Sobre el plan estratégico línea estratégica 2: mejorar la calidad medioambiental para hacer de valencia ciudad verde europea



Descargar 85.33 Kb.
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño85.33 Kb.
SOBRE EL PLAN ESTRATÉGICO

LÍNEA ESTRATÉGICA 2: MEJORAR LA CALIDAD MEDIOAMBIENTAL PARA HACER DE VALENCIA CIUDAD VERDE EUROPEA

VALENCIA CIUDAD SINGULAR EN MATERIA MEDIOAMBIENTAL

-Introducción

La segunda Línea Estratégica pretende mejorar la calidad medioambiental de Valencia mediante medidas que contribuyan a alcanzar un desarrollo sostenible.

Valencia es una ciudad singular en materia medioambiental en el ámbito europeo: El Parque de la Albufera, La Huerta, el antiguo cauce del río y un litoral de 24 Km de costa.

Según el Plan Estratégico, la mejora medioambiental se conseguiría desarrollando una política activa en la que no se trate tanto de preservar como de mejorar, logrando una articulación entre desarrollo económico, mejora medioambiental y cohesión social. (No sabemos desde qué punto de vista se articula el desarrollo económico con la mejora medioambiental)

2.25 RECUPERAR EL PARQUE NATURAL DE LA ALBUFERA, SU ENTORNO Y TODO SU POTENCIAL MEDIOAMBIENTAL Y TURÍSTICO

2.24 MEJORAR LA CALIDAD AMBIENTAL DE LA HUERTA COMO ESPACIO VERDE



-Descripción de la propuesta

Se basa en catalogar los espacios conservables por su valor ambiental y agrícola, manteniendo el máximo espacio intersticial de Huerta entre los núcleos urbanos, a través de:

1. Aprobación de medidas legislativas proteccionistas.

2. Reducir el uso de fertilizantes y pesticidas contaminantes.

3. Dignificación del profesional de la agricultura y remuneración del uso de productos no contaminantes.

4. Adecuación de la actividad agrícola en su dimensión comarcal y metropolitana.



-Justificación de la medida

En el municipio de Valencia existen 3382 hectáreas dedicadas a la Huerta.



-Impacto sobre otras líneas estratégicas

La recuperación de la Huerta y la singularidad de Valencia aumentan la capacidad de atracción y proyección turística de la ciudad. (Es el principal objetivo para mejorar la Huerta? Desde este punto de vista se puede realmente mejorar?)



-Agentes implicados en la ejecución

1. Generalitat Valenciana: ámbito supramunicipal.

2. Ayuntamientos del área metropolitana.

3. Asociaciones de agricultores.



-Presupuesto de Realización

1. Se debe partir de un estudio riguroso de la Huerta que catalogue los espacios por su valor ambiental y agrícola.

2. Se debe de considerar la factibilidad de establecer la remuneración adecuada a los agricultores de los espacios de calidad que reduzcan su productividad por el no uso de productos con efectos contaminantes y contribuyan a la producción de calidad ambiental. ( Solamente esta medida en cuestión de reducción de agentes contaminantes? Y los residuos generados por el sector industrial? Qué tienen que ver con los agricultores? Y la expansiva y ferviente urbanización? No es también un agente contaminador de la Huerta?)

3. El coste de estos estudios no será superior a 50 millones de pesetas y deben determinar las medidas a tomar y valorarlas económicamente.



-Financiación

1. Los estudios previos serán encargados por la Generalitat Valenciana, que puede contar con colaboración municipal y patrocinio privado. Si el patrocinio privado entra en juego, por qué valores se moverá? Por los de conservación ambiental o por intereses especulativos y urbanizadores?

2. La financiación de las medidas corresponderá a la Generalitat Valenciana, ayuntamientos y a los propios agricultores.

-Grado de desarrollo del proyecto

1. El Plan General de Ordenación Urbana del 1988 protege más de 2000 ha de Huerta.

2. Se está desarrollando el Plan Verde, proyecto con capacidad de incidir en la definición y ordenación de los usos del suelo, y con competencias en campañas de educación ambiental. Sus objetivos son acercar la naturaleza al ciudadano, corregir la contaminación y el disconfort urbano, proteger la Huerta, mejorar los litorales, masas de agua, espacios naturales y aumentar las áreas de recreo activas.

-Calendario previsto de ejecución

El estudio debería iniciarse en el periodo 1997-1998 y finalizar transcurrido un año de la fecha de comienzo.




SOBRE LA HUERTA DE VALÈNCIA

-Definición

- Las zonas de regadío se han denominado con el nombre genérico de huertas o la huerta, aunque La Huerta de Valencia se ha reconocido históricamente como la tierra dominada por las ocho acequias del río Túria. Está limitada en el norte por Puçol, donde termina la “Sèquia Reial de Montcada”, y Catarroja es el límite sur donde finalizan los riegos de la “Sèquia de Favara” y de la “Sèquia Reial del Xúquer”. Es entre Manises, a la derecha del Túria, y Paterna, a la izquierda, donde tiene principio la verdadera Huerta de Valencia, que siguiendo el cauce del río llega hasta el mar, como relató en el siglo XVIII el botánico Cavanilles.



-Datos en la evolución histórica

1. Después de la Reconquista, los cultivos no tuvieron cambios notables aunque se modificaron las formas de propiedad de la tierras.

2. Durante la segunda mitad del s. XIX aumentaron los rendimientos con el “guano” orgánico de Perú y se extendieron rápidamente los adobes herbicidas químicos.

3. En el inicio del s. XIX, en la comarca de l’Horta se daban unos altos niveles de concentración de la propiedad, más del 90% de la tierra estaba en manos de las clases urbanas acomodadas, que la cedieron a la gran masa de agricultores en régimen de arrendamiento. En la ciudad de Valencia, la nobleza, el clero y la burgesía concentraban en conjunto un 80% de las propiedades de las tierras que cultivaban con arrendamientos, y el 20% restante estaba en manos de los agricultores que cultivaban la totalidad de tierras de la comarca.

4. El lento proceso de acceso a la propiedad de las tierras por parte de los arrendatarios casi se había generalizado en el 1950.

-Realidades: El desarrollo urbano y la conservación de la Huerta de Valencia.

1. Los nuevos espacios rurales urbanos de la comarca de la Huerta son consecuencia de la reciente y expansiva urbanización de la plana y del litoral valenciano, y de una lenta y continua destrucción de las tierras conreadas de la Huerta de Valencia.

2. En las comarcas centrales del litoral es donde actualmente se asienta más de la mitad de la población valenciana. La ciudad de Valencia tiene hoy en día más de 745 000 habitantes y es el centro de un área metropolitana que coincide aproximadamente con la comarca de l’Horta, con otros 560 000 habitantes más que se añaden a los de la ciudad central. Es la mayor área de aglomeración urbana del territorio valenciano, donde se han producido en las últimas décadas múltiples fenómenos de concentración de actividades económicas, sociales y territoriales, y donde las formas de agricultura tradicional han dejado de ser protagonistas.

3. La superficie agrícola de l’Horta de València se conservó intacta hasta la mitad del s. XIX, y después es cuando va perdiendo dimensiones progresivamente hasta llegar a las aceleradas pérdidas que se dan en las últimas décadas del s. XX, que han afectado más gravemente a l’Horta Sud.



4. En 1956, un 81’54% del espacio geográfico metropolitano eran cultivos agrarios. El 33% del espacio metropolitano eran cultivos de huerta: 20 885 ha que han estado reducidas a 8 134 ha el 1991, es decir un 12’88% del espacio metropolitano, de las cuales el PGOU-88 solamente protege 2 000 ha, ni un 25% de lo que queda. Aún así, los Planes de Ordenación urbana y las políticas de ordenación del territorio conciben el espacio rural de los perímetros urbanos como una reserva de suelo urbano para el desarrollo de la ciudad (Andrés Sarasa, 1985)

5. La ciudad de Valencia ha crecido y continúa creciendo centrífugamente sobre el territorio físico, aunque hoy la cantidad de población que vive en el área metropolitana se mantiene estancada.

6. Los intentos públicos de planificación global de la comarca, a pesar de sus retóricas a favor de la conservación agraria, han favorecido en la práctica el salvaje crecimiento urbano del desarrollismo a costa de suelo agrario, así, la urbanización intensiva y a gran escala se ha concentrado sobretodo en las áreas metropolitanas a costa de los cultivos. Así las Normas de Coordinación Metropolitana de 1986 supusieron un fracasado y tímido intento supramunicipal de orientar el desarrollo de la comarca preservando las calificaciones de suelos rústicos de cada municipio.

7. Resumen de los principales impactos producidos sobre suelos de regadío del territorio valenciano, y causados prioritariamente por el crecimiento urbanos de los últimos 30 años (Courtot, 1992: 210-220)

-El perfil urbano de las ciudades centros de las huertas ha evolucionado hacia inmuebles de gran altura y densidad, en los núcleos antiguos y en las periferias de las ciudades, y ha crecido sobre los antiguos núcleos agrícolas.

-El aumento de infraestructuras para el transporte motorizado ha favorecido la acumulación de población y de actividades a costa de terrenos de cultivo.

-Las instalaciones turísticas y las segundas residencias has sustituido o amenazado espacios naturales de alto valor ecológico y espacios agrícolas, sobretodo espacios litorales, prioritariamente a favor del negocio inmobiliario. También se ha acompañado de un gran número de infraestructuras urbanísticas y carreteras.



- Los agentes sociales del drama ecológico de la Huerta de Valencia.

- A partir de 1988 las resistencias activas a la desaparición de la Huerta de Valencia están representadas por la Coordinadora per a la Defensa de l’Horta, que constituyó una compleja alianza de los intereses conservacionistas de los pequeños labradores, de los ciudadanos y de los ecologistas.

- En los años 1988 y 1989 ésta protagonizó una oposición contra las renovadas agresiones del crecimiento urbano proyectadas por el nuevo PGOU-89 de la ciudad de Valencia, en el contexto de una ciudad con un crecimiento demográfico nulo o con cierto retroceso. Cuando las retóricas oficiales criticaban el salvaje desarrollo, i cuando los informes técnicos oficiales recordaban que en suelos urbanos consolidados podían levantarse aún más de cien mil habitáculos, el gobierno municipal de PSOE aprovó un PGOU que ampliaba la urbanización de más terrenos de la huerta agrícola, con unas previsiones de destrucción de un total aproximado de 900 ha de huerta. Las expansiones urbanas previstas u algunas ya ejecutadas actualmente eran de iniciativa pública como el Distribuidor Comarcal, la ampliación de las instalaciones universitarias en el camino de Vera, la canalización del barranco del Carraixet, el Centro de Transportes de Mercaderías. Otras expansiones urbanísticas estaban más ligadas a intereses privados, como la urbanización de Campanar y la urbanización de la Eixereta.

- El nuevo PGOU-89 de la ciudad de Valencia también creaba nuevas islas de huerta agrícola rodeadas de suelos edificables o de grandes infraestructuras, es decir, las condiciones que garantizan un próximo futuro urbanístico para unas 1 250 ha más de huerta agrícola. Estas bolsas son dos: una al norte situada entre la ciudad y el trazado del distribuidor comarcal-norte proyectado, y otra en el sur.

- Las administraciones públicas, ahora en manos de la derecha política, impulsan la tétrica espiral del transporte motorizado, que prevé para los próximos años solucionar los riesgos de saturación de los accesos al área metropolitana con continuas ampliaciones de arterias viarias, accesos que minorizan la huerta que sobrevive. Algunos de estos proyectos de agresión directa sobre la huerta son:

1. La Ronda de Massamagrell y la Pobla de Farnals, Museros y Albalat de Sorells.

2. El distribuidor comarcal norte, la ronda norte de Valencia, la resurrección del proyecto tercer cinturón de ronda en el norte de la ciudad de Valencia que conectaría la autopista A-7 a la altura de la desembocadura del barranco del Carraixet y en dirección oeste enlazaría con la V-30, y abriría así un nuevo acceso norte al puerto de Valencia.

3. El plan de urbanización de la huerta de Campanar y Orriols.

4. La ampliación de la zona de uso industrial del puerto ZAL sobre la huerta de la Punta y de Pinedo.

5. El proyecto de Iberdrola de instalación de una estación eléctrica en la huerta de la Punta.

6. La ampliación sur del puerto de Valencia.

7. La construcción de la Ciudad del Transporte de Valencia.

8. El proyecto de urbanización de la playa y marjal de Massamagrell en continuidad geográfica con la marjal de Rafalell y Vistabella.

9. El proyecto de urbanización de la playa de la Patacona de Alboraia, que prepara el terreno para la futura Ciudad del Ocio.



-Los conflictos entre el crecimiento urbano y la conservación de la Huerta de Valencia

El PGOU-89 de la ciudad de Valencia, a pesar de las retóricas oficiales de apoyo al moderado y equilibrado crecimiento urbano, diseña una destrucción de un total de 900 ha de huerta agrícola. También las adaptaciones en los PGOU de los municipios de la comarca de l’Horta nord a las Normas de Coordinación Metropolitana del Consejo Metropolitano de L’Horta creado el 1986, continúan con la tendencia de aumentar las cualificaciones urbanas de suelos tradicionalmente rústicos.

Actualmente, el proyecto del Plan Verde constituye una novedad municipal con financiación europea de tipo conservacionista de la huerta, pero que se ha almacenado en algún cajón del Ayuntamiento de Valencia.

- Los conflictos entre el desarrollo industrial y la conservación de la Huerta de Valencia

- La inexistente ordenación global del territorio español y las políticas industriales de las administraciones públicas, han favorecido históricamente una dispersión del suelo industrial, y también han propiciado una dispersión de los residuos de origen industrial.

- Prácticamente todos los municipios metropolitanos tienen suelos calificados para el uso industrial en los PGOU, en absencia de una planificación global que hubiera ordenado y concentrado espacialmente las localizaciones industriales.

- Actualmente también se han desarrollado nuevas actividades terciarias ávidas de suelos, las grandes superficies comerciales y sus playas de aparcamientos de vehículos favorecen una extensa urbanización del espacio periurbano, y alimentan más las necesidades de ocupación de suelos rústicos.



- Los conflictos entre el desarrollo del transporte y la conservación de la Huerta de Valencia

- Los estudios de impacto ambiental que des del 1988 acompañan a los proyectos de las grandes infraestructuras para el transporte, podrían haber propiciado el debate público y la participación social en el diseño de los proyectos, pero son redactados por la propia administración que los promueve, y suelen apoyar la realización de los proyectos oficiales. Las críticas ecologistas sobre estos aspectos insisten en los déficits de participación y control social que tienen estos estudios, porque las consultas públicas suelen convertirse en un mero trámite burocrático, y porque sólo se refieren a proyectos concretos, excluyendo la posibilidad de una valoración social de los planes generales de transporte.

- La presión del transporte sobre territorios restringidos como la comarca de l’Horta, marca la dirección de la difusión urbanizadora, y conduce a situaciones locales de manifiesta destrucción de suelos fértiles y cultivos, tal como relatan los agricultores afectados. Estas agresiones se suman al resto de amenazas urbanoindustriales y agroindustriales, que continuadamente estrechan los márgenes de supervivienda agrícola de la huerta.
-Diagnóstico

1. Actualmente, la Huerta de Valencia continúa despareciendo y cede sus terrenos a la nueva región urbana que se solidifica. El modelo de desarrollo y la geografía dominante de sectores productivos, de carácter urbano, industrial y terciario agroindustrial se acompaña de incompatibilidades crecientes con muchos de los usos agrarios tradicionales en la huerta de Valencia. La expansión urbanizadora o la nueva ciudad metropolitana continúa creciendo y devorando la huerta histórica, ya que ocupa y destroza sus tierras de cultivo. Igual que la industria domina la agricultura y la ciudad domina el campo, los pueblos metropolitanos se equiparan servicialmente al modelo urbano monofuncional de cemento y asfalto, que hace estragos sobre las antiguas coexistencias entre el campo y la ciudad.



2. Existe una acusada tendencia dominante que suele interpretar la idea de sostenibilidad desde una óptica tecnocrática de apoyo a la continuidad de la primacía del mercado, del crecimiento económico y del beneficio a corto plazo.
-Posibles soluciones

-Un eventual proyecto de conservación ecológica de la Huerta agrícola de Valencia debería de incorporar cambios profundos y, al menos, algunas de las siguientes soluciones generales a los traumas que amenazan su futuro:

1. La reactivación de las economías agrarias de los pequeños agricultores para detener el abandono final de las actividades agrícolas debido a los imperativos agroindustriales que padecen.

2. La detención de la tendencia al crecimiento urbano indefinido de la ciudad central y de los pueblos de la comarca a costa de las tierras agrícolas.

3. La reducción y el reciclaje de los detritos de origen industrial y urbano, y la mejora de las redes de saneamiento y de los tratamientos de depuración de residuos que se vierten en los medios hidrológicos y en las acequias de riego.

4. Frenar la continua expansión de la movilidad motorizada en el entorno metropolitano con sus insaciables y estelares protagonistas: los automóviles privados y las infraestructuras que exigen.



-Annexos: Hechos y movilizaciones sociales


PAI LA VALL DE LA MAR-Levante 2005 11 12

Un millar de personas acude en Tavernes a la convocatoria en favor de la macrourbanización

TAVERNES. LA CONVOCATORIA LLENÓ AYER LA CASA DE LA CULTURA VALLERA.

Una asociación defiende la bondad del proyecto ante la pérdida de ganancias en la agricultura. M. Joan, Tavernes de la Valldigna

La asociación de propietarios favorables al PAI «La Vall de la Mar» promovido por Bancaja se constituyó ayer tarde en Tavernes. El «Gabinete PAU», redactor del proyecto, aprovecho el acto -que reunió a un millar de personas- para explicar la propuesta urbanística, considerada beneficiosa para Tavernes y calificada como una «apuesta de futuro ante la escasa rentabilidad del sector agrario». El promotor de la asociación, José Luis Gascón, ex concejal de UV en el ayuntamiento vallero, abrió el acto invitando a los propietarios a asociarse porque según afirmaba «el proyecto es una plusvalía a la agricultura en una época en que no existen ganancias en ella».

Gascón explicó a los asistentes todo el proceso que culminaba con ese acto, las reuniones del grupo promotor con el gobierno municipal del PP de Tavernes y con la empresa Actura, del grupo Bancaja, encargada de ejecutar el proyecto. El alcalde de Tavernes, Eugenio Pérez, el responsable de urbanismo, Antonio Bono, junto a diversos concejales siguieron con atención el acto.

La nacida asociación, en palabras de Gascón, ya había propuesto a la empresa un cambio de coeficiente de edificabilidad y confirmaba que habían recibido la promesa de su estudio. La asociación se ofreció como mediadora entre los propietarios y la entidad bancaria para resolver cualquier problema durante el proceso de ejecución de proyecto.

Luis Casado, arquitecto del «Gabinete PAU» que se presentó como redactor del PAI Bancaja señaló que la propuesta de la entidad bancaria abría un futuro esperanzador para Tavernes de la Valldigna en unos momentos en que la globalidad y la competencia de otras zonas con precios de producción más bajo obliga, dijo, «a una reconversión de la economía porque el futuro no es halagüeño».

ara Casado el proyecto «es atractivo para empresas punteras tecnológicas y con la oferta de parque tecnológico se tendrá un valor añadido se atraerá a personas de elevados conocimientos» y todo ello será factible al contar con una empresa como Bancaja.



LLAURADORS D'ALBORAIA S'ORGANITZEN EN DEFENSA DE L'HORTA

Acaba de nèixer "Salvem l'Horta de Vera Alboraia" un col·lectiu format per un centenar de llauradors i veïns de l'horta de Vera a Alboraia, amb la finalitat d'oposar-se a les intencions de l'Ajuntament d'expropiar-los les terres per construir un centre comercial i vivendes de luxe.

Els 100 propietaris tenen uns 400.000 m2 de terres a la zona afectada pel pla urbanístic per al que l'alcalde d'Alboraia estaria buscant soci particular. L'operació pretén el trasllat del centre comercial que hi ha al sud de Port sa Playa cap a l'interior. Amb l'espai alliberat es farà vivendes de luxe i els tres negocis que hi ha al centre s'instal·laran als terrenys dels afectats. Aquests indiquen que l'Ajuntament ha iniciat un expedient d'expropiació forçosa adduint un suposat interés general que els propietaris no veuen per cap lloc tractan-se de comerços i vivendes de luxe.

Com podeu apreciar, no es tracta de una 'xixoteta part d'horta' com vol fer creure l'alcalde d'Alboraia, sinó d'un mos ben gran en una de les zones amb més valor paisatgístic i patrimonial de tota l'horta de Valéncia. A més, no se sosté que la destrucció del nostre patrimoni siga en interés general, sinó més bé tot el contrari.

DIGUEM PROU!

Ja n'hi ha prou de fer passar per Interessos generals un interés molt particular, de destroçar la vida de persones que han viscut per generacions a l'Horta, de fer-nos creure que el progrés és destruir el nostre patrimoni i la nostra agricutura i de furtar del debat ciutadà i democràtic decissions que ens afectaràn durant centenars d'anys i hipotequen el nostre futur i el dels nostres fills.

CONTRA EL III CINTURO DE RONDA: SALVEM L'HORTA

El tancament nord de la V-30, més conegut com el tercer cinturó de ronda, és un vell projecte urbanístic que als habitants d’Alboraia, Almàssera, Tavernes Blanques, Bonrepòs i Mirambell, i les pedanies de València, Poble Nou i Carpesa no els ve de nou. Suposa l’ofegament de les poblacions i l’obertura a l’arribada de la ciutat. De fet, en la dècada dels 80 ja va rescatar-se esta vella idea, parida en època franquista, d’una autovia que pel marge del Carraixet empalmara el tram de la A-7 que entra a València directament amb la part Nordoest de la ciutat de València. A hores d’ara, el 1.999, el Ministeri de Foment l’ha declarada com a obra urgent. Però... ¿què hi ha al darrere a més d’una simple via de comunicació que recorreria gran part de la millor horta del País Valencià? El tercer cinturó, segons l’estudi de detall que s’ha presentat als ajuntaments afectats, arrancaria en la desembocadura del barranc del Carraixet, discorrent segons les alternatives barallades bé per les dos motes o només per la part nord, que és on Alboraia i Almàssera ja tenen espai reservat de fa temps. Aplegaria fins Tavernes Blanques i Bonrepòs i Mirambell, i a l’altura d’estos pobles travessaria el Carraixet mitjançant un pont aeri, mentre que la carretera de Barcelona i la via del trenet, els passaria per davall “para compensar el efecto visual y acústico” de passar el Carraixet per sobre. Més endavant, el tercer cinturó avançaria cap a Carpesa i Poble Nou per enmig de l’Horta mitjançat, a hores d’ara, tres alternatives. En primer lloc, la A-1 seria la que passaria més pròxima a Carpesa, i creuaria Poble Nou pel nord (la més pròxima a Godella). La A-2 aniria aproximadament entre meitat Tavernes Blanques i Carpesa, tocant Poble Nou pel noroest, mentre que la tercera seria la més pròxima a Carpesa, i travessaria la pedania de Poble Nou pel mig. La mort de totes estes alternatives seria en la Ronda Nord de València, un altre projecte que encara no ha començat, però que està a un pas de fer-ho, i empalmarà des del Marítim –a vora mar Mediterrània-, fins l’altura aproximada de Campanar, rodejant tota la ciutat de València i recorrent per l’exterior Tarongers, Benimaclet, Orriols, Torrefiel i Benicalap.



Finalitat del tercer cinturó

La finalitat d’esta macroactuació urbanística, segons explica l’estudi informatiu remés als ajuntaments afectats i en mans d’alguns ciutadans inquiets pel futur dels seus camps, a banda d’en mans, és clar, d’especuladors i constructors, com déiem, la finalitat és descarregar i distribuir el trànsit d’accés que entra a la ciutat de València per vora mar, i crear una via de comunicació que enllace millor els municipis afectats amb la ciutat. Fins ací tot molt bé.



Qüestió mediambiental

En este projecte es parla, alhora d’abordar la qüestió mediambiental, de “la carencia de espacios con interés medioambiental especial en la zona de estudio, que ha sido posteriormente confirmada con los técnicos de espacios naturales de la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana” (pàgina 4, segon paràgraf). És a dir, que el barranc del Carraixet i l’horta de València “carecen” d’interés mediambiental per al Sr. Enrique Fernández del Castaño, autor del projecte i avalat pel Ministeri de foment del govern central. Sense comentaris. És a dir, totes les terres d’horta que hi ha entre el Carraixet i València per la part de Carpesa i Poble Nou “carecen de interés medioambiental”.



Béns etnològics

Però ací no acaba tot. El paràgraf destinat als béns de tipus etnològic que resten afectats pel tercer cinturó, segons el projecte d’obres, es redueixen només al peiró del Miracle dels Peixets d’Almàssera y “su traslado no supone ningún inconveniente”. Per tant, tota l’horta de València com a bé de caràcter etnològic és absolutament ignorada pel Sr. Enrique Fernández. ¿I què ocorre amb tota una conca de séquies que són herència del pas per estes terres de la cultura musulmana? ¿I què ocorre amb les aus que, malgrat el seu lamentable estat, encara nien al Carraixet? ¿Ignora el Sr Fernández que el tercer cinturó és l’”excusa” per marcar un límit a l’àrea metropolitana de València i per tant marcar el futur límit de la ciutat? Clar, si el primer cinturó ja està fet (trànsits) i el segon és la Ronda nord de València, a ningú se li escapa que el tercer cinturó és el tercer cinturó de la capital. ¿no sap el Sr. Fernández que l’horta dels voltants de la ciutat de València és l’espai d’on han eixit totes les tradicions que hui conformen la festa valenciana i per tant és un museu? ¿Ignora el Sr. Fernández, i també els Srs. Tomás Prieto –enginyer cap de la demarcació de carreteres de l’Estat- i Eduardo Labrandero –director de l’estudi- que l’horta és un espai protegit, sotmés a la pressió urbanística, i amb este projecte és sotmetre’l a més pressió encara?





L’expansió de València cap al nord

Igual que la Ronda Nord de València –que servirà per requalificar i urbanitzar els terrenys que resten en la part encerclada que toque la ciutat-, el tercer cinturó prepara l’expansió de la ciutat cap al nord, a costa d’horta i patrimoni; de medi ambient i història. Malgrat que els “tècnics” de foment i els sequaços que tenen a algunes conselleries de la Generalitat valenciana (medi ambient, gestionada per Unió Valenciana) s’esmeren a dir que no hi ha cap valor mediambiental que protegir, nosaltres, els que vivim i sentim la ciutat a prop, no renunciem als avantatges que tenim per estar-ne al costat, ni la millora del nivell de vida que suposa una carretera. Però en este cas es tracta de prou més que una carretera. És l’inici de la pèrdua dels orígens, de la identitat, de la raó de ser entre els demés. D’uns principis ecològicoculturals que els nostres avantpassats ens han transmés i que està en la nostra mà transmetre als nostres descendents igual de bé que els hem rebuts. Ningú dels que residim a prop de la ciutat ignorem que la urbanització de camps i la seua transformació en cases i polígons és beneficiosa des del punt de vista econòmic per als veïns i per a nosaltres mateixos. Sabem que açò val diners, i ens beneficia.



Conclusió

Però, ¿qui ens explica els diners que val i ningú quantifica en duros i pessetes, continuar mantenint una horta productiva, bonica i fèrtil, que és l’orgull dels nostres avantpassats i hauria de ser-ho de nosaltres, per la qual es pot passejar, i viure, i a l’estiu es dorm fresc? ¿qui ens explica els diners que val tindre al costat de casa un espai verd al qual es pot respirar? ¿qui ens explica els diners que val continuar mantenint alqueries d’època mora, faenes herència dels moros, coneixements i cultius que només existeixen a esta part del món? ¿qui ens explica els diners que val açò? ¿O tal vegada ens ho expliquen els Srs. Enrique Fernández, Eduardo Labrandero i Tomás Prieto, treballadors a les ordres del Ministeri de foment? Tal vegada, quan ja no tinguem ni medi ambient ni història present, i quan els beneficis de construir hagen passat, recordarem que si estes zones encara estigueren verdes, d’elles podríem continuar traient fruits. Per això, ara, al maig del 1.999, quan el tercer cinturó està en mans dels ajuntaments d’Alboraia, Tavernes Blanques, Almàssera, Bonrepòs i Mirambell, Carpesa i Poble Nou ens toca decidir el nostre futur. Pensem-ho.



Altres solucions

I sobre la saturació del trànsit d’entrada a València... ¿per què els tècnics no pensen en eixamplar i donar uns quants carrils més al by-pass? De segur que els terrenys afectats valen menys diners i és més senzill. I per connectar-nos millor a la ciutat... ¿per què no milloren la infinitud de camins i carreteres que hi ha, sense construir-ne de nous? Que ho facen, i als hortolans i ciutadans de València ens deixen seguir gaudint del que és nostre i hem conservant durant tants anys. Si la ciutat necessita créixer, ¿per què no ho fa cap als terrenys que a la dècada dels seixanta-setanta ja van arruinar-se definitivament, és a dir, entre València i Burjassot (Benimàmet), o al cercle que formen Burjassot, Quart de Poblet, Mislata i Paterna? Quan es vol acabar amb una cosa sempre es busquen subterfugis de tot tipus, però en este cas foment no se n’eixirà amb la seua. A més, que les obres sobre les quals va el tercer cinturó (motes del Carraixet), són il·legals, segons una sentència de l’Audiència Nacional.







CONTRA LA Z.A.L. : SALVEM L'HORTA

UNA OPINIÓ SOBRE LA ZAL: JOSE ALBELDA. Profesor Facultad de Bellas Artes.

En el Sculpture Project de Münster de 1997 una pequeña pero exhuberante huerta de hortalizas atraía la atención y relajaba la vista de sencillos paseantes y expertos en arte moderno. Era la obra escultórica de P. Fischli & D. Weiss que nos ofrecía, como radical novedad, una asombrosa variedad de colores y atractivas formas comestibles presentadas artísticamente en su estado natural, casi nunca visto, previo a su empaquetado y exhibición en el supermercado. Aquí, en Valencia, tenemos todavía -nos dicen que por poco tiempo- una hermosa huerta que no quiere convertirse en una pieza museo (del etnológico o del IVAM, según se mire) porque ya alberga el mejor arte posible, un paisaje cultural en el que miles de artesanos han ido dejando su impronta a lo largo de los años. Resulta lamentable -y lo lamentaremos- la facilidad con la que algunos acaban con las cosas de verdad para ofrecernos luego insatisfactorios simulacros, pobres sombras efectistas de las cosas que fueron. Destruyen paisajes reales, insustituibles, para construir luego parques temáticos y escenografías virtuales con alcachofas y coles en 3D, que nunca podrán emular el olor de la tierra mojada o la brisa de las últimas horas de la tarde. Cabe recordar que la cultura no es sólo lo que los museos albergan, y el deseo de acercar la cultura al pueblo no puede limitarse a sacar a la calle sus esculturas, pasa también por saber reconocer el valor de zonas como la huerta de La Punta, una obra de arte que con los siglos se ha ido gestando entre la tierra y los que la habitan y la trabajan, y que aunque no venga avalada por grandes firmas, es admirada por grandes y sencillos, por ciudadanos de toda condición, salvo por especuladores, desarrollistas y políticos interesados. Un símbolo de nuestra ciudad que tienen el privilegio de permanecer físicamente como algo vivo, que respira y va cambiando con las estaciones, un símbolo vivo entre tantos símbolos muertos. Si los planes de implantar la ZAL siguen adelante, dentro de poco los acuarelistas que recorrían los lindes de las acequias y los sinuosos caminos rurales de La Punta y que antaño lo hacían por la hermosa huerta que ahora ocupa el centro comercial El Saler y sus huestes de impersonales rascacielos, tendrán que recurrir a la postal o al calendario como motivo, porque dudo que su público se contente con un nuevo paisaje de contenedores y camiones. El próximo día 9 de junio se inaugura en el Centro Excursionista de Valencia una exposición de fotografías de la huerta bajo los auspicios de la coordinadora cívica que la defiende. No queremos que esas fotografías sean su último homenaje, sino constatación de una belleza que quiere seguir siendo paisaje cotidano, que se resiste a entrar en el museo.





10 RAONS PER SALVAR L’HORTA DE LA PUNTA

1. L'asfalt és l'última collita de la terra. Arreu del món, les destruccions ecològiques i agrícoles s'aguditzen. Amb la destrucció del que resta de l'horta, València haurà desfet la base de sostenibilitat que li ha permés la subsistència al llarg de dos mil anys i haurà soscavat així el seu propi futur.

2. Si mateu l'horta, mor també el nostre poble. Els efectes dels danys que ara denunciem en el futur seran del tot intractables, i res no ens autoritza a esperar fins que no tinguen remei.

3. La recuperació de l'horta és una de les claus d'una València sostenible. Després de moltes dècades d'expansió desfermada, la societat industrial i modernitzadora ha descobert que la seua durabilitat està amenaçada. La millora i el gaudi de la vida hi serà impossible si no respecta la base natural que la sustenta. S'ha comprés ara que el gegantisme il.limitat del ciment de la ciutat model taca d’oli no és viable a llarg termini. L'única alternativa a la demència ecològica i social dels vigents sistemes motoritzats i privats de transport és l'encalmament dels carrers i el foment de la proximitat disminuint les distàncies físiques de l’intercanvi de persones i mercaderies. Les ciutats que mantenen una viable agricultura periurbana tenen un sòlid avantatge que seria de necis malbaratar.

4. Qui perd els orígens, perd identitat. Les comunitats sense memòria, en perdre la capacitat de destriar les innovacions nocives de les saludables, esdevenen incapaces d'aprendre. La millora social no es recolza en la conservació d'una tradició fossilitzada, ni en l'absolut desarrelament, sinó en la reelaboració progressiva de les pròpies capacitats segons els límits ecosistèmics. L'evolució d'una ciutat ha de partir del del cabal d'experiències i del seu patrimoni acumulat al llarg dels temps. La simbiosi entre la ciutat i l'horta és un dels elements de l'específica originalitat des de la qual cal construir el futur de València.

5. L'horta ha esdevingut escassa i és, per tant, prioritària. València s'alça sobre una mil.lenària terra d'extraordinària fertilitat. La seua inacabable expansió urbana als anys seixanta encara es manté, i com una malaltia cancerosa s'ha anat menjant l’horta. Algunes formes del desenvolupament: habitatges, carreteres, indústries, àrees comercials, i universitats, han devorat i matat les terres vives d'horta.

6. No és del passat que parlem, sinó del present i del futur. La defensa de l'horta no és una nostàlgia conservadora ni premoderna. El sacrifici de la viabilitat futura col.lectiva a la rendibilitat immediata per a uns pocs és inacceptable. Proposem un model de ciutat que, entre d'altres coses, és més modern que no el dels especuladors i els planificadors. Volem la seguretat en l'abastiment amb una forta participació dels recursos locals, la regeneració de la ciutat històrica: més arbres i menys cotxes, la rehabilitació de les zones urbanes degradades, la minimització del volum i la toxicitat dels residus.

7. La recuperació de l'horta és d'interés general. De cada quatre persones que habiten a València, tres saben que la pèrdua de sòls agrícoles és un dels greus problemes mediambientals valencians. Aquest consens conservacionista, té motivacions diverses: de valors rurals i tradicionals, de la necessitat de posar límits a la bulímia del capital econòmic d’alguns pocs, dels fonaments de la sostenibilitat ecològica i social.

8. L'opinió a favor de la conservació de l’horta ha de transformar-se en acció col.lectiva. El consens ciutadà no ha estat mai capaç d'exigir amb força una reorientació del desenvolupament metropolitá. Cal ara aconseguir una ampla movilització civil. Els governants locals hauran d'acceptar que no tenen més poder que el delegat per les urnes. Els promotors i planificadors hauran de comprendre que la millora de la vida no sempre és igual a posar-hi ciment. Fins i tot el govern central haurà d'assumir que, si vol un megaPort per a Madrid, l'haurà de negociar amb nosaltres en lloc de construir-lo contra nosaltres.

.





9. No ens conformem amb una moratòria precària i provisional, que allunye de moment l'amenaça de l’expansió industrial del Port (ZAL). Exigim: el manteniment de l'actual qualificació de la Punta com sòl agrícola no urbanitzable d'especial protecció. Volem la inversió pùblica necessària per tal de fer de l'horta un nou espai econòmic i ecològic: rehabilitar sense contaminants el patrimoni arquitectònic i paisatgístic, amb noves i viables iniciatives agroeconòmiques per als miniconreus de l’horta.

10. La recuperació de l’horta de la Punta és un primer pas cap a la preservació del conjunt de l’horta. València ha d'equilibrar les activitats orientades al mercat mundial amb la relocalització d'alguns processos productius bàsics. La recuperació i protecció pública de l'agricultura al conjunt de l'horta com Parc Natural Agrícola és un pas decidit en eixa via. A les terres de La Punta es juga el veritable sentit de la nostra entrada col.lectiva en el tercer mil.lenari.

Coordinadora DEFENSEM LA PUNTA, SALVEM L’HORTA



PROJECTE OFICIAL DE LA ZAL

  1. Estado inicial

En el momento de redactar la Ficha-Informe correspondiente, se habían definido los servicios de la Zona de Actividades Logísticas, en adelante ZAL, y su localización. Del mismo modo, se había identificado el instrumento urbanístico necesario para poder destinar el suelo a servicios logísticos. Quedaba pendiente la ampliación de capital de la sociedad promotora, Valencia Plataforma Intermodal y Logística, S. A. y la tramitación administrativa para la calificación de los terrenos y su compra.

  1. Principales logros alcanzados

Se ha definido el instrumento urbanístico para clasificar el suelo. Se ha redactado el documento de Tasación Conjunta, Bienes y Suelos y Plan Especial. Se ha concretado la financiación de este proyecto. El capital inicial era de 250 millones y se ha ampliado a 1.050 millones y en el periodo 1997-98 se ampliará en más de 1.100 millones. El S.E.P.E.S. entrará en la sociedad promotora Valencia Plataforma Intermodal y Logística, S. A., siendo la entidad que, inicialmente, va a adquirir los terrenos. El 14 de Octubre de 1997, se firmó el convenio entre el Ministerio de Fomento, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia, en el que figura el claro compromiso para adquirir los terrenos junto a la nueva dársena portuaria y empezar su construcción. Los promotores disponen de un programa de empleo, vivienda y compra de nuevos espacios de huerta a las familias directamente afectadas.

  1. Principales dificultades

El desarrollo de la ZAL se ha visto dificultado por la calificación del suelo en el PGOU vigente, como zona de Huerta. Este hecho ha aumentado la oposición de vecinos de los barrios de la Punta y de Nazaret a la ZAL y ha presionado los precios del suelo al alza. La ZAL del Puerto de Valencia dispondrá de 65 hectáreas que, en términos comparativos con su principal puerto competidor, el Puerto de Barcelona, es un superficie reducida, lo que obligará a seleccionar las actividades en función de su valor añadido y adscripción al Puerto de Valencia, contando con que las actividades no vinculadas estrictamente al tráfico marítimo de contenedores, se podrían resolver en los terrenos de Sagunto, sobre todo una vez que se cuenta con la conexión Norte-Sur. El reducido tamaño de la ZAL, plantea como necesidad que la imprescindible construcción del nuevo acceso ferroviario al Puerto no signifique la reducción de la superficie de la ZAL, ni afecte a su operatividad, siendo aconsejable, desde este punto de vista, que la trayectoria del ferrocarril se diseñe en el límite norte de la ZAL portuaria.

  1. Principales acciones a desarrollar

La realización de la ZAL significa llevar a cabo fundamentalmente las siguientes tareas:

Compra de los terrenos afectados.

Ampliar, efectivamente, el capital de la sociedad promotora.

Urbanizar el suelo

Finalizar la primera fase en 1999.

Puesta en marcha del programa de empleo y vivienda para los afectados por la ZAL.

Presentar la ZAL en los mercados exteriores.


  1. Promotores de las nuevas acciones

Ministerio de Fomento.

Autoridad Portuaria de Valencia.

Valencia Plataforma Intermodal y Logística, S.A.

Ayuntamiento de Valencia.

Generalitat Valenciana.


  1. Valoración del desarrollo del proyecto

El proyecto ha avanzado substancialmente y según las previsiones realizadas por el Plan Estratégico.

7. Propuesta para el Grupo de Impulso y Seguimiento

A pesar de los avances producidos y de la consolidación del proyecto derivado del convenio institucional antes señalado, consideramos que la ZAL debe ser objeto de seguimiento dada la importancia y urgencia del inicio de su funcionamiento para la competitividad de la ciudad, y, especialmente, para mantener una actitud de vigilancia para que no se reduzca su superficie.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal