocasionado, paralelamente a la apertura y mejoramiento de las vías de comunicación, alteraciones en la distribución de los asentamientos totonacos, la reubicación de algunos de ellos y la casi desaparición de los pequeños propietarios indígenas, todo lo cual ha contribuido enormemente al desaliento de la producción y al abandono de las plantaciones.
Asimismo, la promoción y establecimiento de parcelas para el monocultivo y el aumento de la actividad ganadera, también han ocasionado el abandono del cultivo de Vainilla y, desde luego, un decremento en la oferta a nivel regional y nacional.
Si bien es cierto que ha existido una competencia adicional, desde la introducción al mercado de los sustitutos de la Vainilla, también lo es que actualmente existe un gran desconocimiento sobre el manejo de las plantaciones, lo cual ha convertido a los productores prácticamente en recolectores o cosecheros, con rendimientos muy por debajo de lo que técnicamente es posible lograr.
Adicionalmente, se carece de asesoría técnica especializada que permita que los productores hagan frente, en forma oportuna, a diversos factores que intervienen de manera negativa en la producción.
No en todos los casos existe el conocimiento para el beneficiado del producto y, peor aún, se carece de un esquema de organización que permita mejorar en todos los aspectos, principalmente para definir estrategias encaminadas hacia la transformación y para la comercialización, de manera directa, entre productores y consumidores.
El secreto del cultivo no radica en su misticismo sino, más bien, en poder proporcionarle un manejo adecuado a través del cual se le garantice, entre otros elementos, nutrición y humedad apropiadas y un equilibrio en la sombra y en la ventilación para su óptimo desarrollo.
Es inminente el beneficio de la Vainilla con objeto de otorgarle valor agregado. Ya no es rentable únicamente cosechar para vender, porque los precios son excesivamente bajos. Por lo cual se debe de impulsar entre los productores el desarrollo de nuevos beneficios.
Para lograr un valor agregado en la Vainilla, es necesario el desarrollo de nuevos productos que incluyan su industrialización con fines comerciales. Como ejemplos se pueden citar la utilización de la Vainilla como saborizante, aromatizante y fijador de otros sabores – en budines y helados -, así como para la elaboración de diversas recetas de alta repostería.
Asimismo, la Vainilla se puede emplear para aromatizar aceites que sirvan para sazonar ensaladas y pescados; para perfumar alimentos y como auxiliar para el histerismo.
En cuanto al estudio de mercado, se concluyó que la Vainilla que se cultiva en México es muy apreciada desde el punto de vista comercial, ya que se le considera de alta calidad en el mercado internacional, aunque para el consumo interno sólo se deja la Vainilla sobrante que, en general, es de menor calidad.
En nuestro país, los usos identificados para la Vainilla son principalmente como: aromatizante, especia para conservas y salsas, bebidas, tés e infusiones, cosméticos, higiene personal y usos medicinales; así como para compostas.
Los principales productores del país son campesinos que se encuentran en los estados de Tabasco y Veracruz, que es donde se dan las condiciones climatológicas propicias para dicho cultivo.
Las presentaciones en que se industrializa este producto varían, pero principalmente se demandan: aceites esenciales, pomadas, extractos, en polvo o vaina en verde.
Este producto se utiliza en actividades artesanales e industriales relacionadas con los extractos y licores, sabores y fragancias, farmacéutica, refresquera y de alimentos.

La producción de Vainilla ha mostrado una tendencia alcista y México ocupa el octavo lugar como país productor en el ámbito mundial. Los principales países productores, contra los cuales compite México, son: Madagascar, Indonesia y las Islas Comores.


En este análisis sobre el mercado de Vainilla se incluyó a Estados Unidos, en virtud de que este mercado es el mayor importador de especias y muestra que el consumo va en aumento, según un estudio del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. En él se establece que el consumo era de 2.33 libras per cápita entre los años 1990 a 1994 y en el año 2000 el consumo fue de 3.19, lo que nos dice que Estados Unidos requirió de 877 millones de libras de especias en este año.
El mercado de Vainilla en los Estados Unidos es el más grande del mundo. La Vainilla en vaina es líder de las importaciones de los Estados Unidos, en términos de valor.
La tendencia de la Vainilla en los Estados Unidos se une a la moda de saborizar con productos naturales y no con substitutos como la Vainillina. El más popular de los sabores de helado en Estados Unidos, es el de Vainilla y las ventas de este helado son de un tercio de las ventas de todos los demás. La mitad de las importaciones del producto se usan para este fin.
Existe una legislación muy importante en donde se pide que se le ponga a la etiqueta si es en realidad de Vainilla o de sustituto como la Vainillina.
En el mercado de los Estados Unidos, las presentaciones que se demandan son: extracto, polvo y vaina. Básicamente se destina para los usos de preparación de alimentos, repostería, industria refresquera, fabricación de helados, sector farmacéutico y terapéutico, decoración y fragancias.

Se ha observado, tanto en este país como en el ámbito internacional, que la tendencia o moda hacia lo natural y orgánico ha incrementado la demanda de este producto. Además, en Norteamérica se ha presentado un fenómeno muy peculiar para el consumo de productos no convencionales, por lo que se considera una buena alternativa para incursionar con la Vainilla sustituyendo los saborizantes artificiales.


Los comercializadores de este producto en la Unión Americana, están principalmente en los estados de California, Nueva Jersey y Minneapolis.
Los precios promedio que fueron identificados oscilan alrededor de los: USD 33.23 / litro si se trata de extractos o esencias.
Bajo este panorama y atendiendo a las condiciones actuales de la producción vainillera en la Región del Totonacapan, se sugiere instrumentar las siguientes acciones:
Para resolver el problema de la baja rentabilidad de la Vainilla, es recomendable que los productores vainilleros y las empresas campesinas que están involucradas directamente en el proceso de producción, acopio, beneficio y comercialización trabajen de manera integral y organizada, de tal forma que les permita mejorar el volumen y la calidad de su Vainilla beneficiada, para negociarla a mejores precios, tanto en el mercado nacional como en el mercado internacional, con una mejor redistribución de beneficios entre ellos.
Lo anterior, significa establecer una política que propicie que los productores vainilleros sean los que vendan su Vainilla beneficiada directamente en el mercado internacional al mejor precio posible, o bien negociar un mejor precio en el mercado nacional que les permita que esta actividad sea rentable.
Para la consecución de estos propósitos, se sugiere evaluar la posibilidad de constituir una Empresa Integradora para que los productores puedan agruparse, de acuerdo a sus intereses, en una figura legalmente reconocida que les permitan ser sujetos de crédito.
En aquellas plantaciones catalogadas como “modernas”, en donde se ha procedido a establecer vainillales bajo condiciones en las que dependen únicamente de la sombra de los tutores, utilizando especies caducifolias como en el caso del Colorín o Pichoco –Erythrina sp.– y Cocuite –Gliciridium sepium–, es necesario proceder a la introducción de árboles de sombra entre los que se pueden citar al Cedro Rosado –Acrocarpus fraxinifolius– como una forma de tratar de evitar daños por quemaduras o “golpes de sol”.
Se estima conveniente también, asistir a los campesinos en la transferencia y apropiación de conocimientos y tecnología que hagan más eficiente y productivas sus parcelas.
Con respecto a la transferencia, asimilación – apropiación – e intercambio de tecnología y conocimientos de punta, es necesario vivir la aplicación real en unidades establecidas a las que se puede llamar Parcelas Demostrativas, con el fin de hacer sencillas y prácticas las actividades que implica el desarrollo de un paquete tecnológico.
Es importante también continuar con la investigación y aplicación de cultivos, para lo cual se recomienda la constitución de un campo experimental en la Región, especializado en Vainilla.
Es recomendable además, implementar canales de comercialización adecuados; se podría exportar y generar divisas para el país, reduciéndose las importaciones del producto sustituto. El consumo del extracto natural es muy bajo, debido a que el precio de la vaina no puede competir con el de otros saborizantes artificiales que utilizan en su fórmula Vainilla sintética.
Como en el caso de la Pimienta, la Vainilla mexicana fue y es reconocida por su calidad en el mercado mundial, por lo que se hace necesario establecer Marcas Colectivas para posicionar el auténtico producto de nuestro país, mediante sellos de origen y campañas de promoción.

Debe considerarse establecer un esquema de apoyo a los productores para que puedan conocer las necesidades de los consumidores de otros mercados y estar en condiciones de desarrollar nuevos productos o nuevas presentaciones.


Una alternativa interesante, para productores que no cuentan con recursos suficientes para lanzar productos es trabajar en el llamado mercado de “marca propia”, muy solicitada por cadenas de supermercados y de autoservicio, tanto en Estados Unidos como en México.
El envase del producto, su diseño y etiquetado se han vuelto factores clave para el éxito comercial en los últimos años, pues puede significar para un consumidor aceptar o rechazar el artículo. Es importante considerar las adecuaciones necesarias conforme a las diferencias culturales, que van desde la combinación de colores hasta las formas y mensajes o las cantidades.
Para contactar clientes potenciales en forma efectiva, es necesario participar en eventos internacionales, como ferias y exposiciones, lo que permitirá conocer a los competidores, las novedades en el mercado y posibles representantes.
Para poder realizar una exportación sin contratiempos y exitosa a los Estados Unidos de Norte América, se considera adecuado impartir pláticas para los productores sobre las regulaciones de la FDA y USDA, entre otras. Asimismo, para contar con elementos adicionales para el acceso exitoso a los mercados internacionales, se sugiere considerar y evaluar la información “Análisis de las Oportunidades para los Exportadores”, relacionada con las fortalezas y oportunidades para el producto Vainilla, la cual se presenta al final de este Apartado.
Finalmente, como una recomendación integral y debido a que este cultivo se realiza en diversas comunidades de varios municipios de la Región del Totonacapan, se hace necesario definir un Plan de Capacitación y Asistencia para productores en el ámbito regional y municipal.
Las áreas de conocimiento que debe contemplar este Plan son:


  • Tecnologías de cultivo, entre las que se consideran la preparación de campos, siembras, sistemas de riego, guías, agroquímicos, abonos orgánicos, cosechas y sistemas de acopio y almacenaje.




  • Plan de Producción que incluya la definición de las extensiones a sembrar, tipo de semilla, estimación de la cosecha o requerimientos de beneficiado del producto. También debe de contar con programas de recuperación de suelos, fertilización y aplicación de agroquímicos.

Una actividad crucial es la instalación de un huerto madre que garantice contar con esquejes sanos y de calidad.




  • Plan de Comercialización. Con las estimaciones de producción se tiene que proceder a la elaboración de un Plan de Comercialización, para vainilla verde o procesada, estimando monto de ventas, tipo de clientes, costos de ventas y promoción.



  • Programa de Desarrollo de Valor Agregado. Este plan permitirá iniciar un Programa de Desarrollo de Valor Agregado que defina qué productos o subproductos podrán elaborarse, necesidades económicas y técnicas para lograrlo.



1. ANÁLISIS DE LAS OPORTUNIDADES PARA LOS EXPORTADORES
1.1 Fortalezas y Debilidades del Sector Vainilla

FACTORES ENDÓGENOS

FORTALEZAS

DEBILIDADES

PRODUCTOS Y MERCADOS

  • La Vainilla que se cultiva en México es muy apreciada desde el punto de vista comercial, ya que se le considera de alta calidad en el mercado internacional.

  • La Vainilla es un producto poco conocido, pero con un gran potencial para productores y agricultores de las zonas tropicales de nuestro país.

  • Además del Estado de Veracruz, están contempladas como zonas potenciales los Estados de Nayarit, Michoacán, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Tabasco y Chiapas.

  • En México el consumo del extracto natural es muy bajo.

  • El precio de la vaina no puede competir con el de otros saborizantes artificiales que utilizan en su fórmula la Vainilla sintética, con sabor y olor semejantes a la Vainilla, pero extraída mediante ciertos procesos químicos.

  • Falta de conocimiento en el proceso de comercialización.

  • Falta de ciertas características en el producto requeridas en los mercados nacional e internacional.

  • El mercado internacional apenas toma en cuenta la producción mexicana debido a su poca magnitud y a sus fluctuaciones.

PRODUCCIÓN






La falta de asesoría técnica y la carencia del crédito son elementos por los que muchos productores han destinado sus parcelas a cultivos diferentes al de la Vainilla.

PROCESADO Y TRANSFORMACIÓN PRIMARIA






  • Al principio el cultivo requiere mucho trabajo.

  • Fragmentación de la superficie cultivada y por ende el uso de una tecnología atrasada en el manejo del cultivo.

GESTIÓN EMPRESARIAL






  • La falta de organización ha propiciado la existencia de grandes intermediarios –dueños de los beneficios– en los canales de comercialización; esto provoca que los productores reciban bajos precios por Kg. de Vainilla.

POLÍTICAS







  • Ausencia de políticas o planes de desarrollo específicos.

1.2. Oportunidades y Amenazas

FACTORES EXÓGENOS

OPORTUNIDADES

AMENAZAS

PRODUCTOS Y MERCADOS



  • La Vainilla es altamente redituable, representando un producto con características de exportación y, por tanto, generador de divisas.

  • En la forma mexicana de cultivo, la Vainilla está asociada a árboles vivos, vegetación que aporta su propia materia orgánica al suelo y evita la erosión, a la vez que permite la recarga de los acuíferos.

  • La demanda insatisfecha que existe en el mercado nacional e internacional es posible de cubrir incrementando y fomentando áreas de producción en nuestro país.

  • La Vainilla obtenida mediante la aplicación de principios de biotecnología es un tema que está inquietando a todos los productores de la vaina. Se trata del cultivo de células de Vainilla en una solución especial, rica en nutrientes, que daría lugar a una masa celular con el sabor de la Vainilla.

  • La vainillina, junto con otros componentes que le dan a la Vainilla su exclusividad, podría obtenerse en laboratorio, sin el arduo trabajo que supone todo el proceso de cultivo y beneficio del valioso fruto.

  • La vainillina obtenida en forma sintética puede ser un factor de competencia importante, debido a la demanda existente y a que los costos de producción de la Vainilla se incrementan por los jornales en la polinización, por lo que el precio de ésta también aumentaría.

PRODUCCIÓN



  • Es importante fomentar el cultivo de la Vainilla por razones: económicas, por su rentabilidad en pequeñas áreas; sociales, por integrar a la familia y comunidad; y ecológicas, por ser una actividad que en los suelos de condición forestal no requiere agroquímicos.

  • Es un cultivo que exige una considerada inversión de mano de obra –sobre todo en el mantenimiento de bejucos y en la polinización–, pudiendo ser esta familiar, por lo que representa una importante fuente de empleos y de derrama económica.

  • Mediante el manejo adecuado de las plantaciones de Vainilla se puede lograr un incremento en la producción, la cual alcanzaría a cubrir la demanda nacional.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal