Siglas c constituciones y Reglas Comunes de la Orden de las Escuelas Pías. Madrid, 2004 cc c



Descargar 0.58 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión16.09.2017
Tamaño0.58 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
SIGLAS

C Constituciones y Reglas Comunes de la Orden de las Escuelas Pías. Madrid, 2004

CC Constituciones de la Congregación de los Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías. Escritas por San José de Calasanz en 1620-1621. Aprobadas en el 1622. Madrid, 2004

Cu P. Dionisio Cueva. Calasanz, Mensaje Espiritual y Pedagógico. Publicaciones ICCE. Madrid. 1973. Existe una segunda edición, año 2006

EP Picanyol, L. Epistolario di San Giuseppe Calasanzio. Eds. Calasanctianae. Roma 1950-56. Son 9 Volúmenes. Los textos proceden de los libros de otros padres escolapios y de las Cartas Selectas de San José de Calasanz. Colegio P. Scio. Salamanca. 1977. Son 2 Volúmenes.

FEDE Curia General. Formación y Estudios Del Escolapio. XLVI Capítulo General. Ediciones Calasancias. Madrid-Roma 2009

M II Códice Calasanziano Palermitano [1603-1648] publicado por G.L. Moncallero y Giuliana Limiti. Edizioni dell’Ateneo. Roma 1965]

MT Memorial que escribió Calasanz al Cardenal Miguel Ángel Tonti. Varios autores. Documentos Fundacionales de las Escuelas Pías. Eds. Calasancias. Salamanca. 1979.

RC Regestum Calasancianum en el Archivo General de la Orden. Citado en sus libros por otros escolapios.

PRESENTACIÓN

Este documento nació de una petición del P. General que desea implementar las líneas fundamentales de nuestras Constituciones como formación permanente.

La oración nace de la Relación más linda del mundo. De la Relación que habita en todo ser humano. Es la verdadera Presencia del Señor amando a toda persona. Cuando el Espíritu del Maestro se da a conocer nace una alianza con todo ser humano. Descubrimos nuestro bien común. Nos descubrimos fraternos.

Calasanz se dejó guiar por la inclinación que despierta las sugerencias del Espíritu y nos pidió que descubriéramos en cada niño, en cada joven esa misma inclinación que abre el camino de la verdadera educación, de toda vocación, abre el camino de la Escuela Pía.

En este pequeño documento vamos a encontrar cuatro capítulos:


  • En el primero: podemos identificar qué es orar para Calasanz.

  • En el segundo: ver lo que se necesita para darnos cuenta de la oración que está sucediendo.

  • En el tercero: descubrir diversos modos de oración.

  • En el cuarto: podemos poner en práctica medios y actitudes que nos hagan caminar por los senderos de la oración.

En cada capítulo encontramos unas preguntas de integración que nos pueden ayudar a verificar lo que vivimos en nuestra oración.

Calasanz nos invita a estar junto a él durante la lectura de este documento porque desea comunicarnos el Espíritu que el Señor le ha dado, nos invita a poner atención a las conversaciones del hombre interior que es la verdadera Presencia del Señor de donde nace como de una fuente la capacidad de amar a personas y pueblos pequeños y pobres.



La Palabra de Dios es Palabra del Espíritu que va y viene, toca nuestro corazón y pasa conviene estar atento para descubrir el comportamiento humano que nos regala.

Cada comunidad de religiosos y laicos escolapios podemos aprovechar este pequeño documento para favorecer “nuestra” vida de oración, para gloria de Dios y utilidad del prójimo.

Saraguro. Ecuador. 25 de agosto de 2010

Solemnidad de San José de Calasanz



SOMOS DISCÍPULOS DE LA ESCUELA DEL MAESTRO SIENDO HOMBRES DE ORACIÓN

Nuestro Salvador nos enseñó, con su palabra y ejemplo, la necesidad de orar sin tregua. Con auténtico espíritu de oración y la práctica asidua de la misma, nuestra vida y apostolado en la Iglesia tienen esta finalidad: que, unidos en comunión, alabemos a Dios” [C 40]



INTRODUCCIÓN

Partiendo de las Constituciones de Calasanz, de sus cartas, y de las Constituciones de la Orden de las Escuelas Pías deseo expresar la manera como los escolapios podemos vivir la oración.



  • Calasanz nos habla de ser “hombres de oración”, “hombres de espíritu”, “amigos de oración”

Si los nuestros fueran hombres de oración…pero, no siendo hombre de espíritu, su pensamiento se centra en los sentidos” [EP 2175] “Si fueran amigos de oración inmediatamente sanaría su propia voluntad” [EP 2256]

  • Calasanz nos dice que es necesario enseñar a orar

Comenzando el noviciado no se sirva de los novicios hasta que estén bien instruidos en saber hacer oración” [EP 2565] “Debe el Superior emplear todas las artes para introducir en la oración a sus súbditos” [EP 2174]

  • Sin el cultivo de la oración toda Religión está próxima a su relajación y desmoronamiento.

Sin el cultivo de la oración toda Religión está próxima a su relajación y desmoronamiento. Ha de ponerse, pues, el más exquisito cuidado en no quebrantar nunca la costumbre de orar internamente dos veces al día: una hora al amanecer y media al atardecer, antes de la cena” [CC 44]

  • La oración nos enseña a vivir “movidos por Dios”, nos enseña a ser “hombres de vida apostólica, muy pobres y muy sencillos”, nos enseña a ser “verdaderos apóstoles o embajadores suyos”.

He recibido la carta de VR del 28 de julio con la lista de los novicios que han vestido, y me quedado muy consolado… pues ahora hay sujetos movidos por Dios más apropiados que en el pasado” [EP 3692]

Para la reforma [de la sociedad y de la cristiandad] se necesitan hombres de vida apostólica, muy pobres y muy sencillos, profetizados por San Vicente Ferrer, profecía interpretada y referida a estos religiosos por un varón de santa y portentosa vida en los comienzos de este Instituto” [MT, 26]

El Señor quiere a sus ministros a la apostólica, como verdaderos apóstoles o embajadores suyos y en esta confianza verdadera consiste después el fruto de las fatigas hechas por amor a Él” [EP 1301]

Somos religiosos descalzos por fuera y reformados en lo interior” [EP 2685]



Calasanz desea que nosotros seamos “sabios en la escuela interior”

El camino para llegar a ser sabio y prudente en la escuela interior, es hacerse como necio a los ojos de los hombres, dejándose llevar como un asnillo. Esta es doctrina verdadera, pero como es contraria al sentido y a la prudencia humana, pocos la siguen y así se confirma la palabra de Cristo: ‘Estrecho es el camino [que lleva a la vida] y pocos son los que lo encuentran’ [Mt 7,14] Le exhorto a colaborar con el P. Superior y todos unidos realizarán con grandes frutos la obra del Señor, el cual nos bendiga a todos siempre” [EP 2300]



Nota: Soy consciente que existe otra carta igual a la anterior [Año 1634]. Con fecha distinta [Año 1622]. La única diferencia es que dice “ser hombre sabio y prudente en las escuelas inferiores”

El camino para llegar a ser hombre sabio y prudente en las escuelas inferiores es hacerse necio a los ojos de los hombres, dejándose llevar como un asnillo. Esta es la verdadera doctrina, pero entendida por pocos, por ser contraria al sentido y a la prudencia humana; seguida también por pocos” [EP 130]



CAPÍTULO I

Dejar que el Espíritu guíe la navecilla.

Durante la lectura de este documento recibamos el Espíritu que el Señor le ha dado a Calasanz.

Escribo una carta a…, con cariño paterno, y le digo, cuánto deseo comunicarle con caridad el Espíritu que el Señor me da dado y le exhorto con todo el afecto posible a… estar junto a mí por algún tiempo, para aprender el camino estrecho que lleva al cielo, el cual una vez aprendido, se torna fácil y seguro. Le escribo de propio impulso, para su bien” [EP 3913]


  1. ¿Qué es orar para Calasanz?

Si podemos identificar lo qué es orar para Calasanz podemos comprender mucho mejor lo que nos dice sobre los diversos modos de oración.

  1. Orar es tratar con el Espíritu Santo

"Dios sabe con cuánto amor le deseo la continua asistencia del Espíritu Santo, para que, tratando con Él a puertas cerradas, al menos una o dos veces al día, sepa guiar la navecilla de su alma por el camino de la perfección religiosa hacia el puerto de la felicidad eterna, siendo éste el primero y principal negocio que debe tratar cada uno de nosotros y si va bien, todos los demás asuntos se resolverán con buen éxito en la presencia de Dios aunque parezca de otra manera a la prudencia humana. Sería de gran satisfacción para mí si en estas circunstancias de tantos disturbios mostrara VR gran valor de ánimo, para soportar con paciencia todas las cosas por amor de Dios, a quien rogaré en particular para le dé la gracia de hacer mucho bien al prójimo con el talento que para ello le ha dado. Que es cuanto por ahora se me ocurre. Que el Señor nos bendiga a todos” [EP 3858]

Nota: Este texto, de Calasanz, hace alusión al evangelio de San Mateo:

Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después, de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará” [Mt 6,6]



Pregunta de integración: Según tu experiencia de oración ¿Qué es orar para ti?

  1. El Espíritu enseña a orar a los humildes con gemidos inefables

No podemos tratar con el Espíritu Santo si el Espíritu Santo no trata con nosotros. Precisamente, el Espíritu Santo habita en el ser humano y está enseñando a los humildes a orar. El Espíritu nos da lo que recibe del Padre y del Hijo. El maestro de novicios tiene que ayudar al joven novicio a estar atento a la inclinación interior que el Espíritu Santo sugiere en esta o aquella dirección. El Espíritu Santo abre el camino por el cual hay que llevar a cada novicio hasta la cumbre de la perfección, que para Calasanz es la capacidad de amar a toda persona. Lo que aprendimos en el noviciado sirve para toda la vida. Calasanz se juega la Escuela Pía en este número de sus Constituciones. Más todavía, la Escuela Pía de hoy nace de un lugar de paz donde se nos da la inclinación que sugiere el Espíritu.

"Sobre un punto queremos prevenir encarecidamente al Maestro: que descubra [scrutetur] en cada novicio la Interna Inclinación o, lo que es lo mismo, la guía del Espíritu Santo [internam propensionem seu Spiritus Sancti ductum] que enseña a los humildes a orar con gemidos inefables; por ese camino [per eandem viam] se esforzará en llevar a cada uno hasta la cumbre de la perfección” [CC 23]

Nota: En los escritos de San Juan se dice que el Espíritu Santo nos está enseñando lo que el Señor vivió en nuestra humanidad.

Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho”. [Jn 14,23-26]

En cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de Él, permanece en vosotros y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; antes bien, esa unción, que es fuente de verdad y no de mentira, os enseña todas las cosas. Así pues, permaneced en él, conforme a lo que os enseñó”. [1Jn 2,27]

Esta manera de hablar no crea ninguna dificultad para comunicarnos unos a otros y enseñarnos unos a otros. Precisamente, porque la verdadera comunicación y enseñanza nace de lo que nos comunica y enseña el Espíritu.



San Pablo nos dice que nadie conoce a Dios sino el Espíritu de Dios. Nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios para conocer las gracias que nos da. El Espíritu es la mente del Señor.

Anunciamos: lo que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman. Porque a nosotros nos lo reveló Dios por medio del Espíritu; y el Espíritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios. En efecto, ¿qué hombre conoce lo íntimo del hombre sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios para conocer las gracias que Dios nos da, de las cuales también hablamos, no con palabras aprendidas de sabiduría humana, sino aprendidas del Espíritu, expresando realidades espirituales en términos espirituales. El hombre naturalmente no capta las cosas del Espíritu de Dios, son necedad para él. Y no las puede conocer pues sólo espiritualmente pueden ser juzgadas. En cambio, el hombre de espíritu lo juzga todo; y a él nadie puede juzgarle. Porque ¿Quién conoció la mente del Señor para instruirle? Pero nosotros tenemos la mente del Señor” [1Co 2,9-16]



Nos dice San Juan de la Cruz sobre el acompañamiento espiritual:

Adviertan estos tales que guían almas y consideren que el principal agente y guía y movedor de las almas en este negocio no son ellos, sino el Espíritu Santo que nunca pierde cuidado de ellas y que ellos sólo son instrumentos para enderezarlas en la perfección por la fe y ley de Dios, según el Espíritu de Dios va dando a cada una y así todo su cuidado sea no acomodar a su modo y condición propia de ellos, sino mirando si saben dónde Dios las lleva; y si no saben déjenlas y no las perturben” [Llama, 3.46]



  • El Espíritu Santo nos enseña con gemidos inefables:

El Espíritu Santo nos enseña:

  • Sobre nuestra manera de ver la realidad

  • Sobre nuestra identidad como escolapios

  • Sobre nuestra misión escolapia de evangelizar educando según la aptitud de los pobres.

  • Sobre nuestros lazos fraternos de vida comunitaria

  • Sobre nuestra relación con Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, Sobre nuestra relación con Cristo crucificado, con Jesús eucaristía, con el Maestro que se identifica con los más pequeños y pobres: lo que hacemos a uno se lo hacemos a él.

Sobre nuestra relación con María nuestra Madre,

Sobre nuestra relación con los santos como nuestro Santo Padre, como San Francisco de Asís, Santa Teresa….

Sobre nuestra relación con realidades transcendentes como: el Amor, la Verdad, la Justicia, la Solidaridad….

La expresión gemidos inefables procede de San Pablo en la carta a los Romanos



Nota: San Pablo dice así:

El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene, mas el Espíritu mismo pide por nosotros con gemidos inefables, y el que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de los santos es según Dios”. [Rm 8,26-27].

Pablo dice que por nuestra flaqueza, por nuestro pecado, nosotros pedimos interesadamente, no sabemos pedir. El Espíritu viene en nuestra ayuda pidiendo, es decir, mediante una aspiración del Espíritu nos pide algo. Si escrutamos (la misma palabra de Calasanz en CC 23 “scrutetur”) el corazón, si somos humildes, si nos abajamos a conocernos, podemos identificar lo que el Espíritu Santo nos pide.

El Espíritu nos enseña mediante una petición, una aspiración. Él mismo nos pide qué decir o hacer.



Recordemos lo que dice Jesús sobre la asistencia del Espíritu Santo:

Por mi causa seréis llevados ante gobernantes y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros” [Mt 10,18-20]



  • El Espíritu nos enseña: sobre nuestra manera de ver la realidad

En casi todos los Estados la mayoría de sus ciudadanos son pobres y sólo por un breve tiempo pueden mantener a sus hijos en la escuela” [CC 198]

Muchos de los niños por la pobreza o descuido de los padres no van a la escuela, ni se dedican a algún arte o ejercicio, sino que viven dispersos y ociosos y así con facilidad se entregan a diversos juegos particularmente al de las cartas, y es preciso que, cuando no tienen dinero para jugar, roben en su propia casa primero y después donde pueden, o bien, encuentran dinero de otras pésimas maneras… Por lo común estos muchachos pobres, educados en tales vicios, van a parar de mayores a las horcas y galeras” [Memorial a la Congregación del Santo Oficio. 1626. Cfr. J. Santha p. 54-55 Reg. Cal-XII p. 42]

Los pobres, no deben ser abandonados constituyendo, como se ha dicho, la gran mayoría de la República Cristiana” [Exposición defendiendo el derecho de los pobres a la educación. 1645]

Es Dios quien, para ayuda de su Iglesia, en diversos momentos inspira esta multiplicidad de Ordenes a sus verdaderos siervos principalmente en las grandes necesidades” [M T 18]



  • Por razón sutilísima de Estado no se quiere que continúe la Escuela Pía. El pobre según esta política no puede ser educado según su aptitud sino según la sociedad quiere.

  • La pobreza apostólica, hace visible la manera de ser de Dios, nos hace llegar a personas y pueblos pequeños y pobres.

Si a la Orden se le quita la suma pobreza y aquella austeridad en el vivir y en el vestir prescrita por las Constituciones, que aprobó Gregorio XV, de feliz memoria, y observada hasta el día de hoy, se le quita aquel esplendor que por sí sólo la hace ser admirada y solicitada incluso por los infieles, como demuestra la experiencia y predijo ya el Señor Cardenal Giustiniani, el Viejo, de grata memoria, primer protector del Instituto, y se priva a las ciudades y pueblos pobres de la posibilidad de beneficiarse de nuestro ministerio, al no tener con qué sustentar a maestros que exigen entradas económicas y comodidades”

De modo que, Eminentísimo Señor, teniendo Vuestra Eminencia por su acendrada piedad la firme intención de conservar este ministerio a favor de los pobres no preste oídos a esas modificaciones relajadoras, que proponen por razón sutilísima de estado quienes desean arrancarlo de cuajo. Y tanto esta Orden como la pobreza rogarán siempre a Dios nuestro Señor por la completa felicidad de Vuestra Eminencia. A quien Dios… etc.”[Memorial al Cardenal Julio Roma, presidente de la comisión de Cardenales para ver la realidad de la Escuela Pía, año 1645]

  • El Espíritu nos enseña: sobre nuestra identidad como escolapios



  • El Espíritu Santo se manifiesta por medio de aptitudes y cualidades.

Dado que Dios da el Espíritu a quien quiere y nosotros tenemos que emplear a quien es apto en alguna cosa, le entregará al Hermano… la carta que va incluida en presente” [EP 2559]

Hay en casa tantos individuos que empleado cada uno según su aptitud, son suficientes para cumplir todos los oficios necesarios de la casa” [EP 3457]

Conocí la bondad interior del Padre Gelio Ghelini, hacía una oración tal que parecía que su placer consistía en estar entre los niños de la edad pura para enseñarles a amar al Señor y a hacer oración; parecía exactamente que su pureza atraía como un imán hacia sí los corazones de los niños, los cuales en la escuela no encontraban mayor placer que estar junto a ese Padre; desde entonces no he vuelto a encontrar en nadie una atracción tan extraordinaria” [EP 16]


  • El Espíritu Santo se manifiesta regalándonos nuestra vocación sacerdotal, religiosa y educadora. Calasanz le llama a todo esto “el talento”.

El talento es la vocación. Es la aptitud que tira de todas nuestras aptitudes, de toda nuestra persona. No se puede rechazar la gracia divina, escondiendo en la tierra los talentos del Señor. Cuando Calasanz habla de las virtudes, hay que comprender que la verdadera virtud es fruto del Espíritu Santo que nos regala la luz y la fuerza para ser capaz de practicar la virtud. No se trata de autoconstruirse.

Nota: Por miedo, no se pueden esconder los talentos del Señor.

El Reino de los cielos es como un hombre que, al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a uno dio cinco talentos, a otros dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó. En seguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su Señor… El que recibió un talento dijo:..Me dio miedo, y fui y escondí en tierra tu talento” [Mt 25, 14-30]



Nos dice Calasanz:

Que no haya nadie que tenga escondido su talento” [EP 3027]



Procure no hace en la religión como aquel siervo que tenía un talento y lo escondió. Desearía que hiciese como el siervo que tenía dos talentos y ganó otros dos y fue remunerado haciéndole Señor de dos ciudades. Cuantos más talentos procura tener uno para ayudar al prójimo por amor de Dios, tanto más se asemeja a Dios y tiene más mérito en esta vida y recompensa en la otra” [EP 4453]

Procure ocupar a todos de modo que cada uno trabaje en aquello para lo que tiene talento, ya que en aquello que uno no tiene talento no puede aplicarse tan fácilmente y conviene conocer las inclinaciones de cada uno; cuando se puede obligar a uno con amor a ocuparse de un oficio resulta mejor que cuando es con la fuerza” [EP 1226]

Y, ya que son tantos a obrar mal, resolvámonos nosotros a obrar bien. Y si ellos roba la vida y los bienes, demos nosotros la vida y los bienes espirituales a los jóvenes” [EP 1723]

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal