Seminario internacional de mints mints internacional seminary



Descargar 416.29 Kb.
Página4/6
Fecha de conversión23.01.2018
Tamaño416.29 Kb.
1   2   3   4   5   6

LECCIÓN 7

Grave peligro de apartarse de la verdad. 2°Pedro. 2:15-18.

“Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amo el premio de la maldad. 2°Pedro. 2:15.”



Junto con los otros escritores de la Biblia, Pedro se expresa por medio de metáfora. La frase el camino recto es una expresión idiomática que apunta al camino en que los hijos de Dios deben andar según su Palabra.”55

Por implicación, Pedro indica que los herejes seguían alguna vez el camino recto, pero que más tarde lo dejaron. Como consecuencia de esta decisión, comenta Pedro, ahora ellos vagan en la oscuridad. Esta es la gente de la cual es apóstol Juan dice: “Si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros (1°Jn. 2:19; Heb. 6:4-6).” Esta gente también sigue el rumbo que lleva a la muerte y a la destrucción.

“Ilustración.” “Siguen el camino de Balaam, hijo de Beor, a quien le encanto el pago de la maldad.” En el pasaje paralelo, Judas cita tres ejemplos del Antiguo Testamento: el, odio de Caín, la codicia de Balaam y la rebelión de Core (v. 11). Pedro, sin embargo, se limita a usar el ejemplo de Balaam (Nm. 22:24). “Este quería maldecir a los Israelitas, pero por medio del Espíritu del Señor fue forzado a bendecirlos (Dt. 23:4).”

Pedro ve un reflejo de los falsos maestros en la vida y circunstancias de Balaam. Considerando el marco histórico de Balaam y el pueblo de Moab, el apóstol nota la inmoralidad sexual de los moabitas, quienes, aliados con Balaam, trataron de seducir a los israelitas (Nm. 25:1-9—31:16—Ap. 2:14). Asimismo, Pedro nota el interés que Balaam tenía en la honra personal y en la ganancia material a expensas del pueblo de Dios. Y finalmente, Balac rey de Moab quería que Balaam maldijese, no bendijese, a los Israelitas.

Las semejanzas son obvias, los herejes del tiempo de Pedro están tratando de inducir a los creyentes hacia el desorden y la inmoralidad; su codicia es evidente para cualquier miembro de la comunidad; enseñan herejías destructivas que apuntan a desviar a los creyentes del camino de la verdad, son, en efecto, una raza maldita.

Pedro declara que a Balaam “le encanto el pago de la maldad.” Balaam, aunque movido por la codicia, tenía bien en claro que los israelitas eran el pueblo escogido de Dios a quienes este mismo Dios protegía. Pero al unir sus fuerzas a las de los enemigos de Dios, recibió “el pago de la maldad.”

Balaam era impedido por su amor a las recompensas materiales, no por el amor a Dios y a su pueblo. “Poco tiempo después, el ejército de Israel mato a Balaam en la batalla contra los madianitas (Nm. 31:8).”

Por medio de esta ilustración histórica Pedro revela los motivos de los falsos maestros. Los describe como seguidores de Balaam e íntima que también ellos tendrán su recompensa. “Desde hace mucho tiempo la condenación se cierne sobre ellos, y su destrucción no se ha dado el lujo de dormir” (v.3). Su recompensa será la misma que la de Balaam.

“Y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refreno la locura del profeta. 2°Pedro. 2:16.”

Este versículo es en realidad una palabra indirecta de aliento a los lectores de la epístola de Pedro. Ellos ven las “manchas y suciedad” de los herejes que hay dentro de la comunidad cristiana, saben que el propósito específico de esta gente es llevar a la destrucción a la iglesia, pero se dan cuenta de que Dios “sabe cómo librarlos de las pruebas” (v.9). Si el burro de Balaam reprobó al errado profeta, entonces los creyentes pueden reprobar a los falsos maestros mediante las enseñanzas de la Palabra de Dios.

El burro de Balaam, al ver al ángel del Señor con su espada desenvainada, trato de eludir el desastre inevitable (Nm. 22:21-28). Aun después que Dios le diera al asno el recurso del lenguaje humano, Balaam no alcanzaba a reconocer el peligro que le enfrentaba.

En su misericordia, Dios abrió los ojos de Balaam para que el mismo pudiese ver al ángel del Señor con la espada lista para matarlo.

¿Por qué cuenta Pedro el relato del asno que hablo? Por varias razones: para comprar la insensibilidad de Balaam avanzada ciegamente en el camino de la destrucción, del mismo modo están perdidos los herejes; para revelar la intervención de Dios al hacer que Balaam bendijese a Israel; y para darles a los creyentes del tiempo de Pedro la certidumbre de que Dios los protege.

Pedro llama a Balaam profeta, no para indicar que era un verdadero profeta, sino que Dios lo uso a pesar de su locura. Si hubiese sido un verdadero siervo de Dios, su conducta nunca se hubiese caracterizado por la locura. Su obstinación ocasiono su caída y su muerte.

“Estos son fuentes sin aguas, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre. 2°Pedro. 2:17.”

Sin embargo, también podemos suponer que Pedro y Judas se reconocían mutuamente como obreros en la iglesia y que juntos hablaban de los problemas que la iglesia enfrentaba en la segunda mitad del primer siglo. Ellos compartieron lo que habían considerado y escribieron, de manera que sus documentos exhiben interdependencia.

Pero volvamos a la descripción que Pedro hace de los apostatas. Toma imágenes del mundo natural y manifiesta en tres breves clausulas la verdadera naturaleza de estos infieles.

“Estos son fuentes sin agua.” Esta es una descripción que trae la imagen de un desierto en que el viajero está buscando un manantial. Pero al encontrar al manantial, descubre consternado que está seco. De igual manera, los falsos maestros no tienen nada que ofrecerles a los miembros de la comunidad cristiana; son como fuentes secas.

“Nieblas llevadas por la tormenta. Que desilusión sufre aquella gente que, víctima de una sequia.ve llegar las nubes típicas de una tormenta, de las que esperan lluvia abundante, solo para observar luego como la tormenta se lleva de largo a las tumultuosas nubes que no tienen agua.

Así los herejes causan conmoción en la comunidad pero no ofrecen nada que sea substancial y digno de atención. En cierto sentido, traen abatimiento.

“Está reservada la más densa oscuridad.” Cerca de fin de siglo Juan escribe: “Dios es luz (1°Jn. 1:5).” Lo opuesto a la luz, es la oscuridad absoluta. Mientras los hijos de Dios comparten su luz, los hijos del diablo andan en la oscuridad que han escogido. A ellos les espera el juicio de Dios que Pedro describe como “la más densa oscuridad.”56

En el griego, Pedro usa el superlativo la más densa, que es el mismo termino lóbregos que ya hemos encontrado en el versículo 4 (es que si Dios no perdono a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojo al infierno, metiéndolos en lóbregos calabozos a ser reservados para el juicio).

“Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 2°Pedro. 2:18.”

Sin embargo, el punto del mensaje de Pedro parece ser que es más probable que los falsos maestros tengan éxito en seducir a los nuevos conversos que a los cristianos experimentados que en el pasado escaparon de un modo malo de vivir. Además, un participio presente que encontramos en los manuscritos griegos más importantes indica que la acción de escapar era reciente.

Pedro se está refiriendo a una minoría de la comunidad cristiana, no a toda no han tenido suficiente enseñanza en la fe para oponerse al maligno. En general, los recién iniciados en la fe cristiana pueden fácilmente volver a ser atrapados por el mundo.

Los traductores favorecen la lectura que tiene el tiempo presente y la expresión acaban de, recién. Por ejemplo: “Seducen a los que acaban de alejarse de los que viven en el error (BJer).”57 Entre los paréntesis, la Vulgata latina se aparta del texto griego al colocar las dos clausulas en aposición: “Los que escapan de a poco, es decir, los que viven en error.”

Las antiguas tradiciones siriacas también difieren de la lectura griega: “Los que huyen de las palabras rectas y los que viven en error” o “los que con pocas palabras escapan de los que viven en error.” Es posible, sin embargo, que estas versiones no sean más que simples intentos de mejorar el texto griego.

¿Quiénes son “los que viven en error”? No pueden ser los falsos maestros, caso así supondríamos que Pedro sería más explícito. La redacción no es lo suficientemente clara como para creer que estos maestros estuviesen tratando de recapturar a los nuevos conversos que acababan de escapar de su influencia y poder. Es mejor entender la cláusula como una referencia a la población gentil que seguía viviendo en la oscuridad espiritual.

RESUMEN LECCIÓN 7

El lenguaje de Pedro es pintoresco. Recurre a metáforas para describir a los falsos maestros, a quienes describe como fuentes secas y nubes sin lluvia. Una vez mas Pedro advierte a los creyentes contra la seducción. Estos herejes prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos del pecado. Por haber conocido el camino de la justicia, los apostatas son responsables de sus actos. Hubiera sido mejor para ellos no haber conocido nunca a Cristo. Pedro pone fin a su extensa descripción de estos falsos maestros citando dos proverbios acerca de un perro y una cerda.

Preguntas lección 7

1-Pedro indica que los herejes seguían alguna vez el camino recto, pero que más tarde lo dejaron.

2-¿Judas cita tres ejemplos del Antiguo Testamento cuáles son?

3-¿Qué pago recibió Balaam?

4-¿Por qué Pedro revela los motivos de los falsos maestros?

5-¿Por qué Dios abrió los ojos de Balaam para que él, mismo pudiera ver al?

6-¿Por qué cuenta Pedro el relato del asno que hablo?

7-¿Estos son fuentes sin agua?

8-¿Esta reservada la más densa oscuridad?

9-¿La vulgata latina dice que hay dos clausulas en oposición cuáles son?

10-Las antiguas tradiciones sirias también difieren de la lectura griega cuáles son?



LECCIÓN 8

Esclavos de corrupción ofrecen falsa libertad. 2°Pedro. 2:19-22.

“Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo de que lo venció. 2°Pedro. 2:19.”

Promesas doradas. Pero que ironía es oír a los falsos maestros hablar acerca de una libertad que ellos mismos no poseen. Ellos son incapaces de cumplir su promesa de libertad porque están esclavizados por el pecado. Los esclavos del pecado prometen a su prójimo la libertad.

Pedro llama a esta gente “esclavos de la depravación.” El grado de depravación es evidente en la distorsión de los hechos.58 Pedro no describe a estos maestros como gente que, en su ignorancia y falta de un conocimiento pleno del evangelio andan predicando “los beneficios y bendiciones de Cristo.”59 Al contrario, ellos distorsionan adrede la verdad para socavar el progreso del evangelio de Cristo.

“La libertad en Cristo significa que somos libres del peso del pecado, que Cristo ha cumplido la ley por nosotros (Ro. 10:4).” y que obedecemos la ley de Dios para expresarle a el nuestra gratitud. Pero esta no es la libertad que estos promotores del error ofrecen a los recién convertidos a la fe cristiana. Esa supuesta libertad está totalmente depravada, puesto que se trata de un permiso para vivir fuera de la ley de Dios.

Pedro escribe acerca de las promesas de libertad en otro contexto. Allí el da a conocer a los lectores las preciosas promesas que Dios les ha hecho, a fin de que ellos “escapen de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos (1:4).”

Ya que uno es esclavo de aquello que lo ha dominado.” Esta oración es un proverbio que aparece algunas veces en la literatura cristiana primitiva.”60 Tiene su paralelo en la observación de Pablo: “¿No sabéis que cuando os ofrecéis voluntariamente a obedecer a alguien como esclavos, sois esclavos de aquel a quien obedecéis? (Ro. 6:16—Jn. 8:34).”

Pedro se opone a los falsos maestros que han escogido deliberadamente obedecer al pecado y que, por consiguiente, han llegado a ser esclavos del pecado. El pecado los ha dominado completamente. Pedro los describe vívidamente con las siguientes palabras: “con los ojos llenos de adulterio, son insaciables en el pecar (v.14).”

“Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. 2°Pedro. 2:20.”

¿Quiénes son los sujetos de este versículo? Algunos escritores dicen: “los falsos maestros.”61 Otros comentaristas afirman: “los nuevos cristianos que son descarriados.”62 Los argumentos propuestos para defender cualquiera de estas dos posiciones son coherentes. Por ejemplo, el uso de la conjugación pues (omitida en la NVI) como primera palabra en el texto griego del versículo 20 forma un puente con el versículo que lo antecede (v.19). Dado que los textos conforman una unidad, tienen el mismo sujeto: los falsos maestros.

“Se han escapado de la corrupción de mundo.” Esta es una afirmación directa, aunque aparezca en una oración condicional. El elemento de probabilidad está ausente y la experiencia de lo que ha sucedido en el pasado se hace evidente.

En el griego, la forma verbal indica que los falsos maestros en algún momento se apartaron de la corrupción del mundo. “Ellos habían escapado una vez de la contaminación (NEB; también BJer).” La diferencia en forma verbal (en el v.18) es evidente: “ellos han apenas comenzado a escapar (NEB).”Esta variante en el uso de la forma verbal demuestra que Pedro estaba pensando los nuevos conversos que estaban en proceso de romper con su pasado.

Sin embargo, aquí en el versículo 20, está describiendo a los herejes que alguna vez dejaron de lado al mundo y su corrupción. “Hay poco margen de duda de que los falsos maestros hayan sido alguna vez cristianos ortodoxos.”63 En el pasado, estos habían sido miembros de la iglesia y habían conocido las enseñanzas de la fe cristiana.

“Por haber conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” ¿Conocieron alguna vez los falsos maestros a Jesucristo como Señor y Salvador? La respuesta es afirmativa. Por ejemplo, cuando Jesús envió a sus discípulos. “Salieron y predicaron que la gente tenía que arrepentirse. Echaban demonios y ungían a muchos enfermos con aceite los curaban (Mr. 6:12-13).” Es obvio que Judas conocía a Jesús; en el nombre de Jesús predico e hizo milagros. Sin embargo, Judas traiciono a su maestro.

Los apostatas tenían cierto tipo de conocimiento de Jesucristo, pero su conocimiento carecía de la intimidad que caracteriza la relación del verdadero creyente con Cristo. Estas personas habían profesado el nombre de Cristo como Señor y Salvador, pero eventualmente habían demostrado que dicho conocimiento era meramente intelectual (Mt. 13:20-21). Nótese también que Pedro evita usar los términos Fe y Creyente en este contexto. Los maestros nunca pusieron su fe y confianza en Jesucristo. Y porque no tenían una relación personal con Cristo, se apartaron y cayeron.

“Y vuelven a enredarse en ella y son vencidos.” El texto griego en realidad indica que estos maestros fueron entretejidos una vez más en la trama de la corrupción del mundo. Este asunto es un hecho ya cumplido: aunque dejaron al mundo momentáneamente, regresaron y se contaminaron nuevamente con su sórdido pecado. El resultado es que ya no son libres; son esclavos del pecado (v.19). Toda resistencia a la corrupción del mundo está afuera de cuestión, ya que han sido vencidos por el pecado y sirven como esclavos.

“Terminan en peores condiciones que al principio.” Aquí tenemos la declaración concluyente de Pedro, cuyo original griego muestra hasta qué punto dependía de su Señor, en que toma casi palabra por palabra la enseñanza de Jesús. Al hablar del desalojo de un demonio que luego regresa a la persona antes poseía por dicho demonio junto con otros siete espíritus impuros, Jesús dice: “Y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero (Mt.12:45—Lc.11:26- Mt. 27:64).” Pedro describe muy gráficamente el destino de los apostatas. Con todo, su palabra contiene también una advertencia urgente para que los creyentes no sigan el camino de los herejes, camino que lleva a una destrucción irrevocable y perenne.

“Porque mejor les hubiera sido haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 2°Pedro. 2:21.”

Lo que Pedro manifiesta acerca de los falsos maestros es lo opuesto de lo que se esperaba de ellos. Si su fe hubiese sido genuina y su conocimiento verdadero, ellos se hubieran desarrollado espiritualmente hasta el punto de poder enseñar a otros el camino de salvación. Si hubieran sido maestros cristianos, hubieran enseñado a otros el evangelio de Cristo. Sin embargo, se negaron a seguir “el camino de la justicia” “y negaron a Jesucristo como Señor soberano (v. 2; Jud.4).” Sus vidas eran contrarias a la verdad.

“Más le hubiera valido no haber conocido el camino de la justicia”, dice Pedro. Pero lo cierto es que aunque habían sido instruidos en la fe cristiana, se apartaron de Dios y de su palabra. Por haberse vuelto deliberadamente contra Dios, ellos encaran el juicio eterno.

La Escritura amonesta clara y repetidamente en contra del peligro de la apostasía.

“En este punto conviene distinguir entre pecado intencionales y no intencionales.”64 La persona que peca deliberadamente contra Dios manifiesta la rebeldía abierta que en los tiempos del Antiguo Testamento resultaba en pena de muerte (Nm. 15:30). El escritor de Hebreos, al comentar acerca del destino que le espera al apostata, dice: “Cosa horrenda es caer en las manos del Dios vivo (10:31).”

Si no hubiesen conocido el camino de la justicia, los maestros habrían podido alegar ignorancia. Pero no ahora. Han conocido “el camino de la justicia que ya Juan el Bautista revelo al pueblo de Israel para prepararlos para la venida de Jesús (Mt. 21:32).” Por otra parte, la expresión el camino hacia las veces de sinónimo de la fe cristiana la primera parte del siglo uno.”65

Los falsos maestros no solamente han conocido el camino, sino que también “abandonaron el santo mandamiento que se les transmitió.” ¿Cuál era este “santo mandamiento”? Es equivalente al mensaje del evangelio de Cristo. En el pasaje paralelo. Judas llama a este mandamiento “la fe que se les entrego a los santos una vez por todas” (v.3, bastillas añadidas). En otras palabras, el mandamiento a que se refiere Pedro y la fe (doctrina cristiana) a que se refiere Judas son la misma cosa.

Pedro escribe que este mandamiento, a saber el evangelio, se les transmitió. La expresión transmitió es un término técnico que se refiere a la recepción del evangelio con fines de enseñarlo, transmitiendo así a los oyentes (1°Co. 11:2-23—15:3—Jud. 3).”66

Pedro llama santa a esta tradición del evangelio, lo que quiere decir que se debe mantener intacta., debe ser obedecía y enseñada. Los falsos maestros, empero, quebrantaron la cadena de recibir y transmitir el evangelio de Cristo. Alternaron su contenido, rechazaron sus enseñanzas y pervirtieron su verdad (vv.1-3). “Al hacerlo cometieron el pecado imperdonable, a saber, el pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo (Mt. 12:32—1°Jn. 5:16).”

“Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: el perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno. 2°Pedro. 2:22.”

Los judíos trataban a los perros con desprecio y no como al mejor amigo del hombre. Según el Antiguo Testamento, los judíos trataban a los perros como animales inmundos.67 El perro “vivía de los desechos de todo tipo y era por ello un potencial portador de muchas enfermedades.”68 Como animal de carroña, el perro volvería a su propio vómito, cumpliendo así el proverbio. Pedro usa este proverbio para comparar la costumbre natural de un perro con la práctica de los falsos maestros que regresaran a su vida de pecado.

El proverbio parece haberse constituido un dicho común en el mundo antiguo, ya que aparece en diversos manuscritos.”69 La verdad de este proverbio es evidente. El cerdo busca alivio de los insectos molestos y del calor del sol revolcándose en el lodo.

Y aunque se la lave, la cerda vuelve por naturaleza al lodo del que ha salido. Se revuelca en el fango y gruñe satisfecha. Una vez más, la aplicación de este proverbio a los apostatas es gráfica y descriptiva. Como la puerca disfruta al revolcarse en el fango, así los herejes encuentran placer en las fiestas desenfrenadas y en la inmoralidad.

Jesús menciona a los perros y a los cerdos en una misma oración al decir: “No deis enseña a sus discípulos a distinguir entre la gente dispuesta a recibir el mensaje del evangelio y aquellas personas que pisotean lo sagrado. Este tipo de gente se asemeja a los perros y a los cerdos.

Y concluimos con esta observación: al vomitar, el perro se libra de sus impurezas internas; la cerda, cuando es lavada, queda limpia del barro externo que le adhiere. No obstante, ambos animales regresan a la misma inmundicia.

RESUMEN LECCIÓN 8

Pedro los exhorta a pensar con claridad y a recordar las enseñanzas de los profetas y de los apóstoles. Los alerta contra el peligro de la presencia de burladores entre ellos, porque estos falsos maestros niegan el regreso de Jesucristo y la llegada del dia del juicio

Estos herejes prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos del pecado. Por haber conocido el camino de la justicia, los apostatas son responsables de sus actos. Hubiera sido mejor para ellos no haber conocido nunca a Cristo.

Preguntas lección 8

1-¿Pedro llama a esta gente esclavos de la depravación porque?

2-¿La libertad en Cristo significa que somos libres del peso del pecado?

3-¿Pedro los describe vívidamente con los siguientes palabras cuáles son?

4-¿Quiénes son los sujetos de este versículo?

5-¿Conocieron alguna vez los falsos maestros a Jesucristo como Señor y Salvador?

6-Y vuelven a enredarse en ellos y son vencidos.

7-Y terminaron en peores condiciones que al principios.

8-¿Sin embargo, se negaron a seguir qué?

9-¿El escritor de Hebreos al comentar acerca del destino que le espera al apartado que dice?

10-¿Cuál era este santo mandamiento?



LECCIÓN 9

El día del Señor vendrá 2°Pedro. 3:1-18

Advertencia oportuna para evitar el engaño de burladores. 2°Pedro. 3:1-4.

“Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con

exhortación vuestro limpio entendimiento. 2°Pedro. 3:1.”

Pedro quiere cerciorarse de que los lectores estén conscientes de su amor y preocupación Pastoral por ellos. Los receptores son amigos amados y diferentes de los apostatas. “Esta es la segunda carta, ¿Cuál es la primera que Pedro escribió.” La primera epistola que Pedro es 1° Pedro.

Aunque los eruditos hagan preguntas en cuanto a la relación entre 1°y 2° Pedro, sus argumentos parecen insuficientes como para descontar la validez de la identificación de los dos cortes. Por lo dicho suponemos que cuando Pedro dice: he querido que los dos se está refiriendo a 1°Pedro.”70 Pedro da a entender que con estas dos cartas está poniendo a trabajar las mentes de los lectores.

Pedro está hablando de un modo de pensar incontaminado y paro. La expresión sentido común se acerca a lo que Pedro está queriendo decir. El contraste el modo de pensar de los creyentes con el de los falsos maestros, y da a entender que los cristianos deben mantenerse mentalmente en estado de alerta para discernir entre la verdad y el error.

“Para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles. 2°Pedro. 3:2.”

Pedro quiere que sus lectores comiencen recordando las profecías del Antiguo Testamento. Esta es la segunda vez en esta epístola en que Pedro centra la atención en la “palabras de los profetas (1; 19—1°Pedro.1:10-12).” Dado el contexto de este versículo, opinamos que la expresión palabras se refiere a las profecías del Antiguo Testamento que tiene que ver con el “día del Señor.” En griego Pedro usa el tiempo perfecto para la palabra digieran a fines de indicar que aunque estas profecías se pronunciaron en el pasado, tienen validez en el presente. ¿Y quién comunico estos oráculos? Los santos profetas hablaron “impulsados por el Espíritu Santo (1:21).”

Pedro los llama “Santos” término que parece haber sido habitual al referirse a los profetas del Antiguo Testamento. Por ejemplo, Zacarías dice en su cantico que Dios “hablo por la boca de sus santos profetas desde los tiempos antiguos (Zc. 1:70).” Y cuando Pedro predico después de curar al cojo en el templo. “Menciono el día de la restauración de todos las cosas, acerca de lo cual Dios hablo por boca de sus santos profetas desde tiempos Antiguos (Hch. 3:21—BDA).” El adjetivo Santos distingue a los verdaderos profetas de los falsos y manifiesta que sus profecías tienen un origen divino Pedro escribe “y el mandamiento que dio nuestro Señor y Salvador.”

Esta es la segunda vez en su epístola que Pedro usa la palabra mandamiento (2:21). Si tenemos en cuenta el uso e interpretación previa de esta palabra, parece aceptable decir que el termino se refiere al evangelio de Cristo que llama al hombre al arrepentimiento y a la fe.”71 También es factible considerar el contexto del capítulo 3 y decir, que esta palabra se refiere a la segunda Venida de Cristo.”72 Un tercer punto de vista relacionaría de expresión mandamiento con la advertencia de Pedro acerca de las doctrinas de los falsos maestros.”73 Esta última opinión sin embargo, encuentra la objeción de que el mandamiento no tiene su origen en Pedro sino en nuestro Señor y Salvador.

Las palabras Señor y Salvador apresen cuatro veces en esta epístola; en tres de las cosas Pedro ha añadido el nombre Jesucristo (1:11---2:20—3:18—v.2 sin los nombres). Por medio de la combinación de los dos títulos, Pedro enseña que “la soberanía incluye también la Salvacion.”74 A lo largo de toda la epístola de Pedro la doctrina acerca de Cristo recibe una atención especial.

La lectura por medio de los apóstoles de ustedes ha llevado a algunos interpretar a decir que Pedro no pudo haber escrito esta palabras; fue más bien un autor de fecha posterior quien las escribió porque deseaba expresar su respeto por los apóstoles como grupo.”75 Pero este trato del texto es innecesario si tenemos en cuenta el desarrollo de las Escrituras del Nuevo Testamento a mediado del primer siglo de nuestra era.

Se consideraba que las palabras de Jesús tenían la misma autoridad que las del Antiguo Testadamente. Por tal razón se colocaban a los Santos profetas que escribieron las profecías. La expresión los apóstoles de ustedes significa entonces que Pedro habla como representante de dicho grupo. Pedro describe la era neo testamentaria, que caracteriza como los últimos días (2°Ti. 3:1—Jud.18).

Se refiere a todo el periodo desde la ascensión de Jesús hasta el eventual regreso de Cristo: de este modo incluye también la época en que el mismo vive Pedro mismo encuentra burladores a quienes describe como falsos maestros (como en el capítulo precedente).

“Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias. 2°Pedro. 3:3.”

Cuando Pedro dice “ante todo” no está enumerando una lista. Su intención es más bien la de enfatizar la importancia primaria de lo que está a punto de enseñar. Intima que sus lectores deben estar alertas y en guardia contra los errores de estos burladores. (3:17). La comparación que no implícita es que la era del Antiguo Testamento precedió la Venida de Cristo.

Dicho periodo es el primero y el del Nuevo Testamento es el último. “Vendrán burladores mofándose.” Esta gente conoce la revelación de Dios y su juicio inminente. Por haber conocido bien la Escritura, se han vuelto burladores habituales de Dios y de su palabra, no deben confundirse las burlas con las bromas. Las bromas reflejan frivolidad, pero la burla es un pecado deliberado. La burla ocurre cuando los hombres demuestran un desprecio obstinado hacia Dios y su Hijo.

Damos por sentado que los burladores son los falsos maestros que Pedro ha descrito en el capítulo anterior. Pero también podemos oír una nota profética en el tiempo futuro vendrán. Pedro dice que en los años que preceden el regreso de Cristo muchos burladores ridiculizaran a los cristianos por su fe en Dios. Los burladores ciertamente demuestran que ellos mismos son apostatas de la palabra y de hecho.

Pedro dice andando según sus propias concupiscencias. Después de rechazar la revelación de Dios los burladores hallan placer en seguir sus deseos naturaleza .esto es precisamente lo contrario de hacer la voluntad de Dios, porque buscan continuamente su realización en los placeres físicos, cuando los creyentes contemplan a esta gente tienen una evidencia visible de que están viviendo en los últimos días en los cuales los falsos profetas no tienen límites (Mt. 24:3-5-11-23-26).

“Y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. 2°Pedro. 3:4.”

Aquí tenemos, entonces, las palabras que estos burladores dicen. Con arrogancia niegan que el día del juicio llegara. Repudian el mensaje que dice que deben rendir cuentas de sus palabras y hechos.

Se burlan de la promesa de Jesús cuando dice que regresara el último día y preguntaran despreciativamente: “¿Qué hubo de esa venida que prometió el”? Vale la pena notar que no tienen interés en el tiempo del regreso de Cristo, sino que preguntan dónde está. Esto quiere decir que ellos dudan de la veracidad de la palabra hablada y escrita de Dios, en una forma muy semejante a la del pueblo judío de la época previa al exilio, que preguntaban en son de burla: “¿Dónde está la palabra de Jehová”? “Que se cumpla ahora (Jer. 17:15—Is. 5:19—Ez. 12:22).”

A mediados del primer siglo los cristianos preguntaban a los apóstoles acerca del regreso de Cristo.”76 Según ellos, la segunda venida era cosa de un breve lapso. Esperaban que el día del Señor vendrá en su tiempo. Por tal razón, entonces, la pregunta formulada por los burladores cuadra con este periodo especifico de la historia.”77 “Desde que murieron nuestros padres, todo sigue igual que estaba desde el principio de la creación.” Si ha mediado del siglo primero los cristianos mismos ya hacían preguntas acerca del regreso de Cristo, podemos entender que inclusive los incrédulos repitiesen burlonamente la misma pregunta. Pero los apostatas van mucho más allá, ya que obstina mente declara que nada ha cambiado.

Los burladores están diciendo que la venida de Cristo no ha hecho ninguna diferencia en cuanto a la muerte y el morir. Dicen que los primeros cristianos mueren como cualquier otra gente. Por lo tanto, llegan a la conclusión de que el evangelio esta ajeno al caso. Aunque reconocemos que esta conclusión es correcta, todavía nos encontramos con la pregunta de por qué llamarían los burladores “padres” a los primeros cristianos, especialmente cuando vemos que vinculan esta palabra con la creación “desde el principio de la creación” y no con el nacimiento de Cristo.

“En el Nuevo Testamento la expresión nuestros padres se refiere a los padres del Antiguo Testamento (Jn. 6:31—Hch. 3:13—Ro. 9:5).” Dado que esta era ya una frase acuñada, no nos equivocamos si afirmamos que Pedro parece estarse adecuado al uso corriente de su época. “78



“Todo sigue que desde el, principio de la creación.” Estos burladores dejan fuera de consideración el nacimiento, ministerio, muerte y resurrección de Cristo y luego opinan que todo sigue siendo igual desde el día de la creación. Dan a entender que la persona y obra de Cristo carecen de validez y que no se relaciona por nada con el orden natural del acontecer. Pero este es exactamente el punto en cuestión; la venida de Cristo ha cambiado todo y su regreso eventual traerá consigo la consumación. Jesús volverá.

Mostrando el gran poder que tiene la Palabra de Dios en lo Espiritual y material. 2°Pedro. 3:5-8

“Estos ignoraron voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste. 2°Pedro. 3:5.”

“Pero se olvidan deliberadamente.”79 Los apostatas conocen el relato del diluvio pero han escogido adrede el camino del olvido premeditado. Por ello Pedro les recuerda la Palabra de Dios mediante la cual fueron formados el cielo y la tierra. Por esa misma palabra el diluvio destruyo el mundo. Pedro quiere que sus adversarios se den cuenta de que sus argumentos son falsos y descarriados a la luz de la revelación de Dios. Dios gobierna su creación y rige el curso de la historia del mundo.

“Por la Palabra de Dios desde tiempos antiguos, el cielo existía y hubo la tierra que surgió.” ¿Quiere decir Pedro que los cielos son eternos pero que la tierra ha sido creada? Por supuesto que no. Las palabras el cielo y la tierra deben ser entendidas como un par de palabras que siempre van juntas.

Mediante esta expresión, el insta al lector a recordar el relato de la creación que se encuentra en Génesis. El uso del plural cielo en el griego revela claramente la mano de un judío. En hebreo esta palabra siempre está en plural, y a lo largo de todo este capítulo Pedro escribe el plural de la misma en griego (vv. 7-10-12-13).”80

Pedro recuerda al lector la creación: “Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco (Gn. 1:9).” La tierra misma, entonces sale del agua. Esta interpretación tiene más que ver con el origen que con la sustancia; por decirlo con otras palabras, el texto explica cómo fue formada la tierra y no revela el origen de la materia.

Pedro dice también que la tierra fue formada del agua. Aquí él se refiere una vez más al primer capítulo de Génesis, en el que leemos que la palabra creadora de Dios “separo las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre expansión (Gn. 1:7).” No solo fueron las aguas de los océanos y lagos y la precipitación de los cielos instrumentos en la formación de la tierra, sino que también la lluvia y el roció, la nieve y el hielo nutren y alimentan la tierra.

“Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. 2°Pedro. 3:6.”

Dios, que hizo el mundo, también tiene el poder de destruirlo. El sostiene su creación por medio de su poder. Sin embargo, así como por si divina palabra el dio origen al universo, de mismo modo puede una orden suya desatar elementos naturales en la creación que destruyan lo que él hizo. Así como formo la tierra del agua, así puede también destruir el mundo por el agua.”81 Los burladores del tiempo de Pedro veían la creación de Dios pero se negaban a reconocer al Creador y su autoridad.

Los traductores de la NVI han dado una interpretación literal al griego, que tiene las palabras por las cuales. El pronombre cuales está en plural y es traducido “mediante el agua.” Cuando Dios ordeno que las aguas destruyeran seres humanos y bestias de la faz de la tierra, “fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas (Gn.7:11—8:2).” Las aguas vinieron desde abajo y desde arriba y cubrieron la tierra de modo que “todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra murio (7:22).” Solamente Noé y su casa, junto con los animales que había introducido en el arca, sobrevivieron a las aguas arrasadoras del diluvio.

La escritura dice que todos los seres vivientes en la tierra seca perecieron (Gn. 7:22); esta es una declaración más amplia que decir solamente que la malvada raza humana se ahogó. La condenación de Dios cayó sobre el hombre y la bestia; el cielo y la tierra fueron afectados por el diluvio.

Nótese que Pedro establece una relación (vv. 6-7); contrasta el mundo antiguo con los cielos y la tierra presentes. El mundo de Noé fue destruido por el agua; el mundo presente será quemado por el fuego. La conclusión parece ser que el diluvio fue universal, tal como lo sería la inminente destrucción por el fuego.

El mensaje que Pedro tiene para los burladores es directo: así como Dios destruyo el mundo mediante el diluvio, así destruirá el cielo y la tierra por el fuego. La condenación “se cierne sobre ellos, y su destrucción no se ha dado el lujo de dormir (2:3-NVI).”

“Pero los cielos y la tierra que existe ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. 2°Pedro. 3:7.”

Palabra Dios determina el principio de este universo y su fin.”82 Habla como Creador al principio, y como resultado los cielos y la tierra son formados. Habla como Juez en el día postrero, y la consecuencia es que los cielos y la tierra serán destruidos por el fuego. Dios salvo al fiel Noé y a su familia mientras todo el mundo perecía. El también salvara a los creyentes cuando la configuración del mundo tome lugar.

“El cielo y la tierra actuales están guardados para el fuego.” Una traducción más literal del texto podría ser: Ellos están, por la misma palabra, guardados en reserva para el fuego”, que se acerca más al texto griego: “han estado, y están siendo, atesorados para el fuego.”

Los lectores de la carta de Pedro sabían bien que era el fuego destructor de Dios debido a su conocimiento del Antiguo Testamento.”83 Pero había otra literatura en la que se hablaba de la destrucción del mundo por el fuego. Aparece en los escritores judíos, en los documentos de Qumran, en la literatura apocalíptica, en los libros apócrifos y en obras romanas y del cristianismo primitivo.”84 Las enseñanzas acerca de una destrucción del mundo por el fuego no eran desconocidas ni en los círculos de la iglesia universal ni en el mundo en general.

La naturaleza de este fuego no es revelada. Queda por verse si será un holocausto nuclear el que destruirá los cielos y la tierra. Pedro menciona tres veces en este capítulo la futura destrucción de la creación de Dios (vv. 7-10-12). El propósito de este fin ardiente para el mundo es el cumplimiento del juicio de Dios sobre los inicuos.

Pedro escribe: “Reservados para el día del juicio y de la destrucción de los impíos.” Este día del juicio (2:9) o día del Señor (3:10) no está limitado a una transformación de la forma presente de la creación de Dios. También purifica la tierra quitando de ella a la gente inicua que la habita. Dios demuestra su paciencia, pero cuando su clemencia llegue a su fin, el pronunciara su veredicto divino sobre los burladores. El momento de su destrucción habrá llegado y por eso recibe el castigo merecido.”85

“Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 2°Pedro. 3:8.”

Es evidente que Pedro se abstiene de especulaciones sobre cuando llegara el fin. El conoce la palabra de Jesús acerca de este tema: “Sobre ese día y esa hora nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el hijo, sino solo el Padre (Mt. 24:36).” Además, él sabe que Dios considera al tiempo desde la perspectiva de la eternidad, y que el hombre, condicionado por el tiempo cósmico, es incapaz, de comprender la eternidad. Pedro no tiene interés en explicar la diferencia entre el tiempo y la eternidad, como lo hace Moisés en el Salmo 90.”86 Le interesa más bien describir el tiempo en relación con el último día.

“La expresión mil años aparece en el Nuevo Testamento solamente en este lugar (v.8) y en Apocalipsis 20:2-7.” El versículo 8 no aporta información alguna sobre un milenio literal. Sin embargo, durante los primeros dos siglos de la era cristiana algunos escritores explicaron este versículo en términos de un periodo de mil años.

Estos autores usaron solamente las palabras, “Para el Señor un día es como mil años”, y desarrollaron una doctrina del milenio. Es así que el autor desconocido de la Epístola de Bernabé escribe que “el Señor pondrá fin a todo en seis mil años, porque para él un día significa mil años.”87 E Ireneo dice, “Porque el día del Señor es como mil años; y en seis días se terminaron las cosas creadas: es evidente, por lo tanto, que llegaran a su fin en el año seis mil.”88

Estos antiguos escritores cristianos omiten recitar la segunda parte del versículo 8, “y mil años como un día.” Esto cancela la primera del versículo y hace muy difícil desarrollar una teoría milenialista. A Pedro no le interesan tales teorías. El enfrenta las mofas de los burladores que expresan sus dudas acerca de la promesa del eventual regreso del Señor (v.4).

Necesidad de una preparación individual ante la eminente venida de nuestro Señor Jesucristo. 2°Pedro. 3:9-12.

“El Señor no tardara su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2°Pedro. 3:9.”

Dado que los cristianos del primer siglo aguardan inminente regreso del Señor y lo esperaban pacientemente, les hacía falta también una palabra de aliento de parte de Pedro.

El escritor de Hebreos, que le asegura a sus lectores que Dios cumplirá las promesas que les ha hecho, cita la misma profecía del Antiguo Testamento (Heb. 10:37). ¿Por qué retrasa Dios el regreso de Cristo? La causa del retraso no está en la indiferencia o falta de atención de parte de Dios. Yace en la gracia y misericordia de Dios para con los pecadores.

Les da tiempo para arrepentirse de sus pecados. Jesús regresara cuando la paciencia de Dios se haya agotado, cuando el tiempo asignado haya expirado y cuando el último creyente haya aceptado a Cristo como Salvador. “No es el pecado humano, sino la paciencia divina, que no puede ser forzada, la que determina el retraso. Es el Dios soberano quien misericordiosamente concede un intervalo para el arrepentimiento.”89 Dios elabora su plan y propósito aunque el hombre manifieste sus dudas.

“Según entienden algunos la tardanza.” Damos por entendido que los “algunos” de este versículo no son los burladores (v.3) sino creyentes que han sido influenciados por dichos burladores. Algunos cristianos no pueden explicar el retraso del regreso de Cristo y comienzan a dudar a causa de lo que dicen los burladores.”90 Tales dudas eran innecesarias, porque Dios tiene un control absoluto.

“Él tiene paciencia con ustedes.” Nótese que Pedro se dirige a sus lectores y no a los burladores al usar el pronombre ustedes.”91 “Indica que Dios no juzga a su pueblo apresuradamente, sino que les concede suficiente tiempo para que puedan llegar al arrepentimiento (1°Pedro. 3:20).”

“No queriendo que nadie perezca.” Pedro no está enseñando el universalismo en esta oración. “En su epístola el declara en forma patente que los falsos maestros y los burladores están condenados y encaran la destrucción (2:3—3:7 Ro. 9:22).” ¿No quiere Dios que los falsos maestros se salven? Si pero ellos hacen caso omiso de la paciencia que Dios tiene para con ellos; emplean su conocimiento de Jesucristo en contra de él, y rechazan deliberadamente la oferta de la salvación que Dios les hace. Por eso ellos tienen toda la responsabilidad de su propia condenación.”92

“Dios quiere que todos lleguen al arrepentimiento.” Dios le da tiempo al hombre para que se arrepienta, pero el arrepentimiento es un acto que el hombre tiene que llevar a cabo. Tomemos el caso de Esaú, que tuvo una vida inicua y que vendió sus derechos de primogénito a su hermano Jacob. Cuando quiso recibir la bendición, Esaú fue rechazado. “No hubo oportunidad para el arrepentimiento aunque la procuro con lágrimas Heb. 12:7- Ro. 2:4).” De modo parecido, los burladores del tiempo de Pedro se niegan a llegar al arrepentimiento, aunque Dios les está dando un periodo de gracia.

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasaran con grande estruendo, y el elemento ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 2°Pedro. 3:10.”

Pedro enfatiza ahora que el día del Señor llegara como un ladrón (v. 12). Este hecho indiscutible enseñado también por el apóstol Pablo. En respuesta a una pregunta acerca del regreso del Señor, Pablo escribe: “Ustedes saben muy bien que el día del Señor llegara como ladrón en la noche (1°Ts. 5:2 NVI).” La llegada de ese día se distinguirá por su carácter repentino e inesperado.”93 Tanto Pablo como Pedro usan la metáfora del ladrón. Cuando un ladrón ataca protegido por la oscuridad, no hay advertencia a de su llegada. En forma parecida. Cristo llegara en forma inesperada.

Pedro declara que “los cielos desaparecerán con un estruendo.” Es decir, los cielos atmosféricos desaparecerán, tal como Juan describe los sucesos del día final: “El firmamento desaparecerá como un pergamino que se enrolla Ap. 6:14—Is. 34:4).” Mientras los cielos desaparezcan, se oirá un sonido crepitante como el de llamas rugientes. Pedro explica mas este punto en el versículo 12: “Ese día acarreara la destrucción de los cielos por el fuego y los elementos se derretirán con el calor de las llamas.”

¿Cuáles son los elementos que serán destruidos por el fuego? “La referencia a los elementos” (v.10). Apunta a la tierra, al agua y al aire, de los cuales solamente la primera es mencionada explícitamente, siendo el último incluido en la expresión “los cielos.”94 Una objeción contra esta opinión es que identificar los elementos con los cielos y la tierra es redundante en el contexto de este versículo.

Pedro se basa en una profecía del Antiguo Testamento: “Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrolara, y se enrollaran los cielos como un libro; y caerá todo su ejército (Is.34:4).” La expresión elementos se refiere a los cuerpos celestiales el sol, la luna y las estrellas. Esta profecía refleja la creencia judía de que en el último día hasta las estrellas serán destruidas.”95 “Otras partes de la Escritura también indican que los astros serán afectados cuando llegue el día del Señor (1°Jn. 2:10—Mt.24:29—Mr.13:24—Ap. 6:12-13).”

“Así como el sol, la luna y las estrellas son mencionados en el relato de la creación (Gn.1:16).” así desaparecerán estas luminarias celestiales en el día de la consumación.

“Y la tierra, con todo lo que hay en ella, quedara desolada.” La mayoría de las versiones tienen la traducción “Y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas (VRV).” O algo parecido.

Pero si tenemos en cuenta que el día del Señor es visto como el día del juicio final, el verbo quedara desolada probablemente significa que “la tierra y todas las obras del hombre aparecerán ante el tribunal de Dios.”96

“Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, como no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán. 2°Pedro. 3:11-12.”

El hombre también es parte de la creación de Dios, y también el perecerá. Cuando ocurre la destrucción, el hombre se enfrentara inevitablemente con su creador y juez. Antes de que llegue ese día del juicio, Dios le conceda al hombre un periodo de gracia para que reflexione acerca de cuestiones éticas.

El verbo deben indica que pesa una obligación divina sobre los lectores; “han de ser santos en todo lo que hacen (1°Pedro. 1:15-16).” Pedro los exhorta a vivir en la esfera de la santidad de Dios, de modo que cuando haga su aparición ese día terrible ellos sigan viviendo ante la presencia de Dios.

En la introducción a su primera epístola, Juan insta a los cristianos a tener “comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo (1:3).” Pedro está diciendo lo mismo; aunque con otras palabras. Los cristianos deben cultivar la vida santificada con plena consciencia de la sagrada presencia de Dios de modo que sea gente notable. Esta es, precisamente, la pregunta de Pedro: “¿Qué clase de personas deben ser ustedes?.”

Los cristianos deben mirar hacia el futuro y esperar el regreso del Señor. Pedro dice, “Deben vivir una vida santa y piadosa esperando y apresurando la llegada del día del Señor.” En esta carta, Pedro con frecuencia deja de distinguir entre Dios y Jesús. Para él, “el día del Señor” y “el día de Dios” son el mismo día.

Pedro agrega la cláusula apresurando la llegada. Es posible traducirla de otra manera, a saber “Mientras esperáis y apresuráis la llegada del día de Dios” o “Mientras esperáis y apresuráis la llegada del día de Dios” o “Mientras esperáis ansiosamente que llegue el día de Dios.” La primera traducción, “apresuráis su venida”, es activa; la segunda traducción, “anticipáis” es reflexiva. Algunos comentaristas han optado por esta segunda versión dado que creen que el hombre no puede cambiar el tiempo que Dios ha fijado para el regreso de Cristo.97 Sin embargo la evidencia general de la Escritura, de la literatura intertestamentaria y de las fuentes judías favorece la primera traducción, “apresurando la llegada.”

De veras esta es una afirmación sorprendente. Pedro dice que nosotros podemos participar vitalmente en el proceso de abreviar el tiempo que ha sido fijado para el advenimiento del día de Dios. Este dicho es coherente con la antigua oración que la iglesia ha hecho desde el primer siglo: Maran Nata “Ven Señor (1°Co. 16:22—Ap. 22:20.”

Armoniza además con el pedido venga tu reino (Mt. 6:10—Lc. 11:2). En su discurso acerca del día postrero, Jesús indica a sus seguidores que deben proclamar el evangelio a todas las naciones, “y entonces vendrá el fin (Mt. 24:14.” En último término, Pedro exhorta a los cristianos a “vivir una vida santa y piadosa” para apresurar la llegada del día de Dios. “Cuando Pedro se dirigió a la multitud después de sanar al paralitico en el templo, le dice a la gente que se arrepienten para apresurar la venida de Cristo (Hch. 3:19-21).”

En el judaísmo posterior se destaca la enseñanza de que el arrepentimiento apresura la venida del Mesías. Por ejemplo, hay una declaración de un rabino que vivió allá por el año 300 d.C. que dice: “Si los israelitas se arrepintieran un solo día, entonces el Hijo de David (el Mesías) llegaría”98 Pedro escribe que Dios retrasa la vanidad del Señor porque quiere que “todos” lleguen al arrepentimiento (v.9). En consecuencia, si deseamos apresurar la llegada del día de Dios, debemos evangelizar el mundo. “Cuando hayamos incorporado al último de los hijos de Dios a la fe y al arrepentimiento, para que la casa de Dios este llena (Lc.14:23).”

En el Antiguo Testamento, los profetas mencionan frecuentemente al fuego en relación con el juicio final. Aquí tenemos una descripción del día del Señor: “Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasara” (Mal. 4:1).”99 “En el Nuevo Testamento Juan menciona el fuego en el marco escatológico del juicio final (Ap.8:7-8—9:17-18—16:8—18:8—20:9).” Las palabras, “los elementos se derritieran con el calor de las llamas” son un eco de la profecía de Isaías: “Todo el ejército de los cielos se disolverá (34:4).” Además, el Antiguo Testamento usa el verbo derretir al hablar de la disolución de la tierra (Sal. 46:6) y de la desaparición de las montañas (Mi. 1:4). Es lógico suponer que Pedro se basó en el lenguaje de estas profecías al escribir este texto. Su fundamentación en la Escritura se hace especialmente evidente.

Instrucción para esperar la venida de nuestro Señor Jesucristo con una vida sin mancha e irreprensible. 2°Pedro. 3:13-15.

“Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 2°Pedro. 3:13.”

Los cristianos no necesitan tener miedo cuando se enteran de que el fuego destruirá la creación de Dios. Como viven en comunión con él, le pertenecen a él y saben que él los guardara. Además, tienen su promesa que les da una doble confianza. ¿Cuál es esta promesa? En los tres casos en que la palabra promesa aparece (vv. 4-9-13), Pedro pone el termino en el contexto del día del Señor.

La promesa es que al fin de los tiempos, el creara un nuevo cielo y una nueva tierra. Este mensaje del Antiguo Testamento tiene su paralelo en el penúltimo capítulo de la Biblia. Juan escribe, “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron (Ap.21:1).”

Pedro escribe que “esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva.” Esta terminología está formada de la profecía de Isaías. Por tanto, así dijo Jehová el Señor: “He aquí que yo creare nuevos cielos y una nueva tierra, y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. Isaías. 65:13-17.”

“Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Isaías. 66:22.”

Pedro enfatiza los adjetivos nuevos y nuevos en su redacción. Literalmente él dice, “nuevos cielos y tierra nueva.” Mediante el uso de este adjetivo Pedro enseña que la nueva creación proviene de la antigua. “El diluvio no aniquilo la tierra, sino que la cambio; y así como la nueva tierra fue consecuencia del diluvio, del mismo modo los nuevos cielos y la nueva tierra serán consecuencia del fuego.”100

Obsérvese también que los sustantivos cielo y tierra carecen de los artículos determinantes de manera que constituyen un par (v.10). El termino cielo se refiere a los cielos atmosféricos y no al ámbito de los santos glorificados. Ese ámbito no necesita renovación ya que no ha sido afectado por el pecado.

“Debido al pecado, toda la creación de Dios ha estado gimiendo en su dolor, escribe Pablo (Ro. 8:22).” Espera ansiosamente el día en que La creación quedara libre de las cadenas del pecado para compartir la gloria de los hijos de Dios. Dios desecha al pecador de los nuevos cielos y de la nueva tierra, liberando así a su creación de su esclavitud.

Pedro llama a esta nueva creación “morada de la justicia.” Personifica al término justicia y dice que la misma ha hecho su habitación permanente en los cielos y en la tierra. Este término reúne a ambas esferas y hace de ellas una sola cosa.

“Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por el sin mancha e irreprensible, en paz. 2°Pedro.3:14.”

La transición entre este versículo y el que lo antecede (v. 13) queda expresada por las palabras por eso. Es decir, la justicia que caracteriza el ambiente libre de pecado de los santos en el día del Señor debe obrar ya en los corazones y vidas de los redimidos.

Pedro es un afectuoso pastor, y por eso se dirige a sus lectores llamándolos queridos hermanos, que en el idioma original es “amados” (vv 1-8-17). Sabe que los cristianos viven en esperanza, especialmente en cuanto al regreso del Señor. “Porque la esperanza es algo vital y eficaz; por eso no puede dejar de atraernos hacia si.”101

Pedro dirige la atención de los lectores hacia Jesús y los exhorta a “esfuércense por ser hallados sin mancha ni reproche, y en paz con él.” Nótese que a Pedro le gusta la expresión griega esfuércense que aparece en 1:5-10-15. Esta expresión enfatiza la responsabilidad de cada cristiano en esforzarse por desarrollar una conducta cristiana (Fil. 2:12).”102

¿Cómo hace el cristiano para vivir rectamente? Pedro dice que el creyente debe ser hallado sin mancha ni reproche. Esto significa que el creyente debe seguir el ejemplo de Jesús, que vivió “sin mancha ni defecto (1° Pedro. 1:19).” La elección de términos por parte de Pedro no lo opuesto de los falsos maestros. El describe a dichos maestros como “manchas y suciedad” (2:13). Frente a esta realidad, los cristianos deben unirse a la oración de Pablo: que sean hallados “sin mancha ni reproche ante la presencia de Dios cuando Jesús vuelva (1°Ts. 3:3—Jud. 24).”

Aquí viene la conclusión de este versículo “Haced todo esfuerzo para estar en paz con Jesús.” “El cristiano sabe que por medio de Jesús ha sido justificado por la fe, y que como consecuencia de ello tiene paz con Dios (Ro. 5:1).” Cuando el cristiano vive a la luz de la Palabra de Dios y tiene comunión con el Padre y el Hijo, está en paz con su Creador y Redentor. “Confiesa su pecado, recibe perdón y es purificado de toda iniquidad (1°Jn. 1:9).”

“Y tened entendimiento que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito. 2°Pedro. 3:15.”

Pedro enfatiza lo que quiere decir por medio de la repetición. Una vez más piensa en el argumento de los falsos maestros que se burlan del regreso de Cristo y del día del juicio. Exhorta entonces a los lectores a poner su mente en acción y pensar seriamente en la razón de la demora. Quiere que entiendan el propósito de la paciencia que Dios muestra. Para Pedro, la razón es evidente: “La paciencia de nuestro Señor significa salvación.” Cambia la palabra Dios por “Señor.” El resultado de la paciencia de Dios es entonces que concede a su pueblo un tiempo más amplio de gracia.

Dios espera pacientemente que el pecador se arrepienta y heredera la salvación. “La paciencia de Dios se muestra maravillosamente en la parábola del hijo prodigo (Lc. 15:11-32).” En esta parábola, el padre no fue a aquella tierra lejana donde su hijo cuidaba cerdos para un hacendado extranjero. Si hubiera ido e invitado a su hijo a volver, no habría tenido ninguna garantía de recibir una respuesta afirmativa. En cambio, el padre espero pacientemente que el hijo volviera en sí, confesara sus pecados a Dios, volviera al hogar por su voluntad y fuese reconciliado.”103 la paciencia del padre que espero fue ampliamente recompensada.

Pedro llama a la gracia de Dios que lleva a la salvación, “paciencia.” Pablo pone el mismo tema en un lenguaje diferente y la llama “bondad.” Hace una pregunta retórica: “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad que te guía al arrepentimiento? (Ro.2:4 VRV).” Pero una vez que el periodo de gracia haya llegado a su fin, la puerta que lleva a la salvación será cerrada.

Pedro introduce la cláusula Pablo escribió también con las palabras tal como, que hacen referencia al versículo anterior (v. 15). Por esta razón, los eruditos han analizado las cartas de Pablo para encontrar una referencia específica a la paciencia de Dios y a la salvación del hombre.”104 Dado que Ro. 2:4 es una expresión paralela a la de (v. 15), ellos han surgido que la carta de Pablo a los romanos debe haber sido recibida por los lectores de 2°Pedro. “Algunos estudiosos también infieren la información indirecta de que esta carta fue una epístola enviada a todas las iglesias (Ro. 16:4).”

Aunque esta sugerencia tiene cierto mérito, hay otros peritos que piensan que los destinatarios de 2°Pedro son los mismos de 1°Pero. Los lectores son, por consiguiente, residentes de Asia Menor. Dado que Pablo escribió cartas a las iglesias de Asia Menor, una de estas epístolas (Gálatas, Efesios, Colosenses) debe ser la que Pedro tiene en mente.105 Sin embargo, las dificultades no desaparecen, porque los lectores conocían varias de las epístolas de Pablo (v. 16).

Pedro reconoce el don espiritual que Pablo ha recibido de Dios. Este don queda demostrado en las epístolas inspiradas que él escribió y que fueron aceptadas por los cristianos como Escritura (v. 16). Por ejemplo, Clemente de Roma considera inspirada la Primera Epístola a los Corintios.”106 En esa epístola, Pablo relata que él ha recibido sabiduría de parte del Espíritu Santo (2:6 16). El reconoce que este don de sabiduría le ha sido concedido por el Espíritu (v. 12:8).”107 Pablo empleo este don a sabiendas en escribir sus cartas a iglesias e individuos.

Necesidad de creer en la gracia y el conocimiento de Dios para no ser engañado. 2°Pedro. 3:16-18.

“Casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 2°Pedro. 3:16.”

De mayor importancia es el hecho que Pedro y Pablo están diciendo la misma cosa en cuanto al día del Señor y de la paciencia de Dios para con el pecador. Lo que dice Pedro “todas las epístolas de Pablo” puede referirse a las cartas que la iglesia poseía en aquel momento. No podemos saber cuántas de las trece cartas canónicas de Pablo están incluidas; de todos modos, suponemos que el comentario de Pedro las abarca a casi todas.

“De las epístolas de Pablo nos enteramos que el instaba a las iglesias a intercambiar las cartas que él había escrito, para que la gente pudiese conocer sus enseñanzas (Col. 4:16—1°Ts. 5:27).” Llegamos a la conclusión de que en la época de Pedro la iglesia ya tenía una colección de epístolas paulinas que eran aceptadas como canónicas. (v. 16).

“En esas cartas hay algunos puntos difíciles de entender.” Pedro le dice al lector que tiene dificultades para entender las enseñanzas de Pablo. Algunos pasajes de las epístolas de Pedro tampoco son tan fáciles de entender. Pero volviendo al tema, Pedro reconoce que Pablo escribe acerca del regreso de Cristo en una forma que no siempre es clara.

Por ejemplo, Pablo informa a los creyentes de Tesalónica acerca de la venida de Jesucristo, de la revelación acerca del hombre de la desobediencia y de aquel o aquello “que lo tiene al poder de la iniquidad (2°Ts. 2:1-12;--vv. 6-7).” Hasta el mismo Pablo se da cuenta del difícil contenido de sus cartas. Por eso habla de lo que la gente de Corinto dicen acerca de el: “Sus cartas son duras y fuertes, más la presencia corporal de Pablo débil y la palabra menospreciable (2°Co. 10:10).” Y como cualquier lector de las epístolas paulinas puede dar testimonio, muchos pasajes demandan mayor aclaración. Pero a la luz de la epístola de Pedro, debemos limitarnos al tema en cuestión, o sea, la doctrina del día del Señor.

“Como también lo hacen con las demás Escrituras, para su propia destrucción.” Los falsos maestros, que no valoran la santidad de las Escrituras y que tergiversan su verdadero significado, “se lanzan hacia su propia destrucción.”108 Finalmente tendrán que enfrentarse con Dios, quien se ha revelado en su Palabra y quien usa las Escrituras contra sus adversarios para su destrucción.

Desde la perspectiva del Nuevo Testamento, el término Escritura hace referencia a todo el Antiguo Testamento; se la considera palabra inspirada de Dios.”109 “Es por eso que Jesús y los apóstoles apelaban a la autoridad de la Escrituras, usando frecuentemente la formula introductoria escrito esta (Mt.4:4).” Pedro pone las epístolas de Pablo a la altura del Antiguo Testamento.

El expresa no solamente su evaluación personal de las cartas de Pablo sino también el pensamiento de la comunidad cristiana de aquel entonces. Pablo mismo dice a los lectores que él tiene conciencia de la inspiración, y que sus epístolas son parte de la revelación de Dios. Es así que vemos que Pablo escribe que “Dios nos las revelo a nosotros por el Espíritu (1°Co. 2:10).” Afirma también que “habla Cristo en mi (2°Co. 13:3).”

Observa asimismo que los tesalonicenses aceptaron su enseñanza “no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios (Ts.2:13).” Finalmente, Pedro mismo escribe en forma decisiva acerca de la producción de la Escritura como obra de Dios y del hombre: “Los santos hombres hablaron de parte de Dios impulsados por el Espíritu Santo (1:21).” De allí que un importante teólogo haga la siguiente pregunta retórica: “¿Cómo puede uno negar una aplicabilidad igual de este termino Escritura a los escritores proféticos y apostólicos cuando se afirma para ambas la autoría final del Espíritu de Dios?.”110

“Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. 2°Pedro.3:17.”

Las palabras así que establecen un fuerte contraste entre los que distorsionan las Escrituras y los lectores de la epístola de Pedro. Los creyentes a quienes Pedro se dirige distan mucho de ser como los falsos maestros y sus seguidores. Estos creyentes necesitan aliento y guianza.

“Puesto que ya saben esto, estén alerta.” Pedro hace referencia a las experiencias que los creyentes ya han tenido con los falsos maestros que entraron en la comunidad cristiana con el propósito de distorsionar el sentido de la Escritura. Pedro dice a los lectores que dadas las experiencias traumáticas que han tenido en sus relaciones con estos herejes, deben evitar la compañía de esa gente. La orden que se usa en el griego indica que los creyentes ya están alerta. Sin embargo, Pedro considera necesario fortalecer su decisión describiendo las consecuencias de no hacer caso a esta orden.

“No sea que, arrastrados por el error de esos malvados.” Los creyentes deben estar siempre alerta contra el error y el engaño. Continuar en la compañía de los promotores del error implicaría el riesgo de ser arrastrados por sus enseñanzas engañosas. Pero la enseñanza siempre va de la mano con la conducta. En este caso, ellos pueden observar la conducta de hombres a quienes Pedro llama “malvados.” De hecho, Pedro utiliza la misma expresión cuando habla de los de Sodoma y Gomorra “que no tenían principios morales” (2:7). Estos hombres hacen todo lo que pueden para seducir “a quienes acaban de escapar de los que viven en el error” (2:18). Por consiguiente, “miren que nadie los engañe (Mr.13:5).”

“Caigan de su firme posición.” Que nadie diga que solamente los nuevos conservó pueden caer en las garras de la gente malvada. Pedro sabía por amarga experiencia propia que satanás ataca a los que se sienten seguros. Como portavoz de los discípulos, Pedro le había dicho a Jesús, “Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizare (Mt. 26:33).” Sin embargo, a pocas horas de haber dicho eso, negó a su maestro tres veces.

Jesús explico que satanás había pedido zarandear a todos los discípulos como a trigo (Lc. 22:31) pero él había orado por Pedro para que su fe no faltase (v.32). ¡Que consuelo que Jesús ora por su pueblo! También recibimos un consuelo adicional del discurso escatológico de Jesús, en que él dice que vendrán falsos Cristos y profetas para engañar, “si fuese posible, aun a los escogidos (Mt.24:24).” Con sus consuelo, el creyente debe ponerse su armadura espiritual (Ef. 6:11).” y fortalecer a los demás creyentes para que permanezcan firmes contra los ataques de Satanás.

“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Al sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amen. 2°Pedro. 3:18.”

Pedro especifica cómo debe crecer espiritualmente el creyente: “en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. En cierto sentido, Pedro reitera parte del saludo del principio de la epístola. Allí escribe: “Gracia y paz a ustedes en abundancia, mediante el conocimiento de Dios y de Jesús nuestro Señor” (1:2). ¿Pero está diciendo Pedro que los creyentes deben creer en la gracia y en el conocimiento que Jesús les da, o que los creyentes deben creer en la gracia y en el conocimiento que tienen acerca de Jesucristo? Visto que la gracia y el conocimiento tienen su origen en Dios y son dados al creyente mediante Jesucristo, los comentaristas admiten que ambas interpretaciones son posibles.

Por lo general, se inclinan hacia la primera explicación: Pedro insta a los creyentes a apropiarse de las cualidades espirituales de la gracia y del conocimiento que Jesús otorga.”111 “El conocimiento de Cristo y el conocimiento acerca de Cristo son, si van a la par, tanto una salvaguardia contra la herejía y la apostasía como un medio para crecer en la gracia.”112 Resumiendo, Pedro exhorta a los cristianos a ser cada vez más como su Maestro dando manifestación a las características de el en sus propias vidas.

Pedro termina su carta con una doxología. “A él sea la gloria ahora y para siempre Amen.” Aquí tenemos una doxología dirigida a Cristo. En otras doxologías del Nuevo Testamento es Dios quien recibe la gloria (vale la pena ver Ap. 1:5-6). Al adjudicarle la gloria a Cristo, Pedro indica que Jesús es divino y digno de alabanza en el presente y por la eternidad.

RESUMEN LECCIÓN 9

En esta epístola a sus lectores, Pedro los exhorta a pensar con claridad y a recordar las enseñanzas de los profetas y de los apóstoles. Los alerta contra el peligro de la presencia de burladores entre ellos, porque estos falsos maestros niegan el regreso de Jesucristo y la llegada del día del juicio. Pedro les recuerda a sus lectores la creación del universo y las fuerzas destructivas del diluvio. Estos son los hechos que los burladores olvidan a propósito. Sin embargo, así como el mundo pereció en el diluvio, así serán destruidos los cielos y la tierra por el fuego.

Pedro enseña a sus lectores acerca del tiempo y de la eternidad al comparar mil años con un día ante los ojos de Dios. El día del Señor está siendo postergado a causa de la paciencia de Dios hacia los pecadores. Pero ese día llegara inesperadamente. Cuando los cielos y la tierra hayan sido destruidos, aparecerán un cielo nuevo y una tierra nueva; serán conocidos como “la morada de la justicia.”

La paciencia de Dios significa salvación para el pecador. Este es el mensaje que también Pablo transmite en todas sus epístolas. Hay gente inconstante que distorsiona el significado de las Escrituras. Pedro termina su carta exhortando a los lectores a que estén alerta para no dejarse engañar por los falsos maestros. Insta a los creyentes a creer en la gracia y en el conocimiento de Jesucristo

Preguntas lección 9

1-por medio de la combinación de los dos títulos Pedro enseña que.

2-Dicho periodo es el primero y el del Nuevo Testamento.

3-¿Dónde está la promesa de su advenimiento?

4-Con arrogancia niegan que el día del juicio llegara.

5-¿Dónde está la palabra de Jehová?

6-Por la palabra de Dios desde tiempos antiguos el cielo existe y hubo la tierra que surgió.

7-¿Por qué retraso Dios el regreso de Cristo?

8-Pedro declara que los cielos desaparecen con un estruendo.

9-¿Cuáles son los elementos que serán destruidos por el fuego?

10-¿Cómo hace el cristiano vivir rectamente?

Conclusión

Esta breve epístola instruye de veras a los creyentes a que echen mano de la vida y la piedad mediante un Verdadero conocimiento de Cristo.

El primer capítulo recalca la importancia del crecimiento en la vida cristiana. Hablando comenzando por la fe, el creyente debe buscar con diligencia la excelencia moral, el conocimiento, el dominio propio, la constancia, la piedad, la amabilidad fraternal y el amor abnegado, que producen la fe madura y el verdadero conocimiento del Señor Jesucristo (1:3-11).

El siguiente capítulo advierte solamente contra los falsos profetas y maestros que surgían entre las iglesias. Pedro los denuncia como malvados (2:1-3) —3:17) que se complacen en los deseos corruptos de la carne (2:2-7-10-13-14-18-19), que son avaros (2:3-14-15), arrogantes (2:18), y atrevidos (2:10), y que desprecian la autoridad (2:10-12).

Pedro trata de proteger a los verdaderos creyentes contra esas herejías destructivas (2:1), poniendo al descubierto sus malvados motivos y conducta. En el capítulo tres Pedro refuta el escepticismo de esos maestros respecto a la venida del Señor (3:3-4). Como la generación de Noé equivocadamente se burló de la idea del juicio del gran diluvio de parte de Dios, estos burladores también están ciegos en lo concierne a las promesas del regreso de Cristo.

Pero con la misma acción decisiva del juicio del diluvio (3:5-6), Cristo volverá y desintegrara la tierra actual con fuego (3:7-12) y creara un nuevo orden de justicia (3:13). En vista de eso, los creyentes deben vivir en Santidad y piedad en la época actual (3:11-14).

Características especiales. Esta epístola tiene cuatro características principales 1) contiene una de las más fuertes declaraciones de la Biblia sobre la inspiración, infalibilidad y autoridad de las Escrituras (1:19-21). 2) El capítulo dos y la epístola de Judas son muy semejantes en su denuncia a los falsos maestros. Tal vez Judas al enfrentar en una fecha posterior el mismo problema de los falsos maestros empleo partes de la enseñanza inspirada de Pedro para puntualizar lo mismo (véase introducción a Judas). 3) el capítulo tres es uno de los grandes capítulos del Nuevo Testamento sobre la segunda Venida de Cristo. 4) Pedro se refiere indirectamente a los escritos de Pablo como Escrituras al mencionarlos con relación a las otras Escrituras (3:15-16). Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amen.

1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal