Secretaria de economia



Descargar 192.38 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión14.02.2017
Tamaño192.38 Kb.
1   2   3   4

2. El 19 U.S.C. § 1677m(e) Obliga la Aceptación de los Ajustes de Precio Reportados por los Demandados.

Además de cumplir con los requisitos del 19 C.F.R. § 351.401(g) y con la práctica administrativa reciente del Departamento de Comercio, el reporte de los Demandados de la asignación del ajuste de precio, cumple con cada uno de los cinco elementos del 19 U.S.C. § 1677m(e), obligando adicionalmente al Departamento de Comercio a aceptar y considerar dicha información. Los Solicitantes coinciden en que en el presente caso se cumplen, por lo menos, varios de los elementos del 19 U.S.C. § 1677m(e). No se cuestiona que el ajuste impugnado por los Demandados se presentó en tiempo. Los Solicitantes tampoco objetaron la conclusión del Departamento de Comercio en el sentido que la información podía utilizarse sin dificultades. Los Demandados pudieron asignar o identificar un ajuste directo, para cada ajuste de precios presentado, y vincularlo con las ventas que involucraban mercancía objeto de investigación, hechos en los que se basa la conclusión del Departamento de Comercio en el sentido de que la información no era lo suficientemente incompleta como para no servir como base fidedigna para alcanzar una determinación.

Los Solicitantes argumentan que los Demandados no cumplieron con dos de los cinco elementos previstos por la sección 1677m(e). En primer lugar, sostienen que los “ajustes de precio en cuestión ‘no pueden ser verificados’ como concedidos a mercancía objeto de investigación, toda vez que los Demandados no conservaron la información en sus registros contables que identificara las ventas en particular o productos para los cuales fueron concedidos los ajustes en cuestión” Memorial de los Solicitantes en 25. Este argumento simplemente repite la posición de los Solicitantes de que el Departamento de Comercio sólo puede aceptar los ajustes de precio que originalmente fueron registrados sobre una base específica de producto o transacción, enmarcada en el contexto de la verificación. Dicha interpretación anularía la disposición 19 U.S.C. § 1677m(e). Si los Demandados hubieran registrado los ajustes de precio en sus libros y registros contables, de la forma en que los Solicitantes alegan que se exige para que los ajustes de precio sean sujetos a verificación, entonces no sería necesario invocar la subsección 1677m(e). Por el contrario, los Solicitantes plantean las circunstancias que hacen aplicable la sección 1677m(e) –asignación de los ajustes de precio–, la cual dejaría los ajustes de precio sin posibilidad de ser verificados y excluye su consideración conforme a la sección 1677m(e). Dicha lectura de esta disposición contraviene una regla básica de interpretación legal. Kawaauku v. Geiger, 523 U.S. 57, 62 (1998); Mellon Bank, N.A. v. United States, 265 F.3d 1275, 1280 (Fed. Cir. 2001).

Además, al buscar imponer un criterio jurídico a un ejercicio de determinación de hechos, los Solicitantes interpretan incorrectamente la naturaleza de la función de verificación del Departamento de Comercio. El que la información sea susceptible de ser verificada, no está relacionado con el hecho de si la misma apoya las conclusiones legales de los Solicitantes o de los Demandados. El objeto de la verificación del Departamento de Comercio es determinar si la información presentada por los Demandados es completa y exacta. Véase Bomont Indus. v. United States, 733 F. Supp. 1507, 1508 (CIT 1990) (“la verificación es como una auditoría, cuyo propósito es examinar la exactitud e integridad de la información presentada por una parte”). El hecho que los Solicitantes objeten las metodologías de asignación de los Demandados no significa que tales metodologías no sean susceptibles de verificación. La medida en que los ajustes de precio presentados por los Demandados estén relacionados con la mercancía objeto de investigación, no tiene relación con si los ajustes de precio fueron completos y exactos.

En todo caso, el argumento de los Solicitantes es erróneo dado que, de hecho, ambos Demandados pasaron la verificación.14 Reporte de Verificación de Prolamsa, P.R. Doc. 228; Reporte de Verificación de Maquilacero, P.R. Doc. 224. En consecuencia, el Panel debe concluir que la información presentada por los Demandados fue “susceptible de verificación” conforme al 19 U.S.C. § 1677m(e)(2).15

Los Solicitantes también afirman que ninguno de los Demandados ha “demostrado que actuó en la mayor medida de sus posibilidades al proporcionar la información y reunir los requisitos establecidos por la autoridad administrativa” con respecto a los ajustes de precios impugnados, y por tanto, incumplen el cuarto requisito previsto en el 19 U.S.C. § 1677m(e). Afirman que los Demandados no “actuaron en la mayor medida de sus posibilidades” dado que “no pudieron identificar los créditos en cuestión sobre una base de venta o producto específico, cuando registraron los importes de los créditos en la cuenta por cobrar del cliente” en el curso ordinario de sus operaciones comerciales. Memorial de los Solicitantes en 25. De hecho, los Solicitantes afirman que al diseñar su registros contables y sistemas de contabilidad y al acreditar las cuentas de sus clientes, los Demandados debieron haber previsto la posibilidad de una investigación antidumping sobre Perfiles y Tubos RGL provenientes de México; y dicha omisión significa que los Demandados no actuaron en la mayor medida de sus posibilidades. Esta afirmación carece de todo mérito.

La ley antidumping de los Estados Unidos de América no exige a los productores extranjeros que diseñen sus registros contables en anticipación a los requisitos técnicos de la legislación antidumping de los Estados Unidos de América. De hecho, está bien establecido que el Departamento de Comercio “no puede aplicar retroactivamente un requisito más riguroso para el registro contable que aquél que estaba en vigor al momento de que los registros fueron creados”. NSK Ltd. v. United States, 510 F.3d 1375, 1383, n.1 (Fed. Cir.2007); Princess Cruises, Inc. v. United States, 397 F.3d 1358, 1368 (Fed. Cir. 2005). Además, es una práctica reiterada del Departamento de Comercio “obtener y analizar la información del demandado tal como se conserva y registra en el curso ordinario de sus operaciones comerciales”. I&D Memo en cmt.1 (citando el 19 U.S.C. § 1677b(f)(1)(A); Stainless Steel Sheet and Strip in Coils from Taiwan: Final Results and Partial Rescission of Antidumping Duty Administrative Review, 71 Fed. Reg. 75,504 (Departamento de Comercio, 15 de diciembre de 2006)).

Una vez que se verificaron los datos reportados por los Demandados, el Departamento de Comercio concluyó, de manera razonable, que los Demandados actuaron dentro de la mayor medida de sus posibilidades al reportar con exactitud los ajustes de precio de su mercado interno y vincularlos con las ventas de la mercancía objeto de investigación, en virtud de los registros conservados por los Demandados en el curso ordinario de sus operaciones comerciales. I&D Memo en cmt. 1. Los Demandados no tienen otra obligación. Véase 19 C.F.R. § 351.401(g)(3); Declaración de Acción Administrativa (Statement of Administrative Action), H.R. Doc. 103-316, Vol. 1 (1994) en 865 (“[El Departamento] debe tomar en cuenta las circunstancias de la parte incluyendo (pero no limitado a)…sus sistemas de contabilidad y la capacidad de sus sistemas de computo”).

Finalmente, los Solicitantes afirman que los datos de los ajustes de precio de los Demandados no eran “necesarios para la determinación” como lo exige la sección 1677m(e). Basados en el caso SKF USA, los Solicitantes afirman que únicamente los ajustes de precio que están directamente relacionados con las ventas de la mercancía objeto de investigación son “necesarios para la determinación”. Este argumento resulta incompleto por dos razones. En primer lugar, el Departamento de Comercio concluyó que cada uno de los ajustes de precio presentados por los Demandados estaba vinculado con las ventas de la mercancía objeto de investigación, en virtud de las metodologías de asignación utilizadas por los Demandados. Segundo, como se discutirá más adelante, en la medida en que la decisión del tribunal en el caso SKF USA pudiera haber exigido reportes más específicos que aquéllos que pudieron proporcionar los Solicitantes, dicha decisión fue superada por la ulterior promulgación del Congreso del 19 U.S.C. § 1677m(e).

3. La Decisión en el Caso SKF USA es Inaplicable en Virtud de la Promulgación Ulterior del 19 U.S.C. § 1677m(e)

Los Solicitantes argumentan que el tribunal en el caso SKF USA interpretó el 19 U.S.C. § 1673 (1994) para prevenir al Departamento de Comercio de considerar ajustes de precios que los Demandados no hayan probado que se relacionan únicamente con la mercancía objeto de investigación antidumping. El 19 U.S.C. § 1673 (1994) dispone lo siguiente:

Si una especie o clase de mercancía se está vendiendo….en Estados Unidos a menos de su valor normal, [y una rama de producción nacional sufre un daño por causa del dumping], entonces se impondrá a dicha mercancía un derecho antidumping….de una cuantía equivalente a aquélla en que el valor en el mercado extranjero exceda el precio de la mercancía en Estados Unidos.

El tribunal en SKF USA declaró lo siguiente respecto a la sección 1673:

Por lo tanto, el lenguaje legislativo exige que la cuota antidumping se calcule sobre la base de la diferencia entre [el valor normal de mercado] y [el precio en Estados Unidos] de la “mercancía”;i.e. “la mercancía extranjera [que] se está vendiendo… en Estados Unidos a menos de su valor normal”. Los ajustes de precio concedidos a los bienes que están fuera del ámbito de la orden antidumping son irrelevantes para calcular el [valor normal de mercado] de los bienes que están sujetos a la misma; esos bienes simplemente no juegan un papel en la determinación del [valor normal] de los bienes sujetos a la orden antidumping. En consecuencia, el lenguaje legislativo prohíbe utilizar ajustes de precio asignados a ventas de bienes que se encuentran fuera del ámbito de la orden antidumping.

SKF USA, 180 F.3d en 1376.

Los Solicitantes afirman que la aseveración del caso SKF USA de que “los ajustes de precio concedidos a bienes fuera del ámbito… son irrelevantes” ídem, prohíbe al Departamento de Comercio aceptar los ajustes de precio que no fueron concedidos específicamente a ventas de la mercancía objeto de investigación y asentados como tales en los registros de los Demandados.

Los Solicitantes también argumentan que mientras el 19 U.S.C. § 1677m(e) podría permitir al Departamento de Comercio hacer más laxos sus requisitos para reportar información, en ciertos casos no permite al Departamento ignorar los otros requisitos previstos por la ley. Por lo tanto, argumentan que la conclusión del caso SKF USA que señala que la sección 1673 prohíbe la consideración de ajustes de precio que no se limiten a la mercancía objeto de investigación, no se ve afectada por la promulgación de la sección 1677m(e).

El hecho de que los Solicitantes se apoyen en la conclusión del caso SKF USA carece de sustento por dos razones. En primer lugar, el caso SKF USA interpreta la ley antidumping tal como se interpretaba antes de la promulgación del 19 U.S.C. § 1677m(e), y diversos tribunales han señalado que la lectura acotada hecha en el caso SKF USA ya no es aplicable a la luz de 19 U.S.C. § 1677m(e) que ordena al Departamento relajar sus requisitos para reportar. En segundo lugar, aún en el caso que la decisión en el caso SKF USA fuera todavía aplicable a la aceptación por parte del Departamento de Comercio de los ajustes de precio presentados por los Demandados, es probable que la forma como se reportaron los mismos cumpliera con tal decisión.

La decisión de SKF USA confirmó la práctica del Departamento de Comercio tal como existió antes de la promulgación de la Ley de Acuerdos de la Ronda Uruguay (“URAA” por sus siglas en inglés), i.e., que el Departamento de Comercio únicamente aceptaría los ajustes de precio en la forma de gastos de venta directos, siempre que tales ajustes fueran reportados sobre una base de transacción específica, asegurando así que los ajustes presentados se limitaran a la mercancía objeto de investigación. SKF USA, 180 F. 3d en 1375; Antifriction Bearings (Other than Tapered Roller Bearings) and Parts Thereof from France, et al.: Final Results of Antidumping Administrative Review, 60 Fed. Reg. 10,900, 10,929 (Departamento de Comercio, 28 de febrero de 1995).

Los hechos relevantes en el caso SKF USA y la práctica del Departamento de Comercio, que se confirmó en tal decisión, son anteriores a la promulgación del 19 U.S.C. § 1677m(e) en 1994 como parte de la URAA. SKF USA, 180 F.3d en 1372 n.1 (en este caso, aunque se reconoce la promulgación de la URAA, se determinó que era aplicable a éste la legislación anterior, toda vez que la revisión administrativa en cuestión se inició con anterioridad a la promulgación de la URAA). Después de la promulgación de la sección 1677m(e), el Departamento de Comercio revisó sus requisitos para el reporte de datos y promulgó el 19 C.F.R. § 351.401(g), el cual, como se discutió, supra, autoriza las metodologías de reporte utilizadas por los Demandados en el presente caso. Véase Torrington Co. v. United States, 146 F. Supp.2d 845, 894 (CIT 2001).16

El Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos del Circuito Federal ha considerado y rechazado argumentos bastante parecidos a aquellos presentados por los Solicitantes. En el caso NTN CAFC, el Circuito Federal confirmó la determinación de la CIT en el sentido que el Departamento de Comercio aceptó debidamente diversas asignaciones de ajustes de precio, incluyendo ajustes de facturación posteriores a la venta en los cuales se realizó un ajuste único contra la cuenta de un cliente que incluía mercancía objeto y no objeto de investigación, y que se reportó al Departamento de Comercio como una asignación proporcional entre mercancías objeto y no objeto de investigación. NTN CAFC, 295 F.3d en 1267-68.

En la apelación de la decisión de la CIT que confirmó este enfoque del Departamento de Comercio, el Circuito Federal aprobó expresamente que el Departamento aceptara “los ajustes de precio [que] fueron calculados con, y que probablemente incluyeron, ventas fuera del ámbito de la orden antidumping”, ídem, toda vez que las metodologías de reporte utilizadas por el demandado cumplieron con el 19 U.S.C. § 1677m(e). El Tribunal de Apelaciones confirmó lo anterior a pesar del argumento de los Solicitantes de que el enfoque de los Demandados estaba prohibido por el caso SKF USA. Idem.

Como lo reconoció la CIT, “[a] la luz de la clara facultad del Departamento de Comercio para reevaluar su tratamiento de [los ajustes de precio], ya no son relevantes los precedentes judiciales anteriores a la URAA”. Torrington, 146 F. Supp. 2d en 894 (en este caso se concluyó que la aceptación de los ajustes de precio sobre la base de un cliente específico, por parte del Departamento de Comercio, estaba sustentada por su práctica administrativa posterior a la URAA y confirmó expresamente la aceptación del Departamento de los ajustes de facturación de un cliente específico que fueron asignados tanto a la mercancía objeto como a la no objeto de investigación, dado que los demandados fueron capaces de cumplir con el criterio regulatorio posterior a la URAA para la aceptación de tal información).

Estamos de acuerdo con el razonamiento de la CIT en Torrington. En la medida que en el caso SKF USA se sostenga que el Departamento de Comercio no puede aceptar metodologías de asignación de ajustes de precio que incluyan mercancía no objeto de investigación, dicha aseveración resulta irrelevante con base en el texto de la sección 1677m(e) y su obligación expresa de que el Departamento de Comercio acepte información imperfecta. Además, estamos obligados por el caso NTN CAFC en el que el Circuito Federal confirmó la práctica del Departamento de Comercio de aceptar metodologías de asignación que reúnan los requisitos de la sección 1677m(e). En consecuencia, el Panel no considera convincentes los argumentos de los Solicitantes que se basan en el caso SKF USA.17

Finalmente, la lectura de los Solicitantes del caso SKF USA es demasiado amplia. En el caso SKF USA, el Circuito Federal confirmó la negativa por parte del Departamento de Comercio de aceptar ciertos ajustes de precio del mercado interno, debido a que “SKF no proporcionó los medios de identificación y segregación de los ajustes de facturación pagados sobre la mercancía no objeto de investigación”, y que SKF no pudo proporcionar prueba alguna que sustentara la conclusión de que el ajuste de facturación estuviera limitado a la mercancía objeto de investigación. SKF USA, 180 F.3d en 1376; NTN CAFC, 295 F.3d en 1267. Sin embargo, el tribunal del caso SKF USA también observó que las metodologías de asignación son, en principio, perfectamente aceptables siempre que la entidad que las reporta se esfuerce por eliminar los ajustes concedidos a la mercancía que no es objeto de investigación. SKF USA, 180 F.3d en 1376. Después de reconocer que el Circuito Federal “aceptó asignaciones de devoluciones tanto en mercancía objeto como no objeto de investigación” en su decisión previa en el caso Smith-Corona, 713 F.2d en 1579-1580, el Tribunal del caso SKF USA señaló que:

No encontramos conflicto alguno entre el caso Smith-Corona y lo que sostenemos hoy. En el caso Smith-Corona, este Tribunal aprobó un método para calcular un ajuste al valor de mercado extranjero, mediante el cual el total de descuentos pagados por el productor (tanto de mercancía objeto como no objeto de investigación) fue dividido por el porcentaje de los descuentos que representaban las ventas de los bienes objeto de investigación. Este cálculo “tuvo como resultado el monto de descuento permitido por unidad, como un ajuste al valor del mercado extranjero”. El tribunal en el caso Smith Corona señaló que, “a pesar de la necesidad de prorratear cálculos para dilucidar las transacciones que implicaban descuentos, el costo de los descuentos puede estar directamente correlacionado con la mercancía específica utilizando costos verificados e información de ventas”. Dado que los ajustes solicitados podrían estar directamente vinculados con mercancía específica, no había duda en el caso Smith-Corona que los ajustes, en el cálculo de las cuotas compensatorias, abarcaran mercancía fuera del ámbito de cobertura de la orden antidumping. La aseveración del caso Smith-Corona de ningún modo es incompatible con la regla de mercancía objeto y no objeto de investigación que adoptamos hoy.



SKF USA, 180 F.3d en 1376 (se omiten las citas internas).

En consecuencia, el tribunal en el caso SKF USA no prohibía asignar ajustes de precio en todas las circunstancias, sino sólo en aquéllas en las cuales, como ocurrió en el caso SKF USA, los demandados “no proporcionaron [ ] los medios para identificar y segregar[ ] los ajustes pagados sobre mercancía no objeto de investigación”. Idem en 1377; véase también NTN CAFC, 295 F.3d en 1267-68 (que señala que “[E]n el caso SKF USA, confirmamos la negativa del Departamento de Comercio de aceptar los ajustes de facturación de SKF USA, toda vez que el Departamento encontró que ¢SKF no proporcionó los medios para identificar y segregar los ajustes de facturación pagados sobre mercancía no objeto de investigación¢”, y apuntó que “En el caso Smith-Corona, confirmamos la aceptación del Departamento de Comercio de cifras de ventas de mercancía no objeto de investigación, toda vez que se presentó un prorrateo adecuado que, de manera razonable, correlacionaba los ajustes con las ventas de la mercancía objeto de investigación”). Tal como hemos discutido, Prolamsa y Maquilacero hicieron un esfuerzo importante para limitar sus ajustes de precio a mercancía objeto de investigación. Por lo tanto, la sugerencia de los Solicitantes de que el caso SKF USA exige que todos los ajustes de precio sean registrados sobre una base de producto específico, no puede encuadrarse en el lenguaje de la decisión misma. En consecuencia, negamos la petición de devolución de los Solicitantes respecto a esta cuestión.



Compensación de los Márgenes de Dumping Positivos con los Márgenes de Dumping Negativos

Al calcular el margen final de dumping de un demandado, “el Departamento de Comercio puede comparar un promedio ponderado de valores normales con el promedio ponderado de los precios de exportación o precios de exportación reconstruidos de mercancía comparable, o también puede comparar los valores normales de transacciones individuales con los precios de exportación o precios de exportación reconstruidos de las transacciones individuales de mercancía comparable”. 19 U.S.C. § 1677f-1(d)(1)(A)(i)-(ii). Cuando el Departamento de Comercio aplica la primera metodología (comúnmente denominada metodología “promedio a promedio”) durante una investigación, normalmente divide las transacciones de exportación en grupos basados en modelos de la mercancía en los distintos niveles de comercio en los que se vende. 19 C.F.R. § 351.414(d)(2). Posteriormente, el Departamento compara un promedio de los precios de exportación o precios de exportación reconstruidos de las transacciones dentro de un grupo, con el promedio ponderado de los valores normales de tales ventas. 19 C.F.R. § 351.414(d)(1). Véase Searing Indus. v. United States, 662 F. Supp. 2d 1327, 1330 (CIT 2009).

En su investigación sobre Perfiles y Tubos RGL provenientes de México, el Departamento de Comercio eligió calcular el promedio ponderado del margen de dumping de la mercancía objeto de investigación. I&D Memo en cmt. 3. Para determinar el promedio ponderado del margen de dumping, el Departamento sustrajo los llamados “márgenes negativos”18, en transacciones donde había estos márgenes, de los márgenes positivos del resto de las transacciones. Idem.

La metodología del Departamento de Comercio en la Resolución Definitiva sobre Perfiles y Tubos RGL provenientes de México refleja un cambio reciente en la práctica administrativa del Departamento. Antes de la publicación de: Procedimientos Antidumping: Cálculo del Promedio Ponderado de Margen de Dumping Durante una Investigación Antidumping; Modificación Final, 71 Fed. Reg. 77,722 (Departamento de Comercio, 27 de diciembre de 2006) (“Modificación Final”), la práctica del Departamento consistía en “realizar comparaciones promedio a promedio en las investigaciones, sin tratar los resultados de una comparación donde el promedio del precio de exportación o precio de exportación reconstruido excediera el promedio del valor normal (i.e. márgenes de dumping negativos), para compensar los márgenes positivos”. Memorial del Departamento de Comercio en 66. La práctica del Departamento consistía más bien en fijar el valor de los márgenes de dumping negativos en cero, con el propósito de calcular el promedio ponderado del margen de dumping. Esta práctica se conocía como “reducción a cero” (zeroing). El resultado de la reducción a cero es que únicamente las ventas por debajo del valor normal son consideradas en el cálculo final de los márgenes de dumping y no se consideran aquellas ventas en las que no se incurre en dumping.19 Antes de que el Departamento de Comercio dejara de realizar esta práctica, el Circuito Federal determinó que la misma constituía un ejercicio legal de las facultades discrecionales del Departamento de Comercio. Véase Corus Staal BV v. United States, 395 F.3d 1343, 1349 (Fed. Cir. 2005) (“Corus Staal I”); Corus Staal BV v. United States, 502 F. 3d 1370, 1372-74 (Fed. Cir. 2007) (“Corus Staal II”); (Timken Co. v. United States, 354 F.3d 1334 (Fed. Cir. 2004).

Los Solicitantes afirman que el 19 U.S.C. § 1677(35)(A) impide al “Departamento de Comercio considerar un margen negativo como un margen de dumping y, por lo tanto, exige que el Departamento excluya los márgenes negativos del cálculo del [ ] promedio ponderado del margen de dumping”. Memorial de los Solicitantes en 44. La sección 1677(35)(A) define el término “margen de dumping” como “la cuantía en que el valor normal excede el precio de exportación o precio de exportación reconstruido de la mercancía objeto de investigación”. Además, los Solicitantes afirman que el caso Timken y los casos Corus Staal I y II no regulan la práctica actual del Departamento de Comercio, dado que existe una diferencia sustancial entre “la reducción a cero”, en la cual los márgenes negativos son reemplazados con ceros en el cálculo de los márgenes de dumping (que en los casos Corus Staal I y II y en Timken se confirmó como un ejercicio legal de las facultades discrecionales del Departamento de Comercio), y la “compensación”, en la cual los márgenes negativos son restados de los márgenes positivos (lo que los Solicitantes afirman está prohibido con base en los términos inequívocos de la sección 1677(35)(A)). Es decir, los Solicitantes afirman que la ley exige al Departamento de Comercio “no tomar en cuenta” los márgenes de dumping negativos.

Adicionalmente, los Solicitantes afirman que la consideración, por parte del Departamento de Comercio, de los márgenes negativos, es incompatible ya que el Departamento limita el uso de su metodología de compensación a las investigaciones antidumping, mientras que continúa aplicando la reducción a cero en el contexto de revisiones administrativas. Argumentan que en el caso Corus Staal I, el Circuito Federal afirmó que la sección 1677(35)(A) aplica tanto a las investigaciones antidumping como a las revisiones administrativas. Por lo tanto, concluyen que la determinación del Departamento de Comercio de continuar con la reducción a cero, en el contexto de las revisiones administrativas, obliga al Departamento al empleo de la misma metodología en el contexto de una investigación.

La ley define al “margen de dumping” individual en el 19 U.S.C § 1677(35)(A) y al “promedio ponderado de margen de dumping” en el 19 U.S.C. § 1677(35)(B), como sigue:

Margen de dumping

Por “margen de dumping” se entiende la cuantía en que el valor normal excede el precio de exportación o el precio reconstruido de la mercancía objeto de investigación.



Promedio ponderado del margen de dumping

El término “promedio ponderado de margen de dumping” es el porcentaje que resulta de dividir el total de los márgenes de dumping determinados para un exportador o productor específico, entre el total de los precios de exportación y de los precios de exportación reconstruidos de dicho exportador o productor.

El Tribunal de Apelaciones para el Circuito Federal concluyó en los casos Corus Staal y Timken que el lenguaje de esta ley es ambiguo, y que la práctica anterior del Departamento de Comercio de “reducción a cero” era una interpretación razonable de la ley y, por lo tanto, un ejercicio legal de las facultades discrecionales del mismo, señalando:

Concluimos que el Departamento de Comercio basó su práctica de reducción a cero en una interpretación razonable de la ley. En primer lugar, mientras las definiciones de la ley no prohíben claramente la existencia de márgenes de dumping negativos, dichas definiciones permiten, por lo menos, esta interpretación del Departamento de Comercio. Básicamente, un número “excede” a otro si éste es “mayor que” el otro, lo que significa que se encuentra a la derecha del mismo en la recta numérica. En este caso, ya que la práctica de reducción a cero por parte del Departamento es una interpretación razonable del lenguaje de la ley, no lo cuestionamos a la luz de otras posibilidades razonables.



Timken, 354 F. 3d en 1342; de acuerdo con, Corus Staal I, 395 F. 3d en 1347; Corus Staal II, 502 F. 3d en 1372.

Inherente a la facultad discrecional del Departamento de Comercio de “reducir a cero”, también lo está su facultad de no “reducir a cero” los márgenes de dumping. El Departamento ejerció esta facultad discrecional en la Modificación Final de 2005 después de seguir los procedimientos adecuados. Los Solicitantes parecen aceptar que el Departamento puede legalmente negarse a “reducir a cero” los márgenes de dumping. Memorial de los Solicitantes 57(1) en 49. Sin embargo, sostienen que la ley prohíbe al Departamento “compensar” los márgenes de dumping.

El Panel no está convencido que la misma disposición legal que el Circuito Federal declaró ambigua, con respecto a la reducción a cero, sea explícita con respecto a la compensación. La esencia del argumento de los Solicitantes es que el tribunal en el caso Timken determinó únicamente que el término “excede”, contenido en la sección 1675(35)(A), era ambiguo, pero no señaló como ambiguo algún otro lenguaje de la misma disposición, en particular la frase “el valor normal excede”. Es la frase “el valor normal excede” la que los Solicitantes sostienen prohíbe al Departamento de Comercio considerar los márgenes “negativos”. Consideramos demasiado acotada la lectura del caso Timken hecha por los Solicitantes. Claramente, el análisis del tribunal abarca toda disposición, tal como lo demuestra el lenguaje citado arriba. La decisión del tribunal en el caso Timken, como lo confirmó el caso Corus Staal I y II, no se basa en una sola palabra fuera del contexto de toda la ley.

Además, el argumento de los Solicitantes descansa en semántica más que en sustancia. El memorial presentado conforme a la Regla 57(1) por los Solicitantes, demuestra que el efecto de “ignorar” los márgenes negativos no puede distinguirse de la práctica anterior del Departamento de Comercio de “reducción a cero.” Memorial de los Solicitantes 57(1). en 49-51. Una práctica discrecional no se vuelve obligatoria simplemente cambiándola de nombre.

No obstante que el Panel no se encuentra obligado por las decisiones de la CIT, podemos tomar nota de su valor instructivo. En ese contexto, observamos que en dos casos la CIT abordó –y rechazó- argumentos similares o idénticos a los hechos por los Solicitantes en el presente caso. En el caso U.S. Steel Corp. v. United States, 637 F. Supp. 2d 1199 (CIT 2009), los demandantes, miembros de la rama de producción nacional, impugnaron la aplicación del Departamento de Comercio de la nueva metodología de “compensación” descrita en su Modificación Final en un procedimiento particular conforme a la Sección 12920, argumentando que el uso de la “compensación” y la negativa de aplicar la “reducción a cero” no era compatible con la ley antidumping de Estados Unidos. U.S. Steel, 637 F. Supp. 2d en 1203-04. Los demandantes también alegaron que la aplicación por parte del Departamento de Comercio de la metodología prevista en la Modificación Final para alcanzar los resultados finales del Procedimiento de la Sección 129, no era conforme a la ley de Estados Unidos. Idem en 1204. La CIT rechazó estos argumentos. Utilizando el análisis de dos etapas previsto en el caso Chevron, el tribunal sostuvo que la interpretación y aplicación del Departamento de Comercio era conforme a la ley antidumping de Estados Unidos. Idem en 1212. El razonamiento de la CIT en el caso U.S. Steel resulta instructivo:

Tal como el Circuito Federal ha declarado en repetidas ocasiones, las respectivas leyes antidumping no revelan, de manera clara, la posición del Congreso respecto de la reducción a cero, de igual forma, este tribunal considera que del texto de la ley en cuestión no puede determinarse una clara intención u objeto del Congreso en relación con la compensación. De conformidad con el § 1677(34), la mercancía objeto de investigación incurre en dumping dentro de Estados Unidos si es vendida, o podría ser vendida, por debajo de su valor normal. § 1677(34). Esta definición, a la letra, se limita a proporcionar la explicación principal para ese término, el cual aparece constantemente a lo largo de varias leyes antidumping. Sin embargo, el término no hace mención a ningún método para determinar si las ventas se realizaron justa o injustamente, ni establece los tipos de venta que debe considerar el Departamento de Comercio al hacer una determinación antidumping. En otras palabras, la definición establecida en § 1677(34) se limita a definir explícitamente un término que describe el comportamiento que el sistema antidumping tiene por objeto erradicar.



Idem en 1210 (énfasis añadido).

Más adelante, el tribunal señaló: “En otras palabras, el punto central del caso Timken es que el Congreso, al elaborar las definiciones legales de ‘margen de dumping’ y ‘promedio ponderado de margen de dumping’, no consideró si el Departamento de Comercio debe: (1) emplear cierta metodología para calcular los márgenes de dumping de la mercancía objeto de investigación, y (2) considerar únicamente ciertos valores –positivos, negativos o ambos- como ‘margen de dumping’ al calcular el promedio ponderado de margen de dumping”. Idem en 1211.

La decisión en el caso Searing es todavía más instructiva, ya que involucró a los mismos demandantes que comparecen como Solicitantes en el presente caso, y esencialmente se presentaron los mismos argumentos que se presentan aquí. De manera similar, en el caso Searing, los demandantes impugnaron la metodología de “compensación” del Departamento de Comercio y, específicamente, la inclusión de los márgenes negativos en el cálculo del promedio ponderado de margen de dumping. Searing, 662 F. Supp. 2d en 1332. Los demandantes en Searing también argumentaron, tal como los Solicitantes lo hacen en este caso, que el significado corriente del 19 U.S.C § 1677(35) prohíbe la metodología de compensación. Idem. El tribunal en el caso Searing sostuvo que la cuestión había sido tratada por el Circuito Federal en los casos Timken y Coros Staal declarando:

Aunque los demandantes intentan distinguir los dos casos, Timken y Coros Staal I, orientan aquí nuestra decisión. Cada caso se basó en reglas de interpretación legal establecidas en [Chevron], para declarar que la metodología anterior del Departamento de Comercio de reducir a cero, era una interpretación permitida del 19 U.S.C. § 1677(35)(A). Utilizando el primer paso de Chevron, cada caso examinó el 19 U.S.C. § 1677(35)(A) y determinó, en el contexto de las leyes sobre prácticas desleales de comercio, que la palabra “excede” es ambigua y que en general la ley “no habla directamente sobre la cuestión” de si sólo los márgenes positivos de dumping podrían ser incluidos en los cálculos del promedio ponderado de los márgenes de dumping. Timken, 354 F. 3d en 1342. Por lo tanto, al utilizar el segundo paso de Chevron, el Circuito Federal consideró si el Departamento de Comercio había hecho una elección razonable dentro de una laguna que dejó el Congreso. Chevron, 467 U.S. en 866.



Searing, 662 F. Supp. 2d en 1332.

El tribunal en el caso Searing también revisó a detalle la decisión del caso U.S. Steel antes de concluir que “tomados en su conjunto, todos estos casos llevan a la conclusión de que el Departamento de Comercio interpretó, de manera razonable, una ley ambigua. Basado en lo dicho en los casos Timken y Corus Staal I y II y el análisis en el caso U.S. Steel, el tribunal determina que la metodología del Departamento de compensar márgenes positivos con márgenes negativos de dumping al calcular el promedio ponderado de los márgenes de dumping, es una interpretación permitida del 19 U.S.C. § 1677(35)(A).” Idem en 1334.

De manera similar, este Panel determina que la metodología de “compensación” del Departamento de Comercio es una interpretación permitida del 19 U.S.C. 1677(35)(A). Coincidimos con los tribunales en los casos U.S Steel y Searing y declaramos en el mismo sentido, que esas cuestiones fueron tratadas en los casos Timken y Coros Staal I y II. Los tribunales competentes en cuestión han concluido –y coincidimos- que el lenguaje del 19 U.S.C. § 1677(35) no obliga al uso de una metodología en particular (o práctica administrativa) para determinar si “el valor normal excede el precio de exportación”. Si la ley es lo suficientemente ambigua como para confirmar el uso de la “reducción a cero” como una cuestión de discreción e interpretación de la autoridad, es también lo suficientemente ambigua para confirmar el uso de la “compensación” en igual sentido; una práctica discrecional (“reducción a cero”) no se convierte en obligatoria (“ignorar”) simplemente cambiándola de nombre. Además, para propósitos metodológicos, tampoco puede atribuirse un significado particular a toda la frase “el valor normal excede”, contenida en el texto de la ley. Tal como razonó el tribunal en el caso U.S. Steel que, ni la palabra “exceda” ni el término “valor normal excede” sugieren “que el Congreso pretendió que ciertos valores encuadraran dentro de la definición de 'margen de dumping' cuando el Departamento de Comercio determinara el promedio ponderado del margen de dumping”. U.S. Steel, 637 F. Supp. 2d en 1216. Sobre el particular, el lenguaje es, en el mejor de los casos, ambiguo, y estamos obligados a seguir las decisiones del Circuito Federal en los casos Timken y Corus Staal I y II.

También coincidimos con el razonamiento de la CIT en el caso U.S. Steel, en el sentido que la ley no ordena una práctica específica para determinar el promedio ponderado de margen de dumping.U.S. Steel, 637 F. Supp. 2d en 1210, n.10 (citando Corus Staal I, 395 F.3den 1347). El texto de la ley no obliga a este Panel a determinar que resulta prohibido el uso de la compensación, por parte del Departamento de Comercio, para determinar el margen de dumping. Timken, 354 F. 3d en1341-42.

Además, encontramos razonable la lectura que hace el Departamento de Comercio de la ley. Apuntamos que en los casos Timken y Corus Staal I y II, el Circuito Federal encontró razonable la interpretación del Departamento, tal como lo hizo la CIT en el caso Searing. Coincidimos, particularmente a la luz de la deferencia que se le confiere a la experiencia del Departamento de Comercio en el ámbito del derecho antidumping. U.S. Steel, 637 F. Supp. 2d en 1212; Chevron, 467 U.S. en 842-843. Aún más importante resulta el hecho que el Departamento no infringe el objetivo principal de la ley antidumping al interpretar la sección 1677(35) (A)-(B) para permitir la compensación. Esta cuestión ha sido examinada por los tribunales competentes de Estados Unidos desde todos sus ángulos, y ningún tribunal ha determinado que la práctica del Departamento de Comercio sea irracional o que no sea conforme a la ley de Estados Unidos.

Adicionalmente, no es momento de que el Departamento de Comercio pueda continuar empleando la reducción a cero en las revisiones. De hecho, “el Circuito Federal ha revisado y aceptado el uso de diferentes metodologías de cálculo para las revisiones e investigaciones”. Searing, 662 F. Supp. 2d en 1333 (citando Corus Staal II en 1375).

En síntesis, concluimos que la ley antidumping “no es clara respecto al uso de los valores positivos y negativos de los márgenes de dumping, en el cálculo del promedio ponderado del margen de dumping”, U.S. Steel, 637 F. Supp. 2d en 1212, y que el uso de la metodología de “compensación” por parte del Departamento de Comercio manifiesta una interpretación razonable de la ley. Por lo tanto, negamos la petición de devolución de los Solicitantes respecto a esta cuestión.

1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal