Temporada n° 52 Cine gaumont



Descargar 18.26 Kb.
Fecha de conversión30.04.2018
Tamaño18.26 Kb.
F
undación Sin Fines de Lucro

Declarada de interés especial por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad
www.cineclubnucleo.com.ar

Martes 22 de febrero de 2005


Temporada n° 52 Cine GAUMONT


EL AVIADOR (The Aviator, Estados Unidos / Japón / Alemania-2004) Dirección: MARTIN SCORSESE. Guión: John Logan. Fotografía: Robert Richardson. Montaje: Thelma Schoonmaker. Asistente de dirección: Joseph P. Reidy. Mezcla sonido: Petur Hliddal. Diseño de sonido: Eugene Gearty. Música original: Howard Shore. Dirección de arte: Martin Gendron, Robert Guerra, Michele Laliberte, Claude Paré, Réal Proulx, Daniel Ross. Efectos especiales: Michael Clarke. Elenco: Leonardo DiCaprio (Howard Hughes), Cate Blanchett (Katharine Hepburn), Kate Beckinsale (Ava Gardner), John C. Reilly (Noah Dietrich), Alec Baldwin (Juan Trippe), Alan Alda (Sen. Ralph Owen Brewster), Ian Holm (Professor Fitz), Danny Huston (Jack Frye), Gwen Stefani (Jean Harlow), Jude Law (Errol Flynn). Productor: Sandy Climan, Charles Evans Jr., Graham Kina, Michael Mann. Productor ejecutivo: Chris Brigham, Colin Cotter, Leonardo DiCaprio, Aslan Nadery, Volker Schauz, Rick Schwartz, Martin Scorsese, Bob Weinstein, Harvey Weinstein, Rick Yorn. Diseño de producción: Dante Ferretti. Productora: Warner Bros., Miramax Films, Initial Entertainment Group (IEG), Forward Pass, Appian Way, Cappa Productions, IMF Internationale Medien und Film GmbH & Co. 3. Produktions KG. Duración original: 170’.



El film

Nominada para 11 Oscares, incluyendo el de mejor película, del que parte como favorita, El Aviador es un filme redondo, de impecable factura narrativa, muy inteligente en el trazo de su contexto social y político, y sobradamente maduro para construir un eficaz retrato individual de un personaje de gran complejidad psicológica.

Se trata de una biografía épica de una de las figuras norteamericanas más legendarias, extravagantes e intrépidas del siglo XX: el magnate Howard Hughes, poderoso empresario de las industrias petrolera y aeronáutica, dueño de la TWA, él mismo diseñador de aviones y piloto, quien rompió el récord de velocidad y que en 1938 dio la vuelta al mundo en cuatro días, poniendo a todo un país a sus pies.

Fascinado por el cine, Hughes fue también un controvertido productor fílmico desde los 22 años de edad, director y productor de Los Angeles del infierno (Hell’s Angels), la producción más costosa hasta su época, que no fue terminada sino hasta 1930, tres años después de iniciar su filmación y una vez que tuvo que ser sonorizada cuando ya había concluido su rodaje.

(...) Una vida tan fascinante merecía una película fascinante. Y Martin Scorsese, uno de los cineastas más prestigiados y brillantes del cine contemporáneo, ha construido una obra magistral, un ejemplo de equilibrio entre el espectáculo visual y el riguroso y lúcido relato de la personalidad de un hombre excéntrico, audaz, incomprendido, obsesivo y enfermizo.

Uno de los grandes aciertos del filme es concentrarse en una etapa claramente definida: veinte años en la vida de Hughes, lo que evita distracciones y permite una visión precisa de esta figura, de sus sueños y sus delirios de grandeza.

Desde su pasión por el cine y los aviones, hasta su lucha contra el Congreso por defender su derecho a tener acceso a las rutas internacionales para la TWA, el filme es un emotivo manifiesto de su ascenso para convertirse en una exitosa celebridad hasta el inicio de su ocaso, de su férrea y perseverante lucha contra las adversidades y del comienzo de la pesadilla cuando su vida quedó atrapada en la vorágine.

Hughes, espléndidamente interpretado por Leonardo di Caprio, sufrió severos trastornos mentales que lo llevarían a pasar largas etapas recluido en un estado de paranoia y en completa soledad. Sus últimos diez años los pasó alejado del mundo y de su esposa, la actriz Jean Peters (aunque siguió por teléfono manejando sus negocios de un imperio que nunca declinó) hasta su muerte en 1976, supuestamente ocurrida en un jet privado en el trayecto de Acapulco a Los Angeles, aunque hay versiones de que en realidad falleció en el hotel Princess de Acapulco, donde permanecía en una suite casi en la clandestinidad.

Scorsese nos ofrece un testimonio coherente, que rehuye el chantaje o la visión lacrimógena. En medio de la superproducción, logra un retrato individual, profundamente humano. No se deja llevar por el peso del personaje, ni los numerosos vértices de la trama se le salen de control ni un momento. Cada escena está plenamente justificada. No hay maniqueísmos ni espacio para la superficialidad. Estamos frente a una obra exacta, sólida, vibrante, que es también un testimonio de las relaciones de poder y de los mecanismos de las intrigas políticas. La lucha de Hughes ante el Senado, en la que desvela las complicidades de la hipocresía del sistema, es el triunfo individual contra las estructuras del sistema establecido.

(...) Hace dos años, Pandillas de Nueva York (Gangs of New York, 2002) fue nominada para 10 Oscares y finalmente no se llevó ninguno. Ahora, El Aviador es la favorita, con todos los méritos a su favor, después de ganar el Globo de Oro como mejor drama. Además de los de película, director y actor estelar para Di Caprio, la cinta tiene nominaciones para las categorías de actriz y actor coestelar para Alan Alda y Cate Blanchett, guión original, fotografía, edición, dirección de arte, vestuario y sonido.

(Eduardo Marín Conde, extraído de www.cine-butaca.com.mx)
Las biografías más exitosas de Hollywood son aquellas que han mostrado las vidas de sus personajes con todas sus excentricidades y glamour. El Aviador es una de ellas, y principalmente porque está basada en el personaje más excéntrico de la historia de Hollywood: Howard Hughes. (...) Con 18 años heredó la fortuna de su padre, puso a Hollywood a su merced con sólo 20, hizo películas, compró aviones, rompió el récord de velocidad con 30, revolucionó la industria aeronáutica con 40 y finalmente se convirtió en un personaje famoso por sus fobias al contagio y gérmenes que se mantenía recluso en una habitación por voluntad propia con 60 años, largas uñas en los pies y cajas de Kleenex como zapatos. La visión de Martin Scorsese de la vida de Howard Hughes se centra en sus años de gloria, aunque podemos ver los detalles y características que lo llevarán en su adultez a la demencia; algo que también ve Hughes, en algunas de las escenas de la película lo podemos ver luchando con sus propios demonios, consciente que lo que está bien y lo que no. El Aviador es para Martin Scorsese, una especie de premio a su carrera que realza su amor por el cine. El director recrea el tipo de glamour del que oyó cuando él mismo estaba creciendo. Las vidas de Scorsese y Hughes son un poco similares: ambición y talento desde jóvenes; éxito y romances escandalosos; y la llegada de un período oscuro, aunque Hughes se hundió en la completa oscuridad y Scorsese ha regresado con la mejor película de estos últimos meses.

Howard Hughes llega a Los Ángeles con la idea de llevarse el mundo por delante y así lo hace. Rápidamente, se adentra en el mundo del cine y dirige su película basada en la Primera Guerra Mundial que, en su época, fue la película más costosa del momento. Gracias a la excelente visión del rodaje (que duró tres años) podemos ver el perfeccionismo neurótico de Hughes. En un comienzo la industria se ríe de él pero la película terminó teniendo éxito al igual que el resto de sus películas. Mientras que sus filmes se basaban en aviones, pronto pasó su interés a esta industria, diseñándolos y, más tarde, comprando su propia aerolínea. No sólo los aviones y las películas formaban parte de su vida, sino también las mujeres más glamorosas de todo Hollywood, como Jean Harlow, Ava Gardner; Katharine Hepburn y Jane Russell. La relación que más se acentúa en el filme es la de Hepburn, donde claramente los dos llevaban los pantalones, (o por lo menos así lo cree Scorsese). Hepburn disfrutaba con la ambición de Hughes, aunque se preocupa por él cuando comienza a notar sus excentricidades. Luego ella conoce a Spencer Tracy y eso es todo. Cate Blanchett personifica el papel femenino más fuerte del filme, y no sólo porque sea el más importante en la vida de este personaje, sino porque Blanchett realiza una estupenda interpretación de esta actriz; captando todas las características y detalles que hicieron de Hepburn una mujer inolvidable. La aparición de Blanchett proporciona una energía particular que despierta la película en el momento justo. Aunque una vez que desaparece de escena, el filme pierde el balance que proporcionaba el personaje femenino.

La actuación de Di Caprio es magnífica, quizás la mejor de toda su carrera. Hasta ahora, el actor tuvo una sola nominación a los Oscar por A quien ama Gilbert Grape (What's eating Gilbert Grape, Lasse Hallström, 1993), y quizás la Academia nos sorprenda una vez más con una nominación que el actor se merece. En un comienzo es difícil imaginar a Di Caprio como el hombre en el que Hughes se convertirá mas adelante pero, a medida que el filme progresa, Di Caprio consigue transmitir el carisma de Hughes, su entusiasmo y su elegancia.

(...)


(extraído de movies.yahoo.com)

_________________________________________________________________________________________


Usted puede confirmar la película de la próxima exhibición llamando al 48254102.
Todas las películas que se exhiben deben considerarse Prohibidas para menores de 18 años.
_________________________________





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal