Técnicas artísticas: definiciones Técnica al fresco



Descargar 5.16 Kb.
Fecha de conversión27.11.2017
Tamaño5.16 Kb.
Técnicas artísticas: definiciones


  1. Técnica al fresco: denominada “il buon fresco” por Miguel Ángel Buonarroti.

Su origen lo encontramos en el arte prehistórico, rupestre y parietal (sobre abrigos rocosos, paredes y techos respectivamente) cuyos primeros pigmentos fueron óxido de hierro y manganeso o carbón. Posteriormente se vincula al arte románico y su culminación la encontraremos en el Cinquecento de la mano de Miguel Ángel. Puede implicar la preparación del muro a través de varias capas (la última es el intonaco) y la sinopia (un dibujo preparatorio que se pasa por puntos clave al muro). El intonaco es la última capa, la más fina, que es la que absorbe el pigmento y seca junto a la argamasa (mortero de cal, arena y agua). Durante la jornada de trabajo sólo se prepara la parte que se va a pintar ese día (giornata). La paleta de colores es limitada y no admite rectificaciones ni matizaciones una vez secado el pigmento.


  1. Pintura al óleo: sus orígenes se asocian a la Pintura Flamenca sobre tabla (y a los hermanos Van Eyck), durante el Renacimiento se trabaja junto al temple (para conseguir un mayor detalle) y sobre tabla de madera o lienzo, siendo la Escuela Veneciana la que consigue un mayor perfeccionamiento de la técnica. Desde el Barroco casi exclusivamente sobre lienzo (siendo la técnica más utilizada) y a partir del siglo XIX con la invención de los tubos de estaño se relaciona con la técnica de plein air (pintura al aire libre) y permite su transporte.

En resumen, es la técnica más utilizada desde su invención hasta finales del siglo XIX.

La pintura al óleo utiliza el pigmento pulverizado (en polvo), mezclado con aceite de linaza como aglutinante y esencia de trementina como disolvente. Permite cambios en la obra después de su secado. Su paleta de colores es amplia, entre los pigmentos más utilizados destacamos la malaquita (verde), la azurita o lapislázuli y el rojo bermellón. En sus orígenes sólo los grandes maestros de los talleres de pintura realizaban la mezcla donde alguno de los pigmentos utilizados era tóxico (como el amarillo de cromo).




  1. Técnica al temple: el pigmento se tritura y utiliza como aglutinante de la mezcla la yema de huevo pero puede añadir cola, goma arábiga o caseína y barniz de Dammar. Con yema de huevo es soluble en agua, de rápido secado y sin variación de color respecto al pigmento original (rojo y amarillo de cadmio, carmesí). El soporte al que se vincula es la madera, tabla, y el lienzo. Su período de máxima difusión es la Edad Media (aunque ya se utilizaba en la Antigüedad Clásica), su decadencia será el Renacimiento, lo siguen utilizando algunos artistas como William Blake y se recuperará durante las Vanguardias Históricas.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal