Span 90m Prof. Luis E. Cárcamo-Huechante Harvard University Fall 2006 Apuntes de clase #10 Paz, su trayectoria y una primera lectura



Descargar 20.25 Kb.
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño20.25 Kb.


SPAN 90m

Prof. Luis E. Cárcamo-Huechante

Harvard University

Fall 2006

Apuntes de clase #10

Paz, su trayectoria y una primera lectura
Octavio Paz nació en 1914 y falleció en 1998 en ciudad de México.
Octavio Paz: poeta, ensayista e intelectual público
Sus principales vetas de escritura son la poesía y el ensayo, ambos géneros en constante retroalimentación dentro de su vasta obra. Paz no sólo pasa del verso a la prosa, del poema al ensayo, sino que siempre establece vasos comunicantes entre uno y otro género a través de una vena mayor: lo poético.

El poeta y el ensayista mexicano, vía el verso y la prosa, dedicó su vida a formular un pensamiento poético, hilo común de su trabajo creativo y reflexivo; poesía y filosofía, poema y ensayo, son parte de una misma búsqueda vital y discursiva en Paz. Se trata, en efecto, de un poeta altamente conceptual, de gran elaboración simbólica y filosófica en su poesía; y, a la vez, se trata de un ensayista de refinada sensibilidad poética a la hora de especular y analizar.

Paz también fue un intelectual público, preocupado, como acontece en su poesía y en su ensayística, de los problemas y de los desafíos de México, de los dilemas de lo que él mismo llamaría “el México moderno” y “el México profundo,” disgustado ante el México de la extrema riqueza y extremadamente sensible ante el México de los pobres. A distancia crítica del marxismo, como también del liberalismo, se constituyó en un libre pensador, un pensador heterodoxo, sin militancia partidaria, siempre vinculado a las discusiones latinoamericanas de su tiempo y al corriente de la situación mundial.

Paz es un “contemporáneo” de Pablo Neruda, Jorge Luis Borges y José Lezama Lima, pero también lo es de T. S. Eliot y el surrealismo francés: un poeta que se va formando y formulando en el contacto con la tradición poética en lengua castellana, inglesa y francesa, sin dejar de atender a otras tradiciones, incluyendo la poesía china y japonesa, junto con estudiar las mitologías y las cosmovisiones provenientes del mundo greco-latino, cristiano y occidental, del mundo azteca y del budismo.


Su trayectoria
En su desarrollo literario, según ha contado él mismo en varias entrevistas, la poesía española de la generación de 1927 juega un rol significativo: hacia inicios de los ’30, lee a poetas como Jorge Guillén, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Luis Cernuda y Pedro Salinas. Su primer libro, Luna silvestre, estará marcado por estas lecturas poéticas. En 1934, conoce a uno de estos referentes de la contemporaneidad hispánica: Rafael Alberti, poeta que ese año visita la ciudad de México

Por esta época, Paz había creado una escuela para hijos de obreros y campesinos en la península de Yucatán. En 1937, en medio de los difíciles tiempos de la guerra civil española, viaja a la península ibérica para participar en un congreso de intelectuales antifascistas. La Liga de Artistas y Escritores Revolucionarios en México estaba hegemonizada por escritores e intelectuales alineados en las filas socialistas y comunistas. Paz—un escritor no militante—tenía ya una distancia crítica con la estética del “realismo socialista” de los escritores de izquierda, pero, según su propio testimonio, fue invitado al Congreso antifascista en España a sugerencia de Pablo Neruda.

En 1938, Octavio Paz vuelve a México y funda la revista Taller. Trabaja en el Banco de México. Viaja y vive en Estados Unidos, conociendo a varios poetas y escritores de este país. En 1945 le ofrecen ingresar al servicio diplomático del Estado mexicano, carrera que comienza en el rango de vice-cónsul. Entre 1946 y 1951, se desempeña en la actividad diplomática en Paris, Francia, donde logra interactuar con figuras vinculadas al surrealismo francés. Es asignado más tarde a Japón, período en que comienza a leer (en traducción) la poesía japonesa y china.

En 1962, es asignado a la India, país en que se familiariza con el budismo y conoce a su esposa. En 1968, al producirse la represión gubernamental en la Plaza de las Tres Culturas en contra de los estudiantes, renuncia a su cargo diplomático.

En 1971, comienza a publicar la revista Plural; en 1975, inaugura una nueva publicación, la revista Vuelta.

En 1981 recibió el Premio Cervantes. En 1990 recibió el Premio Nobel de Literatura.




Entre la piedra y la flor

La primera lectura que hemos hecho en clase es el poema I de su libro Entre la piedra y la flor. Este libro fue escrito en Yucatán hacia 1937. Dado a conocer por primera vez en 1941, es el quinto libro de poemas que publica Octavio Paz.



Entre la piedra y la flor está compuesto de 5 extensos poemas. Su título metaforiza una doble y contrapuesta dimensión de la naturaleza: la de la piedra y la de la flor. Los poemas del libro parecen situarse entre ambas dimensiones, testimoniando y experimentando la desgarrada metamorfosis del paisaje natural: es en este sentido, un libro que nos introduce al periplo, a la lucha y a la contradicción de los seres y las materias: la transición de la piedra a la flor, de lo pétreo a lo fibroso, de lo árido a lo húmedo, de lo inanimado a lo animado.

En analogía con estas mutaciones, el sujeto poético de estos poemas experimenta una metamorfosis: la voz poética se va transmutando en diferentes sujetos de la enunciación. Un desafío para nuestro análisis es detenernos a analizar las transformaciones que ocurren a lo largo de este poema, en varios aspectos: el tiempo del poema (del alba a la noche), el sujeto gramatical (nosotros, yo, sujeto impersonal) y la voz poética. En un nivel semántico, deberemos poner atención a cómo se van registrando las transmutaciones animales, minerales, vegetales y humanas en el transcurso del poema, en paralelo con las ya referidas transmutaciones discursivas.

Otro nivel es la fabula del poema mismo. ¿Qué nos está diciendo el poema? Podemos observar que la figura del henequén es central a lo largo del poema en discusión.1 Los sujetos poéticos del poema parecen ser parte de una lucha diaria (desde el alba a la noche) con su entorno natural: “Un círculo sediento el horizonte, / nos entrega a un destino sin espera, / a un letargo sin sueños ni salida.” Sed, desesperanza, letargo, fiebre y jadeo, veneno, púas, llanto, gemido, opresión, constituyen imágenes ubicuas a lo largo del poema (vía adjetivos, sustantivos y/o verbos).

Cabría tener en consideración que Entre la piedra y la flor, tras concluir el último poema, está fechado en 1937 y situado en Yucatán; asimismo, no es menor el hecho que “el autor real” es testigo en este período de la dura vida de los obreros y los campesinos en esta región del sur de México. Paz es un poeta que no establece relaciones referenciales sino más bien analógicas con niveles extra-textuales. Por lo mismo, este correlato social del poema debe considerarse como un punto de referencia latente, mediado por la construcción de un universo simbólico que cobra vida propia en el poema: el poema mismo es un universo dinámico y es un conjunto de relaciones o correspondencias entre diferentes elementos.

Otra forma de aclarar lo anterior es señalar que el autor mexicano no se inscribe en la línea de “la poesía social,” en un sentido literal y directo. Más bien, lo que habitualmente hace es que de los entornos sociales e históricos deriva otras lecciones, más enraizadas en dimensiones primordiales de la relación entre sujeto y naturaleza, entre lo material y lo simbólico, entre lo ontológico y lo humano.

Paz busca revelar dimensiones primordiales. En dicha indagación, lo social y lo histórico se revelan de un modo mediado.



Sus libros de poesía

Luna silvestre. México, Fabula, 1933.

No pasarán! México, Simbad, 1936

Raíz del hombre. México, Simbad, 1937.

Bajo tu clara sombra y otros poemas sobre España. Valencia, Ediciones Españolas, 1937.

Entre la piedra y la flor. México, Nueva Voz, 1941.

A la orilla del mundo. México, ARS, 1942.

Libertad bajo palabra. México, Fondo de Cultura Económica, 1949.

Semillas para un himno. México, Fondo de Cultura Económica, 1954.

Piedra de sol. México, Fondo de Cultura Económica, 1957.

La estación violenta. México, Fondo de Cultura Económica, 1958.

Salamandra (1958-1961). México, Joaquín Mortiz, 1962.

Viento entero. Delhi, The Caxton Press, 1965.

Blanco. México, Joaquín Mortiz, 1967.

Discos visuales. México, Ediciones ERA, 1968 (Arte de Vicente Rojo).

Ladera Este (1962-1968). México, Joaquín Mortiz, 1969.

La centena (1935-1968). Barcelona, Barral, 1969.

Topoemas, México, Ediciones ERA, 1971.

Renga. México, Joaquín Mortiz, 1972. Poema colectivo con Jacques Roubaud, Edoardo Sanguinetti y Charles Tomlinson.

Pasado en claro. México, Fondo de Cultura Económica, 1975.

Vuelta. Barcelona, Seix Barral, 1976.

Hijos del aire/Airborn. Con Charles Tomlinson. México, Martín Pescador, 1979.

Poemas (1935-1975). Barcelona, Seix Barral, 1979.

Prueba del nueve. México, Círculo de Lectores, 1985.

Árbol adentro (1976-1987). Barcelona, Seix Barral, 1987.

Lo mejor de Octavio Paz. El fuego de cada día. Selección, prólogo y notas del autor. Barcelona, Seix Barral, 1989.

Prosa poética
Águila o sol? México, Fondo de Cultura Económica, 1951.

El mono gramático. Barcelona, Seix Barral, 1974.

1 Henequén: agave, especie de pita. Fibra de esta planta.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal