Temario Específico de la estt oep 2011 Parte Común: Seguridad Vial



Descargar 119.28 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión13.12.2018
Tamaño119.28 Kb.
  1   2   3   4   5   6

Temario Específico de la ESTT - OEP 2011

Parte Común: Seguridad Vial

Elaborado en 2011

TEMA 2
LA SEGURIDAD VIAL Y LOS PLANES ESTRATÉGICOS. RECOMENDACIONES GENERALES RELATIVAS A LA ELABORACIÓN DE PLANES O ESTRATEGIAS DE SEGURIDAD VIAL. ELEMENTOS CLAVE EN LOS PLANES ESTRATÉGICOS DE SEGURIDAD VIAL. METODOLOGÍA PARA EL DESARROLLO E IMPLEMENTACIÓN DE POLÍTICAS NACIONALES DE SEGURIDAD VIAL. DESCRIPCIÓN DE ELEMENTOS Y EJEMPLOS PRÁCTICOS. LA “VISIÓN CERO” SUECA Y LA “SEGURIDAD SOSTENIBLE” HOLANDESA COMO ELEMENTOS



INTRODUCCIÓN

1. LA SEGURIDAD VIAL Y LOS PLANES ESTRATÉGICOS

2. RECOMENDACIONES GENERALES RELATIVAS A LA ELABORACIÓN DE PLANES O ESTRATEGIAS DE SEGURIDAD VIAL

3. ELEMENTOS CLAVE EN LOS PLANES ESTRATÉGICOS DE SEGURIDAD VIAL

4. METODOLOGÍA PARA EL DESARROLLO E IMPLEMENTACIÓN DE POLÍTICAS NACIONALES DE SEGURIDAD VIAL

4.1. La metodología de la estrategia española 2011-2020

4.2. El proceso de participación del plan integral de Aragón

5. LA “VISIÓN CERO” SUECA Y LA “SEGURIDAD SOSTENIBLE” HOLANDESA COMO EJEMPLOS

5.1. La “Visión Cero” sueca

5.2. La “Seguridad Sostenible” holandesa

Anexo I. Fotos y gráficos

Anexo II. Referencias bibliográficas y de Internet

ANEXO III. RELACIONES CON OTROS CAPÍTULOS



INTRODUCCIÓN


Este tema explica brevemente el valor añadido que se obtiene cuando se dispone de planes estratégicos o integrales, o estrategias, de seguridad vial y sugiere cuáles debe ser sus elementos clave. También presenta ejemplos concretos de procesos de desarrollo e implementación de dichos planes, así como las filosofías internacionales de mayor impacto en las últimas décadas: la Visión Cero sueca y la Seguridad Sostenible holandesa.

Una gran parte de los contenidos de este tema pueden ampliarse consultado el libro “Planes Estratégicos de Seguridad Vial. Fundamentos y casos prácticos” [Monclús, 2007]. También se recomienda la lectura de las referencias indicadas al final del tema.



Como también se recordará más adelante, la seguridad vial no sucede de modo accidental o espontáneo y es preciso “provocarla”. Para ello se precisa del apoyo de la clase política y de una actividad concertada y sostenida de los diversos sectores o, en otras palabras, una planificación, un plan integral para su gestión.

1. LA SEGURIDAD VIAL Y LOS PLANES ESTRATÉGICOS


El valor añadido de enmarcar las acciones de seguridad vial en una estrategia o plan director radica no sólo en garantizar un programa coordinado y coherente de acciones concertadas que cubran todos los posibles campos de actuación, sino también en conseguir un compromiso y motivación adicional en los participantes al verse éstos directamente implicados en el proceso de formular la estrategia y de mantenerla actualizada. Dicho proceso, cuando se lleva a cabo a través de la implicación directa de todos aquellos actores que pueden contribuir a conseguir un uso más seguro de las vías de circulación, es capaz de aportar los siguientes beneficios netos:

  • Un consenso basado en la objetividad sobre el programa de acciones a desarrollar.

  • Una motivación y un compromiso por parte de todos aquellos cuyas contribuciones son necesarias para mejorar la seguridad vial.

  • Un marco dentro del cual los participantes pueden planificar su contribución partiendo de la base del conocimiento del resto de aportaciones provenientes del resto de actores.

  • Una identificación explícita de las sinergias y de las interrelaciones con otras áreas de la política pública.

  • Mayor coherencia y capacidad de persuasión ante los ciudadanos, las empresas, o las asociaciones, a la hora de conseguir la necesaria aceptación de las medidas propuestas o, todavía mejor, su apoyo y entusiasmo ante las perspectivas de éxito de las mismas.

  • Una base firme para alcanzar el amplio consenso necesario entre partidos políticos y administraciones públicas. Base que permita movilizar el gasto público necesario.

  • Una priorización de acciones que parta del ratio de coste-efectividad de las medidas y de la homogeneización del riesgo entre diferentes colectivos, y todo ello siempre dentro de las limitaciones presupuestarias existentes.

  • Un marco claro para el seguimiento de la efectividad de las diferentes acciones y del progreso global, de modo que éste se pueda actualizar continuamente con la experiencia acumulada y con los cambios surgidos en el entorno.

La estrategia de seguridad vial debe hacer visible cómo el uso de los recursos resulta coste efectivo desde el punto de vista social, algo que indudablemente puede contribuir a movilizar un mayor número de recursos. El planteamiento estratégico, en definitiva, puede ayudar a priorizar las actuaciones que ofrezcan la mayor efectividad y la mejor relación coste-efectividad. Un plan estratégico de seguridad vial representa una oportunidad para alcanzar numerosos avances que, sin dicho plan, estarían mucho más lejanos. Así, por ejemplo, según se resume en la justificación del Plan Estratégico de Seguridad Vial de la Comunidad Autónoma del País Vasco 2003-2006, algunas de estas oportunidades son [Departamento de Interior, 2003]:

  • Oportunidad de avanzar en la integración real de agentes y administraciones.

  • Oportunidad de explorar nuevas vías para la definición de prioridades.

  • Oportunidad de desarrollar objetivos a nivel cuantitativo.

  • Oportunidad de incrementar la segmentación de colectivos y problemáticas receptoras de intervenciones.

  • Oportunidad de evaluar periódicamente el nivel real de cumplimiento de las actuaciones.

  • Oportunidad de integrar la información en un panel de indicadores únicos.

  • Oportunidad de realizar un seguimiento y control dinámicos de los objetivos y los resultados que faciliten la elaboración de propuestas de mejora.


  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal