Tema 6 la sociedad feudal



Descargar 16.37 Kb.
Fecha de conversión16.09.2017
Tamaño16.37 Kb.
Tema 6
LA SOCIEDAD FEUDAL



  1. El feudalismo

Consistía en la relación voluntaria entre hombres libres (nobles) en la que ambas partes obtenían un beneficio.

Este tipo de relaciones surgió debido a la enorme inseguridad en que vivía Europa: los reyes eran muy débiles y sus reinos estaban acosados por vikingos, húngaros, piratas sarracenos, normandos,…

La relación consistía en que un noble de rango superior (rey, conde, duque, marqués…) ofrecía un feudo a otro noble de rango inferior, (barón, hidalgo…). El que cede el feudo es el “señor feudal”, y el que lo recibe “vasallo”. El vasallo, a cambio de ese feudo jura obediencia al señor feudal.

Para convertirse en señor o vasallo se celebraba una ceremonia que tenía dos partes:


  • Acto de homenaje: el vasallo jura fidelidad, obediencia, consejo y ayuda militar y económica al señor.

  • Investidura: el señor entregaba el feudo al vasallo que podía ser un lote de tierras o un cargo importante.

Al principio este pacto debía ser renovado si alguna de las dos partes moría, pero con el tiempo los vasallos empezaron a heredar los feudos. Además algunos vasallos como no podían controlar todo su feudo, se vieron obligados a su vez a “infeudar”, es decir, a ceder a otros nobles parte de sus tierras como feudos. Esto significa que eran vasallos de un señor, y a la vez señores de otros vasallos.

Por otro lado, hay que decir que los reyes de la Alta Edad Media eran reyes débiles y que, aunque se supone que estaban por encima de los otros nobles en la escala social, había vasallos de estos que acumularon más poder que los propios reyes, lo que hizo que algunos señores feudales se autoproclamaron reyes de sus feudos.



  1. La sociedad feudal

La sociedad medieval se dividía en tres grupos sociales llamados estamentos: Nobleza y clero (privilegiados) y estado llano (no privilegiados). Acceder a un estamento privilegiado era muy complicado pues se pensaba que era voluntad de Dios el pertenecer a uno u otro estamento.



  • Nobleza y clero: eran estamentos privilegiados pues ni trabajaban con las manos ni pagaban impuestos. Los nobles se adiestraban en el arte de la guerra (debían defender el territorio) y los clérigos tenían la obligación de rezar.

  • Tercer estado o estado llano: era el estamento no privilegiado. Eran los que trabajaban, los que producían y los que pagaban impuestos. En su mayoría eran campesinos aunque con el tiempo van a destacar los burgueses.

Nos encontramos ante una sociedad desigual, injusta, que se mantendrá prácticamente hasta la Revolución Francesa (1789).






    1. El tercer estado: los campesinos

La economía feudal va a ser fundamentalmente rural y la tierra será la principal fuente de riqueza.

El comercio casi es inexistente debido a la inseguridad de los caminos y la industria (artesanía) se centrará en fabricar herramientas para la agricultura y la guerra.

Además los feudos eran autosuficientes: los campesinos producían lo que necesitaban para subsistir y pagar los impuestos al señor feudal.

En lo que respecta al feudo, los campesinos trabajaban las tierras del señor llamadas “reserva señorial” y también podían tener pequeñas propiedades llamadas “mansos”. Además de esto podían utilizar las tierras comunales del señor como son los bosques y los prados para talar madera o pastar los rebaños.

Hay que distinguir dos tipos de campesinos:



  • Siervos: tenían que vivir y trabajar toda la vida para el señor.

  • Libres: podían abandonar el feudo cuando quisiesen.

En cuanto a los cultivos destacan los cereales, la vid y el olivo. Con respecto a las técnicas de cultivo destaca el barbecho (dividir la tierra en tres dejando descansar una parte cada año y cultivando las otras dos de forma alternativa), y la rotación de cultivos. Además se roturaron, es decir se pusieron en cultivo nuevas tierras arrebatadas al bosque. Todo esto permitió aumentar las producciones y mejoró la alimentación de la gente.




    1. La Nobleza

Esta categoría se heredaba de padres a hijos y como eran los que dirigían y defendían el feudo.

Desde la infancia aprendían el arte de la guerra. No obstante muchas veces los caballeros nobles en vez de proteger el feudo lo que hacían era saquear aldeas de campesinos o las tierras del vecino. Se formaban así “huestes” de hombres bajo el mando de un señor que sembraban el terror en el pueblo.

En cuanto a la mujer noble, esta era valorada en función a su dote, es decir, era educada para el matrimonio y cuando esta se casaba debía entregar al marido una dote (tierras, dinero, títulos…). Es importante decir que la mujer noble, a diferencia del hombre, tenía mayor formación cultural y podía saber leer y escribir, tener conocimientos de música y poesía.




    1. El Clero.

La Iglesia se convirtió en una institución muy poderosa, tanto por sus riquezas materiales, obtenidas por donaciones de nobles y reyes, como por los diezmos, o su influencia en la vida de la gente. Los clérigos eran los representantes de Dios en la tierra y decían a los fieles lo que debían creer y practicar.

Según su posición social distinguimos entre Alto y Bajo clero:


  • Alto clero: Obispos, abades… cuyo poder y riquezas eran similares a las de los señores feudales.

  • Bajo clero: Monjes, monjas, curas… que vivían siguiendo los ideales evangélicos.

Serán del Bajo clero del que surjan los monasterios y las órdenes monásticas. Estas se inspiran en las reglas de San Benito de Nursia (Orden Benedictina) que frente a la corrupción existente en la iglesia proponía el “Ora et labora” (reza y trabaja) o el “feliz aquel que se gana el sustento con las manos”. Destacarán sobre todo dos órdenes monásticas los monjes Cluniacenses (abadía de Cluny en Francia) y los monjes Cistercienses o de la orden del Císter.

Como estos monjes trabajaban y estudiaban, perfeccionaron las técnicas agrícolas, (por ejemplo, el arado de madera se cambió por el de hierro, llevaron a cabo la selección de animales domésticos, la collera de las bestias, etc…).

Por otro lado hay que decir que gracias a los monasterios se conservó el saber de la época y de la antigüedad. En los monasterios se estudiaban los clásicos de Grecia y Roma, y se hacían copias de libros.

Por último hay que destacar la existencia de vías de peregrinación a lugares santos como Roma, Santiago, o Jerusalén.


  1. Las cruzadas

Los territorios conocidos como “TIERRA SANTA” estaban bajo dominio musulmán, y los cristianos consideraban que no podían estar en manos de infieles. Así comenzaron las cruzadas o la conquista de “Tierra Santa”. Hubo siete u ocho cruzadas convocadas por el Papa a las que acudían nobles cristianos de toda Europa con sus ejércitos. No obstante, podemos distinguir al menos dos motivos por los que les interesaba iniciar y mantener esta guerra Santa:



  • Motivos religiosos: había que arrebatar al infiel musulmán los lugares santos.

  • Motivos económicos: conseguir riquezas y controlar el comercio entre oriente y occidente por el Mediterráneo.




    1. Consecuencias de las Cruzadas




  • Económicas: a Europa llegan productos de oriente como telas o especias.

  • Políticas: se crearon nuevos reinos en Oriente como el de Jerusalén.

  • Militares: surgieron órdenes militares como los Templarios, los Hospitalarios, los Teutónicos…

  • Culturales: contacto entre la cultura cristiana y musulmana.


Finalmente los cristianos fueron derrotados y tuvieron que retirarse de los “santos lugares”, a lo largo de la historia estos territorios han vivido en constante conflicto que dura hasta hoy día.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal