Soluciones ejercicios adjetivos



Descargar 26.76 Kb.
Fecha de conversión13.02.2019
Tamaño26.76 Kb.
SOLUCIONES EJERCICIOS ADJETIVOS
1. Extraer de determinada parte del texto los adjetivos calificativos que se encuentren en ella, explicar si poseen un valor explicativo o si poseen un valor especificativo y la

relación que existe entre estos valores y el texto.
En el New York Times aparece una foto más bien inquietante de Charlton Heston esgrimiendo un fusil en actitud de declaración de guerra, y luciendo a su vez un notorio peluquín, lo cual desmerece en cierto modo su pose de heroísmo, sobre todo para quienes le veíamos de niños en Ben Hur o en Los diez mandamientos. La foto está tomada en la convención de ese aterrador organismo norteamericano que se llama la Asociación Nacional del Rifle, de la que Heston es presidente, e ilustra el momento en que nuestro héroe infantil desafía a Al Gore y a todos los partidarios de limitar el acceso a las armas de fuego a quitarle la suya: "Sólo me la podrás arrancar de mis manos muertas y frías", dice el periódico que declamó Heston, agitando el fusil delante de la muchedumbre de sus entusiastas, y uno se pregunta si con tanta emoción se le movería algo el peluquín, o si despojarle de él sería tan difícil como desarmarle.

A mano armada. A. Muñoz Molina

Abundan en este texto los adjetivos calificativos por su carácter descriptivo. Destacamos “inquietante”, “notorio”, “aterrador”, “norteamericano”, “nocional”, “infantil”, “muertas”, “frías” y “difícil”. Todos son especificativos, excepto dos: “notorio” y “aterrador”, cualidades que poseen un carácter valorativo y expresivo, que no distinguen al nombre al que acompañan, “peluquín” y “organismo”, respectivamente, sino que señalan y destacan alguna de sus cualidades propias. Esto es, todo peluquín es notorio y el organismo del que se habla es, en este caso, aterrador (por proteger armas).

Por su parte, los otros son adjetivos especificativos porque restringen y distinguen al nombre complementado; por ejemplo, el adjetivo “inquietante” distingue al sustantivo “foto”, que no posee habitualmente esa cualidad. El mayor predominio de los adjetivos especificativos frente a los explicativos acentúa el rasgo de objetividad del asunto planteado en el párrafo.

Por lo que se refiere al valor en el texto, destaca la actitud de desafío en la expresión “foto más bien inquietante” o la intención de ridiculizar al personaje que lleva un “notorio peluquín”. Los adjetivos coordinados “muertas y frías” delimitan al sustantivo “manos”, mientras que el sustantivo “organismo es calificado de forma valorativa por el explicativo “aterrador” y de forma restrictiva por el adjetivo especificativo “norteamericano”. La anteposición de “aterrador” refuerza el carácter subjetivo y la valoración negativa. Finalmente, “nocional” e “infantil” concretan el valor de los sustantivos “asociación” y “héroe”, respectivamente.


2. Explíquese el grado en que se encuentran los adjetivos de determinada parte del texto (o los adjetivos subrayados), cómo se ha formado y qué aporta a los sustantivos complementados. Háblese asimismo del valor que estos grados aportan al texto o a esa parte concreta del texto.
Un amigo me comenta, algo inquieto, que su hijo quiere dedicarse a la creación publicística. Lo comprendo: al hijo. La publicidad es un género fascinante. Auténtico realismo mágico. Un sobremundo extraordinario para vender cosas más o menos ordinarias. Vampiriza todas las expresiones, utiliza todos los iconos. Nos vende un coche con la canción más ligera y entrañable de John Lennon, aquella en la que decía que sólo creía en John. La voz dura, marginal y melancólica de Tom Waits se arrastra en la pantalla y la seguimos con la esperanza de que al menos sea un anuncio de orujo gallego. Pero nada. Otro parto automovilístico.

Cámara solitaria contra Gran Spot. Manuel Rivas

Dado el propósito descriptivo del autor, el párrafo seleccionado es muy rico

en adjetivos calificativos y en matices subjetivos. La mayor parte de estos adjetivos se encuentran en grado positivo, enunciando una simple cualidad, sin intensificación. Tal es el caso de “inquieto”, “fascinante”, “auténtico”, mágico”, “dura”, “marginal” y “melancólica”. No obstante, hallamos cuatro casos en que el grado se ha intensificado mediante alguna marca.

El primero es “extraordinario”, adjetivo en grado superlativo

absoluto, que se ha formado con el prefijo extra-. La cualidad aportada aparece valorada en grado sumo. Otros adjetivos en grado superlativo so n “entrañable” y “ligera”, superlativos relativos en la proposición “la canción más entrañable y ligera de John Lennon”. Por último, con significado de aproximación encontramos “ordinarias”, al que se han antepuesto dos marcas de intensificación ( “más o menos”), que le aportan el grado comparativo tanto de superioridad como de inferioridad, aunque falte el segundo término o elemento de la comparación, que se presupone podría ser “que otras”.

En lo que respecta al valor textual, los adjetivos, sea cual sea su grado, aportan al texto un carácter descriptivo, pues su presencia indica precisión, matices y detalles que los sustantivos aislados no podrían aportar. Cuando los adjetivos se intensifican, especialmente, con el grado superlativo, aportan una mayor expresividad y subjetividad.


3. Funciones sintácticas que cumplen los adjetivos calificativos de una parte concreta del texto.
Hace unos meses, en una calle de Chicago, alguien salió de las sombras de la noche y comenzó a disparar salvajemente a un grupo de adolescentes que estaban tan tranquilos jugando en un patio. Cuando el tiroteo cesó, una niña de catorce años yacía muerta en el suelo. El asesinato conmocionó profundamente a la sociedad norteamericana. Lo grave de este caso no fue tanto la tierna edad de la víctima como la edad incluso menor del homicida, Robert Sandifer, que apenas tenía once años. Cuando tenía tres años, Robert fue abandonado por su madre soltera de dieciocho. Las autoridades que lo recogieron observaron múltiples cicatrices de quemaduras de cigarrillos.

Las semillas de la violencia. L. Rojas Marcos
Aparecen en esta muestra los adjetivos siguientes: “tranquilos”, “muerta”, norteamericana”, “grave”, “tierna”, “menor”, “soltera” y “múltiple”.

El primero, “tranquilos”, cumple la función de Atributo del verbo copulativo “estaban”. El segundo, “muertas”, funciona como CPvo. del verbo “yacía”. Ambos concuerdan en género y número con los respectivos sustantivos que hacen de sujeto en las oraciones en que se encuentran.

El resto de los adjetivos cumplen la función más característica de los adjetivos, la de adyacente de los nombres a los que acompañan, estableciendo con ellos concordancia de género y número. El adjetivo “norteamericana” es adyacente de del sustantivo “sociedad”, que a su vez es el núcleo de un SPrep. que funciona como CD. El adjetivo “tierna” es adyacente del sustantivo “edad”, núcleo de un Atributo. “Menor” es el adyacente de “edad”, que se repite dentro de la comparación que se establece. “Soltera” es el adyacente de “madre”, núcleo de un CAgente de una oración pasiva. Por último, el adjetivo antepuesto “múltiples” es el adyacente del sustantivo “cicatrices”, núcleo de un CD.

Para finalizar, debemos precisar que el adjetivo “grave” funciona como núcleo de un sujeto al haberse sustantivado mediante el artículo neutro “lo”.


SOLUCIONES EJERCICIOS ADVERBIOS
1. Identificar, definir y clasificar los adverbios de determinado fragmento del texto.

Justificar su uso, y, en su caso, el predominio de un tipo (tiempo, modo, lugar, etc.).
Europa, dejada a sí misma, nunca ha sido capaz de encontrar una fórmula para la convivencia pacífica entre sus múltiples pueblos y naciones. Desde sus orígenes, allá por el año 1000, Europa no ha conocido ningún siglo libre de guerras. En los lejanos tiempos de la cristiandad, la guerra era una actividad estacional: con las nevadas, se imponían las paces de Dios, treguas sagradas para recuperar fuerzas y comenzar de nuevo en primavera. Luego, con los monarcas absolutos, la guerra fue el ingrediente central de sus estrategias de dominación: los Estados vivían de y para la guerra, con ejércitos mercenarios movilizados de forma permanente, con la secuela de caudillaje, violaciones y saqueos que se pueden suponer. Más tarde llegó la nación en armas, con masivos ejércitos de ciudadanos dispuestos a morir y matar por la patria. Feudalismo, absolutismo, nacionalismo: aunque nos pese, Europa ha sido la gran partera de la guerra.

Ley de hierro. Santos Juliá

El adverbio designa una clase de palabras invariables, carentes de género y número que, fundamentalmente, complementan al verbo. En este fragmento encontramos “nunca”, “allá”, “no”, “luego” y “más tarde”. Todos, excepto la forma “no”, que es un adverbio de negación, pertenecen a la clase de adverbios de tiempo.

La forma “no” se antepone al verbo para negar todo el predicado de la oración. En este caso, se niega que Europa haya conocido algún siglo libre de guerras; se da a todo el enunciado una modalidad enunciativa negativa. Lo mismo sucede con el adverbio “nunca”, que tiene un valor temporal además del valor negativo.

El hecho de que predominen los adverbios temporales se relaciona con el contenido del fragmento, que nos hace un recorrido a través de la historia para observar el papel que ha desempeñado Europa respecto a las guerras. Para ello se parte del adverbio “nunca” que sirve para aglutinar todos los momentos de la historia de Europa, y se continúa con las demás formas temporales que señalan cada uno de esos momentos sucesivos.

Hay que destacar, por último, el adverbio “allá”, pues, siendo un adverbio de lugar, adquiere aquí un matiz temporal al acompañarse de un sintagma que indica tiempo (“por el año 1000”). Por otro lado, el adverbio “tarde” se intensifica con otro adverbio de cantidad, “más”, para señalar un momento posterior con respecto a otro anterior. Finalmente, los adverbios “luego” y “más tarde” actúan como marcadores textuales que señalan el proceso seguido por el autor en el desarrollo del texto.
2. Señalar y comentar la función que cumplen los adverbios subrayados en el texto
Las ONG son hoy la plasmación concreta de esa caridad abstracta, inmediata, efectiva, necesaria. (...) A sus miembros no los mueve únicamente el remordimiento de la riqueza, sino sentimientos de responsabilidad y solidaridad, directos, personales y admirables.

Y, pese a ello, las organizaciones no gubernamentales no pueden ser totalmente independientes porque en gran parte su financiación la aseguran los Estados; porque no pocos de sus grandes operadores han sido funcionarios de la Administración o se hallan muy vinculados a ella; (...) Pero el Estado debe estar ahí, detrás de las ONG, y puede ser más habilidoso de lo que normalmente se le reconoce en subrogar su intervención, como vemos hoy en el crimen de civilización que acaece en Ruanda.



Eficaces y solidarias. El País

Como puede observarse en el fragmento elegido, los adverbios

cumplen una heterogeneidad de funciones dentro del texto. Si bien, la más común es la de complemento de un verbo, no es la exclusiva.

Ejemplos de complemento circunstancial en este texto son “hoy”, “únicamente” y “ahí”, que aportan valores de tiempo, modo y lugar. En otras ocasiones, el adverbio se antepone a otras unidades que no son núcleos verbales. Se trata de “no”, “totalmente”, “muy” y “más”. El primero es un prefijo negativo del adjetivo “gubernamentales”; el segundo es adyacente del adjetivo “independientes”; el tercero lo es del adjetivo “vinculados”, signándole a éste el grado superlativo; el cuarto¡, por último, modifica al adjetivo “habilidoso” y establece una comparación de superioridad.

Algunos adverbios pueden unirse a otras palabras para formar una sola unidad funcional. Es el caso de “detrás de”, donde el adverbio “detrás” se une a la preposición “de” para funcionar ambos como una locución prepositiva que introduce un complemento circunstancial (“detrás de las ONG”)
3. Hay en el texto (o en alguna parte) determinados grupos de palabras que forman locuciones adverbiales. Extraerlas e indicar cuál es su función sintáctica y su valor textual (siempre que lo tengan).
En esta encrucijada actual -vivir más, aunque quizá a un precio- es donde tiene más peso la elección personal. En efecto, si nos decantamos por una vida sana, y una alimentación variada y rica, no sólo estaremos practicando un buen deporte en sentido fisiológico, sino que, al mismo tiempo, añadiremos vida a los años que nos quedan, más que años a la vida en sí. Y el esfuerzo, sin duda, merecerá la pena.

Comer bien para vivir mejor. La Razón

Podemos observar aquí dos grupos de palabras que constituyen



locuciones adverbiales, es decir, unidades complejas que poseen un significado propio y que equivalen a adverbios. Son “al mismo tiempo” y “sin duda”. Ambos poseen un valor adverbial de complemento circunstancial dentro de sus predicados correspondientes. Poseen un valor textual importante, pues se recurre a estos grupos de palabras en sustitución de adverbios simples que aporten tales circunstancias.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal