Tema 1 el derecho financiero. Concepto y contenido introducción. La actividad financiera



Descargar 1.25 Mb.
Página1/20
Fecha de conversión20.02.2017
Tamaño1.25 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20
TEMA 1
EL DERECHO FINANCIERO. CONCEPTO Y CONTENIDO

1.- Introducción. La actividad financiera.
El término financiero se puede utilizar en varios sentidos, por ejemplo, se puede hablar de “entidades financieras” para referirse a un Banco o a una compañía de seguro. Pero no es ese el sentido con el que utilizamos el término financiero.
Cuando aquí nos referimos a actividad financiera nos estamos refiriendo a las finanzas de los entes públicas, de la comunidad autónoma, del Estado, de los ayuntamientos, y no de los entes privados, bancos o compañías de seguros.
De manera que partiendo de esa idea de actividad financiera como actividad pública realizada por los entes públicos y, no por los entes privados, se dice que la actividad financiera puede definirse como la realización de los gastos y la obtención de los ingresos, gastos e ingresos públicos. Es decir, que la actividad financiera consiste básicamente en obtener ingresos públicos para financiar los gastos públicos.
La nota característica de esta actividad financiera son tres:
A.- Se trata de una actividad pública, tanto por el sujeto que realiza la actividad financiera, como por el objeto. Se trata de satisfacer necesidades colectivas de los ciudadanos: de enseñanza, de seguridad ciudadana, de sanidad, etec.
B.- Se trata también de una actividad medial o instrumental: Esta idea significa que en las actividades administrativas, o lo que es lo mismo, cuando la administración desarrolla una actividad puede ser una actividad final o una actividad instrumental, es decir, al servicio de las actividades finales. Cuando estamos en un centro como éste, de enseñanza, o en un centro de sanidad público se está prestando un servicio público final, es una actividad pública administrativa final, porque se presta al servicio de enseñanza, al servicio de sanidad, etec. Sin embargo, hay otras actividades que siendo también actividades públicas no satisfacen directamente necesidades colectivas, por ejemplo, la parte de la administración pública que se ocupa del régimen de regular y de organizar todo el sistema de los funcionarios públicos tales como maestros, profesores de universidad, etec.
Todo eso significa que hay una actividad administrativa que es instrumental en el sentido de que se ocupa de que existan los funcionarios, de seleccionar a los funcionario, de celebrar las oposiciones, de pagar a esos funcionarios, etec. por eso se trata de una actividad medial porque a través de esos funcionarios se sirve a los ciudadanos, se presta un servicio de enseñanza, o un servicio de sanidad, o un servicio de seguridad ciudadana. Por tanto hay esas dos actividades, finales, que prestan el servicio directamente a los ciudadanos, y, mediales o instrumentales que no prestan directamente el servicio a los ciudadanos pero hacen posible que existan unos funcionarios que si lo presten.
Pues bien la actividad financiera es una actividad medial o instrumental porque cuando se recauda por ejemplo un tributo y con eso se llenan las arcas de la comunidad autónoma o del estado se está recaudando un tributo que va a posibilitar que se presten esos servicios de enseñanza, de sanidad, de seguridad ciudadana, etec. por lo tanto, como vemos, la actividad financiera no es una actividad que llega directamente a los ciudadanos, lo que hace es que posibilita que existan otras actividades como las dichas, y otras como carreteras, etec. que se realizan a través de la actividad financiera, evidentemente, sin dinero para financiar el Hospital Negrín no se podría prestar ese servicio sanitario a los ciudadanos de Las Palmas, por lo que es necesario recaudar tributos para que la Comunidad Autónoma pueda prestar ese servicio.
C.- La tercera característica de la actividad financiera es la de que estamos ante una actividad jurídica, es decir, que se trata de una actividad que está sometida a un conjunto de norma y principios jurídicos. Por tanto, sabemos que cuando se recauda un tributo existen unas normas para esa recaudación de ese tributo. Pues bien toda esa normativa, todos esos principio, que se irán exponiendo a lo largo del curso constituyen el objeto de estudio del derecho financiero y tributario.
Estas son las tres características de la actividad financiera pública.

2.- El Derecho Financiero como ordenamiento de la Hacienda Pública.
El derecho Financiero se puede definir como el conjunto de reglas y principios jurídicos que regulan la Hacienda Pública.
Nos tropezamos, por tanto, con un nuevo concepto que es el de “Hacienda Pública”, concepto en el que se pueden distinguir en este concepto dos aspectos:

PRIMERO: En primer lugar un aspecto objetivo o estático, de manera que se concibe a la Hacienda Pública, desde este primer aspecto, como el conjunto de derecho y obligaciones de contenido económico del estado, de la comunidad autónoma, etec. Por ejemplo, un derecho que tiene el estado es el cobrar las liquidaciones del IRPF, es por tanto, un derecho que tiene el estado, y que integra por tanto los derechos de la Hacienda Pública.
Por tanto la Hacienda Pública desde esta visión estática es el conjunto de derechos (a cobrar los tributos, a cobrar las rentas, a cobrar las rentas de los inmuebles que sean propiedad del estado y que estén arrendados, etec.).
Por otro lado tenemos las obligaciones porque el estado como ente público, también tienen obligaciones de contenido económico (pagar a sus proveedores, pagar a sus funcionarios, etec.).
Por tanto la Hacienda Pública desde este punto objetivo es el conjunto de derechos, lo que puede o tiene derecho a cobrar la Hacienda Pública, y obligaciones, lo que está obligada a pagar.
SEGUNDO: También hay una segunda visión de la Hacienda pública, y el que se ha llamado desde el punto de vista o aspecto subjetivo y se refiere esta visión como sujeto titular de dichos derechos y obligaciones, aquí se está refiriendo ya no tanto al conjunto de derechos y obligaciones de contenido económico, como al sujeto titular de esos derechos y obligaciones, por ejemplo cuando se dice “la Hacienda Pública me hizo un requerimiento y tengo que llevarle un contrato de arrendamiento que tengo en un piso que tengo arrendado en la calle Cano de Las Palmas y tengo que llevarlo a la Hacienda Pública de la Comunidad Autónoma, pues ahí ya se está haciendo referencia al titular del derecho subjetivo.
Por ejemplo, cuando vemos en el periódico una noticia “la empresa X defraudó a la Hacienda Pública y la Hacienda Pública le ha puesto una querella por delito fiscal”, pues ahí se está haciendo referencia al sujeto titular de esos derechos y de esas obligaciones de contenido económico.

RESUMEN:
Pues esta es una visión somera del derecho financiero como ordenamiento de la Hacienda Pública, hemos visto un concepto de derecho financiero y hemos visto también dos visiones de la Hacienda Pública.
3.- Contenido del Derecho Financiero: A) Los Ingresos Públicos. El Derecho Tributario.
En este epígrafe vamos a ver el contenido del derecho financiero y vamos a detenernos en primer lugar en los Ingresos Públicos, el derecho tributario.
A) Los ingresos Públicos: Pueden ser tributarios, derivados de operaciones de créditos, ingresos patrimoniales, precios públicos y multas.
Aquí tenemos una tipología del ingreso público, es decir, un ente público como la Comunidad Autónoma, como el Cabildo, como el Estado, como el Ayuntamiento puede tener ingresos de este tipo.
En primer lugar, tributarios, que luego desarrollaremos.
En segundo lugar, derivados de operaciones de créditos, lo que significa que el ente público puede pedir un crédito a un tercero, y ese tercero lo financia (ejemplo, le dejo a usted, ente público, durante el plazo de cinco años un dinero), la figura más conocida, más importante, de estas operaciones de créditos es la denominada “Deuda Pública”, de manera que tanto el estado, pero también la Comunidad Autónoma, como el cabildo en el caso canario, a final de año hacen una emisión de Deuda Pública, eso significa que acuden al crédito privado, piden a los particulares que le presten un dinero durante un periodo de tiempo comprometiéndose a devolverlo con intereses. También pueden concertar operaciones de crédito con entidades bancarias privadas.
En tercer lugar, tenemos los ingresos patrimoniales, los ingresos patrimoniales son los que provienen del patrimonio del ente público, como puede tener un patrimonio un particular. Por ejemplo, la Comunidad Autónoma puede tener un local y tenerlo arrendado y percibir por ello una renta, el Estado puede tener unas acciones en una sociedad privada, sociedad anónima o limitada que le deje algunos dividendos.
Esos son los ingresos patrimoniales, ingresos que proceden del patrimonio, de las propiedades que tiene el ente público, como puede tenerlos un particular.

En cuarto lugar, tenemos la figura de los precios públicos, figura ésta que surgen hace algunos años, y que veremos después, sobre todo para diferenciarla de los tributos.
En quinto lugar, tenemos la multa que no cabe duda que también son ingresos públicos. Se suele decir que son ingresos públicos impropios porque lo ideal sería que no se recaudara nada, porque eso significaría que se ha respetado totalmente el ordenamiento jurídico. Pero como eso es una situación que no se da, todos los años los entes públicos reciben ingresos por este concepto, y por tanto financian sus gastos públicos con los ingresos procedentes de las multas.

Ingresos Tributarios.- Dentro de estos diversos tipos de ingresos públicos los más destacados son los ingresos tributarios, se dice que por dos motivos: por motivos cuantitativos, como por motivos cualitativos.
- Cuantitativos: Porque los tributos son los ingresos públicos más importantes, dentro del presupuesto de ingresos de un ente público la partida más importante son los tributos. Junto con ellos, las transferencias, por ejemplo, la comunidad autónoma, cabildos y ayuntamiento que reciben de los otros entes, por ejemplo la comunidad autónomo lo recibe del estado y las corporaciones locales (cabildos y ayuntamientos) de la Comunidad Autónoma, reciben transferencias que también son importantes, pero que en el fondo son transferencias de tributos que ha obtenido el estado o la comunidad autónoma y que van destinadas a ese ente público inferior, porque así está establecido en la ley. Por lo tanto, ya sean directamente ingresos tributarios o transferencias de recursos tributarios que han recibido otros entes públicos son sin duda los más importantes.

- Cualitativa: Hay una razón también cualitativa que diferencia a los tributos de los otros ingresos públicos, y es que podíamos sintetizar diciendo que los tributos se destacan del resto de los ingresos públicos en que nacen para financiar los gastos públicos, es decir, se originan los tributos para financiar los gastos públicos; de manera que esta financiación de los gastos públicos es la razón de los tributos. Cosa que no sucede en otros ingresos públicos, por ejemplo, en el caso de la multa, ésta no nace para financiar un gasto público, sino que lo hace para reprimir un comportamiento ilegal o ilícito (infringir una normativa de tráfico, o una normativa tributaria por ejemplo), lo que pasa que una vez obtenida la multa se utiliza para financiar. Algo parecido sucede con los ingresos patrimoniales, estos ingresos se derivan de que el estado tiene unas acciones que les deja unos dividendos o tiene un inmueble, que les deja unas rentas por su alquiler. Pero los tributos nacen con esa finalidad contributiva para financiar los gastos públicos.


Y eso se ve claramente, esta relación entre tributo y gasto público, en el artículo 31 de la constitución cuando comienza diciendo que “todos financiaran los gastos públicos mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios …”.
La doctrina lo destaca claramente, que se une la financiación de los gastos público al sistema tributario, es decir a los tributos, no se une a los ingresos patrimoniales, no se une a las multas, ni siquiera se une a las operaciones de crédito sino que la constitución en su artículo 31 lo que hace es ligar el gasto público con los tributos, es decir, los tributos, es por tanto, no sólo cuantitativamente son los más importantes, sino que además es que nacen expresamente para financiar el gasto público si no hubiera gasto público no tendría razón de ser los tributos.


4.- Los Gastos Públicos. El Derecho Presupuestarios.
Ya una vez que hemos hablado de los ingresos públicos, y especialmente de los tributos, vamos a hablar ahora de los gastos públicos.
Recuerden que el gastos público era el otro componente de la actividad financiera.
El derecho financiero se ocupa no de regular todo lo referente a los gastos públicos, sino que se ocupa de regular los procedimientos formales del gasto público, en concreto, tres facetas: la asignación, la ejecución y el control.
La asignación: es algo que estamos viviendo en estos día, se está debatiendo, ya el ministro de hacienda ha presentado al poder legislativo español el proyecto de ley de presupuesto generales del estado para 2007, y ahí lo que se va a discutir es la asignación del gasto público, es decir, donde se va a invertir el gasto público en el año 2007. Se discute en estos momento si Cataluña se lleva mucho o si se lleva poco, si a sanidad va tanto, si a defensa va tanto, etec. Eso es la asignación y la asignación la hace el poder legislativo, representante de la soberanía popular, que aprueban todos los años la asignación de los gastos públicos al aprobar la ley de presupuestos generales del estado. Y en la Comunidad Autónoma sucede lo mismo, el Parlamento de Canarias, tras el correspondiente debate aprueba como se asigna el gasto público en canarias, pues eso es una faceta de la que se ocupa el Derecho financiero.
La ejecución: Otra faceta es la ejecución del gastos público, que la hace la administración, los ministerios, las consejerías, son las que ejecutan en función del dinero que tienen asignado en la ley de presupuesto, son las que ejecutan el gasto público. Por ejemplo, hay que construir tantos centros de educación básica, hay que construir carreteras, pues bien la consejería correspondiente se gasta el dinero que tiene asignado.

El control: Después hay una tercera faceta que es la de control. Control que puede ser control interno de la propia administración a través de los interventores o puede ser por un órgano ajeno, control externo, que es el Tribunal de Cuentas, o en el caso de canarias la Audiencia de Cuentas de Canarias, que supervisa como se ha gastado o ejecutado el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana o el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, el presupuesto que tenía asignado, por estos órganos se hacen unos informes que a veces aparecen en la prensa sobre como se han gastado el presupuesto asignado.

De todo esto se ocupa una parte del Derecho Financiero, que es el Derecho presupuestario.


De manera que ya tenemos, según lo visto que el derecho financiero se compone de dos materias que son netamente diferenciadas, el derecho tributario y el derecho presupuestario, uno atiende a los tributos, parte más importante de los ingresos públicos, y el derecho presupuestario atiende a todos los procedimientos del gasto público, porque pensemos que después todo lo que hace referencia dentro del gasto público al derecho sustantivo, por ejemplo, la legislación de defensa, la legislación de policía, etc. eso ya no es Derecho Financiero, por eso decimos que en el gasto público, el Derecho Financiero, lo que hace es los procedimiento, porque en la materia sustantiva hay una legislación de sanidad, hay una legislación de policía, de defensa, etec. y eso no tiene nada que ver.
Entonces esta es la descomposición básica del derecho financiero: en derecho Tributario y en Derecho Presupuestario; después existen otras partes que no son tan relevantes como son el derecho de la deuda pública, que es el que regula, por ejemplo, como el Cabildo de Gran Canaria pueden emitir deuda pública cada año, que condiciones, que requisitos, cómo tiene que hacer la convocatoria, pero lo que pasa es que el derecho de la deuda publica no es tan importante como el derecho tributario o el derecho presupuestario.

5.- Autonomía del Derecho Financiero.

Para terminar el presente tema, a continuación hablaremos del epígrafe que hace referencia a la Autonomía del Derecho Financiero.


Hay que diferenciar en este punto de la autonomía del Derecho financiero, la autonomía frente a la disciplina no jurídica, que veremos posteriormente, y la autonomía respecto a otras disciplinas jurídicas.

A.- Autonomía del Derecho Financiero respecto a la disciplina no jurídica: Vamos a comenzar viendo la Autonomía del Derecho Financiero respecto a la disciplina no jurídica, y concretamente esto tiene una explicación histórica y es que el fenómeno de la hacienda pública los primeros que comienzan a estudiar la hacienda pública no fueron los juristas sino que fueron los economistas.
Y los economistas a lo largo del estudio económico de la Hacienda Pública a lo largo del siglo XIX de los ingresos y gastos desde un punto de vista económico fue el primero que se desarrolló eso hace que en los planes de estudio al estudiar la hacienda pública, hace poco, lo importante era el enfoque económico incluso en las facultades de derecho, hoy en día, esto todavía se nota en los planes vigentes en algunas facultades. Como en la nuestra en la que tenemos Economía Política en segundo y Hacienda Pública en tercero, y derecho fiscal en cuarto. Realmente derecho fiscal es un nombre antiguo, hoy en día la disciplina se llama derecho financiero y tributario el cual sería el nombre correcto.
Lo que pasa es que sobrevive en los planes, como el nuestro, bastante anticuados, las denominaciones antiguas de derecho fiscal. En otras facultades como en la de la laguna se imparte derecho financiero y tributario en tercero y cuarto, y en los nuevos planes de estudio también parece que ya dan más importancia, para el jurista, al enfoque jurídico que el enfoque económico.
El derecho financiero y tributario surge históricamente a lo largo del siglo XX con retraso o posterioridad respecto a la ciencia reciente de la hacienda y en España con motivo de la Guerra Civil el retraso fue aun mayor, Alemania fue una adelantada y ya en los años 1920 tenía una ley General Tributaria mientras que en España no se dictó una Ley General Tributaria hasta 1963.
Esto sería una primera distinción entre el derecho financiero y tributario y la ciencia de hacienda.
B.- La distinción del Derecho financiero y tributario respecto a otras disciplinas jurídicas: Un segundo aspecto es la distinción del Derecho Financiero y Tributario respecto de otras disciplinas jurídicas.

El derecho financiero y tributario se integra en el sector del derecho público evidentemente no pertenece al derecho privado, sino a la gran rama del derecho público pero es independiente del derecho administrativo, al que está, no obstante, profundamente conectado, hoy en día el derecho financiero y tributario tiene su propio principio, tiene su propia realidad social que es la que estudia la hacienda pública, los ingresos y gastos públicos, y por lo tanto es autónomo de las otras disciplinas jurídicas.


Lo cual no quiere decir que no tenga relaciones intensas con otras materias como el caso del derecho administrativos en el cual algunas leyes administrativas son supletorias en materia tributaria; también pensemos en el derecho penal, en el sentido de que existe una figura que es delitos contra la hacienda pública de ahí la relación del derecho penal con el derecho tributario.
También en el derecho constitucional hay aspectos importantes en que el derecho tributario se relaciona con el derecho constitucional.
De manera que dentro de la autonomía del derecho financiero tiene conexión con otras disciplinas jurídicas.

FIN

TEMA 2
DERECHO TRIBUTARIO PARTE GENERA. LOS TRIBUTOS

1.- El Tributo. Concepto. Clasificación.
En el tema anterior vimos que el derecho financiero se subdivide a su ves en dos grandes ramas: El derecho Tributario y el Derecho Presupuestario.
También comentamos que existen otras ramas como era el Derechos de la deuda pública pero que no eran tan importantes. Y que el nombre de la asignatura, Derecho Fiscal, hoy es denominado “Derecho Financiero”.
En el Derecho Financiero cabe distinguir una parte general y una parte especial.
La parte general se llama así porque hace referencia o estudia todos los elementos o figuras comunes a todos los tributos que existen: I.R.P.F., I.S., etec. todos tienen unas instituciones comunes que son las que se estudian en esta parte general.
La parte especial, también existe una parte especial porque se estudian los distintos tributos en particular: el IRPF, El I.S., el IGIC, etec.
Aquí vamos a comenzar con el estudio de la parte general, y en particular con los Tributos. Para este tema vamos a utilizar la constitución y la Ley General Tributaria ley 58/2003 que entró en vigor el 1 de julio de 2004, estos serán los textos normativos básicos, sin menoscabo de utilizar otros textos con el desarrollo de los temas.
En este tema que inicia la parte general es el Tributo, concepto y clasificación.
A.- El concepto de tributo:
El concepto lo encontramos en la L.G.T. del 2003, en el artículo 2 apartado 1, ya que hasta ese momento no estaba definido en ningún texto; dice así: “Los tributos son los ingresos públicos que consisten en prestaciones pecuniarias exigidas por una administración pública como consecuencia de la realización del supuesto de hecho al que la Ley vincula el deber de contribuir con el fin primordial de obtener los ingresos necesarios para el sostenimiento de los gastos públicos”.
Vamos a ver al hilo de este concepto las notas principales del tributo:
a) Una prestación pecuniaria: Se trata de una prestación en dinero o en efectivo. Esto no se opone a que en algunos casos la prestación monetaria no se realice en dinero, así por ejemplo existe la posibilidad del pago en especie con bienes del patrimonio histórico artístico español. Esto quiere decir que si una persona tiene cuadros de Picazo o de Dalí u otro objeto artístico de gran valor, está previsto un procedimiento para que la cantidad de dinero que tenga que ingresar, en concepto de sucesiones donaciones por ejemplo, está previsto un procedimiento para que esa cantidad y la pague con estos bienes, como hicieron los herederos de Picazo. Pero estos son excepciones y la cantidad se define en dinero; no se dice tres cuadros de Dalí o tres cuadros de Picazo, sino que se dice que hay que pagar 20.000 euros y esa cantidad se le busca la equivalencia en obras de arte. (En todo caso se trata de una excepción a la regla general de que la prestación ha de ser pecuniaria).
También, todavía existen en el ámbito de las haciendas locales algunos supuestos en que los municipios pueden establecer prestaciones personales a los vecinos o a los que tengan medios de transporte exigirles prestaciones en medios de transportes. Por ejemplo en caso de calamidades públicas, un incendio, etec. está previsto que los ayuntamientos puedan exigir a los vecinos prestaciones que son prestaciones tributarias pero que no son en dinero sino prestaciones en servicios personales o en medios de transportes. Pero, podemos decir que juntos con los pagos en especie son excepciones a la regla general que antes señalábamos.
b) La coactividad: También de esta definición que formula el artículo 2 apartado 1 de la Ley General Tributaria se desprende otra característica destacada de los tributos y es la coactividad u obligatoriedad; estamos ante una figura o prestación que se impone por la ley al obligado tributario cuando realice el presupuesto de hecho que fija la propia ley. Por ejemplo, si yo compro una casa o un piso yo soy sujeto pasivo o contribuyente del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, me gustará o no, pero es una norma de carácter coactivo, al yo comprar esa casa se ha producido el hecho imponible del ITP y por tanto yo comprador soy el contribuyente por ese impuesto y tengo que pagarlo porque se ha realizado el supuesto de hecho que establece la norma de ese impuesto sobre transmisiones patrimoniales.
Por lo tanto la coactividad es una nota importante de los tributos.
c) El carácter contributivo: Otra nota importante es el carácter contributivo, que significa que los tributos tienen su razón de ser en la financiación del gasto público, existen por que hay que sufragar el gasto público, en carreteras, en funcionario, hospitales, etc. y para eso el ingreso público más importante es el tributo, por tanto, si no existiera gasto público no existiría el tributo.
Lo que sí la propia ley se ocupa de decir es que ese carácter contributivo (de financiación de gasto público) es compatible con otras finalidades que puedan tener también los tributos, y así lo dice expresamente en el párrafo dos del artículo 2.1 de la Ley General Tributaria: “Los Tributos, además de ser medios para obtener los recursos necesarios para el sostenimiento del los gastos públicos, (finalidad contributiva) podrán servir como instrumentos de la política económica general y atender a la realización de los principios y fines contenidos en la Constitución”.
Es decir, que junto a esa finalidad contributiva que tienen los tributos, también pueden tener los tributos otras finalidades que estén previstas y amparadas por la constitución. Por ejemplo, puede ser la defensa del medio ambiente ahora están de moda los impuestos ecológicos, impuestos verde, también facilitar el acceso a la vivienda a los ciudadanos españoles, algo que también está previsto en la constitución, etec.
En definitiva que los tributos tienen que ser necesariamente contributivos pero además de eso pueden tener ocasionalmente otras finalidades muy importantes siempre que esas finalidades no sean contrarias al ordenamiento constitucional.
Bien pues este es el concepto de tributo que se contiene en la Ley General Tributaria y que hemos explicado las características principales.

B.- La Clasificación:
Una vez visto el concepto de tributo, ahora vamos a ver la clasificación.
Siguiendo también la Ley General Tributaria el artículo 2.2 nos dice: “Los tributos, cualquiera que sea su denominación, se clasifican en tasas, contribuciones especiales e impuestos”. Por tanto, aquí tenemos la clasificación de los tributos, cosa que viene así ya desde la vieja Ley General Tributaria de 1973 en la que ya estaba esta clasificación.
Aquí podríamos señalar la expresión de la ley “…cualquiera que sea su denominación..”, con lo cual quiere decir, si como pasa en el régimen fiscal de canarias no encontramos con un tributo que se llama Arbitrio Insular sobre la entrada de Mercancía (A.I.E.M.), el nombre legal será ese, pero lo que es cierto es que los Arbitrios no son una categoría de tributos amparadas por la Ley General Tributaria. La ley General Tributaria nos dice que las únicas categorías son las tres anteriormente dichas.

Por tanto cuando nos encontremos con una figura como el A.I.E.M. tenemos que clasificarla en una de esas tres categorías que hemos mencionado. Evidentemente si cogemos la normativa de ese arbitrio veremos que después nos dice que: “El arbitrio Insular es un impuesto estatal…”, pues ya nos está diciendo el legislador que es un impuesto, que se clasifica como un impuesto aunque su nombre es distinto. SIEMPRE HABRA QUE ENCUADRARLO DENTRO DE UNA DE UNA DE ESAS CATEGORIAS TRIBUTARIAS.


La diferencia entre estas tres clases de tributos, aunque el los próximos epígrafes se ampliará, son:
Desde le punto de vista jurídico: que es el que aquí explicamos, la diferencia esencial está en la estructura del hecho imponible. El hecho imponible es uno de los elementos esenciales del tributo, que ya veremos, y este elemento esencial es el que marca, desde el punto de vista jurídico, la diferencias entre el impuesto la tasa, y la contribución especial, al ver este hecho imponible veremos cual es la diferencia entre estos tres tributos.
2.- El Impuesto. Concepto. Clases.

De esta categoría tributaria se ha dicho que es la fundamental en el sentido de que de las tres que estamos ablando la más relevante es la más importante, de hecho en algunos países solo se estudia el derecho de los impuestos y se marginan las otras dos categorías de tasa y contribuciones especiales.




A.- Concepto:
El concepto de impuesto aparece en el artículo 2 apartado 2 letra c) de la Ley General Tributaria que dice: “Impuestos son los tributos exigidos sin contraprestación cuyo hecho imponible está constituido por negocios, actos o hechos que ponen de manifiesto la capacidad económica del contribuyente”. Esta es la definición legal de los tributos denominados impuesto.

Características de los impuestos:
a) Exigidos sin contraprestación: Aquí se ha criticado el empleo que hace el legislador en el empleo de términos que no son muy exactos o que no son muy estricto desde el punto de vista tributario; cuando dice: “… exigidos sin contraprestación…”.

En realidad, desde el punto de vista jurídico, ningún tributo es exigido con contraprestación. Aquí se afirma por la doctrina que lo que se quiere decir es que en los impuestos no hay referencia alguna a la actividad del ente público que los cobra, es decir, así como en las tasas y en las contribuciones especiales, ya veremos como en su hecho imponible significa que tienen que desarrollar una actividad el ente público, el estado, la comunidad Autónoma, el Ayuntamiento, porque el particular, por ejemplo, le solicita que le den de alta a un local comercial, y por tanto el ayuntamiento le cobra una tasa porque hay un servicio que presta el ayuntamiento, nada de eso sucede en el impuesto.


Cuando el legislador emplea, con dudosa exactitud, los términos “exigidos sin contraprestación” quiere decir que en realidad a un contribuyente se le puede exigir un impuesto sin darle nada a cambio, sin ninguna actividad concreta por parte de la administración pública en favor de ese contribuyente que, por ejemplo, paga el I.R.P.F. Pagamos el IRPF aunque el estado a nosotros en particular en concreto, al señor que paga el IRPF, el Estado no le haya prestado ninguna actividad, y ello porque la característica del impuesto es que se exige sin que se preste ninguna actividad por parte del Ente Público, una actividad concreta a favor de ese contribuyente en particular, porque recordemos que con el IRPF, con el Impuesto sobre sociedades (IS), y contados estos impuestos se sufragan actividades como defensa, policía, enseñanza, etec. pero un ciudadano puede no haber recibido ninguno de esos servicios públicos y sin embargo estar obligado a pagar el IRPF o el impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISyD), porque por ejemplo ha ganado en el año 2005 una renta superior al mínimo exenta, lo cual origina el devengo del impuesto.
b) La capacidad económica: La segunda característica de esta figura de los impuestos es la referencia a la capacidad económica. Dice la Ley: “…cuyo hecho imponible está constituido por negocios, actos o hechos que ponen de manifiesto la capacidad económica del contribuyente…”. Esto es lo importante del impuesto, por ejemplo, en el IRPF es la capacidad económica que se pone de manifiesto con la renta percibida por el contribuyente, esto es un elemento básico en esta figura que estamos examinando.
También la capacidad económica se pone de manifiesto en los otros tributos, las tasas y las contribuciones especiales, pero aquí realmente tiene una mayor importancia en esta figura que en las otras dos.
Por eso la doctrina formula una definición de impuesto como aquel tributo cuyo hecho imponible se configura sin referencia alguna a servicios o actividades de la Administración. Por tanto incidiendo en esa idea anterior, yo, ciudadano contribuyente por el IRPF o por el ITP puedo no haber recibido ningún servicio concreto de la Administración Publica y sin embargo estar obligado a pagar, algo que no sucede ni en la tasa ni en la contribución especial.

B.- Clases de impuestos:
Ahora vamos a ver las clases de impuestos que existen. Tenemos cuatro clasificaciones importantes que son: Impuestos Directos e Indirectos, personales y reales; subjetivos y objetivos; y por último instantáneos y periódicos.


1.- Impuestos Directos e Indirectos: Una distinción muy conocida es la que separa o clasifica a los impuestos según sean directos e indirectos.
Aquí podemos decir que la distinción entre un impuesto y otro viene de la Ciencia de la Hacienda, es decir, de lo que se explicaba el otro día de esa disciplina económica que estudia los tributos.
De manera que para la Ciencia de la Hacienda, la teoría económica de los tributos, los impuestos directos son los que gravan índices de capacidad económica directos, por ejemplo estamos hablando de la renta, la renta es un índice directo de capacidad económica, por tanto el impuesto que grava ese índice directo, es el impuesto sobre la renta de las personas físicas, por lo que éste sería un impuestos directo.
El consumo de bienes y servicios es un índice indirecto desde el punto de vista económico porque pone de manifiestos una capacidad económica de una manera indirecta por ejemplo se supone que el señor que consume, que viaja, que compra muchas cosas, tiene capacidad económica, entonces el consumo es un índice indirecto, por tanto los impuestos que gravan el consumo son impuestos indirectos porque gravan una capacidad económica puesta de manifiesto de forma indirecta.
Aquí cabe decir que los impuestos directos e indirectos la explicación que hemos dado es económica, desde el punto de vista jurídico no se ha logrado una explicación satisfactoria, y lo que se considera jurídicamente que son impuestos directos e indirectos son los que están clasificados de esta manera en los presupuestos generales del estado.
2.- Impuestos personales y reales: Tenemos también la clasificación en personales y reales.
Son impuestos personales aquellos sin los cuales el tributo carece de sentido, el impuesto en concreto carece de sentido, por ejemplo, el IRPF es un impuesto personal porque grava a las personas físicas, lo mismo sucede con el impuesto sobre la renta de las sociedades, el cual es también un impuesto personal porque grava a las personas jurídicas.

Sin embargo existen otros impuestos, que son los impuestos reales, que no distinguen las características personales de sus contribuyentes, por ejemplo en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) el contribuyente puede ser tanto una persona física como una persona jurídica, por tanto ahí estamos ante un impuesto real, la categoría de persona no es relevante. Ejemplo, el que compra una casa puede ser una sociedad, puede ser una fundación, puede ser una persona física, para este impuesto no es relevante el carácter personal del contribuyente.



3.- Impuestos subjetivos y objetivos: Después tenemos también Impuestos subjetivos y objetivos que hacen referencia dentro de los subjetivos a aquellos cuyas cargas, la cuota a pagar es moldeable o se puede ajustar en función de las circunstancias personales, por ejemplo en el IRPF la carga a pagar o la deuda tributaria dependerá en buena medida del número de hijos, de si el contribuyente es casado o no, de si tiene familiares a su cargo, etec. es un impuesto subjetivo.
Mientras que hay otros impuestos como es el de Transmisiones Patrimoniales, como es el impuesto sobre bienes inmuebles, etec. que las circunstancias personales no intervienen para nada. Son los impuestos objetivos.
4.- Impuestos instantáneos o periódicos: Y por último tenemos los impuestos instantáneos o periódicos.
Impuestos instantáneos son aquellos que se devengan en un momento determinado, el hecho imponible se produce en un momento determinado, por ejemplo, en el impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISyD) se produce el momento, el 2 de octubre en que fallece el causante y en ese momento se devenga el ISyD.
El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales se devenga en el momento en que se celebra el acto, en el momento en que yo adquiero o compro una vivienda se está devengando el impuesto, son impuestos instantáneos.
Sin embargo junto a ellos tenemos los impuestos periódicos que son aquellos en que su situación, el devengo, se va prolongando durante un periodo de tiempo, por ejemplo en el caso del IRPF el hecho imponible se va produciendo a lo largo de todo el ejercicio. El hecho imponible del IRPF es la obtención de rentas ya sea por trabajo personal, por capital mobiliario o inmobiliario, etec. Pues bien, el hecho imponible no se produce, como en los instantáneos, por un acto determinado, o por la obtención de una renta determinada en un día del año, sino que es toda la renta que se ha obtenido durante todo el año, de día uno de enero hasta el 31 de diciembre todas esas rentas integrarían el hecho imponible del impuesto, mientras que en los impuestos instantáneos, como es el caso del ISyD sería el patrimonio que adquirí por muerte de mi padre o de mi madre.
En los impuestos periódicos, en esta clasificación, también se distinguen junto con los impuestos instantáneos y los impuestos periódicos, una tercera clasificación que son los impuestos instantáneos pero de declaración periódica. Nos referimos concretamente al caso del IGIC aquí en el IGIC es también un impuesto instantáneo porque se devenga operación a operación, porque el abogado al prestarle un servicio a un cliente le presenta los honorarios y está devengando el impuesto correspondiente, el IGIC.
Lo que pasa es que el IGIC no se declara que es un impuesto instantáneo porque es un impuesto que se produce en masa, pensemos en un abogado o en un comercio al por mayor que en un día realiza varias operaciones entonces lo que se hace es que se acumulan esos hechos imponibles devengados en trimestres y en ocasiones en un mes, por esos se llaman impuestos de declaración periódica, figura que son impuestos instantáneos porque se devengan en un momento determinado, pero se declaran a lo largo de un periodo, normalmente de tres meses.
Estas en resumen son las cuatro figuras principales de impuestos.

3.- La Tasa. Concepto.

Si nos vamos al artículo 2.2 de la letra a) de la Ley General Tributaria, nos da el concepto de tasa, y nos dice: “Tasas son los tributos cuyo hecho imponible consiste en la utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público, la prestación de servicios o la realización de actividades en régimen de derecho público que se refieran, afecten o beneficien de modo particular al obligado tributario, cuando los servicios o actividades no sean de solicitud o recepción voluntaria para los obligados tributario o no se presten o realicen por el sector privado”.


Aquí en la tasa, a diferencia del impuesto, si es preciso que se produzca en el hecho imponible una actividad de la administración que afecta a determinado sujeto, así como en los impuestos no hay una actividad administrativa dirigida a un sujeto en particular sino a la colectividad genéricamente entendida, aquí, en la tasa, ya hay una actividad de la administración que afecta a determinado sujeto.

a) Actividad de autorización del usos especial del dominio público:
Esa actividad puede ser, por un lado la autorización del uso especial del dominio público, esto lo vemos cuando nos sentamos a tomar una cerveza en una mesa establecida en una plaza, ahí estamos ante un ejemplo concreto de una conducta entre el empresario que tiene esa cafetería en la cual yo me estoy tomando una cerveza sentado en una plaza pública, de autorización de uso del dominio público. Estamos sentados allí porque el propietario de la cafetería ha solicitado autorización municipal para utilizar el dominio público de la calle Triana para poner cinco mesas para ello ha pagado la tasa correspondiente que consiste en que la administración le ha autorizado a él a utilizar de manera especial el dominio público.

b) Actividad de prestación de un servicio público:

Segunda actividad de la administración, prestación de un servicio público, cuando yo solicito que me emita un certificado estoy exigiendo que me preste un servicio público, que me haga un servicio que puede ser que me haga un certificado, como puede ser en el caso del servicio de incendio sería el acudir a apagar un incendio que se ha desatado en mi casa, en esos supuestos se pueden originar tasas.


En cuanto al uso especial del dominio público tenemos ejemplos concretos de esos supuestos que pueden originar tasa en el articulo 20.3 de la ley de haciendas locales (R.D.Leg. 2/2004, 5 de marzo, que aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales) en el cual nos dice: “ …Que las entidades locales podrán establecer tasas por cualquier supuesto de utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local, y en particular por los siguiente: …” entonces nos empieza a dar numerosos ejemplos, como: “h) Entradas de vehículos a través de las aceras y reservas de vía pública para aparcamiento exclusivo, parada de vehículos, carga y descarga de mercancía de cualquier clase.” El famoso vado que nos posibilita entrar en el garaje significa un aprovechamiento especial del dominio público y origina una tasa.
En cuanto a la prestación de servicios públicos el artículo 20.4 de la misma ley de haciendas locales también nos da una relación de tasas que en el ámbito local se pueden establecer por este motivo.
Es interesante señalar respecto a las tasas que se originan por la prestación de servicios públicos dos particularidades según se desprende además de la doctrina del Tribunal Constitucional.
a) Que el servicio público no ha de ser de solicitud voluntaria: En primer lugar, para que sea considerada tasa el servicio público no ha de ser de solicitud voluntaria, es decir, que si yo no estoy obligado a solicitar ese servicio público, entonces ya no estaríamos ante una tasa y lo que yo pago tendría una consideración diferente, no sería un tributo, es una figura diferente que es el precio público.

Entonces primera condición para que podamos hablar de tasas, en relación con la prestación de servicios públicos, es que no sean de solicitud obligatoria.


b) Que se preste sin concurrencia con el sector privado: Y en segundo lugar, que ese servicio público se preste sin concurrencia con el sector privado, de manera que si yo voy a bañarme a la piscina municipal Julio Navarro, y en el mismo término municipal existen otras piscinas privadas a la que yo puedo entrar pagando un precio no se da el requisito para que pueda ser considerada tasa, y lo que se pagaría en la piscina Julio Navarro sería un precio público, porque hay concurrencia del servicio público municipal de piscina con el sector privado.
El Tribunal Constitucional ha señalado en su doctrina que cuando hablamos de servicios voluntario o no voluntario, primero de los requisitos, no hay que atender tanto al aspecto legal de la voluntariedad, sino que lo que hay que atender es a la característica si de hecho son o no obligatorios, pues el Tribunal Constitucional ha venido a decir que si hoy en día es muy común que quien tenga una casa quiera tener luz y agua la prestación de ese servicio público es obligatorio de hecho aunque no lo sea de derecho, evidentemente estamos ante un servicio público voluntario, porque evidentemente nadie está obligado a suministrarle luz y agua a su casa, pero hoy en día es algo “obligatorio” el que un contribuyente quiera tener agua y luz eléctrica en la casa.
Y en la misma línea se ha movido el Tribunal Constitucional cuando ha señalado que la falta de concurrencia con el sector privado para que podamos hablar de tasa, no hace falta que sea un monopolio de derecho sino de hecho, es decir basta que en el término municipal de que se trate no exista, por ejemplo una emisora de radio privada y la única que exista sea la municipal para que podamos hablar de tasa.
Por eso se dice también que en la tasa una característica importante es la coactividad, es cierto que en la tasa hay una cierta nota de bilateralidad, es decir, es verdad que el contribuyente de la tasa solicita un servicio y desde ese punto se podría pensar en contraprestación, pero al final se dice que estamos ante la tasa cuando la actividad es coactiva porque hay una solicitud obligatoria y porque existe régimen de monopolio y esas dos figuras nos dan ese régimen de la tasa como tributo y por tanto como coactiva; el contribuyente que se quiere bañar en el municipio no tiene otra posibilidad que ir a la piscina municipal se ve, en alguna manera, obligado, o coaccionado, a bañarse en la única piscina que es la municipal, dándose por tanto esa situación de coactividad que distingue al tributo de otra figura como es el precio público.
Esta figura aunque se puede dar en los tres ámbitos: Estado, Comunidad Autónoma y en el municipio, es en el ámbito municipal donde tiene mayor importancia práctica, es decir, que son siempre las corporaciones locales, sobre todo las municipales, las que más utilizan esta figura de la tasa, tanto por uso especial del dominio público como por prestación del servicio público.

4.- Las Contribuciones especiales. Concepto.
La tercera figura de los tributos son las contribuciones especiales. Viene definida en el artículo 2.2 b) de la Ley General Tributaria, que dice: “Contribuciones especiales son los tributos cuyo hecho imponible consiste en la obtención por el obligado tributario de un beneficio o de un aumento de valor de sus bienes como consecuencia de la realización de obras públicas o del establecimiento o ampliación de servicios públicos”.
Por tanto aquí en la contribución especial hay que tener en cuenta que se atiende al principio del beneficio, beneficio que se obtiene por el contribuyente por la actividad pública.
De la definición legal que se formula en este artículo 2.2 b) de la L.G.T. se desprende que en la estructura del hecho imponible de las contribuciones especiales es preciso que se den unos elementos que a continuación vamos a examinar:
a) Gasto de primer establecimiento: En primer lugar que se de un gasto llamado de primer establecimiento, quiere decirse que en la contribución especial la administración pública realiza una inversión (gasto de capital), por ejemplo instala el alumbrado público en un determinado barrio del municipio, o crea en el municipio el servicio de extinción de incendios, etec.
Esto hace que exista la posibilidad de que sean compatibles las contribuciones especiales con las tasas, ya lo dice el artículo 22 de la Ley de Haciendas Locales, que dice: “Compatibilidad con las contribuciones especiales. Las tasas por la prestación de servicio no excluye la exacción de contribuciones especiales por el establecimiento o ampliación de aquellos”.
Esa compatibilidad tiene su razón de ser en que financian dos actividades distintas. En el caso de las Contribuciones especiales, se están financiando inversiones; por ejemplo, en el establecimiento del servicio de extinción de incendios, hay que comprar los coches, los locales, acondicionar un solar, etec. son inversiones que se financia mediante una contribución especial, los servicios concretos que después se prestan por los bomberos para apagar un incendio determinado, eso es una actividad distinta que se financia con gastos corrientes, por lo tanto con tasa. De ahí la previsión del artículo 22 de la LHL, de que pueden ser compatible el poner en funcionamiento un servicio público con el gasto corriente, de financiar las actividades concretas que realiza ese servicio público.
b) Beneficio especial para determinados contribuyentes: El segundo elemento es un beneficio especial para determinados contribuyentes a parte del beneficio general. Por ejemplo si el ayuntamiento asfalta una calle y pone alumbrado público en ella, evidentemente se beneficia toda la ciudad pero de manera particular se beneficia los propietarios de los inmuebles donde se ha instalado por iniciativa municipal el alumbrado público y se ha asfaltado la calle. Por eso se dice que para que se produzca la contribución especial es necesario que exista un beneficio especial a parte del beneficio general de la colectividad.
En la contribución especial como afecta simultáneamente a un conjunto de sujetos, por ejemplo si el ayuntamiento en una zona de Las Palmas de Gran Canaria instala el alumbrado público todos los propietarios de esa zona se ven afectados pues se gestiona el impuesto a través de las asociaciones administrativa de contribuyentes, es decir, que todos los afectados pueden reunirse en una asociación para distribuirse la contribución especial que hay que pagar al ayuntamiento por esas obras.
En la Ley está previsto que la corporación local pague un porcentaje mínimo de esas obras, normalmente el máximo a pagar por los contribuyentes está en un 90%, pero no tiene el ayuntamiento que acogerse a ello.
Y éstas serían las características principales de esa modalidad tributaria denominada la contribución especial.
RESUMEN DE LA ESTRUCTURA DEL HECHO IMPONIBLE:

En el impuesto, no hay actividad concreta ninguna de la administración respecto al sujeto que va a de pagar el impuesto.

En la tasa hay la utilización de un servicio público o la utilización especial del dominio público.

En la contribución especial lo que hay es el establecimiento nuevo de un servicio público que origina un beneficio particular a determinado sujeto.




5.- El sistema Tributario español: Estatal, autonómico y local.
Una vez visto el tributo y las distintas clases vamos a ver aquí el sistema tributario español en sus distintas modalidades: Estatal, autonómico y local.
Por tanto vamos a ver una visión general no concreta de los tributos, ya que éstos se verán en la parte especial de esta asignatura. Lo que aquí tratamos de ver es que se tenga una idea de los distintos tributos que componen el sistema tributario español.

Concepto de sistema tributario:
En cuanto al sistema tributario se le define como el conjunto de tributos que se aplican en un determinado país para la financiación del gasto público.
Existen tres niveles o subsistemas que son: El del estado, el de las comunidades autónomas y el de las corporaciones locales.
Hay que tener en cuenta que en las comunidades autónomas, cada una tiene sus propios sistemas tributarios porque no todas las Comunidades autónomas establecen los mismos impuestos, en la comunidad autónoma de canaria tiene unos impuestos propios, la comunidad de Andalucía tendrá otros impuestos propios que crea para Andalucía y la de Baleares los suyos, etc.; lo que si existen son unas reglas comunes a todas las comunidades autónomas; pero, después cada comunidad autónoma tiene la autonomía para organizar su sistema tributario.

En las corporaciones locales sucede algo parecido, hoy en día todos los municipios tiene reconocida una cierta autonomía para implantar ciertos tributos o no implantarlos, por tanto no tienen que coincidir los tributos de Telde con los de Las Palmas de Gran Canaria o estos con los de San Bartolomé de Tirajana.


De estos tres subsistemas el más importante es el del estado, en primer lugar, porque con éste sistema se financia la administración central, en segundo lugar, por que también se financia los niveles administrativos inferiores, como es el caso de las comunidades autónomas y de los municipios, es decir, parte de los que recauda el estado en sus tributos se transfiere bien a las comunidades autónomas o bien a las corporaciones locales, por lo tanto, se financia con los tributos estatales no sólo la administración central sino también parte de las actividades de las otras administraciones.
También es importante porque existen tributos estatales cedidos a las comunidades autónomas, aunque son tributos estatales, ya que es el Estado quien dicta la norma, por ejemplo, en el Impuesto sobre sucesiones y donaciones quien la aplica, quien gestiona ese tributo estatal cedido, quien se queda con la recaudación es la comunidad autónoma, e incluso la comunidad autónoma tiene reconocida potestades normativas limitadas, en general todas las comunidades autónomas la tienen.

SISTEMA TRIBUTARIO ESTATAL:

Vamos a empezar viendo el sistema tributario estatal siguiendo la clasificación que antes veíamos de impuestos directos e indirectos, y vamos a ver primero dentro del estado cuales son los impuestos directos y luego veremos cuales son los indirectos.


Recuerden que esta clasificación desde el punto de vista económico es impuesto directo porque se grava la capacidad económica que se pone de manifiesto de forma directa a través de índices directos; y en el caso jurídico porque así están clasificados en las leyes de presupuestos. Empecemos con la clasificación:
IMPUESTOS ESTATALES DIRECTOS:

Impuestos sobre la Renta de las personas físicas (IRPF): Es un impuesto personal, que grava la obtención de rentas, no el consumo, por personas residentes en España y la base imponible se compone de: los rendimientos del trabajo personal, rendimientos del capital: mobiliario e inmobiliario (intereses de bancos, arrendamientos, etec.), rendimientos de actividades económicas (empresario, abogados, etec.) y ganancias patrimoniales.
Las ganancias patrimoniales hacen referencia básicamente a las ganancias que se obtienen con la enajenación del patrimonio, por ejemplo, yo vendo una casa que la adquirí hace 3 años y aquello que compré en 60.000 euros ahora la vendo en 120.000 euros, hay una ganancia patrimonial de 60.000 euros, la diferencia entre lo que me costó y lo que percibí por la venta, esa ganancia patrimonial tributa de una manera especial según la antigüedad en la adquisición sea mayor o menor a dos años.
Este IRPF tiene una tarifa progresiva que tiene dos tramos, la del estado y la de la comunidad autónoma, porque es un impuesto parcialmente cedido a las comunidades autónomas, de manera que la comunidad autónoma tiene su propia tarifa y lo que se recauda pasa directamente a las arcas autonómicas. Por lo que una parte de lo recaudado va al estado y otra a la comunidad autónoma.
Las comunidades autónomas tienen cierta capacidad normativa porque puede aprobar deducciones adicionales, hay unas deducciones para todo el estado y la comunidad autónoma tambien puede aprobar deducciones para los contribuyentes de esa comunidad autónoma.

Impuesto sobre sociedades: Después tenemos el impuesto sobre sociedades, o más correctamente impuesto sobre la renta de las sociedades.
Se trata de un impuesto también personal que grava los beneficios obtenidos por las personas jurídicas siempre que sean residentes en territorio español.
Es un tipo proporcional, no progresivo del 35%, aunque también existen tipos reducidos para las pequeñas y medianas empresa, etec.
Impuesto sobre la renta de los no residentes: Después tenemos el impuesto sobre la renta de los no residentes, que grava las rentas obtenidas en España por personas físicas o jurídicas no residentes en España.
Por ejemplo un ciudadano que puede ser español, no tiene porque ser extranjero, que reside en París y tiene un piso arrendado en España, pues ahí se produce el impuesto sobre la renta de no residente. (Un residente en París que obtiene unas rentas en España).
El tipo general de este impuesto es del 25%, tipo proporcional, aunque existen también otros tipos más reducidos y otros más altas.
Impuesto sobre el patrimonio neto: Después tenemos el impuesto sobre el patrimonio neto, impuesto complementario del IRPF, y lo que grava aquí es el valor del patrimonio de las personas físicas a la fecha del devengo que es el treinta y uno de diciembre de cada año. Fíjense que no se grava la renta sino que lo que se grava es valor del patrimonio que puede tener una persona física a 31/12 de cada año. Hay un mínimo exento que está en 108.000 euros aproximadamente y a partir de ahí hay la obligación de declarar y pagar el impuesto.
Es un impuesto personal, estatal y cedido a las comunidades autónomas que tienen también facultades normativas limitadas.

Impuesto sobre sucesiones y donaciones: Y por último dentro de los impuestos directos tenemos el impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISyD), que grava las transacciones lucrativas por personas físicas. Bien sea mortis causa (será la sucesión, del patrimonio de una persona que es el causante), e inter vivos (sería la Donación un padre de dona una vivienda a un hijo por ejemplo).
También se gravan los seguros de vida en favor de tercero, cuando muere el que ha constituido el seguro y lo recibe el tercero beneficiario.
El ISyD, ya sea mortis causa o inter vivos, no grava a las sociedades, sólo grava a las personas físicas, si una sociedad recibe una donación tributará por el impuesto sobre sociedades.

Es un impuesto estatal que está también cedido a las comunidades autónomas y tiene determinadas facultades normativas.


Es un impuesto que está desapareciendo o rebajándose paulatinamente en las distintas comunidades autónomas puesto que se le están aplicando unas deducciones dentro de la capacidad normativa que tienen las comunidades autónomas. Empezaron en el País Vasco y Navarra reduciendo mucho la tributación sobre todo en las transmisiones mortis causa de padres a hijos, y en muchas comunidades autónomas han seguido el ejemplo y por eso hoy es un impuesto que está tendiendo a desaparecer a largo plazo.

IMPUESTOS ESTATALES INDIRECTOS


Impuesto General Indirecto Canario: Dentro de los impuestos indirectos destaca el IGIC, impuesto general indirecto canaria, que en el resto del estado español es el impuesto sobre el valor añadido, IVA, y en canarias tenemos esta modalidad de IVA que es el IGIC, es parecido pero con tipos inferiores.
Es un impuesto que se aplica sobre el tráfico empresarial, pero quiere gravar el consumo final, es un impuesto sobre el consumo, se va repercutiendo y al final quien lo paga el consumidor final (persona que compra el bien o servicio). En las fases anteriores de producción del bien el impuesto se va recuperando.
Grava el valor añadido en cada operación, este opera en el IGIC como en el IVA en las declaraciones de la siguiente manera:
IGIC repercutido: 100 (lo repercute el empresario en las facturas que emite, se lo factura a sus clientes).
IGIC soportado: 70 (es el soportado por el empresario en sus compras, lo que le paga a sus proveedores).
IGIC a pagar: 30 (sería la diferencia entre el repercutido y el soportado).
En canarias existe un tipo general del 5%, otro reducido del 2% para artículos de primera necesidad y un tipo incrementado del 13% para artículos de lujo, y algunos tipos especiales al 20% y al 35% para labores de tabaco negro y rubio respectivamente).
Los hechos imponibles en este impuesto son:
La entrega de bienes, por ejemplo la venta por una promotora de un chalet, eso sería una entrega de un bien, está entregando el chalet.

La prestación de servicios, lo que se entrega no es un bien sino un servicio, por ejemplo un abogada que redacta una demanda.

Las importaciones, a la entrada en canaria de mercancía se devenga el IGIC.
Impuestos especiales: Se trata de otros impuestos indirectos estatales sobre el consumo de productos específicos, por ejemplo, los productos derivados de los hidrocarburos como la gasolina, el alcohol y las bebidas derivadas como la cerveza, el tabaco, la electricidad y las matriculaciones de vehículos.
El consumo de estos productos específicos son gravados por estos impuestos especiales.
Canarias tienen en alguno de estos impuestos especiales un régimen propio, por ejemplo en hidrocarburos no se aplica el impuesto estatal, sino que existe un impuesto propio de la comunidad autónoma de canarias y tiene algunas particularidades en estos impuestos.
En alguno de ellos como es el caso de el alcohol, tabaco e hidrocarburos, están armonizados dentro de la unión Europea, en el caso español el territorio peninsular, canarias está fuera de esa armonización.
Estos impuestos especiales tienen aparte de recaudar dinero para financiar los gastos públicos, tienen también una finalidad que en algunos casos son de la defensa de la salud pública, y en otros de política energética, por ejemplo en el caso del tabaco y el caso del alcohol, junto a la necesidad de recaudar ingresos para financiar el gasto público, también tenemos la finalidad de combatir productos nocivos como es el caso del tabaco y el alcohol. Por en el fundamento de estos impuestos especiales se mezclan razones de tipo estrictamente recaudatoria, contributiva, con otros motivos de política de salud pública o energética.
Interesa destacar que estos impuestos sobre consumos específicos que al final los paga el consumidor, pero el consumidor no es el contribuyente, de manera que al consumir una cerveza pagamos el impuestos pero nosotros consumidores no nos entendemos con la hacienda pública, sino que el que se entiende con la hacienda pública es el fabricante o el importador.

En los impuestos generales sobre el consumo y en los impuestos específicos sobre el consumo el consumidor es al final quien paga el impuesto, pero no es el contribuyente, el contribuyente será el empresario, por lo que el fabricante de la cerveza es el que al final liquida con la hacienda pública. Por supuesto que se lo carga en el precio del producto y por lo tanto lo termina pagando el consumidor final.



Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y actos jurídicos Documentados (ITPyAJD: Otra figura que tenemos en la imposición indirecta estatal, es el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentales.
Este impuesto grava el tráfico de bienes entre particulares a diferencia del IGIC que grava el tráfico mercantil, es decir, el tráfico cuando se trata de empresarios. Así por ejemplo, si una casa es vendida por un particular a otro, la imposición indirecta que grava esa operación de venta de particular a particular está sujeta a ITPyAJD. Sin embargo, si se trata de un empresario, pensemos en una promotora que construye unos chalet y los vende, como es un empresario, persona jurídica o una persona física empresaria, esa operación va sujeta al IGIC.
(Tráfico mercantil, tráfico empresarial, sujeto a IGIC. Trafico entre particulares sujeto a ITPyAJD).
Este impuesto tiene tres modalidades:
Transmisiones patrimoniales onerosas: Venta de vivienda de particular a particular. Arrendamiento.

Operaciones societarias: Constitución de una sociedad mercantil.

Actos Jurídicos Documentados: Documentos notariales. Declaración de obra nueva.
Se trata de un impuesto estatal cedido a las comunidades autónomas y por tanto es gestionado por ellas, y también tienen facultades normativas, de ellos hace un par de años fue modificado el tipo de gravamen al 6,5% en las transmisiones de inmuebles, y el próximo año podría volver a ser modificado por que está dentro de las competencias de la comunidad autónoma.
Impuestos aduaneros: Los impuestos aduaneros los gestiona el estado pero son impuestos propios de la Unión Europea, ya que en virtud del artículo 93 de la Constitución al firmar el Tratado de las comunidades europea se les transfirieron las competencias a la Unión Europea, la cual también los regulas. El estado los gestiona hace las liquidaciones y luego lo remite a la tesorería de la Unión Europea.

Todos estos son básicamente los impuestos indirectos estatales y junto a estos el estado también tiene tasas y contribuciones especiales como cualquier ente público. Por ejemplo las tasa que se pagan por el aterrizaje de los aviones en los aeropuertos estatales. Otro ejemplo lo tenemos en las tasas que se pagan en los puertos.




SISTEMA TRIBUTARIO AUTONÓMICO:

En el sistema Tributario Autonómico, ya comentábamos anteriormente que cada comunidad autónoma tiene su propio sistema tributario no es totalmente coincidente el sistema tributario de todas las comunidades autónomas lo que si hay es un esquema común dentro del cual se admite que existan variaciones.



A.- Impuestos propios de la Comunidad Autónoma y recargos sobre impuestos estatales:
Y dentro de este esquema común hay que destacar que las comunidades autónomas puedan tener impuestos propios y recargos sobre impuestos estatales. Dentro de unos límites que veremos más adelante, éstas pueden establecer sus tributos propios, estas tienen su parlamente y si el parlamento autonómico lo aprueba pueden establecer un tributo que no puede coincidir con el hecho imponible de un tributo estatal, eso está prohibido.

No podrían por tanto crear un tributo que sea una copia del Impuesto Estatal sobre la Renta. Y también puede imponer un recargo sobre un tributo estatal, es decir un impuesto estatal sobre la renta la comunidad puede aprobar un recargo del 4% o del 5%, y de hecho así lo hizo la comunidad de Madrid.



B.- Tributos estatales cedidos a las comunidades autónomas:

En segundo lugar están los tributos estatales cedidos, son tributos estatales pero cedidos a las comunidades autónomas, dentro de estos tributos cedidos podemos diferenciar entre:



a) Totalmente cedidos: El Impuesto sobre el Patrimonio, Impuesto sobre sucesiones y donaciones, impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados.
Totalmente cedidos salvo la titularidad normativa, la facultad de dictar normas en estos tributos sigue estando en manos del estado, pero se admite cierta capacidad normativa a las comunidades autónomas.
b) Parcialmente cedidos: Son varios entre los que destacarían el IRPF, el IVA, en territorio peninsular, en algunas facetas, etec.
Por lo tanto en las comunidades autónomas tendríamos en primer lugar, Impuestos propios, y los recargos sobre impuestos estatales, en segundo lugar los tributos cedidos que pueden ser, total o parcialmente cedidos, y por último también pueden tener tasas e impuestos especiales, que también hay en las comunidades autónomas.
SISTEMA TRIBUTARIO LOCAL:

Por último tenemos un tercer apartado que seria el sistema tributario Local. Aquí habría que distinguir:


A) Los impuestos de establecimiento obligatorio: Que son:
El Impuestos sobre bienes inmuebles (I.B.I.), que es el más importantes, que grava la titularidad de bienes inmuebles. Todos los titulares de bienes inmuebles han de pagar todos los años este impuesto.

El Impuesto sobre actividades económicas (I.A.E): El Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), lo pagan aquellos que realizan actividades empresariales, personas físicas y sociedades, aunque hoy en día sólo lo pagan las sociedades ya que las personas físicas están exentas.

Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica: y el impuesto sobre el vehículo de tracción mecánica, todos los titulares de coches tienen que pagar todos los años este impuesto.
De acuerdo con lo que establece el Texto Refundido de la Ley de Haciendas Locales tienen que establecerlo con carácter general todos los ayuntamientos, y los ayuntamientos tienen autonomía para graduar el tipo impositivo, por ejemplo en el IBI hay una escala, un abanico de tipos impositivos entre los cuales el ayuntamiento puede elegir, eso significa que entre Las Palmas de Gran Canarias y Santa Brígida no tiene porque haber un mismo tipo impositivo, en el impuestos sobre bienes inmuebles; tiene que existir el impuesto pero el tipo de gravamen no tiene porque ser el mismo.

B) Los impuestos de establecimiento voluntario.
Y después tenemos los de establecimiento facultativos o voluntarios por los ayuntamientos, que son:
El Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras: Que es un impuesto que se tiene que pagar cuando un propietario va ha construir una casa, y tendrá que pagarlo si el ayuntamiento lo tiene establecido.
Impuesto municipal sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana: También llamado impuesto municipal de plusvalías, ese grava al trasmitirse un inmueble por el valor del suelo. El propietario vende una casa y tendrá que pagar este impuesto municipal de plusvalía.

C) Las tasas y contribuciones especiales:
Por último, y una vez visto los impuestos, y aquí estarían las tasas y contribuciones especiales que los ayuntamientos pueden establecer, y de hecho donde las tasas y las contribuciones especiales adquieren mayor importancia es en el ámbito municipal.
Recordemos que ya vimos con anterioridad que en la Ley de Haciendas locales, al examinar las tasas, había una relación de supuestos en los que se podían establecer tasas ya sea por aprovechamiento del dominio público o por prestación de servicios públicos.

Fin


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal