Seminario internacional de mints mints internacional seminary



Descargar 416.29 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión23.01.2018
Tamaño416.29 Kb.
  1   2   3   4   5   6


SEGUNDA EPISTOLA

SAN PEDRO

Un llamado a la piedad y una profecía de la aparición de falsos profetas y falsos maestros.

AUTOR

HERNÁN MORA MORALES



Hermorales56@gmail.com

Curso del:

SEMINARIO INTERNACIONAL DE MINTS

MINTS INTERNACIONAL SEMINARY

14401 Old Cutler Road

Miami, FL 33158



2017

ÍNDICE

LECCIÓN 1: Participe de la naturaleza divina (2 de Pedro cap. 1 del 1 al 15)

1.- Salutación del apóstol Pedro a los que han de alcanzar una preciosa fe en Cristo (2 de Pedro cap.1 del 1 al 4)

2.- Virtudes divinas necesarias en todo cristiano. 2 de Pedro cap. 1 del 5 al 8

3.- El que no retiene y vive la palabra de Dios, caerá nuevamente en el pecado (2 de Pedro cap.1 del 9 al 11

4.- Advertencia del apóstol a los fieles, antes de su partida. 2 de Pedro cap. 1 del 12 al 15

LECCIÓN 2: Testigos presenciales de la gloria de Cristo (2 de Pedro cap. 1 del 16 al 18)

1.- Testigos presenciales de la gloria de Cristo (2 de Pedro cap. 1 del 16 al 18)

2.- Infalible veracidad bíblica. 2 de Pedro cap. 1 del 19 al 21

LECCIÓN 3: Falsos profetas y falsos maestros en todos los tiempos. 2 de Pedro cap.2 del 1 al 3

1.-Advertencia a no dejarse engañar por los falsos hermanos. (2°Pedro. 2:1).

2-Evitando que el camino de la verdad sea blasfemado. (2°Pedro. 2:2).

3-Se requiere madurez y sobriedad para no ser engañados. (2°Pedro. 2:3).



LECCIÓN 4: Horrenda expectación de juicio para los pecadores. 2 de Pedro cap.2 del 4 al 6

1-Dios castigo sin piedad a los ángeles que pecaron. (2°Pedro. 2:4).

2-El pecado provoca la ira de Dios. (2°Pedro. 2:5).

3-Celo de Dios contra el pecado de Sodoma y Gomorra, juicio ejemplar. (2°Pedro. 2:6).



LECCIÓN 5: El amor de Dios para con el justo y el castigo para los que hacen iniquidad. 2 Pedro cap.2 del 7 al 10

1-Admirable ejemplo del justo Lot. (2°Pedro. 2:7-8).

2-El compasivo amor de Dios libra a los siervos piadosos. (2°Pedro. 2:9).

3-Severa advertencia de Dios a atrevidos elementos carnales, que sin temor a Dios se levantan contra las potestades superior. (2°Pedro. 2:10).



LECCIÓN 6: Lenguaje descomedido y conducta corrompida de malos elementos. 2 Pedro cap. 2 del 11-14

1-Solemne posición de los ángeles ante Dios. (2°Pedro. 2:11).

2-Recibiendo el galardón de su injusticia. (2°Pedro. 2:12-13).

3-Peligro de los inconstantes dentro de la iglesia. (2°Pedro. 2:14).



LECCIÓN 7: Grave peligro de apartarse de la verdad. 2 Pedro cap. 2 del 15 al 18

1-Lamentables consecuencias por dejar el camino recto. (2°Pedro. 2:15-16).

2-Justo juicio de Dios para el que mal actúa. (2°Pedro. 2:17).

3-Falsos enseñadores seducen y extravían de la fe al cristiano fiel. (2°Pedro. 2:18).



LECCIÓN 8: Esclavos de corrupción ofrecen falsa libertad. 2 Pedro cap. 2 del 19 al 22

1-Triste fin del que se aparta y se vuelve atrás. (2°Pedro. 2:19-20).

2-Peligro de recaer en la pasada manera de vivir. (2°Pedro. 2:21).

3-Bajeza y humillación del que abandona el santo camino de Dios. (2°Pedro. 2:22).



LECCIÓN 9: EL DIA DEL SEÑOR VENDRA (2 de Pedro cap.3 del 1 al 18)

1.- Advertencia oportuna para evitar el engaño de burladores. (2 de Pedro cap.3 del 1 al 4)

2.- Mostrando el gran poder que tiene la palabra de Dios en lo espiritual y en lo material

2 de Pedro cap.3 del 5 al 8

3.- Necesidad de una preparación individual ante la inminente venida de nuestro Señor Jesucristo

2 de Pedro cap. 3 del 9 al 12

4.- Instrucciones para esperar la venida de nuestro Señor Jesucristo, con una vida sin mancha e

Irreprensible 2 de Pedro cap.3 del 13 al 15

5.- Necesidad de crecer en la gracia y el conocimiento de Dios para no ser engañados (2 de Pedro cap. 3 del 16 al 18)

LECCIÓN 1

PARTICIPE DE LA NATURALEZA DIVINA. SALUTACION DEL APOSTOL PEDRO A LOS QUE HAN DE ALCANZAR UNA PRECIOSA FE EN CRISTO. (2 de Pedro cap. 1 del versículo 1 al 4)

“Simón Pedro, Siervo y Apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra: Gracia y Paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesucristo.” (2 de Pedro cap. 1 vers. 1 y 2).

Pero si Pedro tenía muy claro su llamado, se identifica como siervo y Apóstol de Jesucristo. Pedro usa esta combinación para indicar que como siervo él está a la par de cualquier otro siervo de Jesucristo. Esta dispuesto a aceptar, obedecer y cumplir las órdenes de su Señor. Pedro les aplica el termino de siervo a todos los creyentes (véase 1 de Pedro cap. 2 vers. 16). Pedro añade que Él es Apóstol de Jesucristo. Aunque sirvió como líder de los doce apóstoles y cabeza de la iglesia de Jerusalén, Él no se ubica por encima de los otros apóstoles, si no, junto a ellos. Pedro escribe que Él es un Apóstol.

“Pedro es siervo y Apóstol de Jesucristo. Como Apóstol se esfuerza por discipular a todas las naciones mediante el bautismo y la enseñanza del evangelio (Mt. 28:19-20).”1 El termino Apóstol no solo significa una persona que ha sido enviada, sino que, ha recibido plena autoridad de parte de Jesucristo.

En su predicación y en sus escritos “Pedro declara no su propio mensaje sino, el del Señor (como. 1 de Pedro 1:1; Gálatas 1:1).” Por lo tanto, Pedro escribe su segunda Epístola en nombre de Cristo. Quien confiere a la carta su autoridad. “Pedro escribe la epístola bajo su investidura del Apóstol de Cristo y espera que los destinatarios la reconozcan como documento apostólico (véase Lucas 10:16).”2 En su primera epístola Pedro menciona los lugares en que residen los destinatarios. No hace lo mismo en su segunda carta. Pedro escribe a los que por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo han recibido una fe tan preciosa como la nuestra. Pedro no tiene interés en los destinos de su carta sino en las posesiones espirituales que los lectores tienen en común con el apóstol. Pedro se dirige a persona que ha recibido una fe tan preciosa como la nuestra. Pedro utiliza este verbo para indicar que el hombre recibe su fe de Dios según la voluntad divina. Recuerda a sus lectores que la fe no se origina en ellos mismos sino que es un don de Dios.

En segundo lugar, ¿Cómo entendemos el termino Fe? La Fe, que ambos lectores y Pedro tienen en común, puede ser entendida de modo objetivo o subjetivo. La Fe objetiva se refiere a un conjunto de verdades cristianas formuladas, por ejemplo, en un determinado credo. La Fe subjetiva es la confianza que un creyente deposita en Dios. Los eruditos no llegan a concordar en la interpretación de este vocablo fe. El contexto, empero apunta al significado subjetivo: en primer lugar, porque Dios otorga la fe subjetiva y en segundo lugar, porque en este contexto la fe subjetiva se encuentra estrechamente vinculada con el concepto de la justicia. Es Dios quien justifica o imparte la justicia al creyente.

Además, Pedro hace notar que los receptores de su carta comparten con él una misma Fe “(Ustedes han recibido una fe tan preciosa como la nuestra).” Él pone de relieve la igualdad, y con esta elección de palabras parece hacer referencias a su modesta identificación. “Un siervo.” En la comunidad cristiana todo creyente recibe el mismo don precioso de la fe de parte de Dios. Pedro utiliza el pronombre plural nuestro en este texto para demostrar que la fe de los apóstoles es la misma que tienen los lectores. En otras palabras, los apóstoles están en el mismo nivel espiritual que todos los demás cristianos. La palabra nuestra no debe interpretarse como una referencia a alguna distinción entre cristianos de origen judío y cristianos de procedencia gentil, porque, la epístola misma no sustenta dicha división.

En cuarto lugar, ¿Cuál es el significado de la frase prepositiva “por la justicia de nuestro Dios”? La expresión justicia se refiere a la justicia de Dios que tiene que ver con el hombre.3 Es más, algunos traductores tienen la lectura “el poder justificador de nuestro Dios (NAB, Véase también NBE). Los conceptos de la justicia y de la fe están estrechamente vinculados en la escritura, especialmente en las epístolas de Pablo. “Pues este mensaje nos muestra de que manera Dios nos libra de culpa: es por fe y solamente por fe (Romanos 1:17, Dios habla hoy).” Aquí van dos observaciones: en la relación entre la fe y la justicia, la fe es una confianza personal en Dios, la justicia se origina con Dios y “por medio de Cristo fluye hacia nosotros.”4 Finalmente, los eruditos difieren en su interpretación de las palabras nuestro Dios y Salvador Jesucristo.

¿Está hablando Pedro de Dios y de Jesucristo o está diciendo que Jesucristo es Dios? Con ciertas variantes algunos traductores presentan la siguiente lectura: “la justicia de nuestro Dios y de Jesús, el Mesías Salvador (NBE).”5 Sin embargo, numerosos traductores y comentaristas prefieren la traducción “la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo.” Fundamentan su preferencia en el texto griego, en el cual, un artículo determinado vincula a los dos sustantivos: Dios y Salvador.

Es importante notar entonces que al principio de su epístola Pedro enfatiza la divinidad de Jesucristo, llamar a Jesús nuestro Dios, no es de ningún modo algo tan fuera de lo común, porque, una semana después de su resurrección Tomas le dijo a Jesús: “Señor mío y Dios mío (Juan 20 ver. 28).” Jesucristo a la vez, Dios y Salvador. Por supuesto, el nombre mismo Jesús significa Salvación. El ángel dijo a José que le diera al hijo de María “por nombre Jesús” porque El salvaría a su pueblo de sus pecados (San Mateo 1:21).” “La palabra Salvador no figura en la primera epístola de Pedro, pero en su segunda aparece cinco veces (1:1, 11, 2:20; 3:2,18).” Todos estos versículos tienen la bien conocida expresión Señor y Salvador, dado que, Jesús es Dios y Señor. Él puede librarnos del pecado y hacernos justos y restaurarnos completamente. “Por lo tanto, en respuesta, nosotros podemos cantar con gozo y gratitud a nuestro Dios y Salvador. (VRV. 1960).”

“Gracia y Paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. 2°Pedro. 1:2.”

“La palabra gracia y paz son parte de una formula fija que aparece en muchas epístolas.”6 En las dos cartas de Pedro, la formula tiene el verbo sea en abundancia (NVI), Que literalmente significa “sean multiplicadas Judas 2).” ¿Cómo multiplicamos la gracia y paz? No podemos comprender en qué manera pueden aumentar las cualidades abstractas. La fuente de gracia es Dios, quien también, concede la paz. Por otra parte, el verbo griego en voz pasiva que aparece en forma de deseo. La oración de Pedro es que Dios nos envíe una creciente cantidad tanto de gracia como de paz. Si bien el termino gracia es usado como saludo, dicho termino implica las cualidades de misericordia, amor y perdón que Dios extiende al hombre. La paz fluye de la gracia y es la felicidad interior del hombre que desea compartir con su prójimo. Los conceptos gracia y paz son como las dos caras de la moneda.

Pedro añade la frase “mediante el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro Señor.” “En cierto sentido, este es el tema de la carta de Pedro, ya que la idea del conocimiento aparece repetidamente.”7

El creyente que recibe la gracia y la paz de Dios experimenta estos dones mediante una comunión íntima con Dios (Véase vv. 3-8-2:20-21). Al aumentar su conocimiento de Dios y de Jesucristo, el reconoce que la gracia y la paz le son multiplicadas.

Pedro amplia la referencia al conocimiento que el creyente tiene de Dios cuando añade un comentario acerca del conocimiento del Señor Jesucristo: El reafirma las palabras de Jesús: “Nadie conoce al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar (Mt. 11:27).”

“Desde el principio hasta el fin de esta epístola Pedro insta a los lectores a aumentar su conocimiento del Señor Jesucristo (vv. 8-2:20-3:18).”8 Esta es la preocupación principal de Pedro al escribir su epístola. El insta a sus lectores a que aumenten su conocimiento personal de Jesucristo, su Señor y Salvador.

Comienza su epístola con un deseo, casi una oración, de gracia y paz mediante el conocimiento de Dios y de Jesucristo. Y también concluye su carta con exhortación a que “crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo (3:18).” “Recibimos la gracia y paz de Dios, porque su poder divino nos ha dado todo lo que necesitamos.”9

“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad, nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia. 2°Pedro. 1:3.”

Algunos traductores, inclusive esta omiten la primera palabra griega de este versículo. Las versiones que traducen esta palabra tienen la lectura ya que, (BDA), pues (BYER), como (VRV). Estos traductores la usan como puente entre el saludo (vers-2) y el presente versículo. Su divino poder nos ha dado todo lo que necesitamos. ¿A quién se está refiriendo Pedro cuando escribe “Su poder divino.” Los comentaristas expresan diferentes opiniones, algunos dicen que es una referencia a Dios, pero que los “pronombres el (conocimiento del) y su (su propia gloria) se relaciona con Cristo.”10

Otros dicen que Pedro está pensando en Cristo; primeramente, porque Jesús se menciona en el texto anterior; en segundo lugar, porque toda la “epístola es una exposición de la divinidad de Jesús (ejemplo, véase el vers. 1).”11 Quizá, podríamos decir que en este versículo Pedro no establece una clara distinción entre Dios y Jesús y que, por tanto debemos evitar ser dogmáticos al respecto.

La palabra divino poder describen a la “deidad y a todo lo que le corresponde.”12 Son un ejemplo del apego hebreo al uso de un circunloquio para evitar la mención del nombre de Dios. Dado su poder divino, Dios nos ha dado lo que necesitamos. Esta es una declaración asombrosa. “En realidad, en este versículo introductorio de la epístola nos encontramos con una admirable alegría.”13 Pedro exclama que El y los lectores son los receptores de bendiciones incalculables; la palabra TODO resume esta idea.

“Para la vida y la piedad”; obsérvense que Dios nos ha concedido y continua concediéndonos “todo lo necesario para la vida y la piedad.” Él quiere que vivamos en armonía con su palabra honrándole, amándole y sirviéndole. La vida eterna no es un ideal que se hace realidad cuando dejamos este ámbito terrenal. Al contrario, poseemos vida eterna mediante nuestro ejercicio diario de vivir para Dios y para nuestro prójimo. Al obedecer la voluntad de Dios en nuestra vida practicamos la piedad y experimentamos la posesión de la vida eterna.

“Mediante nuestro conocimiento del que nos llamó.” Pedro les dice a los lectores de su epístola que Dios les concede todo lo que necesitan para disfrutar de la vida mientras le sirven. Indica que Dios concede sus dones generosamente mediante nuestro conocimiento de EL. Una vez más Pedro habla del conocimiento (véase vers.2) y nos informa que Dios pone sus dones a nuestra disposición cuando llegamos a conocerle. El conocimiento es un concepto fundamental en la Epístola de Pedro.

La pregunta es si la frase del conocimiento de él, se refiere a Dios o a Cristo. Pedro “hace a Dios autor de este conocimiento, porque nunca vamos a él a menos que seamos llamados.”14Dios nos ha llamado por medio de Cristo a la salvación (comparar Rom. 8:28, 30; 1 Pe. 1:15; 2:19; 5:10).” Y por último, en el contexto más amplio de este capítulo, Pedro vuelve a mencionar al llamamiento de los lectores; escribe: “Por eso hermanos esfuércense todavía más por hacer firme su llamamiento y su elección (v. 10).”

La acción de llamarnos es una demostración de su propia gloria y bondad de Dios. Estas dos características son altamente personales; el adjetivo propio modifica ambos términos. “Además, los dos términos, aunque son en cierto sentido sinónimos.” 15 difieren. “Podemos observar la gloria con nuestros ojos (Comparar Jn. 1:14).” Y nos percatamos de la bondad (alabanza) con nuestras mentes y corazones. La conclusión es que Dios revela su ser esencial mediante la gloria visible y exhibe su bondad en sus hechos.

“Por medio de las cuales no ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas legaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hoy en el mundo o causa de la concupiscencia. 2°Pedro. 1:4.”

Vemos una relación recíproca entre los versículos 3 y 4 mediante el cual el escritor hace más claro su mensaje. Nótese también la configuración de la cruz de alguna de las partes: “su poder divino” (v. 3) corresponde a “en la naturaleza divina” (v. 4) y “Gloria y Bondad” (v.3) sirven de antecedente de “así” (v. 4). Desde otro punto de vista la conclusión del versículo 4 contrasta con la última parte del versículo precedente: “La corrupción que hay en el mundo” es lo opuesto de “Gloria” y “Los malos deseos” aparecen enfrentando con la bondad.

“La escritura enseña que Dios ha dado a su pueblo numerosas promesas pero que también Cristo ha prometido a sus seguidores que el volverá (1:16; 3:4, 9).” Las promesas mismas son parte importante de este versículo, ya que Pedro las describe como valiosas y grandísimas. Pedro da a entender que Dios no solo nos ha dado estas promesas sino que también las ha cumplido en las personas y la obra de Cristo. “Para que así ustedes lleguen a tener parte en la naturaleza divina.” Pedro necesita una cláusula adicional para decirnos cuál es el propósito de Dios al darnos estas promesas (comparar con 1 Pe. 2:9), nos informa que mediante estas promesas compartimos la naturaleza de Dios. Debemos notar con cuanto cuidado y precisión ha escogido Pedro sus palabras, él dice que nosotros tenemos parte en la naturaleza de Dios, no en su ser, él ha escogido el termino naturaleza porque indica crecimiento, desarrollo y carácter. La expresión ser por contraste apunta a la esencia y a la sustancia. Nosotros nunca podemos participar en la esencia de Dios, porque somos y seguimos siendo seres humanos, hemos sido creados por Dios. “Lo que Pedro revela es que compartimos la santidad de Dios, la que experimentamos cuando el Espíritu Santo mora e nuestros corazones (1 Co. 6:19).” ¿Cuál es entonces el propósito de Dios al hacernos compartir su naturaleza? En palabras de Juan Calvino: “Señalemos entonces que el fin del evangelio es lograr que eventualmente seamos conformarles a Dios y si podemos decirlo así deificarnos.”16

Pedro toma prestado el testimonio naturaleza divina del lenguaje filosófico de los griegos. Para rebatir a sus oponentes (véase 2:1) emplea su terminología, pero dándole a las palabras un significado cristiano. Los filósofos griegos, enseñaban que el hombre que vive en un mundo corrupto de placer físico debe llegar a ser como los dioses. Aconsejaban a sus seguidores a compartir la naturaleza divina. Pero mientras los filósofos tomaban como punto de partida al hombre y reclamaban para él una participación en la naturaleza de los dioses. Pedro ve nuestro compartir de la naturaleza de Dios a la luz de las promesas de Dios, “hay un mundo de diferencia entre estos dos conceptos.” El primero es humanista y refleja a exaltada auto estimación del hombre natural. El otro es cristiano y exalta la misericordiosa disposición de Dios.”17

Por medio de las promesas de Cristo, nosotros detenemos la santidad de Dios. Dios nos ha llamado a la esfera de la santidad en la cual tenemos comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo (1 un. 1:3). “Cuando fijamos nuestros pensamientos en Jesús, tenemos parte en el llamado celestial y en Cristo mismo (Heb. 3:1,14).” “Y escapen de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos.” El creyente ya participa durante su vida de la naturaleza divina al reflejar sus virtudes. “Rehúye del pecado y del mal porque sabe que no pertenece al mundo sino a Dios (jn 17:14 – 18; 1 Ts 5:22; Stg 1:27).” Y no cabe duda que cuando deja este escenario terrenal y participa de la gloria divina, exhibe plenamente la naturaleza de Dios, y muestra está en esta tierra, vive en el mundo pero sin ser del mundo. “Se ha revestido de la nueva naturaleza, creada para sé cómo Dios en verdadera justicia y santidad (Ef. 4:24; -Col. 3:10; Heb. 12:10 y Jn. 3:2).”

El apóstol especifica de qué modo debe vivir un cristiano, reclamando las promesas de Dios y evitando la corrupción del mundo. El detalla las cualidades que debe tener el cristiano para llevar una vida productiva y eficaz.

VIRTUDES DIVINAS NECESARIAS EN TODO CRISTIANO. 2° PED. CAP 1: 5 AL 8

“Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo. Añadid a vuestra Fe virtud; a la virtud, conocimiento. 2°Pedro. 1:5.”

Pedro exhorta al creyente a ser poseedor de cierto número de virtudes; la “Fe encabeza la lista de ocho virtudes, de las cuales la Fe es la primera y el Amor la última (Ga. 5:6-22).” Las primeras tres virtudes son las que detallamos a continuación:

Fe: Es la confianza personal que tiene el creyente (véase también vers. 1). Es la confianza subjetiva que tiene en su señor y salvador y es por eso la base de su vida espiritual. La Fe es la raíz de todas las virtudes que Pedro menciona. El apóstol exhorta a los lectores de su carta a añadir a la fe las siete virtudes que se mencionan: “Estas siete virtudes son inalcanzables si no se ha dado el paso de la fe.”18 Además, a causa de nuestra confianza en Jesús, “nuestra Fe tiene su fuente en él (véase Mr. 9:24).”

De las siete virtudes que están vinculadas directamente con la fe, Pedro menciona a la Piedad. Está relacionada con una de las características de Dios (vers. 3). Por ser un atributo divino, debemos reflejar esta virtud en nuestras vidas. Nuestra conducta diaria debe ser una demostración de excelencia moral. La Fe y la excelencia se sustentan mutuamente.

Conocimiento: La siguiente virtud que surge de la Fe es ésta, el conocimiento. La palabra griega da a entender que usamos nuestra mente, que tenemos discernimiento correcto en todas las circunstancias y que conocemos la cualidad moral de la gente con que nos encontramos. Ponemos nuestro conocimiento en acción cuando ponemos todo nuestro sentido común en lo que decimos, hacemos y pensamos. Además el conocimiento y la fe van de la mano, ya que la fe es fortalecida por el conocimiento, y el crecimiento del conocimiento está arraigado en la confianza.

“Al conocimiento, dominio propio; al dominio propio; paciencia; a la paciencia, piedad. 2°Pedro. 1:6.”

Las siguientes tres cualidades que contribuyen a la santificación del creyente Son:

Dominio Propio: En el mundo, en la época de Pedro esta palabra pertenecía al ámbito de los deporte. Como dice Pablo: “Todo aquel que lucha, de todos abstiene (1 Co. 9:25).” El cristiano debe ejercitar dominio propio en todas las circunstancias y debe hacerlo poniendo su confianza en Dios. Los apóstoles, sin embargo, evitan dar un mandamiento detallado acerca del dominio propio que cubra todas las circunstancias. “Mencionan el dominio propio como una virtud que el cristiano debe practicar (1 Co. 7:9; Ge. 5:23; Tít. 1:18).” El cristiano debe mantener su dominio propio confiando plenamente en Dios. La paciencia se define como la característica de uno que se deja desviar de su propósito deliberado ni de su lealtad a la Fe y la piedad, ni siquiera ante las pruebas y sufrimientos más grandes.”19 “Esta palabra aparece repetidamente en el nuevo testamento (Ro. 5:3 – 4; 1Ti. 6:11; He. 12:2; Stg. 1:3; 1 Pe. 2:20; Ap. 2:19).” La paciencia; está relacionada con la Fe del mismo modo en que una hija está relacionada con su madre. Se origina en la Fe, ya que el creyente sabe que Dios tiene el Control de cada situación.

En toda adversidad tengamos paciencia, y tengamos en el futuro toda nuestra esperanza puesta en Dios nuestro Padre que permanece fiel.

Pedro nos dice que añadamos piedad. Esta es la segunda vez que el apóstol introduce este término piedad (véase v. 3). También lo menciona en el contexto del regreso de Cristo (3:11 donde se traduce “vida piadosa”). Así como Noé y Lot, a quienes Pedro llama Justo (2: 5-7) vivieron entre gente impía, del mismo modo el cristiano hoy en día busca la piedad en un mundo pecaminoso. El cristiano practica la piedad cuando está plenamente consciente de la presencia de Dios en toda circunstancia.

“A la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, Amor. 2°Pedro. 1:7.”

Estas últimas dos virtudes son significativas, porque ambas expresan el amor, nótese que cuando demostramos afecto fraternal y amo cumplimos el resumen de los diez mandamientos. “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente.” Este es el primer y más grande mandamiento, y el segundo es semejante: “amarás a tu prójimo como a ti mismo (Mt. 22:37-39).”

Pedro escribe: “al afecto fraternal Amor.” Al principio, el parece redundante en su énfasis en el amor, pero Pedro no quiere que limitemos nuestro amor a los miembros de la iglesia. El conoce la enseñanza de Jesús: “Amad a vuestros enemigos (Mt. 5:44).” El amor es una deuda que tenemos para con todo nuestro prójimo (Ro. 13:8), sin excepción alguna. En otras palabras, si bien podemos limitar la aplicación del afecto fraternal a la comunidad cristiana, no podemos limitar la práctica del amor. “Dios es Amor”, escribe Juan, “el que vive en amor vive en Dios, y Dios en él (1 Jn. 4:16).” El amor que Pedro menciona como la característica final de la Fe en Dios, que nos lleva a amar a Dios y a nuestro prójimo.

“Porque estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejara estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 2°Pedro. 1:8.”

Si poseemos estas ocho virtudes dice Pedro, y si éstas siguen desarrollándose, cosecharemos abundantemente. Pedro no está indicando que debemos ir tomando estas virtudes en su orden de presencia. Como si la una dependiera de la otra. “Más bien indica que debemos cultivar todas al mismo tiempo y verla crecer y desarrollarse (véase 1 Ts. 3:12).” “La consecuencia de este desarrollo es que no somos inútiles he improductivos en nuestras vidas espirituales (referirse a Gá. 6:10).” Estamos ocupados en la aplicación de estas virtudes y así somos testigos de sus resultados visibles. Cuando somos ineficaces, estamos ociosos y cuando no somos productivos somos inútiles en la sociedad (comparar Mar. 4:19). Tal no es el caso cuando todas nuestras virtudes aumentan y dan fruto, específicamente en cuanto a nuestro conocimiento de Cristo. Pedro desarrolla un tema favorito en esta epístola; “Crecer en el conocimiento de Jesucristo nuestro Señor (1:2, 3, 8; 3:18).” Del mismo modo en que los padres quieren que sus pequeños hijos aumenten espiritualmente al ir conociendo cada vez más a Jesús.

El que no retiene y vive la palabra de Dios, caerá nuevamente en el pecado.

2°Pedro. 1:9-11

“Pero el que no tiene estas cosas, tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. 2°Pedro. 1:9.”

Pedro utiliza la figura de una persona que es corta de vista y ciega. La intención es por consiguiente, decir que una persona sin virtudes espirituales está tan ciega como alguien que cierra los ojos. Con esta ilustración Pedro quiere decir que la persona que descuida el cultivo de los valores espirituales está ciego y no puede ver la verdad de la palabra de Dios. Tal persona puede ver las cosas terrenales que están cerca. Pero es incapaz de ver las cosas celestiales que están lejos, esta espiritualmente ciego. En su primera epístola, Juan describe a la persona que declara estar en la luz pero que odia a su hermano, y dice que es como aquel que tropieza en las tinieblas “porque las tinieblas lo han enceguecido (1 Jn 2:11).” Pedro pasa ahora de la ilustración de la ceguera a la persona que ha olvidado que se le ha purificado de sus pecados pasados. El olvido es nocivo para la vida espiritual, excluye el pasado y bloquea la memoria de la gracia del amor perdonador de Jesucristo. “este olvido es en sí un ejemplo del fracaso en el conocimiento de Cristo”20 Por otra parte todo aquel que mira a Jesús con gratitud por su salvación y que sigue desarrollando su relación personal con el Señor, siempre recuerda su conversión y el de su bautismo. La declaración de Pedro, se le ha purificado, tiene que ver con el bautismo. Armoniza con la observación que Pablo hace acerca de la Iglesia: “Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento con agua por la palabra (Ef. 5:25-26; 1 Pe. 3:21).” El bautismo es el símbolo de esta limpieza, y el sacrificio de la muerte de Jesús en la cruz es una realizas. Con el término antiguo pecado, Pedro indica que alguien que vivió en pecado ha sido convertido y bautizado. Quizá esta persona no llegó a darse cuenta del significado de su purificación, razón por la cual no rompió con su pasado sino que mezcló su vida terrenal con la vida cristiana. “Quizá se fue apartando gradualmente de su compromiso con Cristo al olvidar el significado de su bautismo y de regresar a su vieja vida pecaminosa.21

“Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. 2°Pedro. 1:10.”

En la redacción griega, la expresión firme sigue a la expresión esforzarse, y dado que la misma precede a la combinación de llamado y elección, esta expresión es enfática. “Pedro quiere que los lectores se den cuenta de que Dios los llama durante el tiempo de su vida, pero deben estar firme con diligencia en la tarea de asegurarse y de apropiar su llamamiento y elección (Fil. 2:12-13).” Pedro enfatiza la responsabilidad del hombre con respecto a su salvación. La elección y el llamamiento son y seguirán siendo actos redentores de Dios.

“Dios escoge al hombre desde la eternidad (Ef. 1:4).” “pero lo llama en el tiempo (Ro. 8:30).” El hombre no se escoge o se llama a sí mismo; como dice Pablo: “Son los dones y el llamamiento de Dios irrevocables (Ro. 11:29).” Por eso, solamente Dios decreta la elección y el llamamiento del hombre. La tarea del hombre, es la de apropiarse de esta salvación para estar absolutamente seguro del llamamiento con que Dios lo ha convocado y para poder vivir en el conocimiento de que es un hijo de Dios (2 Tt. 1:9).”22 El llamamiento no es simplemente una invitación, es un mandato real que el hombre debe obedecer. Y la elección es evidencia de la gracia y del amor de Dios para con el hombre.”23 El hombre, entonces, ha de tomar posesión de su elección ejercitando las virtudes que Pedro detalla en los versículos 5-9.

El propósito del creyente apunta a poder permanecer firme. Pero dice: “mientras hagan esas cosas, no caerán jamás.” En griego la expresión nunca es enfática e indica que la caída del creyente no puede ocurrir mientras él se esfuerza cada vez más en asegurar su llamado y elección.” “El creyente está firmemente establecido; es inamovible, y está absolutamente seguro de su salvación. (Sal. 37:24; Jud. 24)

“Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2°Pedro. 1:11.”

Pedro les dice a sus lectores “recibiréis una generosa bienvenida.” El significado del verbo recibir, que es el mismo verbo griego que es traducido “añadir” en el versículo 5, da a entender que Dios bendecirá abundantemente a todas aquellos que cultiven las virtudes espirituales. “Solamente en este versículo el adjetivo eterno es utilizado para describir el reino (Sal. 145:13 y 2 Ti. 4:12 Reino Celestial).” El reino de Cristo es eterno porque el mismo es eterno. En otras palabras, el reino de Jesús no está sujeto a las limitaciones del tiempo cósmico; existe para siempre. “En este reino Cristo es Rey. Tal como lo enseña Jesús, Dios gobierna mediante su hijo Jesucristo (Mt. 28:18).” “A Pedro le gusta llamar a Jesucristo “Nuestro Señor Salvador (véase 2:20).” En el versículo 1, llama a Jesús “Dios y salvador” para enfatizar su divinidad. Dado que las destinatarias de esta epístola conocen al Señor como su Salvador, Pedro no está encelando que entraran en la iglesia o en el reino de Dios aquí en la tierra. El tiempo futuro nos hace mirar esperanzadamente hacia la venida del reino eterno de Cristo. No nos limitamos simplemente a identificar el reino con el cielo, aunque los creyentes, al morir, entren en este reino. La perspectiva más amplia, en las palabras de Pedro mismo es que “Anticipamos un nuevo cielo y una nueva tierra, en lo que habita la justicia (3:13).” Advertencia del apóstol a los fieles antes de su partida (2 Pedro Cap. 1; 13 al 15).

Advertencia del Apóstol a los fieles, antes de su partida.

2°Pedro. 1:12:15

“Por esto, ya no dejare de recordar siempre estas cosas, aunque vosotros las seáis, y estéis confirmados en la verdad presente. 2°Pedro. 1:12.”

Desde su perspectiva como apóstol de Jesucristo, Pedro expresa su interés y preocupación por el bienestar espiritual de la iglesia. El mira la vida de la iglesia desde la perspectiva de su relación con la verdad de la palabra de Dios. Por eso siempre les recordaré esas cosas. Aunque los cristianos tengan un conocimiento básico de la verdad, Pedro ve la necesidad de recordárselo, por más que las sepan y están afianzados en la verdad que ahora tienen ¿Cuáles son las cosas que los lectores conocen? Ciertamente se trata de las verdades que Pedro ha escrito en la primera parte de este capítulo. Estas verdades, pues, no son nuevas enseñanzas para los destinatarios de esta carta. Ellos las han conocido desde que creyeron la proclamación del evangelio (comparar Jud. 5), Pedro utiliza un lenguaje descriptivo cuando dice: “Están afianzados en la verdad que ahora tienen (comparar 1 Pe. 5:10).” Él no se está dirigiendo a nuevos convertidos, sino a cristianos que ya han sido completamente indoctrinados en las verdades del evangelio. Quizá Pedro escoge la palabra confirmado a causa de su propia falta de compromiso, “cuando negó conocer a Jesús en el patio del sumo sacerdote (Mt. 26:69-75).” Aunque sea cierto que los creyentes tengan ahora la verdad de Dios, ellos están predispuestos a olvidar y necesitan que alguien les esté recordando.

“Puesto tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaras con amonestación; sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. 2°Pedro. 1:13-14.”

Nótese que Pedro habla en forma pastoral y personal y con autoridad apostólica. Él está convencido de que es su deber ayudar a la gente a recordar lo que han aprendido. Considera esta tarea como parte de s obra pastoral de predicación y de enseñanza de la palabra de Dios. Pedro quiere que sus lectores tomen conciencia de la autoridad e importancia de su enseñanza Por consiguiente, en tanto que está en condiciones físicas de hacerlo su tiempo a refrescar la memoria de los creyentes. Habla de su muerte inminente como si se estuviera quitando una prenda de vestir. Dice de su cuerpo: “Dentro de poco tendré que abandonarlo (véase también Ef. 4:22, Col. 3:9).” “Pedro no teme a la muerte, por que entrará a la gloria con Jesucristo (1 Pe. 5:10).” “Según me lo ha manifestado nuestro Señor Jesucristo.” Pedro no se guio por premoniciones si no por una clara revelación que le ha dado Jesucristo.

“También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas. 2°Pedro. 1:15.”

Una palabra clave en el versículo 15 es la palabra “Partida.” Este es un término que Pedro utiliza para describir la muerte que le aguarda. No cabe duda que el implícitamente está enseñando que la muerte es una transición de una vida terrenal a una vida sin fin con Cristo. Por lo consiguiente, él considera su muerte no como una cesación sino como una partida. “En el nuevo testamento ésta expresión aparece en dos lugares más (Lc. 9:31 y Heb. 11:22 NVII).”Pedro procura con diligencia para que después de su partida no se desorienten hablándole a los creyentes con mucha seguridad que si estaba con Cristo en la gloria, él estaría mucho mejor. Les pide vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas, y puedan tener también generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

RESUMEN


Tras identificarse a sus lectores Pedro se dirige a ellos con un saludo en que expresa el deseo de que puedan aumentar en gracia y paz mediante el conocimiento de Jesucristo. Les informa acerca de las grandes y preciosas promesas que Dios les ha hecho. Les exhorta a añadir a su Fe siete virtudes: bondad, dominio propio, conocimiento, perseverancia, piedad, afecto fraternal y amor. Les inculca que serán eficaces y productivas en su vida espiritual si aumentan estas cualidades. Los anima a que se aseguren de su llamamiento y elección, para poder entrar en el reino eterno de Cristo.

PREGUNTAS LECCIÓN 1



  1. ¿Cuál es la palabra clave en el versículo 15?

  2. ¿Cuáles serían los nombres que le dieron?

  3. ¿Cuál es el significado de apóstol?

  4. ¿Quién es el autor del conocimiento?

  5. ¿De qué modo debe vivir un cristiano virtuosamente?

  6. Pedro presenta una lista de ocho virtudes, ¿Cuál sería la primera y la última?

  7. Según el apóstol Pedro, la elección del llamado seria decisión ¿del hombre o de Dios?

  8. ¿Cómo le gusta a Pedro llamar a Jesucristo?

  9. ¿Porque razón Pedro no quiere que limitemos nuestro amor?

  10. ¿Cómo el cristiano puede ejercitar el dominio propio?
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal